Google+ Badge

Google+ Followers

Indice, y/o breve descripcion del escrito que se puede leer mediante el enlace de la entrada; ya sea lecturas. imagenes o musica

.

https://profiles.google.com

Infolinks In Text Ads

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

-

.

PELICULAS

PELICULAS on line

JUEGOS BEN 10

VIDEOS + DIVERTIDOS

LA BELLA SUDAFRICA

RINCONES DEL MUNDO

COSMO ENLACES

DIRECTORIO PLANETARIO

CREPUSCULO

CORTOS DE CINE

SALIENDO DEL CINE

SERIES

IMAGENES NARUTO CHAT CHATEAR GRATIS APUESTAS.COM PELÍCULAS GRATIS YA FRIENDS ? CONOCELO ... HISTORIAS DE MAKOKI EDGAR ALLAN POE SOLO ENLACES TONTOS DE LA VEGA EMOTICONES GRATIS FONDOS DE ESCRITORIO AVENTURE TIME AMOR A TU CUERPO COMPRA Y VENTA FRASES DE AMOR DIRECTORIO LINK OFERTAS DE EMPLEO
infografia
pisos barakaldo
PELICULAS ONLINE HISTORIAS DE MAKOKI SERIES RELATOS DE POE CHAT GRATIS SOLO ENLACES
DISEÑO WEB
Cronicas del silencio Diseño grafico bilbao
ANIME ONLINE PELÍCULAS ONLINE TELE-NOVELAS ONLINE CHAT SALA PELICULAS Directorio Web JUEGOS FULL DISEÑO WEB

.

.

Seguidores

viernes, 15 de mayo de 2009

PULP FICTION --- QUENTIN TARANTINO


Pulp Fiction
Tres historias sobre una
misma historia...
Quentin Tarantino




___


La película PULP FICTION de Quentin Tarantino ganó la
Palma de Oro del festival de Cannes en 1994.



Vincent Vega ............................................................. JOHN TRAVOLTA
Jules ............................................................................ SAMUEL JACKSON
Mia ............................................................................ UMA THURMAN
El Lobo ....................................................................... HARVEY KEITEL
Pumpkin (Calabaza) ................................................ TIM ROTH
Honey Bunny (La Conejita Honey) ..................... AMANDA PLUMMER
Fabienne ..................................................................... MARIA DE MEDEIROS
Marsellus Wallace ..................................................... VING RHAMES
Lance ........................................................................... ERIC STOLZ
Jody ............................................................................. ROSANNA ARQUETTE
Koons .......................................................................... CHRISTOPHER WALKEN
Butch ........................................................................... BRUCE WILLIS



PRÓLOGO
1. INTERIOR DE UNA CAFETERÍA - POR LA MAÑANA
Una cafetería Denny’s normal, tipo Spires, en Los Angeles. Son
aproximadamente las nueve de la mañana. Aunque el local no
está abarrotado, hay bastante gente tomando café y comiendo huevos
con beicon.
Dos de esas personas son UN HOMBRE JOVEN y UNA MUJER
JOVEN. El joven habla con un ligero acento inglés de clase obrera
y, al igual que sus compatriotas, fuma cigarrillos con un estilo esmerado.
Es imposible saber de dónde es la joven o qué edad tiene; todo
lo que hace contradice algo que hizo. Los dos jóvenes están sentados
en un reservado. Su diálogo tiene que desarrollarse a un ritmo
rápido, al estilo de Luna nueva.*
HOMBRE JOVEN: No, olvídalo, es demasiado arriesgado.
Estoy harto de esa mierda.
MUJER JOVEN: Siempre dices lo mismo: nunca más, estoy
harto, es demasiado peligroso.
HOMBRE JOVEN: Sé que siempre digo lo mismo. Y también
que tengo razón, pero...
MUJER JOVEN: ...Pero lo olvidas al cabo de un día o dos.
* Filme de Howard Hawks (1940).
HOMBRE JOVEN: Sí, bueno, pues han quedado atrás los días
del olvido y acaban de empezar los días del recuerdo.
MUJER JOVEN: ¿Sabes lo que pareces cuando te pones así?
HOMBRE JOVEN: Parezco un jodido hombre sensato, eso es
lo que parezco.
MUJER JOVEN: Pareces más bien un pato. (Ella imita a un
pato.) Cuac, cuac, cuac, cuac, cuac...
HOMBRE JOVEN: Pues presta atención porque no lo volverás
a oír. Como ya no lo volveré a hacer, tú tampoco me
oirás hacer el pato sobre cómo no lo volveré a hacer.
MUJER JOVEN: Después de esta noche. (Los dos se echan a
reír, con sus risas espaciadas por alguna pausa, mientras se balancean
adelante y atrás.)
HOMBRE JOVEN (con una sonrisa).: Correcto. Tengo toda la
noche para hacer el pato.
Se acerca una CAMARERA con una jarra de café.
CAMARERA: ¿Alguien desea que le sirva más café?
HOMBRE JOVEN: Oh, sí, gracias.
La camarera le sirve café al joven, que enciende otro cigarrillo
HOMBRE JOVEN: Ya tengo suficiente.
La camarera se aleja. El joven da una chupada al cigarrillo. La
joven se pone un montón de crema y azúcar en el café.
El joven vuelve directamente al tema.
HOMBRE JOVEN: Tal como están las cosas ahora, corres el
mismo jodido riesgo que si robaras un banco. Corres más
de un riesgo. ¡Los bancos son más fáciles! Se supone que
los bancos federales no le van a impedir a uno hacer nada
durante el robo. Están asegurados, así que ¿por qué preocuparse?
En un banco federal ni siquiera necesitas un revolver.
He oído hablar de un tipo que entró en un banco
federal con un teléfono portátil y se lo entregó al cajero.
El tipo que esperaba al otro lado de la línea le dijo
al cajero: «Tenemos a la hija de este hombre, y si no le
da ahora mismo todo su dinero, vamos a matarla».
MUJER JOVEN: ¿Y funcionó?
HOMBRE JOVEN: ¿Que si funcionó? ¡Joder si funcionó! El
tipo entra en el banco con un teléfono, nada de pistolas,
nada de escopetas..., sólo un jodido teléfono, limpia el
lugar y nadie levanta un jodido dedo para impedírselo.
MUJER JOVEN: ¿Le hicieron daño a la niña?
HOMBRE JOVEN: Pues no lo sé. Probablemente, ni siquiera
habían secuestrado a ninguna niña. Pero lo importante
de la historia no es la existencia o no de la niña, sino el
hecho de que robaron el banco con un teléfono.
MUJER JOVEN: ¿Quieres ponerte a robar bancos?
HOMBRE JOVEN: No estoy diciendo que vaya a robar un
banco. Sólo pretendo ilustrar el hecho de que, si lo hiciéramos,
sería más fácil que lo que hemos estado haciendo.
MUJER JOVEN: ¿De modo que no quieres ser ladrón de
bancos?
HOMBRE JOVEN: No. Todos esos tipos siguen tarde o temprano
por el mismo camino: o mueren o se pasan veinte
años en chirona.
MUJER JOVEN: ¿Y tampoco más tiendas de licores?
HOMBRE JOVEN: ¿De qué hemos estado hablando? Tampoco–
robaremos–más–tiendas–de–licores. Además, ya no es
tan divertido como antes. Hay demasiadas tiendas de licores
que son propiedad de extranjeros, de vietnamitas y
coreanos que ni siquiera saben hablar jodido inglés. Va
uno y les dice: «Eh, vacía la caja registradora», y no tienen
ni puñetera idea de lo que se les está diciendo. Se lo
tornan demasiado a pecho. Si continuamos así, cualquiera
de esos jodidos hijos de puta va a hacer que tengamos
que matarlo.
MUJER JOVEN: Yo no voy a matar a nadie.
HOMBRE JOVEN: Yo tampoco quiero matar a nadie. Pero
probablemente nos pondrán en una situación en la que
no tendremos alternativa, o nosotros o ellos. Y si no son
los extranjeros son esos viejos judíos que tienen la propiedad
de la tienda desde hace quince jodidas generaciones.
Y te encuentras con el viejo abuelo Irving sentado
tras el mostrador, con una jodida Magnum. Intenta entrar
en una de esas tiendas con un teléfono en la mano, y ya
verás hasta dónde puedes llegar. Que se jodan, olvídalo,
vamos a dejarlo.
MUJER JOVEN: Bueno, ¿qué otra cosa nos queda? ¿Un trabajo
regular?
HOMBRE JOVEN (se echa a reír) .: No en toda esta vida.
MUJER JOVEN: Entonces, ¿qué?
El joven llama a la camarera.
HOMBRE JOVEN: ¡Garçon, más café!
Luego se vuelve a mirar a la joven.
HOMBRE JOVEN: Este mismo lugar.
Llega la camarera y le sirve más café.
CAMARERA (con retintín) .: «Garçon» significa chico.
La camarera se aleja.
MUJER JOVEN: ¿Aquí? Pero si esto es una cafetería.
HOMBRE JOVEN: ¿Y qué hay de malo en eso? La gente
nunca roba en los restaurantes. ¿Por qué no? En los bares,
tiendas de licor y gasolineras se corre el riesgo de
que le vuelen la cabeza a uno. Pero en los restaurantes los
pillas desprevenidos. No esperan que nadie les robe, o no
lo esperan tanto.
MUJER JOVEN (asumiendo la idea).: Apuesto a que en lugares
como éste puedes descartar el factor héroe.
HOMBRE JOVEN: Correcto. Estos lugares están asegurados,
lo mismo que los bancos. A los directores les importa un
pimiento. Sólo intentan que uno salga por la puerta antes
de empezar a derramar cenas por el suelo. En cuanto a
las camareras, olvídalas. No se arriesgarán a recibir un
balazo por lo que pueda haber en la caja registradora. A
los fregaplatos, que apenas reciben un dólar cincuenta
por hora, les importa un rábano que le robes al propietario.
En cuanto a los clientes, están ahí sentados, con la
boca llena de comida, y ni siquiera saben lo que está pasando.
En un momento están comiendo una tortilla
Denver, y al siguiente se encuentran con el pegajoso revólver
de alguien delante de las narices.
La mujer joven acepta visiblemente la idea. El hombre joven
continúa hablando en voz baja.
HOMBRE JOVEN: Mira, la idea se me ocurrió en la última
tienda de licores en la que entramos. ¿Recuerdas a todos
aquellos clientes que seguían entrando?
MUJER JOVEN: Sí.
HOMBRE JOVEN: Fue entonces cuando a ti se te ocurrió la
idea de apoderarte de sus carteras.
MUJER JOVEN: Ajá.
HOMBRE JOVEN: Fue una buena idea.
MUJER JOVEN: Gracias.
HOMBRE JOVEN: Conseguimos más con lo que había en las
carteras que con lo que había en la caja registradora.
MUJER JOVEN: Sí, así fue.
HOMBRE JOVEN: Y a los restaurantes va mucha gente.
MUJER JOVEN: Un montón de carteras.
HOMBRE JOVEN: Muy astuto, ¿no te parece?
La mujer joven, teniendo en cuenta esta última información, recorre
el restaurante con la mirada. Observa a los clientes que comen,
sumidos en sus conversaciones. A la cansada camarera que
anota los pedidos. A los fregaplatos, que hacen los movimientos
propios de retirar los platos. Al director, que se queja de algo al
cocinero. Una sonrisa se extiende lentamente por el rostro de la
mujer joven.
MUJER JOVEN: Sí, muy astuto. (Entrando de lleno en ello.) Está
bien, hagámoslo, aquí mismo. Ahora.
HOMBRE JOVEN: Recuerda, lo mismo de siempre. Tú te
encargas de controlar a la gente y yo me ocupo de los
empleados.
MUJER JOVEN: Entendido.
Ambos sacan pistolas del calibre 32 y las dejan sobre la mesa.
Los dos se miran mutuamente.
MUJER JOVEN: Te amo, Pumpkin.
HOMBRE JOVEN: Te amo, Honey Bunny.
Y tras decir esto, Pumpkin y Honey Bunny toman sus armas, se
levantan y se disponen a robar el restaurante. La actitud de
Pumpkin durante el robo es la propia del profesional que controla
la situación. La de Honey Bunny es la de una psicópata, de gatillo
fácil, que parece dispuesta a disparar en cualquier
momento.
PUMPKIN (gritándoles a todos). : ¡Que todo el mundo se quede
quieto! ¡Esto es un atraco!
HONEY BUNNY: Si alguien mueve un solo dedo, me lo cargo
aquí mismo. ¿Lo habéis entendido?
CORTE A:



2. INTERIOR DE UN CHEVY DEL 74 (en movimiento) –
POR LA MAÑANA
Un viejo, destartalado y sudo Chevy Nova blanco del 74 avanza
rápidamente por una calle donde abundan las gentes sin hogar,
en Hollywood. En los asientos delanteros van dos hombres jóvenes,
uno blanco y uno negro; ambos llevan trajes negros baratos, con
delgadas corbatas negras bajo largos abrigos negros. Sus nombres
son VINCENT VEGA (blanco) y JULES WINNFIELD (negro). Jules
es el que conduce.
JULES: Está bien, ahora háblame de los bares de hachís.
VINCENT: ¿Qué quieres saber?
JULES: Bueno, el hachís es legal allí, ¿no?
VINCENT: Sí, es legal, pero no lo es al ciento por ciento. Es
decir, no puedes entrar en un restaurante, liarte un canuto
y empezar a fumarlo como si nada. Se supone que
sólo puedes fumarlo en tu casa o en ciertos lugares ya
designados.
JULES: ¿Y esos son los bares de hachís?
VINCENT: Sí. Las cosas funcionan de este modo: es legal
comprarlo, es legal poseerlo y, si eres el propietario de
un bar de hachís, es legal venderlo. También es legal llevarlo

encima, lo que realmente no importa porque, y fíjate
bien en esto, si los polis te detienen, es ilegal que te
registren. Los polis de Amsterdam no tienen derecho a
registrar a la gente.
JULES: Esto es todo lo que necesito saber, muchacho. Vaya
si me voy a marchar allí. Desde luego que me marcho.
VINCENT: Le sacarías mucho provecho. Pero ¿sabes qué es
lo más divertido de Europa?
JULES: ¿Qué?
VINCENT: Las pequeñas diferencias. Allí tienen la mayor
parte de la misma mierda que tenemos aquí, pero allí hay
una pequeña diferencia.
JULES: ¿Como por ejemplo?
VINCENT: Bueno, en Amsterdam puedes comprar cerveza
en un cine. Y ni siquiera te la sirven en un vaso de papel.
No, nada de eso. Te la sirven en una copa de cristal,
como en un bar. En París, puedes comprar cerveza en un
MacDonald’s. ¿Y sabes cómo llaman a una hamburguesa
de un cuarto de libra con queso en París?
JULES: ¿No lo llaman un cuarto de libra con queso?
VINCENT: Nada de eso. Allí emplean el sistema métrico, y
ni siquiera saben lo que es un jodido cuarto de libra.
JULES: Entonces, ¿cómo lo llaman?
VINCENT: Royale con queso.
JULES (repitiendo). : Royale con queso. ¿Y cómo llaman al Big
Mac?
VINCENT: Bueno, un Big Mac es un Big Mac, pero lo llaman
Le Big Mac.
JULES: ¿Y cómo llaman al Whopper?
VINCENT: No lo sé. No entré en un Burger King. Pero
¿sabes lo que le ponen a las patatas fritas en Holanda, en
lugar de ketchup?
JULES: ¿Qué?
VINCENT: Mayonesa.
JULES: ¡Joder!
VINCENT: Yo lo he visto. Y no ponen precisamente un poco
en un lado del plato, sino que las ahogan en mayonesa.
JULES: ¡Aaagh!
CORTE A:


3. INTERIOR DEL CHEVY (portaequipajes) –
POR LA MAÑANA

El portaequipajes del Chevy se abre. Jules y Vincent se inclinan
hacia el interior y toman dos automáticas del 45, las cargan y las
amartillan.
JULES: Deberíamos haber traído escopetas para esta clase de
asunto.
VINCENT: ¿Cuántos hay ahí?
JULES: Tres o cuatro.
VINCENT: ¿Contando a nuestro hombre?
JULES: No estoy seguro.
VINCENT: ¿De modo que podría haber hasta cinco tipos
ahí?
JULES: Es posible.
VINCENT: Pues deberíamos haber traído las jodidas escopetas
recortadas.
Cierran el portaequipajes.
CORTE A:


4. PATIO EXTERIOR DE UN EDIFICIO DE APARTAMENTOS –
POR LA MAÑANA
Vincent y Jules, con sus largos abrigos a juego, que llevan prácticamente
arrastrando por el suelo, cruzan el patio de lo que parece
un edificio de apartamentos al estilo de una hacienda de
Hollywood.
La cámara les sigue.
VINCENT: ¿Cómo se llama ella?
JULES: Mia.
VINCENT: ¿Cómo se conocieron ella y Marsellus?
JULES: Ni idea. Como se conoce todo el mundo. Ella era
actriz.
VINCENT: ¿Ha hecho alguna vez algo que yo haya visto?
JULES: Creo que su mayor interpretación fue la que hizo en
un programa piloto.
VINCENT: ¿Qué es un programa piloto?
JULES: ¿Es que no ves los programas de la tele?
VINCENT: Yo no veo la tele.
JULES: Bueno, pero sabes muy bien que hay un invento llamado
televisión y que en ese invento muestran programas,
¿verdad?
VINCENT: Sí.
JULES: Pues la forma de elegir un programa en la tele es
que hacen un programa, y a ese programa lo llaman piloto.
Y muestran ese programa a la gente para ver si gusta
o no gusta, y según que tenga éxito o no, deciden si hacen
más programas como ese. Algunos son aceptados y se
convierten en programas de la tele. Otros no lo son, y
no llegan a nada. Pues bien, ella actuó en uno de esos
que no llegaron a convertirse en nada.
Entran en el edificio de apartamentos.



5. INTERIOR. ZONA DE RECEPCIÓN (edificio de apartamentos)
– POR LA MAÑANA
JULES: ¿Recuerdas a Antwan Rockamora? Medio negro,
medio samoano, al que solían llaman Tony Rocky Horror.
VINCENT: Sí, quizá. ¿Un tipo gordo?
JULES: Yo no llegaría a llamar gordo a ese hermano. Tiene un
problema de peso. ¿Qué le va a hacer ese moreno? Es
un samoano.
VINCENT: Creo saber lo que quieres decir. ¿Qué pasa con
él?
JULES: Bueno, Marsellus le dio bien por el culo. Y según se
ha dicho por ahí, todo se debió a la mujer de Marsellus
Wallace.
Llega el ascensor, y los dos hombres entran.


6. INTERIOR DEL ASCENSOR – POR LA MAÑANA
VINCENT: ¿Qué hizo? ¿Se la folló?
JULES: No, no, no, nada de eso. No fue nada tan malo.
VINCENT: ¿Qué pasó entonces?
JULES: Le dio a ella un masaje en el pie.
VINCENT: ¿Un masaje en el pie?
Jules asiente con la cabeza: «Sí».
VINCENT: ¿Y eso fue todo?
Jules asiente de nuevo con la cabeza: «Sí».
VINCENT: ¿Y qué hizo Marsellus?
JULES: Envió a un par de tipos adonde vivía el samoano. Lo
sacaron a la terraza de su apartamento y le hicieron volar
el culo por encima del balcón. El negro cayó cuatro pisos.
Abajo había una especie de jardín cerrado con cristal,
como los invernaderos. El negro lo atravesó. Desde
entonces tiene problemas para hablar.
Se abren las puertas del ascensor. Jules y Vincent salen.
VINCENT: Es una maldita lástima.



7. INTERIOR. PASILLO DEL EDIFICIO DE APARTAMENTOS –
POR LA MAÑANA
Jules y Vincent avanzan decididos por el pasillo.
VINCENT: A pesar de todo, quien juega con fuego, se quema.
JULES : ¿Qué quieres decir?
VINCENT: No se le da un masaje en el pie a la nueva esposa
de Marsellus Wallace.
JULES: ¿No crees que tuvo una reacción un tanto exagerada?
VINCENT: Probablemente, Antwan no esperaba que Marsellus
reaccionara de ese modo, pero tenía que esperar alguna
reacción.
JULES: Sólo fue un masaje en el pie. Eso no es nada. Yo le
daría un masaje en el pie a mi madre.
VINCENT: Eso es como ponerle las manos encima a la nueva
mujer de Marsellus Wallace de una forma demasiado
familiar. No es tan malo como comerle el coño, pero estás
en el mismo terreno de juego.
JULES: Eh, eh, alto ahí. Comer el coño a una zorra y darle
un masaje en el pie no es lo mismo.
VINCENT: No he dicho que sea lo mismo, sino que es el
mismo terreno de juego.
JULES: Tampoco es el mismo jodido terreno de juego. Mira,
quizá tu método de dar masaje sea distinto al mío, pero
tocarle los pies a la dama y meterle la lengua en su cueva
más secreta no es el mismo terreno de juego, no es la
misma liga, ni siquiera es el mismo jodido deporte. Los
masajes en el pie no significan una mierda.
VINCENT: ¿Has dado alguna vez un masaje en el pie?
JULES: No me hables a mí de eso. Soy un maestro dando
masajes en el pie.
VINCENT: ¿Das muchos?
JULES: Joder, sí. Tengo mi propia técnica. Ni siquiera hago
cosquillas.
VINCENT: ¿Le has dado alguna vez un masaje en el pie a un
tipo?
Jules lo mira durante un largo rato. Se muestra enojado.
JULES: Que te jodan.
Echa a caminar por el pasillo. Vincent, sonriente, camina un
poco por detrás de él.
VINCENT: ¿Cuántos?
JULES: Que te jodan.
VINCENT: ¿Me darías a mí un masaje en el pie? Estoy un
poco cansado.
JULES: Será mejor que te calles. Empiezo a estar harto. Eh,
ésta es la puerta.
Los dos hombres se detienen delante de una puerta que ostenta
el número «49». Susurran entre sí.
JULES: ¿Qué hora es?
VINCENT (comprueba su reloj). : Las siete veintidós de la mañana.
JULES: Todavía no es la hora. Esperemos un poco.
Se apartan un poco de la puerta, situándose uno frente al otro,
y siguen hablando en susurros.
JULES: Mira, el hecho de que yo no le dé un masaje en el
pie a un hombre no le hace a Marsellus tener derecho a
arrojar a Antwan desde lo alto de un edificio sobre un
jodido invernadero y fastidiarle su jodida habla al negro.
Eso no está bien, hombre. Si algún hijo de puta me hiciera
eso a mí, sería mejor que me paralizara algo más
que el habla, porque lo mataría.
VINCENT: Yo no digo que él tuviera razón, pero tú dices
que un masaje en el pie no significa nada, y yo digo que
sí. Le he dado millones de masajes en el pie a un millón
de mujeres y todos significaron algo. Actuamos como si
no, pero tienen un significado. Eso es lo cojonudo del
asunto. Estas cosas sensuales continúan y nadie habla de
ellas, pero uno lo sabe, ella lo sabe, el puto Marsellus lo
sabía y Antwan debería haberlo sabido. Ella es la puñetera
esposa, hombre. Y él no tiene un buen sentido del
humor con esa clase de cosas.
JULES: Eso que dices es interesante, pero vamos a meternos
en faena.
VINCENT: ¿Cómo has dicho que se llama?
JULES: Mia. ¿Por qué te interesas tanto por la mujer del gran
jefe?
VINCENT: Bueno, Marsellus se marcha a Florida y cuando
se marche quiere que yo me ocupe de Mia.
JULES: ¿Que te ocupes de ella?
Al hacer la pregunta, Jules se lleva el dedo índice a la cabeza,
imitando una pistola.
VINCENT: No de ese modo, hombre. Que la saque. Que se
lo haga pasar bien. Que no la deje sola.
JULES: ¿Vas a tener una cita con Mia Wallace?
VINCENT: No es una cita. Es como si tú y la mujer de tu
compañero os fuerais al cine o algo así. Sólo es..., bueno,
ya sabes, un poco de compañía.
Jules se limita a mirarlo.
VINCENT: No es una cita.
Jules sigue limitándose a mirarlo.
VINCENT: No voy a portarme mal.
Jules sacude la cabeza y murmura para sí mismo.
JULES: Esa zorra va a matar a más negros que el tiempo.
VINCENT: ¿Que has dicho?
JULES: Nada. Vayamos a nuestro asunto.
VINCENT: ¿Qué acabas de decir?
JULES: No dije nada. Pongámonos a trabajar.
VINCENT: No juegues conmigo. Has dicho algo, ¿qué era?
JULES (refiriéndose al trabajo) .: ¿Quieres hacer esto, sí o no?
VINCENT: Quiero que repitas lo que dijiste.
JULES: Esa puerta se va a abrir dentro de treinta segundos,
así que prepárate...
VINCENT: Ya estoy preparado...
JULES: Maldita sea, deja ya de pensar en esa zorra y prepárate
como un buen profesional.



8. INTERIOR. APARTAMENTO (habitación 49) –
POR LA MAÑANA
Hay tres hombres jóvenes, evidentemente cansados de esperar,
sentados ante una mesa con hamburguesas, patatas fritas y vasos
de soda.*
Uno de ellos corre el grueso pestillo de la puerta, y la abre. Jules
y Vincent aparecen en el pasillo.
JULES: Hola, muchachos.
Los dos hombres entran en la habitación.
Los tres tipos, que han sido pillados desprevenidos, son:
MARVIN: El joven negro, que abrió la puerta, se retirará hacia un
rincón a medida que progrese la escena.
ROGER: Un surfista joven, de cabello rubio, con un corte de pelo
«a lo ala de gaviota», que no dice una sola palabra, está sentado
ante la mesa con una gran y jugosa hamburguesa en la mano.
BRETT: Un tipo de raza blanca, con aspecto de jovenzuelo y el
cabello corto.
Vincent y Jules ocupan el lugar, con las manos en los bolsillos.
Jules es el que lleva la voz cantante.
* En el montaje definitivo, la distribución de los personajes es distinta. Roger
está tendido en un sofá, junto a la pared, y Brett es el que está sentado a la
mesa comiendo una hamburguesa.

JULES: ¿Cómo estáis, muchachos?
No hay respuesta.
JULES (dirigiéndose a Brett): ¿Estoy soñando o acabo de hacerte
una pregunta?
BRETT: Estamos bien.
Mientras Jules y Brett hablan, Vincent se sitúa por detrás de los
jóvenes.
JULES: ¿Sabéis quiénes somos?
Brett sacude la cabeza con un gesto negativo: «No».
JULES: Somos compañeros de vuestro socio, Marsellus Wallace.
Recordais a vuestro socio, ¿verdad?
No hay respuesta.
JULES (dirigiéndose a Brett).: Bien, ahora, voy a hacer una suposición.
Tú eres Brett, ¿verdad?
BRETT: Sí, soy Brett.
JULES: Me lo imaginaba. Bien, recuerdas a tu socio, a Marsellus
Wallace, ¿verdad, Brett?
BRETT: Lo recuerdo.
JULES: Eso está bien. Parece que Vincent y yo os hemos interrumpido
el desayuno. Lo siento, muchacho. ¿Qué comes?
BRETT: Hamburguesas.
JULES: Hamburguesas. El elemento clave de cualquier desayuno
nutritivo. ¿Qué clase de hamburguesas?
BRETT: Hamburguesas de queso.
JULES: No, quiero decir, ¿dónde las habéis comprado? ¿En
MacDonald’s, en Wendy’s, en el expendedor automático?
¿Dónde?
BRETT: En el Big Kahuna Burger.
JULES: El Big Kahuna Burger. Es esa hamburguesería hawaiana,
¿verdad? He oído decir que tienen unas hamburguesas
muy suculentas. Yo nunca las he probado. ¿Cómo son?
BRETT: Son buenas.
JULES: ¿Te importa que pruebe una de las tuyas?
BRETT: No.
JULES : La tuya es ésta, ¿verdad?
BRETT: Sí.
Jules toma la hamburguesa y le da un bocado.
JULES: Hmmm, sí que es suculenta (dirigiéndose a Vincent).
Vince, ¿has probado alguna vez una hamburguesa Gran
Kahuna?
VINCENT: No.
Jules le tiende la Gran Kahuna.
JULES: Dale un bocado. Son realmente buenas.
VINCENT: No tengo hambre.
JULES: Pues si te gustan las hamburguesas, tendrías que probar
éstas algún día. Yo no suelo tener la oportunidad de
comerlas, porque mi chica es vegetariana, lo que me
convierte más o menos en un vegetariano, pero desde
luego me encanta el sabor de una buena hamburguesa.
(Dirigiéndose a Brett.) ¿Sabes cómo le llaman a un cuarto
de libra con queso en Francia?
BRETT: No.
JULES: Díselo, Vincent.
VINCENT: Royale con queso.
JULES: Royale con queso. ¿Y sabes por qué los llaman así?
BRETT: ¿Por el sistema métrico?
JULES: Cuidado con ese gran cerebro tuyo, Brett. Eres un
hijo de puta astuto. Así es. Por el sistema métrico. (Señala
un vaso de papel de un establecimiento de comida rápida.) ¿Qué
contiene?
BRETT: Sprite.
JULES: Sprite. Bien. ¿Te importa que eche un trago de este
brebaje para regar el bocado?
BRETT: Claro que no.
Jules toma el vaso y bebe un sorbo.
JULES: Hmmnim, sabe estupendo. (Dirigiéndose a Roger.) Tú,
flequillo de gaviota, ¿sabes para qué hemos venido?
Roger asiente con la cabeza: «Sí».
JULES: Entonces, ¿por qué no le dices a mi amigo Vince
dónde tenéis escondida la mierda?
MARVIN: Está debajo de...
JULES: No recuerdo haberte preguntado nada a ti. (Dirigiéndose
a Roger.) ¿Decías algo?
ROGER: Esta debajo de la cama.*
Vincent se acerca a la cama, se agacha, mira y saca un maletín
negro.
VINCENT: Lo tengo.
Vincent hace saltar las dos cerraduras y abre el maletín. No podemos
ver lo que hay dentro, pero del maletín surge un pequeño
fulgor. Vincent se lo queda mirando fijamente, pasmado.
JULES : ¿Somos felices?
No hay respuesta del todavía pasmado Vincent.
* En el montaje definitivo, está en un armario de la cocina.
JULES: ¡Vincent!
Vincent levanta la mirada hacia Jules.
JULES: ¿Somos felices?
VINCENT (cerrando el maletín) .: Somos felices.
BRETT (dirigiéndose a Jules). : ¿Cómo te llamas? Sé el nombre
del otro, Vincent. Pero ¿cuál es el tuyo?
JULES: Me llamo Pitt, y hablando no vas a salvar el culo.
BRETT: Sólo quiero que sepas lo mucho que lamentamos
que las cosas salieran tan jodidamente mal entre nosotros
y el señor Wallace. Cuando entramos en este asunto, sólo
teníamos las mejores intenciones...
Mientras Brett habla, Jules saca su revólver y dispara tres veces
contra el pecho de Roger, haciéndole salir volando de la silla
donde estaba sentado.*
Vincent sonríe para sí. Desde luego, Jules tiene estilo.
Brett se acaba de ensuciar en los pantalones. No llora ni gimotea,
pero está aterrorizado, como si su cuerpo implosionara.
JULES (dirigiéndose a Brett): Oh, lo siento. ¿Ha interrumpido
esto tu concentración? No pretendía que fuera así. Continúa,
por favor. Creo que estabas diciendo algo sobre
«mejores intenciones».
Brett no puede decir una sola palabra.
JULES: ¿Qué ocurre? Oh, ya habías terminado de todos modos,
¿verdad? Bien, deja que te conteste. ¿Quieres describirme
el aspecto que tiene Marsellus Wallace?
Brett sigue sin poder hablar.
Jules toma la mesa y la vuelca salvajemente, eliminando la única
barrera que había entre él y Brett. Ahora, Brett está sentado
* En el montaje definitivo, Jules dispara un solo tiro, que deja a Roger tendido
en el sofá.
en una silla solitaria, delante de Jules, como un detenido político
delante de su interrogador.
JULES: ¿De qué país eres?
BRETT (petrificado) .: ¿Qué?
JULES: ¡No conozco ningún país llamado «Qué»! ¿Hablan
inglés en «Qué»?
BRETT (al borde de un ataque al corazón) .: ¿Qué?
JULES: ¿Sabes hablar jodido inglés?
BRETT: Sí.
JULES: Entonces, ¿comprendes lo que digo?
BRETT: Sí.
JULES: Bien. Ahora descríbeme qué aspecto tiene Marsellus
Wallace.
BRETT (impulsado por el miedo) .: ¿Qué?
Jules toma la 45 y aprieta con fuerza el cañón del arma contra
la mejilla de Brett.
JULES: ¡Vuelve a decir otro «Qué»! ¡Vamos, di otro «Qué»!
Te desafío, te desafío dos veces, cabrón.
Brett parece lamentarlo.
JULES: Y ahora descríbeme qué aspecto tiene Marsellus Wallace.
Brett hace lo que puede.
BRETT: Bueno, es..., es... negro...
JULES: ¡Continúa!
BRETT: ...y es..., es... alto...
JULES: ¿Te parece que tiene aspecto de zorra?
BRETT (sin pensárselo) .: ¿Qué?
Jules se vuelve a mirar a Vincent, que se encoge de hombros.
Jules gira los ojos y le dispara a Brett en el hombro.
Brett grita y sufre un espasmo de temblor en la silla.
JULES: ¿Te parece que tiene aspecto de zorra?
BRETT (angustiado) .: No.
JULES: Entonces, ¿por qué intentasteis joderle como si fuera
una zorra?
BRETT (con movimientos espasmódicos) .: No lo hicimos.
Ahora con un tono de voz más bajo,
JULES: Sí, sí que lo hicisteis, Brett. Intentasteis joderle. ¿Has
leído alguna vez la Biblia, Brett?
BRETT (con espasmos de dolor) .: Sí.
JULES: Hay un pasaje que he memorizado y que parece
apropiado para esta situación. Es de Ezequiel, veinticinco,
diecisiete, y dice:
«El camino del justo se ve asediado por
todas partes por las iniquidades del egoísmo y la tiranía
de los hombres malos. Bendito sea aquel que, en nombre
de la caridad y de la buena voluntad, pastorea a los
débiles a través del valle de la oscuridad, pues él es el
verdadero protector de su hermano, el que encuentra a
los niños perdidos. Y yo actuaré con terribles venganzas
y furiosos escarmientos contra aquellos que intenten envenenar
y destruir a mis hermanos. Y sabréis que yo soy
Yahveh cuando os aplique mi venganza».

