Google+ Badge

Google+ Followers

Indice, y/o breve descripcion del escrito que se puede leer mediante el enlace de la entrada; ya sea lecturas. imagenes o musica

.

https://profiles.google.com

Infolinks In Text Ads

.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

-

.

PELICULAS

PELICULAS on line

JUEGOS BEN 10

VIDEOS + DIVERTIDOS

LA BELLA SUDAFRICA

RINCONES DEL MUNDO

COSMO ENLACES

DIRECTORIO PLANETARIO

CREPUSCULO

CORTOS DE CINE

SALIENDO DEL CINE

SERIES

IMAGENES NARUTO CHAT CHATEAR GRATIS APUESTAS.COM PELÍCULAS GRATIS YA FRIENDS ? CONOCELO ... HISTORIAS DE MAKOKI EDGAR ALLAN POE SOLO ENLACES TONTOS DE LA VEGA EMOTICONES GRATIS FONDOS DE ESCRITORIO AVENTURE TIME AMOR A TU CUERPO COMPRA Y VENTA FRASES DE AMOR DIRECTORIO LINK OFERTAS DE EMPLEO
infografia
pisos barakaldo
PELICULAS ONLINE HISTORIAS DE MAKOKI SERIES RELATOS DE POE CHAT GRATIS SOLO ENLACES
DISEÑO WEB
Cronicas del silencio Diseño grafico bilbao
ANIME ONLINE PELÍCULAS ONLINE TELE-NOVELAS ONLINE CHAT SALA PELICULAS Directorio Web JUEGOS FULL DISEÑO WEB

.

.

