Google+ Badge

Google+ Followers

Indice, y/o breve descripcion del escrito que se puede leer mediante el enlace de la entrada; ya sea lecturas. imagenes o musica

.

https://profiles.google.com

Infolinks In Text Ads

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

-

.

PELICULAS

PELICULAS on line

JUEGOS BEN 10

VIDEOS + DIVERTIDOS

LA BELLA SUDAFRICA

RINCONES DEL MUNDO

COSMO ENLACES

DIRECTORIO PLANETARIO

CREPUSCULO

CORTOS DE CINE

SALIENDO DEL CINE

SERIES

IMAGENES NARUTO CHAT CHATEAR GRATIS APUESTAS.COM PELÍCULAS GRATIS YA FRIENDS ? CONOCELO ... HISTORIAS DE MAKOKI EDGAR ALLAN POE SOLO ENLACES TONTOS DE LA VEGA EMOTICONES GRATIS FONDOS DE ESCRITORIO AVENTURE TIME AMOR A TU CUERPO COMPRA Y VENTA FRASES DE AMOR DIRECTORIO LINK OFERTAS DE EMPLEO
infografia
pisos barakaldo
PELICULAS ONLINE HISTORIAS DE MAKOKI SERIES RELATOS DE POE CHAT GRATIS SOLO ENLACES
DISEÑO WEB
Cronicas del silencio Diseño grafico bilbao
ANIME ONLINE PELÍCULAS ONLINE TELE-NOVELAS ONLINE CHAT SALA PELICULAS Directorio Web JUEGOS FULL DISEÑO WEB

.

.

Seguidores

lunes, 19 de enero de 2009

EL SIGNO DEL PERRO -- Jean Hougron

EL SIGNO DEL PERRO

por Jean Hougron


I

Negué a la vista del planeta Sirkoma después de veintidós días de fastidiosa viaje. Había recibido la misión de dirigir un mensaje de coordinación a los grupos geológicos que trabajaban en el semillero de asteroides del sistema de Cirbo después de registrar sus primeros trabajos y no había podido meterme en hibernación más que los dos últimos días. Es decir, que probé en sumo grado la sensación de malestar y difusa irritación, que acompaña siempre las largas travesías del espacio.

El aparato, que obedecía a mandos automáticos, me había llevado a un millar de kilómetros de Sirkoma. Lancé la llamada de las Flotas de Confederación para pedir instrucciones de aterrizaje. Tuve que renovarla tres veces antes de obtener una respuesta que me llegó bajo la forma de una orden brutal: se me intimaba a marchar inmediatamente. Me quedé paralizado de asombro. Mi aeronave, un monoplaza negro de la Duodécima Flota, que sin duda había sido identificado por la torre de control, era atributo de los Grandes Exploradores, y rehusar acogerlo constituía una injuria tan grave que las leyes de la Confederación la comparaban a la rebelión.

Indiqué entretanto mis atributos. Hubo un largo silencio, después del cual la misma voz, que hablaba con un acento extraño la lengua de los planetas del Primer Circulo, me pidió que esperase. Bastante intrigado, aproveché para volver a leer los dos párrafos que el Manual de Navegación Sideral consagraba a Sirkoma.

«Planeta del sistema de Sebanathor, colonizado en el siglo XXVI de la Era Primera. Estatuto de independencia en el año 286 de la Era Segunda. Centro de cultura de la Octava Galaxia. Dividido en catorce naciones, éstas fueron sucesivamente absorbidas por las más poderosas, Esitié y Gonove, que se reparten el planeta desde el año 540, y rehusaron, en 603, el ofrecimiento de unirse a la Confederación. En la tercera y cuarta Guerra Intergaláctica se batieron en campos opuestos. Sirkoma fue uno de los principales teatros de estas luchas, por su civilización y desarrollo científico. Al final de la cuarta Guerra (año 795) la población del planeta había bajado de seiscientos sesenta millones a un millón cuatrocientos- mil, aproximadamente. En 822, Sirkoma se negó a adherirse al programa de Cooperación Evolutiva. Retira sus embajadores en las Provincias Exteriores (824). En respuesta al llamamiento de 903, ha ofrecido su cooperación económica parcial, que no ha sido modesta.

»Población exclusivamente humana, de raza blanca y rubia. Capital, Eimos de Salers.»

Seguía la relación de las ciudades principales y de los recursos económicos. Una nota daba la lista de los inventos que se debían a Sirkoma. Su contribución a la ciencia, hasta la cuarta Guerra Intergaláctica, fue notable. Se le debía, en particular, el descubrimiento de los campos de torsión, que permitieron, durante la cuarta Guerra, situar ciertos planetas enemigos en órbitas nuevas, y algunas de las principales aplicaciones de la antimateria.

El anexo del Manual indicaba, también, que no se habían renovado relaciones con Sirkoma desde 905.

Releí a continuación la carta de Grubarth, director de la Oficina de Normalizaciones. En principio, la investigación fue motivada por haber desaparecido el navío de combate «Kapa de Semei», que en su último mensaje anunció que había naufragado e iba a intentar una última maniobra para aterrizar en Sirkoma. Grubarth, que había pasado su carrera de normalizador jalonando el espacio y volviéndolo menos misterioso que una autopista terrestre, opinaba que un navío de ciento treinta mil toneladas y seiscientos metros de largo, no podía desaparecer como si se tratara de los pendientes de una indígena de Gasha, y contaba conmigo para aclarar este ridículo asunto.

La mira del cuadro de a bordo se iluminó, y se me dijo sin amabilidad que fuera bienvenido a Sirkoma. La aeronave entró en la atmósfera del planeta. Volé sobre una cadena de montañas azuladas y, después, sobre un bosque que se extendía cientos de kilómetros. Más allá estaba el llano, una extensión amarilla y rocosa sembrada de algunos matorrales. Distinguí, entonces, lo que quedaba de la primera ciudad destruida por la cuarta Guerra. Aminoré la marcha para examinar las ruinas. El investigador del aparato no reveló ninguna señal de vida. Arrumbé sobre una aglomeración más pequeña, distante unos cuarenta kilómetros. El investigador zumbaba, ordenando los datos suministrados por las cámaras, las emisoras de ondas de reflexión y todos los aparatos registradores de a bordo. No existían sino algunas formas de vida, siendo la superior un arácnido que estaba organizado en sociedad, a muchos metros bajo tierra, en los cimientos de la ciudad. Había inmovilizado la espacionave a unos treinta metros de altura. Estaba contemplando todo aquello y a punto de decirme que el abandono y no la guerra eran la causa de las ruinas que tenía bajo mis ojos, cuando la misma voz anterior me ordenó llegar cuanto antes a la capital, Eimos de Salers, desde la cual me fueron repetidas secamente las órdenes.

No estaba obligado a obedecer voz tan desagradable, y, volando a baja altura, fui a examinar una docena de ciudades. Dos de ellas, las más importantes, habían sufrido las consecuencias de la guerra. Yo sabía que aquellos millones de piedras blancas, apenas grandes como un puño, dispersas sobre muchos kilómetros cuadrados, eran el resultado de los polarizadores de campo, que abrazaban una población, para soltarla bruscamente y hacerla saltar en fragmentos minúsculos, y que las masas ennegrecidas y compactas, de varios metros de ancho y alto, que cubrían el llano eran todo lo que quedaba de una veintena de ciudades, después del paso de viejos cruceros a implosión del VI siglo. Hoy, ya no son las ciudades las que se reducen a dimensiones de pez-luna, sino los planetas. Cyrillid, el que se llamaba a sí mismo rey de la Tercera Galaxia, 1o ha experimentado. Había, también, promontorios de unos cincuenta metros de alto, con cimientos de ladrillos y fragmentos de calles en sus cimas. Era esto obra de las ventosas de Breix, que aspiran una ciudad, sus edificios y sus habitantes, haciendo un ruido enorme al absorber y lo dispersan, después, todo en el espacio, como un puñado de granos de arroz.

A muy poca altura, yo volaba de ciudad en ciudad. Ninguna estaba intacta. Contemplaba de cerca, por primera vez, los restos de la cuarta Guerra, porque en los planetas adonde iba corrientemente, se había reconstruido todo lo ruinoso mucho tiempo antes.

Después de este rápido vuelo sobre llanos desiertos, Eimo de Salers, la capital, me maravilló por su actividad y sus grandes dimensiones. La ciudad quedaba acogida por la curva de un caudaloso río y se extendía sobre unos veinte kilómetros. Los campos y jardines que la rodeaban se perdían en el horizonte. Todo ello indicaba orden y prosperidad. Pero quedé sorprendido ante la muralla que la limitaba. Tenía un espesor de varios metros y estaba eslabonada por enormes torreones blancos.

-¿Para qué pueden servir esas torres y esa muralla, que dan sobre una llanura apacible? - me pregunté.

La voz ordenó:

- Se le ruega que aterrice sobre la pista principal, frente al hangar G.

Descubrí la pista, un gran rectángulo al lado del río, y, después, el hangar que llevaba la letra G en color rojo sobre el techo.

Me pregunté si Eimos sería la única ciudad habitada del planeta y al descender, en vertical, examiné la población. Reconstruida en un estilo muy curioso, sus chalets, jardines y caminos de irregular trazado, bordeados de árboles y flores rojas, recordaban las estaciones turísticas africanas o indias de la Tierra. Pero el centro de la ciudad estaba ocupado por un formidable cuadrilátero franqueado por cuatro torres de un kilómetro de altura. El conjunto parecía uno de los castillos-fortalezas que existieron en los albores de la Era Primera. Confieso que quedé desfavorablemente impresionado por el aspecto tan ostentosamente guerrero de la construcción y un poco divertido, también, ante la idea de que aquello pudiera tener alguna finalidad en una civilización como la nuestra.

Antes de abandonar la aeronave, me puse la «sodie», una guerrera gris cruzada por el rayo violeta de la Confederación. De ordinario, evito llevar este uniforme en mis misiones. Lo encuentro demasiado vistoso y amenazador, pero la fortaleza enorme del centro de la ciudad parecía indicar que en Sirkoma gustaban los signos exteriores de autoridad. Además, la guerrera me hacia casi invulnerable a las armas habituales y, a fin de cuentas, no sabía lo que me esperaba en este planeta donde ningún terrestre había puesto el pie desde casi nueve siglos atrás.

Hacía un tiempo magnífico, como el de un hermoso verano en nuestro planeta. Un sol rojizo se ocultaba tras las grandes montañas azules. Me pareció un mundo acogedor. Miré a mi alrededor, sorprendido por la ausencia de seres humanos. Los hangares que rodeaban al aeródromo parecían desiertos. Me di cuenta, entonces, de las grietas que tenía la pista principal, por las que asomaba la hierba a su gusto. Todo parecía abandonado desde hacía muchos años.

Estaba en estas reflexiones, escuchando distraidamente el complemento de información poco interesante que me daba el investigador, que continuaba el análisis biológico y físico de todo lo que estaba al alcance de sus antenas receptoras y de sus cámaras, cuando un vehículo desembocó entre dos hangares. Un hombre vino hacia mí. Iba vestido con chaqueta corta negra y un pantalón de tela que se metía en las botas. Su rostro era rudo y estaba curtido por la intemperie, como los de los pueblos semibárbaros de los planetas del Segundo Círculo. No correspondió a mi sonrisa y me examinó con hostilidad.

- Debo conducirle a la Casa Principal.

Hablaba en la lengua de las provincias del Primer Círculo y su acento era más áspero, aún, que el del individuo que me había ordenado abandonar la órbita del planeta.

Me invitó a subir a su vehículo, que retuvo mi atención porque se trataba de un modelo del cual sólo había visto un ejemplar parecido en un museo de Stambulio. Nunca tuve la esperanza de ver funcionar uno igual y estaba vivamente interesado. El motor me pareció alimentado por un carburante de antaño, bastante maloliente, que accionaba las turbinas. Estas turbinas comprimían el aire, que era violentamente impelido bajo el vehículo, elevándolo entonces sobre el suelo. Algunas toberas laterales comenzaron a silbar, el ruido se transformó en un sonido suave y partimos. Resultaba confortable y me recliné sobre los cojines.

Mientras conducía en silencio, mi chófer no dejaba de observarme por el retrovisor. Mi aspecto le desagradaba y le hacía fruncir sus gruesas cejas. Aparentemente, la presencia de extranjeros en Sirkoma le era molesta.

Cuando entramos en la ciudad, una sirena se disparó. Nos iba abriendo camino. Armaba tal alboroto y me hería de tal manera los oídos que tanteé la manera de cerrar la carrocería del vehículo. Mi chófer, que parecía muy satisfecho del alarido, previno mi gesto. Las ventanillas se cerraron herméticamente.

Pregunté:

- ¿Por qué tanto ruido?

- El jefe de los Servicios de Protección desea verle enseguida. Tengo derecho de prioridad.

Parecía especialmente ufano. Al pasar, yo miraba las casas y sus habitantes. Las casas eran de piedra y tenían ventanas. Quedé sorprendido. Sobre los planetas de la Confederación hacía unos ocho siglos que habían sido suprimidas. Las paredes de Roviant que son transparentes para las personas de la casa y opacas para los que miran desde la calle, las han dejado sin uso, con la ventaja de que la transparencia de Roviant es graduable y da al interior de las habitaciones la claridad deseada.

Lo que me chocó fue, pues, las curiosas ventanas rectangulares, la mayor parte de ellas adornadas con flores y, en menor grado, los grandes entrepaños de las fachadas. Algunos estaban pintados otros esculpidos en la misma piedra. Los cuadros en que dominaban el negro y el rojo representaban escenas confusas que no acerté a interpretar, pero que me dejaron una impresión desagradable.

El vehículo iba rápido y no pude tener sino una visión huidiza de la ciudad. No vi ningún extrahumano, lo que indicaba que el planeta tenía poca relación con los mundos vecinos, incluido el más próximo, Losidium, que no estaba más que a sesenta horas de vuelo subespacial. Era allí donde vivían los terns, grandes cefalópodos inteligentes a los que la Confederación había abierto los Espacios Exteriores por su actitud de cooperación. Se les encontraba entonces hasta en la Tierra, donde eran muy celebrados por su humor original y por su incomparable habilidad táctil.

Pero lo que sobre todo llamaba mi atención, mientras cruzábamos la ciudad, era el contraste entre ciertos aspectos arcaicos, como el vestuario de las gentes, el estilo de las casas - todo ello recordaba un documental del siglo XXIII de la Era Primera - y un modernismo a veces desconcertante. Así, observé en los tejados la presencia de solenoides de Sorx, una de las fuentes de energía cósmica corrientemente utilizadas en la Tierra. Y, en cambio, se encontraba uno con extrañas columnas de unos cuarenta metros de altura en cada cruce. Corrientes rojas y violetas las envolvían con ondas fluidas que se aceleraban a veces en remolino y, después, se aquietaban para subir muellemente alrededor del gran mástil de metal como serpientes perezosas. Estas columnas no las había visto en ningún otro planeta. Pregunté su utilidad al chófer, que me respondió, lleno de orgullo:

- Son los kevios. Convierten en benéfica la luz de nuestro sol y regulan el tiempo.

La explicación me pareció oscura, pero no insistí más. Una puerta de metal se abrió delante de nosotros y el vehículo se introdujo en la formidable fortaleza. Los edificios de piedra gris que se erguían a cada lado de la calle eran tan altos que daba la impresión de estar circulando por un estrecho corredor cuyas paredes tenían centenares de metros de alto, e incluso la luz parecía haber disminuido. Al levantar la cabeza vi que las primeras ventanas quedaban a una altura considerable. El conjunto producía una sensación opresiva aumentada por el silencio.

El vehículo desembocó en una gran plaza sin adornos y se detuvo al pie de una escalera que conducía a un porche monumental. A media escalera me esperaban dos hombres que me tomaron a su cargo después de un breve saludo. Recorrí tras ellos un largo pasillo por el que iban y venían gentes ocupadas. Todos me miraban entre curiosos y hostiles. La mayor parte llevaban una especie de uniforme rarísimo. A pesar de mi profesión, que me lleva a viajar continuamente, no había visto ninguno semejante. Hecho con una especie de tela que parecía animada por un torbellino propio, llegaba hasta el suelo. El tejido era de un material brillante que cambiaba de color y como de sustancia con cada gesto, pasando del azul vivo al rosa, después al amarillo, al violeta, el negro... Pensé que me encontraría terriblemente incómodo con atuendo tan grotesco, pero los sirkomianos que lo llevaban parecían, en cambio, muy vanidosos de él, algunos hasta resultaban arrogantes. Estas gentes con las que me cruzaba, me parecieron de otra raza que los entrevistos en las calles de la ciudad que había encontrado agradables, aunque muy diferentes de los ciudadanos de los planetas del Primer Círculo, cuyo porte era siempre compuesto, un poco más digno o un poco más jovial de lo que exigían las circunstancias.

Mis dos compañeros, que no decían palabra, me hicieron tomar un ascensor, y, después, otro, más rápido, que me removió el estómago, lo que les hizo sonreír con desdén. Al fin, llegamos ante una puerta de madera tallada. Uno de los hombres la abrió y me hizo una seña para que entrara. Allí me dejaron. Me encontré en una habitación sin muebles, aparte un antiguo fichero móvil y un escritorio, detrás del cual estaba sentado un hombre de unos cuarenta años, de rostro altivo.

-¿Puedo saber el objeto de su visita?

Tendí mis cartas credenciales al jefe de los Servicios de Protección. Mientras las leía, busqué un asiento con la mirada; no lo había. Decididamente, eran corteses en Sirkoma. El hombre dejó los documentos sobre la mesa. Me estudió con atención y con malevolencia aun mayor. Luego, dijo:

- No sabemos nada de esa nave de combate, llamada «Kapa de Semei», que, según sus afirmaciones, desapareció en las proximidades de nuestro planeta.

Si usted lo desea, pediré al Coordinador la respuesta oficial para su Gobierno.

- Sí, es necesario. Pero no es éste el único objeto de mi visita. Estoy encargado por la Confederación de reanudar las relaciones con su planeta y de enviar al Consejo Supremo un informe sobre la situación actual de Sirkoma.

- No queremos renovar ningún lazo con la Confederación.

Aunque no llevaba uniforme remolinante era más altanero, todavía, que las gentes con que me había cruzado en el pasillo. Prosiguió:

- Los Estatutos de 286 nos dan una independencia total.

- Bajo la condición de que vuestra curva evolutiva no constituya un peligro para los confederados.

- No constituye peligro.

- Debo asegurarme.

El jefe de los Servicios de Protección se levantó bruscamente.

- Somos un estado soberano y no admitiremos ninguna injerencia en...

Le entregué una segunda carta. Grumbarth era, decididamente, un muchacho con clarividencia. Acabaría por creer que nunca se le puede coger de improviso.

Los rasgos del jefe de protección se crisparon al leer la segunda carta. Yo conocía su contenido porque Grumbarth lo había comentado entre dos tragos de gotl, y confieso que, ciudadano de Sirkoma, también yo habría demostrado inquietud.

Grumbarth no hablaba por hablar. Su carta, que me concedía pleno poder de control, precisaba que, en caso de repulsa o atentado a mi seguridad, un nivelador de la l4.ª Flota sería inmediatamente dirigido contra el planeta. Estos niveladores estaban especialmente equipados para mondar un planeta como si se tratara de una naranja, a fin de dejarle limpio de toda construcción, superficial o profunda y de todo germen de vida. El planeta era, a continuación, encerrado dentro del circuito y sembrados después de examen, por los biólogos, quienes eran los únicos que decidían su aplicación en el porvenir.

Grumbarth daba en la carta detalles de la operación y, conociéndole come le conozco, puedo afirmar que gozó al hacerlo. Era, también, un muchacho que pasaba con rapidez de las palabras a los hechos. Lo había demostrado poco antes cuando el Consejo de Triegel se había obstinado en querer crear una nueva variedad de parahumanos, a partir de gigantescos protozoos de su satélite. No había habido parahumanos, ni había ya triegelinos. Para zanjar definitivamente la cuestión, se desorbitó al planeta y a su satélite, colocándoseles en el sistema artificial de Koga, a ciento cincuenta años luz.

El jefe de los Servicios de Protección tiró la carta sobre la mesa. Estaba extraordinariamente agitado. Creí que se iba a echar sobre mí y me puse en guardia para lanzarle una descarga de sueño, pero recobró la calma y se limitó a decir:

- Estos métodos son Inadmisibles...

Tenía un aire sincero que me sorprendió. ¿Cómo creía, pues, que la Confederación imponía su Política a los planetas aliados? ¿Con amables discursos o corteses sugestiones? Hacía falta conocer, por ejemplo, a los kacir de Sermapal, unos seres metálicos, grandes como navíos de guerra, que espolvoreaban como confeti las descargas atómicas o las corrientes cárthicas, haciendo saltar, con toda tranquilidad, los campos de fuerza y labrando un continente de punta a punta como un arado un pedazo de tierra, cuando les daba por ahí. Eso sin contar que, vecinos indeseables, se lanzaban a veces a través del espacio, se precipitaban sobre cualquier planeta de su sistema y, con su glotonería increíble, agotaban las vetas de mineral que caían bajo su trompa, removiendo pueblos y ciudades en la búsqueda de su golosina, a millares de metros de profundidad. Era allí donde las patrullas militares iban de ordinario a recogerlos, cebados de metal y medio asfixiados por las sobras y las escorias de lo que habían engullido. Entonces, era toda una empresa llevarlos de nuevo a su planeta y hacerles entrar en razón, lo que no ocurría nunca sin incidentes, y exigía la presencia de todas las armas de una división de impulsores.

Interrumpí el vehemente discurso del jefe de

Protección:

-¿Es usted quien gobierna este planeta?

- No, yo velo por la seguridad de los ciudadanos.

-¿Puedo ver a su superior?

- Puede. Está convaleciente de una grave enfermedad. Pero él no le dirá nada nuevo...

No me gustaban mucho estos planetas donde el jefe de Seguridad era prácticamente el Gobernador.

- Deseo hacer mi encuesta sin embarazos.

- Actuará usted a su gusto. No tenemos nada que esconder y podemos asegurarle qué no hemos tenido nunca intenciones bélicas contra los otros planetas de Ja Confederación. Nueve siglos de paz son una buena garantía, creo yo. Podrá comprobar, también, que no estamos apartados de la línea evolutiva marcada y que nuestros ciudadanos son felices. Durante su estancia pondré a uno de mis hombres a su disposición, a fin de facilitar su trabajo.


- Voy a ordenar que le conduzcan' a su apartamento. Si desea alguna cosa, bastará con que llame.

Entró un hombre y me condujo a un apartamento en el que las tres habitaciones daban a una magnífica terraza. En la Tierra, hubiera costado una fortuna obtener alojamiento semejante. Estaba amueblado según el estilo de la Era Primera y en la cama había cubrecama y sábanas como las que se admiran en los museos terrestres. El cuarto de baño parecía calcado de una pintura del siglo XXII, con su bañera cerrada a rotación, sus aparatos de oxígeno y masaje, la cabina de relajación y el conducto vibratorio. Había, también, un limpiador dérmico, una verdadera curiosidad, pero cosquilleaba más que desengrasaba y lo dejé al segundo. Probablemente, no se usaba con frecuencia.

Hice, pues, mi arreglo con la ayuda de estos aparejos inestimables y, después, salí a la terraza, adornada con un juego de agua en su pila de piedra. Vi un manzano cargado de frutas rojas. Cogí una manzana y la mordí. No había comido nunca una fruta tan sabrosa. Era cien veces mejor que nuestras enormes manzanas de la Tierra. En Sirkoma, los jefes de Seguridad reían desagradablemente, pero, por lo menos, las manzanas eran excelentes, cosa que no se podía decir de todos los planetas, donde ambas cosas eran generalmente execrables.

Acodado en el balcón, observaba la extraña vestimenta de los sirkomianos de la fortaleza. Me preguntaba cuál sería la finalidad de los deslumbrantes colores de aquella materia cambiante. En las costumbres de los pueblos de los Planetas Exteriores no había nada gratuito, todo era símbolo, aun las manifestaciones más banales.

Miré hacia la ciudad. Las gigantescas construcciones de la fortaleza estaban oscuras y como deshabitadas. ¿Para qué serviría esta fortaleza que se levantaba como una amenaza sobre la ciudad? Parecía pertenecer a otra época de la Historia del Hombre y su enorme potencia resultaba insignificante en un tiempo como el nuestro. Sirkoma era, desde luego, un planeta extraño. Se utilizaban los viejos carburantes minerales en antiguos vehículos, se construían castillos pueriles y, al mismo tiempo, podía hacer desaparecer una nave como «Kapa de Semei» que con uno solo de sus cohetes habría reducido a cenizas Eimo de Salers, su fortaleza y sus millones de habitantes.

La ciudad baja estaba iluminada por los kevios en los que la luz fluctuante pasaba, en rápidos movimientos de espiral, del amarillo azufre al púrpura. Me preguntaba cuál sería el papel de estos aparatos y lo que habría detrás de la vanidosa explicación del chófer, cuando fue atraída mi atención por una gigantesca llama que agujereaba la noche. La siguió otra, desde un punto distinto, y, después, otra, todavía; se sucedían a intervalos regulares. Tardé algún tiempo en descubrir que brotaban de la muralla eslabonada de gruesas torres que dominaba la ciudad. Escalonaban el cielo a un ritmo cada vez más rápido, desnudando al campo con su resplandor pálido, se quebraban y caían de golpe para elevarse de nuevo, fogosamente, unos segundos más tarde. Hacía mis cábalas sobre el motivo de tanto derroche de llama, cuyo efecto, por lo demás, era magnífico, contra el cielo con tres lunas de Sirkoma, cuando una voz anunció que me traían la cena.

Entró un hombre empujando una mesa de ruedas. Era joven, con un rostro agradable, de una sencillez casi ingenua, y el aspecto fino de persona de ciudad. Fue descubriendo una a una las bandejas de plata. La comida estaba apetitosa. Se lo dije y sonrió. Antes de que pidiera permiso para retirarse, le llevé a la terraza y le indiqué los grandes surtidores rojos.

- ¿Qué es eso?

- Es para evitar que se aproximen los rhunqs. Odian la luz.

- ¿Quiénes son los rhunqs?

Su cara se oscureció. Después, me miró con desconfianza, como si hubiera dicho una gracia de mal gusto. En los planetas de las provincias exteriores, los habitantes tienen con frecuencia la idea de que sus instituciones y los fenómenos propios de su mundo son comunes a todos los otros.

- Es la primera vez que visito Sirkoma. Dentro de la galaxia de donde procedo, en el sistema de Betelgeuse, existe un planeta donde la noche va siempre acompañada de una lluvia de medusas. Por la mañana, las gentes corren a cogerlas, todavía vivas. Asadas al horno, con resinas, son el plato nacional de los solpatas. Aquí tienen ustedes esa especie de volcanes artificiales.

El criado continuaba con rostro sombrío. Su expresión decía claramente que comparar las medusas que llovían sobre Solpateria y los rhunqs de Sirkoma, era ridículo.

- ¿A qué se parecen los rhunqs?

Hizo un gesto de impotencia con sus manos abiertas y dijo, al fin, como quien renuncia a describir una visión particularmente horrible:

- Son monstruos. Sin los rhunqs seríamos completamente felices.

Y añadió con expresión culpable:

- Está prohibido hablar sin necesidad.

Y me dejó inmediatamente. Hice rodar la mesa hasta la terraza y cené mirando los grandes surtidores de llamas que iluminaban la noche de Sirkoma.

Era un espectáculo maravilloso. Me preguntaba qué serían esos famosos rhunqs. ¿Una raza desconocida, enemiga de los sirkomianos? Era dudoso. Grumbarth no me había hablado de nada parecido. ¿Una invasión de seres feroces venidos de otro planeta? Eso ocurría a veces. Un siglo atrás habían aparecido, sobre Tehora, los doyo-doyo - se les había llamado así por el sonido inarticulado que producían -. Los doyo-doyo, que en estado normal eran del tamaño de un puño, podían, a voluntad, dilatarse hasta cubrir una ciudad mediana con su impalpable sustancia, que entonces se volvía transparente.

En este segundo estado, poseían la cualidad de atravesar algunas materias blandas, en particular el cuerpo humano. Ahora bien, un fragmento, aun minúsculo, de doyo-doyo en las células cerebrales o de la médula espinal - y ellos preferían singularmente el sistema nervioso - producía perturbaciones importantes, entre otras una especie de frenesí que devoraba literalmente al ser humano con una atroz quemazón interna, que no podía alivian y le llevaba a desgarrarse la carne y, más tarde, a intentar el suicidio; hasta tal extremo que, al preverse la invasión, se mataron familias enteras. Es preciso decir que los doyo-doyo tenían por principal alimento las células nerviosas. Una vez saciados, abandonaban su huésped y se recogían, produciendo el silbido ondulado y líquido que les había dado nombre.

Se puso fin a tan penoso estado de cosas ofreciendo a los doyo-doyo animales en los que los centros nerviosos habían sido tratados con pyrium 38. Este producto, de los más inestables según me han dicho, posee, entre otras propiedades, la de provocar en un ser viviente el instinto de muerte y destrucción, pero, únicamente, contra los de su misma especie. Los doyo-doyo se mataron hasta el último y los ciudadanos de Tehora vivieron en paz.

A propósito de este terrible pyrium 38, obtenido por vía sintética: Algunos años más tarde, Grumbarth lo hizo experimentar sobre los protohumanos de Jusperón. Ninguno escapó. En esta ocasión, los jusperianos descubrieron hasta maneras enteramente nuevas de matarse mutuamente, lo que daba apariencia de apuesta a sus actos.

Grumbarth, del que deploro el cinismo, dijo un día que el pyrium 38 no hacía sino multiplicar, en proporciones considerables, un instinto que existe en el fondo de todos los seres vivos, y del hombre en particular. Se observa este instinto, llevado al paroxismo, en las guerras civiles, pero existe, también, en el seno de las familias más unidas. Según Grumbarth, y algunas investigaciones lo han demostrado con posterioridad, todo ser vivo tiene en sus células algo de pyrium 38, de manera que, a veces, en casos extremos, ocurre que el individuo adquiere conciencia de que los de su raza constituyen la abominación y desolación y deben ser destruidos sin pérdida de tiempo.

Se afirma que ciertos momentos de la Historia del Hombre, interpretados con la ayuda de las nuevas ideas introducidas por el pyrium 38, se aclaran de manera inesperada, al igual que los grandes mitos terrestres de la Era Primera y los del comienzo de la Era Segunda. Fue después del caso de los doyo-doyo y de los jusperianos cuando Grumbarth presentó un proyecto de ley que pretendía hacer obligatoria la búsqueda de la proporción de pyrium 38 en las células de todas las razas de las ocho galaxias. Por el momento se contentaba con utilizarlo en dosis masivas contra aquellos que contravenían muy especialmente las normas de la Confederación. Reconozco que ha encontrado en él un homicida de primera fuerza.

- Es todavía más eficaz, para limpiar un continente, que una bella ideología de la Era Primera - le gusta repetir.

Mis reflexiones me distrajeron hasta el fin de la cena. Si juzgaba por lo que acababa de tomar, la alimentación era excelente en Sirkoma. Decidí anotarlo entre los datos de mi informe. Se comía cada vez peor en las provincias del Primer Círculo y había en ello una fuente de posibles intereses para el planeta.

Acababa de comer cuando la voz del servidor me preguntó por el interfono:

- ¿Necesita mis servicios, señor?

- No, gracias.

Contemplé de nuevo las altas llamas que surgían de las torres y pensé que a la mañana siguiente propondría al jefe de seguridad un medio para librarles de esos famosos rhunqs, quienquiera que fuesen, podría, por ejemplo, ofrecerle pyrium 38 para que se devorasen entre sí. Grumbarth estaría encantado de poder hacer una nueva experiencia. Pero yo dudaba de que el hecho valiera la pena. Sirkoma era un planeta tranquilo, con monstruos a su tamaño y algunos pequeños secretos que yo conocería rápidamente.

Las llamas continuaban elevándose en las torres con un ritmo cada vez más perezoso. ¿Por qué los sirkomianos habían abandonado todos sus continentes? ¿Por qué se habían refugiado en Eimos de Salers que, aparentemente, era la única ciudad habitada del planeta? Siglos atrás, fueron uno de los grandes pueblos de la Confederación, el Manual del Navegante lo afirmaba. Un pueblo violento, dinámico, cuyas técnicas científicas revolucionaban las ocho galaxias. Pero ya no quedaba nada de todo aquello.

Me acordé de una de las primeras reglas de los Grandes Exploradores: «Cuando actúes en los otros mundos, debes recordar que lo aparentemente sencillo es con frecuencia el rostro mismo de lo raro. »

Sin duda, existían los rhunqs. Desde mañana me ocuparía de esos singulares «cocos».

En el cuarto de baño, me lavé los dientes. A decir verdad, era la primera vez que veía un cepillo de dientes y un tubo de pasta fuera de alguna antigua ilustración, y no pude resistirme a este placer. La sensación fue medianamente agradable y comprendí que se hubiera abandonado ese método bárbaro. A la derecha del lavabo, delante de un espejo triangular, había varios botones. Los fui apretando sucesivamente. Al llegar al segundo tuve uno de los mayores sustos de mi vida. Un chorro de barro rosado y tibio me embadurnó la cara. Grité, mientras comenzaba a quitarme aquel barro abominable y grasiento de un dedo de espesor. Me preguntaron por el interfono:

- ¿Necesita mis servicios, señor?

- ¿Qué es este liquido inmundo que saltó cuando apreté el segundo botón?

- Una mascarilla facial para la noche, señor.

Terminaba de secarme cuando la voz añadió:

- Aconsejo al señor que no la use, porque solamente la emplean las mujeres.

Antes de acostarme conecté el electrofono situado en la parte inferior de la mesita de noche e introduje, al azar, una banda en el cursor. Comenzó el «alegro moderato» de un concierto en sol mayor para trompeta, flauta, oboe y violín. Me quedé maravillado de la calidad de la música de Sirkoma, que hacía pensar en ciertos compositores de la Tierra, muy antiguos, pertenecientes a la Primera Era. Música armoniosa y pujante que se diferenciaba profundamente de la contemporánea en los planetas del Primer Círculo, en los que el virtuosismo, el deseo de sorprender o desconcertar reemplazan fácilmente a la emoción. Decidí analizarla a la mañana siguiente, con la ayuda de los aparatos de investigación y conversión del espacionave. Había en el «adagio» de aquel concierto un tormento y un sentido trágico sorprendente, a la par que una altura artística poco común. Tenía prisa por someterlo al descriptor musical y conocer el motivo que lo había inspirado. Daría, con ello, un gran paso en el conocimiento de los sirkomianos. Sabemos, en efecto, la importancia de la expresión musical y cómo, para conocer un pueblo y una civilización, es más reveladora que todos los escritos porque nunca miente, excepto ahora en los planetas del Primer Círculo, pero miente a propósito y por el simple placer de engañar.

Fui a echarme sobre la cama. No estaba acostumbrado al contacto de aquel colchón, que me pareció hecho de una materia vegetal o quizá animal. No resultaba desagradable, pero, de todos modos, echaba de menos nuestras camas de la Tierra, de correas entrecruzadas por las que pasan ondas reparadoras que bañan el cuerpo profundamente, relajando los músculos y los órganos y limpiándolos de sus toxinas. De todos modos, me dormí rápidamente.

Dos horas más tarde, salté de la cama sin saber qué pasaba. Una especie de mugido profundo retumbaba entre las paredes de la habitación. Al tocar mis pies el suelo, la luz comenzó a irradiar de las paredes y el techo. Resonó un segundo mugido. No había oído nunca nada semejante. Iba hacia la terraza cuando me preguntaron:

-¿Necesita alguna cosa, señor?

-¿Cuál es la causa de estos gritos?

- Son los rhunqs, señor. Atacan la ciudad, como casi todas las noches.

Me había inmovilizado a un paso de la balaustrada, fascinado por el espectáculo que se ofrecía a mis ojos. Muy lejos, al otro lado de las murallas, gigantescos destellos amarillos ascendían, al asalto del cielo, estallaban y caían en prodigiosos fuegos de artificio. El mugido aumentaba a través del espacio, rodaba sobre la ciudad, como una alta marejada. Armoniosos agudos festoneaban el fin de la audición. Exasperaban de tal manera que uno se tapaba instintivamente los oídos.

Volví la mirada sobre la ciudad, donde la llama en espiral de los kevios hervía locamente. Un haz de fuego escalaba el cielo negro hasta una altura que yo calculaba de unos mil metros.

En el momento en que el haz de fuego con mayor claridad desnudaba la llanura, me pareció ver unas formas difuminadas que saltaban. Pensé fugazmente en enormes cuadrúpedos voladores, pero el reflejo se apagó y no vi nada más.

El servidor había entrado en la habitación. A dos pasos de mí, miraba el cielo con el rostro sereno. Cuando un nuevo haz de llamas abrió la noche y el grito ronco y penetrante se desplegó sobre la ciudad, tendió los brazos hacia las murallas.

- Los rhunqs...

Esta vez distinguí mejor sus formas, que eran exactamente las de cuadrúpedos inmensos que a cada salto se levantaban a varios cientos de metros sobre el suelo. En lo que yo podía apreciar, tenían un enorme cuerpo rechoncho sobre unas patas robustas y las dimensiones de un crucero sideral de combate. Me volví hacia el servidor. Este dijo en voz baja:

- No entrarán en la ciudad. Los guerreros velan.

- ¿Dónde están los guerreros?

Hizo un gesto hacia las torres de las que salían a intervalos regulares las largas y rápidas llamas. Los mugidos habían cesado, un último haz amarillo se abrió a poca altura y cayó; poco después, las torres cesaron de emitir sus largas ráfagas fluidas. Alrededor de las columnas, el movimiento impetuoso de los kevios se apaciguaba. El servidor dijo:

- Han abandonado el campo.

Yo debía parecer preocupado, porque añadió:

- Esté tranquilo, señor; por esta noche ha terminado. No atacan nunca dos veces. ¿Me necesita todavía, señor?

- ¿Ha visto usted el cuerpo de un rhunq? Su cadáver, quiero decir.

- No, nunca he tenido el honor de combatirlos, pero sé que no existe ningún otro ser tan grande ni tan peligroso en el universo, y que todo lo que ellos tocan pierde inmediatamente la vida...