A continuación, los dos hombres vacían sus armas al mismo
tiempo sobre el sentado Brett.
Una vez que han terminado, el cuerpo lleno de plomo permanece
sentado en la silla por un momento.
Luego se desploma.
Todo queda en silencio.
El único sonido es el de Marvin, que murmura en un rincón.*
MARVIN: Maldita sea..., maldita sea... Eso ha sido..., maldita
sea, a sangre fría.
VINCENT (señalando a Marvin) .: ¿Es amigo tuyo?
JULES: Sí. Marvin, este es Vincent. Vincent, ese es Marvin.
VINCENT: Dile que cierre el pico. Me pone los nervios de
punta.
JULES: Marvin, yo en tu lugar haría lo que él dice.
Entonces, de repente, se abre de golpe la puerta del cuarto de
baño y un cuarto hombre (tan joven como los demás) se lanza
hacia afuera con una Magnum plateada en la mano.
Parece como si un médium se hubiera apoderado de él.
CUARTO HOMBRE: ¡Muere..., muere..., muere..., muere...,
muere!
El cuarto hombre hace seis resonantes disparos con el arma que
sostiene en la mano, en dirección a Vincent y Jules. Lanza un
grito maníaco de venganza hasta que se le acaban las balas.
Luego... su rostro cambia por completo y pasa de expresar «La
venganza es mía» a una expresión de: «¿Qué demonios es esto?».
CUARTO HOMBRE: No comprendo...
El cuarto hombre sale volando, fuera del encuadre, a causa de
las balas que lo hacen pedazos.
El encuadre queda vacío.
LA ESCENA SE FUNDE EN NEGRO
Sobre el negro, aparece un título:
* El montaje definitivo es distinto: el tiroteo termina en un fundido en rojo
que da paso al título de la primera historia («Vincent Vega y la esposa de Marsellus
Wallace»). El resto de la escena aparece bajo otro punto de vista al inicio
de la tercera historia.
VINCENT VEGA Y LA
ESPOSA DE MARSELLUS WALLACE
FUNDIDO A:



9. PLANO MEDIO - BUTCH COOLIDGE
La pantalla se ilumina sobre Butch Coolidge, un luchador blanco
de 26 años de edad. Butch está sentado ante una mesa, y lleva
una chaqueta deportiva de escuela superior, de color rojo y azul.
Hablando con él, fuera de la pantalla, está el jefe de todos, MARSELLUS
WALLACE. El hombre negro habla como si fuera una
mezcla entre un gángster y un rey.
MARSELLUS (voz). : Creo que, cuando toda esta mierda haya
terminado, vas a descubrir que eres un sonriente hijo de
puta. La cuestión, Butch, es que ahora mismo tienes capacidad.
Pero, por doloroso que sea, la capacidad no durará
siempre. Esto es un jodido hecho de la vida, pero es
un hecho de la vida sobre el que tu trasero tiene que ser
realista. Este negocio está rebosante de hijos de puta
poco realistas, convencidos de que su trasero puede envejecer
como el vino. Además, aunque consiguieras recorrer
todo el camino, ¿qué serías? Campeón del mundo de los
pesos pluma. ¿Y a quién le importa eso una mierda?
Dudo mucho que pudieras conseguir una tarjeta de crédito
con eso.
Una mano deja sobre la mesa un sobre lleno de dinero, delante
de Butch. Butch lo recoge.
MARSELLUS (voz). : Bien, la noche de la pelea es posible que
notes un ligero aguijonazo. Eso es el jodido orgullo. ¡Que
se joda el orgullo! El orgullo no hace más que daño, nunca
ayuda. Lucha contra eso. Porque dentro de un año,
cuando te lo estés pasando de puta madre en el Caribe, te
estarás diciendo: «Marsellus Wallace tenía razón».
BUTCH: No tengo problemas con eso.
MARSELLUS (voz). : Recuerda que te derrumbas en el quinto
asalto.
Butch asiente con un gesto de la cabeza: «Sí».
MARSELLUS (voz) .: ¡Dilo tú mismo!
BUTCH: Me derrumbo en el quinto asalto.
CORTE A:


10. INTERIOR. COCHE (en movimiento) – DE DÍA
Vincent Vega ofrece un aspecto realmente frío al volante del
Chevy Malibu descapotable de 1964, de color rojo cereza. De
la radio del coche surge música kabilly. El fondo de la escena
está lleno de colorido y dinamismo.


11. EXTERIOR. LOCAL DE SALLY LEROY’S – DE DÍA.*
El Sally LeRoy’s es un gran bar de topless, en la zona del aeropuerto
de Los Angeles, propiedad de Marsellus.
El Malibu clásico de Vincent entra en el aparcamiento casi vacío
y estaciona junto a un Honda Civic blanco.
Vince llama a la puerta. La entrada principal se abre, revelando
al tipo Dapper Dan del interior: DAVE EL INGLÉS. En realidad,
Dave no es inglés, sino un joven negro de Baldwin Park que ha dirigido
unos pocos clubes para Marsellus, incluido el Sally
LeRoy’s.
* Las escenas 11 y 12 están tratadas de otra forma en el filme.
DAVE EL INGLÉS: Vincent Vega, nuestro hombre en Amsterdam.
Vamos, entra.
Vincent entra. Lleva el maletín negro de la escena entre Vincent
y Jules. Dave el Inglés nos cierra la puerta en las narices.


12. INTERIOR. EN EL SALLY LEROY’S – DE DÍA
El espacioso club está vacío a estas horas del día. Dave el Inglés
cruza el local hacia el bar, seguido por Vince.
VINCENT: ¿Dónde está el gran jefe?
DAVE EL INGLÉS: Allí, terminando algún negocio.
Vincent se vuelve. En ese momento Butch estrecha la mano de
una figura corpulenta que nos vuelve la espalda. La figura corpulenta
es la del infame Marsellus, al que todavía no hemos visto.
DAVE EL INGLÉS (voz). : Espera un momento y en cuanto
veas que el blanco se marcha, acércate. ¿Quieres que te
prepare un expreso mientras tanto?
VINCENT: Me apetecería más bien una taza de café al viejo
estilo americano.
DAVE EL INGLÉS: Marchando. He oído decir que te vas a
encargar de Mia a partir de mañana.
VINCENT: A petición de Marsellus.
DAVE EL INGLÉS: ¿Conoces a Mia?
VINCENT: Todavía no.
Dave el Inglés sonríe para sus adentros.
VINCENT: ¿Qué te parece tan divertido?
DAVE EL INGLÉS: Absolutamente nada.
VINCENT: Mira, no soy ningún idiota. Ella es la jodida esposa
del jefe. Me voy a sentar ante una mesa, masticaré
mi comida, mantendré la boca cerrada, me reiré con sus
chistes y esto es todo lo que voy a hacer.
Dave el Inglés coloca el café delante de Vincent.
DAVE EL INGLÉS: Me llamo Paul, y esto es entre nosotros.
Butch se acerca al bar y se instala ante la barra, junto a Vincent,
que se toma su «café al viejo estilo americano».
BUTCH (dirigiéndose a Dave el Inglés) .: ¿Puedes darme un paquete
de Red Apples?
DAVE EL INGLÉS: ¿Con filtro?
BUTCH: No.
Mientras Butch espera el tabaco, Vincent se limita a tomar el
café a sorbos y a mirarle. Butch vuelve la cabeza hacia él.
BUTCH: ¿Miras algo, amigo?
VINCENT: Yo no soy tu amigo, estúpido camorrista.
Butch se vuelve lentamente hacia Vincent.
BUTCH: ¿Qué has dicho?
VINCENT: ¿Estás sonado? Creo que me has oído muy bien.
Butch hace girar el cuerpo hacia Vincent cuando...
MARSELLUS (voz). : Vincent Vega ya está aquí. Vamos, ven
para acá.
Vincent se aleja fuera de encuadre, sin dirigir una sola mirada
más a Butch. Nos quedamos con la imagen de Butch, que se
queda a solas en el encuadre, con el aspecto de alguien que se dispone
a entrar en el negocio de enseñar buena educación.
A espaldas de Butch, Vincent abraza y besa a la oscura silueta
que es Marsellus.
Butch toma la sabia decisión de que si aquel asno es amigo de
Marsellus, será mejor pasar el incidente por alto... temporalmente.
DAVE EL INGLÉS (voz). : Un paquete de Red Apples. Es un
dólar cuarenta.
Butch es repentinamente arrancado de sus pensamientos de venganza.
Le paga a Dave el Inglés y sale fuera del encuadre.
FUNDIDO A:


13. INTERIOR. CASA DE LANCE (cocina) – DE NOCHE
Primer plano de JODY, una mujer a la que le parecen gustar
mucho los pendientes. Tiene las dos orejas perforadas cinco veces
cada una. También lleva anillos en el labio, las cejas y la nariz.
JODY: Te lo prestaré. Es un buen libro sobre cómo perforar
el cuerpo.
Jody, Vincent y una mujer joven llamada TRUDI se encuentran
sentados ante una mesa de cocina, en una casa de los suburbios,
en Echo Park. Aunque Vince está sentado a la misma mesa,
no queda incluido en la conversación.
TRUDI: ¿Sabes cómo utilizan esa perforadora cuando te
perforan las orejas? No la emplean para los pezones, ¿verdad?
JODY: Olvídate de esa perforadora. Va en contra de la idea
que hay tras la perforación. Todas las perforaciones que
tengo en el cuerpo, dieciséis en total, me las han hecho
con una aguja. Cinco en cada oreja. Una a través del pezón
de la teta izquierda. Una a través de la ventana derecha
de la nariz. Una a través de la ceja izquierda. Otra a
través del labio. Otra en el clítoris. Y llevo una chincheta
en la lengua.
Vincent dejaba que esta conversación le entrara por un oído y la
saliera por el otro, hasta este último comentario.
VINCENT (interrumpiendo).: Disculpa, siento interrumpir, pero
tengo curiosidad. ¿Por qué llevas una chincheta en la lengua?
Jody lo mira y contesta, como si fuera la cosa más natural del
mundo.
JODY: Es una cuestión sexual. Ayuda a practicar la felación.
Esa idea nunca se le había ocurrido a Vincent, pero no puede
negar que tiene cierto sentido. Jody continúa hablando con Trudi,
dejando que Vincent reflexione sobre lo que acaba de oír.
LANCE (voz).: ¡Vince, ya puedes entrar!


14. INTERIOR. DORMITORIO DE LANCE – DE NOCHE
Lance, un joven de poco menos de 30 años, ofrece un aspecto
salvaje y desorganizado, que se corresponde con su personalidad
igualmente salvaje y desorganizada. Lance lleva toda su vida de
adulto dedicado a vender drogas. Nunca ha tenido un trabajo regular,
ni ha presentado una declaración de impuestos, y tampoco ha
sido detenido nunca. Lleva una camisa de franela roja sobre una
camiseta de «Speed Racer».
En la cama de Lance hay tres bolsitas de heroína.
Lance y Vincent se quedan parados, a los pies de la cama.
LANCE: Esto es Panda. Procede de México. Muy buena
mierda. Esta otra es Bava, algo diferente, pero también de
buena calidad. Y esto es Choco, de las montañas Hartz,
en Alemania. Las dos primeras cuestan lo mismo, cuarenta
y cinco la onza, precio para los amigos. Pero esta
otra... (Señala la bolsa de Choco.) ... esta otra es un poco
más cara. Cuesta cincuenta y cinco. Pero cuando te la inyectas
te das cuenta en seguida de por qué has pagado
ese dinero extra. Aunque no hay nada de malo con las
dos primeras. Es una mierda muy buena, pero esta otra
es jodidamente enloquecedora.
VINCENT: Recuerda que acabo de regresar de Amsterdam.
LANCE: ¿Me tomas por un negro de mierda? ¿Estás en Inglewood?
No. Estás en mi casa. Los blancos que conocen
la diferencia entre la buena y la mala mierda vienen a
esta casa. La mía sería capaz de superar las pruebas ciegas
de sabor de la Pepsi con cualquier mierda de Amsterdam
en cualquier jodido día de la semana.
VINCENT: Esa afirmación es demasiado atrevida.
LANCE: Esto no es Amsterdam, Vince. Esto es un mercado.
La coca está tan muerta como la música disco. La heroína
vuelve por sus fueros, y a lo grande. Es esa nueva
moda retro de los años setenta. Cascabeles y heroína, tan
ardientes como el infierno.
Vincent saca un rollo de billetes capaz de atragantar a un caballo.
VINCENT: Dame por valor de trescientos de la enloquecedora.
Si es tan buena como dices, volveré a por mil más.
LANCE: Espero que para entonces me quede todavía. ¿Qué
te parece Trudi? No tiene amigo. ¿Quieres quedarte un
rato por aquí antes de picarte?
VINCENT: ¿Quién es Trudi? ¿La que lleva toda esa mierda
en la cara?
LANCE: No, esa es Jody. Es mi mujer.
Vincent y Lance se echan a reír ante el faux pas.
VINCENT: Tengo que ir a alguna parte. Un compromiso para
cenar. ¿Está claro el panorama?
LANCE: No problemo.*
Vincent saca su caja de utensilios para picarse.
* Sic, en el original.
VINCENT: No te importará que me pique aquí, ¿verdad?
LANCE: Mi casa, su casa.*
VINCENT: Mucho gracias.*
Vincent saca los utensilios de la caja y se pica mientras los dos
siguen hablando.
LANCE: ¿Tienes todavía el Malibu?
VINCENT: ¿Sabes lo que le hizo el otro día algún jodido
hijo de puta?
LANCE: ¿Qué le hizo?
VINCENT: Lo rayaron con una llave.
LANCE: Oh, eso es una guarrada.
VINCENT: Dímelo a mí. Tuve guardado el maldito trasto
durante tres años. Hace apenas cinco días que lo he sacado,
sólo cinco días, y algún estúpido de mierda me lo jode.
LANCE: Deberían matarlos a todos. Nada de juicios ni jurados;
directamente al paredón.
Mientras se inyecta la heroína...
VINCENT: Sólo quisiera pescarlos mientras lo hacen, ¿sabes?
Ah, daría cualquier cosa por pescarlos mientras lo hacen.
Valdría la pena si sólo pudiera pescarlos. ¿Comprendes lo
que quiero decir?
LANCE: Es una mierda de gallina. No se fastidia así el vehículo
de otro hombre.
Plano: la aguja.
Plano: sangre.
La sangre aparece en la jeringuilla, mezclándose con la heroína.
Plano del pulgar de Vincent apretando el émbolo de la jeringuilla
hacia abajo.
CORTE A:


15. EXTERIOR. CASA DE MARSELLUS WALLACE – DE NOCHE
Vincent sube por el camino de entrada de coches que conduce
hasta la puerta principal de la casa de Marsellus Wallace. Al llegar
a ella, escucha música al otro lado; hay una nota a la vista pegada
con cinta sobre la puerta. Arranca la nota.
Plano de la nota.
«Hola, Vincent. Me estoy vistiendo. La puerta está abierta.
Entra y sírvete una copa.
MIA.»
Vincent dobla limpiamente la nota y se la mete en el bolsillo,
da un suspiro como quien quiere dar a entender que aquí no pasa
nada y hace girar el pomo de la puerta.




16. INTERIOR. CASA DE MARSELLUS WALLACE – DE NOCHE
En el momento en que Vincent entra, la música que sonaba detrás
de la puerta aumenta bruscamente. Vincent, con las manos
metidas en los bolsillos, deambula por el interior, curioseando la
casa de su jefe.
VINCENT (gritando). : ¡Hola! ¡Estoy aquí!
Se oye una puerta que se abre. Vincent se vuelve en esa dirección.


17. INTERIOR. SALA DE TOCADOR – DE NOCHE
Estamos dentro de la habitación donde suena la música. En el
fondo está MIA WALLACE, desnuda, de espaldas a nosotros, hablando
con Vincent a través de una rendija de la puerta entorna-
da. La puerta protege la parte delantera del cuerpo de Mia de las
miradas de Vincent. *
MIA: ¿Vincent Vega?
VINCENT: Soy Vincent. ¿Tú eres Mia?
MIA: Soy yo. Encantada de conocerte. Todavía me estoy
vistiendo. El bar está a la izquierda, después de la cocina.
Prepárate una copa, acomódate en el salón y estaré contigo
en menos que canta un gallo.
VINCENT: Tómate tu tiempo.
Mia cierra la puerta. Antes de que pueda darse la vuelta y
mostrarnos plenamente el rostro...
CORTE A:


DE REGRESO A VINCENT.
De pie donde estaba, mientras suena la música, contemplando
la puerta cerrada. Se efectúa un zoom lento hacia la puerta.
Después, otro zoom lento desde un plano medio hasta un primer
plano de Vincent, que parece imaginar lo que hay al otro lado
de la puerta. Cuando se alcanza el primer plano, se aleja y sale
del encuadre, rompiendo el hechizo.
Vincent se acerca al bar y se sirve una copa.
Yuxtaponemos, mientras sigue sonando la música.
La selección del vestido de Mia, sacado del armario.
Vincent, con la copa en la mano, se dirige al salón.
Mia, con la espalda vuelta hacia la cámara, se pone su bonito
vestido y se contempla en el espejo. La cámara avanza hacia ella.
Su rostro se mantiene todavía a oscuras.
* En el montaje definitivo, Mia, a quien tampoco se le ve la cara, observa a
Vincent por un circuito cerrado de televisión. Toda esta escena es más corta y
con distinto tratamiento.
Primer plano: retrato de Mia
que cuelga en la pared del salón, y que la muestra reclinada
sensualmente sobre un sofá.
Plano alto y angulado de Vincent
que contempla el retrato.
Primer plano de Mia cortando una larga línea de coca sobre la
mesa de tocador con una tarjeta de crédito.
Vincent toma asiento en un cómodo y elegante sofá.
Primer plano: la nariz de Mia
que esnifa la línea de coca con un billete enrollado de un dólar.
V incent en el sofá, con la copa en la mano. La canción deja de
sonar bruscamente.
Primer plano: se abre el CD
Aparece la mano de Mia y saca el CD.
La cámara sigue tras los pies desnudos de Mia, que sale del tocador,
cruza el comedor, pasa por la cocina y entra en el salón de
estar.
Toma a través de una videocámara.
Mia tiene una videocámara y está fumando a Vincent sentado
en el sofá. El levanta la mirada y la ve.

MIA (voz). : Sonríe, estás en la cámara de Mia.
VINCENT: ¿Lista para salir?
MIA (voz). : Todavía no. Antes voy a entrevistarte. ¿Eres
pariente de Suzanne Vega?
VINCENT: Sí, es prima mía.
MIA (voz). : Suzanne Vega, la cantante de folk, ¿es prima
tuya?
VINCENT: Suzanne Vega es prima mía. Si se ha hecho
cantante de folk, te puedo asegurar que no tenía ni la
menor idea. Pero es que últimamente no he pasado
muchos días de Acción de Gracias en casa.
MIA (voz). : Ahora voy a hacerte un montón de preguntas
rápidas que he preparado y que me indicarán más o
menos con qué clase de persona voy a salir a cenar.
Tengo la teoría de que, cuando se trata de cuestiones
importantes, una persona sólo puede contestar de dos
maneras. Por ejemplo, hay dos clases de personas en
este mundo, los de Elvis y los de los Beatles. A la gente
Beatles le puede gustar Elvis. Y a la gente Elvis le
puede gustar los Beatles. Pero a nadie le gustan los dos
por igual. En algún momento, hay que elegir. Y esa
elección me indica quién eres.
VINCENT: Podría resumírtelo.
MIA (voz). : Sé que podrías. Primera pregunta, ¿Brady
Bunch o la familia Partridge?
VINCENT: Siempre la familia Partridge; no hay comparación
posible.
MIA (voz). : En Hombre rico, hombre pobre, ¿quién te gustó
más, Peter Strauss o Nick Nolte?
VINCENT: Nick Nolte, por supuesto.
MIA (voz). : ¿Eres un hombre Embrujada o «Jeannie»?*
VINCENT: Siempre Embrujada, aunque me pregunto cómo
es posible que Jeannie llamara «amo» a Larry Hagman.
MIA (voz). : Si fueras «Archie», ¿a quién te tirarías primero,
a Betty o a Verónica?
VINCENT: A Betty. Nunca comprendí el atractivo de Verónica.
MIA (voz). : ¿Has fantaseado alguna vez con ser golpeado
por una mujer?
* Todas las referencias son a series de televisión o protagonistas de ellas.
VINCENT: Desde luego.
MIA (voz). : ¿Por quién?
VINCENT: Por Emma Peel, de Los Vengadores, aquella dura
mujer que estaba colgada de la Enciclopedia Brown. Y
por Arlene Motika.
MIA (voz). : ¿Quién es Arlene Motika?
VINCENT: Una chica del sexto grado. No la conoces.
Primer plano de Mia al descender la cámara de vídeo sobre su
rostro, que ahora vemos plenamente por primera vez. Obtenemos
una idea bastante acertada de por qué Marsellus siente
como siente. Ella hace aparecer en su rostro una sonrisa deslumbrante.
MIA: Terminado. Ya podemos salir a cenar.


18. EXTERIOR. LOCAL DE JACKRABBIT SLIM’S –
DE NOCHE
En los últimos seis años han surgido en Los Angeles numerosos
restaurantes que imitan la decoración de los años cincuenta y que
han hecho buena competencia a los restaurantes Thai, todos los
cuales son básicamente iguales. Decoración que parece sacada de un
comic de «Archie», con los dorados y viejos tiempos emanando continuamente
de un antiguo Wurlitzer, jugosas camareras con calcetines
cortos, menus con ofertas como la hamburguesa de queso Fats
Domino, o la tortilla Lobo Jack, y precios excesivamente caros que
pagar por toda esta mierda.
Pero ahí está el Jackrabbit Slim’s, el gran restaurante de los años
cincuenta, que es el mejor o el peor, dependiendo del punto de vista
de cada uno.
El Malibu de Vincent se acerca al restaurante . Un gran cartel,
con una caricatura en neón de un gran conejo de aspecto fríamente
hosco sobre un limpiaparabrisas rojo, se yergue sobre el establecimiento.
Por debajo de la caricatura aparece el nombre: Jackrabbit
Slim’s. Más abajo aún aparece el eslogan: «Lo mejor después de la
máquina del tiempo».*


19. INTERIOR. LOCAL JACKRABBIT SLIM’S – DE NOCHE
Comparado con el interior, el exterior era como el de un pintoresco
pub inglés. Las pareces aparecen cubiertas con carteles de
películas destacadas de los años cincuenta (Rock all Night, High
School Confidential, Attack of the Crab Monster y Machine Gun
Kelly). Los reservados donde se sientan los clientes están hechos
con las carrocerías de coches de los años cincuenta.
En medio del restaurante hay una pista de baile. Un gran cartel
que se ve en la pared, dice: «No se permiten zapatos». Así pues,
los bailarines que se mueven espasmódicamente (en realidad, tipos
Melrose), bailan con calcetines o con los pies desnudos.
Las ventanas panorámicas no dan a la calle; en lugar de eso,
por detrás de ellas se proyectan escenas callejeras de películas en
blanco y negro de los años cincuenta. Las camareras y los camareros
son réplicas de personajes cinematográficos de los años cincuenta:
Marilyn Monroe, El Zorro, James Dean, Donna Reed, Martin
y Lewis y el botones del Philip Morris, que esperan ante las
mesas, con trajes apropiados.
Vincent y Mia estudian el menú en un reservado que reproduce
un Edsel rojo del 59. BUDDY HOLLY (su camarero), se les acerca,
mostrando una gran chapa sobre el pecho que dice: «Hola. Soy
Buddy. Agradarle a usted me agrada a mí».
BUDDY: Hola. Soy Buddy. ¿Qué puedo servirles?
VINCENT: Tornaré el filete Douglas Sirk.
* En el montaje definitivo hay un breve diálogo entre Vincent y Mia: él expresa
sus reservas a cenar allí.
BUDDY: ¿Cómo lo quiere, quemado como el carbón o tan
sangrante como el infierno?
VINCENT: Sangrante como el infierno. Y para beber, una
coca de vainilla.
VUDDY: ¿Y usted, Peggy Sue?
MIA: Yo tomaré la hamburguesa Durwood Kirby..., sangrante,
y un batido de cinco dólares.
BUDDY: ¿Cómo quiere el batido, de Martin y Lewis, o de
Amos y Andy?
MIA: Martin y Lewis.
VINCENT: ¿Acabas de pedir un batido de cinco dólares?
MIA: Desde luego.
VINCENT: ¿Un batido? ¿Con leche y helado?
MIA: Ajá.
VINCENT: ¿Y cuesta cinco dólares?
BUDDY: Así es.
VINCENT: ¿No le ponen bourbon ni nada de eso?
BUDDY: No.
VINCENT: Sólo quería comprobarlo.
Buddy se marcha.
Vincent echa un vistazo al local. Los yuppies bailan, los que
cenan se dedican a hincarle el diente a grandes y jugosas hamburguesas,
y los personajes representan sus papeles. Marilyn
lanza gritos agudos, el botones vocea: «Philip Morris», Donna
Reed hace beber la leche a sus clientes, y Dean y Jerry actúan
cómicamente.
MIA: ¿Qué te parece?
VINCENT: Es como un museo de cera con el pulso acelerado.
Vincent saca una bolsa de tabaco y empieza a liarse un cigarrillo.
Después de observarle durante un momento...
MIA: ¿Qué haces?
VINCENT: Liando un cigarrillo
MIA: ¿Aquí?
VINCENT: Sólo es tabaco.
MIA: Oh. Bueno, en ese caso, ¿me puedes liar uno a mí
también, vaquero?
Cuando él termina de liarlo...
VINCENT: Torna, puedes fumarte éste, vaquera.
Le tiende el cigarrillo que acaba de liar. Ella lo toma y se lo coloca
entre los labios. Como surgido de la nada, en la mano de
Vincent aparece un encendedor Zippo. Lo hace funcionar.
MIA: Gracias.
VINCENT: No hay de qué.
Empieza a liar otro cigarrillo para sí mismo.
En ese momento, el sonido de un vagón de metro llena el restaurante,
haciendo que todo se estremezca y tintinee. Marilyn
Monroe echa a correr hacia una rejilla de ventilación situada en
el suelo. Un imaginario vagón de metro hace volar la falda de
su vestido blanco, que le levanta hasta las orejas, mientras ella
emite pequeños gritos. Todo el restaurante aplaude.
De regreso a Mia y Vincent...
MIA: Marsellus dijo que acababas de regresar de Amsterdam.
VINCENT: Desde luego. Oí decir que habías hecho un programa
piloto.
MIA: Esos fueron mis quince minutos en la pantalla.
VINCENT: ¿De qué se trataba?
MIA: Era sobre un equipo de agentes secretos femeninos
llamados «Fuerza Bella Cinco».
VINCENT: ¿Qué?
MIA: «Fuerza Bella Cinco». Bella como si se tratara de un
grupo de hermosas zorritas. Fuerza, como si fuéramos
un equipo con el que había que contar. Y cinco, como si
fuésemos uno, dos, tres, cuatro y cinco de nosotras. Había
una rubia que era la jefa de las cinco, Sommerset
O’Neal, de ese programa titulado Baton Rouge. Una era
japonesa, otra era negra, una francesa y otra morena, que
era yo. Todas teníamos habilidades especiales. Sommerset
tenía una memoria fotográfica; la japonesa era una maestra
de kung fu, la negra era una experta en demoliciones,
la especialidad de la francesa era el sexo...
VINCENT: ¿Y cuál era tu especialidad?
MIA: Los cuchillos. El personaje que yo representaba, Raven
McCoy, tenía un historial según el cual había sido
educada por artistas de circo, así que se acostumbró a intervenir
en un espectáculo con cuchillos. Según el programa,
era la mujer más mortífera del mundo en el manejo
del cuchillo. Pero como se había criado en un circo,
también era una especie de acróbata. Era capaz de hacer
ilusionismo, era una artista del trapecio... Cuando una se
dedica a proteger del mal al mundo, nunca se sabe cuándo
te va a servir el hecho de que seas una trapecista.
Además, sabía innumerables chistes que le había enseñado
su abuelo, un viejo presentador de revista. Si hubiéramos
sido escogidas para continuar la serie, habrían buscado
una fórmula para que yo contara un viejo chiste en
cada episodio.
VINCENT: ¿Recuerdas alguno de esos chistes?
MIA: Bueno, sólo tuve la oportunidad de contar uno, porque
sólo hicimos un programa.
VINCENT: Cuéntamelo.
MIA: No. Es realmente malo.
VINCENT: Vamos, no te hagas de rogar.
MIA: No. No te gustaría y yo me sentiría cortada.
VINCENT: ¿Lo contaste delante de cincuenta millones de
telespectadores, y no me lo puedes contar a mí? Te prometo
que no me reiré.
MIA (echándose a reír).: Eso es lo que me temo.
VINCENT: No me refería a eso, tú lo sabes.
MIA: Eres como el diablo de lengua plateada, ¿verdad?
VINCENT: Quería decir que no me reiría de ti.
MIA: No fue eso lo que dijiste, Vince. De todos modos,
ahora ya no te lo voy a contar, porque ya le hemos dado
demasiadas vueltas.
VINCENT: Me siento estafado.
Buddy regresa con las bebidas. Mia rodea con sus labios la paja
que sobresale del batido.
MIA: ¡Buenísimo!
VINCENT: ¿Puedo tomar un sorbo de eso? Me gustaría saber
qué sabor tiene un batido de cinco dólares.
MIA: Sírvete.
Ella desliza el batido hacia él.
MIA: Puedes utilizar mi paja. No tengo ladillas.
Vincent sonríe.
VINCENT: Pero es posible que yo sí.
MIA: Puedo ocuparme de las ladillas.
Él toma un sorbo.
VINCENT: ¡Maldición! ¡Es un batido de leche puñeteramente
bueno!
MIA: Ya te lo dije.
VINCENT: No sé si vale cinco dólares, pero desde luego está
buenísimo.
Desliza el batido hada ella.
Se produce entonces el primero de una serie de silencios incómodos.
MIA: ¿No te fastidia esto?
VINCENT: ¿El qué?
MIA: Los silencios incómodos. ¿Por qué nos parece necesario
hablar sobre cualquier cosa para sentirnos cómodos?
VINCENT: No lo sé.
MIA: Es entonces cuando se sabe que se ha encontrado a
alguien especial. Cuando se es capaz de mantener el hocico
cerrado durante un rato y compartir cómodamente
un momento de silencio.
VINCENT: No creo que hayamos llegado todavía a eso. Pero
no te preocupes, sólo nos acabamos de conocer.
MIA: Bueno, ¿sabes lo que te digo? Que voy al cuarto de
baño a empolvarme la nariz, mientras tú te quedas aquí
sentado, pensando en algo que decir.
VINCENT: Así lo haré.