Seguidores

miércoles, 12 de junio de 2013

BILL EN EL PLANETA DE LOS 10.000 BARES

BILL EN EL
PLANETA DE LOS
10.000 BARES
Bill, héroe galáctico/5
Harry Harrison




En el cartel que colgaba de la pared del galactic bureau of Investigation, aparecía
representada una horrorosa criatura lagartoide de dos metros de alto con un brazo
humano asomándole repulsivamente de sus fauces erizadas de colmillos. El chinger
era un espécimen particularmente asqueroso dentro de su género, con escamas
afiladas como navajas de afeitar que brillaban con sádicos destellos y garras como
hoces. Los ojos de la monstruosa criatura destellaban con satánica maldad, mientras la
saliva mezclada con sangre humana resbalaba por su cuerpo verde hasta sus piernas
hinchadas de músculos y su cola, envuelta pudorosamente con unos leotardos color
«chartreuse» y plateado brillante. Una maldad feroz e hipnótica brillaba en los ojos
facetados como diamantes. Aquella cosa parecía el repulsivo resultado de un error de
impresión de los cómics sadomasoquistas de AC/DC, pensó el sargento Bill de
Phigerinadon II. Él prefería con mucho los cómics de Furville.
¡MATA UN CHINGER POR KRISHNA!, decían las letras a rayas y en tres
dimensiones que brillaban y giraban como postes psicodélicos de una barbería.
Bill miró aquello reflexivamente, mientras se hurgaba alrededor de los colmillos los
repulsivos restos del sedimento fangoso que aquella mañana le había exprimido la
cocina en un tazón.
—Muy impresionante, ¿eh? —dijo un hombre a sus espaldas.
Una parpadeante holoetiqueta le etiquetaba como Hervil Skimmilquetoast.
—Ese es el nuevo diseño de la propia oficina del emperador, del departamento de
Información Exacta y Eficiente.
El tipo era el típico tonto-carne-de-oficina, bajo, estúpido e inútil, con algún tipo de
defecto congénito que le hacía parecer un cocodrilo: piel verde, protuberancias, dientes
puntiagudos y todo lo demás. Había muchísimos mutantes en la galaxia y mientras
existiera radiación, chapuceros de la experimentación genética y permisos para que los
productores del mundo de Hollywood reprodujeran aún más, continuaría habiéndolos
siempre. Pero aquello estaba bien, dado que uno tenía que tener a alguien que hiciera
funcionar la burocracia galáctica, y todos los hijos de puta capacitados eran
emborrachados y enrolados en la Armada y le rendían al emperador su merecido
tributo. Mientras tuvieran un cerebro en alguna parte detrás de sus alienígenas ojos,
pudieran rebuscar y picotear sus terminales de computadora y no cortocircuitaran la red
de comunicaciones con sus babas, resultaban material picapapeles de primera.
—Dicen que utilizaron una fotografía de un chinger auténtico como referencia.
También el brazo era real. Se armó un poco de revuelo cuando resultó devorado y no
pudieron devolvérselo al tipo que lo había prestado; una prueba más de que uno no
puede fiarse de un chinger si tiene la posibilidad de cargárselo... quiero decir,
cagárselos... —Se sacó el dedo con garra de la nariz, le miró con disgusto y volvió a
metérselo para realizar una búsqueda a fondo—. Hmmm. ¿Qué es exactamente lo que
quiero decir?
Sólo había una cosa que parecía normal en aquel espécimen de catálogo de Sears
and Geekbuck, observó Bill; y se inclinó por encima del escritorio dedicándole su mejor
sonrisa de soldado-galáctico-bueno-bueno.
—Bonito pie ese que tienes, verdoso —dijo Bill.
—¿Eh? —El burócrata abandonó su perforación nasal, se inclinó hacia delante en la
silla y parpadeó mucho.
—He dicho que bonito pie; o al menos lo sería si no lo tuviera usted metido en ese
zapato. ¿Le importa si le echo un vistazo?
—Hummm... señor soldado...
—Me llamo Bill, compañero. Soldado Bill.
Bill tuvo que contenerse para no coger al tipo por el cuello y estrangularle con un
apretón cordial instructor/recluta. Aquel no era un campo de entrenamiento, sino, y ése
era el juego favorito de Bill, una extraña variación deformada de Pieses.
—Soldado Bill, ¿he oído bien? ¿Usted quiere echarle una mirada a mi pie?
—Sí. Yo tengo esta cosa por pie. Lo llaman un problema podológico. Pedofilia,
según algunos. Y también tengo pequeños problemas con él. Es inaguantable; el dedo
pequeño comienza a picarme, no puedo controlarme... ¡arrgh!
Y sin más ni más, Bill levantó la pierna, puso el pie desnudo sobre el escritorio del
burócrata saurio y se rascó el dedo con gran entusiasmo. ¡Y qué pie era aquél! Tenía
doce dedos, uñas doradas... y piel de tela escocesa Royal Stuart.
Al tipo se le salieron los ojos de las órbitas a causa de la impresión, la mandíbula
inferior se le cayó y luego volvió a cerrarse produciendo un impresionante chasquido de
colmillos.
—¡Saltarines osos de Saturno! Eso es un pie considerable. Puedo ser tan
presuntuoso como para preguntarle... ¿qué le ocurrió?
—Le diré lo que me pasó. De forma absolutamente accidental me volé el pie original
en un planeta llamado Veneria, eso es lo que pasó. —Sorbió por la nariz con
autocompasión ante el recuerdo—. No es una cosa fácil de hacer, ¿sabe?
—Pero... pero... si puedo ser tan atrevido como para preguntarle... —aquel tipo tenía
un silbido fastidioso en la voz, similar al chillido que emiten los flotadores de aire
cuando acaban de desinflarse—. ¿Por qué?
—Muy sencillo. Era la única forma de conseguir que me dejaran salir del planeta.
Tuvieron que embarcarme porque tenían escasez de píes de repuesto. Llegado el
momento, me pusieron otro pie y volvieron a enviarme al servicio activo, pero por lo
menos fui a parar a un planeta diferente.
—¿Ese pie? —preguntó Herv.
—No éste, idiota, otro. Me han dado ya tantos pies que debería tener más de una
milla a estas alturas. Me han dado ya tantos pies*que me siento como el laboratorio de
un podólogo. Me han dado ya tantos pies...
El rostro de aquel tipo adquinó una expresión horrorizada y asustada.
—Oh, ya comprendo —concedió, sonriendo afectadamente—. He oído decir que
ustedes, los soldados, pasan años encerrados en esos acorazados sin ninguna
compañía femenina. Algo tiene que romperse, y a menudo así ocurre. Así que usted
tiene esa cosa por pie.
Bill se inclinó sobre el escritorio con un amenazador entrecejo fruncido.
—Cuidado, cabrón. ¿Estás llamándome pervertido?
—No, no, soldado Bill —relinchó el oficinista, retrocediendo, repentinamente
consciente de los trapecios, deltoides y bíceps que sobresalían en la estructura de Bill
como un traje de buceador inflado—. ¡Mire, simplemente no es normal para mí esto de
* Como casi todo el mundo sabe, la milla y el pie son unidades de longitud anglosajonas. Así, cualquiera hace un juego de
palabras. (N. del T.)
enseñarse mutuamente los pies! —El tipo sonrió conciliadoramente, pero Bill iba a
lanzársele al cuello de todas formas. Le detuvo un chillido que sonó en los altavoces.
—¡Skimmilquetoast! ¿Es el soldado que envié a buscar el que está bramando como
un loco ahí fuera?
—Sí, señor —dijo Hev, mientras miraba con turbación a Bill.
—Sólo una miradita, ¿eh? ¡Le prometo que no lo tocaré!
—¿Qué están haciendo ustedes dos ahí fuera, jugando a médicos? ¡Haga pasar a
ese mierda! —El intercomunicador chasqueó al cerrarse con un estallido estático.
—Vamos, sea solidario —dijo Bill—. ¡Le daré algunos credi-bonos! Tengo algunas
perlas de amor llenas de jugo. ¡Son suyas! ¿Y qué le parecería...?
—No. No me dé nada. ¡Aquí lo tiene, si eso es lo que quiere, échele un vistazo y
luego métase en esa maldita oficina antes de que yo pierda mi estúpido empleo!
El oficinista se quitó rápidamente el zapato y luego el calcetín. Levantó el pie de
color verde pálido para que Bill lo viera.
Bill suspiró.
Era el pie más exquisito que hubiera visto jamás.
Desde la planta bien formada hasta el arco perfecto, pasando por uñas pedicuradas
y pintadas de color rosa, parecía una escultura de Miguel Ángel o una pintura de un
ángel de Rafael; aunque verde. El pie de Bill (por otra parte o por otro pie), parecía un
cubo de basura moderno.
—Bonito pie —dijo Bill amablemente—. Gracias.
—Pero ¿y qué pasa con su otro pie? ¿No es normal, ése?
Bill negó con la cabeza.
—Es plano. Tiene los dedos rotos. Callos en los nudillos. El habitual pie de un
soldado. Usted tiene que estar muy orgulloso del suyo. Mímelo, amigo mío. —Se tragó
una lágrima—. Bueno, será mejor que vea qué quiere ese cretino.
Bill cuadró los hombros y marchó al interior de la oficina principal, perteneciente a J.
Edgard Insuflador, subdirector de las operaciones anti-chinger y anti-Amenaza
comunpop del GBI.
En cuanto entró, se halló al alcance de un Mark 100 y dos cañones de obuses láser.
Estas piezas de artillería asomaban del escritorio del subdirector, que estaba hecho de
acero blindado gris lleno de remaches.
—¡Alto! ¡O será volado en pedazos!
Bill se detuvo. Levantó las manos según la señal de la época que indicaba rendición,
carencia de armas y petición de permiso para ir al lavabo de niños.
—Soy sólo yo. El soldado Bill. Un soldado leal. Presentándose según lo ordenado.
¡Señor!
—¿Está bien seguro de que no es usted un espía chinger? —gruñó la voz.
Bill pudo divisar una cabeza canosa de corte militar que surgía «caneando» desde
detrás del escritorio blindado.
—¡No, señor! ¿Acaso soy verde y mido dos metros de estatura, señor?
Bill sabía perfectamente, por sus demasiado numerosas experiencias personales,
que los chingers distaban mucho de medir dos metros, sino sólo veinte centímetros.
Era cierto que, al ser originarios de un planeta de mucha gravedad, resultaban ser unas
poderosas alimañas pequeñitas, de ojos saltones, peligrosas, hábiles y mortales
jugando al póquer. Pero intuía que era mejor seguirle la corriente a la mierda
propagandística, la cual aparentemente se tragaban incluso los que la pergeñaban.
—¡Malditamente parecido! Podría tratarse de una obra de maquillaje junto con una
«colatomía». Es verdad que usted no entró aquí por la gatera y falló el examen
subliminal de CI. Es demasiado estúpido para ser un chinger.
—¡Gracias, señor! —dijo Bill, regresando al tono de ladridos del soldado que
denotaba respeto, honor y tradicional odio despiadado hacia los sospechosos.
—Muy bien, Bill. —El cañón de láser bajó de forma visible y Bill se sintió mucho más
cómodo. El hombre salió de detrás de su escudo blindado, dejando a la vista unos
rasgos que parecían pertenecer a un cruce entre un jabalí africano y una boca de
incendios. A un lado de la cara le sobresalía un cigarro del tamaño de una nave
salvavidas espacial.
—¿Es usted, y ha sido usted, en esta vida o en alguna anterior, o ha querido alguna
vez, o pensado en ser, o en que podría ser, en alguna vida futura de otra dimensión, un
miembro titular del Partido Comunpop?
Las gruesas cejas de Bill se juntaron.
—¿Es eso una pregunta con trampa?
¡El Partido Comunpop!
¡La amenaza instruida!
Había comunpops en Phigerinadon, recordaba Bill vagamente, pero habían sido
barridos por una incursión del ejército cuando él era niño. Lo recordaba porque su
mamá se había negado a comprarle más casetes de música pop, y porque el señor
León Trotsky, que vivía un poco más abajo en la misma calle, había sido descubierto
colgado por los dedos en la plaza del pueblo. Aquello había entristecido a Bill, porque
había sido el señor Trotsky quien le había hecho conocer la música pop y los cómics
clásicos Agitapop, y toda la idea de cómics, punto. La auténtica ironía, había dicho la
señora Bill, era que el verdadero nombre del señor Trotsky era Fred Jones, y sólo era
aficionado a la historia y la literatura rusa, y no un miembro del Partido Comunpop.
Pero, como descubriría Bill durante su vida de adulto, los soldados galácticos estaban
educados en los campos de entrenamiento, por lo que colgaban primero y preguntaban
después. La reacción de Bill fue preguntarle a su mamá si la coprofilia tenía algo que
ver con amar a los policías*. La mamá había mascullado algo así como «jodidos
intelectuales», y permitió que Bill continuara leyendo sus cómics tras haber eliminado
de ellos cualquier cosa educativa y amenazadora.
El nombre de Partido Comunpop era, por supuesto, la abreviatura de Partido
Comunitario Popular de Lectores, y no tenía absolutamente nada que ver con el Partido
Comunista Intergaláctico ni con San Karl Marx. De hecho, en lo que respecta a la
política eran bastante neutrales y tan amenazadores para el reino del emperador como,
oh, el lavabo auxiliar de su dormitorio de recluta en Mundonaufragado. Sin embargo, al
ser el gobierno del emperador del tipo totalitario, y el Partido Comunista semejante
coco histórico habitual, la oficina de Paranoia y Desinformación del monarca había
caído sobre el indefenso Partido Comunitario Popular de Lectores como uranio
depauperado.
* Coprofília: interés en las heces; uso de éstas para excitarse sexualmente. Los autores juegan con la palabra jergal cop, policía.
(N. de la T.)
Miles de inofensivos lectores fueron enviados a prisión por leer libros incorrectos.
Fue nombrado un comité especial para que revisara los millones de libros que estaban
a la venta, y prohibiera los que considerara inapropiados para los ciudadanos
galácticos oprimidos por el gobierno. Parafraseando al filósofo Santayana, aquellos que
no conocen la historia están condenados a regurgitarla. El emperador se hubiera
ahorrado muchos problemas si se hubiese limitado a hacer caso omiso de los lectores
de libros. La persecución de la que les hizo objeto radicalizó a cientos de miles de
ciudadanos que inmediatamente se convirtieron en los revolucionarios que las
autoridades temían que fuesen (aunque eran revolucionarios que, tras un fatigoso día
de bombardeo, regresaban a casa para acurrucarse con un buen libro gordo). Así se
creó la amenaza instruida, el Partido Comunpop.
—¿Pregunta con trampa? Por supuesto que no se trata de una pregunta con trampa,
idiota.
El cigarro se meneó de forma obscena y el hombre se puso en pie y dio unos saltos,
mientras la grasa de su cuerpo rechoncho temblaba como gelatina debajo de su
camisa almidonada y su corbata a lunares.
—¿Cree usted que yo malgasto el aliento?
Bill hizo exactamente lo que hacía habitual mente cuando se enfrentaba con un
acertijo burocrático.
—Mire, no me esperan en ninguna parte. El coronel me dijo que me presentara aquí
puntualmente a la hora mil cien del día de hoy para que me destacaran en una misión
especial. No soy miembro del Partido Comunpop, sino un saludable lector de cómics
galácticos de sangre azul y de cómics de porno duro cuando puedo conseguirlos, y
estoy orgulloso de ello. Así que mientras usted se aclara acerca de lo que quiere de mí,
me sentaré aquí y me tomaré el jarabe que el médico me recetó cada hora.
Sacó un frasco de jarabe que en realidad era una botella de ron de 100 grados
(incluso Bill era lo suficientemente inteligente como para no beber vodka en la oficina
del GBI), desenroscó el tapón y se zampó una buena mitad de su contenido, con la
boca abierta y haciendo muchos ruidos.
Bill sabía muy bien que si hubiera hecho semejante cosa en una oficina de la
Armada, habría sido inmediatamente pasado por la quilla en el buque de carga del
espacio profundo más cercano. Sin embargo, aquélla no era una instalación militar sino
del GBI, y él estaba allí como de prestado.
De todas formas, en lugar de mostrarse disgustado, el director estaba oliendo
extáticamente el aire.
—¡No puedo creerlo! ¡Usted es justo el hombre que necesito!
—¿Qué? ¿Quiere también un trago? —Bill le ofreció la botella mientras comenzaba
a sentir el reconfortante puntapié del alcohol que le adormecía los sentidos.
—Hummm... No, gracias, soldado Bill. Y ahora que se me ha refrescado la memoria
y he reexaminado mis archivos mentales, ya recuerdo por qué está usted aquí.
Perdone por el interrogatorio. Es una reacción refleja. Si no es por los chingers por lo
que tengo que preocuparme, es por los comunpops. Bill, tengo una misión muy
especial para encargarle. ¡El destino del universo descansa sobre esos considerables
hombros! O algo por el estilo. Siéntese, Bill, y déjeme apagar esta condenada máquina.
No quisiera freír a nuestro agente especial más prometedor. Bien. Vayamos a ello.
Bill se sentó, bebió otro trago y luego volvió a meterse el frasco en el bolsillo
delantero. Hubiera sido una buena idea haberle colocado primero la tapa y metido en el
bolsillo de más abajo, pues consiguió derramarse alrededor de 150 centímetros cúbicos
de ron de primera calidad en el regazo, se manchó la entrepierna y le bajaron finas