- ¿Existen estos animales desde hace muchos siglos en Sirkoma?

- No son animales, señor. Aunque tengan de ellos el cuerpo, son inteligentes como un hombre, y hay quien dice que más todavía. Parece que no existían antes en nuestro planeta y que descienden de una raza que sufrió una brusca mutación después de la última guerra. Están ahí en castigo a nuestras culpas.

- ¿Qué culpas?

El servidor me miró con sorpresa.

- ¿No les hacen pagar las faltas cometidas, en el planeta de donde usted viene?

- Sí..., pero no por los rhunqs. Nuestros tribunales bastan. En cuanto a los pecados...

Sonó un corto timbrazo. El servidor, sobresaltado, me saludó, y se fue rápidamente.

- Debo dejarle, señor.

Me volví a acostar, perplejo. Las paredes y el techo cesaron progresivamente de irradiar. Ocurrían verdaderamente fenómenos extraños en Sirkoma. Dejé su examen para más tarde, bostecé y decidí dormir.







II

A la mañana siguiente, acababa de tomar el desayuno cuando el servidor entró en la habitación acompañado de un hombre que se presentó a mí como el profesor Alhena. Tenía unos cuarenta años, el rostro serio, llevaba gafas iguales a las de ciertos personajes célebres de la Era Primera y un vestido oscuro, como el que visten por precaución en los planetas del Primer Círculo los humanos cuya persona ha sido registrada hace poco. Me comunicó que el Coordinador no podía recibirme aún, por motivos de salud, aunque esperaba hacerlo próximamente, y que se le había 'indicado a él, profesor Alhena, se pusiera a mi disposición para acompañarme y responder a mis preguntas.

Desde la terraza llena de sol, contemplé el cielo claro, las torres blancas, el campo cuidadosamente cultivado que se extendía entre la ciudad y la gran muralla. Se desprendía de este espectáculo una sensación de paz y felicidad duradera. Le dije al profesor, que esperaba en actitud respetuosa:

- Sirkoma es un planeta agradable. ¡Lástima que haya esos condenados rhunqs! Los conocí anoche. Al menos los he visto o, más exactamente. oído...

- Sí. Hemos alcanzado una nueva victoria y matado a tres de ellos. Desgraciadamente, nuestras pérdidas también son elevadas.

Su cara estaba triste.

- ¿Por qué no les destruyen?

- ¿Con qué? Lo hemos ensayado todo. ¡Cuántas veces nos hemos creído cerca de la victoria! Pero son hábiles, capaces de desaparecer durante meses en su guarida, para volver más agresivos que nunca y traer la muerte a la ciudad...

Se interrumpió, como si hubiese hablado demasiado, o presentido mi incredulidad, y me propuso:

- ¿Quiere que bajemos a la ciudad?

En la inmensa entrada del edificio, que parecía la de un Palacio de Justicia, volví a encontrar algunos de los curiosos personajes de los vestidos deslumbrantes que cabrilleaban en un delirio de colores. Pregunté al profesor:

- ¿Quiénes son esas gentes?

- Trabajan en los laboratorios y servicios científicos de la Ciudad Principal.

- ¿Por qué van vestidos así?

- Es una tradición.

Antes de responder, el profesor tuvo un pequeño titubeo. No les había mirado una sola vez. Observe:

- No parece que le sean simpáticos.

- Rinden inestimables servicios a nuestro pueblo. No dijo más. Me 'invitó con un ademán a sentarme a su lado en un vehículo a presión de aire que estaba aparcado en la plaza. Las calles de la fortaleza estaban casi desiertas. Me fijé en que no tenían aceras. Por el camino no encontramos sino algunos coches, iguales al nuestro, que avanzaban rápidamente.

El profesor había tomado muy en serio su papel y me explicaba el sistema político del planeta. Sirkoma estaba gobernado por el Consejo de los Cuarenta, de los que diecinueve miembros eran escogidos entre los Soldados Privilegiados. El pueblo escogía los veintiún restantes. El Coordinador, una especie de Presidente, podía designar sucesor entre sus descendientes - cosa que ocurría raramente - o bien entre los que tenían el rango de Soldados Privilegiados. Alhena me explicó que estos soldados pertenecían a una falange poco numerosa que poseía el poder de combatir a los rhunqs sin armas y destruirlos solamente con su fuerza síquica. El Coordinador en ejercicio era un antiguo Soldado Privilegiado. Llevaba diecisiete años en el poder. -

Detuvo el vehículo al comienzo de una larga avenida.

- Si le parece bien, dejaremos el berp aquí y visitaremos la ciudad a pie.

Anduvimos por una acera sombreada por grandes árboles de hojas claras. Mientras Alhena continuaba exponiéndome el sistema de gobierno de Sirkoma, yo miraba a mi alrededor, e, igual que la víspera, quedé sorprendido por el contraste entre el modernismo de ciertas instalaciones que suponían una ciencia, si no tan desarrollada como la de los planetas del Primer Círculo, a lo menos como la de los del Segundo Estadio, y lo arcaico del conjunto, de los medios de transporte y de las casas, por ejemplo.

Examinaba, al pasar, las esculturas y los grandes cuadros que decoraban las villas y Tos inmuebles de tres o cuatro plantas de alto y volví a sentir el mismo malestar indefinible que la víspera. Lo que no era impedimento para que quedara seducido por la forma de arte que allí se revelaba.

La mayor parte de los cuadros y esculturas eran fijos, pero había también «móviles», como los que tenemos en la Tierra. Debo señalar que en Sirkoma la técnica de los «móviles» era todavía rudimentaria y raramente se encontraban con más de cuatro planos superpuestos, desplazándose los unos con relación a los otros. Por otra parte, la materia que formaba cada uno de los planos era muerta y no fluida, dotada de un movimiento propio, como en los grandes planetas del Primer Círculo. Y, sin embargo, los efectos obtenidos por los pintores y escultores sirkomianos eran, en ocasiones, admirables. Este arte tenía una significación, impresionaba. Se le sentía enraizado en fuertes emociones que se expresaban espontáneamente en el plano de la belleza. Estábamos lejos del arte terreno, donde se tiende a la proeza, a la originalidad, donde se trata ante todo de sorprender al espectador, de buscar su asombro. En un mundo sin misterio, donde las violencias individuales son excepción, el arte terreno no es otra cosa que un placer estético nacido de combinaciones intelectuales. Solamente los más grandes, los que agitaban todavía ante la angustia del destino de los hombres enfrentados a los extrahumanos, por ejemplo, representan en su arte impresionados mensajes. Por esto, desde hace algunos siglos, es excepción. Y falto de razón de ser, libre del miedo y de sus problemas, destruidos los antiguos mitos, el arte de los Primeros Planetas y de la Tierra no difiere mucho de las ingeniosas composiciones de los robots-artistas, escultores, pintores o músicos.

Se lo dije a Alhena, y también, cómo ante la obra de los artistas sirkomianos estaba dividido entre el malestar y la admiración. Se sonrió, mientras contemplaba un fresco que representaba seres sin rostro, con cuerpos retorcidos como llamas, esparcidos en un desierto amarillo, punteado aquí y allá de plantas doloridas como figuras humanas. Por encima de este mundo, flameaba un sol verde cuyos rayos estaban figurados por largos tentáculos bífidos. En primer plano, una enorme planta azul, cuyos trazos evocaban un niño entristecido, oscilaba débilmente. Fue desapareciendo, poco a poco, y una forma ondulante, que transparentaba un rostro de hombre cansado y sin ilusión le sucedió. Los rasgos del hombre se parecían a los del niño como si se tratase del mismo ser visto treinta años después.

Alhena, que continuaba mirando el cuadro, donde aquí y allá una planta se transformaba lentamente para convertirse en piedra o extraña reunión de líneas y signos como un lenguaje, movió la cabeza y dijo:

- ¿Quién puede ser feliz bajo un cielo así?

Después, bajó los ojos como si buceara en su interior para contemplar el equivalente del extraño fresco.

- Este móvil ha sido compuesto por Dorián, uno de nuestros más grandes artistas.

Mientras descendíamos por la avenida que llevaba al centro de la ciudad, me fijé en que todos los cuadros expresaban la misma angustia y la misma pregunta dolorida. Se lo hice notar al profesor.

- Esta avenida es la del Nacimiento de la Oscuridad. Las obras que se ven en ella son de hace más de tres siglos. Muchas cosas han cambiado con el tiempo.

Me llevó a una calle lateral y me hizo reparar en un cuadro fijo.

- Vea...

Hombres y mujeres corrían por la ladera de una montaña violeta. El pintor no había respetado la perspectiva y los cuerpos colocados en último plano eran de igual tamaño que los del primero, de modo que parecían gigantes cuyos miembros estaban extendidos de un monte al otro. Sus caras resplandecían de alegría o de gratitud y sus gestos eran airosos.

Tendí la mano hacia una esquina del cuadro donde una especie de monstruo cornudo, apenas largo como el dedo meñique, subía por la pierna de uno de los hombres. Otro monstruo minúsculo, medio insecto, medio pez, revoloteaba sobre la mejilla de una mujer.

- ¿Y eso?

Me prometí someter estos curiosos elementos decorativos al análisis del interpretador. Volvimos a la avenida. Durante algunos segundos el profesor había estudiado los dos monstruos minúsculos que estropeaban la alegría del cuadro. Se contentó con decir:

- Esos monstruos no estaban ahí hace ocho días. Alguien los ha añadido.

Deseé que no hubiera motivo para la idea que me asaltó de repente.

- ¿Por qué les llama monstruos? ¿Sabe que es una palabra que hemos desterrado en los planetas del Primer Círculo? Por lo menos en el sentido que usted le da.

- Esas minúsculas criaturas son horribles. Además, la pierna del hombre y la mejilla de la mujer no tienen el color de la carne sana y viva. ¿Se habrá extendido mañana el mal a todo el cuerpo?

Hablaba como si los dos monstruos liliputienses y los personajes del cuadro estuvieran vivos. Pregunté todavía:

- ¿Se puede modificar un cuadro?

- Sí, el pueblo tiene derecho a ello, pero solamente en los que son obra de la colectividad. Este ha sido concebido por uno de nuestros maestros.

Yo estaba cada vez más impaciente por someterlo todo al interpretador, seguro de que sus conclusiones, junto a las que obtendría del examen de la música, me enseñarían mucho del mundo de Sirkoma.

Nos aproximábamos al centro de la ciudad, que recordaba, con sus casas de dos o tres plantas y sus avenidas sombreadas, a esas estaciones africanas de reposo donde se han entoldado las calles, hay aceras rodantes de diversas velocidades, y toda la circulación es aérea, desde el helicóptero público a los aparatos dorsales individuales, instalándose gigantescas plataformas en lo alto de los rascacielos para recibir a las astronaves privadas o los aerobuses interurbanos.

De vez en cuando, un almacén o comercio interrumpía la línea de viviendas. Se encontraban en ellos objetos que creía desaparecidos, y de algunos necesitaba que el profesor me explicara su uso.

Dije:

- ¿Cómo puede haber todavía gentes que fabriquen zapatos en una civilización que utiliza como principal fuente de energía las interferencias de campos? Es absurdo embarazar los pues con esos objetos de cuero o de materia plástica, cuando se puede obtener igual protección con un sencillo tratamiento de solión.

- Nosotros no conocemos el solión.

- ¡Esta si que es buena! Precisamente el solión no es sino el derivado de uno de los elementos indispensables para el encuadre exacto de los campos de fuerza y para su empleo en las casas. Hay contradicciones formidables en la civilización sírkomiana, profesor.

- Cada uno sigue la norma que más le conviene.

Esto no es lo que he visto en los otros planetas de población humana. Dondequiera que estén, los hombres siguen una evolución paralela, condicionada por su biología y su estructura mental, y esto en todas las Galaxias, tanto que incluso sin visitar un mundo alejado desde muchos cientos de años, sabemos, poco más o menos, en qué grado de desarrollo está durante ese tiempo.

- ¿Y si vuestro cálculo resulta inexacto?

- Eso significa, entonces, que algo ha roto o desviado el curso normal de la evolución.

- Y usted cree que en Sirkoma ha pasado algo por el estilo.

- Tal vez. No sabemos nada de ustedes desde nueve siglos a esta parte.

- Desde el cuarto Conflicto Galáctico.

- Y en el curso de estos nueve siglos han surgido los rhunqs, que me parecen estrechamente ligados al progreso y a ciertas limitaciones de vuestra civilización.

El profesor no respondió. Caminábamos por un lugar muy animado. La gente nos observaba, en particular a mí. Su actitud era reservada, con sombra de recelo u hostilidad en los adultos, de curiosidad en los más jóvenes. Durante el camino no podía dejar de admirar la sencillez de porte de las mujeres sirkomianas. Iban vestidas como los hombres, excepto que sus pantalones, de seda clara, eran más amplios y la túnica, que terminaba a media pierna, de color vivo y decorada con motivos florales o geométricos. A primera vista, debido a los actuales cánones de belleza femenina sobre los planetas del Primer Círculo, se las encontraba feas.

No se parecían en nada, desde luego, a nuestras bellezas terrenas, de formas con frecuencia modificadas, depuradas, el rostro modelado cien veces, la piel teñida o estirada, el pelo chorreando sustancias luminosas, el iris pigmentado y dilatado en toda la gama de lo posible. En Sirkoma, las mujeres aparecían al natural y me gustaban sus caras graves y dulces cuyas facciones confesaban sus ligeros defectos; me gustaba la manera tímida y como furtiva de mirarme que no se parecía en nada a las miradas arrogantes de las mujeres terrenas, con su exhibición de femineidad al paroxismo; y por esta naturalidad suya, me avergoncé un poco de mi cuerpo y mi rostro de hombre de la Primera Galaxia, de belleza estudiada, con el exceso de virilidad e insolencia que se acostumbra a infundir a nuestros hombres, a aquellos que ocupaban un alto puesto, por lo menos.

Miraba distraídamente a Alhena, sus rasgos irregulares, su pequeño bigote y sus cabellos grises. Me sonrió preocupado:

Usted me encuentra muy callado para ser un guía. No debería hablar de ello, pero está usted en lo cierto: no se puede comprender nuestra civilización sin los rhunqs. Por eso debo hablarle de ellos... ¿Quiere que entremos a tomar algo en este café?

Entramos en un salón muy claro, donde las paredes estaban casi reemplazadas por enramadas con grandes grupos de flores blancas y amarillas. Otros clientes bebían, sentados ante pequeñas mesas ovaladas.

- ¿Le gusta el coñac?

- Sí.

El que me trajeron era mejor que los de la Tierra. Se lo dije a Alhena, que sonrió:

- Nuestros viticultores ponen gran cuidado, y en su oficio las tradiciones se remontan a más de treinta siglos. Este coñac está hecho tal como se hacía en el Planeta Principal en la Era Primera.

Pensé que las gentes de la Primera Era también habían tenido sus buenos momentos.

- ¿Por qué no bebe usted?

- Sólo me corresponde uno por semana.

- ¿Es dañoso?

- No. Pero debo cumplir mi norma y, como soy funcionario de Tercer Rango, es bastante rígida. Esto le sorprende, y, sin embargo, es nuestra arma más eficaz contra los rhunqs... Vea cómo de una manera o de otra terminamos siempre en Sirkoma encontrando a los rhunqs.

Yo iba de sorpresa en sorpresa. Alhena prosiguió:

- Cuanto mejor sabemos privarnos de ciertos placeres - y este de beber es pequeño - nuestro coeficiente individual es mayor. Así, yo debo conservar el mío a 170; el muchacho que nos ha servido no debe descender de 130; aquel hombre vestido de gris que barre allá abajo, en el cerco de enredaderas, de 115; mi jefe inmediato, 185; el Coordinador, 378... Es nuestra mejor arma contra los rhunqs; la única, a decir verdad. Si el cociente medio de la ciudad cae, ellos lo presienten y atacan inmediatamente. Por ejemplo, hace ocho años, cuatrocientas treinta mil personas fueron muertas por los rhunqs, que penetraron una noche en el recinto de la Ciudad.

- Las mismas, supongo, que no habían respetado su cuota y demostrado la virtud - no se me ocurre otra palabra para designar al coeficiente - que se les exigía.

- Sí, la mayor parte. Los rhunqs no suelen equivocarse. Pero aquella noche hubo también otras víctimas y los monstruos no matan más que a los culpables... Es preciso explicarle que se alimentan de nuestros sentimientos malos, de la parte mala del hombre, por así decir, y extraen de ellos un aumento de vitalidad. Respetarían a los inocentes, sin duda, pero ¿quién puede considerarse inocente?

- ¿Y en este momento?

- Se respetan las cuotas.

-¿Es ésta la razón por la que el servidor que se me ha asignado pensaba que los rhunqs no entrarían anoche en la ciudad?

- Sí.

- Pero ¿cómo miden ustedes esta virtud, esta moralidad?

- No se la puede medir realmente, y el único índice que tenemos de su nivel de conjunto es la actitud más o menos agresiva de los rhunqs...

- Entonces ¿no se sabe nunca quiénes contravienen individualmente la norma?

- No. Se podría saber, pero el Consejo de los Cuarenta y el Coordinador respetan la libertad individual de los ciudadanos. Solamente los héroes, aquellos que han vencido a uno o varios rhunqs, pueden designar a los culpables...

- ¿Y cuál es el castigo?

- A veces una sencilla penitencia, una reprensión pública o, también, una elevación temporal de la norma; a veces, para los casos más graves, el destierro de la ciudad. Es nuestra forma de justicia. Por su extrañeza, deduzco que difiere mucho de la suya.

- Sí. Nuestra justicia, o lo que entendemos por tal, no se preocupa de juzgar la moralidad del acusado: no considera sino el daño causado al individuo o a la comunidad, lo que nos permite juzgar, también, a los delincuentes no humanos. Las sentencias son, además, dictadas por máquinas especializadas, los jurispro...

- ¿Condenan a muerte a los culpables de delitos importantes?

- No. No hay pena de muerte. Borramos la personalidad del culpable y procedemos al registro de una nueva, a un nivel inferior. Para los delitos poco graves, reeducamos al sujeto o le sometemos a tratamiento médico, después de buscar las posibles raíces biológicas del delito.

- Todo eso supone conocimientos científicos muy adelantados.

- Los tenemos. Nuestro sistema se completa, además, con un método preventivo: cada mes, los ciudadanos de los planetas del Primer Círculo deben pasar por las cabinas de «ortoduc» donde se analizan sus tendencias y sus instintos profundos. Cada ciudadano recibe una ficha que indica sus puntos débiles. Y se le aconseja. Si el «ortoduc» lanza una señal de alarma, se confía al delincuente en potencia a un Centro Sicológico que le somete a un tratamiento corrector. De hecho, el crimen, tanto pasional como por otro motivo, el robo, las diversas formas de atentado contra el individuo o la piedad son bastante raras en los planetas del Primer Círculo. Tenemos otros problemas a resolver que emanan directamente de nuestra forma de civilización, calamidades públicas como los suicidios epidémicos, las locuras cíclicas nacidas de la ociosidad, del abuso de excitantes, de los cultos secretos, Secta de la Angustia u otras, o, también, las cuestiones que nos plantean los extrahumanos...

- No hay nada parecido en Sirkoma. Veo que los mundos del Primer Círculo no pueden compararse con el nuestro.

El rostro de Alhena se ensombreció.

- Pero hemos venido aquí para que le explique la historia de los rhunqs, lo que yo sé de ella, claro... ¿Desea otro coñac?

- Sí... Siento imponeros un bajo coeficiente.

- No tiene importancia, usted es extranjero. Además, beber alcohol no es grave. Los sentimientos que experimentamos por nuestros semejantes importan mucho más. Un simple pensamiento de envidia, odio, o un deseo de hacer daño pesa como cien excesos de beber o comer. A veces, el Consejo levanta las restricciones sobre los alimentos y el alcohol durante varios días, cuando la cuota general se juzga muy satisfactoria.

- ¿En qué época aparecieron los rhunqs?

- No fueron conocidos bajo su forma actual o una forma cercana - porque no cesan nunca de evolucionar; es una de sus características - hasta el fin del siglo siguiente al cuarto Conflicto Galáctico.

- ¿De dónde vinieron? ¿De los Espacios Exteriores?

- No. Se originaron en el mismo planeta.

Alhena levantó hacia mí un rostro indeciso. Dijo:

- ¡Qué poco nos parecemos!... Está usted ahí, hombre de la Primera Galaxia, sonriente, seguro de sí mismo y de su poder, con sus dificultades gigantescas que no le alteran. ¡Hasta qué punto debe ser diferente su mundo para que haya alcanzado esta tranquilidad! Temo que la tortura que afronta nuestro pueblo desde hace nueve siglos, le parezca increíble o, más aun, incomprensible. Quizá sepa que antes de la cuarta Guerra Intergaláctica dos grandes potencias, Esitié y Gonove, de trescientos millones de habitantes cada una, se repartían Sirkoma...

- Sí. Nuestras tablas de memoria dicen que estaban a la vanguardia de la ciencia. Se les debe los campos de torsión, los primeros generadores a fibras circulares, de donde han salido nuestros niveladores...

- Puede ser. Esitié y Gonove se habían poco a poco anexionado a los estados pequeños del planeta. Hasta el día en que se enfrentaron, rivalizando en poder. Cuando estalló la cuarta Guerra Intergaláctica, Gonove se colocó a favor de los planetas disidentes del Tercer Círculo, mientras que Esítié tomó partido por los del Primero. La guerra civil destruyó lo que los ataques del exterior habían respetado. Después de cinco años de conflicto, no quedaban sino algunos cientos de miles de habitantes sobre el planeta. No habla más que ruinas, y en el continente sur, fallas de cientos de metros de profundidad y decenas de kilómetros de largo, testimonian todavía la amplitud del desastre... Quizá ha sobrevolado el antiguo mar que separaba los dos países: Hoy no es más que un desierto lleno de rocas, de cascos de naves, de cohetes y aparatos aéreos destruidos.

»Los supervivientes que no marcharon a otros planetas se refugiaron en lo que quedaba de Eimos de Salers. Y aquí, la mayor parte heridos, mutilados o atacados por las radiaciones y las corrientes cárthicas, recomenzaron sus querellas. En aquel entonces, ustedes estaban dedicados a solucionar las plagas de la guerra y nos olvidaron, supongo.

- Todo estaba desordenado, decenas de planetas habían desaparecido o estaban labrados hasta su centro. Durante muchos años se creyó que Sirkoma estaba totalmente destruido por la guerra. Pero por la relación de una patrulla de reconocimiento supimos que su planeta había sobrevivido.

- Sobrevivimos, efectivamente, de la enfermedad, la miseria y las disputas incesantes. Fue entonces cuando surgieron los perros. Venían de los bosques y de las montañas donde se habían refugiado. Nadie se fijó en ellos hasta el día en que los sirkomianos fueron atacados por los animales. Aquellos que habían sido mordidos se volvían locos, y antes de morir, cosa que tardaba a veces más de una semana, mataban a sus semejantes, incendiaban y destruían. Se comenzó a luchar contra los perros. Vivían en las ruinas, salían de noche, aullando por las calles. Diariamente descendían de la montaña manadas nuevas. Pronto fueron millares. Antes de poder exterminarlos, comenzaron de pronto a modificarse. Se dice que fue bajo los efectos de las radiaciones atómicas y de las corrientes cárthícas.

- Lo dudo. Sobre ciertos planetas las radiaciones provocaron el nacimiento de monstruos, pero la mayor parte murieron rápidamente.

- Los perros no murieron. Continuaron transformándose de generación en generación y hacia el trigésimo año la inteligencia hizo su aparición en la especie. Su cuerpo se había desarrollado y triplicado su volumen. Los hombres consiguieron, sin embargo, hacerlos retroceder lejos de la ciudad, la derrota de los perros fue sangrienta y se enterraron sus cadáveres a cientos.

»Durante medio siglo no se vio ninguno. Después, bruscamente, volvieron a aparecer, gigantescos, y, en una noche, destruyeron la ciudad y engulleron las tres cuartas partes de su población. A partir de entonces, se les dio el nombre de rhunqs. No hemos cesado de combatirlos con fortuna diversa, aunque la suerte nos ha sonreído durante los últimos siglos, hay que decirlo, ya que, poco a poco, del territorio del que eran dueños, hemos reconquistado el espacio necesario para subsistir.

»Hoy, Eimos de Salers cuenta más de dos millones de habitantes. Sin duda, estamos lejos de la victoria, pero a cada generación avanzamos las murallas de la ciudad, y actualmente enviamos expediciones hacia los bosques y las montañas para buscar los minerales y ciertos productos que nos faltan. Hace apenas medio siglo estas expediciones no eran posibles...

Había escuchado atentamente la historia de los rhunqs. Así, de creer al profesor, se trataba de perros con asombrosas mutaciones, sufridas después del cuarto Conflicto Galáctico. No dije nada. Alhena me preguntó:

- ¿No cree usted esta extraña historia?

- Le he dicho lo que nosotros sabemos de cambios producidos por las radiaciones atómicas o por las corrientes cárthicas. Tuvimos monstruos después del cuarto y quinto Conflictos. Sobrevivieron pocos años y al tener descendencia, cosa poco frecuente, ésta marcó un retorno a los caracteres originales de la especie. Nuestras observaciones nos han enseñado, además, que en esta descendencia no hay nunca adición de cualidades o facultades nuevas.

- Según usted no habría, pues, mutaciones.

- No he dicho tanto. Nosotros las hemos realizado en el laboratorio, pero por medios muy diferentes, interviniendo en el estado fetal. Así, toda la población de Altair IV está constituida por seres especialmente concebidos para subsistir en 1a atmósfera de ese planeta. Esos seres, derivados de Tos humanoides de Sobos, pueden resistir una presión atmosférica doce veces mayor que la vuestra y desplazarse de manera casi normal sobre un globo en el que la gravedad es treinta veces superior a la de la Tierra. Tuvimos, además, que proveerles de un aparato digestivo y glandular capaz de neutralizar e incluso asimilar, por sus propios medios, los productos tóxicos de su nuevo planeta. Debo añadir que los descendientes de los primeros humanoides enviados a Altair IV han señalado, también, un retorno al tipo ancestral. Los modificamos a su partida, para adaptarlos a las condiciones de su ambiente, y debemos renovarlos a cada generación. Como, además, la mayoría de los altairianos son estériles y su índice de natalidad permanece inferior al dos por mil. se puede decir que, en cierto modo, la experiencia ha fracasado...

- ¿Por qué la llevaron a cabo?

- Altair IV es el único planeta de las Ocho Galaxias que produce el segerio, metaloide necesario para nuestras naves de guerra.

- ¡Qué rara civilización la suya! ¿No cree que sería mejor que no existieran altairianos?

- Les hemos privado de conciencia.

- ¿Son, entonces, animales?

- No del todo. Es más compleja, todavía, su transformación... Hemos modificado sus sentidos de manera que no ven el mundo infernal en que viven, sino otro universo soportable.

A mí no me había gustado nunca la forma en que la Confederación resolvía el problema del carburante de las grandes naves subespaciales. En su descargo, aunque dudo fuera razón suficiente, existía la amenaza que hacían pesar sobre las Ocho Galaxias los seres-dobles de los Espacios Exteriores, a los que solamente las grandes naves con aceleraciones fulminantes, capaces de salir del campo de la materia en frac<£ón de segundo, les imponían respeto. Se lo expliqué al profesor, que movió la cabeza y preguntó:

- ¿Quiénes son esos seres-dobles?

- No lo sabemos exactamente. Sólo, que no tienen forma determinada y que difieren de todos los organismos vivientes que conocemos. Nos han sido necesarios varios años para cercioramos de que poseen vida e inteligencia. Son los únicos seres del universo explorado que pueden pasar íntegramente del estado de materia al de energía pura, para volver de nuevo, sin alteración ninguna, a su primer estado. No necesitan naves para desplazarse en el espacio. Son ellos mismos su propio medio de transporte, su armamento y hasta su propio proyectil y asimilan cualquier forma de materia para alimentarse o hacerla servir a sus necesidades.

»Viven a enormes distancias, incluso varios años-luz, los unos de los otros; pero lo que afecta a uno, todos lo saben, de manera que se ha llegado a la conclusión, tal vez a la ligera, de que mantienen contacto permanente. No se reproducen por parejas - será preciso más bien hablar de multiplicación -, sino por grupos de diez o veinte, y fue solamente por azar como supimos que los seres-dobles jóvenes incuban en núcleos de estrellas especialmente creados para ellos. ¿Qué más podré decirle? Son los seres más desconcertantes que hemos afrontado jamás. Hace diez años causaron graves perturbaciones en los Espacios Exteriores, haciendo saltar de su órbita al planeta Denata. Lo proyectaron fuera de su sistema solar, desequilibrándolo. Unos veinte planetas, satélites y astros menores entraron en colisión. Hubo cerca de cincuenta millones de muertos.

- ¿Cuál era la idea de los seres-dobles al obrar así?

- Lo ignoramos. Ignoramos no sólo si tenían alguna, sino, incluso, si son realmente enemigos nuestros. Puede que no hagan otra cosa que jugar. Un juego inconcebible a nuestros ojos, desde luego. Hemos descubierto que en el limite de los Espacios Exteriores algunos de ellos establecen contacto entre sí, creando estrellas nuevas, que aparecen acá y allá en el vacío, y, cuando les parece destruyen la estrella como un niño el castillo de arena que acaba de levantar. Surgen ante nuestras naves de reconocimiento, las hacen estallar o bien permanecen a su alrededor tomando cien formas sucesivas, escoltándolas durante días sin causarles ningún daño, y, entonces, raras señales resuenan en las cabezas de los navegantes, señales que nadie ha sabido descifrar todavía.

- Habíamos terminado por olvidar lo extraño del Universo. ¡Es tan sencilla la vida en Sirkoma!

- Están los rhunqs...

- Ahora me parecen un tributo ligero, comparado con los enemigos que tienen ustedes que afrontar.

En la calle, el gentío entró de repente en efervescencia y estallaron gritos. El profesor se levantó. Le seguí. Un vehículo que se deslizaba con lentitud sobre su cojín de aire comprimido, avanzaba por en medio de la avenida. Detrás del conductor, había una vasta plataforma descubierta donde iban de pie hombres vestidos con uniforme gris y, casco. Los hombres, soldados a juzgar por la apariencia, aunque no llevaban armas, respondían escuetamente a los vivas de la gente. Algunos saboreaban la calurosa acogida que se les dispensaba, pero los más tenían el rostro sombrío y permanecían inmóviles. Muchos estaban heridos e iban vendados. Todos parecían fatigados en extremo.

El profesor, que gritaba y aplaudía con la multitud, me explicó:

- Son los que han luchado contra los rhunqs esta noche. Los supervivientes, claro...

Eran todos muy jóvenes y sus rasgos alterados conservaban la señal de una violenta emoción, como si hubieran asistido a un espectáculo espantoso y vivido una terrible experiencia. Cuando el vehículo se acercó a nosotros, vi en la parte de atrás de la plataforma, que era ligeramente más alta, a un hombre de unos cuarenta años. Llevaba una túnica negra atravesada por largas bandas de un amarillo vivo que iban de la espalda a la cintura. Cuando mi mirada se posó en el rostro de aquel hombre, recibí un choque brutal, parecido al que se sufre cuando se tropieza de improviso y con todo el cuerpo contra algún obstáculo. Me sobresalté. Miré a los ojos del hombre, pero no pude sostener su mirada. Un dolor agudo me atravesó la cabeza, y tuve la sensación de que hurgaba en mi cerebro. Los dedos del profesor se clavaron en mi brazo. Me susurro:

- Baje la cabeza. Retroceda. Es un hombre-fuerza. No se debe sostener su mirada, es peligroso...

Tenía la impresión de que me iba a estallar la cabeza, de que alguna cosa se abría camino dentro de ella, presionando las paredes. El dolor descendió hacia la columna vertebral. Bajé bruscamente la cabeza, haciendo un esfuerzo. El dolor comenzó a decrecer. Pasé la mano por la frente bañada en sudor, moví con precaución el cuello y las espaldas doloridas. Cuando me atreví de nuevo a levantar los ojos hacia el vehículo, le vi alejarse tras una neblina movediza. Aspiré el aire profundamente. El dolor se atenuaba poco a poco. pero quedé agotado como después de un combate violen* El profesor, que me había llevado a través de la gente, recomendó:

- Respire despacio y profundamente. Eso desaparecerá pronto. ¿Sabe que podía morir?

Anduvimos unos veinte pasos, estrechándome el profesor un brazo y sosteniéndome a medias mientras el gentío se apartaba ante nosotros.

Yo estaba furioso.

- ¿Quiénes son esos hombres-fuerza?

- Son los Soldados Privilegiados. Combaten a los rhunqs sólo con el poder de su espíritu. Alguno' como el que ha visto y que es de séptima estrella, pueden matar un monstruo en algunos segundos sin ayuda de ningún arma... Además, si se fijó en su «tanye» habrá podido contar dieciocho rayas, que significan dieciocho victorias sobre los rhunqs. Existen algunos hombres-fuerza que han matado un centenar de rhunqs; son los de doce estrellas, entre los cuales el Coordinador escoge generalmente su sucesor.

- ¿De dónde proviene su poder?

- Desde la infancia nuestros sabios los seleccionan y separan de sus padres. Los acostumbran a llevar una vida de privación y sufrimiento y deben cultivar su espíritu hasta someterle el cuerpo y todas sus funciones. Durante quince años de privación, de soledad y de enseñanza desarrollan sus facultades para alcanzar el grado de Soldados Privilegiados. Los que fracasan en este empeño deben suicidarse o combatir a los rhunqs hasta el agotamiento de sus fuerzas. Los demás entran en el Gran Colegio Sirkomiano. Viven en celdas excavadas bajo los cimientos de la Fortaleza. No se mezclan nunca con la población, sino después de los combates victoriosos, como hoy, o bien con motivo de las grandes fiestas y de la ceremonia de la Meditación. Está prohibido sostener su mirada.

Yo frotaba suavemente los músculos de mi cuello para hacer desaparecer el anquilosamiento. Sentía aún un dolor sordo en el lado derecho de la cabeza. El profesor prosiguió, después de haber titubeado:

- Este hombre-fuerza ha debido descubrir - porque pocas cosas se les escapan - que no sois sirkomiano. Ha querido saber quién erais y ha sondeado vuestro espíritu. En este momento no ignora nada de vos.

El hombre-fuerza había, tal vez, conocido mucho de mí, si tenía aquel asombroso poder que le atribuía Alhena, pero no había llevado su propósito a buen fin. En el momento en que el dolor me había atravesado como una espada, yo tuve el reflejo de poner en acción el campo de fuerza protector, de mi guerrera. Había visto que el hombre-fuerza parpadeaba ligeramente, tocado por el choque en retorno. Fue entonces cuando el dolor comenzó a disminuir.

Alhena estaba en lo cierto: los hombres-fuerza eran capaces de matar, mi cuerpo lo comprendió en un segundo, pero lo que él no sabía era que éste había querido asesinarme. Supongo que no le había gustado lo que leía en mí. Quizá había visto una amenaza. Los sirkomianos eran bastante menos inofensivos y también bastante más ricos en recursos inesperados de lo que pensaba al principio. Empezaba a comprender por qué Grumbarth tenía tanto interés en saber lo que ocurría en este planeta olvidado durante nueve siglos. Su espíritu incisivo y esa especie de sexto sentido que le llevaba a adivinar el peligro mejor camuflado, le habían impedido quedar satisfecho con las conclusiones tranquilizadoras de la Oficina de Síntesis, que había examinado los datos recibidos sobre Sirkoma durante los cincuenta últimos años. Al despedirnos, me dijo:

- A la llamada de 903, Sirkoma ha ofrecido la cooperación económica que corresponde a un pueblo agrícola del Quinto Estadio. Ahora bien, los antepasados de esas gentes inventaron los campos de torsión y los fibriladores. Es asombroso, ¿no? ¿Y qué puede pensarse cuando un crucero como «Kapa de Semei», capaz de destruir un continente en veinte segundos, desaparece a algunos millares de kilómetros de Sirkoma sin una llamada de socorro?

El profesor caminaba cerca de mí con la cabeza baja. De vez en cuando, me miraba perplejo como si se hiciera alguna pregunta inquietante sobre mi persona. Tenía el aspecto de ser un hombre esforzado, muy molesto por mi malandanza, y le sonreí para tranquilizarle. Suspiró, me dedicó una media sonrisa tímida, y frunciendo las cejas, dijo de repente:

- Me pregunto por qué el hombre-fuerza ha incitado a la gente contra usted.

- No me di cuenta de que esto ocurriera.

- En aquel momento usted estaba semiconsciente... No duró más que un minuto. Un hombre le ha golpeado y he tenido que sacar mi arma para defenderle. Haré una relación de este asunto. Creo que ha debido haber un malentendido, a no ser que...

El profesor me miró de nuevo furtivamente.

- ¿A no ser qué?

- A no ser que sea usted en realidad un enemigo de los sirkomianos y el hombre-fuerza lo haya percibido.

- No soy su enemigo Soy sencillamente un encuestador enviado aquí por la Confederación. A propósito, ¿no aterrizó un gran crucero en las cercanías de Eimos de Salers hace unos meses?

- No.

Aparentemente, el profesor era sincero. «Kapa de Semei» podía haber chocado contra la otra cara del planeta. Pero ¿por qué no lanzó una última llamada? ¿por qué no soltó las astronaves de Socorro?

Llegamos cerca del berp. El profesor me propuso:

- ¿Quiere que volvamos a la fortaleza?

- Sí.

Con el cuerpo y el ánimo quebrantados por el ataque del hombre-fuerza, había perdido el gusto a vagar por las calles. Sentía un dolor sordo en el lado derecho de la cabeza, como si la irrupción imprevista del hombre-fuerza en mi espíritu hubiera dejado trazos durables y supusiera la lesión de algunas células.

- Antes quisiera pasar por el aeropuerto. Tengo en la aeronave algunos objetos que necesito.