20. INTERIOR. TOCADOR DEL JACKRABBIT SLIM’S –
DE NOCHE
Mia se empolva la nariz esnifando una gran línea de coca extendida
sobre el lavabo. Echa la cabeza hacia atrás a causa de la
reacción.
MIA (imitando al Lobo Solitario).: ¡He dicho maldita sea!

21. INTERIOR. LOCAL DE JACKRABBIT SLIM’S – DE NOCHE
Vincent empieza a comer su filete Douglas Sirk. Mientras mastica,
observa el infernal restaurante.
Mia regresa a la mesa.
MIA: ¿No te parece encantador irte al cuarto de baño para
regresar y encontrar la comida servida en la mesa?
VINCENT: Tenemos suerte de que nos la hayan servido.
Buddy Holly no tiene pinta de camarero. Deberíamos
habernos sentado en la sección de Marilyn Monroe.
MIA: ¿En cuál de ellas? Porque hay dos Marilyn Monroe.
VINCENT: No, no las hay.
Señala hacia la Marilyn del vestido blanco que sirve una mesa
en ese momento.
VINCENT: Esa es Marilyn Monroe...
Luego, señala a una camarera rubia con un suéter ajustado y
pantalones capri, que anota el pedido de un puñado de forofos
del cine...
VINCENT: ... y esa es Mamie van Doren. No veo a Jayne
Mansfield, así que hoy debe de tener su noche libre.
MIA: Muy listo.
VINCENT: Tengo mis momentos.
MIA: ¿Has pensado en algo que decir?
VINCENT: En realidad, hay algo que quería preguntarte, pero
me has parecido una persona amable y no quería ofenderte.
MIA: Ooooh, esto no parece una charla superficial y aburrida
para matar el tiempo. Suena como si tuvieras realmente
algo que decir.
VINCENT: Sólo si me prometes no molestarte.
MIA: No se puede prometer algo sí. No tengo ni idea de lo
que me vas a preguntar. Podrías preguntarme lo que me
vas a preguntar y mi respuesta natural quizá fuera la de
ofenderme. En ese caso, y sin culpa por mi parte, habría
roto mi promesa.
VINCENT: En ese caso, olvidémoslo.
MIA: Eso ya es imposible. Tratar de olvidar algo tan intrigante
como esto sería un ejercicio inútil.
VINCENT: ¿De veras?
Mia asiente con la cabeza: «Sí».
MIA: Además, es más excitante cuando no tienes permiso.
VINCENT: ¿Qué piensas de lo que le sucedió a Antwan?
MIA: ¿Quién es Antwan?
VINCENT: Tony Rocky Horror.
MIA: Se cayó por una ventana.
VINCENT: Es una forma de decirlo. Otra sería decir que lo
tiraron. Otra sería decir que fue arrojado por Marsellus.
Y otra forma sería decir que Marsellus ordenó que lo
arrojaran por una ventana por tu culpa.
MIA: ¿Eso fue así?
VINCENT: No, no lo fue. Pero eso fue lo que oí decir.
MIA: ¿Quién te lo contó?
VINCENT: Ellos.
Mia y Vincent sonríen al mismo tiempo.
MIA: Ellos hablan mucho, ¿no te parece?
VINCENT: Desde luego que sí.
MIA: Bueno, no seas tímido, Vincent. ¿Qué fue lo que te
contaron realmente?
Vincent se toma su tiempo, antes de contestar.
MIA: Deja que te ayude un poco. ¿Emplearon la palabra
que empieza por jota...?
VINCENT: No. Sólo dijeron que Rocky Horror te dio un
masaje en el pie.
MIA: ¿Y...?
VINCENT: Y nada más. Eso es todo.
MIA: ¿Has oído decir que Marsellus ordenó arrojar a Rocky
Horror por una ventana del cuarto piso porque me había
dado un masaje en el pie?
VINCENT: Sí.
MIA: ¿Y te lo creíste?
VINCENT: En el momento en que me lo contaron, me pareció
razonable.
MIA: ¿Te parece razonable que Marsellus ordene arrojar a
Tony por una ventana de un cuarto piso porque me dio
un masaje en el pie?
VINCENT: No, en realidad me pareció excesivo. Pero eso no
quiere decir que no pudiera haber sucedido así. He oído
decir que Marsellus se muestra muy protector contigo.
MIA: Que un esposo sea protector con su mujer es una
cosa, pero que casi mate a otro por haberle tocado los
pies a su mujer es otra muy distinta.
VINCENT: Pero ¿sucedió o no?
MIA: Lo único que Antwan llegó a tocarme fue la mano,
cuando me la estrechó. Sólo vi a Antwan una vez, el día
de mi boda. Luego, no lo volví a ver. La verdad es que
nadie sabe por qué Marsellus arrojó a Tony Rocky Horror
por aquella ventana, excepto el propio Marsellus y
Tony Rocky Horror. Pero cuando los bribones os juntáis
sois peores que un grupo de damas de la candad reunido
para coser ropa.
VINCENT: ¿Estás loca?
MIA: En absoluto. Supongo que ser tema de murmuración
es algo que va implícito con el anillo.
Ella toma un sorbo del batido de cinco dólares y dice:
MIA: Gracias.
VINCENT: ¿Por qué?
MIA: Por haberme preguntado mi opinión.
En ese momento, empieza a sonar por el tocadiscos tragaperras
automático una vieja canción.
MIA: Quiero bailar.
VINCENT: Yo no sé bailar muy bien.
MIA: Ahora soy yo la que se siente estafada. Creía que
Marsellus te había dicho que me sacaras para hacer lo
que quisiera. Pues bien, ahora quiero bailar.
Vincent sonríe y empieza a quitarse las botas. Mia, triunfante,
se quita su calzado. Él la toma de la mano y la acompaña a la
pista de baile. Los dos se sitúan frente afrente durante ese breve
momento antes de empezar a bailar, y a continuación ambos
inician el movimiento demoníaco del twist. La versión que ofrece
Mia del twist es la de una gata sexual. Vincent es el puro Señor
Frío, al tiempo que emprende un ritmo de oscilación de caderas
que haría sentirse orgulloso al señor Checker.
Los otros que bailan en la pista tratan de hacer lo mismo, pero
Vincent y Mia parecen mover sus traseros con una extraña sincronización.
Definitivamente, ambos comparten un ritmo, así
como las sonrisas, al tiempo que tararean los últimos versos de la
vieja canción.
CORTE A:


22. INTERIOR. CASA DE MARSELLUS WALLACE – DE NOCHE
La puerta principal se abre y Mia y Vincent entran en la casa
bailando estilo tango y cantando a cappella la canción de la escena
anterior. Terminan su pequeño baile echándose a reír.
Luego...
Los dos se quedan de pie, frente afrente, mirándose.
VINCENT: ¿Es eso un silencio incómodo?
MIA: No sé lo que es. (Hace una pausa.) ¡Música y bebidas!
Mia se aleja para servir una copa para los dos. Vincent cuelga el
abrigo sobre un gran perchero de bronce en el vestíbulo.*
VINCENT: Voy a vaciar la vejiga.
MIA: Eso es un poco más de información de la que necesitaba.
El cuarto de baño está justo delante, a la derecha.
Vincent se dirige hacia el cuarto de baño.
Mia se acerca al tocadiscos, revisa un montón de discos compactos
y elige uno de K.D. Lang. Los altavoces estallan con una
* En el filme, durante toda la escena, Mia lleva puesto el abrigo de Vincent.
enérgica música country y Mia se pone a tocar una guitarra
imaginaria. Comienza a bailar por la habitación y se encuentra
junto al abrigo de Vincent, colgado en el perchero. Le toca la
manga. Experimenta una sensación agradable.
Mete la mano en el bolsillo y saca la bolsa de tabaco. Como si
fuera una niña pequeña que jugara a los vaqueros, extiende tabaco
sobre un papel de fumar. Imitando lo que él hizo anteriormente,
pasa la lengua por el papel de fumar y lo lía hasta formar
un cigarrillo bastante bien hecho. Quizá ligeramente grueso,
pero nada mal para ser un primer intento. En cualquier caso, así
lo piensa ella. Vuelve a introducir la mano en el bolsillo y saca
el encendedor Zippo de Vincent. Se golpea el encendedor contra
la pierna, tratando de encenderlo con estilo, como hizo Vincent.
¡Y lo consigue! Mia sonríe dichosa. Con expresión de triunfo,
se lleva la llama al grueso cigarrillo, lo enciende y luego cierra la
tapa del Zippo con fuerza, sonoramente.
El cigarrillo hecho por Mia asciende hasta sus labios y ella absorbe
una larga chupada. La mano devuelve el Zippo al interior
del bolsillo del abrigo. Pero un momento... Sus dedos tocan algo
más. Esos dedos sacan una bolsita de plástico que contiene un
polvo blanco, el producto enloquecedor que Vincent le compró
antes a Lance. Con una amplia sonrisa, Mia se lleva la bolsita
de heroína al rostro.
MIA (como alguien que exclamara: «¡Bingo!»).: ¡Vince! Me habías
ocultado la existencia de esta bolsita.
CORTE A:

23. INTERIOR. CUARTO DE BAÑO (casa de Marsellus
Wallace) – DE NOCHE

Vincent está de pie ante el lavabo, lavándose las manos, hablando
con su propia imagen reflejada en el espejo.
VINCENT: Una sola copa y me marcho. No seas grosero,
pero te tomas la copa rápidamente, le dices adiós, sales
por la puerta, te metes en el coche y te largas de aquí.
Sala de estar: Mia ha extendido la heroína, desconocida para
ella, formando gruesas líneas sobre la mesa de café, que es de
cristal. Toma un billete de cien dólares y, como si fuera una aspiradora
humana, esnifa rápidamente la línea gruesa.
Primer plano de Mia
Echa la cabeza hacia atrás de golpe. Se lleva las manos a la nariz
(que siente como si le ardiera). Algo está saliendo terriblemente
mal.
Luego... se siente golpeada por la reacción.
Cuarto de baño: Vincent se seca las manos en una toalla mientras
sigue dialogando consigo mismo en el espejo.
VINCENT: ... es como una prueba moral para ti mismo,
para saber si eres capaz o no de ser fiel. Porque cuando la
gente es fiel con los demás, eso es muy significativo.
Sala de estar: Mia está en el suelo, a cuatro patas, y trata de
arrastrarse hacia el cuarto de baño, pero es como si intentara gatear
después de que se le hubieran extraído los huesos de las rodillas.
Empieza a brotar sangre por la nariz de Mia. Luego, su
estómago percibe la reacción y vomita.*
Cuarto de baño: Vincent continúa hablando consigo mismo.
VINCENT: Así que vas a salir ahí fuera, te tomas tu copa, dices:
«Buenas noches, he pasado una velada muy agradable
», te vas a casa, te haces una paja. Y eso es todo lo
que vas a hacer.
Ahora que ya ha hablado consigo mismo y se ha animado un
* Esta escena es distinta en el filme: Mia cae del sofá al suelo; un primer plano
corto muestra su rostro. Vincent no aparece; sólo se oye su voz en off, hasta
que alza a Mia.
poco, Vincent está preparado para lo que le espera al otro lado
de aquella puerta, sea lo que fuere. Abre la puerta y sale.
Sala de estar: La cámara sigue a Vincent mientras éste camina
desde el cuarto de baño hacia la sala de estar, donde encuentra a
Mia tumbada en el suelo, como una muñeca de trapo. Ella se
retuerce sobre la espalda. Sobre su pecho se observa una mezcla
de sangre y vómitos. Tiene el rostro contorsionado. No por la
tensión del dolor, sino precisamente por todo lo contrario: los
músculos de su rostro aparecen tan relajados que está con la boca
abierta, como si se le hubieran desencajado las mandíbulas.
VINCENT: ¡Santo Dios!
Vincent se mueve con la rapidez del rayo y se acerca al cuerpo
de Mia. Se inclina sobre ella y le pone los dedos sobre el cuello
para detectar el pulso. Ella se agita ligeramente.
Mia es consciente de la presencia de Vincent, inclinado sobre
ella, que le habla.
VINCENT (con voz extrañada).: ¡Mia! ¡Mia! ¿Qué ha ocurrido?
Pero ella es incapaz de comunicarse. Mia emite algunos murmullos
incoherentes, que no son lo bastante claros como para que
se les considere como palabras.
Vincent le abre los párpados y comprende lo sucedido.
VINCENT (para sí mismo). : Seré hijo de puta (dirigiéndose a
Mia). ¡Mia! ¡Mia! ¿Qué has tomado? Contéstame, dulzura,
¿qué has tomado?
Mia es incapaz de contestar. Vincent la abofetea con fuerza en
la cara.
Vincent se levanta de un salto y echa a correr hacia donde está
colgado su abrigo. Registra frenéticamente los bolsillos. La bolsita
ha desaparecido. Vincent se vuelve y regresa directamente
hasta donde está Mia. La cámara le sigue.
VINCENT (gritándole a Mia): Está bien, muñeca, vamos a ponerte
de pie.
Se indina sobre ella y levanta en sus brazos el peso muerto.
VINCENT: Ahora estamos en pie y vamos a caminar hasta el
coche. Allá vamos, mira cómo caminamos.
La cámara sigue detrás, mientras él hace avanzar a la prácticamente
inconsciente Mia a través de la casa y la saca por la puerta
principal.

24. EXTERIOR. VEHÍCULO DE VINCENT (en movimiento)
– DE NOCHE
Primer plano del cuentakilómetros: la aguja roza los cien.
Vincent conduce como un loco en una ciudad sin leyes de tráfico,
adelanta a los coches en las curvas, sube y desciende por colinas.

25. INTERIOR. VEHÍCULO DE VINCENT (en movimiento) –
DE NOCHE
Vincent, que sujeta firmemente el volante con una mano, cambia
de marchas con la otra, como Robocop. Mantiene la mirada
fija hacia adelante, excepto cuando se vuelve para echarle un vistazo
a Mia.
Esta, con mandíbulas flojas y boca abierta, en una postura que
la hace parecer una bolsa de agua caliente.
Vincent saca un teléfono portátil de su bolsillo. Marca un número.


26. INTERIOR. CASA DE LANCE – DE NOCHE
A estas horas avanzadas de la noche, Lance se ha transformado
de un narcotraficante bon vivant, en una especie de figura embutida
en un batín de baño.
Está sentado en un sillón grande y cómodo, con unos usados
pantalones azules de chándal, una vieja pero cómoda camiseta que
lleva escrito en la pechera: «Taft, California», y un batín de afelpada
tela de toalla. Sostiene en la mano un cuenco con Crunch
Berries. Delante de él, sobre la mesita de café, hay una jarra de
leche, la caja de Crunch Berries, y una pipa de hachís posada sobre
un cenicero.
En la gran pantalla del televisor, delante de la mesa, están los
Tres Stooges, que se están casando.
PREDICADOR EMIL SIMKUS (en la televisión).:
«Tomaros de las manos, aves del amor.»
Suena el teléfono.
Lance deja el cuenco de cereales sobre la mesita y se dirige hacia
el teléfono.
El teléfono vuelve a sonar.
Jody, su esposa, le grita desde el dormitorio, evidentemente despertada.
JODY (voz) .: ¡Lance! ¡Está sonando el teléfono!
LANCE (replicándole) .: ¡Ya lo oigo!
JODY (voz).: ¡Creía que les habías dicho a esos jodidos asnos
que no llamaran nunca tan tarde!
LANCE (junto al teléfono).: Se lo dije, y eso mismo es lo que
le voy a decir ahora al jodido asno que llama. (Levanta el
auricular y contesta.) Hola, ¿sabes qué hora es? Se supone
que no deberías llamarme a estas jodidas horas.
De regreso a Vincent, en el Malibu
Vincent sigue conduciendo como un mono enloquecido, con el
teléfono ahora apretado contra su oreja. Cortamos de uno a otro
durante la conversación.
VINCENT: Lance, soy Vincent. Estoy metido en un grave
aprieto. Me dirijo a tu casa.
LANCE: Eh, para el carro, hombre. ¿De qué problema se trata?
VINCENT: ¿Tienes todavía una inyección de adrenalina?
LANCE (empezando a comprender) .: Quizá.
VINCENT: La necesito. Tengo aquí a una mujer que se me
está muriendo.
LANCE: ¡No la traigas aquí! ¡No bromeo! ¡No traigas a mi
casa a esa jodida!
VINCENT: No tengo otra alternativa.
LANCE: ¿Se está muriendo?
VINCENT: Sí, se muere.
LANCE: Entonces, acéptalo. Llévala en seguida al hospital y
llama a un abogado.
VINCENT: Negativo.
LANCE: Ella no es mi problema. Que la jodan. Tú te ocupas
de eso. ¿Me llamas por un teléfono celular?
VINCENT: Lo siento.
LANCE: No te conozco. No sé qué es esto. No vengas aquí.
Voy a colgar.
VINCENT: Demasiado tarde. Ya estoy aquí.
En ese momento, desde el interior de la casa de Lance, oímos el
Malibu de Vincent que sube por la calle. Lance cuelga el teléfono,
se acerca a las cortinas y tira del cordón. Las cortinas se
abren con un susurro a tiempo para ver el Malibu de Vincent
que sube por el prado delantero y se estrella contra la casa. La
ventana por la que Lance está mirando se hace añicos a causa
del impacto.
JODY (voz) .: ¿Qué demonios ha sido eso?
Lance se aleja rápidamente de la ventana, se acerca a la puerta
que da al prado delantero y la abre.

27. EXTERIOR. CASA DE LANCE – DE NOCHE
Vincent ya ha bajado del coche y trata de sacar a Mia.
LANCE: ¿Has perdido la chaveta? ¡Has estrellado el coche
contra mi puta casa! ¡Has hablado de droga por un jodido
teléfono celular!
VINCENT: Si ya has terminado de protestar, esta muñeca se
está muriendo. Toma la aguja y ponle la inyección ahora
mismo.
LANCE: ¿Estás sordo? No vas a meter a esa jodida zorra en
mi casa.
VINCENT: Esta jodida zorra es la esposa de Marsellus Wallace.
Si ella se me muere, estoy acabado. Pero antes de que
Marsellus me convierta en grasa para jabón, voy a tener
que decirle que tú podrías haberle salvado la vida a su
mujer y que, en lugar de hacerlo, la dejaste morir delante
de tu casa.

28. INTERIOR. CASA DE LANCE – DE NOCHE
La escena empieza en el dormitorio de Lance y Jody.
Jody, todavía en la cama, aparta las sábanas y se levanta. Lleva
puesta una camiseta larga, con una imagen de Pedro Picapiedra.
La seguimos de cerca cuando ella abre la puerta, recorre el pasillo
y entra en la sala de estar.
JODY: ¡Sólo es la una y media de la madrugada! ¿Qué demonios
está pasando aquí?
En el momento de entrar en la sala de estar, ve a Vincent y a
Lance inclinados sobre Mia, que ha sido depositada en el suelo,
en medio de la habitación.
A partir de aquí, toda la escena discurre como algo que se desarrolla
frenéticamente, como un documental de la sala de urgencias
de un hospital, con la gran diferencia de que aquí nadie
sabe lo que está haciendo.
JODY: ¿Quién es ella?
Lance se vuelve a mirar a Jody.
LANCE: Tráeme esa caja negra que está en el dormitorio.
Donde guardo la inyección de adrenalina.
JODY: ¿Qué le pasa?
VINCENT: Se nos está muriendo.
JODY: ¡Pues sácala en seguida de aquí!
LANCE Y VINCENT (al unísono).: ¡Trae la jodida inyección!
JODY: ¡No me gritéis!
Enojada, se da media vuelta y desaparece en el dormitorio, en
busca de la inyección.
Entramos en la sala de estar, con los dos hombres.
VINCENT (dirigiéndose a Lance).: Vosotros dos sois una pareja
hecha en el cielo.
LANCE: Mira, no dejes de hablarle a ella, ¿de acuerdo? Mientras
Jody trae la inyección necesito consultar un libro de
medicina.
VINCENT: ¿Para qué demonios necesitas ahora un libro de
medicina?
LANCE: Para averiguar cómo tengo que hacerlo. Nunca he
puesto antes una inyección de adrenalina.
VINCENT: ¿Tienes eso desde hace seis años y nunca lo has
tenido que emplear?
LANCE: Nunca tuve que utilizarlo. Yo no ando por ahí jugando
alegremente. Todos mis amigos son capaces de
manejar sus viajes.
VINCENT: En ese caso, consíguelo.
LANCE: Es lo que quiero hacer, si me dejas.
VINCENT: Yo no te lo impido.
LANCE: Deja de hablarme a mí y háblale a ella.
Seguimos a Lance que sale corriendo de la sala de estar para entrar
en...

29. CUARTO DE TRASTOS
Abarrotado con un montón de trastos. Empieza a buscar frenéticamente
el libro, repitiendo una y otra vez las palabras: «Vamos,
vamos».
Desde fuera de la pantalla se oye:
VINCENT (voz) .: ¡Date prisa, hombre! ¡La perdemos!
LANCE (gritándole a Vincent).: ¡Busco todo lo rápido que
puedo!
Lance continúa su búsqueda frenética.
Oímos a Jody, que ha vuelto a la sala de estar, y habla con
Vincent.
JODY (voz) .: ¿Qué anda buscando Lance?
VINCENT (voz).: No lo sé. Algún libro de medicina.
Jody le pregunta a Lance.
JODY (voz) .: ¿Qué estás buscando?
LANCE: ¡Mi libro de medicina negro!
Mientras él continúa la búsqueda, apartando y derribando trastos,
Jody aparece ante la puerta.
JODY: ¿Qué estás buscando?
LANCE: Mi jodido libro de medicina, el negro. Es como uno
de esos libros de texto que les dan a las enfermeras.
JODY: Jamás he visto un libro de medicina.
LANCE: Confía en mí, tengo uno.
JODY: Pues si era tan importante, ¿por qué no lo guardabas
junto con la inyección?
Lance se revuelve rápidamente hacia ella.
LANCE: ¡No lo sé! ¡Deja de molestarme!
JODY: Mientras tú lo buscas, esa chica se va a morir sobre la
alfombra. Nunca lo vas a poder encontrar con toda esta
mierda. Hace seis meses que vengo diciéndote que ordenes
todo esto...
VINCENT (voz).: ¡Ven aquí y al infierno con el libro!
Lance, enojado, derriba un montón de trastos, se da media vuelta
y sale disparado para la sala de estar.

30. SALA DE ESTAR
Vincent está inclinado sobre Mia, a la que habla suavemente,
cuando Lance regresa a la habitación.
VINCENT: ¡Deja de dar vueltas como un estúpido y ponle
la jodida inyección!
Lance se inclina sobre la caja negra que ha traído Jody. La abre
y empieza a preparar la jeringuilla para poner la inyección.
LANCE: Mientras preparo esto, quítale la camisa y encuentra
la posición de su corazón.
Vincent le desgarra la blusa, abriéndosela.
Jody regresa a la habitación, pero se mantiene al margen de la
acción.
VINCENT: ¿Tiene que ser exacto?
LANCE: ¡Sí, tiene que ser exacto! Le voy a poner una inyección
en el corazón, así que tengo que acertar exactamente
en su corazón.
VINCENT: Bueno, no sé exactamente dónde tiene el corazón.
Creo que está aquí.
Vince señala el pecho izquierdo de Mia. Lance mira por encima
del hombro y asiente.
LANCE: Eso es.
Mientras Lance prepara la inyección, Vincent levanta la mirada
hacia Jody.
VINCENT: Necesito un marcador grueso. ¿Tienes uno?
JODY: ¿Qué?
VINCENT: Necesito un marcador grueso. Cualquier lápiz
bastaría, pero un marcador grueso sería estupendo.
JODY: Espera.
Jody se acerca corriendo a una mesa de despacho, abre de un tirón
el cajón superior y, en su entusiasmo, saca todo el cajón de
la mesa. Su contenido (facturas, papeles, bolígrafos) se derrama
sobre el suelo.
La inyección está preparada. Lance le entrega a la aguja a Vincent.
LANCE: Está lista. Yo te diré lo que tienes que hacer.
VINCENT: Vas a tener que ponérsela tú.
LANCE: No, tú le pones la inyección.
VINCENT: Nunca he hecho esto antes.
LANCE: Yo tampoco lo he hecho, y no voy a empezar ahora.
Tú la has traído aquí, y eso significa que tú le pones
la inyección. El día que yo lleve a tu casa a alguien que
se está muriendo, entonces yo le pondré la inyección.
Apresuradamente, Jody se reúne con ellos. Sostiene un marcador
grueso en la mano.
JODY: Ya lo tengo.
Vincent arranca el marcador de la mano de Jody y traza un gran
punto rojo sobre el cuerpo de Mia, ahí donde está el corazón.
VINCENT: Está bien. ¿Qué hago ahora?
LANCE: Bueno, le vas a poner una inyección de adrenalina
directamente en el corazón. Pero delante del corazón tiene
el músculo pectoral, así que tendrás que atravesárselo.
Lo que tienes que hacer es clavar la aguja sobre su corazón
como si la apuñalaras.
Lance demuestra el movimiento de apuñalamiento, lo que le hace
parecerse a La Forma matando a sus víctimas en Halloween.
VINCENT: ¿Tengo que apuñalarla?
LANCE: Si quieres que la aguja penetre hasta su corazón,
tienes que hincársela con fuerza. Una vez que lo hayas
hecho, aprieta el émbolo.
VINCENT: ¿Qué ocurrirá después de eso?
LANCE: Yo también tengo curiosidad por saberlo.
VINCENT: ¡Esto no es ninguna broma, hombre!
LANCE: Se supone que saldrá de esto... (hace chasquear los dedos)
... así.
Vincent levanta la aguja por encima de su cabeza, como si se
dispusiera a apuñalar a la mujer. Baja la mirada hacia Mia.
Mia se desvanece súbitamente. Pronto no habrá nada que pueda
salvarla.
Vincent entrecierra los ojos, preparado para hacerlo.
VINCENT: Cuenta hasta tres.
Lance, de rodillas junto a Vincent, no sabe qué puede pasar.
LANCE: Uno...
El punto rojo sobre el cuerpo de Mía.
La aguja levantada, preparada para golpear.
LANCE (voz) .: ... dos...
En el rostro de Jody hay una expresión expectante.
La aguja permanece en el aire, preparada, como una serpiente
de cascabel lista para lanzarse al ataque.
LANCE (voz) .: ... ¡tres!
La aguja abandona el encuadre, descendiendo con fuerza.
Vincent baja la aguja enérgicamente y la hunde en el pecho de Mia.
La cabeza de Mía da una fuerte sacudida a causa del impacto.
El émbolo de la jeringuilla es apretado hacia abajo, bombeando
la adrenalina.
Mia abre los ojos por completo y lanza un grito infernal y horrorizado.
Se incorpora como un resorte y se queda sentada en el
suelo, con la aguja hincada en el pecho... sin dejar de gritar.
Vincent, Lance y Jody, que estaban sentados delante de Mia,
retroceden, mortalmente asustados.
El grito de Mia se desvanece. Lentamente, empieza a absorber
grandes bocanadas de aire.
Los otros tres, ahora desparramados por la habitación, asustados
hasta los huesos, miran para ver si ella está bien.
LANCE: Si estás bien, di algo.
Mia, que sigue respirando, sin mirarlos, dice con un tono de voz
relativamente normal.
MIA: Algo.
Vincent y Lance se derrumban sobre sus espaldas, exhaustos y
temblando ante lo cerca que ha estado Mia de morir.
JODY: ¿Alguien quiere una cerveza?
CORTE A:

31. INTERIOR. EN EL MALIBU DE VINCENT
(en movimiento) – DE NOCHE
Vincent está tras el volante, conduciendo a Mia de regreso a
casa. Nadie dice nada. Los dos están todavía demasiado conmocionados
por lo ocurrido.