cascadas por los peludos flancos de las piernas.
Bill se estremeció e hizo muecas, pero consiguió reprimir un embarazoso alarido.
—¡Ja! ¡Ja! —rió el director, apuntando a Bill con un dedo peludo—. ¡Lo he visto!
—Hummm... eeh, bueno...
—No necesita disculparse, soldado. Yo mismo siento una petite frisson cuando
pienso en llevar a cabo una misión especial para nuestro glorioso emperador. —
Inundado de patriotismo, el director del GBI se volvió e hizo marcialmente el saludo con
el brazo extendido al ilustre emperador, cuyo retrato en tres dimensiones, sin mentón y
con expresión de cretino colgaba en un lugar prominente de la pared que tenía a la
espalda. La imagen computerizada del emperador (el mismo emperador al que Bill casi
había llegado a conocer, o al menos quizá había estado a punto de acercársele en su
juventud), respondió reflexivamente con otro saludo. Notable, pensó Bill, mirando la
figura. No le habían arreglado los ojos estrábicos. Era reconfortante saber que hasta el
emperador tenía problemas físicos. Incluso mientras Bill observaba la imagen
estereoscópica, el ojo derecho del emperador pareció desviarse por cuenta propia para
fijarse en Bill, que le estaba mirando. Pero, por supuesto, aquello era sólo un retrato,
¿no? Por supuesto que lo era. El emperador estaba demasiado ocupado como para
espiar a un soldado raso. ¿Correcto? La paranoia estaba bien en su sitio, pensó Bill.
Pero, ¡realmente!
—Sí, hummm, correcto. —Por supuesto, Bill no tenía ni idea de qué significaba
frisson, pero nunca discutía con los oficiales ni procuraba comprenderlos—. En cuanto
a la misión secreta, señor. —No quería quedarse durante demasiado tiempo, ahora que
había derramado su provisión de licor.
—¿La misión? Oh, sí. Correcto. La misión. —J. Edgar Insuflador cogió una pistola de
láser de un cajón, y volvió a encender su monstruoso cigarro, abriendo con ello un
agujero en el techo. Bill pudo ver que había muchos agujeros parecidos en el techo, por
lo que supuso que la oficina de arriba o bien estaba vacía o era utilizada para
ejecuciones privadas del GBI—. Realmente sencilla, Bill. Mundobar. Chingers. —
Escupió las palabras como si estuviera escupiendo briznas de tabaco del cigarro—. ¡La
grieta localizada en el núcleo del vórtice de la continuidad temporal!
La mandíbula inferior de Bill cayó.
—Mundobar —jadeó—. ¿Ha... ha... ha dicho... Mundobar?
No había oído nada más; sólo esas palabras increíblemente adorables.
—No he dicho Mundocerveza, ni he dicho Mundojarra, soldado. Me ha oído bien.
Mundobar. Allí es adonde voy a enviarle a usted. Allí es donde parece haber algún
problema. Corren rumores de que existe un posible trastorno espacio-temporal en el
sismógono transgaláctico, y nuestros agentes dicen que los chingers muy bien podrían
estar detrás de todo ello. ¡Y si no lo están, van a estarlo! Los chingers llevan buscando
la llave secreta del tiempo desde hace años, ¿y sabe por qué, Bill?
—¿Mundobar? —era lo único que Bill podía repetir, como una letanía—. ¡Mundobar!
¡Mundobar, por supuesto, una leyenda entre los soldados galácticos! Tal vez una
leyenda, aunque ningún soldado llegó jamás a descubrir la verdad, pues era un planeta
balneario y los soldados nunca obtenían permiso para ir a descansar.
—Le diré por qué, Bill. Porque esos chingers no sólo pretenden deslizarse y
atacarnos por la espalda, sino que esas alimañas quieren deslizarse y atacarnos desde
ayer. Ese es el porqué.
—¡Me ofrezco voluntario! —dijo Bill, sacudiendo entusiásticamente su brazo negro—
. ¡Yo iré! ¡Yo iré!
—¡Esos chingers! —dijo J. Edgar Insuflador, espumajeando enfáticamente—. ¡Mi
misión en la vida es la de librar a este mundo de esos chingers que Dios confunda,
infernales arrebatadores galácticos!
De repente, la puerta que había al lado de Bill quedó destrozada. ¡Allí, moviéndose
pesadamente en dirección al subdirector, agitando sus múltiples brazos y con su
gigantesco rostro de saurio chasqueando las fauces erizadas de colmillos, apareció
nada menos que una perfecta copia del chinger del cartel! Faltaba, por supuesto, el
brazo humano que le asomaba por la boca. Aparentemente hacía mucho que lo había
digerido, y el chinger estaba verdaderamente cebado con la carne humana.
«Espera un momento —pensó Bill en el fondo de su cerebro—. Los chingers no se
hacen tan grandes. Su eterno adversario, Bgr el Chinger (que había entrado en su vida
como el servil recluta Eager Beager), ¡apenas medía algo más de veinte centímetros!»
Aun así, era difícil discutir con un rugiente lagarto alienígena que tenía las manos
llenas de cuchillos y pistolas, y los ojos cargados de algo que no prometía más que una
muerte dura y caliente.
Afortunadamente, sin embargo, el chinger gigante encaminaba sus pasos
directamente hacia J. Edgar Insuflador, sin dedicarle a Bill ni una sola mirada. Pero el
subdirector estaba preparado para aquello.
—Vamos, pedazo de lodo del espacio profundo. ¡Ven a por ello, porquería
planetaria!
El subdirector sacó una réplica de una subametralladora prehistórica de colección,
estilo Hombres-G, y apuntó a la bestia atacante con dicha arma.
—¡¡¡Grrrumargggggggggg!!! —rugió la salvaje bestia del espacio.
Bill nunca había oído antes a un chinger proferir aquel grito en particular. Les había
oído maldecir en griego, swahili, ruso y, claro está, en su propio idioma sibilante y
eructante. A pesar de todo, aquel espécimen había proferido el grito con una convicción
tal, que Bill le tomó la palabra. Pero (era de los que nunca cuestionaba la prudencia de
una rápida retirada en casos tan brutales como aquél) advirtió que dicha retirada, por
rápida que fuese, le pondría en la línea de fuego de las balas de la subametralladora,
razón por la cual se decidió por saltar detrás de un sofá excesivamente acolchado.
—¡Toma esto criatura asquerosa! —gritó J. Edgar Insuflador.
Cuando la bestia estaba a sólo un metro de distancia, el subdirector abrió fuego. La
subametralladora tableteó y las balas atravesaron la verde piel del lagarto haciendo
saltar trozos de carne. El chinger arrojaba sangre como una regadora de césped. Se
vio empujado hacia atrás, y los revólveres fueron arrancados de sus garras deshechas.
Le quedaba un solo cuchillo en las manos cuando chilló sanguinariamente, saltó de
nuevo hacia el subdirector, y cortó la subametralladora como un rayo.
Bill se refugiaba, impotente, detrás del sofá. No sabía qué estaba ocurriendo en
aquel lugar, pero era sin duda algo muchísimo más mortal que el denubiano juego de la
pulga.
—¡Ajá! ¿Con que te gusta comer plomo caliente? —dijo el subdirector con calma a
través de los dientes apretados y con su cigarro aún humeante levantado hacia arriba
como un signo de exclamación—. ¡Entonces, toma más, chinger!
J. Edgar Insuflador le voló de un disparo la mano que sujetaba el cuchillo, y luego le
dibujó otro broche de balas en el pecho. La criatura se desplomó como un saco de
sangrientas patatas, aunque continuó lanzándole estocadas espasmódicas a su
víctima. Con las mandíbulas todavía chasqueando, volvió a arrastrarse hacia el
director. J. Edgar Insuflador arrojó a un lado su Thompson.
—Éste es un trabajo para Agentedemuerte —exclamó, mientras una sonrisa le
arrugaba las comisuras de los labios y los rabillos de los ojos.
De detrás de su escritorio sacó una sierra de dos mangos y doble filo.
—Muy bien, chinger. Voy a demostrarte cómo trata un verdadero hombre a los
cabrones de tu especie.
J. Edgar avanzó y se dispuso a aserrar la cabeza de la bestia con imparable
ferocidad. La sangre verde manó por todas partes, salpicando las paredes y los ojos de
Bill cuando se aventuraba a echar una mirada. Para cuando consiguió aclararse la
vista, el chinger estaba literalmente cortado en trocitos sobre la alfombra, rezumando
sangre y más muerto que una piedra. Sólo la punta de su cola se meneaba como una
serpiente a la que le hubieran cercenado la cabeza.
—¡Bill! —gritó J, Edgar Insuflador.
En algún momento de la refriega se le había desabotonado la parte superior de la
camisa, y había dejado al descubierto un manojo de viril pelo pectoral. Apoyó un pie
posesivo sobre el trozo más grande de la criatura y pareció estar posando como un
gran cazador de caza mayor.
—Buena lucha, ¿eh? ¡Muy prudente por su parte, ponerse a cubierto! ¡Estas
sabandijas son unos hijos de puta malvados!
Vacilante, Bill salió de su escondite.
—No tendrá usted un trago de whisky escondido por alguna parte, ¿verdad?
—No. No toco esas cosas. Daña mis preciosos fluidos corporales puritanos. ¡Pero es
porque a usted le gusta y por su insólito expediente de servicio por lo que le quiere el
GBI!
Skimmilquetoast asomó la cabeza en la oficina.
—Oh, dios. ¡Gracias a Mithra, señor! Ha acabado con él. ¡El asesino chinger entró a
la carga, me apartó a un lado y fue directamente por usted!
El tipo se volvió hacia Bill y le hizo un enorme guiño. Bill, perplejo, sólo pudo abrir la
boca.
—¡Sin embargo, una vez más, usted ha salvado su vida y el día, por no hablar del
bienestar de la galaxia!
El subdirector gruñó.
—Todo en un solo día de trabajo. Haga venir a un equipo para que limpien toda esta
porquería. Y, oh... hágame montar el habitual trofeo con su cabeza, ¿eh,
Skimmilquetoast? ¡Resulta un maravilloso tema de conversación para la cena!
—¡Sí, señor!
—En fin, Bill. Sera usted enviado a Mundobar con las instrucciones completas
implantadas quirúrgicamente bajo la piel en el lóbulo de la oreja izquierda. Sin
embargo, y a pesar de que le gusta a usted beber, se ha podido determinar que no es
lo suficientemente... hummm... alcohólico, para no ahorrarnos las palabras, para la
totalidad de la cobertura que necesitamos. —Insuflador chupó su cigarro; luego cogió
una carpeta manchada de sangre de lagarto y se la entregó a Bill—. Contiene la
información referente al soldado más alcohólico que aún está de servicio en la armada
galáctica. El será su compañero. La primera parte de su misión consistirá en encontrar
a ese hombre, conseguir que permanezca sobrio el tiempo suficiente como para
hacerle un resumen de la situación, y traerle aquí. Luego les enviaremos a ambos a
Mundobar para que se encarguen de estos asuntos tan importantes.
—¡Sí, señor! —le espetó extasiado, con visiones de incontables botellas danzándole
en la cabeza.
¡No quería perder la oportunidad de ir a Mundobar! Aquel planeta era el ideal de
todos los soldados, y una de las más profundas ambiciones de Bill.
—Skimmilquetoast, acompañe a este buen soldado hasta la salida. Ah, y déles un
toque a esos conserjes para que limpien esto. Dígales a los de seguridad que estén un
poco más por su trabajo, ¿eh? Yo no puedo solucionarles la papeleta siempre, ¿no
cree?
—¡Sí, señor! Soldado, ¿sería usted tan amable de ayudarme a retirar todos esos
trozos de la oficina del subdirector con el fin de no asquearle por más tiempo?
El secretario recogió un pie y señaló el otro con la cabeza. Bill se estremeció e hizo
lo mismo, recurriendo a su enorme fuerza de voluntad. Una vez fuera de la oficina, se
cerró la puerta del despacho del subdirector. El brazo del chinger se enganchó en una
escultura modernista de alambre en forma de anzuelo. Bill tiró con más fuerza y la
pierna de la Bestia, medio arrancada por las heridas de bala, se soltó dejando una
estela de trozos de carne de lagarto, venas y cables.
¿Cables?
De todas formas, Bill se esperaba algo así. En aquel chinger había algo sospechoso.
—Es la mejor idea que ha tenido jamás el subdirector, y el Bureaupsique está de
acuerdo. El se enfrenta cada día con las amenazas para el bienestar del Imperio desde
su escritorio, pero nunca mata realmente nada. Así que, de vez en cuando, le echamos
dentro de la oficina un androide comunpop o chinger para mantenerle en forma. ¡Al
viejo le encanta! Tendrá una sonrisa en el rostro durante al menos una semana, y quizá
dejará de practicar el azotamiento ritual del personal durante algún tiempo.
Bill dejó caer la pierna al suelo y se limpió las manos en los pantalones.
—Usted tiene que proporcionarme información acerca de ese soldado que debo ir a
buscar, y luego indicarme cuál es el MacRancio más cercano. Me apetece tomar un
MacDeliriumTremens, sólo un almuerzo líquido.
—Claro, sargento. —Le entregó a Bill una carpeta y un reloj con un complicado
artilugio en su interior—. Radio subespacial quantum, para comunicaciones
ultrasecretas si se le presenta algún problema o tiene alguna duda que consultar. Oh,
por cierto, será mejor que mantenga ese pie fuera de la boca, ¿eh?
Bill sintió tentaciones de meter el pie en algún sitio mucho más satisfactorio que su
boca, pero decidió que como iba a tener que depender de aquel cerebro de mierda
durante mucho tiempo para obtener la información que necesitara, sería mejor que no
hiciera nada con tanto entusiasmo.
Se fue a tomar esa copa que había estado prometiéndose, mientras abrigaba la
esperanza de no encontrarse con ningún androide chinger o comunpop por el camino.
Bill estaba en un estado de completo, total y absoluto embeleso.
Bueno, no precisamente completo. Ni absoluto. Las pocas emociones humanas
profundas que permanecen imborrables le pinchaban, aunque muy suavemente,
levantaban sus débiles cabecitas desde las abismales profundidades de la depresión y,
al igual que tiernos brotes que se aventuran al exterior en abril seducidos por el canto
de sirena de la primavera, comenzaban a florecer con diminutos pimpollos de
esperanza.
¡Mundobar!
Durante todos los años, que parecían siglos, que Bill había servido en la Armada, en
el fragor de la furiosa batalla y en las condiciones aún peores del campo de instrucción
que había experimentado desde ambos lados, estacionado en planetas infectos y en
naves inactivas que le daban deseos de salir corriendo con sólo recordarlas,
condenado a una existencia oscura e inhóspita de camas duras, seres duros y créditos
nada sólidos... durante aquellos años, el concepto de CyB (Celo y Bebida), había sido
estrictamente verbal en el servicio; los permisos hacía tiempo que habían dejado de
existir. El deber de un soldado era servir a su emperador durante veinticuatro horas y
media diarias, trescientos sesenta y seis días al año, y eso según el calendario
galáctico disgustal acortado que era sólo la mitad de largo que el augustal. Los únicos
placeres de la vida de un soldado eran dos créditos de dos minutos para las damas de
la mañana (las damas de la noche eran mucho más caras), y fumar cigarrillos
desnicotinizados y desalquitranados (con la esperanza de que les acortaran aquella
vida miserable de esa manera dudosamente placentera), los cómics (aunque atestados
de refuerzos subliminales de la lealtad, como el de poner siempre de malos a los
comunpops y los chinger) y, por supuesto, la bebida. Sin embargo, incluso los sencillos
placeres de la vida del soldado tendían a ser diluidos y tibios. Las prostitutas eran
viejas y aburridas, y solían utilizar los créditos para pagarse sillas de ruedas
motorizadas. Los cigarrillos estaban hechos con tallos de tabaco seco, dado que las
hojas estaban reservadas para la oficialidad. Los cómics hacían las veces de papel
higiénico, y carecían absolutamente de criticismo literario.
Y la bebida...
Decir que la bebida era una mierda sería como insultar a todos los excrementos y
alcantarillados del Universo conocido. Tendía a ser un etanol de factura barata y sabor
repulsivo, que según se rumoreaba procedía de Mundofunerano, por lo que en lugar de
alcohol utilizaban a menudo líquido embalsamador.
Bill no había apreciado la diferencia durante mucho tiempo, pero cuando a lo largo
de sus diversas aventuras llegó a probar una cerveza auténtica, un vino auténtico y, por
encima de todo, el whisky, la ginebra y el ron menos sintéticos, supo que quería
dedicar su vida a encontrar un planeta en el que pudiera volver a saborear los frutos de
estos deliciosos productos alcohólicos.
Dicho mundo, según se susurraba en la sombra, era Mundobar.
¡Y los federales galácticos estaban a punto de enviarle precisamente allí!
Eso, siempre y cuando pudiera encontrar al tipo cuyo expediente le habían
entregado dentro de una carpeta vainilla. Sabía que era vainilla y no manila, porque se
había emborrachado con su almuerzo líquido y se la había comido.
Dio la casualidad de que el soldado que a Bill le habían encomendado buscar —
teniente Galletomarino Duro, Junior —estaba en aquel momento justo allí, en el mismo