Mi monoplaza continuaba delante del hangar principal. Abrí la portezuela y entré en el aparato. La banda emisora se puso en movimiento:

«17 horas, tiempo de Sirkoma. Mensaje del crucero nivelador «Spotirezza de Donai»: «Alerta a todos los aparatos de la Confederación. Aquí crucero nivelador «Spotirezza de Donai» en misión de reconocimiento en los Espacios Exteriores. Hemos emergido del subespacio en la constelación de Sergei. Tiempo 748-19-334, referencia universal. A las 55t 09, al dirigirnos hacia una estrella de tercer grado, no clasificada, descubrimos la presencia de seres-dobles. Millares de líneas centelleantes, en trayectorias paralelas, se dirigieron sobre un planeta y lo envolvieron a gran velocidad. A tiempo 001, las líneas se fusionaron y recubrieron el planeta de una especie de coraza muy brillante, de la que se fue atenuando el brillo poco a poco hasta desaparecer. Observamos el espectáculo a una distancia de cuatro años luz.

»Cuando el fenómeno parece haber cesado y el planeta es de nuevo visible, descubrimos la presencia de gigantescos bloques oscuros de varios kilómetros de alto en los que la parte superior, plana, da vueltas. Cuando el movimiento giratorio cesa, comprobamos que de la cumbre de los bloques salen cables luminosos que se lanzan al espacio a la velocidad de la luz, en dirección a la Cuarta Galaxia... Tiempo 017: un ser-doble acaba de surgir ante nosotros. Alerta a todos los aparatos. El ser-doble emite un haz ondulado visible, que envuelve al navío. Resuenan señales en la cabeza de los miembros de la tripulación. Con el anillo acercándose al crucero, intentamos pasar al subespacio. Los transformadores no obedecen. El anillo toma un brillo deslumbrador. .

La banda emisora anunció:

«- Fin de mensaje. »

Hubo un breve silencio. Después, prosiguió:

«-A 18 horas 37, tiempo de Sirkoma. Tentativa de aproximación a la astronave por habitantes del planeta. Tuve que dirigirles los cercos de protección y poner fuera de combate a dos de los atacantes. Nueva tentativa a las 18 horas 52. Los atacantes venían preparados con neutralizadores de campos. Disparé dos proyectiles. Los asaltantes se retiraron llevándose los muertos. Durante la operación, el interior de la aeronave ha sido filmado con ondas duras. Uno de los trazos de onda ha fundido los discos de vuelo del cuadro de a bordo y los recambios del dispositivo de descripción. Efectuadas las reparaciones.»

Cogí dos maletas y un estuche que transporté al vehículo del profesor. Pensé en el crucero «Spotirezza de Donai». Era el undécimo crucero nivelador destruido por los seres-dobles. ¿A qué corresponderían aquellos bloques gigantescos alzados en el planeta rodeado? ¿Por qué habían destruido al crucero nivelador? ¿Con qué forma de inteligencia teníamos que entendérnoslas? Grumbarth creía que se trataba solamente de un capricho por parte de los seres-dobles. En su opinión, no debíamos afrontar tal peligro. Pero el Consejo Supremo de la Confederación, disintiendo de su parecer, había enviado patrullas de reconocimiento a los Espacios Exteriores.

El profesor Alhena, que examinaba curiosamente la aeronave, observó:

- Es muy pequeña. Me imaginaba que había venido en una de esas enormes naves que había, al parecer, cuando el Gran Conflicto Galáctico. Además, no tiene usted escolta...

- Se lo he dicho, no he venido como enemigo, sino todo lo contrario. A este propósito, deseo que haga saber al Coordinador que vale más cesar en cualquier ataque o tentativa de bloquear la aeronave.

- ¡No ha sido atacada! Sería faltar al respeto debido a un visitante. Cualquiera que sea la desconfianza de algunos dignatarios de Sirkoma hacia la Confederación, nada justificaría por la emoción. Estoy seguro...

El profesor balbuceaba por la emoción. Parecía sincero.

- Repita al Coordinador lo que le he dicho, o al jefe de Seguridad. Es preferible que esos ataques cesen, tanto más cuanto que el sistema de defensa autónoma del aparato podría causar desperfectos importantes en Sirkoma.

Alhena tomó asiento en el vehículo. Mientras volvíamos a la fortaleza, guardó silencio, el rostro preocupado. Parecía sinceramente indignado de que se atacase la aeronave. Sin embargo, si el Coordinador me había puesto bajo su vigilancia, sus razones tendría. Me prometí someterlo al investigador en cuanto tuviera ocasión.

Volviendo a mi apartamento, me crucé con muchos científicos de vestidos deslumbrantes. Todos me demostraban hostilidad matizada de ironía. Mi aventura con el hombre-fuerza era, probablemente, conocida y se habían sacado algunas consecuencias sobre la debilidad de los hombres del Primer Círculo y sus mediocres barreras mentales.

Tomé la refacción que me presentó el servidor. El no manifestaba ninguna ironía, sino, al contrario, una gran atención, aconsejándome tomar algún reposo y usar uno de los aparatos del cuarto de baño que tenía el poder de regenerar las células. Pero preferí utilizar el mío. Lo saqué de la maleta y lo conecté. Puse el despertador a las tres y me dormí casi inmediatamente.





III

Al despertar, me encontraba perfectamente. Me levanté y fui a ver la banda registradora del regenerador. Indicaba un trabajo de reconstitución en el lóbulo derecho del cerebro. Por tanto, se lesionaron ciertas células como consecuencia del ataque del hombre-fuerza y hubo tentativa, yo mismo lo había notado, de pérdida de memoria. El profesor se equivocaba al creer en un estado de momentánea inconsciencia. Sencillamente, el hombre-fuerza había dominado mi cerebro durante unos seis minutos, y no recordaba lo ocurrido en ellos. Como yo disparé la barrera de defensa, reduje a ese breve intervalo la acción provocada por quien era, decididamente, un peligroso adversario.

Fui a sentarme en un sillón para pensar más a mis anchas sobre las características de Sirkoma. Ante todo estaban los rhunqs, su amenaza constante sobre la ciudad el combate que les oponía el pueblo y la fabulosa leyenda que los rodeaba. No podía creerla; era muy parecida a las que existen en los planetas atrasados de la Cuarta Galaxia, viejas secuelas dejadas por primitivas supersticiones y antiguos dioses derivados de las fuerzas de la naturaleza. Por otra parte, en Sirkoma coexistían una técnica avanzada y un extraño arcaísmo que se encontraba en las casas, en el vestido y en lo poco visto por mí del sistema de cambio. El nivel espiritual recordaba las cuotas de moralidad, y yo hacía a los sirkomianos comparables a ciertos pueblos religiosos de la Era Primera. Y a todo ello se sumaban los curiosos kevios, jalonando la ciudad con sus espirales amarillas y rojas; el uso de los campos de fuerza; de los solenoides de Sorx para captar los flujos cósmicos, y, sobre todo, esos extraordinarios hombres-fuerza de los que no había visto el equivalente en ningún otro mundo.

Tenía, pues, amplia materia para reflexionar, pero debo reconocer que el examen de aquellos datos contradictorios no me daba una visión coherente de la civilización del planeta. Saqué del bolsillo interior de mi guerrera las películas microscópicas tomadas durante el paseo por Ja ciudad y las introduje en el analizador, que comenzó a tintinear.

Mientras esperaba, salí a la terraza. El cielo estaba limpio; la temperatura, templada. Los campos y jardines rodeaban a la ciudad con su ancho cinturón verde, roto aquí y allá por la blancura de una granja. Sirkoma era un mundo seductor donde me hubiera gustado mucho vivir, y cuanto más pensaba, más grotesca me parecía aquella historia de los rhunqs.

El analizador repicó y quité la banda, que deslicé en el circuito de descripción. Me senté sobre las baldosas, delante del aparato. La película era sensible, no sólo a formas y colores, sino también a las ondas mentales, Y efectuaba sobre las bandas laterales una radiografía somera de los seres vivos fotografiados.

Después de algunas consideraciones generales, que confirmaron mis suposiciones, el descriptor dijo:

- El examen de las formas artísticas sirkomianas demuestra, en la casi totalidad de sus autores, el predominio de un estado de miedo que corresponde con exactitud a las conclusiones del examen fisiológico de los habitantes y la gama de ondas que emiten. En ciertos puntos geográficos de la ciudad, d estado de miedo y su consecuencia, la sumisión, son muy pronunciados.

»Sobre un sujeto que iba delante de usted, se nota un acrecentamiento progresivo de la emoción a lo largo de unos cien metros; un paroxismo - con descarga glandular en el torrente sanguíneo - después, un descenso durante cuatrocientos metros, seguido de una nueva crecida, con descenso regular, según el primer ritmo. A las 11 horas 35, imagen 650 - correspondientes al momento en que iba a beber su segundo coñac -: las ondas mentales desprendidas por los clientes del café aumentan diez veces su intensidad habitual, para volver a la normal veinte segundos más tarde.

Intenté acordarme de aquellos segundos, pero en vano. No conseguí sino una sensación vaga, como un momento de sorpresa o de distracción mientras estaba en el café con el profesor Alhena, pero ese recuerdo era muy leve y sin relación con ningún accidente exterior que pudiera ser la causa.

El descriptor estudiaba, mientras tanto, las esculturas y los frescos que había visto en la gran avenida.

- ...el uso dominante de los colores rojo y amarillo, el empleo del color negro en las partes superiores y la forma atormentada del dibujo indican un conflicto. No hemos podido precisar sus elementos, excepto los evidentes sentimientos de terror y exaltación. Es interesante comprobar que este arte, austero en su forma, que raramente representa seres humanos, sino antes imaginar os o de pesadilla, plantas y signos matemáticos, se caracteriza por símbolos eróticos más o menos disimulados. Uno de los cuadros móviles, en particular, que parece representar un combate de monstruos contra un sol naciente, corresponde al esquema de Corterallo para las poblaciones del Segundo Estadio. El verdadero sujeto es un deseo amoroso socialmente condenado, con los tres signos clásicos de culpabilidad y la tentativa de destrucción del objeto amado.

»Además, hemos distinguido dos tipos de frescos. Por una parte, los más numerosos, aquellos que podríamos llamar de obediencia y sumisión, distinguibles por su regocijo fácil y sus colores alegres, y por otra, los cuadros que calificaremos de «diabólicos». Estos últimos se parecen con frecuencia a los primeros por el sujeto, que es banal, pero los colores escogidos y la tonalidad de la luz contradicen lo airoso de los gestos y la esperanza que se quiere mostrar, y todos los atributos tienden a una expresión intelectual de la felicidad. Imagen 436: se ven risas sobre caras lívidas, gestos de alegría en cuerpos sometidos a una penetrante tortura muscular. Imagen 502: el grupo de niños que juega, bajo la mirada de una mujer, está cubierto por un cielo muerto, opaco...

Después de un breve estudio de la fisiología de los sirkomianos, que no difería en nada de la de los humanos de los planetas del Primer Círculo, el descriptor continuó:

- La ausencia de afeites en las mujeres, su manera de vestir disimulando el cuerpo y sus formas, la modestia de su actitud, las asemeja a la de Borgsymaya Sin embargo, su condición no parece inferior a la del hombre, como acontece en aquel planeta. Se observará, imagen 709 y siguiente, una mujer con túnica azul que entrega furtivamente a un hombre un objeto blanco. El hombre ha disimulado inmediatamente el objeto bajo sus vestidos, todo ello sin mirar a la mujer. En el mismo instante, la Película registra una rápida elevación de emotividad en los dos sujetos, pero es evidente que no está ligada a un sentimiento amoroso. Sería interesante conocer su origen.

»Durante sus idas y venidas con su compañero, ha sido usted objeto de una observación continua. Diez hombres se han relevado Para llevarla a buen término. No cesaron de enviar datos por radio. Las personas con quien se ha cruzado y los clientes del café manifestaban al verle sentimientos muy variables. El más Común era de hostilidad, Sigue el de curiosidad y, en algunos, el deseo evidente de entrar en contacto con usted. Ninguno cedió, ni siquiera Parcialmente, a este deseo.

»El sentimiento de hostilidad al encontrarse con usted llegó al paroxismo en un hombre vestido de negro, de pie sobre la Plataforma de un vehículo. Este hombre, que le atacó con un tipo desconocido de agresión, posee una fisiología ligeramente diferente de la de los sirkomianos. No pudimos examinarle completamente y sólo notamos una hipertrofia de la hipófisis. El análisis fue desviado por la emisión de un campo de fuerza orientable en el que usted quedó cogido. Los trazos de ese campo quedan en la película bajo la forma de estrías negras. Solamente un analizador de estructura Podría definirlo.. Durante la agresión, la hostilidad de los Sirkomianos que le rodeaban se acrecentó hasta el punto de haber corrido peligro de muerte.

»Contrariamente, uno de los presentes, que le protegió de la multitud, le era favorable. Dijo algunas palabras, por desgracia ininteligibles, pero el tono de voz era de llamamiento.

»Durante el paseo, el hombre que le acompañaba registró sus preguntas. La existencia de ondas de sondaje, emitidas al nivel cerebral medio, parece indicar una tentativa de registro mental. Pero ello no es seguro y, además, esas ondas estaban emitidas con una frecuencia mucho mayor. Es posible que tuvieran otra finalidad.

Reflexionaba sobre las conclusiones del analizador, bastante someras a decir verdad, cuando vibró el interfono. El servidor anunció:

- El profesor Alhena desea verle.

El profesor entró sonriente.

- Tengo una buena noticia para usted: el Coordinador me ha encargado comunicarle que quedará muy honrado al recibirle. ¿Está usted completamente repuesto?

- Completamente.

Volvió la mirada a la televisión que yo había conectado un momento antes. En la pantalla, un hombre hablaba sobre la escolaridad en Eimos de Salers.

- ¿Existe algún aparato parecido en su planeta?

- Sí.

- Aquí cada familia recibe uno. Es un regalo del Gran Consejo. ¿Y en la Tierra?

Tardé unos segundos en responder. Miraba uno de los cuadrantes del analizador. La aguja saltaba a veces hacia la derecha y oscilaba algunos segundos para volver a la graduación cero. Yo sabía lo que eso significaba: en Sirkoma - como en muchos planetas de las ocho Galaxias - se utilizaban los televisores para imponer ciertas ideas de manera inconsciente. El sistema era muy antiguo y se habían inventado también filtros de protección contra esta variedad sinuosa de la Propaganda. Me Pregunté qué idea se querría implantar en los sirkomianos, pero no me atreví a conectar el descriptor delante del profesor Alhena. Le pregunté, entretanto:

- ¿Sabe usted, profesor, que existe una Propaganda por imágenes ultrarrápidas golpeando en el nivel del subconsciente?

- Lo ignoraba - ¿Utilizan ese método en la Tierra? Me parece poco moral.

Yo observaba a Alhena. Como de ordinario, parecía sincero. ¿Por qué razones el Coordinador - o el jefe de Seguridad, más probablemente - lo había puesto a mí disposición? Alhena era un hombre formidable y sencillo cuyo natural estaba predispuesto a la admiración y la credulidad. Estaba casi convencido de que durante nuestro paseo por la ciudad - aunque se le hubiera encargado de registrar mis preguntas - no intentó engañarme - Debía de tener horror a la mentira y era probablemente un hombre de gran virtud. Su compañía me agradaba. Respondía medianamente a mis preguntas, y admiraba las costumbres de su país, pero, en realidad, desconocía las razones profundas de sus instituciones. Estaba convencido de la existencia de los fabulosos rhunqs descendientes de los perros radiactivos y de la verdad de toda la extraña mitología sirkomiana. A fin de cuentas, me dije que el jefe de Seguridad había demostrado una gran inteligencia designando a tal guía, porque así yo no podía evitar el sentir la simpatía que inspira un hombre honesto y bueno. Un compañero demasiado hábil hubiera despertado mis sospechas, le habría tendido algún lazo en el que quizá habría caído y yo guardaría resentimiento contra las autoridades de Sirkoma. Con el profesor Alhena no había que temer nada semejante.

La pantalla mostraba, mientras, el interior de una escuela recientemente construida. Apareció una clase con sus alumnos formalmente alineados detrás de sus pupitres. Eran unos treinta, que escuchaban las explicaciones del profesor. Este demostraba el teorema de las divergencias de Esmenard que había tendido el puente entre la mecánica ondulatoria y el postulado corpuscular. De vez en cuando, la varilla de metal que tenía en la mano rozaba una gran pizarra blanca sobre la que aparecían entonces, en signos y trazos luminosos, curvas y ecuaciones. Los niños se volvían a veces furtivamente hacia las cámaras de televisión. Eran iguales a cualquier otro niño de la Tierra. El profesor me dijo:

- Este centro escolar está destinado a los niños de más de doce años que han terminado su primera formación. Comprende su enseñanza hasta los dieciséis años. Escogemos después a los más aptos para darles una formación más completa, y aquellos que manifiestan una verdadera vocación científica, por ejemplo, les toma por su cuenta el Colegio de la Materia. Al fin de sus estudios visten ese ropaje irradiante que tanto le ha sorprendido. En cuanto a los sujetos corrientes, son orientados hacia el trabajo que más se adapta a sus aptitudes. Me imagino que su sistema de enseñanza diferirá poco del nuestro.

- Sí. En realidad no tenemos escuelas de este tipo. En los planetas del Primer Circulo es durante el sueño del niño, y esto desde su primer año, cuando le aportamos los conocimientos. Cada noche, los padres conectan en su habitación una especie de instructor que funciona de dos a cuatro.

- ¿Recuerdan los niños estas enseñanzas?

- Una gran parte de ellos, sí... A la hora de acostarse se les hace tomar productos químicos que favorecen la memoria y fijan las nociones enseñadas durante la noche. Esto nos permite ir más aprisa. Lo que este profesor enseña a vuestros alumnos de quince años nosotros lo enseñamos a nuestros niños de cuatro.

- ¿La enseñanza queda, pues, confiada a los padres?

- Hasta la edad de nueve años. Entonces los niños asisten a los Centros Educativos, donde, bajo la vigilancia de profesores, ponen en práctica las ideas adquiridas inconscientemente. Estos Centros son, en realidad, nuestras escuelas, que tienden más a organizar los conocimientos y a formar los caracteres, que a aumentar el saber. Debemos preparar al niño para los problemas particulares que nacen de la propia existencia de la Confederación. Por ejemplo, uno de nuestros mayores cuidados es despojar a nuestros jóvenes de sus repulsiones, temores y reacciones instintivas de seres humanos, frente a los habitantes de otros planetas. Educarles para que sepan admitir, por ejemplo, que entre los cythinianos el acto de la procreación sea hecho en público, para afrontar sin náuseas a los seres pensadores de Gathul cuyo aspecto provoca el vómito, a aceptar también mundos ilógicos, como el de Nhorst donde un hombre no se casa nunca con la mujer hacia la que se siente atraído, sino con la que le desagrada más, lo que se justifica porque en Nhorst los descendientes de un matrimonio que se ama acusan invariablemente una degeneración de la sensibilidad que llega a la locura.

»Nuestros niños deben saber, también, que en Thomigarterix no pueden comer al estilo de la Tierra delante de sus habitantes sin hacerles correr un peligro de muerte, por rotura de sus centros emotivos. Les enseñamos a no asustarse al ver a los seres de Keoge engolfarse en el cuerpo humano para sacar de ello un placer según parece exquisito. No pueden, se dice, resistir a esta tentación. Es una costumbre sin peligro y muy benéfica por otra parte, ya que no hay nadie más hábil que los keogianos para volver a poner en perfecto estado los órganos que funcionan mal.

Sonreí ante el estupor del profesor que no había podido evitar un estremecimiento al evocar las costumbres de los keogianos.

-. . Existen los triphs, a los que puede matar la vibración de la voz humana. Hay que tener cuidado, porque de lo contrario quedan enfermos para el resto de su vida. Ahora bien, los triphs, para los que somos invisibles - lo que no es recíproco - nos prestan grandes servicios. Ellos no viven con exactitud cada momento determinado, sino que pueden deslizarse dentro de una escala de tiempo de varias horas terrestres, de manera que nos resultan muy útiles para predecir a corto plazo el porvenir. Su colaboración nos ha permitido evitar gran número de equivocaciones y falsas maniobras... Y existen los seborianos, que pueden llevar adelante simultáneamente cientos de actos mentales diversos en distintos planos de su singular espíritu, igual que nuestras máquinas electrónicas. Un seboriano está en contacto permanente con sus semejantes, de manera que lo que se hace con uno de ellos es conocido inmediatamente por todos los demás. Esto puede acarrear cuestiones muy delicadas, como usted puede comprender; por ejemplo, cuando los hombres de la Tierra se casan con mujeres seborianas, que son extraordinariamente atractivas.

»Pero volviendo a los niños de los planetas del Primer Círculo: procuramos ante todo adaptados a ese mundo lleno de peligros en el que tienen que vivir. Queremos que sepan que no existen los monstruos, sino seres de una variedad infinita con los cuales deben entenderse y cooperar. Hacia los catorce años, cuando ya han adquirido esta formación, insertamos los sentidos y órganos que necesitarán para su actividad futura en otros planetas, a los que prefieren abandonar la Tierra, pero esto es secundario...

- ¿Cómo es posible que injerten ustedes sentidos y órganos nuevos?

- Imagínese que sea usted enviado a vivir a Turimii. Es un enorme planeta de la Cuarta Galaxia, enteramente cubierto por las aguas. Está habitado por seres inteligentes cuya civilización se remonta a más de cuatrocientos mil años. Pero viven en el agua y parecen marsoplas porque, además, su color natural es amarillo limón. Mantenemos excelentes relaciones con los turimianos. Desgraciadamente para nosotros, su civilización es puramente acuática, y necesitamos proveer a los humanos que enviamos allá de un sistema respiratorio que les permite vivir en el agua. Les injertamos branquias y modificamos su aparato circulatorio y digestivo.

El profesor movió la cabeza con espanto. Yo le dije, riendo:

- ¿Esto le sorprende? Vea lo que ocurre cuando se ha decidido vivir separado de los otros planetas. Las galaxias no se parecen a Sirkoma, hay una gran diferencia y usted parece haberlo olvidado. ¿Qué haría sí una astronave de longanerianos desembarcase en vuestro suelo? Ellos tomarían gran empeño en matarle, por pura gentileza además, ciertos de prestarle un inestimable servicio porque ese pueblo de los Ultimos Límites, que conocemos todavía bastante mal, está convencido de que necesita morir dos veces para llegar a la verdadera vida. A ellos les ocurre de este modo: no alcanzan la edad adulta hasta después de su duodécima muerte. Se comprende, pues, que sólo sueñen en metamorfosis. ¿Qué haría frente a ellos si no sabe, cosa que aprenden nuestros niños desde los tres años, trazar en el aire los signos que indican que habéis alcanzado vuestra forma definitiva y no necesitáis morir de nuevo para ser felices...?

- Sin duda. Pero desde hace siglos, ningún pueblo se aventura a llegar hasta Sirkoma. Vivimos aparte de los otros mundos. Antaño, según parece, íbamos nosotros de estrella en estrella, nuestro pueblo era uno de los grandes pueblos del universo. Pero sólo conseguimos la guerra, la destrucción y la matanza de nuestra raza.

Miré hacia la pantalla del televisor, que mostraba el interior de una fábrica. A pesar de los comentarios del locutor, no comprendía claramente lo que se fabricaba y cuál podía ser el uso de lo que me pareció una especie de ajustadores de hilo metálico, erizados irregularmente de puntas cortas y finas. El locutor afirmaba que aquellos «rovoks», que se proporcionarían a la población inmediatamente, a un precio muy módico, eran mucho más eficaces que los que estaban en uso. El profesor me explicó:

- Son los cilicios de mortificación. Todos están obligados a llevarlo un día por mes.

Desabrochando su chaqueta de uniforme, me enseñó una especie de cota de malla. Era más primitivo y rudo que el visto en la pantalla. Tocó con el dedo las puntas agudas que penetraban en la carne y habían dejado pequeñas heridas rosadas.

- Es un cilicio con veinte espinas. La gente del pueblo lo lleva de cuatro o de seis. Por mi rango debo llevar el mío cinco días al mes, mi jefe siete días, y los hombres-fuerza no se lo quitan nunca...

¿Ni durante el sueño?

- No. A lo largo de los combates que sostenemos contra los rhunqs desde hace siglos, hemos aprendido que la única arma eficaz es la del espíritu, puesto que son casi invulnerables a las armas materiales. Hemos necesitado, pues, endurecernos, educarnos sin descanso, y ¿qué más eficaz para alcanzarlo que el sufrimiento libremente consentido?.., A nuestros niños les entrenamos a llevar estos cilicios algunas horas al año. Desde el principio aprenden que es el espíritu lo que importa y no el cuerpo, y que el sufrimiento, la meditación, así como el verdadero amor y las virtudes que le son inseparables, son los únicos que le darán la fuerza suficiente para vencer a nuestro eterno enemigo. De este modo, cada hombre debe progresar hacia la perfección y poner toda su parte por alcanzar un nivel espiritual cuanto más alto, mejor.

- El ideal son los hombres-fuerza, me imagino.

- En cierto modo. Le he explicado que pertenecen a una casta muy singular, formada desde la infancia, y que su educación se efectúa por medios que no se emplean nunca para el pueblo en general. El camino a seguir es muy difícil las virtudes que se les exigen son tan altas que muchos mueren o abandonan antes de las últimas pruebas.

Deben someterse á una perfecta continencia, no comen nunca y son alimentados por inyecciones, intravenosas, no deben dormir más que tres horas cada noche y entregarse cuatro veces al día a las máquinas quebrantadoras del cuerpo, lo que no está permitido al pueblo sin una autorización especial. Añada a esto la soledad en las celdas sin luz, hechas para ellos a mil metros bajo la ciudad, y comprenderá que, a cambio, pueden poseer ese gran poder que ellos ponen al servicio de Sirkoma.

- Por lo que dice, se trata de una especie de santos como los que existieron en la Era Primaria, o mejor, de faquires. No quiero ofenderle, pero me inclino más por lo de faquires, sobre todo después de la aventura que me ocurrió esta mañana. Aparte del combate espiritual que dirigen contra los rhunqs, ¿qué otras funciones tienen los hombres-fuerza?

- Son ellos quienes aconsejan al Coordinador en las circunstancias difíciles, y al comienzo del año sirkomiano fijan para cada categoría social la cuota de nobleza. Son también los que juzgan las penas que se deben infligir a los delincuentes. Durante nuestro paseo, quizá se ha fijado en que ciertos ciudadanos llevaban vestidos que iban del malva muy pálido al violeta: son los que han sido objeto de alguna condena. Cuanto más grave es la falta, más oscuro es el tono violeta de su vestido.

- El castigo parece ligero. ¿No hay, pues. prisión en Sirkoma, ni Centro de Reeducación o Remodelaje de la Personalidad, para los delincuentes?

- No. Los delincuentes quedan en libertad y sólo el color de su vestido los señala al desprecio público. En caso de reincidencia, y si la falta es grave, son expulsados de la ciudad.

- Creí que se les enviaba a combatir a los rhunqs...

- Sería un contrasentido. Sólo los que han respetado las normas de elevación pueden participar en el combate.

- ¿Son voluntarios?

- Algunos de ellos. Los otros son designados por los hombres-fuerza, que escogen evidentemente los de mayor vitalidad.

- Creí que los combates eran sangrientos y la proporción de víctimas entre esos hombres jóvenes - ya que los que vi parecían muy jóvenes -, elevada...

- Muy elevada, en efecto. Pocos combatientes consiguen regresar. Sabemos, y lo lamentamos, que los mejores, los más ardientes, no vuelven... Los rhunqs saben escoger sus víctimas. Pero es un sacrificio necesario para la supervivencia de la ciudad y su progreso, para que, a cada generación, podamos conquistar nuevas tierras al imperio de los rhunqs...

Observé al profesor. Hablaba con fervor y no podía dudarse de su sinceridad.

- Y si le dijera, profesor, que no creo en la existencia de los rhunqs, o, por lo menos, tal como se los representa el pueblo...

Alhena no pareció sorprendido.

- Algunos sirkomianos han pensado así, yo el primero, pero un día las circunstancias les han puesto frente a los monstruos, y entonces...

Hizo un gesto, se pasó la mano por la cara y no terminó. Yo callaba. Repentinamente dijo, con voz que continuaba siendo sincera:

- Los hombres de su mundo parecen poseer fabulosos poderes. Libradnos de los rhunqs, y aceptáremos ser vuestros servidores hasta la centésima generación. Yo tenía dos hijos, educados con todos mis medios. Fueron designados para ir a luchar...

Se volvió hacia el televisor que mostraba, entonces, mucha gente en una gran sala con las paredes decoradas con frescos móviles.

- Son las reuniones para la meditación de la tarde. Ese es el Gran Hogar. En cada barrio de la ciudad hay uno parecido.

Frente a un hombre-fuerza inmóvil, vestido con la curiosa túnica negra rayada de bandas amarillas, la muchedumbre recogida hacía pensar en aquellos pueblos que adoran a uno o varios dioses, pueblos que existen todavía en las Ocho Galaxias. Pero si había comprendido bien las explicaciones del profesor, no se adoraba allí a un dios, se contabilizaban simplemente las buenas y malas acciones y se convencía. El hombre-fuerza daba el balance de la batalla librada durante la noche. Una decena de combatientes había muerto. A medida que los nombraba, sus padres avanzaban para recibir una especie de insignia en metal brillante que se prendían sobre el pecho.

- La ciudad honra a los que han perdido a su hijo o esposo...

Yo miraba a la gente, que hablaba en voz baja. Algunos de ellos vestían ropas malvas o violáceas, y una mujer, completamente violetas.

El hombre-fuerza daba los nombres de los escogidos para los combates de la noche venidera. Cuando terminó, vi como la mayor parte de los asistentes al acto mostraban alivio. Una mujer, cuyo hijo había sido probablemente designado, lloraba y gritaba. Otras dos mujeres la llevaron consigo.

El hombre-fuerza desapareció. Estalló una música violenta que se suavizaba progresivamente y las gentes se metieron uno a uno entre dos rampas de piedra que se hundían en el suelo de la sala.

- ¿Dónde van?

- Deben atravesar los Cuatro Lugares. Los que han cometido faltas van a purificarse y los que han descubierto faltas graves en otros, a decirlo.

- ¿En público?

- No exactamente. A cada lado de las rampas hay unas rejas ante las que uno puede hablar. Todo lo que se revela entonces se difunde a los asistentes por un altavoz.

- En los planetas del Primer Círculo se llama a eso delación...

- No podemos exponernos a debilitar la norma de la ciudad, es decir, a atraer los ataques redoblados de los rhunqs, por culpa de algunos.

- Yo creía que el Coordinador respetaba la libertad de los ciudadanos.

- Se trata, en este caso, del bien común. No olvide que estamos a merced de los monstruos.

Comprendí que en Eimos de Salers sabían jugar con las palabras y que los sirkomianos no tenían nada que envidiar a los ciudadanos del Primer Círculo.

- ¿No lo aprovechan algunos para calumniar o mentir?

- Es raro, ya que para esa falta hay un castigo terrible: la expulsión de la ciudad.

El televisor cambió de campo, dando una vista aérea de la ciudad. Se oía un canto que hablaba de Sirkoma y de su lucha sin fin contra los rhunqs.

Una plaza donde remolineaban los kevios apareció en la pantalla. El televisor mostró, a continuación, una sala iluminada por altas ventanas estrechas donde la gente, con la cara levantada y sentada en bancos de piedra, parecía atender. Se abrió una puerta al fondo de la sala. Entraron seis personas, cinco hombres y una mujer. Subieron los tres escalones que llevaban a una gran plataforma blanca y permanecieron allí, de pie. Un hombre-fuerza, que parecía muy mayor, entró por una puerta lateral. Se detuvo frente a los espectadores.

Los acusados serán abandonados mañana, al nacer el día, en la puerta norte de la ciudad. Les serán entregadas las provisiones y armas habituales. Sólo Yasme Sar ha sido absuelto, por comprobarse que le habían arrastrado contra su gusto los inculpados, sin tener él idea exacta de las razones de su culto. Vestirá del violeta al blanco durante tres estaciones.

La gente voceó con violencia. La cámara encuadró el rostro de los seis condenados. No parecían atemorizados por la pena que les esperaba, e incluso la mujer sonrió irónicamente a uno de los hombres y le deslizó algunas palabras al oído.

- ¿Qué han hecho?

- Son los adoradores de los rhunqs. Es el final de un proceso que ha durado tres meses. El presidente del Consejo de los Cuarenta ha dictado la sentencia. - Alhena añadió indignado -: Parece contranatural adorar y rendir culto a los mismos que originan nuestros males y, sin embargo, todos los años el Consejo de los Cuarenta debe juzgar varios casos semejantes.

El hombre-fuerza se había vuelto hacia los condenados. Ellos le miraron con insolencia. No parecía furioso ni siquiera indignado. Una expresión preocupada cruzó sus cansados rasgos al dirigirse a los prisioneros.

El profesor suspiró.

- El presidente Omesq parece más abrumado que de costumbre. Ha hecho todo lo posible para impedir ese culto diabólico, pero cada año se descubren nuevos adeptos. ¿Hay también cultos monstruosos en su planeta?

- No. Pero en la Cuarta Galaxia hay seres que adoran al rayo.

Yo pensaba en la sonrisa irónica de la joven al inclinarse hacia uno de sus compañeros.

- ¿No ha ocurrido nunca que algunos habitantes de Eimos de Salers hayan podido salir de la ciudad?

- ¿Con qué finalidad?

- ¿Nunca ha huido nadie de la ciudad?

- ¿Para caer entre las garras de los rhunqs? Sería una locura.

- ¿No hay desapariciones en Eimos de Salers?

- Sí. Varias docenas al año.

- Y estoy seguro de que no se encuentra jamás a los desaparecidos.

Alhena titubeó.

- Exactamente. Pero ¿por qué me pregunta eso?

Sonreí al profesor. Era demasiado ingenuo. ¿Qué significado habría dado él a la sonrisa irónica de la mujer y el rostro desalentado del viejo presidente del Consejo de los Cuarenta?

Yo observaba la gente que se esparcía lentamente por la plaza. Hablaban con animación. Era casi de noche. Miraba a los hombres y mujeres que pasaban ante las cámaras y reflexionaba sobre las extrañas costumbres de los sirkomianos y las contradicciones de una civilización en la que la tiranía más extrema no incluía a la más curiosa tolerancia.

Pregunté al profesor, que estaba sumido en una triste meditación:

- Así, en Sirkoma, cuanto más baja es la clase social de un hombre, más lujoso y confortable es el vestido de una mujer.

- Y ocurre lo mismo con las casas y su comodidad interior. Yo, por ejemplo, que tengo señalada una cuota de 140, no puedo disfrutar las cosas agradables que están permitidas a un obrero o a un ciudadano cuya cuota es de 110 ó 105. Por igual razón, no puedo vestir confortablemente, ni disfrutar de los placeres que les están permitidos a los de más baja clase social. Llevo, además, un cilicio de maceración con mayor número de puntas...

- Esto parecería rarísimo en nuestro planeta.

- Es lógico, sin embargo. Cuanto más importante es nuestro cometido, más debemos mostrar que somos dignos y sufrir para merecerlo. Todo se compensa. La túnica de penitencia del obrero es menos ruda que la de su jefe, su comida es más delicada, su casa más bonita y confortable, sus descansos más largos. Pero él sabe que su papel es menor y que si no hubiera otro hombre que los de su nivel, perecería pronto a manos de los rhunqs.

- ¿De dónde proviene el respeto que le demuestran a usted y a los sorprendentes hombres-fuerza?

- ¿No es acaso un sentimiento natural?

Cerré el televisor. Me pregunté si el profesor habría pensado alguna vez en los peligros que nacen inevitablemente del orgullo y del deseo de poder. Estaba seguro de que si le interrogaba sobre este punto me hablaría en seguida de la santidad. El presidente Omesq era, tal vez, un hombre santo, pero el hombre-fuerza que me había atacado en la avenida no lo era.

El profesor continuaba exponiéndome las consecuencias que se deducían de la diferencia en las normas.

El principio se extiende hasta los delitos. Un comerciante que fuera negligente en llevar su cilicio, sería menos castigado que yo por la misma falta, por ejemplo. Todo lo más se le subirá la cuota en diez o quince unidades' mientras que yo me arriesgo a la túnica violeta durante dos estaciones. La ley es mucho más severa, todavía, para los hombres-fuerza. El pasado año uno de ellos se acuso de abuso de autoridad por haber condenado a la túnica malva a una joven culpable de simple ligereza y coquetería. Fue expulsado de la ciudad...

- ¿Fue él mismo quien se acusó e impuso el castigo?

- ¿Quién hubiera podido hacerlo en su lugar? Solamente el Coordinador, pero en más de un siglo no ha ocurrido sino una vez, cuando la Gran Conspiración, a la que puso fin el suicidio de cuarenta y seis hombres-fuerza, que se dejaron matar por los rhunqs sin combatir. Supongo que las leyes de los planetas del Primer Círculo son totalmente diferentes a las nuestras.

- Totalmente. Me imagino que con semejante sistema no habrá ni hombres muy ricos, ni verdaderos pobres.

- Ricos hay algunos, pero su suerte no es envidiable. ¿Sabe lo que se dice aquí?: «Vale más una larga enfermedad que una gran fortuna». Tenemos también un refrán: «Marido rico, viuda joven» y todo ello es pura lógica. Un hombre rico es responsable en la medida de su fortuna, ya que tiene un papel importante en la comunidad. Supongamos que a cien mil «leiros», nuestra moneda, corresponde una cuota de 210. Un hombre rico no puede disfrutar de su fortuna con una norma tan elevada y, al mismo tiempo, tiene todas las tentaciones. No es sorprendente que termine por caer y, como sus faltas son castigadas también en relación con su cuota, pronto corre el riesgo de ser desterrado, es decir, de morir. ¿Comprende usted ahora nuestros refranes, y que en Sirkoma se tema casi igual a la riqueza que a los rhunqs?

El profesor se interrumpió.

- Creo que es hora de ir a ver al Coordinador.

- ¿Me espera un momento, por favor?

IV

Pasé a la habitación vecina, donde me vestí el uniforme de embajador de la Confederación. Me abroché el cinturón protector que, en caso de peligro, me inmunizaba contra todo ataque hecho con las armas clásicas, aislándome tras su barrera repulsiva. Después de la agresión del hombre-fuerza, me había vuelto desconfiado, tanto que me sujeté en el brazo derecho un investigador de corto alcance.