32. EXTERIOR. DELANTE DE LA CASA DE MARSELLUS
WALLACE - DE NOCHE
El Malibu se detiene delante de la casa. Mia baja del coche sin
decir una sola palabra (todavía medio mareada) y empieza a caminar
en dirección a la puerta principal de su casa.
VINCENT (voz) .: ¡Mia!
Ella se da media vuelta.
Vincent se baja del coche y se queda de pie en el camino de acceso
a la casa, a bastante distancia de ella.
VINCENT: ¿Qué piensas acerca de cómo manejar esto?
MIA: ¿Qué piensas tú?
VINCENT: Bueno, soy de la opinión de que Marsellus puede
vivir una larga vida sin oír nunca nada sobre el incidente.
Mia sonríe.
MIA: No te preocupes por eso. Si Marsellus llegara a enterarse
de algo, yo tendría tantos problemas como tú.
VINCENT: Eso lo dudo mucho.
MIA: Si tú puedes mantener un secreto, yo también.
VINCENT: Estrechémonos la mano para sellar el acuerdo.
Los dos caminan el uno hada el otro, se extienden la mano
para estrechársela y eso es lo que hacen.
VINCENT: Guarda silencio.
Mia le suelta la mano a Vincent y, en silencio, hace con las manos
el signo de no ver, no oír y no hablar.
Vincent sonríe.
VINCENT: Y ahora, si me lo permites, tengo que llegar a
casa antes de que me de un ataque al corazón.
Mia se echa a reír.
Vincent se vuelve para marcharse.
MIA: ¿Todavía quieres escuchar el chiste de «Fuerza Bella
Cinco»?
Vincent se vuelve hacia ella.
VINCENT: Claro, pero creo que todavía me siento un poco
petrificado como para reírme.
MIA: Ah, ah. No te reirás porque no es divertido. Pero si
todavía quieres escucharlo, te lo contaré.
VINCENT: Estoy impaciente.
MIA: Tres tomates caminan por la calle; son un papá tomate,
una mamá tomate y un pequeño bebé tomate. El bebé tomate
va rezagado, tras el papá y la mamá tomates. El papá
tomate se enfada, se acerca a mamá tomate, da una patada
en el suelo... (da una patada en el suelo) y dice: alcánzanos.*
Ambos sonríen, pero ninguno se echa a reír.
* Catch up en inglés, cuyo sonido es parecido a ketchup, condimento a base
de jugo de tomate sazonado con especias.

MIA: Hasta luego, Vince.
Mia se vuelve y entra en la casa.
PRIMER PLANO DE VINCENT:
una vez que Mia ha entrado en la casa. Continúa mirando hacia
donde ella estaba momentos antes. Se lleva una mano a los
labios y le lanza un beso. Luego, sale del encuadre, dejándolo
vacío. Se oye el motor de su Malibu al ponerse en marcha y alejarse.
LA ESCENA SE FUNDE EN NEGRO
33. SE ILUMINA LA PANTALLA:
Aparece: «Speed Racer».
Speed ofrece una detallada descripción de todas las características
de su coche de carreras, el «Mac-5», lo que hace al principio
de cada episodio.
Desde fuera de la pantalla escuchamos una voz de mujer...
VOZ DE MUJER (voz) .: Butch.
La escena se funde en:
PERSPECTIVA DE BUTCH:
Nos encontramos en la sala de estar de una modesta casa de dos
dormitorios, en Alhambra, California, en el año 1972.
La MADRE DE BUTCH, una mujer de unos 35 años, está de pie
en la puerta que conduce a la sala de estar. Junto a ella hay un
hombre vestido con el uniforme de oficial de las Fuerzas Aéreas
de Estados Unidos. La cámara es la perspectiva de un niño de
cinco años.
MADRE: Butch, deja de mirar la tele un momento. Tenemos
una visita muy especial. ¿Recuerdas que te dije que
tu padre había muerto en un campo de prisioneros de
guerra?
BUTCH (voz) .: Ajá.
MADRE: Bueno, pues este es el capitán Koons, que estuvo
en el campo de prisioneros de guerra con papá.
El capitán Koons entra en la habitación, se acerca al niño y se
agacha, con una rodilla en tierra para ponerse a la altura de su
mirada. Al hablar, lo hace con un ligero acento de Texas.
CAPITÁN KOONS: Hola, hombrecito. Muchacho, he oído
hablar mucho de ti. Fui un buen amigo de tu padre. Estuvimos
los dos en aquel pozo infernal de Hanoi durante
más de cinco años. Espero que nunca tengas que experimentar
algo así por ti mismo, pero cuando dos hombres
se encuentran en una situación como la que vivimos tu
padre y yo, y durante todo el tiempo que la vivimos, uno
se hace cargo de ciertas responsabilidades para con el otro.
Si hubiera sido yo el que no lograra salir de allí con vida,
el mayor Coolidge estaría hablando ahora mismo con mi
hijo Jim. Pero tal como salieron las cosas, soy yo el que
está hablando contigo, Butch. Tengo algo para ti.
El capitán se saca un reloj de pulsera del bolsillo. Es de oro.
CAPITÁN KOONS: Este reloj que tengo aquí fue comprado
por tu bisabuelo. Lo compró durante la Primera Guerra
Mundial en una pequeña tienda de Knoxville, Tennessee.
Fue llevado por el soldado Doughboy Erine Coolidge el
día en que zarpó para París. Fue el reloj de guerra de tu
bisabuelo, hecho por la primera empresa que fabricó relojes
de pulsera. Porque, hasta entonces, la gente sólo llevaba
relojes de bolsillo. Tu bisabuelo llevó ese reloj durante
cada uno de los días que estuvo en la guerra. Luego,
una vez que hubo cumplido con su deber, regresó a casa
junto a tu bisabuela, se quitó el reloj de la muñeca y lo
guardó en una vieja lata de café. Y en esa lata permaneció
guardado hasta que tu abuelo, Dañe Coolidge, fue
llamado por su país para servir en ultramar y luchar de
nuevo contra los alemanes. En esa ocasión la llamaron la
Segunda Guerra Mundial. Tu bisabuelo le entregó el reloj
a tu abuelo para que le trajera buena suerte. Desgraciadamente,
la suerte de Dañe no fue tan buena como la
del viejo. Tu abuelo era marine y resultó muerto junto
con otros muchos marines en la batalla de la isla Wake.
Tu abuelo se enfrentaba a la muerte y lo sabía. Ninguno
de aquellos muchachos se hacía ilusiones sobre la posibilidad
de salir con vida de aquella isla. Así que, tres días
antes de que los japoneses ocuparan la isla, tu abuelo,
que entonces tenía veintidós años de edad, le pidió a un
artillero de un transporte de la Fuerza Aérea, llamado
Winocki, un hombre al que jamás había visto en su vida,
que le entregara el reloj de oro a su pequeño hijo, el de
tu abuelo, al que tampoco había podido llegar a conocer.
Tres días más tarde, tu abuelo había muerto. Pero Winocki
mantuvo su palabra. Una vez terminada la guerra,
visitó a tu abuela y le entregó el reloj de oro a tu padre,
que por entonces aún era un niño. Este mismo reloj de
oro. Tu padre llevaba este reloj de oro en la muñeca
cuando su avión fue derribado sobre Hanoi. Fue capturado
y encerrado en un campo de concentración vietnamita.
Sabía que si sus carceleros le descubrían el reloj, se
lo confiscarían. Según veía las cosas tu padre, ese reloj era
tu propio derecho de nacimiento. Y estaba dispuesto a
que lo condenaran antes de que cualquier ojos rasgados
fuera a poner sus manos amarillas sobre el derecho de
nacimiento de su hijo. Así pues, lo ocultó en el único lugar
donde sabía que podía esconder algo. En el trasero.
Durante cinco largos años llevó este reloj escondido en el
trasero. Luego, cuando ya estaba a punto de morir de disentería,
me entregó el reloj. Yo también oculté este incómodo
montón de metal en mi trasero durante otros dos
años. Luego, al cabo de siete años de prisión, fui enviado
de regreso a casa con mi familia. Y ahora, hombrecito, te
entrego a ti el reloj.
El capitán Koons le entrega el reloj a Butch. Una pequeña
mano aparece en la pantalla y lo acepta.
CORTE A:
34. INTERIOR. VESTUARIOS – DE NOCHE
Butch Coolidge, de 27 años de edad, aparece vestido con toda
la parafernalia de un boxeador: calzones, botas y guantes. Está
tumbado sobre una mesa, dormitando un poco antes de su gran
combate. Inmediatamente después de que la cámara lo enfoque, se
despierta con un sobresalto. Sacudido por el extraño recuerdo, se
limpia el sudoroso rostro con el guante de boxeo.
Su entrenador, KLONDIKE, un viejo profesional del boxeo, abre
un poco la puerta y asoma la cabeza en los vestuarios. Más allá de
donde está Klondike, en los pasillos, parece haberse desatado un
pandemónium.
KLONDIKE: Es la hora, Butch.
BUTCH: Estoy preparado.
Klondike entra y cierra la puerta contra la multitud inquieta
que está al otro lado. Se dirige hacia el largo batín amarillo que
cuelga de una percha de pared. Butch se levanta de la mesa y,
sin decir una sola palabra, Klondike le ayuda a ponerse el batín,
que dice en la espalda: «Batallador Butch Coolidge».
Los dos hombres se dirigen hacia la puerta. Klondike se la abre
a Butch. Cuando éste sale al pasillo, la multitud parece enloquecer.
Klondike cierra la puerta tras de sí, y nos deja en el vestuario,
vacío y tranquilo.
LA ESCENA SE FUNDE EN NEGRO
Sobre el negro, aparece un título:
EL RELOJ DE ORO
ESCUCHAMOS, SOBRE EL NEGRO Y EL TITULO:
LOCUTOR DEPORTIVO NÚM. 1 (voz).: Bien, Dan, tuvo que
haber sido la pelea más sangrienta y la victoria más brutal
y conseguida con mayor facilidad que se haya visto en
esta ciudad.
Se escucha el sonido del caos en el fondo.
LA ESCENA SE FUNDE A:
35. EXTERIOR. CALLEJÓN (lloviendo) – DE NOCHE
Un taxi está aparcado en un callejón oscuro, cerca del auditorio
de boxeo. Llueve con fuerza. La cámara se acerca lentamente hacia
el coche aparcado. Desde su interior surge el sonido de la radio del
coche.
LOCUTOR DEPORTIVO NÚM. 2 (voz).: Coolidge salió de allí
más rápidamente de lo que jamás haya visto a un boxeador
victorioso abandonar el ring. ¿Crees que sabía que
Willis estaba muerto?
LOCUTOR DEPORTIVO NÚM. 2 (voz).: Yo diría que sí, Richard.
Desde la posición que ocupo pude ver la mirada
frenética de sus ojos, una mirada que dio paso a la expresión
de quien se acaba de dar cuenta de lo que ha hecho.
Creo que cualquier hombre habría abandonado el ring
con la misma rapidez que lo hizo él.
LA ESCENA SE FUNDE A:
36. INTERIOR DEL TAXI (aparcado/lloviendo) – DE NOCHE
En el interior del taxi, tras el volante, está sentada una taxista
llamada ESMARELDA* VILLALOBOS. Es una mujer joven, con aspecto
hispano, que toma una taza de café humeante de un termo.
Los locutores de radio continúan informando.
LOCUTOR DEPORTIVO NÚM. 1 (voz).: ¿Crees que esta trágica
muerte en el ring puede tener algún efecto sobre el mundo
del boxeo?
LOCUTOR DEPORTIVO NÚM. 2 (voz).: Oh, Dan, una tragedia
como ésta no puede sino conmocionar el mundo del boxeo
hasta sus cimientos. Pero es de la máxima importancia
que durante las próximas y tristes semanas que nos
aguardan, las miradas de la Federación Mundial de Boxeo
se fijen firmemente en el... CLIC.
Esmarelda apaga la radio. Toma un sorbo de café. Entonces, escucha
un ruido por detrás de ella, en el callejón. Asoma la cabeza
por la ventanilla del coche para mirar...
37.Una ventana se abre a unos tres pisos de altura, en la parte
del auditorio que da al callejón. Alguien arroja una bolsa de
deportes sobre el contenedor de basura situado por debajo de la
ventana. Luego, Butch Coolidge salta sobre el contenedor. Todavía
va vestido con los calzones, las botas, los guantes y el
batín de boxeo. La reacción de Esmarelda es reflejar en su rostro
la extrañeza que le produce ver lo que está viendo.

* Sic, en el original. Correspondería a la pronunciación inglesa de «Esmeralda
».

Con la bolsa de deportes en una mano, Butch salta fuera del
contenedor de basura y echa a correr hacia el taxi. Antes de
subir, se quita el batín y lo arroja al suelo.
38. INTERIOR DEL TAXI (aparcado/lloviendo) – DE NOCHE
Butch, empapado, desnudo a excepción de los calzones de boxeo,
las botas y los guantes, se deja caer en el asiento de atrás y
cierra la portezuela con fuerza.
Esmarelda, que mira fijamente hacia adelante, habla con
Butch a través del espejo retrovisor:
ESMARELDA (con acento hispano).: ¿Es usted el hombre al
que se supone debía recoger?
BUTCH: Si este es el taxi que he llamado, yo soy ese hombre.
ESMARELDA: ¿Adonde vamos?
BUTCH: Fuera de aquí.
Se hace girar la llave de contacto y el motor se pone en marcha.
El taxímetro se enciende.
El pie desnudo de Esmarelda se hunde sobre el acelerador.
39. EXTERIOR. AUDITORIO (lloviendo) – DE NOCHE
El taxi sale del callejón y patina sobre el pavimento húmedo,
pasando ante la puerta principal del auditorio a toda velocidad.
40. INTERIOR. VESTUARIO DE WILLIS (auditorio) –
DE NOCHE
Se abre la puerta del vestuario y Dave el Inglés se abre paso
entre el gentío que se agolpa en el pasillo exterior, cerrando la
puerta ante la gente. Una vez en el interior, Dave el Inglés se
toma su tiempo para arreglarse el traje y la corbata.
En el vestuario, el boxeador negro Floyd Ray Willis aparece
tumbado sobre la mesa... Está muerto. Su rostro aparece como si
hubiera sido atacado por un enjambre de abejas. Su entrenador está
arrodillado, con la cabeza apoyada sobre el pecho de Floyd, llorando
sobre su cuerpo.
La figura corpulenta de Marsellus Wallace se encuentra de pie
ante la mesa, con la mano apoyada sobre el hombro del entrenador,
como ofreciéndole apoyo emocional. Seguimos sin ver con claridad a
Marsellus; sólo nos damos cuenta de que es corpulento.
Mia está sentada en una silla, en el rincón más alejado del vestuario.
Marsellus levanta la mirada, ve a Dave el Inglés y se acerca a él.
MARSELLUS (voz).: ¿Qué has conseguido?
DAVE EL INGLÉS: Se ha largado.
MARSELLUS (voz).: Estoy dispuesto a buscar a ese hijo de puta
por todas partes. Si Butch se ha marchado a Indochina,
quiero que haya un negro, oculto en un saco de arroz,
preparado para darle una patada en el trasero.*
DAVE EL INGLÉS: Me ocuparé de eso.
41. INTERIOR DEL TAXI (en movimiento/lloviendo) –
DE NOCHE

Butch se quita uno de los guantes de boxeo.
Esmarelda lo observa por el espejo retrovisor.
El intenta bajar una de las ventanillas de atrás, pero no encuentra
la manija.
* En el filme, Marsellus, además, ordena que torturen al entrenador de Butch.
BUTCH: Eh, ¿cómo se puede abrir la ventanilla?
ESMARELDA: Tengo que hacerlo yo.
Ella aprieta un botón y la ventanilla de atrás desciende.
Butch arroja el guante de boxeo por la ventanilla. Luego, empieza
a desatarse el otro.
Esmarelda no puede permanecer callada por más tiempo.
ESMARELDA: Eh, señor.
BUTCH (tratando de desatarse el otro guante).: ¿Qué?
ESMARELDA: ¿Estuvo usted en esa pelea? La que retransmitían
por la radio. ¿Fue usted el boxeador?
Mientras él arroja el otro guante por la ventana.
BUTCH: ¿Qué le ha hecho tener esa idea?
ESMARELDA: Vamos, es usted. Sé que es usted. Dígamelo.
BUTCH (secándose con una toalla de gimnasio).: Sí, soy él.
ESMARELDA: Ha matado usted al otro boxeador.
BUTCH: ¿Ha muerto?
ESMARELDA: En la radio han dicho que ha muerto.
Él termina de secarse con la toalla.
BUTCH (hablando para sí mismo).: Lo siento mucho, Floyd.
Después, arroja la toalla por la ventanilla.
Se hace el silencio, mientras Butch busca una camiseta en la
bolsa.
ESMARELDA: ¿Cómo se siente?
BUTCH (encuentra la camiseta).: ¿A qué se refiere?
ESMARELDA: Por haber matado a un hombre. Por haber
golpeado a otro hombre con las manos hasta producirle
la muerte.
Butch se pone la camiseta.
BUTCH: ¿Es usted alguna clase de bruja fanática?
ESMARELDA: No, pero es un tema que me interesa mucho.
Es usted la primera persona que conozco de la que sé
que ha matado a alguien. Así que, ¿cómo se sintió al matar
a un hombre?
BUTCH: Le diré una cosa: si me da unos cigarrillos contestaré
a su pregunta.
Esmarelda da un pequeño respingo en su asiento, excitada.
ESMARELDA: ¡Trato hecho!
Butch se indina hacia adelante. Esmarelda, sin apartar la mirada
del trayecto, le pasa un paquete de cigarrillos. Butch lo toma.
Luego, sin mirar en ningún momento hacia atrás, ella extiende
una mano con una cerilla encendida. Butch enciende un cigarrillo
y luego arroja la cerilla encendida.
Butch da una larga chupada.
BUTCH: Así...
Butch observa la licencia de ella.
BUTCH: ... Esmeralda Villalobos..., ¿es mexicano?
ESMARELDA: El nombre es español, pero yo soy colombiana.
BUTCH: Es un nombre muy bonito.
ESMARELDA: Significa «Esmeralda de los lobos».
BUTCH: Pues es un nombre endiablado el que tienes, hermana.
ESMARELDA: Gracias. ¿Y cómo te llamas tú?
BUTCH: Butch.
ESMARELDA: Butch. ¿Qué significa?
BUTCH: Soy estadounidense. Nuestros nombres no significan
una mierda. De todos modos, y yendo al grano, ¿qué
es lo que quieres saber, Esmarelda?
ESMARELDA: Quiero saber lo que se siente después de haber
matado a un hombre...
BUTCH: No podría decírtelo. No sabía que había muerto
hasta que tú me lo dijiste. Ahora que sé que ha muerto,
¿quieres saber lo que siento al respecto?
Esmarelda asiente con la cabeza: «Sí».
BUTCH: No me siendo nada mal, en lo más mínimo. ¿Quieres
saber por qué, Esmarelda?
Esmarelda asiente de nuevo con la cabeza: «Sí».
BUTCH: Porque soy un boxeador. Y después de haber dicho
eso, ya se ha dicho todo lo que hay que decir sobre mí.
Quizá ese pobre hijo de puta de esta noche fue un boxeador
en alguna ocasión. Pero si lo fue, estaba muerto
mucho antes de que su trasero cayera sobre la lona del
ring. Yo no hice más que sacar al pobre bastardo de su
miseria. Y si nunca fue un verdadero boxeador... (Butch
da una chupada al cigarrillo.) Eso es lo que se recibe por joder
a mi deporte.
42. EXTERIOR. CABINA TELEFÓNICA (lloviendo) –
DE NOCHE
La cámara rodea lentamente la cabina telefónica mientras Butch
habla por teléfono en su interior.
BUTCH (en el teléfono).: Ya te lo he dicho. En cuanto se extienda
la noticia de que había un arreglo, todo estará fuera
de control. Eh, si hubiera sido mejor boxeador aún estaría
con vida. Si no hubiera tenido encajes en los guantes,
algo que nunca debería haber hecho, aún estaría con
vida. Pero ya basta de hablar del pobre y desgraciado señor
Floyd. Hablemos mejor del rico y próspero señor
Butch. ¿Cuántas apuestas pudiste colocar? (Pausa.) ¿Ocho?
¿Cuánto tiempo tardarás en cobrarlas? (Pausa.) ¿Así que
mañana por la noche lo tendrás todo? (Pausa.) Buenas
noticias, Scotty. Realmente, eso son buenas noticias...
Voy a estar deambulando por ahí, fuera de la vista. Yo y
Fabián nos marcharemos por la mañana. Seguramente
tardaremos un par de días en llegar a Knoxville. La próxima
vez que nos veamos será con la hora de Tennessee.
Butch cuelga el teléfono. Mira hacia donde está el taxi, que espera
para llevarle a donde quiera ir.
BUTCH (para sí mismo, en francés, con subtítulos en inglés).: Fabienne,
amor mío, empieza nuestra aventura.
CORTE A:
43. EXTERIOR. MOTEL (ha dejado de llover) – DE NOCHE
El taxi de Esmarelda entra en el aparcamiento de un motel. Ha
dejado de llover, pero la noche todavía está húmeda. Butch baja
del taxi, ahora completamente vestido, con camiseta, téjanos y chaqueta
deportiva de escuela superior. Se inclina sobre la ventanilla
de la conductora.
ESMARELDA: Cuarenta y cinco con sesenta.
Butch le entrega el dinero.
BUTCH: Merci beaucoup. Y aquí tienes un poco más por el
esfuerzo.
Butch le tiende un billete de cien dólares.
A Esmarelda se le enciende la mirada. Extiende la mano para
coger el billete. Pero Butch lo retira.
BUTCH: Ahora bien, si alguien te preguntara a quién has
llevado esta noche, ¿qué le vas a decir?
ESMARELDA: La verdad. A tres mexicanos bien vestidos, ligeramente
achispados.
Butch le entrega el billete.
BUTCH: Bon soir, Esmarelda.
ESMARELDA (en español).: Que duermas bien, Butch.
Butch le retuerce ligeramente la nariz, ella sonríe; y luego, él se
da la vuelta y se aleja. El taxi se marcha.
44. INTERIOR. MOTEL (habitación seis) – DE NOCHE
Acurrucada sobre la cama, completamente vestida, de espaldas a
la cámara, está FABIENNE, la amiga francesa de Butch.
FABIENNE: Apaga la luz.
Butch aprieta de nuevo el interruptor y la habitación vuelve a
quedar a oscuras.
BUTCH: ¿Está mejor así, cariño?
FABIENNE: Oui. ¿Has tenido un día duro en la oficina?
BUTCH: Muy duro. Hoy he tenido una pelea.
FABIENNE: Pobre. ¿Podemos hacer la cuchara?
Butch se mete en la cama y se acuchara a Fabienne por detrás.
Cuando Butch y Fabienne hablan entre sí, lo hacen como adolescentes.
FABIENNE: Me estaba mirando en el espejo.
BUTCH: ¿Y?
FABIENNE: Desearía tener una barriguita.
BUTCH: ¿Te miraste en el espejo y deseaste tener un poco
de barriga?
FABIENNE: Una barriguita. Las barriguitas son sexy.
BUTCH: Pues deberías sentirte feliz, porque la tienes.
FABIENNE: No digas mentiras. No tengo barriguita. Lo que
tengo es un poco de vientre, como Madonna cuando
hizo Lucky Star. Pero eso no es lo mismo.
BUTCH: No me había dado cuenta de que hubiera una diferencia
entre tener barriga y tener vientre.
FABIENNE: La diferencia es enorme.
BUTCH : ¿Y quieres que yo también tenga barriga?
FABIENNE: No. Las barrigas hacen que los hombres parezcan
idiotas o como un gorila. Pero una barriga, en una
mujer, es algo muy sexy. El resto del cuerpo es normal.
Una cara normal, unas piernas normales, unas caderas
normales, un trasero normal, pero con una gran barriga,
perfectamente redondeada. Si tuviera una, me pondría
una camiseta dos tallas menores para acentuarla.
BUTCH: ¿Y crees que eso les parecería atractivo a los hombres?
FABIENNE: No me importa que a los hombres les parezca
atractivo o no. Es una verdadera pena que lo que nos
parece agradable al tacto, raras veces nos lo parezca a la
vista.
BUTCH: Si yo tuviera una barriga, te apretaría con ella.
FABIENNE: ¿Me apretarías la barriga?
BUTCH: Directamente en la barriga.
FABIENNE: Pues yo te sofocaría. Me dejaría caer directamente
sobre tu cara, hasta que no pudieras respirar.
BUTCH: ¿Me harías eso?
FABIENNE: ¡Sí!
BUTCH: ¿Has hecho todo lo que te dije, cariño?
FABIENNE: Sí, lo hice.
BUTCH: Buen trabajo.
FABIENNE: ¿Salió todo como estaba planeado?
BUTCH: ¿No escuchaste la radio?
FABIENNE: Nunca escucho la retransmisión de tus peleas.
¿Fuiste el ganador?
BUTCH: Gané perfectamente.
FABIENNE: ¿Todavía piensas en retirarte?
BUTCH: Desde luego que sí.
FABIENNE: ¿Qué pasó con el hombre contra el que luchaste?
BUTCH: Floyd también se retiró.
FABIENNE (sonriendo).: ¿De veras? ¿Ya no peleará más?
BUTCH: No, ya no más.
FABIENNE: ¿Así que todo salió bien al final?
BUTCH: Todavía no hemos terminado, cariño.
Fabienne se da la vuelta y Butch se coloca sobre ella. Se besan.
FABIENNE: Corremos mucho peligro, ¿verdad?
Butch asiente con la cabeza: «Sí».
FABIENNE: Si nos encontraran, nos matarían, ¿verdad?
Butch asiente con la cabeza: «Sí».
FABIENNE: Pero no nos encontrarán, ¿verdad?
Butch niega con la cabeza: «No».
FABIENNE: ¿Todavía quieres que vaya contigo?
Butch asiente con la cabeza: «Sí».
FABIENNE: No quiero ser una carga o una molestia...
Las manos de Butch desaparecen del encuadre y empieza a acariciar
la entrepierna de Fabienne.
Fabienne reacciona.
FABIENNE: ¡Dímelo!
BUTCH: Fabienne, quiero que estés conmigo.
FABIENNE: ¿Para siempre?
BUTCH: Para siempre.
Fabienne echa la cabeza hacia atrás.
Butch continúa acariciándole la entrepierna.
FABIENNE: ¿Me amas?
BUTCH: Oui.
FABIENNE: ¿Butch? ¿Me darás siempre placer oral?
Butch la besa en la boca.
BUTCH: ¿Quieres chupármela?
Ella asiente con la cabeza: «Sí».
FABIENNE: Pero tú antes.
La cabeza de Butch desaparece del encuadre para darle placer
oral a Fabienne, cuyo rostro queda a solas en el encuadre.
FABIENNE (en francés, con subtítulos en inglés).: Butch, amor
mío, empieza la aventura.
LA ESCENA SE FUNDE EN NEGRO
Se ilumina la escena