planeta que Bill, el principal núcleo de los asuntos burocráticos de la galaxia y centro de
fabricación de lencería femenina, Bragamundo.
Después de mucho papeleo, averiguaciones y comunicaciones cruzadas (por no
hablar de las paradas en bares y letrinas para investigar los famosos hábitos
alcohólicos de Duro y, tal vez, para soplarse uno o dos tragos), Bill se encontró con que
el escuadrón del teniente estaba en la base militar Éter de Mal Agüero.
—Sea breve —le gruñó el capitán Cuartodelibra, levantando hacia Bill una mirada
suspicaz desde la montaña de papeles que tenía delante—. ¿El teniente Durillo? Vaya
un borracho. Suda etilo puro. Pero ha llegado usted demasiado tarde, cerebro de
mierda. Debería haber venido un día antes. Acaba de ser destinado a Un Planeta
Dejado de la Mano de Dios.
—¿A qué planeta?
—Un Planeta Dejado de la Mano de Dios, cojones... ¿es que no me oye? Ése es el
nombre. Así es como lo llaman. Mundomuerte 69, para ser más precisos. Uno de los
varios cientos de mataderos de combate entre humanos y chingers, además del resto
de los repugnantes ET del Universo. ¡Que Ahura Mazda les carcoma sus verdes
huesos alienígenas!
—Bueno, quizá puedan ustedes llamarle para que regrese. Estoy en misión oficial.
—Bill le enseñó el brazalete de identificación que le había dado el GBI y que llevaba
sujeto a la muñeca debajo de su comunicador.
—Malditas termitas, soldado. Toda esa mierda burocrática no sirve para nada aquí.
Duro ya está a más de la mitad de su recorrido alcohólico inconsciente en dirección a
las pistas de despegue.
El capitán examinó sombríamente un cronómetro. Satisfecho de ver que el aparato
continuaba siendo exacto, comprobó el reloj de soldados suministrado por el Gobierno,
que ostentaba el ceñudo rostro del amado emperador.
—Debería despegar dentro de unas dos horas. Si mueve el culo puede que consiga
pillarle. —Sonrió con alegre sadismo—. O podría también largarse con ellos. He oído
decir que Mundomuerte está realmente in este año para las excursiones suicidas de
servicio.
—No, gracias. ¡Yo tengo algo por lo que vivir! —dijo Bill, lleno de entusiasmo.
El capitán le miró con suspicacia.
—¿Le ocurre algo malo, soldado? Se supone que debe morir en acción. Volver a
casa con su escudo o encima de él. Ya conoce esa mierda.
—¡No, señor! Quiero decir, ¡sí, señor! —Bill advirtió con horror que había estado a
punto de irse de la lengua con respecto a su viaje a Mundobar, cosa inaceptable, dado
que no sólo la misión era alto secreto, sino que probablemente el capitán le pegaría un
tiro a causa de los celos rabiosos que sentiría—. Creo que ha sido un espasmo de puro
placer al contemplar a nuestro querido emperador sonriéndome desde la pared.
—¿Sí? Bueno, contrólese mientras esté por aquí, compañero. En Bragamundo, es el
mes de joder al compañero y sólo tenemos un mes por año. ¿Comprende?
Bill sonrió enseñando los colmillos en su mejor estilo de instructor militar. Luego
saludó con ambas manos derechas.
—¡Sí, señor!
Se fue al trote a la pista de despegue para poder encontrar al teniente Duro antes de
que la nave se elevase en el aire.
Las pistas de despegue de Campos Felices estaban a unas dos horas de camino en
coche-grav, pero Bill, a una velocidad disparatada y sacrificando algunos perros, gatos,
una ancianita y un alférez, consiguió llegar en poco más de una hora y media.
Como siempre, al aproximarse a las grandiosas pistas de lanzamiento imperiales,
Bill jadeó uno o dos jadeos apreciativos ante el espectáculo de las monstruosas naves
que se encumbraban muy alto apuntando imperialmente hacia el cielo, con sus cascos
brillantes despidiendo destellos a la luz del sol, y las plateadas agujas de sus hocicos
dirigidas hacia arriba, en dirección al desafío y a la aventura.
Luego, como de costumbre, se apoderó de él un estado depresivo cuando le dejaron
pasar por el puesto de guardia, a través de aquella ceremoniosa holo-fachada de un
buque espacial imaginario, al interior de la realidad espesa de humo, sucia y ruinosa de
las verdaderas pistas de despegue imperiales. De las grietas abiertas en el suelo
manaba un humo grasiento. El olor del combustible diesel y el sulfuro impregnaban el
aire. Los técnicos tiznados se desplazaban en vehículos de servicio tronados, con
aspecto de hormigas obreras después de un bombardeo. Había tal vez una veintena de
naves en diferentes estados de avería que se alzaban sobre el suelo como
champiñones retorcidos en un lecho de moho. Sus cascos estaban agujereados por los
cascotes de polvo interestelar y salpicados por los excrementos de pájaros de
incontables mundos.
La pregunta era: ¿cuál era la de Duro?
Bill detuvo a un soldado de piel gris que llevaba galones de cabo en el parche del
ojo, y se lo preguntó.
—¿Mundomuerte 69? Ésa es una pregunta realmente difícil de contestar. Tenemos
alrededor de tres naves que se están preparando para elevarse grandiosamente a
través de la atmósfera. Resulta difícil distinguirlas.
El cabo, según advirtió Bill, tenía unas elocuentes cicatrices en la frente que
delataban una trabajotomía. Ése era el motivo de que no le embarcaran;
probablemente hubiera sido una fuente de problemas o hubiera intentado llevar a cabo
una AS (no existían las ASP o Ausencias Sin Permiso en aquella armada de mierda, ya
que «permiso» era un concepto ajeno). Una trabajotomía era como una lobotomía, con
la diferencia de que instalaban una pequeña computadora programada en el lugar en el
que solía estar más o menos la mitad de la materia gris; mantenía a la víctima activa,
con una tarea preprogramada.
El cabo suspiró.
—Ojalá pudiera ir con ellos a la gloriosa batalla. ¡Ay!, no soy más que un marino de
tierra. Tengo que servir al Imperio aquí, entre la suciedad y la gravedad. Pero, como
dice el emperador: «¡También sirven los que se quedan esperando!».
—¿Esperando? ¿Esperando qué? Déjese de mierdas pseudorománticas y dígame
qué nave es.
El cabo se limitó a sonreír con ojos vidriosos.
—No se preocupe —dijo Bill—. Lo averiguaré por mí mismo.
No tenía que ser tan difícil, murmuró Bill para sí. Las naves que estaban a punto de
despegar tenían un aspecto muy diferente de las que estaban moribundas e inactivas.
Por ejemplo, sus compuertas se hallaban cerradas: ¡buena pista! Y, además, se
sacudían como un volcán bloqueado lanzando vapor por las junturas y con un aspecto
general de calentadores de agua a punto de estallar. Demonios, algunas de ellas
estallaban de hecho, matando a toda la tripulación y a quien estuviera en su inmediata
vecindad. En el pasado, con los motores atómicos se habían producido explosiones
nucleares que destruían ciudades enteras. Ésa era la razón por la que ya no se
permitía el uso de dichos motores para el despegue. Las catapultas de vapor lanzaban
las naves al aire, y luego se empleaban cohetes propulsores químicos. Al menos,
cuando estallaban lo hacían muy discretamente en la atmósfera, donde no había
ningún oficial de alto rango.
No le llevó mucho tiempo encontrar una candidata posible para la nave que más
probablemente estaba a punto de partir. En medio del campo había un ruidoso y
apestoso cubo de tuercas que vibraba como una tetera eléctrica en plena ebullición.
Los motores estaban entrando en un entusiástico estado rojo blanco de locura, y las
luces giraban a lo loco por todas partes. Sin embargo, como aún estaba bajada la
rampa de abordaje, al pie de la cual se hallaba un suboficial con una plancha
sujetapapeles y un bolígrafo atómico, Bill pensó que quizá quedaban algunos minutos
para la ignición.
—¡En, compañero, no habrá forma de que pueda hacer entrar ese coche-grav en la
beelzebub! —dijo el suboficial, un sargento entrado en carnes y con la mosca detrás de
la oreja, una mosca grande que probablemente se había traído del comedor, pero Bill
no tenía ni el tiempo ni la paciencia necesarias para explicarle al tipo cuan estúpido se
veía.
—No voy a embarcar el coche. Voy a...
—Entonces largúese de aquí. Vaya a uno de los depósitos de satélites. Gire a la
derecha al llegar a la segunda plataforma lanzadora abandonada, y a la izquierda a la
altura del cementerio hasta que vea una pila de cohetes oxidados. Vayase.
—Oiga, ¿se dirige esta nave a Un Planeta Dejado de la Mano de Dios?
El sargento Porky le miró como si fuera natural de Mundosemilladeheno.
—Bueno, por supuesto que se dirige a un planeta dejado de la mano de Dios. Todas
lo hacen.
—No, ése es el nombre del planeta. Un Planeta Dejado de la Mano de Dios.
—Oiga, compañero, si no sabe el nombre no puedo ayudarle.
Un ruidoso escape de vapor ahogó su voz.
—¿Qué? —preguntó Bill.
—Que está en Mundosegunda Base —respondió el tipo.
—¿Quién?
—Quien está en Mundoprimera. Juega como lanzador para los Yankee imperialists.
Todos los soldados aficionados al deporte lo saben, cabeza de mierda. —Miró a Bill
entrecerrando los ojos con suspicacia—. ¿Es usted un espía chinger o algo por el
estilo?
Bill se contuvo para no matarle en el sitio. Con los dientes apretados, le metió al
sargento debajo de las narices sus documentos oficiales del Galactic Bureau of
Investigation.
—¡Por Dios! Un federal. Perdone, excelencia. ¿En qué puedo servirle? —dijo el
gordo de golpe, tembloroso de arrepentimiento.
—¿Adonde va esta nave?
—A Mundomuerte 69, señor. En la nebulosa Posición Misionera.
—¡Ese es Un Planeta Dejado de la Mano de Dios!
—Sí, señor, ciertamente lo es. —El sargento asintió enfáticamente con la cabeza—.
Es un auténtico infierno. Los soldados que van allí nunca vuelven vivos. ¿Por qué el
GBI le envía a ese planeta? ¿Alguna misión especial?
Bill suspiró con frustración.
—No, yo no me dirijo hacia allí. Necesito sacar de esta nave a un hombre que ha
sido destinado a ese lugar. Le necesitamos. ¿Tiene ahí dentro a un oficial llamado
Duro?
El sargento consultó la lista.
—Sí, así es, señor. Duro. Está a bordo. Pero sólo disponemos de cinco minutos
hasta que sellemos la compuerta. No estaría bien lanzar la nave al vacío con la
compuerta de embarque abierta de par en par, ¿no cree?
—Una broma más y podrá darse por muerto. Detenga de inmediato todas las
maniobras de despegue.
—¡No puedo! —aulló el hombre, vibrando de miedo—. Si se para la cuenta atrás en
uno de estos modelos antiguos, estallan. Son medidas de ahorro energético. Ordenes
del propio emperador.
—En ese caso, tendré que entrar ahí dentro y sacar a mi hombre antes de que se
cierren las compuertas. Muy bien. Un soldado debe hacer lo que debe hacer un
soldado. Es decir: sacar a aquel oficial alcohólico de allí para que ambos pudieran ir a
Mundo bar.
Bill aparcó el coche-grav (primero sobre un pie del sargento inspector, a costa de un
grito de dolor y cuarenta y cinco segundos malgastados), y luego subió al galope por la
rampa de la nave.
Que la beelzebub era un «transportador de carne», la palabra que los soldados
empleaban para designar a una nave destinada a arrastrar el detritus de las filas
militares hacia su perdición, se hizo inmediatamente evidente por el fuerte olor a
soldado que llegó hasta las narices de Bill en cuanto traspasó el umbral. La nave
misma era obviamente un buque de carga que había estado en el servicio activo, no
sólo ya en la flor de su vida sino también mucho después de haber superado su fecha
de caducidad. Las junturas estaban deformadas, el cableado goteaba voltios y todo el
conjunto vibraba como un perro en celo. Bill se abrió camino por entre una cantidad de
cables y tuberías colgantes, con la nariz crispada a causa del aire viciado del interior.
Los ascensores automáticos estaban soldados por el óxido, por lo que Bill tuvo que
subir una serie de escalerillas.
Finalmente, llegó a una cámara enorme y en penumbra, iluminada sólo por el núcleo
del reactor de la nave y unas cuantas velas.
—¿Está aquí dentro el teniente Duro Junior?
Gemidos. El chasquido de vasos de hojalata, el chapotear de orinales, el olor a
alubias podridas y pan rancio, el tintinear de las cadenas. Unas siluetas indistintas se
movieron en las sombras.
—¿Teniente Duro Junior, ha dicho? —le preguntó un gemido.
—Eso es —respondió Bill, lleno de esperanza.
—¡No soy yo!
—¡Ni yo!
—Yo no soy Duro, de eso no hay duda! —le respondieron diversos gruñidos.
¡Maldición! Se le estaba acabando el tiempo. ¡Las puertas de aquella cosa iban a
cerrarse en cualquier momento, y Bill se hallaría atrapado y de camino a Mundomuerte
69, para no regresar jamás!
—¡Bueno, quién cojones lo es!
—Está arriba, en la parte auténticamente asquerosa de la nave. Está aislado junto
con otros cabezas de mierda.
—Maravilloso.
Bill no cuestionó el concepto de una celda de aislamiento compartida, no sólo porque
no tenía tiempo, sino porque aquélla era una típica paradoja de la Armada.
Subió por otra escalerilla hasta una sección verdaderamente repugnante de la nave,
aunque mejor iluminada por el núcleo del reactor, en esa zona todavía más radiactiva.
«No está mal del todo», pensó Bill. Últimamente había estado poniéndose un poco
pálido, y le vendría bien un poco de bronceado.
—¡Teniente Duro! —gritó—. ¡Junior!
—¡Hola, chico! —farfulló una voz—. ¡Eshe shoy yo! ¿Qué pasha?
Bill se volvió. Allí, contra la pared, había una verdadera ruina de soldado que tenía
en la mano una botellita de líquido transparente. Tenía la nariz roja y los ojos tan
inyectados de sangre que no parecía haber nada de blanco en ellos; sólo pupilas y
venas. Por el aire, llegó hasta Bill el olor a etanol. Por primera vez en toda su vida, a
Bill le molestó el olor a bebida. La totalidad del hedor de aquel lugar debía de estar
entrándole por las narices.
—¿Quiere un trago?
—Ahora mismo, no. Échele un vistazo a esto. —Bill puso la banda de identificación
del GBI delante de los ojos que no veían.
—Vamos, teniente, tenemos que largarnos... y rápido.
—Ya lo creo... pero tengo que coger mi botella.
—Hágalo. Por eso mismo le necesitamos.
Arrastró al borracho detrás de sí; olía como una noche barata en la Destilería
Excéntrica. Bill respiró profundamente y decidió que quizá dejaría la bebida por un
tiempo, sólo para estar en óptimas condiciones cuando llegara a Mundobar.
Pero en el momento en que Duro daba un paso inseguro, se oyó un sorprendente
chasquido metálico y el teniente se vio empujado hacia atrás y cayó bruscamente
sentado.
—¡Uff! —exclamó—. Lo olvidé. Un pequeño inconveniente.
Señaló la banda de tungsteno que le rodeaba el pecho, encadenada a la pared con
impervium, el metal más duro conocido.
—¿Tiene una lanza térmica?
—¡Dos minutos para el cierre de la compuerta! —carraspeó una diabólica voz por los
altavoces.
Bill profirió un chillido. Dio un débil tirón de la cadena, pero sabía que eso no serviría
de nada, y era condenadamente seguro que no disponía de tiempo para buscar un
hacha... y en caso de que la encontrara, resultaría tan útil como un paraguas bajo una
lluvia de meteoros.
—Lo siento, Duro. Parece que estás clavado aquí. Oh, bueno, dicen que Un Planeta
Dejado de la Mano de Dios tiene una bonita puesta de sol en esta época del año.
—¡Entoncesh, eshpero llegar allí deshpuésh de Mundomuerte 69! —dijo Duro—. Y
espero que tengan buenos margaritas*.
El teniente borracho se quedó dormido inmediatamente después de decir eso.
—Menos mal —murmuró Bill para sí mientras buscaba la salida—. Hubiera tenido
que llevar a cuestas a esa joya hasta Mundobar.
Bill tendría que informar que el teniente Duro no estaba disponible para llevar a cabo
una misión especial.
Encontró la escalerilla y descendió por ella.
Se abrió camino a través de la lóbrega bodega, ansioso por abandonar aquel
agujero infernal de la Armada, en busca de la salida. Tan ansioso estaba Bill, que de
hecho no vio el lazo formado por una cadena herrumbrosa que atravesaba el suelo a la
altura de su tobillo. Se metió directamente dentro de él y se fue contra la pared. Rac,
hizo la cadena. Sin embargo, sus endurecidos reflejos de soldado (y endurecida
cabeza de soldado), evitaron que cayera en la inconsciencia tras golpearse el melón
con algo metálico. Al levantar la vista enturbiada en busca de la salida, aún tenía
consciencia de que si no conseguía alcanzar la puerta en menos de dos minutos, su
culo sería fletado hacia Mundomuerte 69.
Que era, claro está, Un Planeta Dejado de la Mano de Dios, se mirara por donde se
mirara.
¡Allí estaba! ¡La salida!
Una silueta retrocedió ante Bill, bloqueando la puerta.
—¡Quítese del medio, jodido hijo de puta! —gritó amablemente Bill—. ¡Tengo que