Me reuní con Alhena. Al verme, una chanza ligera pasó por sus ojos.

- ¿No teme que con este magnífico uniforme le tome el Coordinador por un hombre de clase baja?

Sonriendo, añadió en seguida:

- Bromeaba. El Coordinador sabe, seguramente, que entre ustedes, a la inversa de la costumbre sirkomiana, la magnificencia del vestido va a la par con la importancia del cargo.

Entramos en el ascensor, que comenzó a subir con la terrible rapidez de los ascensores de Sirkoma. Alhena no parecía incómodo. Señaló el rayo violeta que me cruzaba la guerrera desde el hombro izquierdo.

- ¿Es el emblema de la Confederación?

- No, es el de los Grandes Exploradores de la Primera Galaxia.

- El rayo no ha sido nunca un emblema de paz.

La cara de Alhena se había entristecido. No supe qué responderle. En Sirkoma, la agresividad, la guerra y los emblemas de poder eran despreciados. Todo lo contrario que en los planetas del Primero y Segundo Círculo. ¿Pasaba un solo día sin que alguno de los veintitrés mil planetas de la Confederación cediese al deseo de riqueza o poder? Los conflictos estallaban, se extendían a toda una galaxia: los extra-humanos de los Grandes Planetas reemprendían su viejo sueño de dominio. Por respeto a la libertad y también a la gran ley evolutiva, la guerra formaba parte de nuestras instituciones; era el contrapeso inevitable. Pues ¿cómo responder a la fuerza y a la violencia, sino con una fuerza y una violencia superior? Grumbarth no se ilusionaba. Nos decía:

- Sois los perros guardianes de las Ocho Galaxias. El rayo llama al rayo. Sé que es una tarea decepcionante, siempre recomenzada. Vosotros decís, como yo, que podríamos imponer la paz a los veintitrés mil planetas, pero hemos aprendido que a partir de un cierto nivel de la evolución la paz es señal de decadencia. Ese nivel es el nuestro. Además, están los Espacios Exteriores y sus amenazas. Que los planetas sean libres, que sean castigados, que lleguen a perecer por sus apetitos y su locura de poder. Vale más eso que la caída y la servidumbre.

Tal era la orgullosa doctrina de la Confederación y yo había prestado juramento de defenderla; pero hoy, ante la cara entristecida del profesor Alhena, no estaba completamente seguro de que fuera la única buena y de que la guerra fuera un mal menor.

El ascensor amortiguó la marcha y se inmovilizó; a continuación, volvió a partir, pero no hacia lo alto, sino horizontalmente. Cuando se detuvo. y antes de abrir la puerta, el profesor Alhena dijo:

- El Coordinador dirige nuestro pueblo desde hace diecisiete años. Bajo su guía, Sirkoma no ha cesado de progresar.

- Me alegro, pero ¿por qué me dice usted esto?

- Pensaba en su misión. Estoy seguro de que, al igual que usted, nuestro Coordinador quiere el bien de los hombres. Pero nuestras costumbres son tan diferentes que quizá él ha escogido otro camino distinto del suyo.

Yo debía de tener una expresión sorprendida, interrogativa incluso, al no comprender lo que el profesor pretendía decirme, porque prosiguió, mientras su frente enrojecía:

- Quiero solamente decirle que importa poco el camino escogido si el término es la felicidad.

- Estoy convencido de ello.

El profesor abrió la puerta del ascensor y después, otra, que daba a una amplia sala circular. La puerta se cerró iras de mí. Examiné la sala que me pareció la cúpula de uno de los edificios más elevados de la ciudad. Grandes vidrieras curvas la cubrían hasta la cima, formada por una pieza hexagonal de vidrio rojizo.

Desde el extremo de la sala, un hombre vino a mi encuentro. Parecía tener unos sesenta años.

- Encantado de saludarle. Siento que mi estado de salud no me permitiera hacerlo antes.

Me sonrió. Miré su rostro delgado de pómulos salientes, sus vestidos de tejido burdo, hecho de fibras vegetales, sus fuertes manos descarnadas. Los ojos, muy claros, desprendían la misma violencia que los del otro hombre-fuerza. No era el ermitaño todo paz y serenidad que esperaba encontrar - influido, quizá, por las palabras del profesor -, sino un hombre inquieto y atormentado.

Me indicó un asiento, sentándose él frente a mí. Observé la sala en rotonda. Su austeridad me sorprendió. A excepción de algunas sillas y una larga mesa de piedra en plano inclinado, estaba vacía.

- El jefe de la Protección me ha informado del objeto de su visita... Como era su deseo, se le ha dado libertad de movimientos y espero que haya podido convencerse de que nuestra línea evolutiva, aunque difiera de la de ustedes, no contiene ninguna amenaza contra la Confederación... A decir verdad, como el profesor Alhena ciertamente le habrá explicado, desde hace nueve siglos no sabemos en qué dirección se han orientado ustedes. En cuanto a nosotros, hemos hecho todo lo posible para que el pueblo fuera feliz.

No contesté. Estaba intrigado por la actitud del Coordinador. Frotaba sus manos fuertes, sostenía mi mirada, para evitarla en seguida, y mostraba, en suma, todas las señales de un gran nerviosismo. Por otra parte, me hablaba sin ninguna convicción, como si pensara, al mismo tiempo, en otras cuestiones que nada tenían que ver con nuestra charla. Era la más extraña acogida que había recibido nunca por parte de un jefe de Estado.

Durante todo el tiempo que permanezca entre nosotros, será bien acogido. Si puedo contestar a sus preguntas...

- Se lo agradezco. Quisiera, en efecto, hacerle algunas; pero, antes, debo informarle de los diferentes objetos de mi presencia aquí. El jefe de Protección le habrá dicho, seguramente, que nos preocupa la suerte corrida por uno de nuestros navíos de gran línea, llamado «Kapa de Semei», que desapareció hace cosa de un año en las proximidades de Sirkoma...

Y han supuesto que somos responsables de esta desaparición.

La franqueza de sus palabras me sorprendió. No se podía ir más directamente al fin, ni traducir de un modo más claro la opinión de Grumbarth.

Pensamos tan sólo, que podrían tener algún dato: haber recibido la llamada de socorro de «Kapa de Semeis»...

- Desgraciadamente, no estamos equipados para recibir mensajes de ese género. Sabrá usted ya que desde hace nueve siglos no hemos hecho tentativa alguna para tomar contacto con los mundos vecinos...

«Capa de Semeis» habría podido naufragar sobre su planeta.

- No salimos de Eimos de Salers. Pero durante su estancia, tiene toda libertad para buscarlo sobre el planeta. Si lo desea, pondremos también a su disposición los medios que poseemos... Tenemos helicópteros y algunos aviones...

Le di las gracias. Era inútil continuar la encuesta sobre la desaparición de «Kapa de Semeis». No era en Sirkoma, en efecto, donde sabría lo ocurrido. ¿Cómo una civilización que ignoraba hasta el vuelo interplanetario podía hacer desaparecer un gigantesco crucero capaz de tener en jaque a todas las flotas de un planeta de segunda magnitud?

Era nuevamente entre los seres-dobles donde hacia falta investigar y me imaginaba ya la inquietud de Grumbarth cuando supiera que habían hecho irrupción hasta en esta provincia de la Octava Galaxia. Estas reflexiones me llevaron al segundo objeto de mi misión, el más importante.

El Coordinador pasó la mano por su rostro delgado. Me quedé sorprendido por la expresión con que me miraba. No mostraba ninguna hostilidad, sino, al contrario, una especie de benevolencia compasiva, que, lo confieso, me irritó. Decididamente, no estaba habituado a este género de acogida. Quizá por eso dije con cierta brusquedad.

- Llego ahora al segundo objeto de mi misión. No le hablé de él a vuestro jefe de la Protección. Es el principal motivo de mi presencia aquí.

A medida que hablaba, me sentía tan embarazado, que no me atrevía a ir derecho al asunto. El Coordinador esperaba.

- La Confederación desea instalar en Sirkoma una avanzada para el estudio de los Mundos Exteriores.

De hecho, Grumbarth había hablado de una base de partida para los grandes cruceros de la Duodécima Flota. Para un planeta del Primer Círculo, fue esto un gran desastre. Probablemente recordaban bien allí a los cruceros de combate: el menor arranque de esos gigantes del espacio, que despegaban en vertical, desencadenaba terribles tempestades, cuando no grandes marejadas. Sin contar a las tripulaciones, rendidas hasta casi el desequilibrio por las largas permanencias en el subespacio, y que se conducían como soldadesca con la población cuando se les daban sus cuatro días mensuales de permiso.

El Coordinador se levantó, e hizo un movimiento con la cabeza.

- No podemos acceder.

Yo estaba a punto de darle la razón.

- Sirkoma es un pueblo soberano...

Hablaba sin cólera y tuve que hacer un esfuerzo para defender el punto de vista de la Confederación.

- Sí, pero su soberanía está limitada por el interés común de los planetas de la Confederación. Le recuerdo que se trata de una de las cláusulas del Estatuto de Independencia firmado en 286. Ahora, el interés común exige la instalación de esta avanzada. Desde hace algunos años, seres no humanos, de los que no hemos llegado por lo demás a determinar ni la naturaleza ni las intenciones, hacen pesar una amenaza sobre las Ocho Galaxias. Esta amenaza es quizá ilusoria, porque nada sabemos a ciencia cierta de estos seres, a los que hemos llamado seres-dobles. Sirkoma es uno de los pocos planetas de la Octava Galaxia con atmósfera y gravedad terrestres y, por otra parte, está en el extremo límite con los Mundos Exteriores. Tenemos, pues, necesidad de su cooperación para identificar, y llegado el caso, combatir, a los seres-dobles.

Añadí, tan embarazado estaba por la mirada del Coordinador:

- No les molestaremos. No ocuparemos sino una ínfima fracción de territorio.

Acababa de mentir. No había obrado con rectitud y los imperativos de la Confederación, de los que estaba tan penetrado, me parecían en aquel momento bastante despreciables.

El Coordinador, que no cesaba de mirarme, observó:

- Usted no recuerda a los rhunqs...

- Les libraremos de ellos. Me propongo por otra parte, pedir a la Confederación que tome medidas para destruir esos monstruos. No pueden continuar viviendo bajo su amenaza.

- Los rhunqs no son sensibles a nuestras armas, aun las más modernas.

El Coordinador había hablado con una convicción tan profunda que mi certeza titubeó. Si él estaba en la verdad, ¿qué podríamos hacer, en efecto?

- ¿Cree usted que no poseemos nosotros armas poderosas? No son de ningún efecto. Hace cerca de nueve siglos que combatimos a los rhunqs. Hemos aprendido a conocerlos y puedo decirle que jamás la raza humana afrontó un enemigo semejante. Si instalarais avanzadas, serían destruidas en una noche. ¿Por qué nos hemos encerrado en Eimos de Salers? Recuerde que antaño los sabios de Sirkoma se contaban entre los primeros de las Ocho Galaxias y que si su acción en nuestro planeta ha quedado reducida, no han desmerecido, sin embargo...

Estaba en lo cierto. El estado de la técnica en Sirkoma era lo suficientemente desarrollado como para fabricar armas. Si no las usaban contra los rhunqs tendrían buenas razones para ello.

El Coordinador, apaciguado su nerviosismo, parecía un hombre viejo, un poco cansado y muy cuerdo.

- Diga a sus jefes que la evolución que hemos seguido, aunque diferente de la suya no supone inquietud para la Confederación y sus leyes. Sencillamente, hemos cedido el paso al espíritu. Conocemos los límites del progreso que proviene de una comodidad siempre creciente, y sin volverle la espalda, lo hemos relegado a lugar accesorio, para volvernos hacia el individuo, su equilibrio y su perfeccionamiento interior.

Se aproximó a la gran vidriera curva, desde donde se contemplaba la ciudad. Desde lo alto, con sus parques verdes, sus casas luminosas de techos azules y amarillos, su ancho cinturón de huertos, bajo el sol de Sirkoma, era la imagen de una felicidad tranquila que convertía en algo de poco valor nuestras grandes ciudades terrenas, su tumulto y su frenesí.

- Estoy seguro de que hay pocas ciudades en las Ocho Galaxias más felices que Eimos de Salers...

- Es cierto.

Me sentía convencido de que Grumbarth iba por camino equivocado. El destino de los humanos no era el de luchar, el de ir siempre más lejos, el de conquistar y anexionar...

- Me agradará que permanezca todavía algún tiempo entre nosotros.

- Creo que marcharé mañana.

El Coordinador hizo un gesto de pesar. Contemplaba la ciudad y al mirarle me invadía un sentimiento cercano a la vergüenza.

«¿Cómo pude venir aquí en plan inquisidor y exigir, como el enviado de un dueño brutal?», pensé. Me molestaba el cinismo, de Grumbarth y sentía menosprecio por él.

- Otros planetas acogerán vuestras avanzadas. Nosotros os tendremos al corriente de todo lo que averigüemos sobre esos seres-dobles que os preocupan, y, si es necesario, los combatiremos a vuestro lado....-. Con nuestras armas, claro está. Aunque quizás sean insensibles a ellas. El Coordinador me acompañó hasta la puerta del ascensor. Antes de que pidiera permiso para marcharme, me habló aún de Sirkoma y de la felicidad de su pueblo. Yo asentía. Me sonrió, tendiéndome la mano, me deseó un buen retorno a la Tierra y me marché llevándome el recuerdo de un hombre de deslumbrante sabiduría. ¿A qué íbamos a mezclarnos en los acontecimientos de Sirkoma? Este planeta, dominado por el espíritu y la búsqueda de una perfección interior, no necesitaba nuestras lecciones. Eramos nosotros los que teníamos que aprender de ellos. Se lo diría a Grumbarth y también, que sería mejor abandonar nuestra conquista y nuestra explotación desenfrenada de la materia y del mundo para sustituirlas por la búsqueda de la virtud - ¿por qué no? - y el enriquecimiento espiritual. Quizá obtendríamos entonces, por la simple persuasión, lo que tanto nos costaba por la fuerza.

De vuelta al apartamento, continuaba meditando sobre el destino de Sirkoma y su maravillosa manera de avanzar. No tenía nada que hacer por el momento, sobre este planeta privilegiado. ¿Para qué esperar a mañana? Me marcharía esta noche puesto que mi misión estaba terminada. Ahora me quedaba convencer a Grumbarth. Me encargaría de ello. Se avendría pronto a mis razones. Quedaba lo de «Kapa de Semeis», el crucero desaparecido. Pero ¿cuántas aeronaves desaparecen cada año?. El espacio estaba sembrado de peligros, de enormes fuerzas opuestas, capaces de estrujarlas como un comino. Grumbarth lo sabía. ¿Y quién nos impedía instalar en otra parte las avanzadas contra los seres-dobles? No faltaban planetas al borde de la Octava Galaxia. Que por lo menos Sirkoma y su milagroso acierto quedaran preservados si estallaba un conflicto.

Me dirigí hacia la sala de baño apretando mis sienes doloridas. La larga conversación con el Coordinador me había agotado. Desabroché la guerrera. Solté el cinturón de defensa y el brazalete del investigador sujeto a mi brazo. Sonreí maquinalmente. ¿Por qué me había preparado así para visitar al Coordinador?

Retiré el investigador. Sobre el antebrazo, en el lugar ocupado por el aparato, tenía una franja rojo oscuro de cuatro centímetros de ancho, que parecía un brazalete. La contemplé con asombro, pasando mis dedos sobre la piel casi negra. No estaba dolorida. ¿Por qué esta herida, pues parecía una herida? Observaba los dos pequeños cuadrantes del investigador. Su aguja estaba fija en la graduación máxima.

Volví a la habitación. Las imágenes hervían en mi cabeza, cada vez más dolorida. Intenté, sin resultado, coordinar ideas. Fui hasta la terraza, respiré ávidamente el aire fresco. Ante mis ojos, la ciudad oscilaba, desvaída como un espejismo, igual que las falsas visiones que se tienen en Bartisara, donde la materia parece pasar del estado sólido al pastoso, para volver a su primitivo estado, en algunos segundos. Me llevé la mano a la cara y la retiré cubierta de sudor.

Di media vuelta, estudiándome interiormente. El investigador estaba sobre la cama. ¿Qué hacía allí? Cerré los ojos mientras en mi cabeza el dolor lanzaba agudas punzadas a pequeños intervalos.

Titubeé un rato, antes de dirigirme a la cama. Me preguntaba:

- ¿Qué quieres hacer? ¿Para qué estos movimientos? Quédate donde estás...

Cogí el analizador. En este momento supe lo que debía hacer, para qué estaba allí con el aparato entre mis dedos crispados. Era preciso meter las bandas en el analizador. Pero no lo hice y me dejé caer sobre la cama, en la que me estiré, apretando el investigador entre mis dedos. Con el ánimo a la deriva intentaba sin eficacia enlazar ideas. Pasaban y huían al instante, como ágiles peces en un agua negra. Las imágenes estallaban y se desvanecían. La cara del Coordinador se me apareció, su cara que irradiaba prudencia y bondad podía tocarla con la mano, pero no podía realizar el esfuerzo de tender el brazo; después fue la de Grumbarth, con su sonrisa sarcástica; los rhunqs, que no eran completamente los rhunqs y se parecían a los protasaurios carnívoros de Serti-Alq, y, por fin, una idea que nacía vaga aun y se desarrollaba hasta convertirse en pregunta. ¿Por qué los sírkomíanos, que saben utilizar los solenoides de Sorx, pretenden ignorarlo todo sobre la conquista del espacio? Y en seguida: Pero, ¿ignoran en realidad los Mundos Exteriores?

Esta pregunta, y el extraño problema que planteaba, me arrancó de mi torpeza. Me dirigí vacilando hacia una de las maletas. Mis gestos eran los de un hombre beodo y tuve que hacer muchas tentativas hasta conseguir abrirla y colocar las dos fichas en el generador. Me ajusté el casco a la cabeza. Un silbido agudo llenó mis oídos y el choque fue tan violento que tuve que apoyar las manos contra la pared para no caerme. No sabía aún lo que quería hacer. Todo era inconsciente, incluso el levantarme de la cama. No eran sino gestos registrados en mis músculos, una serie de reflejos protectores que cientos de repeticiones y decenas de horas de entrenamiento habían imprimido en alguna parte de mi sistema nervioso:

Poco a poco, el silbido disminuyó convirtiéndose en un siseo suave. Me dejé deslizar hasta el suelo; busqué a tientas los dos brazaletes de metal y los prendí en mis muñecas. Después no me moví más. Las imágenes continuaban estallando en mi cabeza. Pasaron muchos minutos. Las imágenes se deshacían en jirones grisáceos, sin consistencia; pronto desaparecieron y, ante mis ojos, no hubo sino una pantalla en blanco que oscilaba ligeramente. En mis oídos el casco siseaba, las ondas fugitivas atravesaban mi cuerpo, crispándolo a veces con una breve contracción que me daba ganas de gritar, y quedé inconsciente.

Cuando me desperté, era de noche. Palpé el casco y los brazaletes de metal que rodeaban mis muñecas y emitían señales. En mis oídos el siseo había cesado. Me puse de rodillas y, después, de pie. Las paredes y el techo irradiaron su luz igual. Me quité el casco y cogí el investigador, sobre la cama. No pensaba todavía en nada concreto. Un dolor sordo me anquilosaba la nuca.

Abrí el estuche y retiré las tres cápsulas plateadas, que introduje en las hendiduras del analizador. Hice contacto. Esperé ante el aparato que zumbaba. Interiormente me decía:

«¿Qué ha pasado? ¿Por qué has dormido tanto tiempo? No has dormido...»

Conservaba la idea confusa de haber corrido un grave peligro, pero por mucho que meditaba no comprendía cuál. A mi alrededor todo era normal. En la terraza, la brisa jugaba con los árboles.

Hubo un pequeño chasquido. Brotó una voz en la habitación. Rápidamente, bajé el volumen del aparato.

- Tenemos todos los motivos para creer que ha sido víctima de una agresión que tendía a modificar su personalidad en un determinado lapso de tiempo. Durante treinta y dos minutos, los intercambios eléctricos entre su cerebro y los centros nerviosos quedaron totalmente suspendidos. Mientras su interlocutor y otras muchas personas no identificadas han enviado hacia usted incesantes mensajes. No podemos, por desgracia, precisar ni su contenido ni el método utilizado para grabarlos en sus células cerebrales. Sólo un análisis total y el examen de las bandas de regeneración se lo podrán indicar. No estamos equipados para esta tarea.

Hubo un silencio. La voz prosiguió:

- El investigador le ha lanzado muchas llamadas y ha emitido la señal de alarma, pero sus centros nerviosos estaban controlados. Doce minutos después de su puesta en marcha, el aparato ha sufrido un cortocircuito cuya causa ignoramos...

El aparato resonó en vacío durante unos segundos.

- Después de un primer examen, descubrimos que le han infligido serias lesiones. Le rogamos, por tanto, se someta con urgencia a la acción del regenerador. Una sesión será insuficiente. Parece, en efecto, que la mayor parte de las células impresionadas por los recuerdos de las últimas horas han sido quemadas, y las células inmediatamente vecinas, con sus conexiones correspondientes, impregnadas de recuerdos ilusorios...

La voz cambió de tono para repetir:

- ¡Atención!... ¡Atención!... Todos los recuerdos de las dos últimas horas y, en particular, de los últimos cincuenta minutos, o sea de las 18,21 horas a las 19,11, deben considerarse como artificiales. Por otra parte, es posible que la contaminación se extienda a los dos últimos días. Escuche las relaciones que nos hizo oralmente ayer por la tarde y esta mañana. Repetimos: sus recuerdos a partir de las 17 horas son totalmente falsos.

Estaba aterrado. Intenté rememorarlo todo. El profesor me había recogido a las 17. Conservaba un recuerdo preciso del trayecto y de las palabras de Alhena antes de la entrevista con el Coordinador. Recordaba de nuevo su cara radiante. ¿Qué había pasado durante las dos horas siguientes?

Pregunté:

- ¿Por qué la cinta registradora no ha tomado nota de mi entrevista con el Coordinador?

- La cinta registradora ha funcionado hasta las 18,33, es decir, durante doce minutos. Como le hemos dicho, quedó destruida por un cortocircuito. Va usted a oír lo registrado durante esos doce minutos:

«- Encantado de verle... Siento que mi estado de salud...

Yo escuchaba con atención. Las frases cambiadas correspondían exactamente con las de mi memoria.

- La Confederación desea instalar en Sirkoma una avanzada para el estudio de los Mundos Exteriores...

Fue en este momento cuando la voz del Coordinador cesó de identificarse con la que yo recordaba:

- Rehusamos... Preferimos ser destruidos antes que se instalen avanzadas en Sirkoma...

El tono era de una violencia creciente. Una voz gritó:

- Abandonen el segundo proyecto.

Y otra:

- Cuidado con...

Seguía una serie de gritos, de palabras farfulladas en tono grave y, después, el vacío.

El registro terminaba a las 19,33. Lo que yo recordaba como oído después había sido grabado en mi cerebro. Tampoco eran de fiar los recuerdos visuales. Describí en voz alta el marco de la entrevista y las distintas percepciones que conservaba. El analizador permaneció silencioso un instante y luego dijo:

- No podemos controlar sus declaraciones sino en un punto. A partir de las 19,30 había varias personas en la sala reseñada. La descripción de los segundos anteriores al deterioro de la banda sonora, muestran que estaban, aparte de usted y el Coordinador, al menos otras dos personas. Esto queda corroborado por la banda calorimétrica. La voz de una de estas dos personas no nos es desconocida. Le aconsejamos, para completar nuestros datos, estudie las películas de su cámara.

Corrí al cuarto de baño y arranqué, más que otra cosa, de los dos alvéolos, ventral y dorsal, de mi cinturón protector las minúsculas cámaras. A causa del choque y la dificultad de hacerme una idea clara de lo ocurrido, las había olvidado completamente. El trabajo de las cámaras iba a revelarlo todo. Deslicé las películas una a una en el analizador y fui a sentarme sobre la cama. Al bajar los ojos, observé que la mancha morada del brazo era, entonces, malva. El analizador ordenó:

- Haga proyectar la película. Le indicamos que a partir de las 19,33 la mayor parte de las imágenes están veladas, al igual que la banda sonora.

Presioné la palanca de proyección. Un cubo, en el centro de la habitación, hizo de pantalla. Vi al profesor Alhena y luego el ascensor. Me fijé atentamente. Después, al Coordinador que avanzaba. La imagen era como en mi recuerdo y sus primeras palabras, las oídas. Pero adquirían un sentido nuevo, rebosante de ironía. En efecto, el rostro del Coordinador no estaba atormentado. No irradiaba prudencia y experiencia. Reflejaba una mezcla de cólera e insolencia. Y, bruscamente sus palabras dejaron de coincidir con mi recuerdo. Afirmaba que Sirkoma no se sometería nunca a las leyes de la Confederación. El Coordinador se dirigió hacia la mesa de plano inclinado.

La cámara amplió el campo. Mostraba la sala entera. De pronto, se abrió una puerta. Aparecieron dos hombres precedidos por un extraño aparato con ruedas, bajo una masa irregular tallada en ángulos agudos. Entraron otros hombres que se parecían por el vestido al hombre-fuerza visto sobre el vehículo a compresión en la ciudad. Y aquél mismo también estaba allí. Llegaron a ser unos diez los que me miraban. Delante de ellos, la masa irregular sobre el aparato cambiaba progresivamente de color, pasando del gris al blanco. Los ángulos desaparecían dejando lugar a abolladuras que se hinchaban y hundían como si la masa viviera. Hubo un relámpago deslumbrante. La cámara cambió, cogiendo en su campo la losa rojiza que cubría la cúpula. Algunos relámpagos cegadores. La banda sonora soltaba fragmentos de frases. Algo vibró con un sonido agudo que se mantuvo. Otras frases más. Una voz preguntó:

- ¿Ese navío se llamaba «Kapa de Semeis»?... irresponsable... falsa encuesta...

Hubo una protesta violenta y reconocí la voz del Coordinador:

- No podemos hacer eso... represalias inmediatas. Queremos una solución pacífica... La guerra...

Ya no entendí más. Lo que seguía era sólo un zumbido, cortado por bruscos saltos sonoros de la aguja. El aparato se paró.

Pregunté al analizador:

- ¿Cómo se explica que las bandas de prueba hayan sido quemadas?

- No lo sabemos con certeza. Tal vez el aparato colocado en la sala tuviera el papel de disruptor de ondas.

- ¿Tenemos nosotros un artefacto parecido para neutralizar las cámaras y las bobinas de registro?

- Sí, desde hace diez años. Nuestros circuitos están insuficientemente aprovisionados y no podemos darle datos más precisos sobre este punto.

Pensé que si nosotros habíamos descubierto aquello tan sólo diez años antes, la ciencia sirkomiana estaba mucho más desarrollada de lo que el profesor Alhena y el Coordinador habían querido confesar. Recordé de nuevo los extraños solenoides de Sorx, que también indicaban un nivel muy alto de evolución científica.

En el analizador, la pequeña lámpara verde de escucha parpadeaba incansable. Pregunté:

- ¿Está sometida a control esta estancia?

- Desde el primer minuto, pero el dispositivo de seguridad ha funcionado normalmente. En este momento para los observadores del exterior (son dos los que vigilan), está usted en la terraza contemplando la ciudad... Le rogamos se someta a una nueva sesión regeneratíva. Sus lesiones son importantes. Proceda a ello inmediatamente. Tome también, por favor; tres ampollas de teleran por vía de ósmosis.

Siguiendo las instrucciones del analizador, apliqué en la palma de la mano las ampollas de teleran. Esperé a que la piel hubiera absorbido el contenido y, después, me tendí en la cama.

Estuve acostado cerca de una hora. El aparato de grabación mental y sensitiva de los hombres-fuerza debía haber provocado lesiones graves en mi organismo porque me aquejaban, de vez en cuando, vivos dolores en el pecho y la espalda, seguidos de otros al nivel del bulbo raquídeo. Significaba esto que a las partículas de teleran, en busca de los puntos lesionados de mi cuerpo, no les resultaba fácil la tarea. Debían regenerar millares de células y aportar otras de puntos a veces muy alejados, acelerando muchas veces sus procesos de crecimiento, lo que no ocurría sin molestias. Con las manos cruzadas bajo la nuca, haciendo muecas de dolor cuando era pedido un violento esfuerzo al sistema sanguíneo, me prometí someterme a un examen físico completo al volver a la Tierra y, entre cada arranque de dolor, maldecía a Grumbarth por haberme enviado a tan detestable planeta.

El timbre del regenerador me desveló. Me encontraba mejor, aunque el espíritu se mantendría caótico hasta que llegara a hacer la división entre mis recuerdos reales y los artificiales. Me levanté y fui a beber un vaso de agua. El analizador anuncio:

- Han preguntado varias veces si deseaba alguna cosa. Hemos respondido que le sirvieran la cena para las veintiuna horas y que descansaría hasta ese momento.

Eran las 20,56. Volví al cuarto de estar. Aparte una ligera sensación de fatiga, había recobrado mi equilibrio físico. Pero mi mente conservaba señales de la aventura pasada. Ante todo, notaba un violento deseo de coger mi astronave y huir. Tuve que luchar contra este sentimiento que procedía, quizá, de la intención grabada en mi cerebro por los hombres - fuerza. Pensaba también, cosa que aumentaba mi malestar, que resistir a esta tentación era mostrar a los dirigentes sirkomianos que su empresa había fracasado.

Me trajeron la cena. Dudé algunos instantes antes de sentarme a la mesa. Me preguntaba si los platos presentados no contendrían sustancias capaces de modificar mi comportamiento, o alguno de esos venenos que se usan en los planetas del Primer Círculo y que actúan a largo plazo, provocando la muerte después de algunos días. Eran los gajes del oficio de embajador en países desconocidos; pero esta reflexión no me hizo ninguna gracia. Al contrario, aproveché para maldecir de nuevo a Grumbarth. Dudaba, sin embargo de que los sirkomianos utilizaran ese medio, puesto que, entonces, no se hubieran tomado tanto trabajo en grabar recuerdos artificiales en mis células. Además, estaba hambriento, y este último argumento me decidió; tenía también necesidad de alimentarme para aportar a mi organismo los elementos tomados a derecha e izquierda por las partículas de teleran para reconstruir las zonas lesionadas.

Cené, pues, con bastante buen apetito, sin cesar en el intento de ordenar los datos reunidos sobre los sirkomianos. No me fiaba aún de los elementos aportados por mí memoria y, tan pronto como terminé de cenar, pedí al analizador que me recitara de nuevo lo que había visto, oído y pensado desde mi llegada a Sirkoma. Comparaba los datos y comentarios del analizador con mi recuerdo y comprobé que mi memoria artificial no comprendía más que mi entrevista con el Coordinador. El resto concordaba con mis recuerdos.



V

Alrededor de las once, cuando iba a someterme a una nueva sesión regenerativa, el mugido creciente de los rhunqs rodó de nuevo sobre la ciudad. Me levanté y fui a la terraza. Las torres lanzaban sus largas llamas rojas. Más allá, en la llanura, reflejos verdes subían al asalto del cielo para diluirse en una especie de halo fosforescente. Contemplé este espectáculo durante algunos minutos, mientras el mugido de los monstruos rebotaba en las paredes de la habitación. Sin saber por qué, aquel despliegue de llamas y la zambra que lo acompañaba, me hacían sonreír. Flotaba en todo ello algo de representación muy bien orquestada, y me dije que era llegado el momento de actuar. Abriendo la segunda maleta, cogí un irradiador y me coloqué las correas alrededor del pecho y las caderas. Había sido un acierto escoger este aparato y no un helicóptero dorsal, más rápido, pero, también, más ruidoso.

Salté sobre la balaustrada de la terraza. Debajo de mí las calles de la fortaleza estaban desiertas. En cuclillas sobre el ancho reborde de piedra, miré a derecha e izquierda por si me observaba alguien. No descubrí nada anormal. Después de todo, aunque me vieran, ya no importaba.

Regulado a la máxima amplitud el disco de irradiación, comenzó a emitir sus ráfagas de ondas duras y me dejé caer en salto libre. Tenía suficiente margen de salto porque aun retardando después de cincuenta metros de descenso, vi ante mí las ventanas oscuras del edificio. Los rayos duros encontraron el suelo y tomaron apoyo. Después floté por encima de varios inmuebles. Accioné la palanca de ascenso y subí en vertical.

Cuando estuve a unos mil metros de altura me orienté hacia el aeropuerto. La ciudad estaba tranquila. Sólo las altas columnas de los kevios hervían incansables, y me pareció que con mayor rapidez que otras veces. Los sirkomianos estarían atrincherados en sus casas, temblando de miedo, o quizá, más probablemente, durmiendo.

Puse pie a tierra a algunos pasos de la astronave. El aeropuerto estaba silencioso y los edificios que rodeaban las pistas, en la mayor oscuridad. Aparentemente, Sirkoma había vuelto la espalda a la aventura interplanetaria e incluso aérea. Pero ¿cómo conciliar esto con los solenoides de Sorx que resolvían todos los problemas de la navegación interestelar y hasta el mismo principio de vuelo en el subespacio? ¿Cómo conciliar esto con los disruptores de ondas, inutilizados por las cámaras y las bobinas de registro? Pensé en ello mientras soltaba las correas del reflector de rayos. Seguramente existía el veto de volverse hacia la materia y su explotación, pero, entonces ¿por qué construir solenoides de Sorx, si las necesidades de Eimos de Salers no lo exigían? Era ahí donde el Coordinador y los hombres-fuerza enseñaban el plumero, y también era ahí donde empezaba mi misión.

Entré en la aeronave. El vigilante parpadeó. Conecté el emisor.

- Tiempo unificado 748-18-336. Mensaje del Planeta Tierra: Orden a la séptima y undécima Flotas de dirigirse inmediatamente a la Constelación de Sergéi en los puntos de eversión del subespacio 818 y siguientes. Estado de alerta para la cuarta Flota.

Grumbarth comenzaba a tener miedo. ¿Había impuesto al Consejo Supremo su idea de que los seres-dobles eran los enemigos más peligrosos que tuvo que afrontar jamás la Confederación?

La voz del vigilante continuó:

- Tiempo 336-61. Mensaje del crucero nivelador «Yelato de Baém»: Hemos emergido del subespacio según las órdenes recibidas. Siguiendo las instrucciones, hemos patrullado en un sector de sesenta años-luz. En tiempo unificado 44, identificamos al crucero «Spotirezza de Donai», atacado por los seres-dobles. El crucero, que no respondió a ninguna de nuestras llamadas, derivaba hacia el sol de Sergéi. Ningún daño exterior aparente. Abordado «Spotirezza de Donai» a tiempo 50. La tripulación erraba en las crujías. Ninguno de sus hombres parecía haber sufrido lesiones o heridas externas. Sin embargo, a pesar de nuestras preguntas, no hemos podido obtener ninguna respuesta coherente de los miembros y oficiales de la tripulación.

»Abandonamos a su suerte comienzan a vagar de nuevo, según parece, por el navío. Las tentativas de ponerlo en marcha han fracasado, aunque las máquinas estén aparentemente en perfectas condiciones. Treinta guardianes permanecen sobre el «Spotirezza», al que estamos remolcando. Esperamos instrucciones.

»Tiempo unificado 37-34. Mensaje del crucero nivelador de primera dase «Yelato de Baém»: Confirmando las primeras investigaciones, el servicio técnico anuncia que las leyes físicas no son valederas sobre el crucero «Spotirezza de Donai». Ciertos fenómenos tienden a probar que estamos frente a una nueva estructura de la materia obediente a sus propias leyes y de las que no conocemos ningún equivalente. La teoría de la antimateria no explica sino parcialmente los fenómenos observados.

»Los miembros de la tripulación se comportan como si no nos vieran y los guardianes emplean a este propósito el término de «muertos-vivientes». Hemos tenido que duplicar el número de guardas con motivo de algunos fenómenos: Los navegantes del «Spotirezza de Donai» atraviesan el cuerpo de nuestros informadores sin que éstos parezcan sufrir daño. Atraviesan igualmente los objetos llevados de nuestro crucero, aunque los de «Spotirezza», así como sus tabiques, les son impenetrables. Parece, pues, haberse constituido un nuevo equilibrio de la materia en un plano totalmente distinto. Se diría, por su actitud, que algunos miembros de la tripulación del «Spotirezza de Donai» están en comunicación con una fuerza exterior, verosímilmente los seres-dobles, a juzgar por su comportamiento durante las últimas horas...

Los sucesos se complicaban seriamente en los Espacios Exteriores. ¿Qué pretendían exactamente los seres-dobles, si pretendían algo en realidad? A primera vista, el «Spotirezza de Donai» era una especie de navío fantasma guiado por una tripulación de sonámbulos.

Tiempo unificado 340-34. Mensaje del crucero nivelador «Khadar de Sodriga» emergido del subespacio: Los haces emitidos por las torres negras se desvían hacia los planetas situados en su recorrido y despliegan la red de hilos deslumbrantes anteriormente comprobados. Aparecen nuevas torres. Señalamos que uno de los haces ha evitado al planeta Dornica del sistema de Sergéi. No sabemos si hay relación entre esta excepción y el hecho de que Dornica es el único planeta habitado del sistema. Divisamos en el espacio algunos haces y los cables luminosos avanzan en direcciones divergentes sin que nos expliquemos este fenómeno. Alguno de los cables emite fibras delgadas que retornan en sentido inverso. A 340-18, uno de los cables parece dirigirse hacia nosotros. Conforme a las órdenes recibidas, nos hemos batido en retirada al subespacio. Hemos emergido en coordenada auxiliar. El cable luminoso prosiguió su ruta primitiva. Continuamos nuestras observaciones...

Grumbarth estaría seguramente perplejo. ¿Se trataba de un ataque? ¿De qué clase? Si se juzgaba el zigzag efectuado por el cable luminoso hacia «Khadar de Sodriga», parecía existir intención bélica. Igual en el caso de «Spotirezza de Donai». Pero ¿no podía ser también tropismo en un caso, y mutación no conducida de la materia en el otro, debido a un tropismo de naturaleza desconocida?