45. HABITACIÓN DEL MOTEL.
La misma habitación del motel, sólo que ahora está vacía. Escuchamos
el ruido del agua de la ducha en el cuarto de baño. La cámara
se mueve hacia la puerta de éste. Vemos a Fabienne envuelta
en un batín blanco de tela de toalla que casi parece tragársela. Se
está secando la cabeza con una toalla. Butch está dentro de la ducha,
enjuagándose. Vemos el perfil de su cuerpo desnudo a través
del cristal ahumado de la puerta de la ducha. El cuarto de baño
está lleno de vapor. Butch cierra la ducha y abre la puerta, asomando
la cabeza.
BUTCH: Creo que me tengo una fisura en una costilla.
FABIENNE: ¿Por darme placer oral?
BUTCH: No, retrasada. Por la pelea.
FABIENNE: No me llames retrasada.
BUTCH (con voz de mongoloide).: ¡Me llamo Fabby! ¡Me llamo
Fabby!
FABIENNE: Cierra el pico. Detesto esa voz de mongólica.
BUTCH: Está bien, lo siento, lo siento. ¡Lo retiro! ¿Me puedes
pasar la toalla, Miss Tulipán Hermoso?
FABIENNE: Oh, me gusta eso. Me gusta que me llames tulipán.
Tulipán es mucho mejor que mongólica.
Ella se termina de secar el cabello y se envuelve la cabeza con la
toalla, como un turbante.
BUTCH: No te he llamado mongólica. Te he llamado retrasada,
pero lo retiro.
Ella le entrega una toalla.
BUTCH: Merci beaucoup.
FABIENNE: ¿Butch?
BUTCH (secándose la cabeza).: Sí, pastel de limón.
FABIENNE: ¿Adónde vamos a ir?
BUTCH: Todavía no estoy seguro. A donde quieras. Vamos
a sacar mucho dinero con esto. Va a ser tanto que podremos
vivir para siempre como cerdos en la pocilga. Estaba
pensando que podríamos irnos a alguna parte en el Pacífico
sur. Con el dinero que vamos a tener podremos irnos
muy lejos de aquí.
FABIENNE: ¿Podríamos vivir si quisiéramos en Bora Bora?
BUTCH: Puedes apostarlo. Y si al cabo de un tiempo no te
sientes a gusto en Bora Bora, podemos trasladarnos a Tahití
o a México.
FABIENNE: Pero yo no hablo español.
BUTCH: Tampoco hablas bora–borano. Además, el mexicano
es fácil. (Añade en español.) ¿Dónde está la zapatería?
FABIENNE: ¿Qué significa eso?
BUTCH: ¿Dónde está la zapatería?
FABIENNE (en español).: ¿Dónde está la zapatería?
BUTCH: Excelente pronunciación. Te convertirás en mi pequeña
intérprete en un abrir y cerrar de ojos.
Butch sale del cuarto de baño. La cámara se queda con Fabienne,
mientras ella se cepilla los dientes.
Butch continúa desde la otra habitación.
BUTCH (voz en español).: ¿Qué hora es?
FABIENNE (en español).: ¿Qué hora es?
BUTCH (voz en inglés).: ¿Qué hora es?
FABIENNE (en inglés).:¿Qué hora es?
BUTCH (voz).: Hora de irse a la cama. Que tengas dulces
sueños, rayo de sol.
Fabienne sigue cepillándose los dientes. La observamos un momento
y entonces ella parece recordar algo.
FABIENNE: Butch.
Ella sale del cuarto de baño para hacerle una pregunta a Butch,
pero lo encuentra profundamente dormido en la cama.
Se queda mirándolo un momento.
FABIENNE: Olvídalo.
Ella sale del encuadre y regresa al cuarto de baño. La cámara
queda enfocada sobre el dormido Butch, en la cama.
LA ESCENA SE FUNDE EN NEGRO
Se ilumina la escena
46. HABITACIÓN DEL MOTEL – POR LA MAÑANA
El mismo encuadre que antes, a la mañana siguiente. Encontramos
a Butch todavía dormido en la cama.
Fabienne se cepilla los dientes mientras está en la puerta del
cuarto de baño y mira la televisión al mismo tiempo. Todavía lleva
el batín blanco de tela de toalla de la noche anterior.
En la televisión, William Smith y un puñado de Ángeles del
Infierno parecen dispuestos a acabar con todo el ejército vietnamita
en la película Los perdedores.
Butch se despierta de pronto como si un monstruo horrible lo
persiguiera. Su brusco despertar asusta a Fabienne.
FABIENNE: Merde! Me has asustado. ¿Has tenido una pesadilla?
Butch parpadea hacia los pies de la cama, en dirección de Fabienne,
tratando de enfocar la mirada.
BUTCH: ... Sí... ¿Todavía te estás cepillando los dientes?
FABIENNE: Así soy yo. Me he pasado toda la noche cepillándome
los dientes, hasta esta mañana. ¿Crees que
tengo un problema?
Fabienne regresa al interior del cuarto de baño para escupir.
Si se suponía que eso era un sarcasmo, Butch no acabó de captarlo
a esas horas de la mañana.
Butch, que todavía trata de apartar las telarañas del sueño, mira
la televisión. Los Ángeles del Infierno destrozan un campo vietnamita
de prisioneros.
BUTCH: ¿Qué estás viendo en la tele?
FABIENNE (voz).: Una película de motocicletas. No estoy segura
de saber el título.
BUTCH: ¿La estás viendo?
Fabienne vuelve a entrar en la habitación.
FABIENNE: En cierto modo. ¿Por qué? ¿Quieres que la apague?
BUTCH: ¿Lo harías, por favor?
Ella se acerca al televisor y lo apaga.
BUTCH: Todavía es demasiado temprano para explosiones y
guerra.
FABIENNE: ¿De qué trataba?
BUTCH: Cómo quieres que lo sepa. Eras tú la que estabas
viéndola.
Fabienne se echa a reír.
FABIENNE: No, imbecile, ¿de qué trataba tu sueño?
BUTCH: Oh... No lo recuerdo. Raras veces recuerdo un
sueño.
FABIENNE: Pero si te acabas de despertar.
BUTCH: Fabienne, no te miento. Realmente, no lo recuerdo.
FABIENNE: Bueno, mira cómo se ha despertado de gruñón
esta mañana. No he dicho que mintieras, sino simplemente
que me parece extraño que no recuerdes tus sueños.
Yo siempre recuerdo los míos. ¿Sabías que hablaste
en sueños?
BUTCH: Yo no hablo en sueños... ¿Hablo en sueños?
FABIENNE: Lo has hecho esta noche pasada.
BUTCH: ¿Y qué dije?
Colocándose encima de él.
FABIENNE: No lo sé. No pude entender lo que decías.
Ella besa a Butch.
FABIENNE: ¿Por qué no te levantas y desayunamos en esa
cafetería donde sirven las tortitas?
BUTCH: Un beso más y me levanto.
Fabienne le da a Butch un beso largo y dulce.
FABIENNE: ¿Satisfecho?
BUTCH: Sí.
FABIENNE: En ese caso, arriba, perezoso.
Butch salta de la cama y empieza a sacar ropas de la maleta
que había traído Fabienne.
BUTCH: ¿Qué hora es?
FABIENNE: Son casi las nueve de la mañana. ¿A qué hora
llega nuestro tren?
BUTCH: A las once.
Lo observa mientras él mira un par de pantalones.
FABIENNE: Esos pantalones son muy bonitos. ¿Puedes ponértelos
con esa agradable camisa azul que tienes?
Él saca una camisa azul de la maleta.
BUTCH: ¿Ésta?
FABIENNE: Esa. Hacen juego.
BUTCH: Está bien.
Butch se viste.
FABIENNE: Voy a pedir un gran plato de tortitas de frambuesa
con jarabe de arce, huevos y cinco salchichas.
BUTCH (sorprendido ante tanto apetito potencial).: ¿Algo de beber
para acompañar todo eso?
Butch ha terminado de vestirse.
FABIENNE (refiriéndose a las ropas de Butch).: Oh, sí, así estás
muy bien. Para beber, un vaso alto de zumo de naranja y
una taza de café. Después me comeré un trozo de empanada.
Mientras él revisa las maletas.
BUTCH: ¿Un trozo de empanada?
FABIENNE: Cualquier momento del día es bueno para comer
una empanada. Empanada de frambuesa para acompañar
a las tortitas. Y encima una rebanada delgada de
queso fundido...
BUTCH: ¿Dónde está mi reloj?
FABIENNE: Está ahí.
BUTCH: No, no está. No está aquí.
FABIENNE: ¿Has mirado?
Ahora, Butch registra frenéticamente las maletas.
BUTCH: ¡Claro que he mirado!
Ahora, está arrojando las ropas fuera de las maletas.
BUTCH: ¿Qué crees que estoy haciendo? ¿Estás segura de
que lo cogiste?
Fabienne apenas si puede hablar. Nunca había visto a Butch
tan enfadado.
FABIENNE: Eh..., sí... sobre la mesa del tocador...
BUTCH: ... sobre el pequeño canguro.
FABIENNE: Sí, estaba sobre tu pequeño canguro.
BUTCH: ¡Pues no está aquí!
FABIENNE (a punto de ponerse a llorar).: ¡Debería estar!
BUTCH: Oh, claro, sin duda debería estar, pero no está. Así
que, ¿dónde está?
Fabienne está llorando y se siente asustada.
Butch baja el tono de la voz, lo que no hace más que darle un
aspecto más amenazador.
BUTCH: Fabienne, ese era el jodido reloj de mi padre. ¿Sabes
por lo que tuvo que pasar mi padre para hacerme llegar
ese reloj? No quiero entrar en detalles ahora, pero
tuvo que pasar mucho. Toda esta otra mierda la podrías
echar a la hoguera, pero te recordé específicamente que
no te olvidaras del reloj de mi padre. Y ahora piensa, ¿lo
cogiste?
FABIENNE: Creo que sí...
BUTCH: ¿Crees que sí? O lo cogiste o no lo cogiste. ¿Qué
fue?
FABIENNE: Entonces lo cogí.
BUTCH: ¿Estás segura?
FABIENNE (temblando).: No.
Butch se pone fuera de sí y lanza un puñetazo al aire.
Fabienne grita y retrocede hasta un rincón.
Butch levanta el televisor del hotel y lo lanza contra la pared.
Fabienne grita, horrorizada.
Butch se vuelve a mirarla, repentinamente tranquilo.
BUTCH (a Fabienne).: ¡No! No es culpa tuya. (Se acerca a ella.)
Lo dejaste en el apartamento.
Se inclina sobre la mujer, que se ha dejado resbalar hacia el
suelo.
Le toca la mano y ella se encoge.
BUTCH: Si lo dejaste en el apartamento, no es culpa tuya.
Te pedí que trajeras un montón de cosas. Te lo recordé,
pero no te dije la importancia personal que tiene ese reloj
para mí. Si ese reloj me importaba tanto, debería habértelo
dicho. Tú no puedes leer mis pensamientos.
Le besa la mano. Luego se incorpora.
Fabienne todavía lloriquea.
Butch se acerca al armario.
FABIENNE: Lo siento.
Butch se pone la chaqueta de escuela superior.
BUTCH: No, no lo sientas. Esto sólo significa que no podré
desayunar contigo.
FABIENNE: ¿Por qué significa eso?
BUTCH: Porque voy a regresar a mi apartamento para recuperar
mi reloj.
FABIENNE: ¿No te estarán buscando los gangsters allí?
BUTCH: Eso es lo que voy a descubrir. Si están allí y no
creo que pueda controlarlo, me abriré.
Levantándose del suelo.
FABIENNE: Cariño, no quiero que te asesinen por un estúpido
reloj.
BUTCH: Primero, no es un estúpido reloj. Segundo, no
me van a asesinar. Y tercero, no te asustes. No permitiré
que nada nos impida vivir juntos una vida feliz.
FABIENNE: ¿Qué pasa con el tren?
BUTCH: Todavía disponemos de un par de horas.
FABIENNE: Estoy muy asustada. Vi tu reloj. Creía haberlo
traído. Lo siento mucho.
Butch la atrae hacia sí y le pone las manos en el rostro.
BUTCH: No te sientas mal, cariño. Nada de lo que puedas
hacer haría que me sintiera permanentemente enojado
contigo. (Pausa.) Te amo, ¿recuerdas? (Saca algo de
dinero de la cartera.) Aquí tienes dinero. Pide esas tortitas
y disfruta de un gran desayuno.
FABIENNE: No vayas.
BUTCH: Estaré de regreso antes de que hayas dicho empanada
de frambuesa.
FABIENNE: Empanada de frambuesa.
BUTCH: Bueno, quizá no tan rápido, pero sí lo suficiente.
¿De acuerdo? ¿De acuerdo?
FABIENNE: De acuerdo.
La besa una vez más y se dirige hacia la puerta.
BUTCH: Adiós, cariño.
FABIENNE: Hasta luego.
BUTCH: Me voy a llevar tu Honda
FABIENNE: Está bien.
Y tras decir esto, se marcha.
Fabienne se sienta en la cama y mira el dinero que él le ha
dado.
47. INTERIOR DEL HONDA (en movimiento) – DE DÍA
Butch golpea el volante y el salpicadero mientras conduce por la
calle.
BUTCH: De todas las jodidas cosas que podía olvidarse, tiene
que haberse olvidado del reloj de mi padre. Le recordé
concretamente que no lo olvidara. «En la mesa que
está junto a la cama, sobre el canguro.» Y le dije las palabras:
«No olvides el reloj de mi padre».
48. EXTERIOR. CALLE DE LA CIUDAD – DE DÍA
El pequeño Honda avanza velozmente hacia su destino, tan rápidamente
como se lo permite su pequeño motor.
49. INTERIOR DEL HONDA (en movimiento) – DE DÍA
Butch continúa:
BUTCH: ¿Qué demonios estoy haciendo? ¿Acaso me han
dado demasiados golpes en la cabeza? Eso tiene que ser.
El daño cerebral es la única excusa para este movimiento
tan estúpido. Para el coche, Butch. (Continúa conduciendo.)
Para el coche, Butch. (No se presta atención a sí
mismo.) Butch, estoy hablando contigo. ¡Pisa el freno!
El pie de Butch se aprieta con dureza contra el pedal del
freno.
50. EXTERIOR. CALLE DE LA CIUDAD – DE DÍA
El pequeño Honda se detiene con un chirrido en medio de la
calle. Butch baja del coche como si se hubiera incendiado.
Empieza a caminar arriba y abajo, hablando consigo mismo,
sin hacer caso de la gente que pasa y del tráfico.
BUTCH: No voy a hacerlo. Es una decisión que sólo tomaría
uno que estuviera sonado, y yo no estoy sonado.
Papá lo comprendería perfectamente. Si estuviera aquí
ahora, me diría: «Butch, recupera tu sentido común.
Sólo es un jodido reloj, hombre. Lo que estás poniendo
en juego es tu vida, algo que no deberías hacer,
porque sólo tienes una».
Butch continúa caminando de un lado a otro, pero ahora
guarda silencio. Luego...
BUTCH: Esta es mi guerra. ¿Lo ves, Butch? Lo que olvidas
es que ese reloj no es sólo un instrumento que te
permite controlar el tiempo. Ese reloj es un símbolo.
Es un símbolo de cómo tu padre, y su padre antes que
él, y su padre antes que él, se distinguieron en la guerra.
Y cuando acepté el dinero de Marsellus Wallace,
empecé una guerra. Esta es mi Segunda Guerra Mundial.
Ese apartamento en Hollywood norte es mi isla
Wake. De hecho, si lo miras de ese modo, casi es cosa
del destino que Fabienne lo haya olvidado. Y, desde
esa perspectiva, no es tan estúpido volver para recuperarlo.
Puede que sea peligroso, pero no es estúpido.
Porque en este mundo hay ciertas cosas por las que
vale la pena regresar.
Butch acaba de convencerse para continuar. Sube al coche, lo
pone en marcha y se aleja.
CORTE A:
51. EXTERIOR. ESQUINA DE CALLE RESIDENCIAL – DE DÍA
Butch no es completamente imprudente. Ha aparcado el coche a
un par de manzanas de su apartamento para comprobar cómo están
las cosas antes de entrar por la puerta principal.
52. EXTERIOR. CALLEJÓN – DE DÍA
Butch camina por el callejón hasta llegar a otra calle, y luego
mira discretamente hacia ella.
53. EXTERIOR. CALLE - Apartamento de Butch – DE DÍA
Todo parece normal. En la calle se observa más o menos el mismo
número de coches de siempre. Ninguno de los coches aparcados
parece estar fuera de lugar. En ninguno de ellos observa a dos matones
sentados en su interior. Básicamente, delante de la casa de
Butch parece desarrollarse la actividad normal de la mañana.
Butch mira desde la pared de la esquina, captando toda esa información
vital.
BUTCH (para sí mismo).: Todo parece muy normal. Las
apariencias pueden ser engañosas, pero no creo que lo
sean esta vez. ¿Por qué malgastar a varios hombres para
vigilar mi casa? Tendría que ser un jodido idiota para
regresar aquí. Así es como los vas a vencer, Butch,
porque ellos siguen subestimándote.
Butch sale del callejón, preparado para cualquier cosa. Cruza la
calle y entra en la zona ajardinada que hay delante de su apartamento.
Al otro lado de la calle, frente al edificio del apartamento de
Butch, en la esquina, hay una combinación de tienda de donuts
y restaurante japonés. Un gran cartel se levanta en el aire, con
el nombre «Teriyaki Donut», y el dibujo de un donut que sobresale
de un cuenco de arroz.
54. EXTERIOR. PATIO DEL APARTAMENTO DE BUTCH – DE DÍA
Butch está en el patio de acceso al edificio de su apartamento de
Hollywood norte. Una vez más, todo le parece normal: la lavandería,
la piscina, la puerta de su apartamento; no aparece nada anormal.
Butch sube la escalera que conduce a su apartamento, el número
12. Se detiene frente a la puerta exterior y presta atención por si
escucha algo en el interior. Nada.
Lentamente, Butch introduce la llave en la cerradura y abre la
puerta sin hacer ruido.
55. INTERIOR. APARTAMENTO DE BUTCH – DE DÍA
Nadie ha tocado su apartamento.
Sigilosamente, entra, cierra la puerta y echa un rápido vistazo.
Evidentemente, allí no hay nadie.
Butch se dirige hacia la pequeña cocina y abre la nevera. Saca
un cartón de leche y bebe de él.
Con el cartón en la mano, Butch registra el apartamento. Luego,
se dirige al dormitorio.
Su dormitorio está como el resto del apartamento: ordenado, limpio
y anónimo. Las únicas cosas personales que quedan en la habitación
son unos pocos trofeos de boxeo, una medalla olímpica de
plata, un número enmarcado de Ring Magazine, donde Butch
aparece en la cubierta, y un poster de Jerry Quarry y otro de George
Chuvalo.
Naturalmente, el reloj está donde él había dicho que estaría: sobre
la mesa que está junto a la cama, colgado de la pequeña estatua
en forma de canguro.
Deja la leche sobre la mesa, toma el reloj, comprueba la hora y
se lo pone en la muñeca. Sonriendo, Butch toma el cartón de leche
y sale del dormitorio.
Cruza el apartamento y regresa a la cocina. Abre un armario y
saca una caja de Pop Tarts. Deja la leche y abre la caja; saca dos
Pop Tarts y los pone en la tostadora.
Butch mira hacia la derecha y su mirada se detiene sobre algo.
Lo que ve es un pequeño y compacto subfusil M61 de fabricación
checa, con un enorme silenciador, que está sobre el mostrador
de la cocina.
BUTCH (en voz baja).: ¡Mierda!
Toma el arma, de aspecto intimidatorio, y la examina...
En ese momento... se oye el ruido del agua en el lavabo.
Butch mira hacia la puerta del cuarto de baño, paralela a la cocina.
Hay alguien detrás de ella.
Como si fuera un conejo atrapado en un campo de rábanos, Butch
se queda petrificado, sin saber que hacer.
En ese momento se abre la puerta del cuarto de baño y por ella
sale Vincent Vega, abrochándose el cinturón de los pantalones.
Lleva en la mano el libro Modesty Blaise, de Peter O'Donnell.
Vincent y Butch se miran a los ojos.
Vincent se queda petrificado.
Butch no se mueve, excepto para apuntar la M61 en dirección a
Vincent.
Ninguno de los dos hombres dice una sola palabra.
Entonces... la tostadora expulsa ruidosamente las dos rebanadas
de Pop Tarts.
Eso es todo lo que necesitaba la situación.
El dedo de Butch aprieta el gatillo.
Ahogados disparos surgen por el cañón del arma.
Vincent queda aparentemente cortado en dos por la rociada de
veinte balas disparadas simultáneamente, que lo levantan del
suelo y lo impulsan por el aire hasta chocar y atravesar la puerta
de cristal de la ducha, situada al fondo del cuarto de baño.
Cuando Butch aparta el dedo del gatillo, Vincent ya está aniquilado.
Butch se queda quieto, extrañado ante lo que acaba de ocurrir.
Su mirada va desde el montón de carne del cuarto de baño, que
momentos antes era Vincent, hasta la poderosa arma que todavía
empuña.
Con el respeto que se merece, Butch vuelve a dejar cuidadosamente
la M61 sobre el mostrador de la cocina.
Luego, abandona rápidamente el apartamento.
56. EXTERIOR. PATIO DE ACCESO AL APARTAMENTO – DE DÍA
Butch, sin correr, pero caminando con rapidez, cruza el patio...
... sale del edificio de apartamentos, cruza la calle...
...se dirige hacia el callejón...
... y llega hasta su coche en una toma continua y rápida.
57. EXTERIOR. HONDA – DE DÍA
Butch pone rápidamente el coche en marcha y se aleja. La amplia
y gran sonrisa del superviviente se extiende lentamente sobre
su rostro.
58. EXTERIOR. CALLE DEL EDIFICIO DEL APARTAMENTO –
DE DÍA

El Honda dobla por la esquina del callejón y cruza lentamente
ante el edificio de apartamentos.
59. INTERIOR. HONDA – DE DÍA
Butch mira por la ventanilla hacia su antigua casa.
BUTCH: Así es como les vas a ganar, Butch. Siguen subestimándote.
Eso hace que el boxeador se eche a reír en voz alta. Mientras
ríe, introduce un casette en la radio del coche. Cuando empieza
a sonar la música, canta a su ritmo.
Conduce ante el apartamento, pero se ve detenido por la luz del
semáforo en la esquina, frente a Teriyaki Donuts.
Butch todavía está riendo y cantando cuando ve:
A TRAVÉS DEL PARABRISAS
Al propio hombre corpulento, a Marsellus Wallace, que sale de
Teriyaki Donut llevando una caja de donuts y dos tazas grandes
de plástico, llenas de café. Baja de la acera, y cruza la calle
delante del coche de Butch. Es la primera vez que vemos con
claridad a Marsellus.
Butch deja de cantar al ver al gran jefe directamente delante de él.
Cuando Marsellus se encuentra delante del coche de Butch,
mira casualmente hacia la izquierda, ve a Butch, continúa caminando...
¡y se detiene!
Doble toma: «¿Estoy viendo realmente lo que estoy viendo?».
Butch no espera a que el gran jefe se responda a su propia pregunta.
Aprieta el pie sobre el pedal del acelerador.
El pequeño Honda golpea a Marsellus a cincuenta kilómetros por
hora, y lo derriba sobre la calzada, incluidos los donuts y el café.
Butch se salta el semáforo, cruzándose con el tráfico que viene
de lado, y es abordado por un Cámaro Z–28 dorado, que rompe
todas las ventanillas del Honda y lo envía sobre la acera.
Butch queda mareado y confuso entre el montón de chatarra que
había sido el Honda de Fabienne. Le sale sangre de las narices.
El cassette, que todavía funciona, sigue sonando. Un peatón
asoma la cabeza por el interior del coche.
PEATÓN: ¡Santo Dios! ¿Está usted bien?
Butch lo mira, anonadado.
BUTCH: Supongo que sí.
Marsellus Wallace está tendido sobre la calle. Unos bobos rodean
el cuerpo.
BOBO NÚM. 1 (dirigiéndose a los demás).: ¡Está muerto! ¡Está
muerto!
Los gritos de aquel estúpido hacen que Marsellus se recupere.
Dos peatones ayudan al conmocionado Butch a salir del coche.
El aturdido Marsellus también se pone en pie.
BOBO NÚM. 2: Si necesita un testigo ante los tribunales, estaré
encantado de ayudarle. Ese hombre era un maníaco
borracho. Le atropello a usted y luego se estrelló contra
aquel coche.
MARSELLUS (todavía incoherente).: ¿Quién?
BOBO NÚM. 2 (señalando hada Butch).: Aquel.
Marsellus sigue el dedo del bobo y ve a Butch Coolidge calle
abajo, hecho una piltrafa.
MARSELLUS: ¡Maldita sea!
El gran jefe saca una automática del 45 y los bobos mirones retroceden.
Marsellus empieza a avanzar hacia Butch.
Butch ve a la feroz figura que se dirige directamente hacia él.
BUTCH: Sacre bleu!
Marsellus levanta el arma y dispara, pero está tan aturdido, tembloroso
y mareado que el brazo le tiembla.
Alcanza en la cadera a una mujer que cae al suelo, gritando.
MUJER: ¡Oh, Dios mío! ¡Me han disparado!
Eso es todo lo que Butch necesita ver. Tiene que salir de allí.
Marsellus corre tras él.
La multitud lo observa todo, boquiabierta.
Butch echa a correr enloquecido, cojeando.
El gran jefe le sigue de cerca, en una carrera un tanto inestable.
Butch cruza el tráfico y se precipita al interior de un establecimiento
con un cartel que dice: «Casa de empeños Mason–Dixon
».
60. INTERIOR. CASA DE EMPEÑOS MASON–DIXON* – DE DÍA
MAYNARD, un joven de aspecto rústico, está detrás del mostrador
de la tienda de empeños cuando, de repente, penetra en su mundo
el caos desatado, en forma de la precipitada figura de Butch.
* La línea Mason-Dixon, por el apellido de los dos astrónomos británicos
del siglo XVIII que la definieron, señala la frontera entre Pennsylvania y Maryland;
en un sentido más amplio, separaba los estados esclavistas del Sur y los «libres
» del Norte antes de la guerra de Secesión. (N. del E.)
MAYNARD: ¿Puedo ayudarle en algo?
BUTCH: ¡Cierra el pico!
Rápidamente, Butch se hace cargo de la situación y se queda de
pie junto a la puerta.
MAYNARD: Eh, espere un momento...
Antes de que Maynard pueda terminar lo que trataba de ser
una amenaza, Marsellus irrumpe en el establecimiento. Pero no
pasa de la puerta, porque Butch le golpea en el rostro con el
puño.
El gángster levanta los pies del suelo a causa de la fuerza del
golpe y aterriza cuan largo es sobre su espalda.
En el exterior, dos coches de la policía se acercan a toda velocidad,
con las sirenas de emergencia ululando.
Butch se abalanza sobre el cuerpo caído y lo golpea dos veces
más en el rostro.
Butch se apodera del arma que Marsellus aún sostiene en la
mano y la sostiene con el dedo medio.
BUTCH: De modo que te gusta dar caza a la gente, ¿eh?*
Suelta el dedo. Marsellus emite un sonido de dolor. Luego,
Butch le coloca el cañón de la 45 entre los ojos, tira hacia atrás
del percutor y coloca la mano abierta por detrás del arma, para
protegerse de las salpicaduras.
BUTCH: Pues, imagínate, gran jefe, que me has atrapado...
MAYNARD (voz).: ¡Alto ahí, maldita sea!
Butch y Marsellus miran a Maynard, que blande amenazadoramente
una escopeta de carga por retroceso, con la que apunta a
los dos hombres.
BUTCH: Mire, señor, nada de esto es asunto suyo...
* En el filme, mientras golpea a Marsellus, repite lo que éste le dijo sobre el
orgullo
MAYNARD: ¡Pues lo hago asunto mío! Y ahora tira ese arma.
Butch así lo hace.
MAYNARD: Y ahora tú, el que está arriba, levántate y acércate
al mostrador.
Lentamente, Butch se incorpora y se acerca al mostrador. En cuanto
llega allí, Maynard se adelanta y le golpea duramente en el
rostro con la culata de la escopeta, derribándolo al suelo, sin sentido.
Una vez que Butch está tumbado y sin sentido, Maynard deja
tranquilamente la escopeta sobre el mostrador y se acerca a donde
está el teléfono.
Marsellus Wallace, desde su posición en el suelo, observa medio
aturdido al propietario de la tienda de empeños, que marca un
número. Maynard espera junto al teléfono hasta que alguien
contesta al otro lado de la línea.
MAYNARD (en el teléfono).: ¿Zed? Soy Maynard. La araña acaba
de atrapar a un par de moscas.
Marsellus pierde el sentido.
LA ESCENA SE FUNDE EN NEGRO
Se ilumina la pantalla
61. INTERIOR. HABITACIÓN TRASERA DE LA TIENDA DE
EMPEÑOS – DE DÍA
Dos encuadres: Butch y Marsellus
ambos están atados en dos sillas separadas. Tienen las bocas
amordazadas (un cinturón alrededor de las cabezas y una pequeña
pelota roja dentro de la boca). Ambos permanecen inconscientes.
Entra Maynard llevando un extintor de incendios, con el
que rocía a los dos hasta que despiertan, empapados como nutrias.
Los dos prisioneros miran al que los ha capturado.
Maynard está de pie ante ellos, con el extintor de incendios en
un mano, la escopeta en la otra y la 45 de Marsellus sobresaliendo
de su cinturón.
MAYNARD: Nadie mata a nadie en mi tienda, excepto yo
mismo o Zed.
Suena un timbre.
MAYNARD: Ese es Zed.
Sin decir nada más, Maynard sube la escalera que conduce a
unas cortinas rojas y las cruza.
Escuchamos, desde el otro lado de las cortinas, a Maynard que
hace pasar a Zed al interior de la tienda.
Butch y Marsellus observan la habitación. El sótano de la casa
de empeños ha sido convertido en una mazmorra. Después de
asimilar la situación en la que se encuentran, Butch y Marsellus
se miran el uno al otro, desaparecido todo rastro de hostilidad
entre ellos, sustituida por el terror que ambos comparten ante la
situación en la que se han metido.
Maynard y Zed aparecen, cruzando las cortinas. Zed* es una
versión todavía más intensa de Maynard, si es que tal cosa fuera
posible. Evidentemente, los dos jóvenes toscos son hermanos.
Mientras que Maynard parece un toro maligno, Zed es una cobra
mortal. Zed se acerca y se detiene delante de los dos cautivos.
Los inspecciona durante largo rato y finalmente dice:
ZED (dirigiéndose a Maynard).: ¿No dijiste que me esperarías?
MAYNARD: Eso dije.
ZED: Entonces, ¿cómo es que parecen haber sido golpeados?
MAYNARD: Se lo hicieron el uno al otro. Estaban luchando
entre ellos cuando entraron. Este se disponía a matar a
aquel otro.
* En el filme es policía.
ZED (dirigiéndose a Butch): ¿Ibas a matarlo?
Butch no se molesta en contestar.
ZED: Eh, ¿estará bien Grace delante de aquí?
MAYNARD: Sí, hoy no es martes, ¿verdad?
ZED: No, es jueves.
MAYNARD: Entonces ella estará bien.
ZED: Trae al Lisiado.
MAYNARD: Creo que el Lisiado está dormido.
ZED: En ese caso, creo que tendrás que despertarlo, ¿no te
parece?
Maynard abre una trampilla que hay en el suelo.
MAYNARD (gritando hacia el agujero del suelo).: ¡Despierta!
Maynard se inclina hacia el agujero del suelo y se incorpora sosteniendo
una traílla. Le da un tirón fuerte y desde abajo, por el
agujero practicado en el suelo, surge el Lisiado.
El Lisiado es un hombre al que mantienen vestido de la cabeza
a los pies con un atuendo de cuero negro. Hay cremalleras, hebillas
y claveteados distribuidos por todo el cuerpo. En la cabeza
lleva una máscara de cuero negro, con dos agujeros para los ojos
y una cremallera (cerrada) para la boca. Lo mantienen en un
agujero practicado en el suelo, lo bastante grande como para contener
apenas a un perro corpulento.
Zed toma la silla, la coloca delante de los dos prisioneros y luego
se sienta en ella. Maynard le entrega a Zed la traílla del Lisiado,
y luego retrocede.
ZED (dirigiéndose al Lisiado).: ¡Abajo!
El Lisiado se arrodilla.
Maynard se mantiene detrás, mientras Zed observa a los dos
hombres, como valorándolos.
MAYNARD: ¿Quién va primero?
ZED: Todavía no estoy seguro.
Luego, con el dedo índice, Zed realiza un silencioso sorteo del
«Pito, pito, colorito...», con su boca murmurando apenas las palabras,
mientras que el dedo se desplaza de un lado a otro, entre
los dos prisioneros.
Buten y Marsellus se sienten aterrorizados.
Maynard mira alternativamente a una y otra de las dos víctimas.
Los ojos del Lisiado pasan de uno a otro, dentro de la máscara.
Zed continúa el silencioso sorteo, con el dedo moviéndose de izquierda
a derecha. Finalmente, se detiene.
Dos encuadres: Butch y Marsellus
Tras una vacilación, la cámara se desplaza hacia la derecha y se
enfoca sobre Marsellus.
Zed se incorpora.
ZED: ¿Quieres hacerlo aquí?
MAYNARD: No, arrastra al más corpulento hasta la vieja habitación
de Russell.
Zed agarra la silla de Marsellus y la arrastra hacia la vieja habitación
de Russell, que sin duda alguna fue un pobre bastardo
que tuvo la desgracia de entrar en la tienda de empeños de Mason–
Dixon. Lo que le sucedió a Russell es algo que sólo saben
Maynard y Zed porque su vieja habitación, una estancia situada
el fondo de la habitación donde se encuentran, está vacía.
Mientras Marsellus es arrastrado hacia allí, intercambia una mirada
con Butch antes de desaparecer por la puerta de acceso a la
vieja habitación de Russell.
MAYNARD (dirigiéndose al Lisiado).: ¡Levántate!
El Lisiado se levanta. Maynard ata la traílla del Lisiado a un
gancho que hay en el techo.
MAYNARD: Vigila a éste.
El Lisiado inclina la cabeza: «Sí». Maynard desaparece en la
vieja habitación de Russell. Allí dentro tiene que haber un
equipo estéreo, porque, de repente, el aire se llena con el sonido
armónico del canto de los Judds.
Butch mira al Lisiado. El Lisiado emite una especie de risita
por debajo de la máscara, como si éste fuera el momento más divertido
en la historia de la comedia.
Desde detrás de la puerta, escuchamos música country, forcejeos y:
MAYNARD (voz).: Por lo visto, este tipo nos va a dar un poco
de guerra.
A continuación oímos a Maynard y Zed que golpean a Marsellus.
ZED (voz).: ¿Quieres luchar? ¿Quieres luchar? Bien, ¡a mí
me encanta luchar!
Butch se queda quieto y escucha las voces. Luego, atenazado
por el pánico, hace apresurados esfuerzos por liberarse.
El Lisiado ríe salvajemente.
Las cuerdas están demasiado apretadas y Butch no puede liberarse.
El Lisiado se golpea en la rodilla, sin dejar de reír.
Desde la habitación del fondo, escuchamos:
MAYNARD (voz).: Eso es... Eso es, muchacho. Lo estás haciendo
estupendamente. Ooooh, justo así... Así está bien. (Gruñendo
entrecortadamente.) ¡Quédate quieto! ¡Quédate quieto
maldita sea! Zed, maldita sea, ven aquí y sujétalo.
Butch deja de forcejear y, apoyándose en la silla sobre las palmas
de las manos, levanta los brazos. Entonces, con toda facilidad,
el respaldo acolchado de la silla se desliza hacia arriba y se
desprende como si nunca hubiera estado sujeto por tornillos.
El Lisiado, al verlo, abre mucho los ojos.
EL LISIADO: ¿Eh?
El Lisiado se debate salvajemente, tratando de soltar la traílla
del gancho del techo. Intenta gritar, pero lo único que sale de su
boca son gorgoteos y gruñidos excitados.
Butch se ha levantado de la silla y rápidamente le propina tres
buenos directos de boxeador sobre el rostro. Los golpes hacen
perder el sentido al Lisiado, que cae de rodillas, con lo que se
ahorca a sí mismo de la traílla colgada del gancho del techo,
Butch se quita la pelota que obturaba su boca. Luego, silenciosamente,
se dirige hacia las cortinas rojas.
62. INTERIOR. TIENDA DE EMPEÑOS – DE DÍA
Butch se desliza hacia la puerta.
Sobre el mostrador hay un gran manojo de llaves, con una Z
conectada a la anilla. Las coge y se dispone a salir cuando se detiene
y escucha a los montañeses psicópatas que se están divirtiendo
con Marsellus.
Butch llega a la conclusión de que no puede dejar a nadie en una
situación como aquella. Así pues, empieza a buscar por la tienda de
empeños un arma con la que aplastar la cabeza a aquellos zafios
montañeses.
Toma un gran martillo, de aspecto destructivo, pero luego lo descarta;
no le parece lo bastante destructivo. Toma una motosierra,
pero se lo piensa un momento y la vuelve a dejar. A continuación
sopesa un bate de béisbol de Louisville. Pero entonces descubre lo
que andaba buscando:
Una espada de samurai
Cuelga de un clavo de la pared, embutida en su vaina de madera
tallada a mano, junto a un cartel de neón que dice «La anticuada
cerveza podrida de papá». Butch descuelga la espada de la
pared, y la saca de la vaina. Es una magnífica pieza de acero. Parece
brillar bajo la luz de bajo voltaje de la tienda de empeños.
Butch toca con el pulgar el filo de la hoja para ver si tiene corte sufidente.
Es más que suficiente. Tan afilada como pudiera estarlo.
Este arma parece hecha a propósito para los Hermanos Grimm de
allá abajo. Sosteniendo la espada con la punta hacia abajo, al estilo
Takakura Ken, desaparece a través de las cortinas rojas, dispuesto
a poner fin a aquel asunto.
63. INTERIOR. HABITACIÓN TRASERA DE LA TIENDA
DE EMPEÑOS – DE DÍA
Butch desciende en silencio la escalera que conduce a la mazmorra.
Por detrás de la puerta cerrada que conduce a la vieja habitación
de Russell todavía se oye a los sodomitas y a los Judds.
64. INTERIOR. VIEJA HABITACIÓN DE RUSSELL – DE DÍA
La mano de Butch aparece en el encuadre y empuja la puerta
con suavidad. La puerta se abre en silencio y deja al descubierto a
los violadores, que han intercambiado sus posiciones. Ahora, Zed
está inclinado sobre Marsellus, doblado a su vez sobre un caballo
de madera. Maynard les observa. Ambos están de espaldas a
Butch.
Maynard se halla situado frente a la cámara, y sonríe burlonamente,
mientras Butch se le acerca por detrás, con la espada.
Sintiéndose miserable, violado y con el aspecto de una muñeca
de trapo, Marsellus, con la pelota roja todavía dentro de la boca,
abre los acuosos ojos para ver a Butch que se acerca por detrás de
Maynard. Sus ojos se abren desmesuradamente.
BUTCH: Eh, montañés.
Maynard se da media vuelta y ve a Butch que sostiene la espada.
Butch lanza un grito y con enérgico movimiento del brazo raja
en diagonal el pecho de Maynard y pasa junto a él, con la mirada
y la hoja apuntando hacia Zed.
Maynard empieza a temblar, con el pecho abierto, conmocionado.
Butch, sin apartar la mirada de Zed ni por un momento,
impulsa la espada por detrás de él, ensartando a Maynard.
Luego la retira y apunta la hoja hada Zed. Maynard se derrumba.
Zed se separa apresuradamente de Marsellus y su mirada va
desde la punta de la espada de Butch hasta la 45 automática de
Marsellus, que está a su alcance.
La mirada de Butch sigue el movimiento de los ojos de Zed.
BUTCH: ¿Quieres ese arma, Zed? Vamos, tómala.
La mano de Zed avanza unos milímetros hacia el arma.
Butch aprieta con más fuerza el mango de la espada.
Zed estudia a Butch.
Butch mira duramente a Zed.
En ese momento, una voz dice:
MARSELLUS (voz).: Hazte a un lado, Butch.
Butch se aparta y deja al descubierto a Marsellus, de pie tras
él, que sostiene la escopeta de retroceso de Maynard.
¡BOOOM!
Zed es alcanzado en la entrepierna. Se derrumba, lanzando
gritos de agonía.
Marsellus, que observa al gimoteante violador, expulsa el casquillo
usado de la escopeta.
Butch baja la espada y retrocede. Nadie dice nada, hasta que:
BUTCH: ¿Estás bien?
MARSELLUS: No, maldita sea. Estoy lejos de sentirme bien.
Se produce una larga pausa.
BUTCH: ¿Y ahora qué?
MARSELLUS: ¿Que ahora qué? Déjame decirte lo que voy a
hacer ahora. Llamaré a un par de negros para que empiecen
a trabajar en este sitio con un par de tenazas y un soplete.
(Dirigiéndose a Zed.) ¿Oyes lo que digo, montañés?
Todavía no he terminado contigo. Voy a fundirte el culo
al estilo medieval.
BUTCH: Me refiero a qué hacemos ahora entre tú y yo.
MARSELLUS: Ah, ¿te refieres a eso? Bueno, deja que te diga
lo que vamos a hacer ahora tú y yo. No hay nada que
hacer entre tú y yo. Ya no.
BUTCH: ¿Asunto solucionado?
MARSELLUS: Sí, hombre, asunto solucionado. Pero te pido
una cosa, mejor dicho dos: no le cuentes a nadie lo que
ha ocurrido aquí. Toda esta mierda queda entre tú y yo y
el señor violador, que pronto vivirá en un dolor agónico
el resto de su corta vida de mierda. Lo ocurrido aquí no
es asunto de nadie más. Lo segundo es que abandones la
ciudad. Esta misma noche. Ahora mismo. Y cuando te
hayas largado, permanece lejos. Has perdido tus privilegios
en Los Angeles. ¿De acuerdo?
BUTCH: De acuerdo.
Los dos hombres se estrechan las manos y luego se abrazan.
MARSELLUS: Y ahora vete. Lárgate de aquí.
Butch abandona la vieja habitación de Russell y pasa a través
de las cortinas rojas. Mientras tanto, Marsellus se dirige al
teléfono y marca un número.
MARSELLUS (hablando por teléfono).: Hola, señor Lobo, soy
Marsellus. Estoy metido en cierto problema.
65. EXTERIOR. TIENDA DE EMPEÑOS MASON–DIXON –
DE DÍA
Butch, que todavía tiembla como una hoja, sale de la tienda de
empeños. Mira hacia adelante y ve, aparcada delante del establecimiento
la gran motocicleta cromada de Zed, con un depósito de
combustible en el que aparece el nombre «Grace». Se sube a la
mota, saca el manojo de llaves con la gran Z y pone la moto en
marcha, que ruge como un cohete a punto de ser lanzado en òrbita.
Butch hace girar el manillar del acelerador y se aleja a toda velocidad.
Retrocedemos y avanzamos entre...
66. INTERIOR. HABITACIÓN DEL MOTEL DE BUTCH Y
FABIENNE – DE DÍA
Fabienne está de pie delante de un espejo, con una camiseta
en la que aparece impreso: «Frankie dice: relájate», cantando
al son de la música que brota de una radio.
67. EXTERIOR. CALLE DE LA CIUDAD. MOTOCICLETA
(en movimiento) – DE DÍA