salir de esta bañera!
La silueta se definió como un hombre barbudo y peludo cubierto con una masa de
harapos.
—Lentamente giro —tronó el hombre con una voz profunda y ominosa—. Pasito a
pasito... pulgada a pulgada...
El hombre levantó una pierna de la que pendía una vieja cadena rota.
—¡Estoy libre! ¡No puedo creerlo! ¡Usted me ha liberado! ¡He estado en esta nave,
olvidado, durante años! ¡Y usted me ha liberado! ¿Cómo podré agradecérselo?
—¡Salga de mi camino! ¡Tengo que bajar por esta escalerilla!
Los altavoces rechinaron:
—Un minuto para el cierre de la compuerta. Próxima parada; ¡Un Planeta Dejado de
la Mano de Dios!
—¡Oh, no! ¡Ese es Mundomuerte 69! ¡Allí hay muerte, sólo muerte! —El hombre
cayó de rodillas, llorando desconsoladamente ante Bill—. ¡Oh, por favor, buen
compañero! ¡Por favor, lléveme con usted!
* Cóctel de tequila, jugo de lima o limón y un licor con sabor a naranja. (N. de la T.)
—¡Apártese de mi camino!
—¡Por favor, señor! ¡Le daré el secreto del Universo! ¡Yo conozco el sentido de la
vida misma!
—Oiga, cabeza de culo, no me importa si tiene usted las llaves del armario de licores
del capitán. ¡Este bote va a despegar muy pronto, y yo no voy a estar a bordo!
—¡No estoy mintiendo!
—Treinta segundos para el cierre de la compuerta... Es la última oportunidad para
suscribir un seguro de vuelo. Sólo diez millones de talegos por cabeza. Veintinueve
segundos...
El pánico comenzaba a apoderarse de Bill. Le propinó al tipo un empujón fuerte y
rápido. Aquel desecho de hombre cayó hacia atrás, directamente sobre la escotilla. Se
aferró a la rampa que chasqueaba y se sacudía... y luego se desplomó, cortándole a
Bill la vía de salida.
Bill le miró, horrorizado.
—Veinticinco segundos. ¡Denle un beso de despedida a su culo de soldado! —dijo la
tranquilizadora voz rasposa por los altavoces.
Ahora bien, Bill ya se había hallado en otras ocasiones en el fondo del pozo, por lo
que sabía qué es lo que daba mejores resultados en semejantes situaciones,
claramente apuradas.
¡El total y absoluto pánico devastador de la mente!
No por pensar en el peligro inmediato, sino por pensar en volver a encontrarse
atrapado en un planeta como Veneria, Bill lanzó un alarido penetrante y se lanzó de
cabeza por la escotilla.
Aterrizó en algo sorprendentemente blando.
—¡Oouuf! —gritó alguien—. ¡Eh, compañero! ¡Quítate de encima de nosotros!
¡Como sí no fuera ya bastante desgracia que estemos condenados, nos aterriza
encima una bola de grasa!
Afortunadamente, había aterrizado en un colchón común, con soldados comunes y
todo.
Bill se hubiera sentido ofendido por la palabra «grasa», pero los altavoces le estaban
recordando presumidamente a todos que faltaban exactamente diez... no, nueve
segundos para el cierre de la compuerta.
Bill bajó del colchón, tarea que le dificultaron diversos miembros y rostros de
soldados.
—¿Eh, compañero, por qué no te quedas por aquí?
—Sí. Nos vendría bien un poco de compañía.
Bill repartió entre la maraña unos cuantos puñetazos y rompió unas cuantas narices.
Avanzó trabajosamente hacia la borrosa franja de luz que era la salida.
—Cuatro segundos. Dos segundos.
—¡Eh, un momento! —chilló Bill—. Te has saltado tres segundos.
—¿Tres segundos? —preguntó la voz por el intercomunicador—. ¿Me salté tres
segundos, Madge? Hubiera jurado que había contado tres. Oh, bueno. Tres segundos.
Un segundo.
—¿Y qué hay de los dos segundos? —chilló Bill.
—Maldición. ¡Ya he dicho dos! Oiga, compañero, ¿quiere que lo repita para usted?
Puedo hacerlo, ¿sabe? ¡Disponemos del equipo necesario!
La compuerta estaba justo ante él.
Comenzaba a cerrarse, Bill recordó la diabólica jungla, el sudor, el horror, el dolor de
tener que volarse su propio pie para marcharse del último mundo de muerte en el que
había estado. Aguijoneado por aquella visión, se zambulló hacia delante a través de la
puerta que se estaba cerrando en el último microsegundo posible.
Rodó por la rampa, resoplando y jadeando, y se detuvo ante dos pares de pies. Un
par estaba calzado, y el otro descalzo, calloso e increíblemente mugriento.
—Eh, compañero —dijo el guardia—. ¿Es este tipo Duro?
Bill estuvo a punto de decir: «¡Demonios, no!». Sin embargo, le detuvieron un par de
brillantes ojos que le miraban entre la pelambrera de forma implorante.
Bill iba a decir, de todas formas: «¡Demonios, no!», porque estaba bastante
trastornado por haberse escapado a duras penas, pero algo, no sabía qué, una
importuna vocecilla de compasión, quizá una partícula submicroscópica de consciencia
y piedad que se apolillaba en algún rincón polvoriento de su cerebro desde los días
anteriores a su enrolamiento, le detuvo. O tal vez era simplemente acedía.
—Sí. Ése es. Va a acompañarme.
—Bueno, pues le sugiero que coja su coche-grav y se largue de aquí a toda
velocidad, porque esta cosa despega con una explosión que carboniza todo bicho
viviente en varios kilómetros a la redonda.
Acto seguido, el hombre corrió como si se le llevaran los demonios; sea lo que sea lo
que signifique eso.
Bill se sentó, malhumorado, en el asiento del conductor y encendió los repulsores
antigravedad.
—No sé por qué estoy haciendo esto. Simplemente no lo sé —dijo, mientras se
alejaba a toda velocidad.
—No se arrepentirá, Bill. Se lo prometo —asintió el hombre.
Ahora comenzaba a hablar de forma más sencilla, y sonaba decididamente familiar.
Segundos más tarde Bill sintió el calor de los cohetes al despegar. La luz destelló
alrededor de él, y el coche-grav se encabritó.
Continuó corriendo y oyó que la beelzebub rugía al alejarse, atravesando la
atmósfera hacia su letal destino.
Cuando pensó que ya estaba a salvo, Bill detuvo el coche y se volvió hacia su
pasajero.
—Muy bien, aliento de mierda. Hasta aquí llega usted. Será mejor que yo...
El asiento trasero estaba vacío.
El tipo ya se había marchado.
Se encogió de hombros, pero se le pusieron los pelos de punta al sentir un
escalofrío. ¿Adonde se habría ido el tipo aquel?
Una escalofriante brisa de sospecha le erizó los cortos pelos de la nuca, y le heló
también el intestino grueso. Un fantasma del pasado de la Armada. Se atragantó.
—¿Soldado Bill?
Bill levantó los ojos, aturdido, y lo vio todo a través de unas gafas color cerveza.
—¿Soldado Bill? ¿Puede recibirme? Cambio.
Bill advirtió que la razón por la que sus gafas tenían color de cerveza era porque se
había quedado inconsciente en un bar de puerto espacial. Todo era agradablemente
oscuro, cómodo y blando, como suelen ser los bares buenos. Excepto sus ojos, que le
dolían porque tenía la cara apoyada sobre el borde de dos jarras de cerveza. Las cogió
y se las arrancó de la cara, lo que produjo un sonido propio de ventosas, y miró a su
alrededor con la vista borrosa. Sólo había unos pocos clientes más, dos de los cuales
dormían la mona sobre charcos de licor en el suelo, dentro de la buena tradición militar.
—¿Cuántos? —dijo Bill.
—¡Mire su radio transmisor-receptor subespacial superquántum, idiota! —dijo la
insistente voz desde la dirección de su muñeca. Bill miró el dispositivo con la vista
borrosa, y distinguió el rostro de T. Edgar Insuflador que le miraba acusadoramente—.
Escuche, Bill. Hemos decidido que su fracaso en conseguir traer al teniente Duro ha
sido para bien. Hemos llegado a la ineluctable conclusión de que usted tendrá que
llevar a cabo la cobertura alcohólica. Parece tener un talento natural para ello.
Bill intentó responder, pero se lo impidió un eructo tremendo puntuado con un hipo.
—Excelente. Ya vemos que ha estado trabajando duro en su preparación. Sin
embargo, dada la situación, hemos decidido que deberá contar con un compañero
agente. Uno de nuestros mejores hombres. Está sentado justo a su lado en este
momento. Su nombre es Elliot Metadrina, es un hombre-G. Dígale hola a su nuevo
compañero, Elliot, y demuestre cuan cordial y franco puede ser un buen y honrado
hombre-G del emperador.
El hombre que se hallaba allí de pie, se volvió y le tendió una mano cordial.
—¡Jesús! Encantado de conocerle, soldado Bill. ¡Jesús! Ésta será una gran misión,
¿verdad? ¡Mundobar! Apuesto a que allí podré hacer algunos malabarismos con el
vaso en el mentón. ¡Jo, jo!
Bill frunció el ceño de consternación, mientras parpadeaba para aclararse la vista
emborronada por la cerveza. Jesús. ¿Dónde había oído antes esa expresión? ¿De
hecho, la había oído alguna vez? Quizá por eso les llamaban hombres G, para acortar*.
Bill estaba aún vibrando de expectación ante la idea de ir a Mundobar, y temblando
de horror ante el recuerdo de su escapada por un pelo de la beelzebub. Así que,
vibrando y temblando, tendió una mano insegura para estrechar la del recién llegado.
Elliot Metadrina tenía un rostro fresco y afeitado, cabellos sedosos peinados hacia
atrás, ojos de color azul bebé, y estaba en general tan bien hecho y sano que no tenía
siquiera pelusa en el ombligo. Vestía con un traje a rayas impecable y una corbata
ancha de color azul bebé, que hacía juego perfecto con sus ojos, sujeta con un alfiler
de oro. A su lado tenía un estuche de violín.
—¡Porras! —jadeó Bill, cuyo aparato oral no había acabado de engranar.
—Jesús. Realmente vamos a desbaratar a esos viles chingers, ¿de acuerdo,
soldado Bill? —Elliot Metadrina asintió con la cabeza con fatuo entusiasmo—. Ya lo
verá. Juntos, seremos un equipo de primera. Confío sinceramente en que la operación
del lóbulo de su oreja no haya sido demasiado agotadora o dolorosa.
Ahora que le habían llamado la atención hacia él mismo, Bill se dio cuenta de que en
efecto, le dolía la oreja. O quizá se debiera a que en cuanto salió de su bruma
alcohólica había reconectado su sistema nervioso. La oreja enrojecida e hinchada de
* «Ge», de Jesús, claro está. (N. del E.)
Bill comenzó a palpitar sordamente, y él se dio cuenta de que también tenía un dolor de
cabeza del tamaño de una nebulosa.
Pidió una aspirina, una novocaína inyectable, una pastilla de efectos de sobriedad, y
una cerveza. Echó las pastillas y la novocaína en la cerveza, con jeringuilla y todo, y se
lo bebió de una sentada.
—¡Uamrgh! —gritó Bill cuando la mezcla le estalló en el estómago y le envió ondas
sísmicas por todo el cuerpo. En un instante estuvo sobrio y con la mente clara; y
odiando estar así. La imagen de su jefe volvió a hablar desde su muñeca.
—Es excelente verles trabajar juntos. Tengo asuntos urgentes a los que atender
ahora, como siempre, así que ustedes vayan conociéndose. Todas las instrucciones
están en su oreja, Bill; ¡y si logra matar a algún agitador comunpop por el camino,
estupendo! Cambio y fuera.
—¡Jesús! ¿No es el señor J. Edgar Insuflador, el mejor de los jefes jamás habidos?
—Invítame a otra copa, Elliot, y pide una para ti. Será mejor que comencemos a
conocernos el uno al otro, ¿eh?
—Sí, claro, supongo que sí. Camarero... otra vez lo mismo para mi amigo...
—¿Cargado de novocaína? —preguntó el camarero de la barra.
—No, cabeza de mierda. Ahora ya estoy sobrio, por lo que quiero volver a
emborracharme. Una cerveza con un lingotazo de whisky.
—Y yo tomaré una zarzaparrilla. ¡Cargada de zarza!
—¡Un momento! Van a enviarme a Mundobar con un abstemio. ¿Qué tipo de
cobertura va a ser ésa, por el amor de Krishna?
—Oh... Jesús... Yo bebo, Bill. ¡De hecho, dicen que tengo un estómago despojo!
—De esponja, querrá decir. ¿Y a qué se debe que no beba conmigo, entonces? Dos
tipos que quieran conocerse el uno al otro adecuadamente tienen que chocar un par de
vasos. Y no me refiero a vasos de zarzaparrilla.
—Jesús —dijo Elliot Metadrina, asintiendo con la cabeza como si Bill hubiera dicho
algo muy profundo y sabio—. De acuerdo, me ha convencido. Beberé una cerveza.
—Eso es. Así está mejor. Y si es que debemos conocernos el uno al otro, le contaré
la historia de mi vida. Yo nací. Cuando crecí, fui enrolado en la Armada con engaños,
por un tipo llamado Esperanzamuerta de Camino, y cuyos colmillos eran éstos.
Bill tocó con el pulgar uno de los prominentes caninos a los que había hecho
referencia. Sonó como una púa de tenedor.
—He sido arrastrado a los infiernos y he vuelto, he derramado mucha cerveza, roto
unos pocos corazones y unas cuantas cabezas, y me siento inmensamente triste por
mi persona. Y voy a morir, probablemente pronto, pero no hasta que haya terminado
esta misión. ¿Qué me cuenta de usted?
—Jesús... qué patriotismo. ¡Qué filosofía tan árida!. ¡Qué hombre tan endurecido!
Usted es un ejemplo inspirador para todos los que le rodeamos.
La sospecha volvió a apoderarse de Bill. Lo que decía aquel tipo jesuseante sonaba
a mierda antigua. Pero en ese momento, el camarero volvió a llenarle el vaso y le
distrajo. Bill se relajó y echó un buen trago.
—Pues bien, adelante, cuénteme su historia, compañero.
—¡Claro! —El muchacho se limpió la espuma de los labios con la manga del
abrigo—. No hay mucho que contar, realmente. ¡Pero lo intentaré!
Elliot, según explicó, había nacido como hombre-G. En realidad, había nacido en un
tal mundo Uno-G que giraba en torno a un sol llamado Silbido-G. El Mundo-G había
sido colonizado por oficiales de la ley, hombres del Gobierno y agentes de los servicios
secretos en los tempranos días preimperiales, durante una época de insólita paz en la
historia de la Humanidad. Al no tener nada que hacer en el sentido de la violenta
pacificación, los hombres de la ley habían emigrado a un mundo ya colonizado,
poblado entonces por racistas, libertarios y protofascistas que huían de la justicia.
Habían organizado su propio sistema judicial, declarado ilegales la mayoría de las
actividades en el planeta, excepto la venta de armas, e inmediatamente empezado a
aplicar la ley con tanto derramamiento de sangre y violencia gratuita como les fue
posible. Cuando los hombres-G llegaron, aquello era a simple vista un campo de
batalla. Cuando éstos empezaron a perder, la desesperada población comenzó
también a importar criminales, mafiosos y traficantes de droga de toda la galaxia para
que les ayudaran a combatir a esos hombres-G que constituían una amenaza, cosa
que agradó inmensamente a los agentes de la ley. Una empresa inteligente organizó
un canal documental que cubría el Mundo-G por cable galáctico que se convirtió
instantáneamente en un éxito de audiencia. Tanto es así que al cabo de una
generación los planetas comenzaron a emular a aquel lugar lleno de acción, y ¡puuf!,
allá fue la paz de la galaxia. Se estableció el Imperio para restaurar la paz, incluso
aunque fuera por la fuerza. Serían salvados incluso en el caso de que para ello tuvieran
que ser destruidos, lo cual sonaba muy familiar. Muy pronto los humanos de todos los
sistemas planetarios comenzaron a dispararse y arrojarse bombas de nuevo, lo cual
acabó con el establecimiento, de una vez y para siempre, del Imperio actual.
Pero cuando la paz quedó restablecida, los generales y almirantes se inquietaron.
Así que dieron la bienvenida con los brazos abiertos a la amenaza chinger que
asomaba ante ellos. Por supuesto, no se trataba de una amenaza real, dado que los
chingers nunca habían oído hablar de la guerra. Pero ese detalle no detuvo al ejército.
¡Un poco de hábil propaganda, y la guerra comenzó! Ahora podrían dedicar sus
energías a destruir alienígenas y condecorarse mutuamente.
Elliot Metadrina descendía de una familia con una larga historia de hombres-G
especializados en imponer las prohibiciones en Mundo-G, mientras dirigía destilerías,
bodegas y fábricas de cerveza por otro lado. (De ahí la innata tolerancia de Elliot al
alcohol.) Había sido entrenado en la academia de Mundo-G, fue el primero disparando
con láser, pistolas desintegradoras y armas de balas; conocía diez tipos diferentes de
artes marciales y sabía preparar mediocres hamburguesas de queso vegetal. Sus
pasatiempos incluían la observación de los pájaros, hacer punto, coleccionar cómics
intocables (una publicación hindú, de los pocos cómics religiosos permitidos), y era
verdugo a media jornada un fin de semana al mes en la reserva de verdugos, para
ayudar a sus primos a aprobar en la escuela de Derecho.
Bill escuchó toda aquella mierda con profundo desinterés, asintiendo con la cabeza
por encima de su cerveza. Para entonces, ya habían acabado unas cuantas copas. Bill
estaba notablemente repantigado en su asiento, pero Elliot parecía despierto y alerta a
pesar de haber bebido potentes brebajes.
El vínculo masculino estaba prácticamente establecido.