El vigilante siguió:

- Tiempo local 20 horas 32. Planeta Sirkoma. Nueva tentativa de aproximación por parte de un vehículo ocupado por ocho habitantes del planeta. Les rechazamos. Se han atrincherado en uno de los edificios del aeropuerto donde continúan sus observaciones.

Me dio la situación exacta del edificio y regulé el emisor de ondas penetrantes que radiografía un inmueble igual que si se tratara de un cuerpo humano. Descubrí a los ocho hombres en el segundo piso de la torre de control. Unos hablaban sentados alrededor de una mesa y los otros estaban agrupados ante la ventana cerrada, alrededor de un gran aparato ovoide, del que el cañón o el anteojo, no lo precisaba con exactitud, estaba orientado hacia mi aeronave. Contemplé unos instantes las formas violetas sobre un fondo naranja que oscilaba débilmente. Los hombres-fuerza conocerían mi ausencia del apartamento, y el dispositivo de seguridad, instalado con el fin de engañarles, ya no era útil. No me preocupaba. Mis relaciones con las autoridades sirkomianas estaban en el punto culminante en que la diplomacia pierde mucho de su valor. A decir verdad, tenía prisa por llegar al fondo del asunto. Dos agresiones eran más que suficientes para una sola misión. Ahora iba a pasar al ataque.

Puse en marcha la astronave. El aparato se elevó lentamente. Mientras sobrevolaba el campo, medité los mensajes de los dos cruceros niveladores y lo que estaba a punto de desarrollarse en el límite de los Espacios Exteriores. El destino de las Ocho Galaxias, en la cumbre de su poder, tomaba un nuevo sesgo. ¿Es que los seres-dobles nos iban a destruir, igual que un hombre destruye de un pisotón, sin darse cuenta, a un grupo de insectos en un camino? Porque yo no creía en las intenciones bélicas de los seres-dobles. Pero ¿cuál era la diferencia entre creer o no creer, si a fin de cuentas íbamos a ser transformados en muertos-vivientes, en sonámbulos por una fuerza desconocedora de nuestra existencia?

Aparté estos temores. Tenía prisa por terminar mi misión en Sirkoma, para ir a ver lo que pasaba y cómo procedían esos extraños haces que anexionaban los planetas.

Al volar sobre una de las enormes torres lanzallamas, la observé. Era un verdadero fuego de artificio. Los chorros de fuego, que ascendían varios cientos de metros, calcinaban la llanura. levantando una nube de humo espeso que remolineaba en pesadas volutas, y al dilatarse, en un cerco negro, rodaba muellemente a través del cielo. Los lanzamientos estaban separados por intervalos de treinta segundos. Me pareció que su disparo era automático y que no iban dirigidos a ningún objetivo determinado. Brotaban con un agudo silbido, regando la superficie de desierto ennegrecido, aunque su acción era absolutamente inútil.

El aparato se deslizaba suavemente sobre el llano. De pronto, descubrí a los rhunqs y confieso que durante unos segundos quedé estupefacto. Se trataba verdaderamente de criaturas prodigiosas. Eran varios cientos, evolucionando a cuatro o cinco kilómetros de las torres, en un tumulto de gritos y una apoteosis de brasas. Algunos corrían por el suelo dando bruscos giros y repentinamente, medio empinados, abriendo sus enormes bocazas de saurios, lanzaban, como fabulosos dragones, una llama verdosa y ondulada que iluminaba la llanura. Otros daban grandes saltos a través del espacio, desplegando un par de alas elementales de plumaje escamoso. Evolucionaban en el cielo, girando y volteando con una maravillosa facilidad, deslizándose para evitar los enormes cuerpos de sus congéneres hasta que su vuelo se cortaba bruscamente y caían al suelo. El descenso era fascinante porque lo hacían en vertical a veces desde los mil metros, dándoles la apariencia de soles encendidos.

Había inmovilizado la aeronave a seis mil metros de altura. Con la ayuda de un enfocador de aproximación estudiaba el extraño comportamiento de los rhunqs. Me pregunté contra quién se batirían - porque aquello no parecía tratarse de un juego - y cuál era el adversario contra el que dirigían aquellos grandes chorros de vapor o de humo verdoso que abarcaban el campo. Tardé algún tiempo en darme cuenta de que en sus vueltas y vuelos tropezaban con una superficie invisible, un campo de fuerza probablemente, que los rechazaba como una muralla.

Hice avanzar el aparato hacia ese campo de defensa, pero no encontré resistencia alguna. Descendiendo di la vuelta y encontré, al fin, el campo a una altura aproximada de tres mil metros. El morro de la astronave tropezó con la muralla. El vigilante anunció inmediatamente:

- Barrera electromagnética de intensidad 80.

Aceleré y franqueé la barrera, que era de unos veinte metros de espesor. No era muy eficaz y no habría constituido un obstáculo serio ni siquiera para un aparato terreno de turismo. En los planetas, las poblaciones de recreo que no quieren que se vuele sobre ellas, usan barreras mucho más potentes.

Los rhunqs continuaban retozando y mugiendo roncamente por debajo de mí. Yo examinaba a uno de ellos, el más próximo, y disparé las cámaras para conservar la imagen. Era un animal gigantesco de unos sesenta metros de largo. Su cuerpo, que recordaba un tonel, se prolongaba en un breve cuello y en una cabeza aplastada en la que los ojos anchos de medio metro emitían una luz amarillenta.

El animal, que flotaba a unos cien metros bajo mi aparato en una actitud de semi-reposo, saltó bruscamente hacia la astronave en una marcha oblicua. Me aparté hacia la derecha para evitar el choque con su masa enorme. El rhunq pasó con un remolino de aire, elevando su mugido, que oído de cerca deshacía los tímpanos, y lanzando un chorro abrasador que me cegó durante algunos instantes por su deslumbrante brillo.

El animal dio la vuelta, volviendo inmediatamente al ataque. Iba a evitar el choque dando un salto a la derecha, en el último momento, cuando me di cuenta de que, por decenas, los rhunqs, desplegadas sus alas, se precipitaban hacia la astronave. Entonces elevé el aparato en vertical y me puse al abrigo a buena altura. Los rhunqs, que habían convergido hacia mí, parecieron llegar al límite de su camino, como un perro al final de su cadena, vacilaron un instante, y después de emitir sus gritos ensordecedores en medio de un torrente de llamas, cayeron lentamente y se pusieron a derivar por el cielo.

Les veía evolucionar, echarse contra Ja muralla magnética, descender mugiendo entre un géiser de llamas, lanzarse contra el aparato y caer después de una vuelta, arrojarse otra vez, y no conseguía encontrar serio este espectáculo ni, menos aun, agobiante. Decididamente, había en esas llamaradas de incendio, en esos mugidos roncos, en esos saltos tumultuosos, algo de grotesco y de irrisorio. ¿Eran estos los monstruos un poco absurdos que aterrorizaban a Sirkoma desde hacía nueve siglos? Para quedar tranquilo pregunté al vigilante:

- ¿Hemos corrido peligro?

- En ningún momento.

Había formulado la pregunta por pura tranquilidad de conciencia, ya que, en caso de peligro, el sistema de defensa autónoma de la astronave se adelantaba a mis maniobras para ponerme en seguridad. Ahora bien, incluso en el momento en que el primer rhunq falló su embestida, la astronave había permanecido quieta.

Como me sobraba tiempo, antes de ocuparme de aquellos «cocos» decidí sobrevolar todo el planeta, a fin de hacerme una idea de conjunto. Buceé hacia el suelo y me dirigí a las montañas. Descubrí entonces que los rhunqs estaban agrupados en un pequeño espacio, de unos cien kilómetros de largo y unos veinte de ancho, todo lo más. Era allí donde movían su asombroso aquelarre. Más allá estaba la noche y el silencio. Esta observación no hizo sino acrecentar mi perplejidad.

El aparato sobrevoló un bosque. Después, el suelo se elevaba poco a poco en largas ondas arboladas hasta una barrera montañosa, que franqueé. Del otro lado, las rocas caían a pico sobre un llano sembrado de bosquecillos. Todo estaba tranquilo y las tres lunas de Sirkoma iluminaban un paisaje muy parecido a los de la Tierra, cosa frecuente en los planetas de la Octava Galaxia.

Miré, al pasar, lo que quedaba de las antiguas ciudades destruidas. Formaban grandes manchas blancas bajo las lunas, con sus minúsculas piedras esparcidas sobre cientos de kilómetros cuadrados y las prominencias de tierra formadas por las ventosas de Breix. Una de las ciudades, extendida en triángulo al amparo de un río y su afluente, había sido respetada por el cuarto Conflicto. Sus altas torres para las emisiones interplanetarias estaban todavía en pie y se veían incluso los cascos de antiguas boyas que señalaban las bases aéreas.

Reemprendí mi camino y me acerqué pronto a una nueva cadena montañosa. Iba a rectificar la marcha del aparato cuando la mira del vigilante parpadeó. Dijo:

- Presencia de seres humanos a unos veinte kilómetros.

Sobrevolaba una colina recubierta de espesa fronda. Más allá de la vegetación el suelo era gredoso. Había dejado al aparato en vuelo libre. En aquel momento, se dirigía hacia el lugar donde estaban los humanos descubiertos. La aeronave retardó y se puso a describir círculos a velocidad muy pequeña sobre la colina.

- Presencia humana a trescientos metros en vertical.

Tomé el enfocador de ondas penetrantes. Descubrí en seguida a los hombres. Sus siluetas se movían débilmente en la pantalla. Hice descender la astronave hasta tocar las copas de los árboles. La imagen de los hombres se agrandó. Estaban en el interior de cavernas excavadas en la tierra caliza de la montaña. Conté varios miles de siluetas de las que muchas, muy pequeñas, correspondían probablemente a niños. Las cavernas - algunas de grandes dimensiones - estaban comunicadas por corredores y el conjunto formaba una verdadera ciudad subterránea que se hundía hasta los dos o trescientos metros de profundidad.

En este punto de mis observaciones, algo surgió de entre los árboles, al mismo tiempo que una pequeña luz roja. El sistema de defensa autónoma hizo dar un pequeño salto hacia un lado a la astronave y bloqueó un proyectil a algunos metros del aparato. Lo examiné con curiosidad: era una especie de obús de unos cuarenta centímetros de largo. El vigilante anunció:

- Es un explosivo ligero. ¿Lo volvemos contra los hombres que lo han enviado?

- No, no. Hacedlo estallar a distancia.

El sistema de defensa arrojó el obús y lo hizo estallar a mil metros de altura. Eso produjo un pequeño surtidor de llamas y una detonación sorda. Llegaron varios obuses más que el vigilante apartó de igual manera. En el interior de las cavernas reinaba una gran actividad. Las siluetas iban y venían por los corredores. Pronto, los obuses fueron dirigidos hacia la astronave desde unos diez puntos distintos del bosque. El vigilante se contentaba ahora con mantenerlos a una distancia de cien metros y formaban alrededor del aparato un rosario irregular. Observando a los hombres que se movían locamente recordé a la mujer condenada al destierro por el hombre-fuerza. Ahora sabía el significado de su irónica sonrisa. Esperaba llegar a estas cavernas para reunirse con sus semejantes y huir para siempre del régimen de Sirkoma. Probablemente, nunca hubo verdaderos adoradores de los rhunqs, sino hombres y mujeres que deseaban ser expulsados de la ciudad, y el viejo hombre-fuerza que pronunció la sentencia, lo sabía. Esto era lo que daba tristeza a su semblante.

El vigilante agrupó el rosario de obuses en un paquete compacto, y lanzándolo al cielo, lo hizo estallar. Tomé lentamente altura y me orienté hacia una alta montaña que descendía sobre un océano libre. Las olas se balanceaban dulcemente bajo las lunas de Sirkoma. Aceleré. Descubrí después una gran llanura pantanosa.

El vigilante me daba a intervalos regulares breves indicaciones sobre la fauna, la naturaleza del terreno, la vegetación, los componentes minerales de la superficie y del subsuelo. En las proximidades de Eimos de Salers no existía casi vida animal, pero no ocurría lo mismo en el resto del planeta: pululaban peces y pájaros de todas clases y los insectos. Había docenas de especies de mamíferos y otros animales desconocidos. En una llanura sembrada de lagos descubrí hasta gigantescos herbívoros cuyo tamaño se acercaba al de los rhunqs. Su aspecto me engañó tanto que me acerqué, volando a poca altura, lo que provocó un loco pánico seguido de enormes galopadas. Pero estos animales eran inofensivos. Huían a todo correr bramando de terror y volví a tomar altura.

Eran las dos de la madrugada cuando llegué a Eimos de Salers. Las espirales de los kevios se enredaban en torno a las grandes columnas, las torres lanzaban regularmente su chorro de llamas rojas y en el horizonte los rhunqs, infatigables, seguían mugiendo y saltando ridículamente contra el cinturón magnético.

Cuando la astronave llegó a la altura de la barrera, cogí a todos los rhunqs en el campo de mira. Había llegado el momento de actuar y limpiar al planeta de aquellos extraños monstruos que continuaban pareciéndome más grotescos que verdaderamente peligrosos.

Estaba a punto de comenzar la tarea cuando apercibí un cortejo que se dirigía desde la muralla circundante a la barrera magnética. Avanzaba rápidamente. Lo formaban cinco vehículos idénticos al que había visto cuando, acompañado por el profesor Alhena, daba un paseo por la ciudad. Regulé el enfocador. Los hombres iban de pie sobre la plataforma. Conté unos veinte por vehículo, entre algunos hombres-fuerza, reconocibles por su túnica negra rayada de amarillo.

Inmovilicé la aeronave. El cortejo llegó ante la barrera magnética; los vehículos se alinearon de frente. Hicieron una pequeña parada y, después, rodaron lentamente hacia Ja barrera de protección en la que penetraron con lentitud. Al otro lado, de manera desordenada, medio volando, medio saltando, entre roncos mugidos, los rhunqs se precipitaban contra la pared invisible.

Yo esperaba el choque, el rechazo, la caza inevitable, pero los vehículos hicieron alto en el límite del dominio de los rhunqs. Los hombres descendieron y se colocaron en línea. Los monstruos seguían con sus saltos y mugidos, mientras las llamas brotaban de sus bocas. Era un espectáculo impresionante, el tiempo como detenido antes de la matanza, y confieso que dudaba de lo que veían mis ojos

Los hombres franquearon la barrera, siempre en línea, y hubo una calma momentánea. Vi a los rhunqs titubear, volverse pesado su vuelo, más lentos sus gestos, igualmente embarazados que si se desplazasen en un líquido espeso. Los hombres proseguían su avance con lentitud. Yo escrutaba sus rostros. Estaban rígidos, petrificados, sin la cara descompuesta por el miedo o el coraje de los soldados lanzándose al combate, sino con la de los creyentes llevados por su fe. Iban rectos hacia los monstruos, verdaderas montañas de músculos contraídos.

Retenía el aliento, preguntándome qué iba a pasar cuando los raros soldados, conducidos por los hombres-fuerza, entraran en contacto con aquellas moles vivientes, y me preguntaba, también, qué ocurriría en aquel mismo momento y cómo explicarse la aparente torpeza de los rhunqs. Y de pronto, esta escena, que se desarrollaba con una lentitud de pesadilla, fue rota por un salto enorme. Uno de los rhunqs, que estaba a diez metros de la línea de los sirkomianos, se distendió y arrancando del suelo a uno de los hombres, lo abrió de un golpe de sus garras, más largas que un brazo humano, lo deshizo y lo lanzó contra la barrera proyectora, donde rebotó el cuerpo antes de volver al suelo. Los sirkomianos no se movieron, salvo uno de ellos que emprendió una fuga alocada - yo veía su boca abierta y su cara crispada por el terror - y corrió en todos los sentidos antes de volver a chocar con el muro magnético, al que se puso a golpear con los dos puños, el cuerpo tendido en arco, gritando hacia el cielo.

Los rhunqs iban y venían en su pesada marcha, azotando el aire con su gruesa cola, y elevaban, en breves sobresaltos, sus muñones de alas, en un conato de vuelo. El que había matado al hombre estaba ya dentro de la gran masa movediza, que reculaba lentamente ante la proximidad de los humanos.

El segundo ataque fue tan asombroso como el primero, pero esta vez cuatro rhunqs se lanzaron en el mismo segundo sobre los sirkomianos. Sus cuerpos destrozados rebotaron también contra el muro magnético. Uno de ellos volvió a caer entre los monstruos, que lo pisaron largamente. Cuando retrocedieron de nuevo temerosos del hombre, sobre el suelo quedaba una papilla roja. El ataque había desatado una oleada de pánico y, cuando los rhunqs saltaron, muchos hombres abandonaron su puesto y corrieron al azar. Por un fenómeno curioso, los rhunqs no se ocupaban de estos hombres dominados por el terror, y consideré, quizá a la ligera, que escogían sus víctimas con razones precisas.

Los escapados se refugiaron cerca de Ja barrera, que trataban de atravesar; pero, como todas las barreras de esta clase, no era permeable sino en un sentido y sus esfuerzos eran vanos. Uno de los sirkomianos, loco de miedo, corriendo con todas sus fuerzas, atravesó el rebaño de monstruos y desapareció en el campo. Había pasado a menos de dos palmos de una de las moles rugientes que no extendió ni una pata para herirle. Esto me reafirmó en mi idea. Pero ¿a partir de qué características escogían sus víctimas? Pensé en las explicaciones del profesor Alhena, e intentaba recordar todo lo que me había dicho de los rhunqs, cuando asistí a lo que me pareció un verdadero prodigio.

Uno de los hombres-fuerza se destacó de la línea que se había vuelto a formar bien que mal y avanzó hacia los rhunqs. Estos retrocedieron lentamente, con el lomo bajo. Se deslizaban flanco contra flanco, emitiendo cortas llamas verdes, y adquirían un aire de fieras a medio domar. De pronto, uno de los monstruos hizo frente al hombre-fuerza, y sus patas anteriores se levantaron amenazantes. Pasaron, inmóviles, diez segundos. El rhunq estaba ante el hombre y lo dominaba con su altura veinte veces mayor. Yo tenía la impresión de asistir a un encuentro silencioso entre dos fuerzas gigantescas momentáneamente en equilibrio. El hombre-fuerza levantó su cara hacia el monstruo enderezado. Hubo entonces algunos segundos anhelantes y, después, las patas del rhunq cayeron, dobladas las rodillas, y rodó por el suelo.

Oí los gritos de victoria de los sirkomianos. Corrían ahora hacia el hombre-fuerza, iban más allá, rodeaban la masa gigantesca del rhunq abatido, iban rectos hacia las fieras que comenzaban a batirse en retirada. Estaba fascinado por el espectáculo de aquellos animales que apenas mugían ya. Parecían subyugados, vencidos por los hombres que continuaban batiéndoles sin armas, con las manos abiertas ante el pecho. Otro rhunq cayó y, luego, otro.

Me decía que iba a asistir a la completa derrota de los monstruos, cuando se produjo un cambio. Un temblor recorrió el rebaño, una especie de vacilación, como si fueran a huir y abandonar definitivamente el terreno; pero fue la arrancada, igual que la primera vez, cuando los hombres llegaron al límite de la barrera magnética.

La matanza duró unos instantes y pronto no hubo sino cuerpos pisoteados, desgarrados, hilachos sangrientos. Vi a un sirkomiano en el instante en que uno de los monstruos avanzó hacia él sus fauces guarnecidas de colmillos más largos que sables. El hombre no hizo ni un gesto. Su cabeza arrancada rodó por tierra y su cuerpo, partido como una fruta en dos mitades, fue pisoteado por la bestia en uno de sus movimientos giratorios. Otro sirkomiano, echado al aire, cayó en unas fauces que lo seccionaron. Estallaban gritos, los hombres corrían en todas direcciones. Me dije que era hora de intervenir, y descendí en picado sobre el rebaño de rhunqs que saltaban de nuevo en el aíre.

El primero al que me acerqué tenía aún en su boca el cuerpo de un hombre. Remaba con fuertes golpes de alas a una altura de quinientos o seiscientos metros. La ráfaga le cogió de lleno. Los proyectiles, minúsculas granadas, explotaron contra la bestia como pequeños soles deslumbrantes, y el rhunq llameante como una antorcha, formó un remolino, y soltando el cuerpo del sirkomiano, cayó en vertical estrellándose contra el suelo.

Descendí a muy baja altura, en medio del rebaño, e hice salir de su nido al «pastor de cargas», que dispersó en ramillete un millar de obuses de dirección autónoma. Cada uno de ellos fue en busca de objetivo. Y explotaron, uno tras otro, dentro del cuerpo de los rhunqs perseguidos. Los monstruos volteaban, atrapados en su huida por el arma que calcinaba las carnes. Pronto no hubo más que esqueletos a medio consumir sobre el páramo. Las llamas corrían a ras del suelo crepitando en la corta hierba.

Los slrkomianos que habían escapado al ataque de los rhunqs, se apretaban contra el muro magnético. Oía sus gritos y las llamadas de los hombres-fuerza que intentaban reagruparlos. A veces, uno de los obuses dirigidos les encontraba, en su marcha zigzagueante y, entonces, huían en todas direcciones o se tiraban al suelo con la cara entre las manos. Pero los obuses, que no podían estallar sino al contacto de una carga eléctrica no humana, los evitaban y reemprendían la busca.

Casi todos los rhunqs estaban muertos. Deseaba capturar a uno vivo y, maniobré la palanca de mando del «pastor de cargas». Al entrar en giro, sonó una aguda sirena y los obuses volvieron hacia la astronave, acudiendo de todos los puntos del horizonte. Entraron en los alvéolos correspondientes y cuando la última carga estuvo en su lugar, el «pastor» cesó de girar y se introdujo suavemente en su nido.

Di caza a los rhunqs supervivientes. Huían, medio corriendo, medio volando. La astronave los alcanzó. Escogí a uno de ellos y lo inundé con una ráfaga de partículas glaciales penetrantes. De ordinario, todo ser vivo atravesado por esas partículas infinitesimales, cuya temperatura se acerca al cero absoluto, queda helado en plena marcha. Sin embargo, el rhunq continuó corriendo, como si nada hubiera ocurrido. Un poco perplejo, usé una segunda arma, el tior. La superficie molecular de gran variación eléctrica, emitida por el disparador, vacía instantáneamente a todo ser provisto de sistema nervioso de su «influx», que se lleva de golpe a uno de los polos, con lo que se consigue un estado de inercia. También esto fue un fracaso completo.

Volaba encima del rhunq, perplejo, preguntándome qué hacer y estaba a punto de recurrir a un método que había empleado contra los syonadirs, animales con células minerales, de Giota, cuando los monstruos desaparecieron bruscamente. La astronave prosiguió sobre su ruta y cuando volví al lugar donde los rhunqs habían desaparecido no vi sino el páramo calcinado. ¿Dónde se habían metido? - pregunté al analizador. No encontraba ninguna especie animal viviente en un radio de muchos centenares de metros. Continué describiendo círculos sobre el suelo, a poca altura. Si los rhunqs se refugiaban en madrigueras, la entrada tenía que ser inmensa, y se hubiera divisado a simple vista. Existía la posibilidad de que cerraran la abertura tras ellos, pero eso representaba un nivel de inteligencia no demostrado en su patoso retozar.

No pudiendo el analizador solucionar mis preguntas, volví hacia la muralla magnética. Los hombres habían desaparecido. Vi los cinco vehículos dirigirse apresuradamente hacia la ciudad. Les dejé ir, decidido a encontrarles un poco más tarde, y posé la aeronave cerca de un esqueleto de los monstruos. Antes de abandonar el aparato me puse el uniforme de combate. Se me escapaban muchas cosas todavía en esta aventura para no ser prudente.

Del cuerpo del rhunq se elevaba una ligera humareda. Me quedé sin movimiento, paralizado de asombro y, después, estallé en una carcajada. Ante mis ojos sólo había un gigantesco caparazón hueco, sostenido por un armazón de varillas metálicas ennegrecidas. Me incliné y toqué con los dedos un jirón de piel. Estaba constituida por fibras de una materia plástica.

Pasé por encima del enmarañado montón de hilos que permitían moverse a las patas traseras y a las alas del animal y me metí en el vientre, haciendo ceder bajo mis pies la borra elástica que lo rellenaba. En el lugar aproximado donde hubiera debido encontrarse el corazón, había un cofrecillo ennegrecido, a partir del cual se trababan decenas de conexiones, y que estaba todavía caliente. Era, sin duda, el generador del monstruo artificial. Después de examinarlo, arranqué algunos hilos y lo abandoné.

Salí del vientre del rhunq y anduve por lo que quedaba de su cuerpo. La cabeza estaba casi intacta. Tenía los ojos como dos enormes lámparas, con una lente móvil roja; en cuanto a los dientes, eran grandes cuchillos de acero bruto.

Eché una ojeada sobre algunos de los otros caparazones. Estaban todos construidos sobre el mismo modelo. Volví a la aeronave, pensativo. Comprendía, al fin, por qué el vigilante no descubrió ninguna señal de vida celular cuando mis «cocos» se desvanecieron en la llanura.

Sentado en la cabina, permanecí algunos instantes inmóvil sin tocar los mandos. Los rhunqs eran seres artificiales. Casi cada noche, de un refugio subterráneo de la llanura, se les lanzaba al asalto de las murallas magnéticas y de las torres, al asalto, también, de los hombres venidos a combatirlos con sólo el poder de su espíritu o la elevación del alma, si se quiere, y cada noche, los monstruos, teledirigidos, mataban algunas decenas de hombres.

Pero, ¿quién les dirigía? ¿Un pueblo enemigo de los sirkomianos? Probablemente no. El planeta estaba desierto, excepto las cavernas donde se refugiaban los expulsados de Eimos de Salers. Y no eran aquellas gentes las que querrían aterrorizar a sus antiguos conciudadanos.

Comencé a entrever la verdad. Para saber si iba por buen camino, busqué con los ojos al monstruo abatido por el hombre-fuerza. Aquel, no fue incendiado por las cargas dirigidas. Pero no había ningún cadáver de rhunq intacto. Aprovechando la confusión, los llamaron a su abrigo subterráneo.

Todo era, pues, una magnífica comedia que aclaraba el poder de los hombres-fuerza y del Coordinador sobre los sirkomianos, porque, en suma, no estaba claro cómo el poder del espíritu podía actuar sobre trozos de plástico, conexiones eléctricas y piezas de metal.

Después de reflexionar, pensé que siempre supe que llegaría a una conclusión parecida; pero esto no era impedimento para que me sintiera desengañado.

Hice rodar la astronave hasta la muralla magnética. Residuos de cuerpos humanos alfombraban el suelo. Conté cuarenta cadáveres. El culto a los rhunqs y el prestigio de los hombres-fuerza costaban caro al pueblo de Sirkoma. A propósito: había un hombre-fuerza entre las víctimas. ¿Se ofrecían también ellos en holocausto para asegurar mejor su poder?

Aceleré el aparato para atravesar la muralla magnética y, después, despegué. Me daba cuenta de lo ocurrido en Sirkoma. Se había sacado un gran partido de los perros del siglo VIII. Algunos puntos, sin embargo continuaban oscuros. Me orienté hacia el aeropuerto. El Coordinador y sus cómplices, los hombres-fuerza, tendrían que darme una explicación. Aquella mañana me habían deshecho algunas células. Iba a pedirles cuentas Pero esta vez no me presentaría como amable embajador de la Confederación, sino con todos los poderes conseguidos de Grumbarth para llevar a cabo mi trabajo.



VI

Dejé la aeronave en la gran plaza que constituía el centro de la fortaleza. Antes de descender del aparato tomé algunas precauciones. Esta vez, iba a llevar mis armas a la vista.

Un hombre-fuerza estaba de pie en Ja entrada del edificio gubernamental. Parecía esperarme.

- Deseo ver al Coordinador.

- El Coordinador descansa.

- Despertadle.

El hombre-fuerza sostuvo mi mirada. En su rostro se traslucía la hostilidad. Estuvo a punto, creo, de usar su fluido mental, pero vio mis armas y comprendió que las usaría.

- Le acompañaré.

Me hizo entrar en uno de los ascensores. Yo vigilaba cada uno de sus gestos. En el momento de montar, se volvió hacia un pequeño locutorio redondo incrustado en la pared y dijo algo en un idioma desconocido para mí. Esto acrecentó mi desconfianza. Los hombres-fuerza formaban una casta, todo parecía indicarlo, y, como todas las castas, se aislaban con sus ritos y su lenguaje particular, que se convertía en un motivo más de iniciación y la hacía más exclusiva aún.

Cuando el ascensor se detuvo, el hombre-fuerza empujó una puerta que daba a una gran sala hexagonal. A juzgar por las paredes llenas de huecos con bobinas y por la mesa de piedra negra y brillante cubierta de aparatos de comunicación, era allí donde el Coordinador estaba de ordinario.

Unos diez hombres-fuerza le rodeaban. El cuarto estaba bañado por una luz solar fría y azulada.

El Coordinador dejó que fuera hacia él; Al contrario de los hombres-fuerza, no me mostraba ninguna hostilidad, sino solamente amargura.

- Espero sus explicaciones, Coordinador.

Apenas pronunciada la última palabra, noté en mi brazo la quemadura del investigador. Saqué la pistola irradiante e hice cara a los hombres-fuerza, agrupados detrás de su jefe.

- A la. próxima tentativa de agresión, disparare...

La quemazón cesó inmediatamente, pero la actitud de los hombres-fuerza continuaba siendo hostil. No parecían impresionados por mi amenaza y me pregunté qué mala pasada me tenían reservada. A fin de moderar su ardor, apunté la pistola irradiante a una gran mesa de piedra, colocada junto a una de las paredes. La mesa comenzó a ablandarse, a ondularse débilmente. De pronto, la losa se deshizo, cayendo sobre el suelo, donde formó un amplio charco oscuro. Los hombres-fuerza se separaron vivamente de la piedra en liquefacción. Sólo el Coordinador permaneció quieto, para dar un simple paso hacia atrás cuando el charco ardiente rozó sus pies.

Repetí:

- Espero sus explicaciones.

- Estoy presto a dárselas. Supongo que ha descubierto muchas cosas... Pero creo que vale más empezar por el principio: Hace nueve siglos...

Un violento dolor me atravesó el pecho. Me sobresalté, jadeante, falto de respiración. El Coordinador se había vuelto hacia tres hombres-fuerza agrupados aparte de sus colegas. No tuvo tiempo de hablar. Apreté el gatillo. Los tres parecieron petrificarse y cayeron sobre las baldosas.

- Que se los lleven, y que todos salgan con ellos.

El Coordinador hizo una señal con la cabeza y los hombres-fuerza se fueron, llevando a sus tres camaradas. Antes de que cerrasen la puerta, el Coordinador ordenó:

- Que ninguno salga de la sala de los Planos.

Se volvió hacia mí.

- Le ruego me excuse. Comprenda esta reacción...

- Se ha intentado por dos veces modificar mis recuerdos.

El Coordinador bajó los ojos al charco de piedra, que se coagulaba poco a poco.

- Cada uno usa las armas que posee. Crea que no fue de buena gana que decidimos modificar algunos de sus recuerdos.

Hizo un gesto como si se arrepintiera de aquella decisión y no la hubiera aprobado nunca por completo.

Sonó un timbre sordo. El Coordinador fue hacia un aparato de televisión empotrado en la pared. Lo conectó. En la iluminada pantalla, se veía una especie de gran cripta ovalada, en cuya bóveda, muy baja, un relieve piramidal, de materia parecida al vidrio, emitía una luz amarillenta.

Los hombres-fuerza entraban en la cripta por dos puertas laterales. Eran varios centenares, que se pusieron cara a la pared. Vi, entonces, ante cada uno de ellos, a la altura de las espaldas, un cubo brillante empotrado en la pared y perforado con orificios redondos.

El Coordinador dijo:

- Son las ofrendas de la noche.

Los hombres-fuerza se quitaron la túnica y aparecieron desnudos hasta la cintura. Se elevó una voz, en la lengua de la casta, y unas correas brotaron de cada uno de los cubos, abatiéndose sobre sus cuerpos inmóviles. Los látigos, de un metro de largo y que parecían hechos de un metal muy ligero, silbaban, se retorcían, levantaban la piel, para retirarse como reptiles al interior del cubo, del que brotarían de nuevo redoblando sus ataques sobre los pechos, que se ofrecían abiertos.

Mientras, la voz continuaba recitando de manera semientonada.

El espectáculo me produjo una impresión desagradable. No porque sintiera piedad por los hombres-fuerza - podían hacerse golpear por sus máquinas hasta el agotamiento -, sino porque me irritaba la idea de que existieran personas de comportamiento tan malsano y arcaico.

El Coordinador contemplaba la escena con una expresión neutra. Acercándose al televisor, lo desconectó.

Se volvió lentamente hacia mí. No debía haber prestado gran atención a la ceremonia porque continuó el diálogo en el punto mismo en que lo habíamos dejado.

- Imaginábamos que la Confederación acabaría por preguntarse qué era de nosotros. Después de nueve siglos de aislamiento, la zanja entre nuestros mundos es tan profunda que no podíamos sino recurrir a la mentira y al engaño.

- ¿Por qué?

- Hace nueve siglos, Sirkoma era un planeta rico. Al final del Cuarto Conflicto, no quedaba más que ruinas. Nuestras ciudades y pueblos estaban destruidos y para vivir en la atmósfera envenenada por las radiaciones, los cuatrocientos mil supervivientes debían llevar máscaras y compuestos protectores.

- La situación era casi la misma en todos los planetas de las Ocho Galaxias.

- Tal vez. Pero creo que aquí la lucha fue más horrible aún que en otros muchos lugares, porque se nos sumó la guerra civil.

- Me habló de ello el profesor Alhena, pero... El Coordinador previno con un gesto mis objeciones.

- Nuestra civilización o, más exactamente, el desarrollo de nuestra técnica, nos había colocado a la cabeza de la Octava Galaxia. Bruscamente nos convertimos en un pueblo miserable, y de nuestros cuatrocientos mil supervivientes, trescientos mil eran seres monstruosos o enfermos. Fue entonces cuando en este mundo de terror y de agonía, los más prudentes juraron volver la espalda a la civilización tal como la entienden los pueblos confederados. Hasta un momento dado, hicimos coincidir el progreso y la felicidad, con la utilización de la materia para un mayor bienestar y, también, para conseguir la autoridad. Una vez alcanzado nuestro propósito, nos volvimos hacia el espíritu y a partir de él renovamos nuestra escala de valores.

- Y han inventado los rhunqs. Inventado es la palabra exacta, sí, puesto que al principio sólo se trataba, según me dijo el profesor Alhena, de perros arrojados de la ciudad, después de haberse declarado algunos casos de rabia.

- Fuimos nosotros, mis predecesores, claro está, quienes inoculamos a los perros el morbo que los volvió contra los hombres. Compréndanos: era necesario crear un enemigo común para conseguir la unión, ya que Esitié y Gonove, las dos potencias que no cesaron de enfrentarse durante los diez siglos anteriores, tenían sus partidarios, que continuaban destrozándose. Con los rhunqs desviábamos el instinto de lucha y agresividad inseparable del hombre hacia otro objetivo. Poco a poco, fuimos viendo el partido que podía sacarse de este enemigo común y perfeccionamos la idea.

- Hasta convertirla en la clave de vuestra civilización.

- Sí, hasta cierto punto. A la necesidad de expansión del hombre, a su curiosidad por los mundos exteriores, opusimos la amenaza de los monstruos. Lo que importaba, de allí en adelante, no era ir más lejos ni ceder a la tentación de lo desconocido, a los descubrimientos, sino defenderse de un peligro presente, cotidiano: los rhunqs. Los colocamos como una barrera entre nosotros y el resto del universo y, por el mismo motivo, dimos a los sirkomianos la desconfianza por lo desconocido y por los otros mundos de donde no podía venir más que la desgracia y la muerte.

La voz del Coordinador se había elevado y su exaltación pasaba a los ademanes.

Yo indiqué:

- Resumiendo: la curiosidad y el espíritu aventurero se convertían en dos vicios que amenazaban vuestra nueva sociedad. Al pie de los muros de Eimos de Salers comenzaba el infierno.

- Nada más que eso. Al mismo tiempo que nos aislábamos del mundo, dábamos preferencia al espíritu sobre la materia. No olvidábamos a donde nos había llevado nuestro desarrollo técnico: a la destrucción y a la muerte. Fue éste el motivo por el que quisimos controlar el progreso material. Para ello establecimos programas y normas precisas y los hemos observado. Comenzamos concentrando toda la población de Sirkoma en una sola ciudad, con lo que era más fácil controlar en todo momento su desenvolvimiento. A continuación, fijamos un cupo anual. El mito de los rhunqs nos ayudó considerablemente. Ellos eran el enemigo al que combatíamos para reconquistar progresivamente nuestro planeta.

- Y en vuestro menosprecio por la materia y las posibilidades que se pueden obtener de ella, decidisteis que sólo el espíritu podría vencer a este enemigo...

- Sí, y también que el espíritu (y esto era lo más importante) no era eficaz sino en la medida en que los cupos de virtud de cada ciudadano fueran cumplidos.

- O sea que, con los rhunqs, descubristeis de nuevo el pecado original. Porque se convertían en el pecado original de vuestros ascendientes anteriores al cuarto Conflicto, y la herencia detestable que os habían dejado. ¿Me equivoco?

- No. Pero nosotros no colocamos nuestra Edad de Oro en el pasado, sino en el porvenir y en esta lenta victoria que vamos alcanzando sobre los rhunqs en el curso de los siglos.

- Tanto la victoria, como el combate por una superchería...

- ¿Y que importa eso? ¿Puede afirmar que los sirkomianos son menos fuertes o menos felices (pues ante todo se trata de felicidad) que los habitantes de vuestros planetas?... Tenemos bastante menos delincuencia que antiguamente y suprimimos las cárceles hace cuatro siglos. El pueblo lleva una vida confortable.

- Lo he visto, pero ¿no teme que se les acuse de abuso de autoridad y tentativa de dictadura, por una minoría?

- ¿Se refiere a los hombres-fuerza y a mí?

El Coordinador, que había ido hasta la gran vidriera curva, se volvió vivamente. Dijo:

- Pero más que nadie estamos sometidos a la disciplina del espíritu. Vivimos más pobremente, nos vestimos con mayor sencillez, nuestro alimento es más frugal y soportamos mayores penitencias que los individuos humildes de Sirkoma... ¿Qué jefes de la Confederación aceptarían someterse a estas reglas?