Butch desciende por la calle, montado en una enorme motocicleta
llamada «Grace». Comprueba el reloj de su padre. Son las 10,30.
La canción que suena en la habitación del motel se escucha sobre
esta escena.
68. EXTERIOR. HABITACIÓN DEL MOTEL – DE DÍA
Butch llega montado en Grace. Desciende y entra en la habitación
del motel, mientras la cámara se queda con la motocicleta.
FABIENNE (voz).: ¡Oh, Butch, estaba tan preocupada!
BUTCH: Cariño, coge la radio y el bolso y vamonos.
FABIENNE (voz).: ¿Y qué hacemos con todas nuestras maletas?
BUTCH: Al infierno con las maletas. Perderemos el tren si
no nos largamos ahora mismo.
FABIENNE (voz).: ¿Está todo bien? ¿Corremos algún peligro?
BUTCH: La situación se ha arreglado. De hecho, todo se ha
arreglado. Pero tenemos que marcharnos. Te esperaré fuera.
Butch sale y vuelve a montar sobre la motocicleta. Fabienne sale
de la habitación del motel con la radio y un gran bolso. Al ver a
Butch montado en la moto, se detiene asombrada.
FABIENNE: ¿De dónde has sacado esta moto?
BUTCH (la pone en marcha de una patada).: Es una buena moto,
cariño, vamos, sube.
Lentamente, Fabienne se acerca al diablo de dos ruedas.
FABIENNE: ¿Qué le ha ocurrido a mi Honda?
BUTCH: Lo siento, muñeca, estrellé tu Honda.
FABIENNE: ¿Estás herido?
BUTCH: Puede que me haya roto la nariz. Nada importante.
Vamos, sube.
Ella no se mueve.
Butch se vuelve a mirarla.
BUTCH: Cariño, tenemos que ponernos en marcha ahora
mismo.
Fabienne se echa a llorar.
Butch se da cuenta de que no es esa la forma de hacerla subir a
la moto. Apaga el motor, extiende una mano hacia ella y la
toma de la suya.
BUTCH: Lo siento, cariño.
FABIENNE (sin dejar de llorar).: Has estado fuera tanto tiempo...
Empezaba a tener pensamientos horribles.
BUTCH: Siento haberte preocupado, dulzura. Todo está
bien. Eh, ¿qué tal el desayuno?
FABIENNE (secándose un poco las lágrimas).: Estuvo bien...
BUTCH: ¿Te comiste las tortitas de frambuesa?
FABIENNE: No, no tenían tortitas de frambuesa. Tuve que
tomar leche de manteca. ¿Estás seguro de que te encuentras
bien?
BUTCH: Cariño, desde el mismo instante en que te dejé,
éste ha sido el día más extraño de toda mi vida. Vamos,
sube y te contaré todo lo que pasó.
Fabienne sube por fin a la moto. Butch la pone en marcha de
nuevo.
FABIENNE: Butch, ¿de quién es esta moto?
BUTCH: Es una chopper.
FABIENNE: Bueno, pero ¿de quién es?
BUTCH: De Zed.
FABIENNE: ¿Y quién es Zed?
BUTCH: Zed está muerto, cariño. Zed está muerto.
Y tras decir esto, los dos enamorados se alejan montados en
Grace, mientras aumenta el sonido de la canción.
LA ESCENA SE FUNDE EN NEGRO
Sobre el negro, aparece un título:


JULES,
VINCENT,
JIMMIE Y EL LOBO*

Sobre el negro, oímos en la distancia a unos hombres hablando:
JULES (voz).: ¿Has leído la Biblia alguna vez, Brett?
BRETT (voz).: ¡Sí!
JULES (voz).: Hay un pasaje que he memorizado y que parece
apropiado para esta situación. Es de Ezequiel, veinticinco,
diecisiete y dice: «El camino del justo se ve asediado
por todas partes por las iniquidades del egoísmo y la
tiranía de los hombres malos...»
LA ESCENA SE ILUMINA

69. INTERIOR. CUARTO DE BAÑO – DE DÍA
Nos encontramos en el cuarto de baño del apartamento de Hollywood
donde estábamos antes. De hecho, es exactamente el mismo
momento, excepto que esta vez estamos en el cuarto de baño con el
cuarto hombre. El cuarto hombre se revuelve de un lado a otro,
dentro de la pequeña estancia, y escucha con atención lo que se dice
al otro lado de la puerta, al mismo tiempo que aferra con fuerza su
enorme Magnum 357 plateada.

* En el filme, el título es «La situación con Bonnie»; Bonnie es la mujer de
Jimmie, pero también significa «feliz», otra ironía del autor.

JULES (voz): «...Bendito sea aquel que, en nombre de la caridad
y de la buena voluntad, pastorea a los débiles a través
del valle de la oscuridad, pues él es el verdadero protector
de su hermano, el que encuentra a los niños
perdidos. Y yo actuaré con terribles venganzas y furiosos
escarmientos contra aquellos que intenten envenenar y
destruir a mis hermanos. Y sabréis que yo soy Yahveh,
cuando os aplique mi venganza.»
¡BANG! ¡BANG! ¡BUUM! ¡POG! ¡BAM BAM BAM BAM BAM!
El cuarto hombre se encoge. Se deja caer contra la pared del fondo,
con el arma extendida delante de él y una profunda expresión
de miedo en el rostro, preparado para volar por la mitad a
cualquiera lo bastante estúpido como para asomar la cabeza por
aquella puerta.
Luego, les oye hablar.
VINCENT (voz).: ¿Es amigo tuyo?
JULES (voz).: Sí. Marvin, este es Vincent. Vincent, ese es
Marvin.
Esperar allí no es lo más inteligente que podría hacer. La única
forma de salir de esta situación seria irrumpir por la puerta y
volarles la cabeza a todos mientras estuvieran desprevenidos.
70. INTERIOR. APARTAMENTO – DE DÍA
Entonces, de repente, se abre de golpe la puerta del cuarto de
baño y el cuarto hombre se lanza hacia afuera con la Magnum
plateada en la mano. Hace seis atronadores disparos.
CUARTO HOMBRE: ¡Muere..., muere..., muere..., muere...,
muere!
La cámara se mueve alrededor del cuarto hombre, que lanza un
grito maníaco de venganza hasta que se le acaban las balas.
Luego, una expresión de confusión cruza por su rostro.
DOS ENCUADRES: JULES Y VINCENT
El uno junto al otro, sin haber sufrido el menor daño. Por extraño
que parezca, ninguna de las balas ha alcanzado a nadie.
Jules y Vincent se miran como si se preguntaran: «¿Nos ha
dado?». Se sienten tan confundidos como el que ha disparado.
Después de mirarse el uno al otro, se vuelven a mirar al cuarto
hombre.
CUARTO HOMBRE: No comprendo...
El cuarto hombre sale volando, fuera del encuadre, a causa de
las balas que lo hacen pedazos y que, a diferencia de las suyas,
dan en el blanco. Cae muerto instantáneamente.
Los dos hombres bajan sus armas. Jules, evidentemente conmocionado,
se deja caer sobre una silla. Vincent, tras un momento
de silencio, se encoge de hombros. Luego se dirige hacia Marvin,
que está en un rincón.
VINCENT: ¿Por qué demonios no nos has dicho que ese
tipo estaba en el cuarto de baño? ¿Se te había olvidado?
¿Olvidaste que estaba escondido ahí con ese condenado
cañón en la mano?
JULES (hablando consigo mismo).: Deberíamos estar jodidamente
muertos ahora. (Pausa). ¿Has visto el arma que ha disparado
contra nosotros? Era más grande que él.
VINCENT: Un 357.
JULES: ¡Deberíamos estar jodidamente muertos!
VINCENT: Sí, hemos tenido suerte.
Jules se levanta y se acerca a Vincent.
JULES: Esta mierda no ha sido sólo suerte. Esta mierda ha
sido algo más.
Vincent se prepara para marcharse.
VINCENT: Sí, quizá.
JULES: Eso ha sido... la intervención divina. ¿Sabes lo que es
la intervención divina?
VINCENT: Sí, creo que sí. Significa que Dios bajó del cielo
y detuvo esas balas.
JULES: Sí, hombre, eso es lo que significa. ¡Eso es exactamente
lo que significa! Que Dios ha bajado del cielo y
ha detenido esas balas.
VINCENT: Creo que ahora deberíamos marcharnos.
JULES: ¡No hagas eso! ¡No hagas nada de eso! No desprecies
esta mierda. ¡Lo que acaba de suceder ha sido un jodido
milagro!
VINCENT: Vamos, cálmate Jules. Estas cosas suceden a veces.
JULES: No, te equivocas. Cosas así no suceden.
VINCENT: ¿Quieres continuar con esta discusión teológica
en el coche o en la cárcel, con los polis?
JULES: ¡Deberíamos estar jodidamente muertos ahora, amigo
mío! Acabamos de ser testigos de un milagro, y tú ni
siquiera lo reconoces.
VINCENT: Está bien, hombre, fue un milagro. ¿Podemos
marcharnos ahora?
71. EXTERIOR. EDIFICIO DE APARTAMENTOS DE
HOLLYWOOD – POR LA MAÑANA
El Chevy Nova se pone en marcha y se aleja entre el tráfico.
72. INTERIOR DEL NOVA (en movimiento) – POR LA
MAÑANA

Jules esta al volante, con Vincent en el asiento del pasajero, y
Marvin sentado en el asiento trasero.
VINCENT: ¿Has visto alguna vez el programa «Policías»? Yo
lo vi una vez y hablaba aquel policía que se vio metido
una vez en un tiroteo con un tipo en un pasillo. Descargó
su arma sobre el tipo y no acertó en el blanco ni una
sola vez. Y los dos se encontraban en un pasillo. Es algo
extraordinario, pero a veces sucede.
JULES: Si quieres jugar a ser un ciego, entonces vete con un
pastor. Pero yo tengo los ojos jodidamente abiertos.
VINCENT: ¿Qué demonios significa eso?
JULES: Que ya está bien para mí. A partir de ahora, me
puedes considerar como un jubilado.
VINCENT: ¡Santo Dios!
JULES: ¡No blasfemes!
VINCENT: Maldita sea, Jules...
JULES: Te he dicho que no digas esas cosas...
VINCENT: ¡Estás mortalmente asustado!
JULES: Hoy mismo le voy a decir a Marsellus que yo ya he
terminado.
VINCENT: Pues cuando se lo digas, asegúrate de explicarle
por qué.
JULES: No te preocupes, así lo haré.
VINCENT: Te apuesto diez mil dólares a que se troncha de
risa.
JULES: Me importa un bledo que lo haga.
Vincent se vuelve hada el asiento de atrás, con el 45 empuñado
con naturalidad.
VINCENT: Marvin, ¿a ti qué te parece todo esto?
MARVIN: Yo no tengo opinión.
VINCENT: Vamos, Marvin. ¿Crees que Dios ha bajado del
cielo y ha detenido esas balas?
El 45 de Vincent dispara una sola vez. ¡BANG!
Marvin es alcanzado en la parte superior del pecho, por debajo
del cuello. La sangre borbotea por la herida y el cuerpo se estremece.
*
JULES: ¿Qué demonios ocurre aquí?
VINCENT: Le he disparado accidentalmente a Marvin en el
cuello.
JULES: ¿Por qué diablos has hecho eso?
VINCENT: No tenía la intención de hacerlo. Ya te he dicho
que ha sido un accidente.
JULES: En mis tiempos he visto a más de un loco hacer lo
mismo...
VINCENT: Cierra el pico, hombre. Fue un accidente, ¿de
acuerdo? Cogiste un bache o algo así y el arma se me
disparó.
JULES: ¡El coche no cogió ningún jodido bache!
VINCENT: Mira, no tenía la intención de dispararle a este
hijo de puta. El arma, simplemente, se me disparó. ¡Y
no me preguntes cómo! Creo que lo más humano que
podemos hacer ahora es ahorrarle miserias al pobre
bastardo.
JULES (sin podérselo creer).: ¿Quieres volver a dispararle?
VINCENT: El tipo está sufriendo. Creo que es lo más correcto.
* En el filme, un único disparo vuela la cabeza de Marvin
Marvin, a pesar de sufrir, está escuchando la discusión, sin
poder dar crédito a sus oídos.
Después de una pausa.

JULES: Realmente, esto no es justo.
Vincent se da media vuelta hacia el asiento de atrás, y coloca
el cañón del 45 contra la frente de Marvin. Los ojos de Marvin
son tan grandes como platos. Intenta hablar, convencer a
Vince de que no lo haga, pero cuando abre la boca no sale
por ella más que un gorgoteo.
JULES: Marvin, sólo quiero disculparme contigo. Yo no
tengo nada que ver con esta mierda. Y quiero que sepas
que esta es una decisión jodida.
VINCENT: Está bien, Poncio Pilatos, cuando cuente tres
haz sonar el claxon. Uno..., dos...
Primer plano del volante.
VINCENT (voz).: ... tres.
Jules aprieta con fuerza el claxon. Se oye el sonido del claxon
y del disparo.
Cuando la cámara vuelve a enfocar a los dos hombres, el coche
está completamente cubierto de sangre. Lo ha salpicado
todo, incluidos los propios Jules y Vincent.
JULES: ¡Santo Dios Todopoderoso!
VINCENT (hablando para sí mismo).: Que te jodan.
JULES: ¡Fíjate la que has armado! Conducimos en medio de
la ciudad, a plena luz del día y...
VINCENT: Lo sé, lo sé. No se me ocurrió pensar en las salpicaduras.
JULES: ¡Pues será mejor que lo pienses ahora, maldito hijo
de puta! Vamos a tener que abandonar el coche en cualquier
parte. Los policías suelen darse cuenta cuando uno
conduce un coche lleno de jodida sangre.
VINCENT: ¿No podemos llevarlo hasta algún lugar amistoso?
JULES: Estamos en el Valle, Vincent. Marsellus no tiene lugares
amistosos en el Valle.
VINCENT: Bueno, no me mires así. Al fin y al cabo, esta es
tu ciudad, Jules.
Jules saca un teléfono celular y empieza a marcar números.
VINCENT: ¿A quién llamas ahora?
JULES: A un amigo mío en Toluca Lake.
VINCENT: ¿Dónde está Toluca Lake?
JULES: Al otro lado de la colina, junto a los Estudios Burbank.
Si Jimmie no está en casa, no sé qué diablos vamos
a hacer. No tengo ningún otro amigo con el que me
pueda poner en contacto por el 818. (Hablando por teléfono.)
Jimmie! Qué tal estás, hombre. Soy Jules. (Pausa.)
Escucha, yo y un compañero estamos metidos en un
buen lío. Nos encontramos en un coche que tenemos
que abandonar rápido. Necesito utilizar tu garaje durante
un par de horas. (Pausa.) Jimmie, sabes que no puedo hablar
de esta mierda a través de un teléfono celular. Pero
lo que te puedo decir es que tengo el culo al aire y te
pido una especie de santuario hasta que nuestra gente
pueda pasar a recogernos. (Pausa.) Te lo agradezco mucho,
hombre... (Pausa.) Ya nos habremos marchado para
entonces. (Pausa.) Jimmie, sé muy bien cuál es tu situación.
No voy a joderte las cosas. Te doy mi palabra,
compañero. Ella no se enterará de que estamos ahí. (Pausa.)
Cinco minutos. Hasta luego.
Cierra el teléfono y se vuelve a mirar a Vincent.
JULES: Solucionado. Pero su mujer regresa a casa de trabajar
dentro de una hora y media y para entonces tenernos
que haber salido de allí.
73. EXTERIOR. CASA DE JIMMIE – POR LA MAÑANA
El Nova entra en el garaje de una casa de dos dormitorios, en
los suburbios.
74. INTERIOR. CUARTO DE BAÑO DE JIMMIE – DE DÍA
Jules está inclinado sobre el lavabo, lavándose las manos ensangrentadas,
mientras Vincent está situado tras él.
JULES: Tenemos que ser realmente delicados con la situación
de Jimmie. Estuvo a punto de sacarnos a patadas
por la puerta.
VINCENT: Y si nos saca a patadas, ¿qué vamos a hacer?
JULES: Bueno, no nos marcharemos hasta no haber hecho
un par de llamadas telefónicas. Pero no querría que se
llegara a ese extremo. Jimmie es amigo mío y no se entra
en casa de un amigo y se le empieza a decir esto y aquello.
Jules se incorpora y se seca las manos. Vincent ocupa su lugar
ante el lavabo.
VINCENT: Sólo tienes que decirle que no sea insultante. Se
quedó aterrorizado cuando vio a Marvin.
JULES: Ponte en su lugar. Son las ocho de la mañana. Acaba
de despertarse y no estaba preparado para esta mierda.
No olvides quién está haciendo un favor a quién.
Vincent termina de lavarse, y se seca las manos en una toalla
blanca.
VINCENT: Si el precio de ese favor es que tengo que aceptar
su mierda, se puede meter el favor en el culo.
Cuando Vincent ha terminado de secarse las manos, la toalla
está manchada de rojo.
JULES: ¿Qué demonios acabas de hacer con esta toalla?
VINCENT: Sólo me he secado las manos.
JULES: Se supone que antes tenías que habértelas lavado.
VINCENT: Tú mismo viste cómo me las lavaba.
JULES: Sólo vi cómo te las humedecías un poco.
VINCENT: Me las he lavado. La sangre es difícil de quitar.
Quizá si tuviera algo de Lava podría hacerlo mejor.
JULES: Yo he utilizado el mismo jabón que tú y cuando he
terminado la toalla no parecía una jodida compresa Maxie.
Mira, a la mierda, ¿vale? ¿A quién le importa? Pero
son mierdas como ésta las que van a hacer hervir esta
situación. Si él entrara aquí y viera esa toalla... Te aconsejo,
Vincent, que mantengas la calma. Porque si tengo
jaleo con Jimmie por tu causa... Mira, no quiero amenazarte.
Te respeto y todo esto, pero no me coloques en
esa situación.
VINCENT: Jules, si me lo pides con tanta amabilidad, no hay
ningún problema. Él es amigo tuyo, así que encárgate tú
de manejarlo.
75. INTERIOR. COCINA DE JIMMIE – POR LA MAÑANA
Hay tres hombres de pie en la cocina de Jimmie, cada uno de
ellos con una taza de café. Jules, Vincent y JIMMIE DIMMICK, un
hombre joven, de poco menos de treinta años, que viste un batín.
JULES: Maldita sea, Jimmie, esto es algo condenadamente
bueno. Yo y Vincent nos habríamos sentido satisfechos
con cualquier café, pero a ti se te ocurre servirnos este,
que es de primera calidad. ¿De qué marca es?
JIMMIE: Déjalo ya, Jules.
JULES: ¿Qué?
JIMMIE: No soy un estúpido, así que ya puedes dejar de darme
palmaditas en la espalda. No necesito que me digas lo
bueno que es mi café. Soy yo el que lo compra, y lo sé
condenadamente bien. Cuando es Bonnie la que va de
compra, no trae más que mierda. Pero yo compro del
mejor, porque soy yo el que lo tomo. Pero en lo que
pienso en estos momentos no es en el café que se sirve en
mi cocina, sino en el negro muerto que está en mi garaje.
JULES: Jimmie...
JIMMIE: ... Soy yo el que está hablando. Y ahora deja que te
haga una pregunta, Jules. Cuando llegaste aquí, ¿viste un
cartel delante de la casa que ponía «Almacén de negros
muertos»?
Jules intenta volver a aplacarlo...
JIMMIE:... No, contéstame a mi pregunta. ¿Has visto un cartel
delante de mi casa que ponga «Almacén de negros
muertos»?
JULES (siguiéndole el juego).: No, hombre, no lo vi.
JIMMIE: ¿Y sabes por qué no has visto ese cartel?
JULES: ¿Por qué?
JIMMIE: ¡Porque almacenar negros muertos no es asunto
mío!
Jules intenta aplacarlo de nuevo.
JIMMIE: ¡Espera, porque no he terminado aún! ¿Es que no
comprendes que si Bonnie regresa a casa y encuentra un
muerto en la casa voy a tener que divorciarme? Nada de
consejeros matrimoniales, nada de separación a prueba...
Directa y jodidamente divorciado. Y no quiero ser un jodido
divorciado. La última vez que Bonnie y yo hablamos
de esta mierda iba a ser la última vez que ella y yo
habláramos de esta mierda. Deseo ayudarte, Jules, de veras
que lo deseo, pero no estoy dispuesto a perder por
ello a mi mujer.
JULES: Jimmie...
JIMMIE: ¡No me jodas otra vez con «Jimmie»! Con eso ya
no consigues nada. No puedes decirme nada por lo que
pueda olvidar que amo a mi esposa. Ahora trabaja en el
turno de noche en el hospital. Regresará a casa en menos
de hora y media, así que haz tus llamadas telefónicas,
habla con tu gente y luego lárgate de mi casa.
JULES: Eso es todo lo que deseo. No queremos joderte. Sólo
necesitamos llamar a nuestra gente para que venga a buscarnos.
JIMMIE: Entonces te sugiero que empieces a hacerlo. El teléfono
está en mi dormitorio.
Mientras Jules cruza la habitación para salir.
JULES (hablando por encima del hombro).: Eres un buen amigo,
Jimmie. Eres un jodido buen amigo.
JIMMIE (para sí mismo).: Sí, sí, sí, sí. Soy un buen amigo.
Buen amigo, mal esposo y pronto ex esposo. (Levanta la
mirada y ve a Vincent.) ¿Y quién demonios eres tú?
VINCENT: Soy Vincent. Y, Jimmie, un montón de gracias.
Los dos hombres se echan a reír.
JIMMIE: No hay de qué.
Marsellus Wallace está sentado ante la mesa de comedor,* envuelto
en un cómodo y gran batín, comiendo un enorme desayuno,
mientras habla por teléfono.
MARSELLUS: ... bien, ¿y dices que ella regresa a casa? ¿Qué
crees que hará? (Pausa.) No me digas que quedará aterrorizada.
Eso no es una respuesta. Tú la conoces. Yo no.
¿Cuánto, mucho o sólo un poco?
77. INTERIOR. DORMITORIO DE JIMMIE – POR LA MAÑANA
Jules camina de un lado a otro en el dormitorio de Jimmie, con
el teléfono.
JULES: Tienes que apreciar el elemento explosivo que hay
en esta situación con Bonnie. Si regresa a casa después de
una dura jornada de trabajo y se encuentra a un puñado
de gángsters haciendo un montón de mierda de gángsters
en su cocina, no hay forma de saber qué será capaz de
hacer.**
MARSELLUS: Hablemos de lo que no se puede hablar.
JULES: La posibilidad existe, aunque no lo creo probable.
MARSELLUS: ¿Por qué posible pero no probable?
JULES: Porque si nos vemos obligados sabes que yo mismo
me ocuparé del asunto. Pero no nos vamos a ver obligados,
porque tú nos vas a solucionar este problema. Vas a
* En el montaje definitivo, en el jardín de su casa.
** En el montaje definitivo hay un breve flash que representa la escena,
mientras Jules habla en off.