—Muy bien. Suena estupendamente —dijo Bill—. Ahora cuénteme un chiste.
—Jesús... ¿un chiste? ¿Por qué motivo, soldado Bill?
—Porque necesito reírme, por eso.
—Oh, de acuerdo. Déjeme ver. Ah, sí, sé un buen chiste, —Elliot echó un buen trago
de su copa—. Es un tipo que va al médico porque no se siente demasiado bien. El
médico le somete a una serie de pruebas. El tipo dice: «¿Qué me pasa, doctor?».
«Malas noticias», dice el médico. «Tiene usted sida Galáctico, herpes venusiano y
lepra solar.» «¿Qué va a hacer al respecto, doctor?», pregunta el hombre. «Bueno, en
primer lugar voy a ponerle a dieta de tortitas, pizzas y tortillas.» «¿Por qué tortitas,
pizzas y tortillas?» «¡Porque son las únicas cosas que podremos pasar por debajo de la
puerta!»
Bill se puso de pie. Dejó de un golpe la jarra de cerveza sobre el mostrador, y le
palmeó la espalda a Elliot.
—¡Es fantástico! ¡Es asqueroso! ¡Me encanta! ¡Ese es exactamente mi tipo de chiste
soldadesco!
—Jesús... me alegro de que le haya gustado, Bill.
—Y ahora, ¿qué le parece si echamos un sueñecito antes de tener que ponernos en
camino?
—¿No va a escuchar nada del implante de su oreja, Bill?
—¿Para qué? ¿Para escuchar voluntariamente las órdenes sin que a uno se lo
ordenen? Tiene usted mucho que aprender. Si tenemos que hacerlo, lo haremos
mañana por la mañana. ¿Qué le parece sí redondeamos la noche con algunas copas
más y quizá echemos un vistazo en la tienda knocking EM's, si está abierta?
—Jesús... Bill. ¡Eso suena fantástico! ¿Qué es una tienda knocking?
«Yep», pensó Bill mientras volvía a hundirse en la bruma alcohólica. Aquel tipo
realmente estaba bien. Incluso a pesar de que era increíblemente estúpido. Pero había
algo en él que molestaba a Bill. Al igual que un pequeño lagarto que se escabullía,
parecía demasiado ansioso por todo.
«Pero, Jesús —pensó Bill—, por lo demás, este Elliot Metadrina era un buen
compañero, un tipo agradable con el que beber.»
Bill y Elliot encontraron dos billetes a su disposición al llegar al hermoso CI: Crucero
Interestelar, Arenqueahumadoestelar. Dado que a los soldados sólo se les permitía
viajar en el entrepuente, Bill ostentaba ahora un juego de barras doradas de falso
teniente que le había entregado Elliot. Aquel camuflaje temporal duraría sólo el tiempo
del viaje pero, claro está, se le subió instantáneamente a la cabeza. Chilló hasta
quedarse afónico, insultó a los empleados, habló con acento pomposo e hizo todo lo
que sabía que hacían los oficiales. Estaban ya bastante lejos en su camino y Bill se
hallaba disfrutando de cada momento no servil de su nueva existencia, cuando
apareció detrás de él el asesino con el arma larga desintegradora de mano más
aterrorizadora que Bill hubiera visto jamás.
Momentos antes de que ocurriera eso, Bill se estaba balanceando en la punta del
trampolín, vestido con un taparrabos de baño rosado y verde eléctrico, con una lata de
cerveza en la mano mientras calculaba la distancia que le separaba de la piscina de
aguas opalescentes que tenía debajo. La musculosa zona media del cuerpo de Bill
estaba ya bastante enrojecida por los numerosos panzazos que le había propinado.
Pero esta vez estaba decidido a realizar una zambullida con éxito, aunque se matara.
—¿Qué te parece, Elliot? ¿Debería retirarme un poco, o balancearme en el extremo
mismo antes de lanzarme?
Elliot le observó atentamente desde la tumbona en que se hallaba sentado,
tomándose su tiempo para calcular las ecuaciones pertinentes y beber la Adlerbran
Arcana mientras lo hacía.
—Yo diría que donde estás es un buen sitio, Bill. Y, Jesús... tal vez deberías pensar
en dejar esa lata de cerveza. Creo que eso te desequilibrará.
—Sí —dijo Bill. Vació la lata, la arrugó y se la arrojó a Elliot—. Es una buena idea.
Por cierto, Elliot, hace bastante que quería preguntártelo. ¿Por qué repites «Jesús»
durante todo el rato?
Aquello estaba comenzando a molestar a Bill. No porque tuviera nada en contra de
la palabra «Jesús». De echo era bastante mona. No. Lo que le molestaba era que
Eager Beager, en el campamento León Trotsky, había utilizado la palabra «Jesús»
durante todo el tiempo, y había resultado ser un chinger llamado Bgr que en todas las
desventuras de Bill había aparecido utilizando la palabra «Jesús» con bastante
frecuencia. Cuando se disfrazó de Eager Beager, la pequeña criatura de veinte
centímetros de altura había utilizado un robot de apariencia humana, al que controlaba
desde una sala de mandos instalada en la cavidad craneana.
Bill se estaba volviendo suspicaz. Le había preguntado a Elliot si quería subir a
darse una zambullida en la piscina de la nave; si Elliot se hundía no quedaría duda
alguna de que se trataba de un robot. Hasta ese momento, Elliot, que lucía un traje de
baño que le favorecía mucho, había evitado meterse en el agua.
Bill y Elliot, siguiendo las instrucciones del implante de la oreja izquierda de Bill,
habían tomado camarote en el crucero de placer la Arenqueahumadoestelar, un
transportador de basura reformado y puesto en funcionamiento por la compañía
Malgusto Plezer, con aspecto de iceberg. «Un crucero tranquilo, tranquilo»,
proclamaban los folletos. Estaba atestado de oficiales con sus señoras, amigas y
amantes —chicos en la mayoría de los casos—, dado que era un viaje de placer. La
comida era tan insípida como los espectáculos, lo cual no tenía ninguna importancia
porque la mayoría de los pasajeros permanecían en estado de embriaguez durante la
mayor parte del viaje. Preparando sus ríñones e hígados para Mundobar. Aunque en
conjunto era bastante repulsivo, Bill pensaba que era el paraíso. Lo cual dice bastante
acerca de su escala de valores.
Ahora se hallaba esperando la respuesta de lo que podía ser un asunto de suma
importancia.
—Jesús, Bill. No lo sé. Mi padre y mi madre lo dicen constantemente. Y, después de
todo, yo soy un hombre-G.
Bill no permitió que la lógica le derrotara.
—¿No puedes pensar en ninguna otra razón?
—Jesús... no. ¿Por qué te molesta tanto?
—Bueno, una vez conocí a un chinger que decía constantemente «Jesús».
—Ah, te refieres a Bgr. Sí, estamos enterados de eso. Estaba preguntándome
cuándo me harías esa pregunta, Bill. Pero te responderé de muy buena gana. No, no
soy Bgr. ¿Es que tengo el aspecto de un lagarto de dos metros con cuatro brazos?
—Bueno, no, pero...
—¡Pues ahí lo tienes! El problema está resuelto. Ahora, en cuanto a tu problema
inmediato, ¿por qué no se lo preguntas al implante? Podría tener alguna opinión al
respecto.
Según descubrieron después, el implante era una maravilla bioelectrónica conectada
directamente al cerebelo de Bill. Disponía de una asombrosa base de datos de
conocimiento y algo de inteligencia, y también podía usársela como una cómoda
calculadora de bolsillo. El problema para Bill había residido en aprender el método
correcto de utilización sin lastimarse demasiado el lóbulo de la oreja ya irritado.
Bueno, razonó, en aquel caso se trataba de escoger entre una oreja irritada y una
barriga más irritada aún.
Bill se toqueteó la oreja.
—Pregunta: ¿cómo me zambullo en esta situación sin pegarme un panzazo?
El aparato parecía estar equipado con todo tipo de mecanismos sensores unidos al
sistema nervioso de Bill: nanochips de memoria, una inteligencia rudimentaria artificial y
un simulador de voz nasal. «Gracioso —pensó Bill—, ¡una voz nasal en el oído!» Lo
peor de todo era que el programador demente que había diseñado el sistema sentía
pasión por la música étnica de la Tierra, desaparecida hacía ya mucho tiempo. Debía
haber grabado un banco de datos digital y haberlo metido en la memoria que Bill tenía
en el oído. Indudablemente la había estado escuchando mientras pasaba las largas
horas de programación. Bien.
Pero había metido un software muy mierda en el resto de los programas. Algo de
latín, que en los límites de su campo auditivo de Bill sonaba como Muía Chula.
—Vamos —dijo Bill en voz alta para ahogar las guitarras—. Zambullirse... ¿cómo
zambullirse?
Bill, que había estado esperando extrapolaciones de trayectoria y ecuaciones de
peso/resistencia del aire/gravedad, se sintió naturalmente decepcionado.
—No —dijo en voz alta—. ¿Qué mierda quieres decir con no? ¡Voy a hacerlo aunque
me mate!
—Oye, cabrón. ¡Tienes la gracia y los reflejos de un gran bailaor de flamenco... de
un bailaor flamenco muerto!
—¿Sabes? Por una vez desearía que fueras una máquina, como se supone que
eres, e hicieras lo que te pido —gritó Bill, tirándose de la oreja con exasperación—. ¿Y
quieres hacerme el favor de dejar de poner esa estúpida música y responder a mi
pregunta?
Elliot Metadrina levantó la vista desde su tumbona.
—Jesús... hablando otra vez con tu oreja, ¿eh? Me pregunto por qué no me habrán
instalado ese artilugio a mí.
—¡Desearía que lo hubieran hecho, ya lo creo! —Bill se retorció la oreja con fuerza
para acallar a aquella cosa—. Ahora voy a zambullirme, y esta vez voy a zambullirme
bien o...
Bill nunca tuvo la oportunidad de explicar lo que haría si no se zambullía bien, o si se
daba un panzazo, que para el caso era lo mismo, a pesar de que acabó en el agua,
porque fue entonces cuando el asesino irrumpió a través de la puerta de servicio del
puente.
El tipo medía alrededor de un metro setenta y cinco. Tenía el pelo largo y una cinta
multicolor para mantenerlo apartado de los ojos. Llevaba una perilla y unos quevedos.
Vestía una camiseta desteñida y sucia, flores y mocasines de cuero. De su cuello
pendía un enorme medallón: el símbolo de la paz. En los brazos acunaba una escopeta
láser Mauser: un definitivo símbolo de guerra.
Era el arma ligera más mortífera que Bill hubiera visto jamás.
—¡Muere, cerdo imperialista!* —chilló el tipo, y apuntó a Bill con los ojos y el cañón.
Dado que la batalla era la línea de trabajo que había elegido (bueno, quizá no
exactamente elegido, tal vez), Bill llevaba encima muchos entrenamientos de disparo.
Sin embargo, como en aquel momento estaba desarmado y a descubierto, ofreciendo
un hermoso blanco, no tenía demasiada elección.
Se tiró de cabeza al agua.
Un rayo de energía frió el aire en el sitio que él acababa de abandonar.
Bill llegó al agua de pie, y se hundió todo lo que pudo. Sintió cómo el agua hervía por
encima de él al intentar el asesino alcanzarle a través del líquido. Pero Bill sabía que
era difícil acertarle a un blanco que se hundía, Y no había nada en los deportes
acuáticos que él hiciera mejor que hundirse. Desgraciadamente, su capacidad
pulmonar no era portentosa; no había respirado profundamente antes de zambullirse,
así que en cuanto llegó al fondo tuvo que comenzar a pensar en salir a la superficie en
busca de aire.
Bill era lo suficientemente inteligente como para saber que era mejor no salir a la
superficie por el mismo lugar por el que se había sumergido. Así que buceó tan lejos
como pudo hasta que se golpeó la cabeza contra un lado de la piscina y comenzó a
subir a la superficie junto a él, esperando contra toda esperanza que cuando llegara a
la superficie Elliot hubiera matado a aquel tipo... y que no hubiera pasado lo contrario.
Cuando asomó la cabeza por encima de la superficie del agua, respirando
inmediatamente a la medida de un soldado, vio que la periferia de la piscina era un
desastre. La tumbona había saltado en pedazos, había toallas quemadas por todas
partes, y el pato de plástico y goma de Elliot flotaba desinflado en el agua. El aire olía a
carne chamuscada.
Bill saltó fuera de la piscina y corrió a ponerse a cubierto.
Asomó la cabeza por una puerta que ostentaba el letrero: señoras.
A alguien lo habían quemado, de eso no había ía menor duda... pero no había ni
rastro de cadáveres, ni achicharrados ni de los otros. Bill estaba a punto de correr
hasta la puerta que tenía el cartel que decía caballeros para coger su ropa, cuando
Elliot Metadrina entró tambaleándose por la puerta, anduvo unos pasos y cayó,
gimiendo. Con el brazo derecho sujetaba una desintegradora pequeña de tambor; en el
izquierdo tenía una fea quemadura.
—¡Forense! —Llamó Bill en voz alta, automáticamente—. ¡Forense!
—Jesús... Quizá sería mejor idea llamar al doctor del barco, ¿eh, Bill? —sugirió Elliot
Metadrina, que hacía muecas de dolor, pero a pesar de todo intentaba ponerse de
pie—. Dudo que haya forenses militares a bordo. Ese tipo me ha hecho un buen regalo.
Bill le miró. Aquella herida no tenía muy buen aspecto, aunque dejaba una cosa bien
al descubierto: Elliot no podía ser de ninguna manera el chinger llamado Bgr metido
dentro de un robot. Era humano; de eso no cabía duda.
Un humano que estaba sufriendo un shock.
* El origina! dice: Die, Imbeerialist pig!, lo que literalmente se traduciría como: «¡Muere, cerdo Incervecista!». (N. de la T.)
—Desde luego. —Bill se dirigió al teléfono y llamó al equipo de urgencias médicas
del barco. Sin embargo, parecía que las fuerzas médicas del Arenqueahumadoestelar
ya habían sido alertadas. Por todas partes comenzaron a destellar luces rojas, y Bill
pudo oír el golpeteo y retumbar de las pisadas en el exterior. En cualquier momento
llegaría la ayuda.
Pero antes de que se llevaran a Elliot, Bill tenía que formularle una pregunta. Tuvo
que abofetearle un poco para que recobrara el conocimiento, pero finalmente se
despertó.
—Elliot, ¿quién demonios era ese tipo? ¿Y qué ocurrió con él?
—No lo sé, Bill —respondió Elhot—. Yo le herí en un brazo, él me chamuscó el mío,
y luego comenzaron a sonar las alarmas y él se escapó. Le perseguí por el pasillo
hasta la proa... y entonces... simplemente desapareció.
—Quieres decir que se escondió y no pudiste encontrarlo.
Así que tiene que estar en alguna parte a bordo de esta nave.
—Jesús... No. Quiero decir que desapareció. Se hizo humo. Como una especie de
fantasma que se desvanece. Un instante antes estaba allí, peludo y con esos ojos de
loco. Al siguiente se desvaneció en el aire.
—¿Desvaneció?
—No, espera. Era como si hubiera un agujero. Una ola de fluctuaciones
energéticas... y él entró por ella y... desapareció.
Elliot respiró profundamente.
—Jesús... Bill. ¿Crees que es un viajero del tiempo? ¿Crees que ése es uno de los
tipos detrás de los que vamos... y está intentando cargársete primero a ti?
—Creo... —dijo Bill—, creo que necesito un enorme vaso de whisky.
—Una cosa más, Bill. Le reconocí... No quiero decir personalmente, sino
genéricamente. Era un hippie, Bill. Un hippie de Mundoinfierno. ¿Sabes qué quiere
decir eso, Bill?
A Bill se le salieron los ojos de las órbitas.
—Sí. Eso quiere decir que tú también necesitas un whisky.
¡De Mundoinfierno!
Bill no sabía realmente lo que quería decir aquello, pero no le sonaba nada bien. Y
de todas formas, Elliot se desmayó antes de poder decírselo y se lo llevaron a la crujía
de la nave para recibir atención médica de urgencias. Bill entró en el bar y pidió una
jarra de whisky, pero se aseguró de tener su arma, con el seguro puesto, a un lado.
En la penumbra del bar, Bill hizo discretas averiguaciones respecto a la exacta
naturaleza de su casi asesino.
—¡Eh, cabrones! —apeló Bill a un grupo de tenientes viejos y capitanes de cerebro
muerto que se balanceaban de atrás para adelante con los ojos rojos y brillantes y la
baba destellando en sus colmillos—. ¿Sabe alguno de los presentes qué son los
hippies y Mundoinfierno?
Si alguien lo sabía, no pensaba decirlo; o estaban demasiado colocados para oírlo
siquiera. Así pues, Bill pidió que le sirvieran otro trago y mató el tiempo hasta la llegada
de la Arenqueahumadoestelar a Mundobar. Elliot Metadrina permaneció fuera de
circulación durante unos días... y a Bill no se le ocurrió en ningún momento que su
compañera computadora de lóbulo pudiera disponer de la información necesaria...
O quizá se debió a que no quería escuchar ningún tipo de música étnica durante un
tiempo.
Sea por lo que fuere, Bill pasó el resto del viaje a Mundobar preparando su cuerpo
para lo que podía esperar una vez hubiera llegado allí.
Bebida alcohólica.
—Jesús, Bill! ¡Éste es un sitio fantástico! —dijo Elliot Metadrina, haciendo un gesto
con su brazo sano.
El otro, envuelto en plastivenda, colgaba laxo del hombro, metido en un cabestrillo
de tela. Los médicos de la Arenqueahumadoestelar habían realizado un milagro. En
una era de microcirugía computarizada, regeneración de tejidos científicamente
provocados e implantes de embriones de brazo, se las habían compuesto para joder
completamente toda la operación. Habitualmente, un brazo salvable podía estar curado