- Ninguno. Pero tenéis el poder y no rendís cuentas a nadie. ¿Sabe que una de las leyes de la Confederación dice: «Mueran los que buscan la gloria y el poder sólo por su prestigio y provecho»?

- No se trata de nuestro provecho ni de nuestra gloria.

- A sus ojos quizá no, pero he observado a los hombres-fuerza. Forman una casta orgullosa y dudo que para ellos el cuidado del bien común sea más importante que su vanidad personal. Pero, sobre eso, la Confederación juzgará. ¿De dónde provienen sus poderes extraordinarios?

- De su entrenamiento espiritual y mental.

- Me ha parecido que no dudan en ayudarse con artificios y supercherías, usando aparatos científicos desconocidos del pueblo.

- Eso no hace sino asegurar su prestigio.

- A la Confederación no le gustan los hombres-dios, ni lo que de alguna manera se le parece. Tuvimos bastante trabajo para deshacernos de ellos.

- ¿Por qué se han reservado el monopolio de algunos inventos?

- Cuando un invento no nos parece de cierto provecho para la felicidad del pueblo, no lo revelamos. Hemos pagado demasiado caro el aprender a qué conduce un desarrollo sin freno de la técnica.

- Habéis usado, sin embargo, vuestro progreso científico para la instauración de una dictadura, al reservarlo a una casta de iniciados. A propósito, ¿cuál es el verdadero papel de esos hombres de vestidos remolinantes? El profesor Alhena, que no parece tenerles simpatía, los calificó de científicos.

- Son nuestros científicos, en efecto. A ellos debemos nuestros inventos, pero hemos apreciado a los hombres de ciencia en su justo valor, que es mediocre, y están controlados por los Soldados Privilegiados. No hemos querido retraer ninguno de los instintos y tendencias naturales del hombre. Nos contentamos con dirigirlos hacia objetivos escogidos por nosotros. Así, en Sirkoma, como en todas partes, nacen vocaciones científicas. No se consideran una bendición, es verdad, pero las respetamos. Los que escogen una carrera científica entran en los Colegios de la Ciudad Madre y les damos toda libertad.

- Pero les aíslan de la población, que les es hostil, y están controlados por los hombres-fuerza, únicos jueces sobre el empleo y aplicación de sus descubrimientos.

- Le he dado nuestras razones. Ni fomentamos ni desanimamos las vocaciones científicas, pero deben servir a la comunidad.

- Supongo que un planeta como Sirkoma, que se ha cerrado al mundo por el mito de los rhunqs, no puede, sin embargo, ignorar el progreso científico de los otros planetas y, por tanto, el peligro que representan, ya que podrían, por ejemplo, decidir atacaros. ¿Acaso por esto conserváis los hombres de ciencia?

El Coordinador vaciló. Era un hombre extraño, tranquilo y violento a la vez, y mientras me explicaba sus razones yo no cesaba de pensar si no buscaba engañarme. A veces, estaba a punto de juzgarle sincero, pero en otros momentos, en que parecía pesar y preguntarse cuál era la mejor respuesta, tenía la sensación de que me escondía lo esencial. Estaba acostumbrado, en mis relaciones con los jefes de estado de las otras Galaxias, a luchar sobre un terreno más firme y me ponía nervioso. Por eso pregunté bruscamente:

- Si Sirkoma fuera atacado por uno de los planetas de la Confederación, ¿podrían defenderse? ¿Qué armas poseen?

- Las investigaciones de nuestros científicos tienden simplemente a mejorar el nivel de vida de la población.

- Pero una parte de vuestra energía es obtenida de los solenoides de Sorx. ¿Sabe lo que esto significa?

El Coordinador lo sabía ciertamente, porque enmudeció.

Insistí:

- ¿Sabe que en la Confederación, donde docenas de millares de científicos trabajan en equipo o en competencia, no hemos descubierto estos solenoides hasta hace solamente ciento cincuenta años y que suponen un grado de desarrollo muy elevado, el conocimiento, por ejemplo, del vuelo subespacial, de la materia neutra y de la transformación de la energía en cualquier punto del espacio sin ningún desperdicio?

El Coordinador levantó los hombros como si concediera poca importancia a lo que había detrás de los portentosos solenoides en Sorx y me pregunté, una vez más, hasta qué punto su desdén no era fingido.

- Pero dejemos esto y volvamos a lo que he visto en Sirkoma y que me parece más grave que el uso de solenoides de Sorx en un mundo que aparentemente tiene una técnica de Primer Estadio: los rhunqs. Ante todo, vuestro mundo parte de ellos y alrededor de ellos gravita vuestra civilización y la moral resultante. Pero, ¿por qué estas incesantes alertas nocturnas?, ¿por qué este terror permanente en que viven los sirkomianos? Y, sobre todo, ¿por qué los millares de víctimas que ofrecéis a los rhunqs? Estos monstruos electrónicos exigen mucha sangre, y con preferencia sangre de jóvenes, si mis observaciones son exactas. He asistido al último combate. Fue una espantosa carnicería y no vi un solo hombre de edad entre vuestros guerreros.

- La rebelión y la duda llegan con la juventud. Gracias a los rhunqs eliminamos este peligro.

- Los rhunqs no matan al azar. A algunos de esos jóvenes se les ha conservado la vida...

- Los más prudentes.

- Que equivale a decir los más débiles, aquellos de los que no tenéis nada que temer, ni curiosidad, ni espíritu emprendedor...

- Exactamente. Pero en el camino escogido no podemos actuar de otra forma. Hemos organizado un programa de evolución moderada de nuestro pueblo y necesitamos evitar, a toda costa, que algunos espíritus jóvenes, con deseo de novedades, echen por tierra este programa que asegura la felicidad y la paz de la mayoría.

- Y les condenáis a una muerte terrible, cuando son quizá lo mejor entre vosotros, quizá, también, vuestra única posibilidad de supervivencia en el porvenir.

- Con frecuencia combaten a los rhunqs voluntariamente.

- Lo que supone, pues, condenarlos a muerte por su valor y generosidad. Temo que la Confederación no os perdonará esto. Nada se respeta más que el nacimiento y desarrollo de la especie humana. Esto no tiene nada que ver con el culto a la violencia y sufrimos daños graves a causa de tan turbulenta parte de nosotros mismos. Convivimos con especies extraterrenales. Estos seres son nuestros aliados. Pero 'mañana pueden ser enemigos. A veces ocurre. ¿Cómo resistirles, cómo vencerles en fuerza y conocimientos si arrancamos nuestros brotes más vigorosos?

Volvía sobre lo mismo, hasta tal punto conservaba viva la imagen de aquellos jóvenes desgarrados por los rhunqs que, entre el terror y el entusiasmo, habían salido, engañados, al paso de la muerte. El Coordinador no parecía haberme entendido. Tal vez era ya insensible a aquel horror. Grumbarth se habría burlado de mi cólera y mi vehemencia. Siempre me aconsejaba calma e ironía, comprensión de los mundos divergentes, según sus propias palabras.

El Coordinador repitió como un viejo testarudo:

- Nuestro pueblo es feliz. ¿No es esto lo esencial? Hemos construido nuestra sociedad en torno al mito de los rhunqs estoy de acuerdo, pero este mito nos ha preservado del mundo exterior y de su deplorable ejemplo. Nos ha permitido eliminar los elementos peligrosos de nuestra sociedad. Ha sido el desagüe de su cólera y su descontento, la válvula de seguridad para todos los malos sentimientos que mueven a los hombres unos contra otros, en una sociedad que no se siente amenazada. Porque hemos concebido a los rhunqs invulnerables a las armas materiales, sensibles solamente al espíritu y a sus cualidades, se ha elevado el nivel moral de nuestro pueblo...

El Coordinador notó, probablemente, que no juzgaba de gran valor sus argumentos. Se detuvo por unos segundos y dijo, lo que me pareció, más que una afirmación, un grito de defensa:

- Somos felices. Nuestra tentativa ha tenido éxito.

Y a continuación:

- ¿Cree que la Confederación nos obligará a cambiar de régimen?

- No lo sé.

Se había acercado a mí y su rostro expresaba duda y temor.

- Usted que la representa aquí, ¿qué decidiría?

- Yo pertenezco al mundo de las Ocho Galaxias. Tenemos nuestras dificultades, como ustedes tienen las suyas; son, sencillamente, de otro orden, pero nosotros las afrontamos, en lugar de evitarías por medio de mitos o criaturas artificiales. Cedemos el paso a la verdad, aunque de momento sólo nos produzca intranquilidad y conflictos. Hace veinte mil años vivíamos en cavernas e ignorábamos el fuego. Hoy, surcamos las galaxias. Si Grumbarth, mi jefe, estuviera aquí, le diría que lo que queremos preservar es ante todo el ímpetu de la especie, lo que se llama el complejo de expansión de la raza salida del Tercer Planeta. Le diría, también, que, secundariamente, se intenta domesticar e inclinar esta fuerza. Pero entramos en el campo de la moral. Tenemos la nuestra, que es el resultado de una serie de modificaciones y adaptaciones. Hasta tal punto son admirables y desconcertantes los mundos encontrados en las Galaxias, que vuelven dudoso lo que ayer parecía evidente... En realidad, yo no estoy seguro de que tengamos razón.

Añadí, después de un momento:

- Sin embargo, prefiero ser un hombre de la Confederación antes que un ciudadano de Sirkoma. Temo que no sea suficiente desear la comodidad y la paz para un pueblo, y ver en ello los signos ciertos de su felicidad. Pero esto es sólo una opinión personal.

- ¿Qué va a hacer?

- Volver a la Tierra y entregar los datos que he recibido. Antes, yo le rogaría destruir a los rhunqs.

- Pero...

- Si no quieren quedar abochornados confesando la verdad, ¿por qué no organizar un gran combate y hacer participar al pueblo hasta la derrota completa de los monstruos? Podrían partir de esta victoria...

- Los Soldados privilegiados no aceptarían jamás el...

- ¿Ve ahora como volvemos, a fin de cuentas, al poder y prestigio de una minoría? Si los hombres-fuerza no aceptan de buen grado, les obligaremos a someterse. La Confederación, creo haberlo dicho al jefe de Seguridad, usa a veces medios violentos. Además, no olvide que dentro de unos días instalaremos nuestras avanzadas en Sirkoma para vigilar a los seres-dobles.

El Coordinador parecía hundido. Yo comprendía que no se quita de en medio, fácilmente, un mito como el de los rhunqs, de nueve siglos de antigüedad, y que había prestado tan grandes servicios.

- Todo será entonces distinto y nuestro pueblo menos feliz.

Transformaba ya la Era de los Rhunqs en Paraíso Perdido. Le dije rudamente:

- ¿Está seguro? De todos modos, eso debía ocurrir aunque la Confederación no hubiera mandado informador a Sirkoma.

- ¿Por qué?

- Hay en el planeta otros humanos, además de los de Eimos de Salers: los expulsados en otro tiempo, los delincuentes y, también, los adoradores de los rhunqs que habéis desterrado de la ciudad.

- No les tememos.

- Siempre hay que temer a un hombre libre. Hemos comprobado que los humanos están condicionados muy estrechamente por su naturaleza. Les basta una pequeña amplitud y el desarrollo, supuestos ciertos factores, sigue reglas inexorables. He visto una de las ciudades de esos sirkomianos. En dos siglos podrán asaltar Eimos de Salers.

- Le he dicho que no les tememos. De todos modos, la probable intervención de los confederados en nuestros asuntos quita valor a esa amenaza.

El Coordinador esperaba que yo me despidiera. Con toda su actitud me indicaba que no teníamos nada más que decirnos. Respondió a mi saludo con un movimiento de cabeza, mientras apretaba un botón metálico hundido en la pared. Se abrió la puerta del ascensor. Entré en él. El Coordinador me volvió la espalda. Había quedado de pie, cerca de la gran vidriera y contemplaba inmóvil la ciudad.

El ascensor se detuvo al comienzo del pasillo que llevaba a mi apartamento. Cuando entré, el locutor de la televisión comentaba un encuentro deportivo entre dos equipos que se disputaban un disco de autonomía restringida. Pensé qué haría el Coordinador cuando las primeras aeronaves llegaran para instalar las avanzadas. No estaba seguro de que se resignara a esta invasión como tampoco lo estaba de que organizase el gran combate que le había sugerido, para destruir a los rhunqs. Pero ¿que podía hacer? No encontraba ninguna solución. Sirkoma no se podía levantar contra los Estados Confederados. Me lo repetía mil veces, poro no quedaba tranquilo.

Conecté distraídamente el analizador, que zumbó.

- Dos hombres han intentado entrar en el apartamento. Nos hemos opuesto. Se retiraron sin usar las armas. Por otra parte, hemos proseguido el examen de los datos suministrados por su visita a la ciudad, así como por Ja lectura de las bobinas de memoria y por el espectáculo de la televisión. Nuestras primeras observaciones han quedado confirmadas. El nivel del desarrollo técnico de este planeta corresponde a un Tercer Estadio, excepto algunos puntos particulares que pertenecen al Primer Estadio. Los mensajes visuales de propaganda televisada subconsciente, se refieren sobre todo a los imperativos de moralidad, al respeto al trabajo y a las tradiciones. Se implanta en los sirkomianos la admiración y el temor a los Soldados Privilegiados, sugiriendo que poseen ciertos poderes de clarividencia extrahumanos.

»Por el contrario, los mensajes referentes a los científicos tienden a menospreciarles. Se une a su imagen una idea ridícula o, también, de irritación. Muchos mensajes inconscientes muestran a los hombres-fuerza burlándose de los científicos. El estudio de esas imágenes parece indicar un acondicionamiento de todos los sirkomianos, desde su primera infancia, contra todo lo tocante a la ciencia y la materia. A este propósito, el estudio lingüístico es revelador. Hemos recogido efectivamente muchas expresiones proverbiales, confirmándonos en nuestra opinión. Así, hay una verdadera asimilación en el lenguaje popular entre «amar la ciencia» y «ser culpable». De igual modo, decir de alguien que «podría llevar el vestido remolineante» significa que tiene una marcada inclinación a la maldad. Notamos, en fin, que los científicos son con frecuencia designados con el término «descluent», palabra de la que no encontramos el origen, pero que en Sirkoma designa a la acción nociva de un cuerpo sobre las facultades del espíritu. Se habla, por ejemplo, del «efecto descluent del alcohol o de ciertas drogas. »

Pregunté:

- ¿Los mensajes subconscientes hablan del Coordinador?

- Nunca.

Hice el equipaje y, desconectando el analizador, lo metí en su funda. Llamé al servidor. Entró unos momentos después, mientras yo mordía una manzana, cogida en la terraza. Le indiqué mi equipaje.

- ¿Puede ayudarme a llevarlo a la plaza?

Transportó mis maletas al ascensor. Mientras descendíamos, me preguntó:

- ¿Volverá usted a Sirkoma?

- No lo creo.

Mi respuesta pareció aliviarle. Sonrió y me dijo:

- Habrá podido comprobar que nuestro planeta es maravilloso. ¿Existen otros tan hermosos?

- Algunos. ¿Usted desea que nada cambie en Sirkoma?

Dudó un instante, pero, al fin, dijo:

- Sí.

-¿Ni siquiera los rhunqs?

- Sin duda, pero sabemos con certeza que un día los venceremos.

La entrada estaba desierta. Al llegar a la gran escalera de piedra me quedé inmovilizado. Detrás de mí, el servidor lanzó una exclamación. A la altura del piso 20 de un edificio del otro lado de la plaza, se abría una caverna roja, crujiente, que lanzaba al cielo gavillas de chispas. Aunque a doscientos metros de distancia, notábamos en las caras el calor del incendio. Entonces me di cuenta, recorriendo con la mirada la plaza desierta, que había desaparecido mi aeronave. Bajé los escalones a toda prisa.

Atravesé la plaza y me dirigí instintivamente hacia el lugar del incendio. Nadie parecía ocuparse en apagarlo. Un ligero silbido me hizo levantar los ojos. Un objeto débilmente luminoso se movía en el cielo a gran velocidad. Perdió altura. Reconocí mi aeronave. Picó hacia el suelo, y retardó bruscamente para tomar tierra a algunos metros de mí.

Cuando entré en la cabina, el vigilante dijo:

- He sido atacado por ondas de vibración de alta frecuencia. Intenté neutralizarlas, pero no pude conseguirlo. Cuando las ondas comenzaron a averiar el primer revestimiento del ciclo de distribución, pasé al ataque, destruyendo totalmente el centro emisor, que estaba en uno de los edificios de la plaza.

Di las gracias al servidor, que miraba asombrado la aeronave, y cerré la esclusa. Al otro lado de la plaza continuaba el incendio con gran violencia. Pregunté, mientras despegaba el aparato:

- ¿Cómo no ha podido neutralizar las ondas de vibración?

- Su frecuencia era extremadamente elevada e iban acompañadas de trazos de ondas homólogas que se deslizaban por el camino abierto por las vibraciones de alta frecuencia. El segundo trazo de ondas, en la vía abierta, actuaba como un verdadero explosivo.

Decididamente, el Coordinador no me había dicho todo sobre el nivel científico de Sirkoma. Era preciso pedir a Grumbart que añadiera a la misión de avanzadas un grupo de especialistas, a fin de saber hasta dónde habían llegado los famosos científicos de remolinantes vestidos, a quienes había interesado hacer menospreciables.

Mientras la banda sonora me daba cuenta de los mensajes recibidos durante las últimas horas, sobrevolaba la ciudad a poca altura. Hacía describir al aparato amplios círculos. No me decidía a abandonar Sirkoma, como si esperara otras revelaciones.

Eimos de Salers estaba tranquila. La astronave pasaba a ras de los techos de los árboles y de los jardines. En las plazas, los kevios enroscaban sus espiras alrededor de las columnas. Las calles permanecían desiertas. Esperaba no sé qué, y dirigí el aparato para franquear el recinto de la fortaleza. Algunas ventanas estaban iluminadas. Al extremo de la gran plaza, el incendio llameaba aún, pero no se había extendido a los inmuebles vecinos. Veía el fuego tras los cilindros de humo negro que se levantaban junto a las fachadas, y giraban en la plaza.

El vigilante habló del avance de los seres-dobles. Los cables luminosos continuaban progresando en dirección a la Octava Galaxia. Habían sido rodeados unos sesenta planetas. Aún se ignoraba la utilidad de las torres gigantescas aparecidas, y cuya cumbre giratoria emitía aquellos extraños cables luminosos. Un crucero de reconocimiento, «Esmelian de Ordet», que se había encontrado en el camino de uno de ellos, no sufrió ningún daño aparente. Pero comenzó a ir a la deriva y el nivelador enviado para socorrerle había descubierto en la tripulación y las máquinas, los mismos fenómenos inexplicables que en el «Spotirezza de Donal».

Volaba de nuevo sobre las casas y los jardines. Las calles de la ciudad continuaban desesperadamente desiertas. Llegué sobre una plaza erizada de kevios. Miré las franjas de ondas circulares que serpenteaban alrededor de las columnas. Había olvidado preguntar al Coordinador cuál era el uso de aquellas curiosas columnas.

- ¿Para qué sirven?

El analizador, que ya había debido estudiarlas, contestó en seguida:

- Son estructuras metálicas con generador subterráneo. Emiten de manera continua una radiación análoga a las irradiaciones 291 que tienen por objeto provocar el miedo por acción directa sobre los centros nerviosos. Cada una de estas estructuras - hay cuatro en la plaza que sobrevolamos - difunden, además, en igual longitud de onda que la utilizada por nosotros para la suspensión síquica. Se encuentran otras torres parecidas en el planeta Oriha, donde se emplean en las prisiones para favorecer la calma y la disciplina. Estas estructuras han sido prohibidas en los planetas del Primer Círculo, después de la protesta del 412. Se utilizan solamente algunos modelos para el tratamiento de ciertas enfermedades mentales...



VII

No me decidía a abandonar el planeta. Sirkoma estaba en una situación equívoca. Al desentenderme de la futura suerte de los habitantes de Eimos de Salers, me iba por el camino más fácil. ¿Qué harían el Coordinador y los hombres-fuerza, con todos los poderes en su mano? Dudaba de que esperasen prudentemente la llegada de los cruceros y se sometieran de grado a la ley de la Confederación. Tal vez, coléricos y despechados, trataban de arrastrar al planeta en su caída. Los jefes absolutos, devorados por el orgullo, tienen por costumbre esta clase de abusos. Por otra parte, y esto acrecentaba mi descontento, ¿había llevado a cabo todas las tareas encomendadas? Ante todo, fui a Sirkoma para aclarar la desaparición de «Kapa de Semeis». ¿Cómo pudo naufragar un crucero de combate perteneciente a una categoría de navíos invulnerables a las armas de uso corriente? Sin duda existían los seres-dobles, pero nada probaba que hubieran llegado a esta provincia de la Octava Galaxia.

Así, mientras iba dando vueltas a poca altura sobre el erial cubierto por los restos calcinados de los rhunqs y los cuerpos destrozados de los jóvenes sirkomianos, me esforzaba por ver claro, para saber cuál era la mejor conducta a seguir.

Me pareció que lo más urgente era enviar un mensaje al despacho de Normalización. Se lo dicté al vigilante, que lo cifró. Pedía a Grumbarth el envío de una escuadra de cruceros con equipo de detección y un grupo de astrofísicos. Le indicaba mi situación y que esperaría en Sirkoma la llegada de la escuadra. El mensaje, enviado por ruta subespacial, sería recogido por alguna nave-correo en unas horas, y si todo iba bien y Grumbarth daba su conformidad, la escuadra llegaría mañana.

Estaba en el límite del erial cuando, de nuevo, la imagen de «Kapa de Semeis» se presentó a mi imaginación. Era la tercera o cuarta vez desde que había subido a la astronave y quedé sorprendido por su precisión casi fotográfica. Veía el gran crucero abarrancado en el flanco de una montaña cubierta de bosques. Imaginaba la escena con gran claridad: los árboles negros, aplastados por la caída en un rastro de varios kilómetros, las rocas grises y, en fin, los gigantescos restos oblicuos, cuya proa medio chafada se hundía en un torrente abrupto de piedras claras. ¿De qué provenía la precisión de esta imagen? Después de darle vueltas, acabé por decirme que su causa era mi sentimiento de culpabilidad y que yo mismo la había creado a partir de mis conocimientos, por una parte, de un gran crucero de combate y, por otra, de la naturaleza y del relieve de Sirkoma. Era la única explicación. No podía compararme a los parahumanos de Yors que, en ciertas circunstancias, tienen la facultad de contemplar su propio porvenir. No era menor la nitidez de la imagen y su repetición me ocasionaba hondo malestar, por lo que decidí quedar con la conciencia tranquila. Tenía, además, mucho tiempo por delante, pues no partiría de Sirkoma antes de la llegada de la escuadra.

Sobrevolé tres cadenas montañosas sin descubrir nada insólito - y el choque de un crucero de ciento treinta mil toneladas, como «Kapa de Semeis», no ocurre sin revolver profundamente el suelo; además, yo llevaba algunos instrumentos de detección primaria -. Pero, ¿eran éstas todas las montañas de Sirkoma?

Cogí el Manual de Navegación y busqué un mapa del planeta. Encontré uno en el anexo dedicado a las civilizaciones del Segundo Estadio. Había otros dos repliegues montañosos: el Ber-Emsir y los Tawlioh. El primero estaba situado a dos mil kilómetros hacia el sur de Eimos de Salers y el segundo dividía el continente occidental, una gran isla helada cercana al Polo Norte. Iría primero a sobrevolar el Ber-Emsir, que estaba más próximo y que por su relieve y situación en una zona templada me parecía más propicio para justificar la Imagen del naufragio del «Kapa de Semeis»3 todo ello a pesar del poco crédito que continuaba dando a esta visión.

Puse proa hacia el sur. Al pasar sobre Eimos de Salers, disminuí la velocidad para observar. Pregunté al vigilante. No señaló nada insólito, pero debo decir que los instrumentos de radioscopia de a bordo sólo alcanzaban algunos metros dentro de las estructuras minerales, de manera que no podía saber nada de lo que ocurría en aquellos momentos en las profundidades de la fortaleza.

El analizador me daba las características de los terrenos sobrevolados, identificando fauna y flora remitiéndose a sus circuitos de memoria. Le prestaba poca atención. Mi mirada estaba fija en una de las antenas sensibilizadas con sermium - una partícula de este metal radiactivo iba engastada en la célula central de todas las astronaves de la Confederación -, que buscaba a «Kapa de Semeis».

Eran las cuatro de la madrugada cuando aparecieron las primeras estribaciones de la cadena del Ber-Emsir. Las tres lunas de Sirkoma iluminaban un paisaje de crestas y dientes en forma de sierra y profundos valles cubiertos de bosque. La imagen que me había formado del naufragio de «Kapa de Semeis» se presentó de nuevo a mi espíritu y pensé que las montañas que sobrevolaba se parecían mucho a aquellas. Sin embargo, la señal de alerta, unida a la antena sensibilizada con sermium, permanecía mudo.

Al franquear un enorme macizo nevado de catorce mil metros, el vigilante anunció:

- No descubrimos ninguna forma de vida animal, ni en este macizo ni en las regiones inferiores.

- ¿Se oponen el clima y los recursos naturales?

- No. La mayor parte de las especies identificadas en el Erm-Sebir podrían vivir aquí. No hemos descubierto ninguna explicación a este fenómeno.

Se abrió un valle que cortaba transversalmente los pliegues rocosos. Hundido hacia el oeste, tenía unos diez kilómetros de ancho. Tomé los mandos e hice descender d aparato a fin de observar de cerca los bosques de coníferas que recubrían sus pendientes.

Un largo descenso oblicuo me llevó al nivel de las crestas. Examinaba el cuadro de a bordo y las imágenes de sondaje cuando el altímetro llamó de pronto mi atención. Indicaba trece mil metros aunque me pareció que navegábamos bastante cerca del suelo, alrededor de los sete u ocho mil. Pregunté al vigilante, que me confirmó que la altura era de trece mil metros. La velocidad oscilaba alrededor de los doscientos kilómetros por hora, y también me pareció que volábamos con velocidad bastante mayor. Pero el vigilante confirmó, de nuevo, la exactitud de las indicaciones de los instrumentos de medida.

Observaba perplejo los islotes rocosos y las pendientes cubiertas de bosque que desfilaban bajo la aeronave. Habría jurado que volábamos a cinco o seis mil metros y que nuestra velocidad rebasaba los cuatrocientos kilómetros por hora. Llegué a la conclusión de que mis sentidos estaban de alguna manera ilusionados. No sentí ninguna inquietud. En efecto, después de once años de viajar por el espacio no era la primera vez que me equivocaba. Los mundos a los que se me había enviado en misión estaban sometidos a leyes diferentes, se desarrollaban sus fenómenos propios y engañaban tanto a cada uno de los sentidos humanos que lo que percibían nuestros ojos, nuestro tacto y nuestro oído no era sino pura alucinación. Había, pues, aprendido, como todos los navegantes, que en esos casos era mejor dar crédito a los informes de la astronave y dejarle la iniciativa. Me sentía incómodo, sin duda, pero la primera función del aparato era rebatir las aberraciones de nuestros sentidos y tomar las medidas de protección necesarias en los momentos en que el incumplimiento de nuestro cuerpo nos dejaba totalmente desarmados.

Esto me repetía mientras sobrevolábamos el valle y, también, que la primera misión del equipo de robots es que la astronave no cause jamás ningún daño a los que van a bordo, cualesquiera que sean las circunstancias. Pero ni las reflexiones ni el recuerdo de las numerosas veces en que había salvado la vida gracias a las eficaces reacciones automáticas del aparato, impedían que estuviera un poco inquieto. ¿Cuál era el fenómeno que alteraba hasta tal punto mi visión? ¿Era natural o provocado por otros hombres? Pregunté al vigilante, que me respondió:

- En efecto, algo ocurre, pero no podemos identificar su naturaleza ni su origen. Esta acción no se ejerce sobre la nave y el medio físico no está alterado.

Centré toda mi atención en el enfocador y observé el fondo del valle, que parecía, con sus cantos rodados y sus franjas de guijarros, el curso de un antiguo río. Esta visión vertical del paisaje, la proximidad del suelo, la sensación de una velocidad siempre creciente, me produjeron una impresión tan viva que instintivamente me adueñé de los mandos y traté de corregir la dirección. Los mandos resistieron. El vigilante dijo:

- Estamos bajo piloto automático.

Solté los mandos, sorprendido. De ordinario, el vigilante me advertía siempre que pasábamos a vuelo automático, cosa que no ocurría sin un motivo grave. Era necesario que existiera un peligro o que los circuitos de apreciación de la astronave juzgasen que mis reflejos eran insuficientes para afrontar una situación llena de emboscadas.

- ¿Por qué hemos pasado a vuelo automático? ¿Con motivo de mi misión alterada o es que acaso corremos peligro?

- Simplemente, tomamos las precauciones normales. No hay peligro inmediato, pero hemos detectado trazos de ondas longitudinales que son capaces de modificar la gravitación y desequilibrarnos. Son esas ondas las que modifican su visión y desvían las partículas luminosas.

Esta respuesta me dejó pensativo. Al igual que las anteriores, me parecía confusa y muy distinta, además, de las acostumbradas, a las que daba siempre mí asentimiento. La aeronave conocía exactamente el nivel de mi inteligencia y debía adaptar sus informaciones a este nivel. Aparte de que el vigilante no debía esperar a ser interrogado. Su papel era el de informarme en cada momento. Terminé por preguntarme si los trazos de ondas de que había hablado no habrían estropeado alguno de sus circuitos.

- ¿Por qué no tomamos altura?

El vigilante enmudeció como si vacilara. Sobre cuadro de mandos ninguna mira de alarma se iluminaba. Mis ojos iban de un instrumento al otro, buscando algún indicio. Todo estaba tranquilo. Intenté tranquilizarme yo, pero en los cuatro años que pilotaba la aeronave, era la primera vez que rehusaba responder a mis preguntas y, también, la primera vez que en una situación de peligro el sistema de alarma permanecía silencioso.

- ¿Por qué no tomamos altura o pasamos a vuelo espacial?

Hubo una corta espera, y después:

- Las circunstancias no lo permiten. Tranquilícese, no corremos ningún peligro inmediato.

Esta manera de apaciguarme tampoco era natural, ya que la misión del vigilante era, ante todo, explicarme lo que ocurría. Decididamente, no me gustaba esta forma de responder.

Orienté el enfocador en el sentido de la marcha. Nos dirigíamos hacia una larga brecha situada entre dos terraplenes rocosos. Me pareció que habíamos perdido altura y que la velocidad se acrecentaba aun más. El sistema de alarma estaba silencioso, pero yo me sentía inquieto y ni este silencio ni las respuestas apaciguadoras del vigilante me tranquilizaban. ¿Y si la aeronave estaba sometida a una fuerza que alteraba sus circuitos y los engañaba? ¿Y si era yo el que tenía razón, el que veía con exactitud, y esta fuerza de naturaleza desconocida estaba a punto de arrastrarnos hacia la grieta, como un torrente arrastra una paja?

Pregunté:

- ¿Por qué no disminuir la velocidad y aterrizar?

- No podemos.

- ¿Por qué?

- No corre usted ningún peligro inmediato. Tranquilícese.

Yo quería bombardear a preguntas al vigilante, ir hasta el fondo de sus circuitos, saber lo que pasaba. Respondía con dificultad, como si luchara contra un obstáculo.

- ¿Por qué no funciona el sistema de alarma, si hay peligro?

- Este peligro no es grave.

- Pero es suficiente, sin embargo, para impedirnos aterrizar, pasar a vuelo espacial, o tomar altura.

El vigilante calló.

- ¿Cuáles son las características de las ondas que nos rodean?

Pasó cerca de un minuto.

- Ignoramos su naturaleza. Tomé los mandos y me eché con todas mis fuerzas sobre la palanca de dirección. Estaba bloqueada. Y de repente, al coger el enfocador para examinar la grieta hacia la que nos precipitábamos, vi a lo lejos algo semejante a una larga herida en el bosque que recubría el flanco izquierdo de la cuenca. Los árboles habían sido aplastados en una extensión considerable. De pronto, vi, también, las rocas grises y el torrente cubierto de grava blanca. Era exactamente el cuadro que yo había imaginado como lugar del naufragio de «Kapa de Semeis». Sólo faltaban los restos del gran crucero, pero reconocía hasta el espolón de roca negra, metido entre los árboles, contra el que se apoyaba su casco.

Entonces tuve miedo. Durante unos segundos dudé aún si no se trataría de una aberración de mis sentidos, pero lo visto a través del enfocador y la imagen que recordaba con tanta precisión coincidían de un modo tan perfecto que decidí abandonar el aparato.

A la velocidad a que volábamos, en dos o tres minutos llegaríamos al Jugar donde «Kapa de Semeis» se había estrellado. Tenía el tiempo justo para huir.

Me puse con rapidez mi combinación de vuelo autónomo. Si mis cálculos eran exactos, estábamos apenas a mil metros sobre el valle. Miré el cuadro de a bordo. Aparentemente, todo estaba normal. Tenía a flor de labios nuevas preguntas, pero pensé que era demasiado tarde. Si lo que sospechaba era cierto, el vigilante no debía saber que abandonaba el aparato.

Actuaba furtivamente, como si quisiera escapar a la mirada de un ser vivo, cosa ridícula; pero quería poner todas las oportunidades a mi favor.

En el último segundo, sin embargo, cuando me volví hacia la cabina tranquila y confortable de la aeronave, me pregunté:

«¿Y si te equivocas? ¿Y si no hay en todo esto más que alucinación y engaño?»

Hubiera cedido a estas razones, pero el pánico se había apoderado de mi cuerpo y tiré brutalmente del picaporte de evacuación. La escotilla se abrió y caí al vacío. Recuerdo la idea que me atravesó mientras descendía en salto libre:

«Normalmente, el aparato no hubiera aceptado que saltara así»

Era mucho más vigilante y mucho más solícito por mi seguridad.

Caí durante unos cien metros antes de estabilizarme. La astronave proseguía su curso. Le vi hundirse entre dos masas rocosas. Pronto no fue sino un punto en el cielo abierto y, después, desapareció.

Comencé a descender suavemente hacia el fondo del valle. Iba a tocar el suelo cuando oí un choque sordo. Estuve seguro de que era el aparato que acababa de estrellarse contra el suelo o contra cualquier obstáculo.

Tomando altura, me dirigí oblicuamente hacia una de las vertientes rocosas. Gradué las radiaciones portadoras de mi aparato para poder deslizarme a ras de los accidentes del terreno.

Me icé sobre la cumbre de la vertiente. Entonces vi mi aeronave. Se había estrellado contra la ribera desnuda y lisa de una especie de lago cuyo color y consistencia me parecieron los del estaño en fusión.

Esperé, de pie, tras un saliente de la roca. Pasaron muchos minutos. Abajo, la llanura estaba tranquila y un leve rizo recorría las aguas espesas y brillantes del lago. Esperaba la aparición de un ser humano o alguna forma viviente, pero no ocurrió nada de esto.

Me elevé entonces ligeramente y permanecí algunos segundos inmóvil. Tenía un gran deseo de ir a ver de cerca la astronave. Pero me retuvo un reflejo de prudencia y me dejé caer hacia el valle. Mientras avanzaba hacia el lugar donde creí ver las señales de la caída del «Kapa de Semeis», miraba a mi alrededor. A cada segundo me detenía pava descubrir cualquier señal que me probara la existencia de seres humanos en las cercanías, pero no descubrí nada.

Tomé pie en el gran claro abierto en el flanco izquierdo del valle. Sólo un gran navío del espacio había podido tumbar los árboles en una extensión tan grande, abrir el suelo y revolver las rocas de aquel modo. Iba y venía escrutando el suelo a la luz de mi lámpara fotónica, pero no encontré ninguna señal que me permitiera afirmar que «Kapa de Semeis» había naufragado allí.

Sentado junto a un árbol, reflexionaba en los prodigiosos medios necesarios para retirar del valle un navío de tal envergadura. Pensé en mi aparato y en la extraña fuerza que se había apoderado de sus circuitos, desviándolos tan sutilmente que daban ganas de hablar de traición. ¿Qué fuerza les había podido engañar, hasta hacerles mentir y volverse contra mí, hasta borrar todo lo registrado por los ingenieros, hasta ir contra la misión primordial del equipo robot, que es proteger al piloto en todo instante? ¿Cómo un mecanismo tan complejo, tan rico en defensas, apto para resolver los problemas más rápidamente y mucho mejor que un hombre normal, había podido dejarse engañar y lanzarse sin un solo reflejo protector a su propia perdición? Sin duda, yo pensaba en los hombres-fuerza, en los científicos del planeta y en las ideas, a veces contradictorias, que me habían sido dadas de su ciencia; pero dudaba aún - quizá porque no había trazas de intervención humana en este suceso en enlazar la desaparición del «Kapa de Semeis» y la destrucción de mi astronave, al poderío de Sirkoma.

Iba ahí en mis reflexiones y me preguntaba qué debía hacer, cuando un silbido ligero llamó mi atención y me hizo levantar la cabeza. Algo débilmente luminoso se desplazaba sobre la montaña. Me escondí vivamente entre los árboles. El objeto, que tenía la forma de una esfera aplastada por los polos, que erizaban dos largas varillas metálicas, descendió hasta el valle. Me tendí en el suelo y saqué del cinturón de mi equipo el implosor. Distinguí, entonces, un monoplaza con anchos portillos luminosos, parecidos a enormes ciruelas. Después de permanecer unos instantes en el extremo del valle, dio la vuelta y, tomando altura, se perdió tras la primera cadena montañosa en dirección norte.