hacerte cargo de nosotros, a sacarnos el culo del frío y
dejarlo donde se está calentito. Porque si voy a tener que
enfrentarme con mi amigo a causa de su esposa, debido a
tu muchacho Vincent, voy a tener malos sentimientos.
MARSELLUS: Eso lo he comprendido, Jules. Lo único que
hago es contemplar las posibilidades.
JULES: No quiero oír hablar de posibilidades. Lo único que
deseo oírte decir es: «No te preocupes, Jules, no tienes
ningún problema. Me voy a poner en marcha. Vuelve
junto a ellos y espera a la caballería, que llegará directamente
».
MARSELLUS: No te preocupes, Jules, no tienes ningún problema.
Me voy a poner en marcha. Vuelve junto a ellos y
espera a la caballería, que llegará directamente.
JULES: ¿Vas a enviar al Lobo?
MARSELLUS: ¿Te sientes mejor?
JULES: Mierda de negro, eso es todo lo que tenías que decir.
78. INTERIOR. SUITE DE HOTEL – POR LA MAÑANA
La cámara mira a través de la puerta del dormitorio de una suite
de hotel, hacia el salón principal. Vemos un juego del siete y
medio en el que participan varios jugadores vestidos con esmoquin
y damas con elegantes vestidos de noche. La cámara gira a la derecha
para revelar, sentado sobre la cama, con el teléfono en la mano,
de espaldas, a WINSTON WOLF, apodado «EL LOBO».
También vemos que EL LOBO tiene un pequeño bloc de notas
en el que escribe los detalles.
EL LOBO (hablando por teléfono).: ¿Ella es de las histéricas?
(Pausa.) ¿Cuándo tiene que llegar? (Anota algo.) ¿Me das
de nuevo los nombres principales? (Anota algo.) Jules...
La cámara enfoca el bloc de notas, donde aparece escrito:
1265 Riverside Drive
Toluca Lake
1 cuerpo (sin cabeza)
Coche ensangrentado
Jules (negro).
EL LOBO: ... Vincent..., Jimmie..., Bonnie...
Anota:
Vincent (Dean Martin)
Jimmie (casa)
Bonnie (9,30).
EL LOBO: Espera una llamada hacia las 10,30. Está a unos
30 minutos de distancia. Estaré allí a las diez.
Cuelga el teléfono. En ningún momento vemos su cara.
CORTE A:
Pequeño título sobre negro:
«NUEVE MINUTOS Y TREINTA Y NUEVE SEGUNDOS
MÁS TARDE»
CORTE A:
79. EXTERIOR. CALLE DE JIMMIE – POR LA MAÑANA
Un Porsche plateado dobla la esquina que conduce a la casa de
Jimmie, en conducción rápida. A una velocidad de casi 200 km/h,
el Porsche se detiene en muy poco espacio delante de la casa de
Jimmie.
Un dedo con anillo aprieta el timbre de la puerta: ding dong.
80. INTERIOR. CASA DE JIMMIE – POR LA MAÑANA
Jimmie abre la puerta. Vemos, ante el umbral, al hombre vestido
de esmoquin. Consulta con su bloc de notas y luego levanta la
mirada hacia Jimmie.
EL LOBO: Tú eres Jimmie, ¿verdad? ¿Es esta tu casa?
JIMMIE: Sí.
EL LOBO (extiende la mano).: Soy Winston Wolf. Soluciono
problemas.
JIMMIE: Bien, porque tenemos uno.
EL LOBO: Eso he oído decir. ¿Puedo entrar?
JIMMIE: Por favor.
Los dos hombres entran en el comedor.
EL LOBO: Deseo transmitirte la gratitud del señor Wallace
por la ayuda que estás ofreciendo en esta cuestión. Permíteme
asegurarte, Jimmie, que la gratitud del señor Wallace
es algo muy valioso.
En el comedor, Jules y Vincent se levantan.
EL LOBO: Tú tienes que ser Jules, lo que hace que tú seas
Vincent. Bien, caballeros, vayamos al grano. Si he sido
informado correctamente, nos queda poco tiempo, ¿verdad,
Jimmie?
JIMMIE: Correcto.
EL LOBO: Tu esposa, Bonnie... (Consulta su bloc de notas.)
... regresa a casa a las 9,30, ¿es así?
JIMMIE: En efecto.
EL LOBO: Se me ha dado a entender que si regresa a casa y
nos encuentra aquí no se sentirá muy complacida.
JIMMIE: No, no le gustará.
EL LOBO: Eso nos permite disponer de cuarenta minutos
para sacar el condenado Dodge, lo que debe ser más que
suficiente si hacéis lo que diga cuando lo diga. Ahora tenéis
un cadáver en el coche, menos una cabeza, en un
garaje. Llevadme hasta allí.

81. INTERIOR. GARAJE DE JIMMIE – POR LA MAÑANA
Los tres hombres se mantienen algo apartados mientras El Lobo
examina el coche. Estudia el coche en silencio, abre la puerta, mira
al interior, lo rodea.
EL LOBO: ¿Jimmie?
JIMMIE: Sí.
EL LOBO: Hazme un favor, ¿quieres? Creo que he olido a
café. ¿Me puedes traer una taza?
JIMMIE: Claro. ¿Cómo lo toma?
EL LOBO: Con mucha crema y mucho azúcar.
Jimmie sale. El Lobo continúa con su examen.
EL LOBO: En cuanto al coche, ¿hay algo que yo necesite saber?
¿Tiene alguna avería, hace mucho ruido, emite humos,
tiene gasolina, alguna cosa?
JULES: Aparte del aspecto que tiene, el coche está bien.
EL LOBO: ¿Seguro? No tratéis de darme esquinazo para descubrir
luego que no funcionan las luces de freno.
JULES: Vamos, hombre, por lo que sé, el cacharro funciona
perfectamente.
EL LOBO: Está bien. Regresemos a la cocina.
82. INTERIOR. COCINA – POR LA MAÑANA
Jimmie le tiende a El Lobo una taza de café.
EL LOBO: Gracias, Jimmie.
Toma un sorbo. Luego, camina un poco por la cocina mientras
piensa y finalmente expone a los tres hombres el plan de acción.
EL LOBO: Está bien. Primero vosotros dos... (Se refiere a Jules
y Vincent) ... Sacad el cuerpo y metedlo en el portaequipajes.
Y ahora, Jimmie, esta parece ser una casa bastante
limpia y ordenada. Eso me induce a pensar que en
el garaje, o debajo del fregadero, tienes un montón de
productos de limpieza y mierdas como esas. ¿Tengo razón?
JIMMIE: Sí. Exactamente. Debajo del fregadero.
EL LOBO: Bien. Lo que necesito que hagáis es que saquéis
todos esos productos de limpieza y limpiéis el interior
del coche. Y quiero decir que lo hagáis rápido, rápido y
más rápido. Tenéis que meteros en el asiento de atrás, recoger
todos esos pequeños trozos de cerebro y de cráneo.
Sacadlos de allí. Limpiad meticulosamente la tapicería.
Bueno, cuando se trate de la tapicería no tenéis que dejarlo
todo impecablemente limpio; no tenéis necesidad
de coméroslo todo. Dadle sólo un buen repaso. De lo
que tenéis que ocuparos es de las partes realmente manchadas.
Los charcos de sangre que se hayan acumulado;
eso es lo que tenéis que limpiar. Pero las ventanillas son
algo diferente. Esas hay que limpiarlas a fondo. Haced un
buen trabajo con ellas. En cuanto a ti, Jimmie, tenemos
que hacer una incursión en el armario de la ropa. Necesito
mantas, necesito colchas, necesito edredones, necesito
sábanas. Cuanto más gruesas y oscuras sean, tanto
mejor. Nada que sea blanco; no podemos utilizarlo. Ne-
cesitamos camuflar el interior del coche. Vamos a cubrir
los asientos delanteros y traseros y los suelos con edredones
y mantas. Si un policía nos detiene y empieza a meter
las narices en el coche, el subterfugio no durará mucho
tiempo. Pero, a primera vista, el coche parecerá de
lo más normal. Jimmie, tú indicas el camino. Muchachos,
poneros a trabajar.
El Lobo y Jimmie se dan media vuelta y se dirigen al dormitorio,
dejando a Vincent y a Jules en la cocina.
VINCENT (dirigiéndose a su espalda).: Un «por favor» sería
agradable.
El Lobo se detiene y se da media vuelta.
EL LOBO: ¿Cómo has dicho?
VINCENT: He dicho que un «por favor» sería agradable.
El Lobo da un paso hacia él.
EL LOBO: A ver si lo entiendes a la primera, amigo. No estoy
aquí para decirle «por favor» a nadie. Estoy aquí para
deciros lo que hay que hacer. Y si la autoconservación es
uno de los instintos que posees, será mucho mejor que lo
hagas, y rápidamente. Estoy aquí para ayudar. Si mi ayuda
no es apreciada, os deseo mucha suerte, caballeros.
JULES: Las cosas no son así, señor Wolf. Su ayuda es claramente
apreciada.
VINCENT: No quería faltarle al respeto. Simplemente, no
me gusta que nadie me ladre órdenes.
EL LOBO: Si soy cortante, es porque el tiempo es un factor
importante. Pienso con rapidez, hablo con rapidez y necesito
que actuéis con rapidez si es que queréis salir de
esto. Así que, por favor, con azúcar encima si os complace,
pero limpiad el jodido coche.
83. INTERIOR. DORMITORIO DE JIMMIE – POR LA MAÑANA
Jimmie está reuniendo todas las sábanas, edredones y mantas
que tiene. El Lobo habla por teléfono.
EL LOBO (hablando por teléfono): Es un Chevy Nova de 1974.
(Pausa.) Blanco. (Pausa.) Nada, excepto por la suciedad
del interior. (Pausa.) Unos veinte minutos. (Pausa.) Nadie
a quien se eche de menos. (Pausa.) Eres un buen hombre,
Joe. Te veré pronto. (Se vuelve a mirar a Jimmie.) ¿Cómo va
eso, Jimmie?
Jimmie se acerca con un montón de sábanas.
JIMMIE: Señor Wolf, tiene que comprender algo...
EL LOBO: Winston, Jimmie..., por favor, llámame Winston.
JIMMIE: Tienes que comprender algo, Winston. Deseo ayudar
a tus muchachos y todo eso, pero estas son mis mejores
sábanas. Fue un regalo de boda de mi tío Conrad y
mi tía Ginny, y ellos ya no están con nosotros...
EL LOBO: ¿Me permites que te haga una pregunta, si no te
molesta?
JIMMIE: Desde luego.
EL LOBO: ¿Eran millonarios tu tío Conrad y tu tía Ginny?
JIMMIE: No.
EL LOBO: Bien, pues tu tío Marsellus sí lo es. Y estoy seguro
de que si tío Conrad y tía Ginny fueran millonarios,
no te habrían regalado un dormitorio completo, algo que
tío Marsellus está más que dispuesto a hacer. (Saca un rollo
de billetes.) A mí me gusta el roble. Eso es lo que hay
en mi dormitorio. ¿Y a ti Jimmie? ¿Te gusta el roble?
JIMMIE: El roble está bien.
84. INTERIOR. GARAJE – POR LA MAÑANA
Tanto Jules como Vincent están en el interior del coche, limpiándolo.
Vincent está en el asiento delantero, frotando las ventanillas,
mientras que Jules está en el trasero, recogiendo pequeños
trozos de cráneo y jirones de cerebro. Los dos están mucho más ensangrentados
que antes.
JULES: Jamás te perdonaré por toda esta mierda. ¡Esto es
una mierda de lo más repugnante!
VINCENT: ¿Has oído hablar alguna vez de la filosofía según
la cual una vez que un hombre ha admitido haberse equivocado
se le perdonan inmediatamente todos los errores?
JULES: Vamos, hombre, déjate de pamplinas. El hijo de puta
que dijo eso nunca tuvo que recoger trozos de cerebro
con los dedos, por culpa de tu estúpido culo.
VINCENT: Tengo un límite, Jules. Tengo un límite para las
injurias que soy capaz de soportar. Y tú lo estás sobrepasando.
Soy como un coche de carreras, y tú me estás poniendo
al rojo. Línea roja 7.000, ahí es donde estás. Sólo
tienes que saber que es jodidamente peligroso conducir
un coche de carreras cuando la aguja está en el rojo. Podría
explotar.
JULES: ¿Te preparas para explotar? ¡Pues yo soy un jodido
hongo nuclear! Cada vez que mis dedos tocan cerebro,
soy un superhongo de TNT, soy como Los cañones de
Navarone. Soy aquello de lo que Jimmie Walker solía hablar.
De hecho, ¿qué demonios estoy haciendo yo aquí,
en el asiento trasero? Tú eres el jodido que debiera ocuparse
del detalle del cerebro. Vamos a cambiar. Yo me dedico
a limpiar ventanillas y tú recoges el cráneo de este
negro.
85. INTERIOR DEL CHEVY NOVA – POR LA MAÑANA
El interior del coche ha sido limpiado y recubierto con sábanas y
edredones. Concebible o no, lo que antes parecía un matadero portátil
se ha convertido ahora en un vehículo indescriptible.
El Lobo rodea el coche, examinándolo.
Jules y Vincent están a un lado, con las ropas literalmente ensangrentadas,
pero con una sensación de orgullo por el trabajo bien
hecho.
EL LOBO: Buen trabajo, caballeros. Pero todavía no hemos
terminado.
JIMMIE: Parece mentira que sea el mismo coche.
EL LOBO: Bueno, no empecemos a chuparnos mutuamente
la polla todavía. Se ha terminado con la fase uno de la
operación, la limpieza del coche. Lo que nos lleva directamente
a la fase dos. La limpieza de vosotros dos.
86. EXTERIOR. PATIO TRASERO DE JIMMIE – POR LA
MAÑANA

Jules y Vincent están el uno junto al otro, con sus trajes oscuros
cubiertos de sangre, en el patio trasero de Jimmie, que sostiene
una gran bolsa de basura de plástico, mientras El Lobo tiene
en la mano una manguera de jardín con una perilla rodadora en
la punta.
EL LOBO: Desnudaos.
VINCENT: ¿Por completo?
EL LOBO: Hasta el trasero.
Mientras ellos cumplen con sus instrucciones, El Lobo disfruta
de un cigarrillo.
EL LOBO: Rápido, caballeros. Sólo nos quedan quince minutos
antes de que la costilla de Jimmie aparezca en el
camino que conduce a la casa.
JULES: El aire de la mañana es algo frío.
VINCENT: ¿Estás seguro de que esto es absolutamente necesario?
EL LOBO: ¿Sabéis lo que parecéis?
VINCENT: ¿Qué?
EL LOBO: Un par de tipos que acaban de volarle la cabeza a
otro. Sí, es absolutamente necesario que os quitéis toda la
ropa ensangrentada. Echad la ropa en la bolsa de basura
de Jim.
JULES: Y ahora, Jimmie, no hagas algo tan estúpido como
dejar esa bolsa de basura delante de la puerta de tu casa
para que el basurero se la lleve.
EL LOBO: No te preocupes. Nos la llevaremos con nosotros.
Jim, el jabón.
Jimmie entrega una barra de jabón a los dos hombres, ahora
desnudos.
EL LOBO: Muy bien, caballeros. Estoy seguro de que ya habéis
estado antes en el campo. Ahí va.
Aprieta el disparador y el agua sale rociando a los dos hombres.
JULES: ¡Maldita sea, el agua está condenadamente fría!
EL LOBO: Mejor vosotros que yo.
Los dos hombres, temblando, se frotan el cuerpo con el jabón.
EL LOBO: No tengáis miedo con el jabón. Extendedlo por
todo el cuerpo.
El Lobo deja la manguera, que arroja al suelo.
EL LOBO: Las toallas.
Jimmie les arroja una toalla a cada uno, con las que ellos se frotan
furiosamente todo el cuerpo.
EL LOBO: Ya estáis bastante secos. Ahora, dales las ropas.
JIMMIE: Está bien, muchachos. Con las prendas de un solo
tamaño entran todas las categorías. Tenemos bañadores,
uno rojo y otro blanco. Y dos camisetas extralargas. Una
de la Universidad de Santa Cruz y otra en la que pone
«Soy un estúpido».
JULES: Dame a mí la que pone «Soy un estúpido».
LA ESCENA SE ILUMINA SOBRE:



87. JULES Y VINCENT
Con sus camisetas y bañadores. Parecen muy distintos a los
hombres de traje negro que encontramos por primera vez.
EL LOBO: Perfecto. Perfecto. No lo podríamos haber planeado
mejor. Parecéis como... ¿Qué es lo que parecen,
Jimmie?
JIMMIE: Gallinas. Parecen un par de gallinas.
El Lobo y Jimmie se echan a reír.
JULES: Ja, ja, ja. Son tus ropas, hijo de puta.
JIMMIE: Supongo que tenéis que aprender a llevarlas.
JULES: Sí, bueno, nuestros culos no son tan expertos en
llevar la ropa de gallina que es tuya.
EL LOBO: Vamos, caballeros, estamos riendo. Y reír es un
modo de terminar en la prisión. No os hagáis de rogar.
Empiezan a cruzar la casa, en dirección al garaje.
JIMMIE: Esperad un momento antes de marcharos. Quiero
sacar una foto de esto.
JULES: Jimmie, ¿has olvidado que tu esposa está a punto
de regresar a casa?
JIMMIE: Sólo tardaré un segundo.
VINCENT: No me gusta esta mierda de fotografía.
JIMMIE: Lo siento. Es mi casa, son mis reglas.
88. INTERIOR DEL GARAJE DE JIMMIE – POR LA MAÑANA
La gran bolsa de basura es arrojada al portaequipajes, encima
del cadáver de Marvin. El Lobo la cierra de golpe.
EL LOBO: Caballeros, pongamos inmediatamente en claro
nuestras reglas en la carretera. Vamos a un lugar llamado
Camiones y Remolques del Monstruo Joe. Monstruo Joe
y su hija Raquel son muy comprensivos con nuestro dilema.
El lugar está en Hollywood norte, así que, dejando
aparte unos cuantos giros y revueltas, vamos en dirección
a Hollywood. Ahora, yo conduciré el coche. Jules, tú
vienes conmigo. Vincent, tú nos sigues en mi Porsche. Si
por el camino nos cruzamos con algún representante de
la ley, nadie va a hacer nada hasta que yo no haga nada.
(Volviéndose hacia Jules.) ¿Qué acabo de decir?
JULES: No hacer nada a menos que...
EL LOBO: ... A menos que ¿qué?
EL LOBO: A menos que tú lo hagas antes.
EL LOBO: Hablas como un verdadero prodigio. (Volviéndose
hacia Vincent.) ¿Qué me dices tú, pico de oro? ¿Eres capaz
de dejar de parlotear y sacudirte?
VINCENT: Estoy completamente tranquilo, señor Wolf. Simplemente,
el arma se me disparó.
EL LOBO: Bastante justo. (Le arroja a Vincent las llaves del coche.)
Conduzco realmente rápido, así que no te pierdas. Si recupero
mi coche con la más mínima señal diferente a
como te lo entrego, Monstruo Joe va a tener que disponer
de dos cuerpos.
JULES : ¿Por qué conduces tan rápido?
EL LOBO: Porque es muy divertido.
Jules y Vincent se echan a reír.
EL LOBO: Vamos, en marcha.
Jimmie aparece por la puerta, con una cámara en la mano.
JIMMIE: Esperad un momento. Quiero tomar una foto.
JULES : No tenemos tiempo, hombre.
JIMMIE: Tenemos tiempo para sacar una foto. Tú y Vincent,
poneros juntos.
Jules y Vincent se sitúan uno al lado del otro.
JIMMIE: Está bien, pasaros el uno al otro un brazo por el
hombro.
Los dos hombres se entrelazan y tras un momento, aparece
una sonrisa en sus rostros. Luego, se pasan el brazo alrededor
de la cintura del otro.
JIMMIE: Está bien, Winston, ponte ahí.
EL LOBO: Yo no soy un modelo.
JIMMIE: Después de lo bueno que he sido, no puedo
creer que me hagas una cosa así. Es lo único que te
he pedido.
JULES Y VINCENT: Vamos, señor Wolf...
EL LOBO: Está bien. Una foto y nos largamos.
Lento giro alrededor de una cámara solitaria de disparo automático.
JIMMIE (voz).: Que todo el mundo diga Pepsi.
JULES (voz).: Yo no voy a decir Pepsi.
JIMMIE (voz).: Sonríe, Winston.
EL LOBO: No sonrío en las fotos.
La cámara se dispara y deja la pantalla en blanco.
La foto se desvanece sobre blanco:
es la imagen de Jules y Vincent, rodeándose la cintura con el
brazo, junto a Jimmie, cuyo brazo rodea a El Lobo. Todo
el mundo sonríe, excepto ya se sabe quién.
89. INTERIOR DE CAMIONES Y REMOLQUES
MONSTRUO JOE – POR LA MAÑANA
Winston cuenta tres mil dólares delante de un hombre de
edad avanzada que lleva puesta una camiseta sucia; es MONSTRUO
JOE. Nos encontramos en la oficina de Joe, que se parece
a la oficina de cualquier negocio de remolques del mundo. Un
sucio caos, todo desorganizado.
MONSTRUO JOE: Lo he dicho antes y lo volveré a decir
ahora. Tus negocios siempre son bien recibidos.
WINSTON: Supongo que a estas alturas ya puedo haberme
ganado el equivalente a cliente asiduo de líneas
aéreas.
MONSTRUO JOE: Te diré una cosa. Si alguna vez lo necesitas,
dispondré gratuitamente de una parte de un cadáver.
WINSTON: ¿Qué te parece si lo completas? Dispones de
todo el cuerpo por el precio de una parte del mismo.
Los dos hombres se echan a reír.
MONSTRUO JOE: Eso es algo que tengo que consultar
con mi contable.
WINSTON: ¿Dónde está esa réproba de hija tuya?
MONSTRUO JOE: Afuera, en el patio, metiéndose en líos.



90. EXTERIOR. CAMIONES Y REMOLQUES
MONSTRUO JOE – POR LA MAÑANA
Winston sale al exterior, donde se le une RAQUEL, la hija de
Monstruo Joe. Cruzan el patio, enlazándose las cinturas con los
brazos.
RAQUEL: ¡Hola, amigo mío!
WINSTON: Hola, muchacha. Te juro que Joe debería cambiar
el nombre de este lugar y ponerle Camiones y
Remolques la Bella y la Bestia.
RAQUEL: Tienes prejuicios porque me amas.
WINSTON: Soy culpable.
RAQUEL: Ahora que ya hemos terminado con el negocio,
ha llegado el momento para el placer.
WINSTON: Teniendo en cuenta la hora que es, es tiempo
de echarse un sueño.
RAQUEL: Nada de eso señor Lobo.
WINSTON: ¿Se te ocurre una idea mejor?
RAQUEL: Definitivamente sí.
WINSTON: ¿En qué estás pensando?
RAQUEL: Creo que me vas a convencer para invitarme a
desayunar.
WINSTON: Pues te has equivocado.
RAQUEL: ¡Eso no es justo! Nunca puedo verte.
WINSTON: Raquel, he estado despierto toda la noche.
Necesito dormir. ¿Comprendes el concepto de dormir?
RAQUEL: Sí, dormir es lo que vas a hacer después de haberme
invitado a desayunar. Hazte a la idea de que complacerme
es el precio que tienes que pagar por hacer
negocios con Camiones y Remolques Monstruo Joe.
WINSTON: Raquel...
RAQUEL: Hace mucho tiempo que no te veo. Te echo de
menos. Vamos a desayunar. Así está escrito, y así se hará.
Salen por el patio del negocio de remolques. Jules y Vincent esperan
junto al Porsche de Winston.
JULES: ¿Todo arreglado?
WINSTON: Como si nunca hubiera ocurrido nada.
Jules y Vincent entrechocan los puños.
JULES: Me disculpo por haberme metido tanto contigo.
VINCENT: Tenías todo el derecho. Al fin y al cabo, yo estropeé
las cosas.
RAQUEL (dirigiéndose a Winston).: ¿Están estos dos enamorados?
WINSTON: Muchachos, os presento a Raquel. Algún día,
todo esto será suyo.
RAQUEL (dirigiéndose a los muchachos).: Hola. ¿Sabéis? Si alguna
vez hacen una película titulada Yo espía: la película, vosotros
dos estaríais estupendos en ella. ¿Qué hacéis con
esa vestimenta? ¿Vais acaso a un partido de balonvolea?
Winston se echa a reír. Los muchachos gruñen.
WINSTON: Voy a llevar a la señorita a desayunar. Quizá os
pueda dejar en alguna parte. ¿Dónde vivís?
VINCENT: En Redondo Beach.
JULES: En Inglewood.
Winston teína a Jules por la muñeca y hace la pantomima como
si fuera un adivino de La zona muerta.*
WINSTON (con expresión dolorida).: Es tu futuro. Veo... un trayecto
en taxi. (Dejando de actuar.) Lo siento, muchachos,
largaros con viento fresco. (Volviéndose a Raquel.) Di adiós,
Raquel.
RAQUEL: Adiós, Raquel.
WINSTON: Os veré más tarde, muchachos locos. Y no os
metáis en problemas.
Winston se vuelve para marcharse.
JULES: Señor Wolf. (Winston se gira hacia él.) Ha sido un placer
verle trabajar.
El Lobo sonríe.
WINSTON: Llámame Winston.
Se da la vuelta y hace bromas con Raquel mientras se meten en
el Porsche.
WINSTON: ¿Has oído eso, jovencita? Respeto. Podrías aprender
mucho de esos dos ejemplares. Manifestar respeto por
los mayores demuestra carácter.
* Filme de David Cronenberg (1983).
RAQUEL: Yo tengo carácter.
WINSTON: Sólo porque seas un carácter no significa que
tengas carácter.
RAQUEL: Oh, ¡eres tan divertido a veces! Tan divertido...
El Porsche sale disparado por la carretera.
Los dos hombres se quedan solos y se miran el uno al otro.
JULES: ¿Quieres compartir un taxi?
VINCENT: ¿Sabes? Me vendría bien desayunar. ¿Quieres desayunar
conmigo?
JULES: Claro.
EPÍLOGO