en pocos días. Sin embargo, los médicos habían programado la mezcla errónea en el
tanque de curación, y el brazo de Elliot iba a estar de baja durante bastante tiempo.
—¡Guau! —concedió entusiásticamente, Bill—. ¡Sin duda esto es algo que vale la
pena!
Esquivó una pelota de fútbol que le pasó por encima de la cabeza. Un grupo de
jóvenes feos, de cabello corto que llevaban puestas ropas blindadas y cascos de
aspecto estúpido comenzaron a perseguirla, pasándosela de unos a otros a base de
patadas. Los espectadores entraban ocasionalmente en la acción mediante la mutua
administración de puñetazos. En general, había un fantástico espíritu competitivo y de
cooperación en aquella atmósfera frivola.
Bill y Elliot acababan de desembarcar en Mundobar. Siguiendo las instrucciones de
la implantación del lóbulo, habían tomado una lanzadera que bajaba hasta la insólita
isla de Rodofueda. En ese lugar había curiosos hologramas de antiguos y rechinantes
edificios pintorescos que se inclinaban en diversos estados de descomposición
histórica, hechos según los modelos de rascacielos y casuchas de tugurio de la antigua
Tierra, desaparecida hacía ya mucho tiempo. Allí tenían un éxito rabioso los salones
donde se servían cócteles y combinados de ginebra.
¡Bueno, después de todo, aquello era Mundobar!
—Jesús... ¿a qué vienen tantas pelotas, Bill? —quiso saber Elliot—. Puedo
comprender los bares... ¿pero a qué viene el atletismo?
En un momento de debilidad y aburrimiento en el bar de la Arenqueahumadoestelar,
Bill había manipulado su oreja y óbtenido una sombría música eslava junto con la
información a la que deseaba acceder.
—Bueno, verás, Elliot, a pesar de que la principal atracción de Mundobar son los
bares» en realidad es un mundo balneario. Tiene muchas subdivisiones.
—Y ésta es una isla, ¿no?
—Sí, correcto. Es un balneario para jugadores de fútbol bebedores y sus
aficionados.
—¿Qué es el fútbol?
—No lo sé. Me refiero a que sí lo sé, tengo la explicación de ello, pero no entiendo ni
una sola palabra. Algo así como dos metros y convierte en saque de esquina izquierda,
pasa la pelota que se come un poste de la portería; o algo parecido.
—Suena monstruosamente complejo. Imagino que será un deporte sólo para
intelectuales.
—Sí. La tensión que produce pensar en el fútbol parece ser tan descomunal que los
aficionados observan cómo juegan los equipos y luego se golpean unos a otros. De vez
en cuando, a causa del mero disgusto, beben hasta quedar inconscientes, llevan a
cabo una estampida en masa y lo destrozan todo. Un gran deporte, ¿eh?
Elliot Metadrina esquivó una pelota ovalada que volaba furiosamente.
—Jesús... —añadió—. Creo que yo me limitaré a la bebida.
—Vaya un sitio, desde luego, ¿eh, Elliot?
—Sí, Bill —respondió éste, oliendo el aire un poco acre—-. ¡Huele como si le hiciera
falta una pastilla de jabón!
—Ah, dejarás de notar el olor tan pronto nos sentemos en el lugar al que se supone
que debemos ir. ¡El Emporio del Travestí de Tío Nancy! Nos tomaremos un par de
copas y verás cómo solucionamos todo el problema para el GBI, así de fácil. Y luego yo
obtendré una cosa que ningún otro soldado ha obtenido jamás. —Una lágrima de la
felicidad por venir se formó en el extremo de uno de sus ojos, y cayó salada sobre el
posavasos de felpa—. ¡Voy a obtener un permiso, unas vacaciones! Aún no puedo
creerlo. No sé cómo se escribe... ¡pero de todas formas voy a obtenerlo!
—A mí me parece fantástico, Bill —dijo Elliot—. También yo me tomaré unas
vacaciones. Le daré a este brazo una oportunidad para que se cure.
—Sí. Siento mucho lo que te ocurrió, Elliot. Ya sabes, tú me salvaste la vida en la
nave. Supongo que te la debo. ¿Te apetece una copa?
—Jesús, Bill... Espero que tú también podrás salvarme la mía antes de que acabe
todo esto.
Bill asintió ausente, demasiado absorto en aquella disparatada sobrecarga de bares
que le rodeaba. Algunos tenían letreros de neón, mientras que otros lucían antiguos
escudos de armas y carteles colgantes de madera en los que figuraba el nombre del
local y alguna imagen pintada. Había bares de todas las formas y tamaños, de todo
tipo. Sólo bares y bares boutique. Bares pequeños, bares grandes y bares con barras
de caramelo. Y todos ellos rebosaban de compañerismo, sociabilidad, del ruido de
amistosas canciones o puñetazos... así como del cordial sonido de las vomitonas.
Además del olor de múltiples texturas de las bebidas absolutamente mejores que Bill
hubiera visto en jamás, de los jamases.
Mientras estaban en órbita, Mundobar ya se había presentado a sus ojos como un
buen espectáculo. Era el octavo planeta de un sol llamado Billar II, y tenía el aspecto
de una octava bola; o, al menos así lo había pensado Bill cuando se metió por error en
el puente de observación pensando que era el lavabo de caballeros, y lo vio, durante el
período nocturno contra el telón de fondo de las estrellas, como sobre la mismísima
mesa de billar de Yawah. ¡Pensar que allí estaban todos los pecados conocidos por la
Humanidad, junto con unos cuantos millones de pecados alienígenas para hacerles
compañía... y países, islas, archipiélagos, istmos, barcos y ciudades submarinas llenas
de bares, bares, bares! ¡El planeta de los diez mil bares! Aquello no era un accidente.
Los demás planetas del sistema de Billar III, deshabitados por los seres humanos
normales, eran enormes mares de diversos tipos de brebajes alcohólicos.
Aparentemente, cuando este sistema solar estaba pasando del estado incandescente
al sólido, se formaron las habituales moléculas complejas de carbono. Sin embargo, la
evolución había tomado otro camino. Sólo había plantas, y ninguna clase de vida
animal. Aquella vida vegetal había crecido y se había nutrido, absorbiendo la luz del
brillante sol, fabricando azúcar a partir del dióxido de carbono volcánico. Y luego, —¡oh,
afortunada mutante, naturaleza valiente y osada, taimada espora!—, comenzaron a
aparecer los primeros ejemplares de levadura. Muy pronto los océanos estuvieron
bullendo con abundantes fermentaciones vegetales. Una adorable crianza de sopa
alcohólica nació a la vida. ¡Qué océano!
Resultaría difícil explicarle a un profano el proceso mediante el cual los volcanes y
los estratos de roca se combinaron para dar lugar a una forma natural de destilación.
¡Pero así lo hicieron... y nació Mundobar!
Y no sólo eso, sino que la evolución paralela de otras plantas produjo resultados
igualmente emocionantes. Por ejemplo, existían Mundoscotch, Mundogín y
Mundovodka... Este caprichoso accidente de la Naturaleza fue considerado una
merced divina por los colonizadores que descubrieron el único planeta habitable del
sistema, y que inmediatamente construyeron bares para servir a los sedientos viajeros
del Universo. Los jefes mundobarianos «explotaban» los otros planetas valiéndose de
alienígenas genéticamente manipulados para que se adaptaran a las diferentes
atmósferas. Utilizaban las libaciones extraídas para servirlas en las tabernas de
Mundobar, o las fletaban como productos de exportación hacia otros sistemas solares.
El anagrama de los productos de Mundobar —un planeta con una espita—se había
hecho galácticamente famoso por su calidad. También eran prohibitivamente caros, y
Bill sólo había catado una imitación de la versión del vino Dingleberry de Mundobar...
¡pero lo había encontrado delicioso!
Y ahora estaba allí.
Gracias a un plano que les había proporcionado el banco de memoria del lóbulo
auricular de Bill, él y Elliot caminaron por las calles en busca de su lugar de destino,
esquivando a los desquiciados deportistas y sus pelotas que corrían como locas. Bill se
distrajo con un anuncio destellante que prometía rubias escasamente vestidas y cubos
de champaña, pero Elliot sugirió que lo dejara para más tarde, cuando dispusiera de
tiempo. Finalmente, encontraron el local exactamente en el sitio marcado en el mapa...
una vez hubieron limpiado una mancha de mostaza.
—¡Es éste! —dijo Bill con entusiasmo, señalando el cartel de estilo antiguo que
pendía de un poste por dos cadenas—. Tío Nancy's.
Elliot levantó los ojos con incerudumbre y se rascó la cabeza.
—¿Qué es eso que figura en el cartel?
—Parece una mujer de pelo corto con vestido largo —respondió Bill, sin demasiado
interés. Lo que a él le interesaba era rodear con ambas manos uno de los famosos
vasos de Mundobar tamaño galón* que se rumoreaba servían en aquel tipo de taberna.
Primero un poco de cerveza, fresca y sabrosa, y luego podrían pensar en encontrar ese
núcleo temporal, a los chingers y lo que fuera que se suponía que debían hacer. Lo
más importante, de todas formas, era la legendaria cosa oscura. Bill se lamió los labios.
El solo pensamiento hacía que sus glándulas salivares trabajaran horas extra. Los
colmillos le brillaban y goteaban.
—Jesús... no, Bill, no creo que sea eso lo que hay en el cartel. ¡De hecho, parece un
hombre que lleva un vestido largo!
* Un galón equivale a 4,546 litros. {N. de la. T.)
—No puede ser —respondió Bill con estúpida simplicidad—. Los hombres no llevan
vestidos. —Asintió para sí mismo con alcohólica satisfacción por su ingenio.
Había una antesala que precedía al salón principal, y la cabeza de un hombre
asomó de lo que parecía ser una guardarropía. A través de la puerta de roble de estilo
antiguo les llegaban los sonidos del masculino beber, cantar y maldecir.
Fuera de sí de entusiasmo, Bill cogió el pomo de la puerta.
—Eh, tío —gruñó una voz de bajo desde la guardarropía—. ¿Qué demonio' creen
que'stán hasiendo, vestí'os así?
—Jesús —dijo Elliot, alegremente—. ¡Pues vamos a entrar en el bar y bebemos una
buena cerveza fría!
—¡Tenemos dinero! —advirtió Bill, que ya saboreaba el futuro—. No se preocupe.
—Está bien, tío. Ya sé que lo tienen. Pero no pueden entrar ahí vestido's con eso'
trapo'. Va contra la' regla' de la cassa. Vengan pa'acá, que a lo mehó' puedo ayudarle'.
Cuando sus ojos se adaptaron a la débil luz, Bill se quedó pasmado al ver que el tipo
que estaba reclinado sobre la media puerta, un hombre rollizo con un corte de pelo
militar y un cigarro que le sobresalía a un lado de una cara marcada y fea de la que
cualquier instructor militar se hubiera sentido orgulloso (y habitualmente así ocurría),
llevaba un escotado vestido de baile de gasa color magenta, por encima de cuyo
escote caía con poca delicadeza una mata de oscuro pelo pectoral grueso.
—Es muy bonito, ¿eh? —dijo el tipo con orgullo al ver que Bill miraba su atuendo—.
¡Lo conseguí de rebajas en Bloomers!
—Jesús... sí! —advirtió Elliot—. ¡Realmente bonito! ¿Pero qué tiene de malo lo que
llevamos puesto nosotros?
—Nada. Sólo que no pueden llevarlo dentro del Tío Nancy. Si quieren beber en el
emporio del travestí de Tío Nancy, tienen que llevar vestidos bonitos. Regla' de la
cassa. Tómalo o déhalo. ¿Algún problema por eso?
Bill estaba horrorizado.
—¡De ninguna manera voy a ponerme un vestido de mujer! ¡Ni por nada ni por
nadie!
Pero en aquel momento, mientras él hablaba, el seductor aroma del caldo de lúpulo
atravesó las puertas de roble y llegó hasta él.
—De hecho, Bill, favorece bastante. Muy decoroso, si quieres mi opinión.
—Cállate —sugirió Bill.
—No, de verdad. El verde te queda muy bien. Y la tela es obviamente de la mejor
calidad, y me gusta el corte que tiene. Quizá los soldados deberían pensar en ponerse
vestidos de baile para las ocasiones formales.
—¿Como por ejemplo para la limpieza formal de letrinas? ¿Para un servicio formal
de cocinas? Esto está comenzando a no gustarme.
Bill se sentía bastante incómodo. Prácticamente había vivido dentro de su mono
militar, dormido en él, incluso se había bañado con él. Ahora que se hallaba fuera de él
y dentro de aquel vestido de noche verde, se sentía extraño. Era extraño sentir el
turgente aire de bar subiéndole por las peludas piernas hasta sus calzoncillos de
soldado. Se sentía completamente desnudo. Gracias a Dios que el tipejo de la
guardarropía le había permitido conservar sus armas.
—No hay problema con las pistolas, tío. Un hombre tiene que llevar su pistola. Pero
sus pantalone' tienen que quedarse aquí, conmigo.
Elliot llevaba un vestido de lamé plateado muy mono, con escote bajo y sin espalda,
cinturón y sandalias negras a juego. Era todo sonrisas y parecía estar pasándoselo
bien de verdad, aunque tenía problemas para navegar sobre los tacones. Bill se sentía
inmensamente agradecido de que el tipo del cigarro le hubiera permitido conservar sus
botas de soldado.
—Mientras el vestido sea largo hasta el suelo, muchacho, no nos molestan esas
botas que lleva.
El bar del travestí de Tío Nancy era en sí todo lo que Bilí había soñado que sería.
Plagado de madera y espejos biselados, con cuadros de mujeres desnudas colgando
de las paredes. Luz tenue. Chimenea. Muebles bien tapizados. Una bonita alfombra
roja. Y la barra se extendía infinitamente, una magnífica maravilla de caoba de
brillantes líneas femeninas pulida hasta el colmo de la brillantez. Los estantes que
había detrás estaban atestados de botellas de bebidas alcohólicas; y había también
una pasmosa formación de espitas, todas de diferente forma y color: ¡cerveza ligera y
fuerte, pulque y cidra! Todas revestidas del suave calor alcohólico, la esencia de los
tragos placenteramente bebidos y eliminados con rapidez.
En pocas palabras, la idea que Bill tenía del paraíso.
Lo único que llamaba la atención, claro está, era que el local se hallaba lleno de
hombres que llevaban puestos vestidos. Faldas abiertas, minifaldas y vestidos largos.
Todos de diferente color, forma y talla que pertenecían a diversas eras históricas. Los
hombres con vestido, a pesar del aspecto estrambótico que ofrecían, se comportaban
como lo hubieran hecho la mayoría de los hombres vestidos con traje de leñador,
uniforme militar o ropas de calle. Estaban conversando, riendo y palmeándose la
espalda los unos a los otros, todo dentro de una buena atmósfera masculina de
diferentes grados cordiales de borrachera mientras vaciaban sus copas. A Bill, sin
embargo, le resultaba terriblemente difícil olvidar el hecho de que llevaban puestos
vestidos de mujer. Le resultaba incluso más difícil olvidar el hecho de que él mismo
llevaba puesto uno.
Un par de taburetes vacíos emitieron su canto de sirena. Bill los señaló.
—Brrr. Ahora sí que necesito un trago.
—Jesús, claro, Bill! —respondió Elliot—. ¡Yo invito!
Se sentaron junto a un tipo que llevaba un vestido de algodón y que no dijo nada.
—Ahora bien, vuelve a explicarme todo eso desde el principio, Bill —pidió Elliot—.
¿Es este el sitio en el que se supo que está ese núcleo de distorsión temporal?
—Así es —respondió Bill—, Volveré a consultar la computadora AI acerca de los
detalles; entonces podremos calcular qué tenemos que hacer. Pero en este momento,
¿te importaría si bebiéramos unas cuantas copas, pegamos la hebra con los de por
aquí y nos familiarizamos con el terreno, por así decirlo?
—Jesús... claro, Bill. Confieso que personalmente me vendría bien alguna libación.
¡El viaje en lanzadera ha sido bastante duro, incluso para un tipo habituado a los G!
Se instalaron en unos cómodos taburetes y se inclinaron sobre la barra. Bill apreció
la pulida superficie de la barra. Sí, un tipo podía perderse en aquel lugar.
Especialmente con la ayuda de uno de aquellos oasis de bebida. Era absolutamente
seguro que todos los hombres estaban bebiendo gigantescas jarras de cerveza, pues
tenían los rostros y narices agradablemente cubiertos de espuma.
Ansiosamente, Bill levantó un dedo para pedir que le sirvieran.
Al instante apareció un camarero para atender a su petición.
—¿En qué puedo resultarles de utilidad, caballeros?
Bill abrió la boca para pedir, pero de ella no salió una sola palabra. Se dio cuenta de
que estaba tan nervioso por la idea de beber una copa de genuina bebida de Mundobar
que se hallaba totalmente confundido acerca de qué pedir primero.
Había sin duda demasiadas bebidas entre las que escoger.
—Ahh... Ahhh... Ahhhh...
El camarero tenía la cara redonda, la nariz roja, la barriga también redonda... y
llevaba barba, trenzas y un precioso vestido rojo con volantes. Todo su aspecto
irradiaba jovialidad.
—Ah, ya. Es la primera vez que viene. Ocurre a menudo. —Se volvió hacia Elliot—.
Deduzco que ésta es la primera vez que su amigo viene a Mundobar.
—¿Cómo lo ha sabido? —preguntó Elliot.
—Por el síndrome del recién llegado. Es un problema habitual. Ahora bien, ¿qué