Comprendí que «Kapa de Semeis» no se había estrellado accidentalmente y, también, que no era una fuerza ciega la que había atraído mi astronave hacia el valle, y estaba dispuesto a jurar que uno de los curiosos científicos sirkomianos llevaba los mandos del aparato que acababa de sobrevolar el valle. ¿Cuál era la razón de este vuelo? ¿Se habrían dado cuenta de que yo no estaba en los restos de la aeronave? En este caso, sus medios de investigación eran superficiales. Pero quizá este vuelo tuviera otra razón. Lo ignoraba todo y no me atrevía a menospreciar la ciencia sirkomiana. En el bolsillo ventral de mi combinación llevaba tabletas nutritivas. Mastiqué una y bebí un vaso de extracto de sotíair. Estaba aislado en el extremo de la Octava Galaxia, teniendo por todo armamento un implosor de corto alcance, una emisora cuya potencia no alcanzaba fuera del planeta, víveres en cantidad suficiente para varias semanas, y, en fin, lo esencial: un aparato de vuelo individual no muy rápido, pero que podía llevarme a Eimos de Salers en unas veinte horas. Debía maniobrar prudentemente para evitar las astronaves sirkomianas. No tenía armas para oponerles, aunque era mejor, de momento, no pensar en este aspecto de mi situación.

Examiné el cielo. Pronto amanecería. Conecté el bloque irradiante de mi aparato y comencé a elevarme, lentamente, mirando de vez en cuando al cuadrante de mi brazalete de detección. Procuraba no separarme de la copa de los árboles que cubrían la pendiente. Alcancé, así, la cumbre de la montaña e hice pie sobre un saliente de roca desde donde veía la llanura vecina, el lago blanco y los restos de mi aeronave. Fui pasando de roca en roca hasta encontrar la anfractuosidad que yo buscaba. Era lo bastante ancha y profunda para abrigarme de ja curiosidad de los sirkomianos y de los rayos del sol. Gradué mi detector para que me despertara en caso de aproximarse algún ser vivo o ingenio mecánico. Después, me tendí en el suelo y cerré los ojos.

Antes de dormirme, hice un pequeño resumen. Si Grumbarth tardaba en enviar los cruceros, yo corría el peligro de dejar la piel en esta aventura. Era desagradable, pero no podía culpar a nadie, sino a mí y a mi negligencia. Me quedaba el consuelo, pobre consuelo, de todos modos, de pensar que los hombres-fuerza, seguros de su victoria, no se entregarían a los temidos excesos contra la población de Sirkoma. Pensé en mi aeronave, en sus mentiras, en su traición - ¿por qué no emplear esta palabra después de que se pasó completamente al enemigo? -. Si salía de este asunto, era una buena historia para contar a Grumbarth. El, convencido por completo de la perfección y cualidades de los instrumentos protectores, de la total lealtad de nuestros aparatos, tendría que revisar sus opiniones y estudiar de nuevo el equipo robot. Lo que revolucionaría todos los Institutos Científicos de los planetas del Primero y Segundo Círculos.

Estaba tendido, con los ojos cerrados, al borde del sueño, cuando la imagen del naufragio de «Kapa de Semeis» se me representó de nuevo. De repente, descubrí lo ocurrido y me dije que aún era mayor mi culpa de lo que pensaba. Si mi astronave me había traicionado, fui yo quien la dirigí hacia la cadena de Ber-Emsir y la entrada del valle. Para inducirme a ello, el Coordinador había usado un método bien sencillo: mientras hablábamos en su despacho, sabedor él de lo que iba a decirle y, a fin de solucionarlo todo con rapidez, grabó en mi pensamiento la imagen de «Kapa de Semeis» abarrancado en el flanco de la montaña. Y para eso había bastado que yo mirara distraídamente la pantalla de la televisión, donde se desarrollaban los ejercicios ascéticos de los hombres-fuerza. Fue por la vía visual como se introdujo en mi voluntad. Se trataba, en cierto modo, de un falso recuerdo y mis aparatos protectores no habían señalado ninguna alarma porque ¿qué cosa más inofensiva y banal que la visión fugitiva de los restos de un crucero confederado? El procedimiento era sutil y en parte por confiar en mi intuición y en parte por mi curiosidad, caí en la trampa.

Desperté alrededor del mediodía. Los instrumentos detectores de mi equipo de vuelo no habían registrado la aproximación de ningún ser vivo ni de ninguna máquina. La montaña estaba desierta. Las razas animales, incluso las más ínfimas, la habían abandonado y deduje la existencia, en el lugar, de un peligro permanente.

Salí de la cueva donde había permanecido oculto. A mí alrededor todo estaba tranquilo. Bostecé. Aquellas horas de sueño en una postura incómoda me destrozaron. Mientras masticaba sin gusto una tableta de alimento, continué observando las crestas y el cielo de un azul intenso.

A los pocos pasos, llegué a la punta de un saliente de basalto. Desde allí me dejé caer en el vacío. Las ondas portadoras del bloque irradiante me recibieron. Avancé a poca altura, atento a la menor alarma para deslizarme entre los árboles que cubrían la pendiente.

Desde la cumbre de uno de los bordes rocosos, observé la llanura. El verla en pleno día no me añadió nada nuevo. El lago centelleaba al sol. Sus aguas blancas y pesadas estaban inmóviles. Aunque solamente distaba tres o cuatro kilómetros, los instrumentos de detección no indicaban ni la presencia de seres vivos ni la de generadores. Sin embargo, necesariamente tenía que haber humanos y potentes máquinas en un radio limitado. Concluí que alguna cosa, aquel extraño lago, por ejemplo, hacía de pantalla e interceptaba las radiaciones. Examiné las aguas con los gemelos, sin saber qué sustancia lo constituía. La noche anterior había pensado en un metal en fusión, pero seguramente se trataba de otra materia. Retrocedí. Antes de lanzarme al vacío pensaba aún en la conducta a seguir. No podía esperar mi salvación sino gracias a los cruceros confederados, en el caso hipotético de que hubieran recibido mi mensaje. Por lo tanto, era mejor alejarme de una región que podía ser peligrosa tanto para mí como para ellos, e intentar acercarme a Eimos de Salers, que no dejarían de sobrevolar los cruceros.

Franqueé con prudencia el primer eslabón de crestas y me orienté hacia la capital. Progresivamente fue acelerando la velocidad. Alcanzadas las últimas estribaciones, los instrumentos de detección indicaron por primera vez una presencia animal, y me dije con alivio que, al fin, salía de la zona peligrosa.

Cuando llegué sobre la llanura era la noche. Decidí no detenerme y proseguir el vuelo hasta sentir cansancio. Las tres lunas de Sirkoma, de las que una de ellas, la más grande, reflejaba una luz rosada, iluminaban un terreno rocoso sembrado de machones de árboles raquíticos. De vez en cuando, aparecían los restos de ciudades. Algunas, respetadas por la guerra, parecían, vistas de lejos, estar intactas, con sus casas y el trazado de sus calles. Decidí pasar allí la noche y descendiendo - era poco más de medianoche - sobre una plaza cubierta de zarzas y plantas entrelazadas, entré en una de las casas que rodeaban la plaza.

El tiempo había agrietado y levantado las losas, los muebles de madera estaban desvencijados y algunos, al tocarlos, se deshacían en polvo pardusco.

Recogí uno o dos objetos cubiertos por una espesa capa de herrumbre e intenté adivinar cuál pudo haber sido su uso. No tenía la menor idea. Y pensé que aquella civilización sirkomíana, de mil años de antigüedad, tuvo que ser profundamente distinta a la nuestra para que un utensilio doméstico me resultara hasta tal punto sin significado.

A la luz de la lámpara de fotones, descubrí un espacio libre en la habitación escogida. Iba a echarme sobre el suelo, que había cubierto de hojas, cuando uno de los aparatos de detección emitió señales. Fui a la puerta y miré al cielo. Seis pequeñas astronaves, parecidas a la que había visto sobre la montaña, volaban de frente a gran altura. Se alejaron hacia el sur.

Volví a entrar. A juzgar por su dirección, las astronaves venían de Eimos de Salers. Pensé en el Coordinador y los hombres-fuerza. Sabían ahora que mi aparato había sido destruido y si eran tan capaces como imaginaba, sabían, también, que yo me había salvado. Sin embargo, no realizaban nada coherente para encontrarme. ¿Les faltaban medios de investigación o bien se sentían tan seguros de sí mismos que rehusaban buscarme? Confieso que me incliné más por la segunda Solución, cosa que no hizo más que inquietarme nuevamente.

Me acosté, perplejo. ¿Y si ningún navío, cosa frecuente, había captado mi llamada? El subespacío era un universo mal conocido. No era homogéneo, circulaban corrientes de extraña naturaleza, islotes neutros absorbían las ondas, tempestades de un supuesto origen magnético lo sacudían desde inconcebibles distancias, y, en fin, recientemente se había descubierto que en algunas de sus zonas no existía el tiempo galáctico. Enumerando todos estos obstáculos me veía condenado a errar durante semanas, quizá meses, sobre Sirkoma. Si la Confederación me abandonaba, ensayaría el ponerme en contacto con los proscritos que había descubierto en las colinas del hemisferio norte, a siete u ocho mil kilómetros de Eimos de Salers. Con esta idea medianamente reconfortable, me dormí.

Me levanté al amanecer. Durante la noche me había despertado varías veces la quemadura de alarma de los detectores. Pero se trataba siempre de animales salvajes que rondaban las ruinas en busca de una presa. Tuve que matar a uno de ellos, un gran cuadrúpedo de ojos fosforescentes, que saltó sobre mí, rasgándome la tela metálica del equipo de vuelo con sus garras de unos veinte centímetros de largo.



VIII

Fatigado y sin muchas esperanzas emprendí de nuevo el camino, dando vueltas a pensamientos bastante sombríos. Algunas grosellas eufóricas de Birma me habrían sentado bien. Me decía, en efecto, que en el curso de mi encuesta en Sirkoma no cesé de acumular errores. El más importante, concentrar mi atención en los rhunqs y, a partir de esos «cocos» sumarios, haber subestimado el nivel técnico de Sirkoma. Me habían enseñado a desconfiar de las intuiciones prematuras y hubiera debido pensar que, en nueve siglos, los sirkomianos, considerados antes como uno de los pueblos más geniales de las Ocho Galaxias, no habrían quedado inactivos a pesar del arcaico régimen escogido. Desde mi llegada al planeta, había debido indicar a los navíos-correos las cosas ilógicas y contradictorias que me habían chocado y en particular los solenoides de Sorx, signo de una ciencia avanzada, a los que no había dado suficiente importancia. La Oficina de Normalización habría sacado las debidas conclusiones.

Estaba en este punto de mis digresiones, bastante inútiles por cierto, cuando el detector en mi muñeca dio un chasquido.

Casi en seguida vi la astronave. Piqué hacia el suelo y puse pie a tierra. Iba a disimularme en un bosque distante unos veinte metros cuando apareció un segundo aparato. Lo examiné con los gemelos y exhalé un suspiro de alivio. Era un crucero de la Confederación. Un tercer aparato sé materializó, brotando del subespacío, y luego otro. Lance un mensaje de llamada y esperé, mientras dos nuevos cruceros aparecían.

El vigilante del receptor se iluminó.

- Recibido mensaje. ¿Estáis en peligro?

- No.

Iban llegando nuevos cruceros. Donde un segundo antes sólo había el cielo azul, temblaba el aire como recalentado y, de repente, aparecía el navío cubierto de destellos de luz.

Pronto fueron doce los aparatos inmóviles en el cielo. Después, apareció el nivelador, de dimensiones tan majestuosas que los cruceros parecían simples barcas al lado de un gran navío de guerra. Herido por el sol, con su delantera abrupta como un acantilado, hacía pensar en un enorme martillo fulgurante.

- Enviamos un aparato a recogerle.

Se destacó algo minúsculo del flanco del nivelador. Era una astronave de reconocimiento que fue agrandándose poco a poco, perdiendo altura. Se inmovilizó a unos diez metros sobre mí y, después, descendió con suavidad. A través del casco transparente, distinguía la silueta del piloto, un essuerus de tres pies y con la piel verde. Me hizo la señal de que subiera y abrí la portezuela lateral. La astronave volvió a partir. Las tres manos en forma de estrella del essuerus palpitaban débilmente sobre los mandos. Yo percibía su olor ácido. Las tres hendiduras verticales que le servían de boca se distendieron para desearme la bienvenida y le correspondí con una sonrisa.

Nos aproximamos al nivelador, alrededor del cual los cruceros dispuestos en semicírculo parecían montar guardia. Cuando estuvimos bajo el vientre, de medio kilómetro de ancho y que tenía protuberancias portadoras de armas y aparatos de sondaje se abrió una esclusa. La aeronave penetró en un inmenso almacén y se posó sobre dos raíles móviles que lo trasladaron a un túnel iluminado con partículas luminiscentes en suspensión.

El essuerus colocó su aparato junto a otros semejantes. Después, hizo un gesto con uno de sus tres brazos de numerosas articulaciones que parecían de goma, para invitarme a seguirle. Una voz ordenó por el receptor:

- Vístase una combinación de tipo tres con reserva de oxígeno. El comandante le va a recibir.

El essuerus me ayudó a vestirme la combinación. Abrió una puerta y me dejó en manos de un segundo essuerus que llevaba grabada en la piel de su espalda la insignia negra del personal de combate.

Seguí un largo corredor en el que las lámparas reparativas esclarecían el gas azul de Estrha. Es en atmósfera de este gas como viven los essuerus y los enthiures tricéfalos de Getta. Al final del corredor, un ascensor nos elevó unos cincuenta metros y penetré en la sala de pilotaje.

El comandante estaba ante un gran cuadro negro de superficie variable donde hervía una neblina rojiza. Era un hadiano. Todos los niveladores de la Confederación estaban confiados a gente de su raza. Este, que continuaba mirando la pantalla al mismo tiempo que me examinaba, me pareció aún más gigantesco que los que había visto hasta entonces. De cerca de tres metros de altura, su cuerpo en forma de pirámide truncada estaba cubierto de multitud de fibrillas ramificadas en continuo movimiento. Instalado en el centro de una pila llena de una sustancia semilíquida amarilla de la que él extraía su alimento, me observaba con ayuda de la multitud de pequeños discos córneos que aparecían entre las fibrillas. Estos discos córneos reemplazaban, en los hadianos, los sentidos de la vista y el tacto, al igual que otros sentidos ajenos al hombre, que le permitían, en aquel momento, explorar mi cuerpo en profundidad y juzgar, a partir de mis emociones y mi estado nervioso y circulatorio, la verdad de mis palabras y mi convicción.

Un cono traductor descendió del techo y se inmovilizó a la altura de mi rostro. Una voz dijo:

- ¿Es usted el navegador del astronave «Reisa de Sol»? Yo soy el comandante del nivelador «Mandrague de Centaurus». Grumbarth me ha pedido que recoja sus datos antes de ejecutar en Sirkoma la misión que me ha dado...

Hice al hadiano un resumen de mi encuesta sobre el planeta. Mientras me escuchaba, continuaba vigilando la pantalla recorrida por la neblina rojiza. Yo sabía que en aquel momento sus otros cerebros - poseía cinco - se ocupaban de la marcha del navío y recibían los resultados de los análisis hechos por sus cientos de aparatos, y todo ello se iba inscribiendo sobre la pantalla elástica que se dilataba, profundizaba, retiraba y jugaba a la vez un papel emisor y receptor. El sacaba también automáticamente de los cerebros electrónicos de los pisos inferiores las referencias que necesitaba.

Hablé de la pérdida de mi aeronave y de la extraña seducción que había sufrido en las montañas de Erm-Sebir. El comandante dijo:

- Ningún navío-correo nos transmitió su mensaje. En realidad, estamos aquí por Orden de Grumbarth, con motivo del avance de los seres-dobles hacia la Octava Galaxia... Tengo por misión instalar una base de defensa en Sirkoma.

En el cielo, los cruceros se habían ido en diferentes direcciones. Dieron la vuelta, como grandes peces, brillantes al sol de Sirkoma, para, después, desaparecer de golpe.

El hadiano añadió:

El crucero «Silla de Deis», que patrulla en este momento sobre Erm-Sebij, confirma la existencia de una fuerza de atracción en aquel lugar. El ha escapado por poco, y para ello, hemos tenido que enviarle parte de nuestra energía.

Los niveladores estaban equipados para permanecer en contacto permanente con las grandes fuentes de energía de las Ocho Galaxias. Era este el secreto de su poder casi ilimitado. Inyectaban, además, esta energía a las grandes aeronaves de la Confederación. Cuatro mil tripulantes, pertenecientes a veinte razas de las Galaxias, cada una viviendo en su medio particular, prestaban servicio en este gran establecimiento flotante Y velaban por su buen funcionamiento bajo el control de diez hadianos, a los que sus múltiples cerebros, mucho más rápidos y complejos que los de los humanos, permitían hacer frente a los peligros más imprevistos.

- Me imagino que, ante todo, convendrá destruir esta fuente de energía.

El nivelador sobrevolaba ya los primeros pliegues del Erm-Sebir. Pronto estuvo sobre el valle. «Silla de Deis» se deslizaba lentamente a ras de las crestas. Sobre la pantalla, la neblina rojiza hervía.

- Mire.

Una segunda pantalla se iluminó a la derecha de la anterior. Estaba concebida para terrestres. Vi el lago brillante, su superficie ondulada en la que se destacaba, a veces, una especie de estallido luminoso que se desvanecía en seguida. Mi aparato había desaparecido.

Las ondas del vigilante traspasaron la superficie del lago, exploraron su masa que, según me pareció, tenía solamente unos metros de espesor y se hundieron en el suelo. Entonces aparecieron máquinas alineadas en grandes salas de paredes metálicas. Alrededor de ellas, hombres vestidos con la ropa remolinante de los sabios de Sirkoma iban y venían con agitación. El vigilante prosiguió su exploración; otras salas aparecieron y también nuevas máquinas y, al fin, el basamento de roca y tierra. Había allí una enorme central cuyos cimientos se hundían a varios centenares de metros bajo el nivel del lago.

Pregunté:

- ¿De qué sustancia está constituido este lago?

- Por partículas en movimiento de un metaloide o una sustancia compleja que no corresponde a ninguna de las que conocemos. Son las máquinas de las plantas inferiores las que saturan estas partículas de radiaciones y les dan el poder de atraer las mezclas metálicas. Necesitamos una considerable energía para resistir a esta atracción.

- ¿Fue ella la que modificó los circuitos de mi aeronave hasta hacerle dar indicaciones falsas?

- En este momento, algunos de nuestros aparatos sufren la misma modificación. Se trata, en efecto, de una verdadera seducción de Ja materia y de la misma máquina. A través del camino abierto por los primeros trazos de las vibraciones se introducen mensajes basta los circuitos, registrando nuevos principios, después de haber neutralizado los antiguos. Es una pena destruir estos laboratorios Porque no conozco nada equivalente en las Ocho Galaxias. Preferiría que la Oficina de Normalización, a la que hemos expuesto el caso, nos permita conservarlos. Usted quizá sepa que no poseemos ningún arma eficaz contra los seres-dobles y puede ser...

Mientras me hablaba, las fibras de la parte superior del cuerpo del hadiano se elevaban y ondulaban. Yo sabía que en aquel momento daba órdenes que recibía una de las bandas móviles de la pantalla. Sobre ésta, la niebla rojiza, que era las respuestas de las máquina y los informes dirigidos por los servicios de a bordo, continuaba hirviendo.

El hadiano me informó:

- Acabo de recibir el consentimiento de la Oficina de Normalización. Vamos a coger los laboratorios y sus alrededores en un campo de inercia.

Pasaron unos segundos y después brotó de la delantera del nivelador un gran brillo. Se ramificó en un árbol deslumbrante que fue descendiendo hacia el lago y se hundió en su movediza sustancia. Sobre la pantalla terrestre, los hombres de ciencia sirkomianos que se afanaban alrededor de las máquinas, se inmovilizaron.

- Ya no se ejerce la fuerza de atracción.

Todas las máquinas de los laboratorios estaban detenidas. Poco a poco, los sirkomianos, a los que la onda de choque paralizó durante algunos segundos - el campo de inercia no actúa sobre los seres vivos -, se movían de nuevo. Les vi sorprendidos alrededor de las máquinas muertas. El hadiano, que los observaba en la pantalla negra, dijo:

- Todo parece normal.

El nivelador dio la vuelta y tomó altura, para dirigirse hacia el norte. El comandante me propuso:

- Si desea ir a un apartamento terreno y tomarse algún descanso...

Dudé. Miré a los dos cruceros que habían venido junto al nivelador y navegaban a su lado.

- ¿Qué va a hacer?

- Vamos a instalar una avanzada al norte de Eimos de Salers en la cadena montañosa de los Eneis. Es el emplazamiento más favorable.

- ¿Ha decidido ya qué hacer con la población de Sirkoma?

- Espero instrucciones. La Oficina de Normalización es el único árbitro del asunto. He transmitido los hechos que usted me ha comunicado, así como las informaciones complementarias que hemos recogido sobre el planeta. Es probable que Grumbarth envíe los especialistas habituales.

- ¿Y si los hombres-fuerza intentan algo?

- ¿Qué intentarán?

No lo sabía exactamente, pero había aprendido a mis expensas que era peligroso menospreciar la vitalidad e Ingenio de los sirkomianos. El hadiano previno mi objeción:

- Uno de nuestros cruceros patrulla en este momento sobre Eimos de Salers. No ha observado nada especial. Parece que se ha prohibido a la población el salir de sus casas. Vuestro Coordinador y sus hombres-fuerza han tenido una reunión. La sala estaba aislada en un cuadro de Brachys y no pudimos conocer lo que han hablado. Sabemos sólo que había desacuerdo entre el Coordinador, algunos de sus ayudantes de alto rango y la mayoría de los hombres-fuerza.

- ¿Ha estudiado el equipo de fortaleza?

- Sí. Está sobre todo constituido por laboratorios y una central de energía, hundida a mil metros de profundidad. Es esta central la que alimenta la ciudad, así como una red de subterráneos que hemos descubierto a algunos kilómetros de los muros que la cercan. Encontramos en ella a los famosos rhunqs de que me ha hablado. Quizá usted no sabía que los subterráneos comunican con la fortaleza. Todo ello parece poco peligroso. No existe motivo para neutralizar la central, que es de un tipo muy antiguo y funciona a partir de una cadena atómica de disgregación lenta.

Tranquilizado a medias, dejé al hadiano para seguir un essuerus que me condujo a un apartamento terrestre.

Me desprendí con alivio de mi equipo de vuelo. Tomé un baño y me eché sobre la mesa de regeneración, que comenzó a ronronear. En la cabina de examen, el analizador, que era de un tipo mucho más perfeccionado que el de mi aeronave, me dijo que mi organismo no había sufrido ningún daño grave durante mi estancia en Sirkoma. Me aconsejó, sin embargo, someterme a un narcoanálisis Porque algunos de mis reflejos le parecían demasiado nerviosos y mí tono mental acusaba puntos de extrema tensión seguidos de caídas bruscas. Sabedor por anticipado del diagnóstico del sicoanalizador, que me aconsejaría sedantes y sesiones de regeneración, no me sometí a él. No ignoraba los motivos de mi exceso de tono mental y de inquietud y por el momento me encontraba francamente bien. Lo dije así al analizador, Que no me objetó nada. Quizá hiciera una relación, si había sido regulado con consignas severas, O quizá se contentara con esperar mi próxima consulta.

Pedí una comida terrestre. Me trajeron una lonja de carne sangrante de Sovol Kergien, frutas insípidas de Lanos y un enorme pastel ionizado de especies de Sandroz y leche de vaca. No podía compararse con la cocina sirkomiana. Cierto que a bordo de los niveladores, en los que los humanos eran raros, no podían esperarse sabrosas comidas.

Sobre la bandeja colocaron, en cambio, dos raciones de hierba de Hodello. Quemando la primera en una copa, respiré su perfume, que me produjo un placer más agudo que de ordinario porque no lo había usado desde mi llegada a Sirkoma. Pero no utilicé la segunda ración. La hierba de Hodello en gran dosis adormece y produce una satisfacción tranquila, y yo quena conservar toda mi lucidez.

Para pasar el tiempo fui hacia la gran ventana oval, al fondo del apartamento, que daba sobre un paisaje terrestre artificial. Por unos momentos, contemplé el trozo de verde campo que se ofrecía a mi vista, y que cedió el puesto a un ruedo soleado donde un inmenso gentío gritaba con entusiasmo, en una explosión de colores violentos, animando el combate de dos fieras de Rodos que se enfrentaban, con sus garras, enderezadas sobre sus patas posteriores. Di vuelta al botón. Se trataba de una bobina de estampas turísticas. Abrí el difusor de música y escogí un concierto para flauta y timbal de Lassinia, pero no me produjo ningún placer y, después de algunos minutos, cerré el aparato. En realidad no tenía ganas de distraerme y sólo deseaba saber lo que ocurría en Sirkoma.

Cogí el interfono y pregunté:

- ¿Puede recibirme el comandante?

La voz del hadiano me contestó en seguida:

- ¿Ocurre algo, navegante terrestre?

- No, pero quisiera ir a la sala de pilotaje para seguir las operaciones.

- Venga. Volamos sobre la cadena de los Eneis. El hadiano estaba inmóvil en el centro de su pila de alimento. Las fibrillas, de unos diez centímetros de largo, que cubrían la casi totalidad de su cuerpo, temblaban ligeramente. Sobre la pantalla negra la neblina rojiza hervía con lentitud. En el cielo, los cruceros iban y venían. Uno de ellos, que rodeaba con perezosos círculos un enorme Pico nevado, se elevó de repente.

- Vamos a instalar allí nuestra base.

- ¿Cómo va la lucha con los seres-dobles?

- Hace seis horas que estamos en guerra oficialmente con ellos. Grumbarth ha conseguido arrancar esta decisión al Consejo Supremo. Pero no poseemos ningún arma eficaz para detener su avance. Los planetas de las Ocho Galaxias han recibido la orden de preparar el armamento de los conflictos de primera categoría...

Aquello significaba que se iban a movilizar todas las fuerzas de la Confederación. Sería la novena Guerra Galáctica. La anterior, dirigida contra los kavorianos, seres microscópicos inteligentes de la Sexta Galaxia, estallada dos siglos antes, duró trece años. Antes de la sumisión de los kavorianos habíamos perdido algunas decenas de planetas y unas treinta mil vidas humanas y extrahumanas, destruidas por esas bacterias, bloqueadoras de células vivas, y cuyas esporas atravesaban el vacío de los espacios interestelares.

El nivelador perdió altura para dirigirse, sin prisa, hacia el enorme pico nevado. Había visto la construcción de tales aparatos y conocía su enorme poder, tan extraordinario que algunos pueblos atrasados de las Ocho Galaxias los adoraban como a manifestaciones divinas, pero sus medios prodigiosos me seguían fascinando. Un grueso tronco salió lentamente del vientre de la astronave. Parecía una materia sólida de un blanco brillante. El tronco avanzaba hacia el pico como el tentáculo rígido de un macrosvage de Beris. Era, en realidad, un haz de luz coherente de temperatura superior a los veinte millones de grados, y había en su progresión lenta y como calculada en cada segundo, algo de animal que fascinaba.

El tronco luminoso entró en contacto con el pico, elevando una nube de vapor. La roca se fundía. Un segundo haz y, luego, un tercero salieron del vientre del nivelador y atacaron los flancos de la montaña, penetrando en ella como en una sustancia blanda. Se elevaron con violencia nuevas nubes de vapor. Los haces luminosos se tornaron violetas antes de desvanecerse. Nubes tumultuosas que se perdían poco a poco en el cielo pintaban de gris a los grandes cruceros. Brotó un relámpago que al estallar en forma como de sol rojo fue dilatándose, devorando la niebla antes de desaparecer. Vi entonces lo que quedaba del pico. Había sido cortado a una altura de quinientos o seiscientos metros y su cumbre era un cuadrilátero perfectamente llano de unos diez kilómetros de largo y cuatro o cinco de ancho. Aun después de cortado dominaba todavía a las montañas vecinas.

Los troncos luminosos reaparecieron, pasando del violeta al blanco. Se fueron retirando lentamente como el mercurio en el tubo de un termómetro y entraron de nuevo en el vientre del nivelador.

En el cielo, los cruceros alineados esperaban la orden de posarse. Yo había asistido en otros planetas a su desembarco. Sus costados se abrían dejando paso a las máquinas, los vehículos, las toneladas de material, los hombres por millares, y en unas horas lo que no era más que una explanada desnuda y perdida a dieciséis mil metros de altura se convertía en una verdadera ciudad con sus construcciones metálicas de veinte pisos, sus bóvedas de todas formas y dimensiones llenas de gases diferentes para cubrir las necesidades de las cincuenta o sesenta razas de extrahumanos y humanos que poblaban los cruceros. Las antenas se elevaban al cielo, los detectores filiformes giraban en la cumbre de sus torres, se establecían boyas de todas formas y colores para reglamentar la circulación aérea, los enormes cañones con carga prolifera y los de proyectiles buscadores viraban lentamente sobre sus pedestales, los generadores cósmicos eran hundidos en el suelo. De repente, cuando un primer crucero, llevando en su proa las insignias triangulares de Persheva, iba a picar hacía la montaña, percibía algo anormal. Sobre la pantalla negra, la niebla roja hervía más vivamente, como si un diálogo violento hubiera comenzado entre el hadiano y otra persona.

¿Qué ocurre?

Rápidas ondas recorrían las fibras del hadiano, sus discos sensoriales estaban contraídos, y yo sabía que, en los de su raza, era ésta señal de emoción.

- Acabamos de recibir un ultimátum del Coordinador. Si nuestros cruceros desembarcan sobre el planeta, Eimos de Salers será íntegramente destruida... He llamado a la Oficina de Normalización, pero Grumbarth está conferenciando con los dirigentes de las Ocho Galaxias.

Añadió:

Acabo de ordenar a los cruceros que permanezcan en vuelo.

En efecto, las aeronaves, dispersándose lentamente, se alejaban.

- Para ocuparlos, he pedido al comandante de escuadra un nuevo examen del planeta con el fotosonda, con la excusa de que el margen de seguridad es todavía insuficiente.

El nivelador dio la vuelta sobre sí mismo y se orientaba hacia Eimos de Salers cuando se anunció la respuesta de Grumbarth. Pedía hablar conmigo. De acuerdo con su manera habitual, fue directo al asunto. Lo noté apremiante e irritable.

- ¿Qué peligro corremos dejando a las autoridades sirkomianas destruir Eimos de Salers? ¿Son capaces de causar un daño irreparable al planeta?, es decir, ¿son capaces de hacer imposible la instalación de las bases?

- Lo ignoro. Por lo que yo conozco del Coordinador y los hombres-fuerza, supongo que quieren, simplemente, desaparecer arrastrando a la población en su caída. Para ellos importa mucho menos el conservar su soberanía que el mantener el prestigio adquirido a través de las creencias que han impuesto al pueblo. Deshaciendo el mito cubrimos a sus jefes de ridículo y tengo buenas razones para creer que temen ese ridículo mucho más que su propia destrucción.

- Entonces, dejadles destruir a Eimos de Salers. Es mal momento para cambiar esas mentalidades primitivas. Por precaución incluso, puesto que ignoramos el nivel científico exacto de ese pueblo, proceded vosotros mismos a destruir la ciudad. Quiero que la base quede emplazada en doce horas. Acabo de dar la orden de que dieciocho cruceros de la Tercera Flota se dirijan a Sirkoma.

- ¿No se podría salvar al pueblo de Sirkoma?

- No seas ridículo, navegante. ¿Es que no conoces la situación? Estamos oficialmente en guerra contra los seres-dobles. Durante las últimas veinticuatro horas, dieciséis cruceros y dos niveladores han sido transformados en navíos fantasmas; cincuenta y dos planetas han sido cubiertos y sus habitantes transformados en sonámbulos, lo que significa para nosotros más de millón y medio de humanos y extrahumanos perdidos de manera probablemente irremediable. No creo que el destino de dos o tres millones de sírkomianos pese gran cosa frente a semejante balance. Que Eimos de Salers sea destruida... En cambio, salvad de momento a los científicos de la cadena de Erm-Sebír. Quiero saber a qué atenerme sobre la fuerza que destruyó a «Kapa de Semeis». A Propósito ¡me han dicho que también a ti te cazaron como a una mosca! Quizá podamos sacar partido de esa fuerza, contra los seres-dobles. Estamos en un punto, navegante, en que rogaría hasta a un gran brujo de Ramayotí para deshacerme de esos condenados. Di a los de la escuadra que uno de los cruceros que he enviado hacia Sirkoma lleva a bordo cinco miembros del Consejo de Astrofísica de los planetas del Primer Círculo. Os pondréis a sus órdenes...

Grumbarth cortó la comunicación. Quedé pensativo ante el disco emisor, al que me había acercado maquinalmente durante la conversación. ¿Qué argumento oponer a las razones de Grumbarth, que gobernaba veintisiete mil planetas, poblados por cientos de millares de seres? ¿Decirle que esos sirkomianos, a los que apenas conocía, formaban un pueblo estimable que, libre de sus jefes, ocuparía su puesto en la Confederación? Era insignificante.

El hadiano, que había seguido la conversación con Grumbarth, me sacó de mi meditación, al observar:

- Los seres-dobles están ahora en las fronteras de la Octava Galaxia. Sirkoma, por su Posición avanzada y ligeramente excéntrica, constituirá uno de nuestros mejores puestos de observación y, llegado el caso, de combate si es necesario.

No respondí. A mis ojos no se trataba de combate y de eficacia, sino de otra cosa. Durante mi misión deseé conocer mejor a los sirkomianos, hacerme amigo tanto del profesor Alhena como de mi servidor, y este sentimiento lo había probado muy pocas veces en los planetas del Primero y Segundo Círculos. En total, quizá porque la civilización de los Estados Confederados no me satisfacía por completo, esperaba ilusionado el encuentro de dos tipos de hombre: uno, libre por completo y, el otro, vuelto hacia su desarrollo interior a partir de falsas creencias.

Levanté distraídamente los ojos sobre la pantalla negra en la que burbujeaban en niebla roja los mensajes de los múltiples departamentos del nivelador. El aparato perdía altura poco a poco. A mil metros bajo nosotros su gigantesca sombra se deslizaba sobre la llanura. Apareció la ciudad con sus murallas blancas y su cinturón de jardines. Al contemplarla, me sentí culpable. Había sobre aquel mundo una dulzura de vivir - aunque quizá fuera ilusoria y sólo existente en mi ánimo - y tuve que luchar para resistir a su seducción. Pero podía ser que aquello fueran secuelas dejadas en mi espíritu por las maniobras del Coordinador.

En aquellos momentos el nivelador sobrevolaba lentamente la ciudad. Todos los aparatos de detección estaban al acecho, explorando en las profundidades del suelo, en el interior de las casas. En las calles, abandonadas por los habitantes, no vi sino algunos vehículos a compresión avanzando a gran velocidad.

Al franquear las murallas del cuadrilátero, el vientre del navío casi rozó la fortaleza. Rodó, retardando más todavía para sondear mejor los muros de piedra, después se enderezó describiendo un último círculo, para quedar inmóvil a unos cien metros sobre el edificio más elevado. De pie ante una pared de observación sobre la que se percibía el mismo espectáculo que hubiera podido contemplar desde una cúpula panorámica, esperaba el rayo que iba a brotar del nivelador y me sentía víctima de un vago sentimiento de culpabilidad. Por haberlo visto una vez sobre Esthra, cuando el Consejo Supremo decidió aniquilar el continente sur, yo sabía lo que iba a pasar: una primera descarga de ruptura reduciría la ciudad en piedras del tamaño de nueces, la segunda descarga se hundiría en el suelo a varios kilómetros de profundidad, la tercera por fin lo reduciría todo a una materia pulverulenta, un magma indiferenciado de granos de arena vitrificada.

El hadiano preguntó:

- ¿Qué piensa usted hacer? Me volví.

- ¿Qué quiere decir? ¿No destruye a Eimos?

- Si podemos evitarlo... Eimos es una hermosa ciudad.

Observé la enorme masa del hadiano que se agitaba en la pila. Todo el tiempo, igual que yo, había contemplado la ciudad en su pantalla negra recorrida por la neblina rojiza y me pregunté que extraña visión, o mejor, qué conocimiento habían podido darle sus sentidos, diferentes a los míos. ¿Qué percibía él allí donde yo veía los techos azules y amarillos de las casas, las calles color de yeso y los grupos de árboles de los jardines?

- ¿Y Grumbarth?

El hadiano tardó un poco en contestar. Las fibras se agitaron en la parte media de su cuerpo y una línea sinuosa abrió un camino como una ráfaga de viento en un campo de hierba.

- Nosotros, los hadianos, tenemos en nuestras manos todos los niveladores, es decir, la fuerza de la Confederación. A cambio de nueve milenios de lealtad, se nos deja a veces libres de interpretar, en beneficio del interés común, las órdenes del Consejo Supremo. Pasamos toda nuestra vida dentro de estos aparatos y durante nuestros cinco siglos de existencia, de combates, de amenazas y destrucción en nombre y para defensa de los confederados, aprendemos lo que acaban por aprender, creo, todos los viejos soldados cargados de autoridad y de recuerdos: que la destrucción no es sino un remedio de aventura, apenas bueno para quienes viven solamente algunas decenas de años, y dejan las consecuencias a sus sucesores. A través de lo que me ha dicho sobre los sirkomianos, les he cogido cierta estima. Esto no es corriente. Hay aquí una rama humana que se ha desarrollado por camino distinto al vuestro y no me parece que sea mal camino. Por eso debemos intentar la salvación de Eimos de Salers.

El hadiano se interrumpió unos segundos - imagino que ocupado en el mando del navío, y después prosiguió:

- Sí, debemos intentarlo. Y obrar con rapidez, porque a bordo de uno de los cruceros enviados a Sirkoma viene el primer consejero Ashueva. A diferencia de Grumbarth, Ashueva no se contenta con levantar los hombros cuando se olvidan sus órdenes, aunque ese olvido resulte beneficioso. Por otra parte, y es lo esencial, nos falta saber si realmente podemos salvar a los habitantes de Eimos, es decir, si podemos incapacitar al Coordinador y los hombres-fuerza en su afán destructor.

- ¿De qué medios dispone?

Yo no conocía sino ligeramente el armamento y el equipo de neutralización de los niveladores. Sabía, tan sólo, que a bordo de ésas gigantescas naves del espacio la Confederación había agrupado al máximo su fuerza.

- Podemos destruir el cuadrilátero donde están reunidos la mayor parte de los hombres-fuerza.

- ¿Totalmente? Quiero decir ¿sin que sufra daño el resto de la ciudad?