91. INTERIOR DE UNA CAFETERÍA – POR LA MAÑANA
Jules y Vincent están sentados en un reservado. Delante de Vincent
hay un gran montón de tortitas y salchichas, que él come con
avidez. Jules, por su parte, sólo toma una taza de café y un bollo.
Parece ajeno a lo que ocurre, sumido en sus propios pensamientos.
La camarera se acerca para volver a llenarles las tazas de café.
VINCENT: Muchas gracias. (Dirigiéndose a Jules, que prépara
su café.) ¿Quieres una salchicha?
JULES: No, no como cerdo.
VINCENT: ¿Acaso eres judío?
JULES: No soy judío. Simplemente, no como cerdo.
VINCENT: ¿Por qué no?
JULES: Porque son unos puercos. No como puercos.
VINCENT: Pues las salchichas tienen buen sabor. Las chuletas
de cerdo son muy buenas.
JULES: Una rata de cloaca puede tener el sabor de una empanada
de calabaza. Pero nunca lo sabré porque, aunque
tuviera ese sabor, yo nunca probaría algo tan asqueroso.
Los cerdos duermen y se regodean en la mierda. Es un
animal sucio. No quiero comer nada que no tenga el suficiente
sentido común como para descartar sus propias heces.
VINCENT: ¿Qué te parecen los perros? Los perros se comen
sus propias heces.
JULES: Tampoco como perro.
VINCENT: Sí, pero ¿no consideras al perro como un animal
puerco?
JULES: Yo no llegaría hasta el punto de decir que el perro es
un puerco, aunque sea definitivamente sucio. Sin embargo,
un perro tiene personalidad. Y la personalidad nos
lleva muy lejos.
VINCENT: Según esa lógica, si un cerdo tuviera mejor personalidad,
¿dejaría de ser un puerco?
JULES: Para eso tendríamos que estar hablando de un cerdo
jodidamente encantador. Tendría que ser como el Gary
Grant de los cerdos.
Los dos hombres se echan a reír.
VINCENT: Bien por ti. Relájate un poco, hombre. Estás ahí
sentado demasiado quieto.
JULES: Sólo estaba pensando.
VINCENT (con la boca llena).: ¿Sobre qué?
JULES: Sobre el milagro del que hemos sido testigos.
VINCENT: El milagro del que tú has sido testigo. Yo sólo he
visto un incidente terrorífico.
JULES: ¿Sabes lo que es un milagro?
VINCENT: Un acto de Dios.
JULES: ¿Qué es un acto de Dios?
VINCENT: Supongo que es cuando Dios hace posible lo
imposible. Y, lo siento mucho, Jules, pero no creo que
lo sucedido esta mañana entre dentro de esa categoría.
JULES:¿No te das cuenta, Vince? Esa mierda no importa.
Estás juzgando las cosas del modo erróneo. No se trata
de eso. Pudo haber sido Dios quien detuvo las balas, el
que cambió la Coca por Pepsi, el que encontró las jodidas
llaves de mi coche. Esa clase de cosas no se juzgan
por sus méritos. No tiene ninguna importancia que lo
que experimentamos fuera o no un milagro de acuerdo
con todas las reglas. Lo importante es que he sentido el
toque divino. Dios ha intervenido en esto.
VINCENT: Pero ¿por qué?
JULES: ¡Eso es lo que me está jodiendo! No sé por qué.
Pero ahora no puedo volver a dormir.
VINCENT: ¿De modo que hablabas en serio? ¿Vas a dejarlo
realmente?
JULES: Esta vida, desde luego que sí.
Vincent da un bocado. Jules toma un sorbo de café. Al fondo,
vemos a un cliente que llama a la camarera.
CLIENTE: Garçon. ¡Más café!
Reconocemos en ese cliente a Pumpkin, de la primera escena
entre Pumpkin y Honey Bunny.
VINCENT: Entonces, si vas a dejar esta vida, ¿qué harás?
JULES: Eso es lo que estaba pensando ahora. En primer lugar,
le voy a contar a Marsellus este caso. Luego, básicamente,
me dedicaré a recorrer el mundo.
VINCENT: ¿Qué quieres decir con eso de que te dedicarás a
recorrer el mundo?
JULES: Ya sabes, como hace Caine en Kung Fu. Simplemente,
ir de una ciudad a otra, conocer a la gente, meterme
en aventuras.
VINCENT: ¿Y durante cuánto tiempo tienes la intención de
recorrer el mundo?
JULES: Hasta que Dios me coloque donde El quiera que esté.
VINCENT: ¿Y si nunca lo hace?
JULES: Si para eso tarda toda la vida, esperaré toda la vida.
VINCENT: ¿Así que has decidido ser un pordiosero?
JULES: Seré simplemente Jules, Vincent..., ni más, ni menos.
VINCENT: No, Jules, te vas a convertir en uno de esos
mierdas de por ahí que no hacen más que pedir calderilla.
Caminan de un lado a otro como un montón de
jodidos zombies, duermen en contenedores de basura,
comen lo que tiran los demás, y los perros se mean en
ellos. Se ha inventado una palabra para ellos, y es la de
pordiosero. Y sin trabajo, sin residencia fija o sin una cobertura
legal, eso es en lo que te vas a convertir... ¡En un
jodido pordiosero!
JULES: Mira, amigo mío, en eso es precisamente en lo que
nos diferenciamos tú y yo...
VINCENT: Lo que sucedió fue algo peculiar, de eso no cabe
la menor duda, pero no fue agua convertida en vino.
JULES: Según todos los indicios, sí que lo fue, Vince.
VINCENT: ¡Deja ya de hablar así!
JULES: Si te asustan mis respuestas, Vincent, deberías dejar
de hacerme preguntas que puedan asustar.
VINCENT: ¿Cuándo tomaste esa decisión...? ¿Mientras estabas
ahí sentado, comiéndote tu bollo?
JULES: Sí. Estaba aquí sentado, tomándome el café, comiéndome
el bollo y repasando todo el incidente en mi cabeza,
cuando de pronto he tenido lo que los alcohólicos
llaman «un momento de claridad».
VINCENT: Tengo que ir a cagar. Seguiremos después.
Vincent sale y se dirige a los lavabos.
Jules, que se ha acedado solo, toma un bocado del bollo y entonces.
.. Pumpkin y Honey Bunny se incorporan con las armas
levantadas.

PUMPKIN: ¡Que todo el mundo se quede quieto! ¡Esto es
un atraco!
HONEY BUNNY: Si alguien mueve un solo dedo, me lo cargo
aquí mismo. ¿Lo habéis entendido?
Jules levanta la mirada, sin dar crédito a lo que ve. Por debajo
de la mesa, la mano de Jules se dirige hacia su automática del
45. La coge y la amartilla.
PUMPKIN: Los clientes, que se queden sentados. Las camareras,
que se tumben en el suelo.
HONEY BUNNY: ¡Nada de tonterías ahora! ¡Haced lo que os
han dicho o moriréis!
Como un relámpago, Pumpkin se dirige hacia la cocina. Mientras,
Honey Bunny grita amenazas a los clientes, manteniéndolos
aterrorizados.
PUMPKIN: ¡Eh, vosotros! ¡Los mexicanos de la cocina! ¡Salid
aquí!
Tres cocineros y dos friegaplatos salen de la cocina.
PUMPKIN: Al suelo si no queréis que os vuele el culo. ¿Comprendéis?
Lo comprenden. El gordinflón del gerente habla.
GERENTE: Yo soy el gerente. No hay ningún problema.
Absolutamente ningún problema...
Pumpkin se vuelve hacia él.
PUMPKIN: ¿Me vas a dar algún problema?
Se adelanta hada él y coloca el cañón del arma en la nunca del
gerente, apretando con fuerza.
PUMPKIN: ¿Qué? ¿Has dicho que me ibas a dar algún problema?
GERENTE: No, no he dicho eso. ¡No le voy a dar ningún
problema!
PUMPKIN: No sé, Honey Bunny. ¡Me parece de los tipos
que se las quieren dar de héroes!
HONEY BUNNY: No corras riesgos. ¡Ejecútalo!
Los clientes se ponen a gritar. Jules observa todo esto en silencio,
con la mano aferrando la culata de la automática del 45 por debajo
de la mesa.
GERENTE: ¡No, por favor! No soy un héroe. Sólo soy un
gerente de cafetería. Llévense lo que quieran.
PUMPKIN: Dile a todo el mundo que coopere y pronto habremos
terminado.
GERENTE: Que todo el mundo permanezca tranquilo y coopere
con ellos, y esto terminará pronto.
PUMPKIN: Bien hecho. Y ahora, pon tu jodido culo sobre
el suelo.


92. INTERIOR. CUARTO DE BAÑO DE LA CAFETERÍA –
POR LA MAÑANA

Vincent, que está en los lavabos, sin darse cuenta del caos que
se ha desatado fuera, lee el libro de Modesty Blaise.


93. INTERIOR. CAFETERÍA – POR LA MAÑANA
Se abre la caja registradora. Pumpkin se mete el dinero de la recaudación
en el bolsillo. Luego sale desde detrás del mostrador con
una bolsa de basura en la mano.
PUMPKIN: Muy bien. Ahora voy a hacer una ronda para recoger
sus carteras. No hablen, simplemente, las dejan en
la bolsa. ¿Está claro?
Pumpkin empieza a recorrer las mesas y a recoger las carteras.*
Jules está sentado, con la 45 preparada para abrir fuego, por debajo
de la mesa.
Pumpkin ve a Jules sentado en su reservado, sosteniendo la cartera,
con el maletín al lado. Pumpkin se dirige hacia él, con un
tono más respetuoso, con una actitud más en guardia.
PUMPKIN: A la bolsa.
Jules arroja su cartera al interior de la bolsa. Utilizando el arma
como indicador, Pumpkin señala el maletín.
PUMPKIN: ¿Qué hay dentro?
JULES: La ropa sucia de mi jefe.
PUMPKIN: ¿Tu jefe te hace lavar su ropa sucia?
JULES : Cuando la quiere tener limpia.
PUMPKIN: Parece un trabajo de mierda.
JULES : Es divertido que yo haya estado pensando lo mismo.
PUMPKIN: Ábrelo.
Jules, con la mano libre, coloca la palma sobre el maletín.
JULES: Temo no poder hacer eso.
Pumpkin se muestra claramente sorprendido por la respuesta.
* Un detalle humorístico del filme: Pumpkin arrebata a un cliente su teléfono
portátil


Apunta con el arma directamente al rostro de Jules y la amartilla.
PUMPKIN: No te he oído bien.
JULES: Sí, me has oído muy bien.
Este intercambio de palabras se ha hecho en voz tranquila y no
todos los demás lo han escuchado, pero Honey Bunny se da
cuenta de que algo anda mal.
HONEY BUNNY: ¿Qué ocurre?
PUMPKIN: Parece que tenemos entre nosotros a un vigilante.
HONEY BUNNY: ¡Pues dispárale a la cara!
JULES: No pretendo destrozar tu ego, pero no es ésta la primera
vez que alguien me ha apuntado con un arma.
PUMPKIN: Pues como no abras ese maletín, va a ser la última
vez.
GERENTE (desde el suelo).: ¡Deje de causar problemas! ¡Va a
conseguir que nos maten a todos! Déles lo que tenga y
que se larguen de aquí.
JULES: Cierra el pico, gordinflón. ¡Esto no es asunto tuyo!
PUMPKIN: Voy a contar hasta tres, y si para entonces no has
abierto el maletín, te voy a volar tu jodida cara. ¿Está claro?
Uno...
Jules cierra los ojos.
PUMPKIN: ... Dos...
Jules dispara dos veces sobre Pumpkin, a través de la mesa,
enfiandolo al suelo. Mientras está todavía en el reservado, se
revuelve rápidamente hacia Honey Bunny, que ha apuntado
hacia Jules, pero que se siente conmocionada al ver que
Pumpkin ha sido herido. Jules dispara tres veces.
Honey Bunny recibe las tres balas en el pecho. Mientras cae,
gritando, dispara alocadamente, y alcanza al CLIENTE SURFISTA.
SURFISTA: ¡Me ha dado! ¡Me muero! ¡Sally! ¡Sally!
Ahora, Jules desciende el arma hacia el rostro de Pumpkin,
que está en el suelo, a los pies de Jules. Pumpkin mira hacia
el gran revólver.
JULES: Te equivocaste de tipo, Ringo.
Jules dispara directamente a la cámara, cegándonos con el fogonazo.
Los ojos de Jules, todavía cerrados, se abren de repente.
Pumpkin todavía está de pie, a su lado, apuntándole con su
arma.
PUMPKIN: ... tres.
JULES: Tú ganas.
Jules levanta la mano del maletín.
JULES: Es todo tuyo, Ringo.
PUMPKIN: Ábrelo.
Jules hace saltar los cierres y abre el maletín, dejando su contenido
a la vista de Pumpkin, pero no a la nuestra. El mismo
fulgor de antes brota del interior del maletín. La expresión de
Pumpkin es de la más absoluta incredulidad. Honey Bunny,
desde el otro lado del local, no puede verlo.
HONEY BUNNY:¿Qué es? ¿Qué es?
PUMPKIN (hablando con suavidad).: ¿Es lo que yo creo que es?
Jules asiente con un gesto de la cabeza: «Sí».
PUMPKIN: Es hermoso.
Jules asiente con un gesto de la cabeza: «Sí».
HONEY BUNNY: ¡Maldita sea! ¿Qué es?
Jules cierra el maletín de golpe y luego se reclina en el asiento,
como si le ofreciera a Pumpkin cogerlo. Pumpkin, con una amplia
sonrisa en su rostro, se inclina para tomar el maletín.
Como una serpiente de cascabel, la mano libre de Jules sujeta la
muñeca de Pumpkin que sostiene el arma y la golpea contra la
mesa. Saca su otra mano de debajo de la mesa y coloca el cañón
de la 45 bajo la barbilla de Pumpkin, apretando con fuerza.
Honey Bunny se queda petrificada, haciendo oscilar su arma en
dirección a Jules.
HONEY BUNNY: ¡Suéltalo! ¡Suéltalo! ¡Te volaré la jodida cabeza!
¡Te mataré! ¡Te juro que te mataré! Vas a morir. Vas
a estar jodidamente muerto.
JULES (dirigiéndose a Pumpkin).: ¡Dile a esa zorra que se tranquilice!
¡Díselo! ¡Dile que se tranquilice y se esté quieta!
PUMPKIN: ¡Tranquila, cariño!
HONEY BUNNY: ¡Suéltalo!
JULES (hablando suavemente).: Dile que todo irá bien.
PUMPKIN: Todo irá bien.
JULES: Prométeselo.
PUMPKIN: Lo prometo.
JULES: Dile que se quede quieta.
PUMPKIN: Quédate quieta.
JULES: ¿Cómo se llama?
PUMPKIN: Yolanda.
Cuando Jules habla con Yolanda, no la mira a ella, sino sólo a
Pumpkin.
JULES (dirigiéndose a Yolanda).: ¿Estamos de acuerdo, Yolanda?
No vamos a cometer ninguna estupidez, ¿verdad?
YOLANDA (llorando).: No le hagas daño.
JULES: Nadie le va a hacer daño a nadie. Vamos a ser como
tres témpanos. ¿Sabes lo que es un témpano?
No recibe respuesta.
JULES: Vamos, Yolanda, ¿sabes lo que es un témpano?
YOLANDA (a través de las lágrimas, con inseguridad).: ¿Quedarnos
fríos?
JULES: ¡Correcto! Y eso es lo que vamos a hacer, quedarnos
fríos y mantener la calma. (Dirigiéndose a Pumpkin.) Y ahora,
Ringo. Voy a contar hasta tres y vas a dejar caer tu
arma; luego vas a colocar las palmas de las manos sobre la
mesa. Pero cuando lo hagas, lo haces con calma. ¿Preparado?
Pumpkin lo mira.
JULES: Uno..., dos..., tres.
Pumpkin deja caer su arma y coloca las dos manos sobre la
mesa. Yolanda ya no puede soportarlo.
YOLANDA: ¡Está bien! ¡Ahora suéltalo!
JULES: Yolanda, creía que habíamos dicho que íbamos a
permanecer fríos. Cuando me gritas de ese modo, me
pongo nervioso. Y cuando me pongo nervioso, me asusto.
Y cuando alguien se asusta es cuando los hijos de
puta reciben un balazo.
YOLANDA (con una actitud más calmada).: Sólo tienes que saber
que si le haces daño, mueres.
JULES: Esa parece ser la situación. Pero yo no quiero eso y
tú tampoco lo quieres. Y Ringo tampoco lo quiere. Así
que veamos qué podemos hacer. (Dirigiéndose a Ringo.)
Bien, ésta es la situación. Normalmente, los dos estaríais
a estas alturas tan muertos como pollos fritos. Pero resul-
ta que habéis empezado esta chorrada en un momento
en el que estoy en transición, en el que no quiero mataros,
sino más bien ayudaros. En cualquier caso, me temo
que no puedo entregaros el maletín. No me pertenece.
Además, he tenido que pasar por demasiada mierda esta
mañana por culpa de este maletín para entregároslo ahora
así, tranquilamente.
VINCENT (voz).: ¿Qué diablos pasa aquí?
Yolanda hace girar su arma hada el extraño.
Vincent, que está en la puerta de los lavabos, ha sacado su
arma y apunta ominosamente a Yolanda.
JULES: ¡Tranquilo, Vincent! Todo está tranquilo. No hagas
nada. Yolanda es una chica razonable y nada ha cambiado.
Simplemente, estamos hablando. (Dirigiéndose a Pumpkin.)
Dile que todavía seguimos tranquilos.
PUMPKIN: Tranquilízate, Honey Bunny. Todo está tranquilo.
VINCENT (con el arma levantada).: ¿Qué diablos ocurre aquí,
Jules?
JULES: Nada que yo no pueda manejar. Quiero que te mantengas
al margen y no intervengas a menos que sea absolutamente
necesario.
VINCENT: De acuerdo.
JULES: Yolanda, ¿cómo vamos, muñeca?
YOLANDA: ¡Tengo ganas de hacer pipí! ¡Quiero marcharme
a casa!
JULES: Por el momento, quédate donde estás, muñeca. Lo
estás haciendo estupendamente. Ringo se siente orgulloso
de ti, y yo también. Ya casi hemos terminado. (Dirigiéndose
a Pumpkin.) Ahora quiero que busques dentro de
esa bolsa y encuentres mi cartera.
PUMPKIN: ¿Cuál de ellas es?
JULES: Es en la que pone «Mal hijo».
Pumpkin mira en el interior de la bolsa...y allí está, efectivamente.
Una cartera en la que aparecen grabadas las palabras
«Mal hijo».
JULES: Esa es. Ahora, ábrela y saca el dinero. ¿Cuánto hay?
PUMPKIN: Unos mil quinientos dólares.
JULES: Métetelos en el bolsillo. Son tuyos. Junto con el resto
de las carteras de los demás y lo que había en la caja
registradora, seguro que hace una cantidad aceptable.
Todo un éxito.
VINCENT: Jules, si le entregas mil quinientos dólares a este
pelagatos, voy a tener que matarlos aunque sólo sea por
principios.
JULES: Tú no vas a hacer nada, maldita sea. Quédate donde
estás y cierra el pico. Además, no se los doy a él. Estoy
comprando algo con mi dinero. ¿Sabes lo que estoy comprando,
Ringo?
PUMPKIN: ¿Qué?
JULES: Tu vida. Te ofrezco ese dinero para no tener que
matarte. ¿Lees la Biblia?
PUMPKIN: No todos los días.
JULES: Hay un pasaje me sé de memoria y que parece apropiado
para esta situación. Es de Ezequiel, veinticinco,
diecisiete, y dice: «El camino del justo se ve asediado por
todas partes por las iniquidades del egoísmo y la tiranía
de los hombres malos. Bendito sea aquel que, en nombre
de la caridad y de la buena voluntad, pastorea a los débiles
a través del valle de la oscuridad, pues él es el verda-
dero protector de su hermano, el que encuentra a los niños
perdidos. Y yo actuaré con terribles venganzas y furiosos
escarmientos contra aquellos que intenten envenenar
y destruir a mis hermanos. Y sabréis que yo soy
Yahveh cuando os aplique mi venganza». Llevo años repitiéndome
todo eso. Y si lo has oído alguna vez, eso
significa tu culo. En realidad, yo nunca me he preguntado
qué significaba. Pensé que se trataba simplemente de
algo frío que podía decirse a cualquier hijo de puta antes
de meterle una bala por el culo. Pero esta mañana resulta
que he visto una cierta mierda que me lo ha hecho pensar
dos veces. Ahora opino que tú podrías haber sido el
hombre malo y yo el hombre justo. Y aquí, el señor 45,
es el pastor que protege mi justo culo en el valle de la
oscuridad. O quizá tú seas el hombre justo y yo el pastor,
y resulta que es el mundo el que está sumido en la iniquidad
y el egoísmo. Eso me gustaría. Pero esa mierda
no es la verdad. La verdad es que tú eres el débil. Y yo
represento la tiranía de los hombres malos. Pero lo intento.
Te aseguro que intento ser el pastor.
Jules baja su arma y la deja sobre la mesa.
Pumpkin lo mira. Luego mira el dinero que tiene en la mano.
Después se vuelve a mirar a Yolanda. Ella le devuelve la mirada.
Agarra la bolsa de basura que contiene las carteras y los dos salen
corriendo por la puerta.
Jules, que en ningún momento se ha levantado de su asiento,
toma un sorbo de café.
JULES (hablando consigo mismo).: Está frío.
Aparta la taza hacia un lado.
Vincent aparece junto a Jules.
VINCENT: Creo que ahora deberíamos marcharnos.
JULES: Eso es, probablemente, una buena idea.
Vincent arroja unos billetes sobre la mesa y Jules toma el maletín.
Luego, ante la extrañeza de los clientes, las camareras, los cocineros,
los friegaplatos y el director, los dos bribones, vestidos con
una camiseta de la Universidad de Santa Cruz el uno, y con una
camiseta que dice «Soy un estúpido» el otro, con bañadores y
con automáticas del 45, salen juntos de la cafetería sin decir una
sola palabra.


* * *


FIN

No hay comentarios:

.

http://www.wikio.es add page Wikio

I heart FeedBurner

Subscribe to LA BIBLIOTECA SIGLO XXI

 Subscribe in a reader

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online

¿Quieres salir aqui?. Enlazame

www.e-referrer.com

Mi lista de blogs

-

Etiquetas

¡TIGRE! ¡TIGRE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) 01-literatura (1) 1000 citas (1) 1984 (1) 1ªparte (6) 2001 (1) 2010: ODISEA DOS (1) 26 CUENTOS PARA PENSAR (1) 2ªparte (5) 6º y 7º (1) 8 casos de poirot (1) A (1) A LO MARCIANO (1) a orillas del rio piedra me sente y llore (1) A través de la puerta de la llave de plata (1) Acerca de nada (1) ACERO (1) agatha christie (1) aire frio (1) ALBA DE SATURNO (1) Albert Hofmann (2) Alejandro Dumas (1) ALFRED BESTER (2) Alíen III (1) AMOR . I LOVE ... (1) anarquismo (1) andersen (1) angeles (1) angeles ignorantes (1) ÁNGELES TUTELARES (1) angeles y demonios (2) anne rice (3) ANOCHECER (1) anonimo (1) Antología de Ciencia Ficción (6) arcanos (1) Arcilla de Innsmouth (1) arena y espuma (1) Aristóteles (1) Arthur C. Clarke (6) arthur conan doyle (3) Arthur Jermyn (1) asi hablo zaratustra (2) astrologia (1) Astrophobos (1) Autores Varios (6) aventura (1) aventuras de robinson crusoe (1) B (1) Barry Longyear (1) bastet (1) belen (1) bien (1) BILL (2) BILL EN EL PLANETA DE LOS 10.000 BARES (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS CEREBROS EMBOTELLADOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS ESCLAVOS ROBOTS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS PLACERES INSIPIDOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS VAMPIROS ZOMBIS (1) blog de oro (1) blood (1) Bóvedas de acero (1) brihat (1) Bruce Sterling (1) budista (1) bukowski (1) C. S. Lewis (1) cabala (2) CALIDOSCOPIO (1) cantar (1) capitalismo (1) capitulos finales (2) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CHARLES DICKENS (3) CHUCK PALAHNIUK (1) CIBERIADA (1) cid (1) Ciencia Ficcion (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) ciudad de cristral (1) clark ashton smith (4) clonacion (1) como combatir maleficios (1) confesiones de un ingles comedor de opio (1) constitucion (1) crepusculo (1) Crimen en Marte Arthur C.Clarke (1) Crónicas Marcianas (1) cthulhu.mitos (1) cuentacuentos (1) cuento (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) cuentos (6) cuentos de hadas (1) CUENTOS DE LA (1) cumpleaños (1) D (1) dan brown (2) Daniel Defoe (2) dardo (1) descarga (3) Descargo de responsabilidad (1) DICCIONARIO DE ALQUIMIA (9) economia (1) Edgar Allan Poe (1809 - 1849) (1) EL AHOGADO (1) EL ALBERGUE (1) El alimento de los dioses (1) el archivo de sherlock holmes (3) el ayunador (1) El centinela (2) EL CLUB DE LUCHA (1) El Cohete (1) el dia de los trifidos (1) el dragon (1) El espectro y el salteador de caminos (1) EL ESTATUTO DE BAYONA (1) El Evangelio De Judas (1) el fenix (1) EL GAMBITO VON GOOM (1) el Gaucho Martín Fierro (1) El guardavías (1) EL HÉROE GALÁCTICO ¡EL FINAL DE LA EPOPEYA! (1) EL HOMBRE BICENTENARIO (1) EL HOMBRE PI (1) el idolo oscuro (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) EL JUEGO DE ENDER (1) el libro de los condenados (1) EL MESMERISMO (1) EL MUNDO DE SATAN (1) EL ORINAL FLORIDO (1) El Paraíso Perdido (1) El poeta del horror (1) el rapto de la bella durmiente (2) El Reloj (1) el rey kull (1) El Ruido de un Trueno (1) El Señor de la Noche (1) EL SIGNO DEL PERRO (2) El Tercer Hombre (1) EL TIEMPO DOBLADO (1) EL TIEMPO ES EL TRAIDOR (1) el tumulo (1) el valle del terror (1) EL VIAJE MÁS LARGO (1) Emily Brontë (1) en la noche de los tiempos (1) energia (1) enlaces (5) ensayo (1) ENTRADAS (1) entre libros (1) ernert hemingway (1) espirituales (1) este blog es una joya (1) Estirpe de la cripta (1) estraperlo (1) exito (1) FABULAS (1) FABULAS DE ROBOTS PARA NO ROBOTS (1) fahrenheit 451 (1) fantasia (1) fantasmas (1) final (1) FON (1) Franz Hartmann (1) Franz Kafka (2) fredrick brown (1) Friedrich Nietzsche (2) Fritz Leiber (1) FUERA DE ESTE MUNDO (1) fundacion (1) fundacion e imperio (2) fundacion y tierra (2) George Lucas (2) GITANO.Poul Anderson (1) Google (1) goth (1) Graham Greene (1) GRIMORIO PSICOCABALISTICO (1) Gu ta gutarrak (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) guion (1) Guión (1) guy de maupassant (2) H (1) H. G. Wells (1) h. p. lovecraft (4) H.P.Lovecraft y E. Hoffmann Price (1) HÁGASE LA OSCURIDAD (1) helena petrovna blavatsky (2) Henry Kuttner (1) HÉROE GALÁCTICO Harry Harrison (1) hindu (1) historia de o (1) historia-ficcion (1) Historias (1) Historias fantásticas (1) hitler (1) hombres y dragones (2) HONGOS DE YUGGOTH (1) hora (1) horror (1) howard p.lovecraft (5) HUMANOS (1) I (1) II (1) III (2) imagenes (1) indice (3) INICIACIÓN EGIPCIA (1) intriga (1) INTRODUCCION A LA SIMBOLICA (1) ira levin (1) Isaac Asimov (6) isis sin velo (2) issac asimov (10) itos (1) iTunes (1) IV (1) iv libro (1) jack vance (2) Jean Hougron (2) jeffrey eugenides (1) Jesús Quintanilla Osorio (1) John Milton (1) john wyndham (1) Jorge Bucay (2) jose hernandez (1) jyotish (1) Kamasutra (1) Khalil Gibrán (2) Kir Fénix (1) La aventura del detective agonizante (1) la busqueda de iranon (1) la camara de los tapices (1) la casa maldita (1) la catedra de lucifer (1) La Caza de Hackers (1) la dama de las camelias (1) la guadaña (1) La Guerra de las Galaxias (2) la guerra zombie (2) la habitacion cerrada (1) LA INICIACIÓN EGIPCIA (1) La leyenda de Mahaduta (1) la liberacion de la bella durmiente (1) La Luz de las Tinieblas (1) La Metamorfosis (1) LA MOSCA (1) LA NOVELA DE LA MOMIA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) La Saga De Eirik El Rojo (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA VOZ DEL MAESTRO (1) Las Brujas (1) LAS MEJORES HISTORIAS DE TERROR (1) Las puertas del Valhalla (1) las ratas del cementerio (1) las virgenes suicidas (1) legados macabros (1) leyenda (1) leyes (1) libro (1) libros (4) Libros Ocultos (1) LIGEIA (1) links (4) lord dunsany (1) los elementales (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (2) los limites de la fundacion (2) los niños de brasil (1) LSD (2) Magdalena Moujan Otaño (1) mal (1) Marsella (1) Material de Referencia (1) max brooks (2) menciones (1) MINORITY REPORT (1) misterio (1) misticismo (1) mito (2) moises (1) mp3 (1) musica (2) Napoleon (1) Necrológica (1) necronomicon (1) novela (1) novela americana (1) Nuevas Antologias de Ciencia Ficcion (1) nuevo orden mundial (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OLIVER TWIST (1) orden cronológico (1) oscar wilde (1) ovni (1) papus (1) PARA LEER AL ATARDECER (1) paradoja (1) parashara (1) paul auster (1) Pauline Reage (1) paulo coelho (1) Philip K. Dick (5) Pío Baroja (1) poemas (1) poirot (1) policiaca (2) POUL ANDERSON (2) premios (1) primeras paginas (1) prosas luciferinas (1) PUERTA AL VERANO (1) pulp (2) pulp fiction (1) quentin tarantino (1) QUIERE USTED ESPERAR (1) ray bradbury (7) recopilacion (1) red satanica (1) relato (4) relatos (1) Richard Matheson (1) rincon del pensamiento (1) ritos (1) rituales (1) Roald Dahl (1) Robert A. Heinlein (1) Robert E. Howard (1) robot (1) salome (1) SALOMON ESOTERICO (1) scifi (5) se busca una mujer (1) segunda fundacion (2) seleccion (1) sephiroth (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) shastra (1) SIMBOLOS ELIPHAS LEVI (1) SNAKE (1) Starship Troopers (1) stephen king (2) SU VIDA YA NO ES COMO ANTES (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) TABERNA DEL CIERVO BLANCO (1) Tanith Lee (1) Tarot (1) teatro (1) terror (5) THE WITCHES (1) thomas de quincey (1) tipos (1) Tomás Moro (1) trilogia de nueva york (1) TROPAS DEL ESPACIO (1) ufo (1) UN MUNDO FELIZ (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) underground (1) Ursula K. Le Guin (1) V (1) vamp (1) vampiros (1) varios (2) ven y enloquece (1) VI (1) vida (1) Villiers de L'Isle (1) walter scott (1) WIFI (1) William Gibson (1) Yo (1) yo visite ganimedes (1) Yosip Ibrahin (1) z (2) zealia (1) Zenna Henderson (1) zothique (1)

.


Estadisticas de visitas Hola, He descubierto un sitio donde puedes jugar gratis a La Primitiva para siempre: Haz clic en este enlace y juega a La Primitiva para siempre Saludos cordiales, jose Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Add to Technorati Favorites Blogalaxia