- Sí.

-¿Y sin que los hombres-fuerza tengan tiempo de destruirla?

- Eso yo no puedo garantizarlo. También podemos esparcir sobre la ciudad un velo de gas cataléptico invisible. Todo ser vivo que entra en contacto con una molécula del gas queda en un estado de inconsciencia.

- Pero los hombres-fuerza, aislados en sus celdas a mil metros de profundidad, escaparán.

- A la larga, serán tocados, pero es probable que tengan tiempo para pulsar algún dispositivo que destruya la ciudad... Podemos crear un estado de hipersensibilidad del sistema nervioso humano tal que los alcanzados por las vibraciones que emitiremos, aunque se encuentren a varios miles de metros bajo tierra, quedarán incapaces de moverse y de tener el más sencillo pensamiento coherente... Poseemos unas diez armas eficaces. Una de ellas, el giragil provoca una euforia y un bienestar que paralizan toda voluntad combativa. Los que respiran el giragil se vuelven sumisos por completo. Lo hemos utilizado hace algunas semanas terrestres contra los reysian, y convirtió a esos brutos obtusos siempre en busca de nuevos pueblos que oprimir, en esclavos voluntarios dispuestos a todos los servicios.

- Pero bastará que los hombres-fuerza se den cuenta de que usamos una de esas armas para que ejecuten sus proyectos, y sabemos lo bastante de su conciencia para pensar que pueden destruir Eimos de Salers en unos segundos.

- Tal vez puedan, como los ardelios, una raza de pájaros inteligentes de la Tercera Galaxia, a los que decidimos destruir instantáneamente, tan peligrosos nos parecían, dejar el encargo de vengarles a instrumentes capaces de adaptarse al nuevo medio creado para el aniquilamiento total. Un año ardelino después de que tomamos posesión del planeta, la celada se desató, matando doscientos mil extrahumanos. Sin embargo, se puede razonablemente esperar, terrestre, que los hombres-fuerza no tengan un espíritu tan dispuesto a hacer daño y que no han previsto ningún medio de destrucción de esta magnitud...

Era probable, pero no quería correr el riesgo. Reflexionaba contemplando a Eimos. Un hermoso sol de verano bañaba la ciudad, cuyas calles continuaban desiertas. En aquel momento, el pueblo, agrupado ante las pantallas de televisión, era sometido a un último adoctrinamiento. Los hombres-fuerza explicaban, a su manera, la presencia del gigantesco nivelador y de los cruceros en el cielo del planeta. Me sacó de quicio el pensar que, cuando los hombres-fuerza hubieran abandonado toda esperanza, podía ser a través de los televisores cómo brotase la muerte. Entonces, tres millones de hombres serían abatidos para que los mitos quedaran vencedores y se salvara con ellos el orgullo de una casta. Porque no se trataba más que de orgullo y de no quedar avergonzados, estaba convencido de ello. Tal vez influyera la convicción de que los Confederados no traerían más que guerras y vicisitudes, pero, a fin de cuentas, pesaba poco, pues los hombres-fuerza habían juzgado, por su cuenta, que valía más la destrucción de tres millones de sirkomianos antes que uno solo de ellos conociera los subterfugios, los falsos poderes síquicos con los que se les había engañado durante nueve siglos, apartándoles del universo en un clima de miedo y culpabilidad.

Era incapaz de encontrar una salida, una solución eficaz y estaba furioso. Fui hacia el hadiano.

- ¿Y si creamos un campo de fuerza neutro como hemos hecho con la instalación subterránea de Erm-Sebir?

- El campo de inercia no podrá sino retardar la puesta en marcha de los dispositivos de destrucción. De momento, es un medio protector de la ciudad, pero imperfecto... Sepa que para impedir su posible suicidio, tuve que colocar a los científicos de Erm-Sebir en un estado de vida suspendida... En Eimos de Salers, quedará siempre la amenaza de un arma concertada a largo tiempo, que puede estar rodeada por una materia neutra y escapar a nuestros intentos.

En resumen, la situación era sencilla: en menoscabo del prodigioso poder de los confederados, no poseíamos ningún arma capaz de evitar el peligro de los hombres-fuerza. El hadiano, cuyo pensamiento corría parejo al mío, indicó:

- Cuando dos pueblos tienen, poco más o menos, igual desarrollo científico y éste es muy elevado, el más fuerte puede esperar destruir a su adversario, pero no someterlo. Es lo que nosotros aprendemos inevitablemente después de unos siglos de represión.

Mi opinión era la misma. En el punto en que estábamos, las armas no servían para nada. Mientras el hadiano hablaba, tomé una decisión. Había que combatir a los hombres-fuerza en otro terreno. No estaba seguro del éxito, porque ese terreno era más peligroso que el de las armas, pero iba a hacer todo lo posible, y si había juzgado bien al Coordinador y sus compañeros durante mi estancia en Sirkoma, no saldrían de la trampa que les tendería.

Pregunté al hadiano:

- ¿Puede llamar al Coordinador?

- ¿Quiere ensayar la persuasión?

- Es nuestra única posibilidad.

Mientras esperábamos la contestación al mensaje, me decía que aquello no era persuasión. Me pregunté lo que pensaría Grumbarth de saber lo que intentaba. A pesar de sus afirmaciones insolentes y de su modo de gobernar la Confederación, a tambor batiente, cortando aquí para salvar allá, nada detestaba tanto como el usar la fuerza bruta.

La voz del Coordinador resonó en la sala de pilotaje:

- Esperamos la marcha de vuestras naves del espacio, navegante.

- ¿Puede concederme una entrevista?

- Venga, si lo desea; pero no espere cambiar nuestras intenciones.

- Estaré en Eimos dentro de un momento.

El hadiano observó:

- Corre usted un grave peligro yendo a Eimos. Si las autoridades se apoderan de usted, tendré que abandonarle y ejecutar las órdenes de Grumbarth.

- ¿Puede localizarme durante el tiempo que esté en la ciudad?

- Sí. Para mayor facilidad, tome un comprimido de scynthium. Nuestros aparatos podrán seguirle en todas sus idas y venidas.

- Quisiera que, diez minutos después de mi entrada en la fortaleza, tomaseis la ciudad en un campo de inercia.

El comandante aceptó. Dijo, simplemente:

- Hace más peligrosa todavía su situación. Cuando Eimos de Salers quede cogida en el campo de Inercia, no podré hacer nada para ayudarle.

Unos minutos más tarde, una aeronave pilotada por un essuerus me depositó en la gran plaza de la fortaleza. Dos hombres-fuerza me esperaban en la entrada del edificio principal. Me escoltaron hasta la sala en rotonda donde había tenido mi primera entrevista con el Coordinador. Estaban en ella unos diez hombres-fuerza que, a juzgar por las estrías de su túnica, fueron escogidos entre los de más alto grado. Me vieron avanzar hacia ellos sin demostrar ningún sentimiento.

Eché una ojeada a mi reloj. Dentro de ocho minutos el campo de inercia inmovilizaría las máquinas de la ciudad. En el interior de las casas los televisores se detendrían, las espirales de llamas cesarían de subir alrededor de las columnas de los kevios, los vehículos de las patrullas se pararían y, sobre todo, el mecanismo preparado para destruir a Eimos, en caso de existir, no sería más que una estructura metálica inofensiva.

El Coordinador me observó. No demostraba el nerviosismo que le había visto en nuestras entrevistas anteriores y tuve la impresión de que la destrucción a la que iba a arrastrar a su pueblo le había serenado. Seguramente veía en ella un fin digno de los hombres de su casta. Esta calma me inquietaba más que una actitud de triunfo o de amargura. En efecto, ¿qué peso tendrían los argumentos de razón que yo había pensado? Decidí abandonarlos e ir directo al asunto.

- Si he comprendido bien su ultimátum, Coordinador, antes que pertenecer a la Confederación preferís destruir Eimos de Salers. ¿Es así?

El Coordinador aprobó con un signo.

- Pero, al escoger esto, ¿no se trata, ante todo, de impedir que el pueblo conozca de qué manera le habéis engañado y chasqueado durante más de un milenio?

- No se trata solamente de mí y de los que me rodean, sino de todo el pueblo. Le conocemos. Preferirían desaparecer antes que adoptar vuestro modo de vivir y la moral que se desprende de vuestras instituciones.

- Entonces, si he entendido bien, es usted el responsable de la posible destrucción...

- Sí..., con el acuerdo del pueblo.

Este último punto me pareció dudoso, pero no tenía tiempo de discutir.

- ¿Por qué medio?

Era lo importante. Si tenían el orgullo supuesto, hablarían.

El Coordinador dudó. Levanté los ojos hacia el nivelador, cuyo enorme vientre negro, abollado por excrecencias metálicas, gravitaba sobre la cúpula. Los hombres-fuerza, de vez en cuando, miraban también, furtivamente, a aquella obsesiva masa oscura que tapaba la luz del día; pero no demostraban ningún miedo.

El Coordinador dijo:

- Podría no responder, pero no creernos en vuestro poder...

Indicó al nivelador.

- Sabemos que habéis destruido nuestro centro de Errn-Sebir Y que vuestra nave puede destruir Sirkoma en unos segundos. Pero ¿de qué os serviría, puesto que no tratamos de combatiros? Sencillamente, rehusamos pertenecer a la Confederación y esta decisión podemos tornarla. En este momento, toda la población de Eimos está ante los televisores.

El Coordinador hizo una pausa.

- Bastará un solo mensaje, inconsciente además, y los que lo reciban se darán voluntariamente la muerte... Todos los sirkomianos han sido acondicionados para este mensaje desde su primera infancia. Antes que afrontar el peligro y las torturas que él anuncia - y la presencia de vuestras naves de guerra en el cielo de nuestro planeta es un argumento a favor - se darán la muerte...

Me esforcé por mostrar un escepticismo que, a decir verdad, estaba lejos de sentir. Conocía la eficacia de ese «acondicionamiento», pues se había usado a finales de la Era Primera en los planetas del Primer Círculo, Para convencerme más, el Coordinador añadió:

- Hemos empleado este medio repetidas veces contra los que atentaban contra la felicidad de Sirkoma. y ¿acaso no existe alguna amenaza también para Vosotros, terrestres, ante la que preferiríais daros muerte?

Si, había, por lo menos, una. Diez años antes, alguno de los nuestros habían afrontado a los nos, un pueblo en metamorfosis de la Quinta Galaxia. Los humanos capturados por los nos fueron sumergidos vivos en el agua blanca de Sayas, en la que se habían disuelto lentamente, después de varias semanas de intolerables sufrimientos, por lo que habíamos recibido la orden de suicidarnos en caso de que nuestras astronaves fueran capturadas por los nos.

Bruscamente, brotó algo del nivelador que conmovió el cielo y la fortaleza. Nunca había sido cogido por un campo de inercia y la descarga fue tan violenta que me tambaleé. Una onda lenta y compacta - era como si mis músculos se levantaran por una ola dura - atravesó mi cuerpo. Quedé medio paralizado durante más de un minuto, así como los hombres-fuerza y el Coordinador. Después, nació un nuevo equilibrio y pude mover los miembros, aunque con dificultad, como si avanzara en una atmósfera espesa.

El Coordinador dio un paso hacia delante. Dos hombres-fuerza habían sacado un arma de su túnica y me apuntaban con ella. Dije:

- Eimos de Salers está cogida en un campo de inercia. Ningún arma puede ser utilizada en este campo, ninguna máquina funcionar, ni vuestros televisores, transmitir mensajes. Todas las fuentes de energía de la ciudad están neutralizadas.

El Coordinador fue hacia un aparato de enlace fijo en el muro. Maniobró la palanca de llamada, inútilmente. Hizo un gesto imperioso a dos hombres-fuerza, que se esforzaron en vano por utilizar su arma. Se volvió hacia mí:

- ¿Qué espera alcanzar por este medio?

- Ante todo, salvar a los habitantes de Eimos de Salers. Vamos a evacuar la población fuera del campo de inercia.

Hice una pausa, miré al Coordinador, después a los hombres-fuerza. El momento difícil había llegado.

En seguida daré al nivelador la orden de sumergir en la inconsciencia a todos los ocupantes de la fortaleza, es decir, a usted, Coordinador, y a sus hombres-fuerza. Os sacaremos de ese estado cuando nos parezca conveniente, y pasaréis a juicio ante él pueblo de Sirkoma. Hablaremos entonces a vuestro pueblo de los rhunqs y de los miles de jóvenes sacrificados a vuestro prestigio...

Uno de los hombres-fuerza se destacó del grupo y vino hacia mí. Desprendí el implosor de mi cintura Y lo dirigí hacia él.

Esta arma funciona en el campo de inercia.

Un paso más y es hombre muerto.

Fue el Coordinador quien apartó al hombre fuerza y con un gesto lo volvió entre sus compañeros. Los demás no se habían movido. Pude solamente imaginar su inquietud y su cólera, pues sus caras eran inexpresivas. Vueltos hacia el Coordinador, esperaban su decisión.

Proseguí

Imagino que se os condenará a que vuestra personalidad sea borrada. Os grabaremos una nueva que no sea hostil a la Confederación. Puede ser incluso, porque conozco el sentido del humor de mis jefes, que se haga de vosotros los defensores más apasionados de nuestro régimen y modo de vida y quizá se os encargue, si es necesario, de convencer a los sirkomianos...

El Coordinador estaba lívido. Nada era menos seguro que las amenazas que acababa de enumerar. - Yo sabía, por ejemplo, que Grumbarth, de ordinario expeditivo, no se entorpecería procediendo así con los dirigentes de un País, pero ¿qué podía hacer sino atacar al adversario en su único punto sensible: el orgullo, privándoles de su venganza, de una muerte heroica, y, por añadidura, con la perspectiva de llegar a ser los defensores más fervientes de un régimen odiado, les colocaba en la situación más desesperada. Y mientras se iba pintando el pánico en los rostros de los hombres-fuerza, a medida que el Coordinador retardaba su respuesta, me dije que por lo menos, aun en caso de fracasar, había hecho todo lo posible por conseguir la victoria. Pero, ¿no descubrirían las cartas falsas con que estaba jugando?

El Coordinador preguntó:

- Quién le asegura que no hay hombres-fuerza disimulados entre la población de Eimos? Tendréis pocas probabilidades de descubrirlo... Ellos esperarán el tiempo preciso y harán lo que nosotros no hemos podido hacer.

Por su falta de seguridad, comprendí que el Coordinador había hablado para devolver la esperanza a sus subordinados.

- Correremos ese riesgo. En cuanto a usted, y todos los que están en la fortaleza, serán juzgados y se divulgará la verdad sobre los medios que utilizaron para conseguir el prestigio...

No dejaba de repetir este argumento porque era el único que les hería. Hubo un largo silencio y, después, un hombre-fuerza, casi viejo - me pareció que era el que había visto en la retransmisión del proceso -, comenzó a hablar en la lengua de su casta. El Coordinador le contestó. El anciano, vuelto hacia sus compañeros les hizo, según me pareció por el tono, una pregunta. Todos los hombres-fuerza aprobaron. El Coordinador se dirigió a mí de nuevo:

- ¿Y si dejamos desembarcar vuestros navíos? Si nos comprometemos a dejar con vida a los habitantes de Eimos, y a no intentar nada ni contra ellos ni contra ustedes, ¿nos dejaréis elegir libremente nuestra suerte?

La Victoria estaba Próxima. Traté de disimular mi satisfacción bajo una pregunta reticente:

- ¿Qué haréis?

- Combatir a los rhunqs.

Era ahí adonde yo quería conducirles y, al fin, habíamos llegado. El Coordinador añadió creyendo que yo dudaba:

- Le doy mí palabra que todos los hombres-fuerza perecerán en el combate.

Hasta el último segundo no me atreví a creer en esta solución, por cuanto en el comportamiento de los hombres-fuerza era difícil hacer la separación entre lo sincero y lo engañoso. Entonces pude medir la devoción que tenían a los mitos que habían dado a Sirkoma. Preferirían morir - ¡y con qué muerte tan atroz! - frente a sus monstruos teledirigidos, antes que confesar una superchería de nueve siglos de antigüedad Aunque este modo de escoger fuera lógico, teniendo en cuenta lo que sabía de ellos, no por ello estaba menos sorprendido. Alcanzando lo que tan ardientemente deseaba, sentía una especie de temor.

Miraba al Coordinador. No demostraba ningún malestar, sino una gran serenidad. Por unos momentos, me pregunte si el fin escogido no iba a reforzar el prestigio de los mitos Y si no habría, en ello, una última maniobra. Deseché el temor. Confiaba más en la obra del tiempo, en los sirkomianos Y en el sincero y humano deseo de combatir a sus verdaderos enemigos, que en los técnicos de Grumbarth, especializados en la extirpación de las malas creencias.

El Coordinador escuchó a un viejo hombre-fuerza que hablaba en el lenguaje de la casta. Después se volvió hacia mí.

- Tenemos que pedirle algo. Quisiéramos que el pueblo fuera testigo de nuestro combate.

Si me quedaba alguna duda sobre su sinceridad ésta última petición me convenció de su buena fe. Me dije que los dirigentes de Sirkoma se hacían excesivas ilusiones sobre la gratitud de los pueblos y la fuerza de su recuerdo. Pero ¿era eso seguro? ¿No parecía más bien una revolución, en las que el pueblo no tiene cosa más urgente que quemar a los que ha adorado?

El Coordinador insistió:

- ¿Acepta?

Grumbarth me apreciaría, o bien se burlaría de mí.

- Acepto. Cuando el campo de inercia sea levantado, abandonarán el recinto de la ciudad.

Consciente de mi mentira y descontento de ella, añadí:

- No olviden que vigilamos desde el nivelador. Examiné a los hombres-fuerza. Parecían tranquilos. ¿Eran conscientes del destino escogido? Lo dudaba. Me pregunté si habría habido muchos hombres de aquella clase, animados de tal fanatismo, en la Era Primera. Me prometí preguntárselo a Grumbarth, al que le gustaba charlar sobre tiempos pasados, y afirmaba que, a fin de cuentas, el hombre no había prácticamente evolucionado en veinte milenios.

Iba a retirarme cuando me detuvo un gesto del Coordinador:

- ¿Qué harán con la población de Eimos? ¿La instruirán en los principios y moral de la Confederación?

- No lo sé. Mis jefes deben juzgar sobre la conducta a seguir.

- Si tiene el poder que suponemos, quisiera pedirle que dejasen a los sirkomianos organizarse a su gusto. Temo para ellos un cambio demasiado brusco.

- Daré parte de su deseo a mis jefes.. Puedo adelantarle que repugnan a la Confederación las transiciones bruscas, y que, sobre los nuevos Planetas, se deja generalmente a sus habitantes escoger el régimen que les conviene.

No dije al Coordinador que la Confederación se las componía para que ese régimen fuera conveniente a sus intereses.

- Le pedimos,, también, que destruyan nuestros cuerpos y los de los rhunqs.

- Se hará.

Uno de los hombres-fuerza me condujo a una escalera. Descendí reflexionando sobre el ajuste concertado con el Coordinador

Había obtenido lo que deseaba. Para ello, tuve que infringir algunas reglas de la Confederación. No tenía remordimientos. Me di cuenta de que no condenaba completamente la política de los dirigentes de Sirkoma. Enfrentados al terrible genio de expansión del hombre, a los inevitables excesos que eran su consecuencia, con su deseo de felicidad, habían resuelto el problema a su manera. Nosotros habíamos escogido otro camino. ¿Era mejor? Descubrí que no estaba de humor para discutir y corté la cuestión. Por el momento, era más apropiado pensar si los hombres-fuerza Y el Coordinador mantendrían su Promesa. Estaba casi seguro. Los dirigentes de Sirkoma habían encontrado un fin a su medida, que satisfacía tanto su orgullo como la idea de su prestigio.

El essuerus me esperaba cerca de la aeronave. Le pregunté si podía indicar al nivelador que levantara el campo de fuerza. Subimos al aparato. Casi inmediatamente tuve una sensación de contracción a través de mi cuerpo. El piloto me hizo seña de que permaneciera inmóvil. La sensación desapareció.

A bordo del nivelador, el essuerus me dijo:

El comandante le espera.

Cuando entré en la sala de pilotaje, estaba inquieto, menos seguro de que el Coordinador cumpliera su promesa. El hadiano me tranquilizó. Dio una orden y vi aparecer en la pantalla terrestre a los hombres-fuerza, que abandonaban la ciudad.

- ¿Qué ha pasado?

Hice al hadiano un relato de mi conversación con los dirigentes de Sirkoma.

- ¿No teme que intenten una última maniobra para engañarle, quiero decir, para aniquilar a la población de Eimos de Salers?

- No lo creo. ¿Quedan hombres-fuerza en la fortaleza?

- No. Hemos captado los mensajes del Coordinador a sus subordinados. De momento, ha mantenido la promesa que le hizo. Me alegro de que haya tenido éxito. ¿Sabe que ha corrido un grave peligro después de que creímos la ciudad en el campo de inercia? Los hombres-fuerza hubieran podido apoderarse de usted y no habríamos podido hacer nada.

Señalé el implosor prendido en mi cinturón.

- Han querido atacarme, pero los amenacé con esta arma.

- No puede funcionar en el campo de inercia.

- No, pero ellos no lo sabían.

- Ustedes, terrestres, juegan fácilmente con la credulidad de sus semejantes. En situación parecida, no habría convencido nunca a un hadiano. Mire...

Me volví hacia la pantalla. Los vehículos que transportaban a los hombres-fuerza habían franqueado las puertas de las murallas. Avanzaban sobre el páramo en líneas compactas. Repentina mente, aparecieron los rhunqs. No eran algunos cientos, como el primer día, sino miles, y se dirigieron hacia los hombres-fuerza con largos saltos.

El hadiano no decía nada. Ligeros remolinos agitaban sus fibras. Supuse que observaba el combate y le pregunté qué pensaba. Los rhunqs saltaban, desgarraban los cuerpos de los hombres-fuerza con sus garras de cuchillos, los trituraban en sus fauces, y los hombres-fuerza representaban la terrible comedia del poder del espíritu, las manos tendidas, y los «cocos» de acero y fibras se abatían entonces dócilmente en una apoteosis de llamas y gritos. Estaba fascinado y asqueado a la vez por el espectáculo.

- ¿Cómo han explicado al pueblo, los dirigentes este combate?

- Imagino que les habrán dicho que, con nuestra ayuda, iban a poner fin al reino de los rhunqs, o algo aproximado.

Los cadáveres sangrantes de los hombres-fuerza y los caparazones de los rhunqs cubrían el páramo por millares. Pensé en los sirkomianos, que en aquellos momentos contemplaban a través de los televisores aquel extraño campo de batalla. Tenían allí héroes cuyas virtudes cantarían en los siglos venideros. Tal vez Grumbarth me reprochara, creyendo que habíamos complicado su tarea, pero yo no conseguía arrepentirme de lo hecho.

El hadiano rompió el silencio.

- Estos hombres-fuerza son seres valerosos. Sufren una muerte atroz.

- Yo creo que para los hombres que tienen una fe, aunque sea ridícula, el valor es la cosa más común del universo. Durante veinte milenios los nuestros no han cesado de morir, por causas que creían justas. Hay en ello una paradoja, puesto que al despreciar la vida, se juegan el único bien que les ha sido concedido.

- Me pregunto si no es a causa de esa paradoja por lo que habéis conquistado las Ocho Galaxias. ¿No es por esta curiosa aptitud que poseéis de volveros contra vosotros mismos, yendo así hasta el final de vuestras sucesivas y a veces contradictorias creencias, y también de vuestros apetitos, que os paseáis de planeta en planeta?

No quería pensar. En aquel momento me preguntaba qué era lo que llevaba ventaja - lo grotesco o la grandeza - en aquel combate que se desarrollaba bajo mis ojos. Terminaba ya. Algunos hombres-fuerza huían a lo lejos por el páramo. Desde el primer asalto, ellos lo habían evitado, rehusando el combate y la muerte que era su término. Les veía cómo buscaban ganar de nuevo el recinto de la ciudad. Y yo, que había juzgado ridículo el espectáculo, me decía que era injusto que se salvaran precisamente los cobardes. Se lo dije al hadiano. Respondió:

- Déjelos vivir. De todos modos, no son peligrosos. Los sirkomianos que les han visto huir les despreciarán y, a causa de ese desprecio y para escapar a él, esos hombres-fuerza dirán la verdad sobre los rhunqs y la extraña mitología de este planeta. En esta medida, ayudarán a preparar el futuro, y facilitarán la tarea de los extirpadores.

El nivelador sobrevolaba el páramo. El hadiano observó:

- Creo que lo mejor es destruir a los rhunqs. Forma parte del trato que hizo con el Coordinador, ¿no? Sería lamentable que los sirkomianos descubrieran tan pronto de lo que estaba fabricado su enemigo... Doy a un crucero la orden de que incendie la llanura después de nuestra marcha.

Volábamos sobre la ciudad cuando se extendió en la pantalla la tempestad de llamas que iba a calcinar a los hombres-fuerza y a los rhunqs. Duró solamente unos minutos rodando bien pronto torrentes de humo negro. Cuando el último torbellino se dispersó, apareció la llanura vacía.

La población de Eimos de Salers empezaba a salir poco a poco de sus casas. Las gentes se reunían en pequeños grupos. Su actitud mostraba recelo, reticencia, una especie de estupor. No hubo ninguna explosión de alegría. ¿Qué ocurriría cuando los especialistas de la Confederación tomaran contacto con ellos? ¿Qué pensarían los sirkomianos de nuestra civilización? No estaba seguro de que algunos de ellos no echasen de menos el antiguo orden de cosas, la sencillez que lo acompañaba y la curiosa dulzura de vivir, a pesar de las innumerables prohibiciones. Me prometí que si los azares de mi profesión me lo permitían, volvería, después de unos años, al planeta.

Describimos un último círculo sobre la ciudad. El nivelador orientó hacia el Norte. Eimos de Salers, sus casas y sus habitantes desaparecieron de la pantalla. Miré la pila del hadiano, donde los conductos respiratorios esparcían oleadas de líquido nutritivo. Pensé que, al cabo de dos o tres siglos, el hadiano moriría sin haber abandonado esa pila ni el nivelador del que le habían dado el mando. ¿Era feliz? Quizá la pregunta carecía de sentido para un hadiano, o tenía un sentido particular que nosotros, humanos, no podíamos concebir.

Sobre la gran pantalla negra, los mensajes continuaban inscribiéndose en nubes rojizas. Las fibras del comandante habían tomado un hermoso color dorado y palpitaban, como satisfechas del flujo que las alimentaba.

Aparecían los primeros eslabones de montañas del Eneis, cuando me dijo:

- Vamos a ponerle en comunicación con la Oficina de Normalización.

Resonó la voz de Grumbarth:

- Me han informado de que salvaste a la población de Eimos de Salers. ¿Estás seguro de no haber cometido un error?

Iba a darle mis razones, pero no me dio tiempo.

- Llamaremos más tarde, navegante. Vas a partir ahora para el planeta Vassilia, en los Espacios Exteriores. Vassilia, que estaba en la ruta de los seres-dobles, ha sido misteriosamente perdonado. Nada de sonámbulos, nada de creación de antimateria. Parece que los seres-dobles hayan tropezado, a pesar de varias tentativas, con un mundo que no pueden asimilar. Es ese milagro el que queremos conocer. He enviado a nuestros mejores científicos al planeta. Entrarás en contacto con ellos, seguirás sus investigaciones, hablarás a los vassilianos y les verás vivir. Necesitamos saber por qué han sido perdonados y quizá saquemos de ello un arma contra los seres-dobles. Hasta pronto, navegante. Dentro de dos días, te veré en Vassilia.

Pregunté al hadiano:

- ¿Qué sabe sobre los vassilianos?

Buscó en su vasta memoria. Sus fibras se agitaron suavemente.

- Es un pueblo de humanoides gigantes que vive al borde de la Sexta Galaxia. Tiene apenas un milenio de civilización y en tiempos de mis abuelos vivían aún en cavernas.

¿Por qué los habrían perdonado los seres-dobles, cuyo poder parecía sin límites? Tenía prisa por llegar a Vassilia y ver a esos seres extraños.

- ¿Podría consultar los circuitos de la célulamadre sobre ese pueblo?

- Sí. Acabo de recibir la orden de conducirle urgencia allí.

- ¿Cuándo llegaremos?

- En unas veinte horas terrestres...

Decidí volver a mi apartamento y descansar hasta e] momento de llegar a Vassilia.

FIN

No hay comentarios:

.

http://www.wikio.es add page Wikio

I heart FeedBurner

Subscribe to LA BIBLIOTECA SIGLO XXI

 Subscribe in a reader

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online

¿Quieres salir aqui?. Enlazame

www.e-referrer.com

Mi lista de blogs

-

Etiquetas

¡TIGRE! ¡TIGRE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) 01-literatura (1) 1000 citas (1) 1984 (1) 1ªparte (6) 2001 (1) 2010: ODISEA DOS (1) 26 CUENTOS PARA PENSAR (1) 2ªparte (5) 6º y 7º (1) 8 casos de poirot (1) A (1) A LO MARCIANO (1) a orillas del rio piedra me sente y llore (1) A través de la puerta de la llave de plata (1) Acerca de nada (1) ACERO (1) agatha christie (1) aire frio (1) ALBA DE SATURNO (1) Albert Hofmann (2) Alejandro Dumas (1) ALFRED BESTER (2) Alíen III (1) AMOR . I LOVE ... (1) anarquismo (1) andersen (1) angeles (1) angeles ignorantes (1) ÁNGELES TUTELARES (1) angeles y demonios (2) anne rice (3) ANOCHECER (1) anonimo (1) Antología de Ciencia Ficción (6) arcanos (1) Arcilla de Innsmouth (1) arena y espuma (1) Aristóteles (1) Arthur C. Clarke (6) arthur conan doyle (3) Arthur Jermyn (1) asi hablo zaratustra (2) astrologia (1) Astrophobos (1) Autores Varios (6) aventura (1) aventuras de robinson crusoe (1) B (1) Barry Longyear (1) bastet (1) belen (1) bien (1) BILL (2) BILL EN EL PLANETA DE LOS 10.000 BARES (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS CEREBROS EMBOTELLADOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS ESCLAVOS ROBOTS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS PLACERES INSIPIDOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS VAMPIROS ZOMBIS (1) blog de oro (1) blood (1) Bóvedas de acero (1) brihat (1) Bruce Sterling (1) budista (1) bukowski (1) C. S. Lewis (1) cabala (2) CALIDOSCOPIO (1) cantar (1) capitalismo (1) capitulos finales (2) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CHARLES DICKENS (3) CHUCK PALAHNIUK (1) CIBERIADA (1) cid (1) Ciencia Ficcion (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) ciudad de cristral (1) clark ashton smith (4) clonacion (1) como combatir maleficios (1) confesiones de un ingles comedor de opio (1) constitucion (1) crepusculo (1) Crimen en Marte Arthur C.Clarke (1) Crónicas Marcianas (1) cthulhu.mitos (1) cuentacuentos (1) cuento (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) cuentos (6) cuentos de hadas (1) CUENTOS DE LA (1) cumpleaños (1) D (1) dan brown (2) Daniel Defoe (2) dardo (1) descarga (3) Descargo de responsabilidad (1) DICCIONARIO DE ALQUIMIA (9) economia (1) Edgar Allan Poe (1809 - 1849) (1) EL AHOGADO (1) EL ALBERGUE (1) El alimento de los dioses (1) el archivo de sherlock holmes (3) el ayunador (1) El centinela (2) EL CLUB DE LUCHA (1) El Cohete (1) el dia de los trifidos (1) el dragon (1) El espectro y el salteador de caminos (1) EL ESTATUTO DE BAYONA (1) El Evangelio De Judas (1) el fenix (1) EL GAMBITO VON GOOM (1) el Gaucho Martín Fierro (1) El guardavías (1) EL HÉROE GALÁCTICO ¡EL FINAL DE LA EPOPEYA! (1) EL HOMBRE BICENTENARIO (1) EL HOMBRE PI (1) el idolo oscuro (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL JUEGO DE ENDER (1) el libro de los condenados (1) EL MESMERISMO (1) EL MUNDO DE SATAN (1) EL ORINAL FLORIDO (1) El Paraíso Perdido (1) El poeta del horror (1) el rapto de la bella durmiente (2) El Reloj (1) el rey kull (1) El Ruido de un Trueno (1) El Señor de la Noche (1) EL SIGNO DEL PERRO (2) El Tercer Hombre (1) EL TIEMPO DOBLADO (1) EL TIEMPO ES EL TRAIDOR (1) el tumulo (1) el valle del terror (1) EL VIAJE MÁS LARGO (1) Emily Brontë (1) en la noche de los tiempos (1) energia (1) enlaces (5) ensayo (1) ENTRADAS (1) entre libros (1) ernert hemingway (1) espirituales (1) este blog es una joya (1) Estirpe de la cripta (1) estraperlo (1) exito (1) FABULAS (1) FABULAS DE ROBOTS PARA NO ROBOTS (1) fahrenheit 451 (1) fantasia (1) fantasmas (1) final (1) FON (1) Franz Hartmann (1) Franz Kafka (2) fredrick brown (1) Friedrich Nietzsche (2) Fritz Leiber (1) FUERA DE ESTE MUNDO (1) fundacion (1) fundacion e imperio (2) fundacion y tierra (2) George Lucas (2) GITANO.Poul Anderson (1) Google (1) goth (1) Graham Greene (1) GRIMORIO PSICOCABALISTICO (1) Gu ta gutarrak (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) guion (1) Guión (1) guy de maupassant (2) H (1) H. G. Wells (1) h. p. lovecraft (4) H.P.Lovecraft y E. Hoffmann Price (1) HÁGASE LA OSCURIDAD (1) helena petrovna blavatsky (2) Henry Kuttner (1) HÉROE GALÁCTICO Harry Harrison (1) hindu (1) historia de o (1) historia-ficcion (1) Historias (1) Historias fantásticas (1) hitler (1) hombres y dragones (2) HONGOS DE YUGGOTH (1) hora (1) horror (1) howard p.lovecraft (5) HUMANOS (1) I (1) II (1) III (2) imagenes (1) indice (3) INICIACIÓN EGIPCIA (1) intriga (1) INTRODUCCION A LA SIMBOLICA (1) ira levin (1) Isaac Asimov (6) isis sin velo (2) issac asimov (10) itos (1) iTunes (1) IV (1) iv libro (1) jack vance (2) Jean Hougron (2) jeffrey eugenides (1) Jesús Quintanilla Osorio (1) John Milton (1) john wyndham (1) Jorge Bucay (2) jose hernandez (1) jyotish (1) Kamasutra (1) Khalil Gibrán (2) Kir Fénix (1) La aventura del detective agonizante (1) la busqueda de iranon (1) la camara de los tapices (1) la casa maldita (1) la catedra de lucifer (1) La Caza de Hackers (1) la dama de las camelias (1) la guadaña (1) La Guerra de las Galaxias (2) la guerra zombie (2) la habitacion cerrada (1) LA INICIACIÓN EGIPCIA (1) La leyenda de Mahaduta (1) la liberacion de la bella durmiente (1) La Luz de las Tinieblas (1) La Metamorfosis (1) LA MOSCA (1) LA NOVELA DE LA MOMIA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) La Saga De Eirik El Rojo (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA VOZ DEL MAESTRO (1) Las Brujas (1) LAS MEJORES HISTORIAS DE TERROR (1) Las puertas del Valhalla (1) las ratas del cementerio (1) las virgenes suicidas (1) legados macabros (1) leyenda (1) leyes (1) libro (1) libros (4) Libros Ocultos (1) LIGEIA (1) links (4) lord dunsany (1) los elementales (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (2) los limites de la fundacion (2) los niños de brasil (1) LSD (2) Magdalena Moujan Otaño (1) mal (1) Marsella (1) Material de Referencia (1) max brooks (2) menciones (1) MINORITY REPORT (1) misterio (1) misticismo (1) mito (2) moises (1) mp3 (1) musica (2) Napoleon (1) Necrológica (1) necronomicon (1) novela (1) novela americana (1) Nuevas Antologias de Ciencia Ficcion (1) nuevo orden mundial (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OLIVER TWIST (1) orden cronológico (1) oscar wilde (1) ovni (1) papus (1) PARA LEER AL ATARDECER (1) paradoja (1) parashara (1) paul auster (1) Pauline Reage (1) paulo coelho (1) Philip K. Dick (5) Pío Baroja (1) poemas (1) poirot (1) policiaca (2) POUL ANDERSON (2) premios (1) primeras paginas (1) prosas luciferinas (1) PUERTA AL VERANO (1) pulp (2) pulp fiction (1) quentin tarantino (1) QUIERE USTED ESPERAR (1) ray bradbury (7) recopilacion (1) red satanica (1) relato (4) relatos (1) Richard Matheson (1) rincon del pensamiento (1) ritos (1) rituales (1) Roald Dahl (1) Robert A. Heinlein (1) Robert E. Howard (1) robot (1) salome (1) SALOMON ESOTERICO (1) scifi (5) se busca una mujer (1) segunda fundacion (2) seleccion (1) sephiroth (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) shastra (1) SIMBOLOS ELIPHAS LEVI (1) SNAKE (1) Starship Troopers (1) stephen king (2) SU VIDA YA NO ES COMO ANTES (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) TABERNA DEL CIERVO BLANCO (1) Tanith Lee (1) Tarot (1) teatro (1) terror (5) THE WITCHES (1) thomas de quincey (1) tipos (1) Tomás Moro (1) trilogia de nueva york (1) TROPAS DEL ESPACIO (1) ufo (1) UN MUNDO FELIZ (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) underground (1) Ursula K. Le Guin (1) V (1) vamp (1) vampiros (1) varios (2) ven y enloquece (1) VI (1) vida (1) Villiers de L'Isle (1) walter scott (1) WIFI (1) William Gibson (1) Yo (1) yo visite ganimedes (1) Yosip Ibrahin (1) z (2) zealia (1) Zenna Henderson (1) zothique (1)

.


Estadisticas de visitas Hola, He descubierto un sitio donde puedes jugar gratis a La Primitiva para siempre: Haz clic en este enlace y juega a La Primitiva para siempre Saludos cordiales, jose Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Add to Technorati Favorites Blogalaxia