cree usted que le gustaría tomar?... y, por cierto, esos vestidos que llevan son
absolutamente arrolladores. —El camarero echó una mirada al esplendor de bebidas
que tenía detrás de sí—. Hummm. ¿Qué tenemos aquí? ¿Qué tal un poco de buen vino
directamente de las cubas de Mundoviña, recién pisado por criaturas pie y fermentado
luego en los barriles del propio Tío Nancy?
—Ergghh —dijo Bill, sacudiendo la cabeza negativamente con absoluta
intransigencia. ¡Ergghhh!
—¡Ah! ¿Quizá uno de nuestros licores? ¡Hoy tenemos el bourbon a muy buen precio,
y es tan suavemente dulce que hace derramar lágrimas de puro placer!
—Jesús... no —exclamó Elliot—. Creo que lo que yo y mi amigo queremos es un par
de esas gigantescas jarras de cerveza de barril... ¡Pero tienen tantas clases!
Bill movió la cabeza de arriba abajo, jadeando. Casi ahogándose con su propia
saliva anticipatoria.
—Oh, Dios mío, su amigo tiene el síndrome de la baba. Un fenómeno corriente en
todos nosotros, los sedientos habitantes de Mundobar.
—Cerveza, entonces. No ale* ni cidra... —El hombre miró especulativamente a lo
largo de la fila de docenas de posibilidades—. ¿Una cerveza amarga les vale? ¿O
quieren una cerveza floja, fría?
—Creo que a Bill le gustaría beber una que sepa bien. Trabajando para el
Emperador, no bebemos mucho de eso.
—¡Ah! ¡Ya lo sé! ¡La Segunda Mejor Cerveza Amarga del Día! ¡Extraño Viejo
Corazón Negro! —El camarero cogió un par de enormes jarras.
—Emmm... ¿la Segunda Mejor? ¿Y por qué no la mejor?
—Porque, desgraciadamente, la Viejo Muy Extraño y Peculiar se ha agotado; lo
siento. Pero realmente son todas magníficas. Mejor Cerveza es sólo un término de por
aquí.
El camarero ya había abierto una espita de la que manaba una cosa oscura y
espumosa como si nada, llenando rápidamente las jarras de un galón de capacidad.
Luego comenzó a llenar el segundo.
—Estoy seguro de que esto dará en el clavo con su amigo.
* Ale: cerveza fuerte inglesa.
Depositó la enorme jarra delante de Bill. Él la cogió y bebió. Bebió, bebió y bebió, ¡y
cuando tuvo que hacer una pausa para respirar, sólo había vaciado una pequeña parte
de la jarra! Bebió un poco más y luego tuvo que dejar la jarra para concederse un
descanso de tan increíble placer.
¡Orgasmo gustativo! ¡Oh, manojos de lúpulos y trigo, agua pura sabrosa,
artificialmente combinada y fermentada según la fórmula para acariciar las papilas
gustativas! Bill tuvo oleadas de visiones anhelantes, la calidez que le invadía como el
beso de un amor eternamente fiel. Ah, éxtasis sublime. ¡Aquello era el aliento mismo de
la poesía gustativa!
Bill se enjugó la boca con la manga y eructó con deleite.
—¡Guau! ¡Esto es increíble! —jadeó.
—Y ahí tenemos el síndrome de satisfacción —dijo el camarero, depositando la jarra
de Elliot ante éste.
Elliot cató la bebida y estuvo de acuerdo en que era realmente maravillosa.
El siguiente impulso de Bill fue el de beber más, pero algo le detuvo. ¡Después de
que su eructo estuvo completado satisfactoriamente, se sentía de un humor tan jovial
que deseaba ser sociable con su igual!
—Yo soy Bill, con dos eles ¡y éste es mi compañero, Elliot! ¡Somos turistas!
—Jesús... así es! ¡Somos turistas! —repitió Elliot. —¡Bueno, encantado de
conocerles, Bill y Elliot! —dijo el camarero—. Yo soy Tío Nancy. —Tío Nancy. Jesús!...
¿El dueño?
—Así es —dijo Tío Nancy, obviamente satisfecho de sí miso. El mismo que viste y
calza.
—Pues cuénteme, Tío Nancy. Déme la información de primera mano, ¿eh? —Bill
miró a su alrededor, sonnéndole a la multitud que llenaba el local—. ¿Cómo es que
todos los hombres que entran aquí tienen que llevar puestos vestidos?
—¡Lo comprenderá a la perfección cuando esté completamente borracho y lleve un
vestido, Bill! —dijo Tío Nancy, sonriendo.
—¡Pues, en ese caso, será mejor que me vaya a hablar con los otros clientes!
—Jesús... Discúlpeme, señor Tío Nancy —dijo Elliot—. Pero, ¿no son eso libros? Lo
que hay ahí arriba.
Estaba mirando a lo alto y Bill siguió su mirada. Efectivamente, en un oscuro nicho
del cielorraso, colgaba una larga hilera de libros. Junto a ellos había un armario con
una inscripción en latín:
Veni, bibi, transvestiti.
—¡Ciertamente, lo son! —respondió Tío Nancy cuya sonrisa se hacía cada vez más
ancha.
—¿Y la inscripción en latín? —preguntó Elliot.
—¡Vengo, bebo y me visto de travestí! —respondió Tío Nancy.
—Jesús, señor Tío Nancy —exclamó Elliot—. Y todos esos libros... ¿Es usted un
comunpop?
Repentinamente, el rugido de las conversaciones murió en un silencio absoluto.
Todas las cabezas se volvieron en dirección a Elliot. Las mandíbulas se tensaron. Los
músculos se hincharon. Se formaron racimos de nudillos.
—¡Demonios, nol —dijo Tío Nancy—. Pero eso no quiere decir que un hombre viril
no pueda leer, ¿verdad?
—Jesús... eso depende... —comenzó a decir Elliot, pero Bill le tapó la boca con las
manos.
—Lo que mi amigo quiere decir es que le alegra ver que tiene usted tantos y tan
magníficos libros.
—La tensión desapareció, y la gente volvió a reanudar sus conversaciones.
Bill suspiró para sus adentros de alivio. Personalmente, él no tenía nada en contra
de los libros. Aunque prefería los cómics, eso era todo. Siempre había sido el tipo de
persona de vive y deja vivir, actitud que se le había impuesto por el imperativo lógico de
que a él también le gustaba vivir. Así que, personalmente, no tenía nada contra las
obras literarias. Y, de todas formas, nunca había aprendido a leer bien. ¡No había
cursos de instituto en la granja! ¡Olvidemos los libros... estaban en Mundobar! ¡Que le
trajeran a los chingers!
—¡Sí, me alegro de que les gusten! —dijo Tío Nancy, Señaló otro estante de libros
encuadernados en piel que estaban por encima de las botellas de licor y abarcaban la
totalidad del largo de la barra—. Esa es mi colección personal de clásicos. Déjenme
que les enseñe cuan bellamente reunidos están estos volúmenes. Se dice que algunos
de ellos provienen de la mismísima Tierra. Lo cual, por supuesto, no puede ser posible,
pero es bonito pensarlo.
Con gran reverencia y cuidado, seleccionó uno de los libros y lo depositó delante de
Bill y Elliot. Suave vitela, bordes dorados. Cubierta negra y roja. Una cosa bella de
verdad. Incluso Bill quedó impresionado.
—David Copperfield, de Charles Dickens —leyó Bill—. ¿Trata de minería?*
—¡No! ¡Es uno de los clásicos, Bill! —dijo Tío Nancy—. Un maravilloso libro acerca
de la educación y el crecimiento a principios de la era victoriana.
—¡Apesta! —dijo una voz áspera y silbante detrás de Bill—. ¡Es una basura!
¡Bill miró a su alrededor y se sobresaltó al ver a sus espaldas al hippie de
Mundoinfierno que había intentado freírle!
No, no lo era, de hecho, el tipo se parecía al hippie de Mundoinfierno que había
disparado contra Bill y había incinerado el brazo de Elliot. A pesar de que llevaba el
mismo cabello largo, la misma cinta para sujetarse el pelo y las mismas flores, era
bastante más alto, fornido, granujiento y canoso.
Y, por supuesto, sobre todo aquello el repulsivo tipo se había puesto un vestido; de
hecho era un vestido suelto, estampado con flores y nada atractivo.
—Es una mamonada —insistió el hombre con intransigencia. En sus ojos había un
loco brillo de anarquía.
—Creí haberos dicho a los hippies que no quería veros por mi local —dijo Tío Nancy.
—Jesús... no sé, sin duda tiene aspecto de ser un libro realmente bueno! —
contradijo Elliot—. ¿Qué tipo de libros prefiere usted?
El tipo rechinó los dientes y bufó. Olía a kona gold y té psicodélico. Su aliento,
además de ser un caso terminal de halitosis, apestaba a comida microantibiótica.
—Me gusta... —dijo, pronunciando las palabras con feroz desafío—, ¡el porno duro!
—Bueno, sí —añadió Bill, tras lo cual bebió un agradable sorbo de fría cerveza—. ¡A
mí también me gusta el porno durillo!
* Copperfield: literalmente significa «campos o yacimientos de cobre». (N. de la T.)
Sin previo aviso, el tipo cogió a Bill por el pecho del vestido.
—¡No lo llames así, tío! ¡No es ni PD, ni porni duri ni ninguno de esos sobrenombres
proletarios, ¿me oyes?! ¡Es simplemente bueno y antiguo porno duro y auténtico!
—Jesús, señor! —dijo Elliot—. ¡No hace falta que se sienta ofendido!
En circunstancias normales, Bill hubiera golpeado a aquel tipo e iniciado una bonita y
adecuada reyerta de bar. Sin embargo, Bill se sentía incómodo ante la idea de pelear
con un vestido puesto... no era muy femenino. Y el vestido podía rasgarse.
—Perdona, compañero. No quise ofenderte. ¿Te invito a una copa?
—El tipo parecía nervioso.
—Sí. Supongo que quizá me vendría bien un trago fuerte.
—Un trago fuerte... algo así como formaidehído, ¿verdad? —ladró Tío Nancy
sarcásticamente—. Creo que eso sería una buena idea, muchacho. Es terrible que aquí
sólo tenga buen licor.
Bill, que había intentado beber formaidehído con anterioridad y opinaba seriamente
que ni siquiera los muertos deberían hacerlo, denegó con la cabeza.
—Eh, Tío Nancy, tengamos la fiesta en paz. —Se estaba relajando en un tibio sopor
alcohólico y quería que todo el mundo disfrutara—. ¡Yo me lo estoy pasando muy bien!
Pasémoslo todos muy bien. ¿Por qué no le trae simplemente a mi peludo amigo la
bebida más fuerte que tenga en espita o botella?
—¡En un instante!
El camarero abrió un cajón, sacó de él una botella pequeña que tenía una etiqueta
roja. En la etiqueta estaban impresas las siguientes palabras en antigua caligrafía
inglesa: vieja moralidad, y en letra muy pequeña: se advierte que ninguna persona HA
VIVIDO LO SUFICIENTE COMO PARA ACABAR LA BOTELLA.
—Yo también quiero una —entonó Bill con alcohólica voracidad.
—Yo también —dijo Elliot con el mismo tono de voz.
—Sólo me queda ésta —respondió Tío Nancy—, pero tengo tres botellas de leche
de yak fermentada que me encantará compartir con ustedes. Es mi bebida favorita para
esta hora del día. —Abrió rápidamente tres botellitas, cogió una por el gollete y les
entregó las otras—. Esta va por un buen yak —dijo, después de lo cual vació la suya
casi completamente.
Aquella bebida no sabía como ninguna de las que Bill había probado hasta
entonces; se asentó en el fondo de su estómago y estalló allí; ¡pero era buena!
Los ojos de Bill se humedecieron de júbilo. Trató de expresar su alegría, pero
cuando intentó hablar, sólo consiguió decir:
—¡Muuu!
—Sí —dijo Tío Nancy, enjugándose las lágrimas que había derramado—. Esta cosa
es algo serio... ¡muuu!
Elliot Metadrina sólo pudo escupir el suyo. Pero el hippie sorbió despectivamente por
la nariz ante aquel abstemio y vació su botellín de un solo trago. De las orejas
parecieron salirle penachos de humo. Pero en lugar de quedar más relajado, o muerto,
los ojos del tipo adquirieron un brillo más fanático. Aparentemente, y no por primera
vez, la publicidad mentía.
—Bueno, y de todas formas —dijo Tío Nancy, cruzando los brazos a la altura del
pecho con desaprobación—, ¿qué es exactamente lo que trae a una cosa como tú por
mi local?
—Eh, tío, no me fastidies —masculló el hippie—. Estoy intentando recordarlo. Estoy
liado. Tiene que haber sido algo que fumé. O que bebí. O que me pinché. O algo.
Bill vació la botella y la dejó de un golpe encima de la barra.
—Será mejor que me dé bebidas de tamaño normal. Duran más.
Bill se sentía positivamente animado. Habitualmente el alcohol hacía que le pesaran
los párpados de sueño y le golpeaba dentro de la cabeza. Pero aquella cosa oscura y
exquisita lo estaba poniendo alegre.
—Jesús —dijo Elliot—. Nada de eso suena demasiado bien.
—No lo es, tío, no lo es. Creo que me eché al coleto una botella de ácido.
—Eso tiene que haberle quemado.
—No está del todo mal —intervino Bill—. Puede ser sabroso si se lo diluye
apropiadamente. Sin embargo, ahora no sería capaz ni de tocarlo. Esta bebida me está
malcriando.
Un enorme entrecejo fruncido arrugó el rostro de Tío Nancy.
—Creo que este tipo se refiere a la variedad de dietilamida del ácido lisérgico.
—¿Eh?
—Una sustancia psicotrópica que le altera a uno la percepción de la realidad —dijo
Elliot, aventurándose a tomar otro sorbo de aquella poderosa bebida.
—Hummm. Suena interesante —añadió Bill—, ¿Qué graduación tiene?
—Oye. ¡Este tío me está tocando las narices! —exclamó el hippie. Los ojos parecían
salírsele del cráneo, como empujados desde dentro por el furor—. Tío... esos libros de
ahí arriba... también me están tocando las narices. No son buenos, no lo son.
Tío Nancy gruñó de fastidio y, harto de él, estaba metiendo la mano debajo de la
barra para coger su cachiporra forrada de cuero cuando el hippie se puso
repentinamente de pie, se irguió y levantó las manos en el aire con un gesto que
apestaba a «¡Eureka!».
—¡Ya lo recuerdo! ¡Ahora lo recuerdo! ¡Ya recuerdo qué se supone que debo hacer
aquí! —gritó, jubiloso.
—¿Qué? —preguntó Tío Nancy, empuñando aún la cachiporra—. Se lo ruego, ¿de
qué se trata?
—¡Déme un lingotazo de Viejo Abrigo!
Claramente acobardado por la feroz insistencia de aquel hombre, Tío Nancy
obedeció, y escanció el líquido ambarino en un vaso doble. El tipo de los ojos de
fanático se apoderó del vaso con un entusiasmo verdaderamente desenfrenado. Se
inclinó por encima de la barra, agarró al camarero por el vestido y el sujetador y tiró de
él hacia sí. La cachiporra cayó de la mano de Tío Nancy antes de que tuviera
oportunidad de utilizarla.
—¿Tiene lavabo de niños, tío? ¡Tengo que ir!
Aturdido, Tío Nancy señaló al fondo del establecimiento. Antes de que nadie pudiese
hacer nada, el hippie se apoderó de la botella casi llena de Viejo Abrigo y salió
disparado hacia el lavabo como un hombre verdaderamente obsesionado.
—¡Gerónimo! —gritó.
Y desapareció de la vista.
—¡No sé por qué —comentó Tío Nancy—, pero tengo una sensación realmente mala
respecto a ese hippie.
—Jesús... —exclamó Elliot—. Yo también.
Bill escupió y babeó cerveza con alegre incontinencia.
—Parece que ese tipo tuvo una buena idea —murmuró.
Bebió otro sorbo de cerveza. Loco de contento, dejó que el alcohólico brebaje le
resbalara por la garganta como un suave río de Baco. Ahora sabía que cuando se
muriera, querría hacerlo atragantándose hasta la muerte con aquella maravillosa
cerveza.
Cuando apartó los labios del borde de la jarra, advirtió que todo parecía... bueno,
enormemente diferente.
Al principio, Bill atribuyó la diferencia a un estado de extrema embriaguez por su
parte; pero luego se dio cuenta de que cuando las cosas solían ponerse tan
distorsionadas, él solía estar tendido boca abajo mirando el suelo. Ahora, sin embargo,
se hallaba sentado en una postura absolutamente erguida, y si bien no estaba sobrio,
controlaba plenamente sus capacidades.
Todo el bar se había transformado. Había desaparecido la madera oscura y
agradable, la humeante atmósfera. En su lugar había luces brillantes, plástico, vidrio y
relumbras de espejos. E! aire no olía a cerveza, zaraza y tabaco, sino a dulce, talco y
telas de poliuretano.
Bill parpadeó por la brillantez del lugar. Su asombro se convirtió en pánico y si hay
alcohol cerca, un buen soldado sabe qué debe hacer. Acabar la copa.
Era alguna extraña combinación de fruta, yogur y sabe Dios qué más. Bill había oído
antes hablar de aquellas asquerosas libaciones sin alcohol, pero nunca permitió
siquiera que se le acercaran a la boca.
Se limpió con la manga. ¡Acababa de beber (¡puaj!) un batido sano!
¿Qué había ocurrido con su cerveza?
Miró a Tío Nancy en busca de una explicación, y se sorprendió al ver que el
camarero ya no llevaba puesto un vestido. En cambio, vestía un chándal azul oscuro, a
la altura del cuello para dejar que asomara parte de la plétora de sabroso pelo pectoral.
Bill miró hacia abajo y vio que tampoco él llevaba puesto un vestido, como tampoco lo
llevaba Elliot Metadrina. Ambos lucían pantalones cortos de gimnasia y camisetas de
brillantes colores verde y rojo.
Unos gruñidos atrajeron su atención hacia el lugar más alejado del salón, donde
había unos hombres de monstruosa musculatura dedicados a levantar pesas.
—Esto ya no es Mundobar —dijo Elliot, sin manifestar ni el más mínimo resto de su
anterior vacilación—. ¡Se ha transformado en Mundobarradepesas!
—¡Mi vestido! —gritó un hombre.
—¿Qué ha pasado con mi precioso vestido? —dijo otro con tono plañidero.
—¡El hippie! —advirtió Elliot, chasqueando los dedos. Señaló en dirección al lavabo
de hombres—. ¿No será, por casualidad, ese lavabo el núcleo de resonancia
espacio/temporal?
Tío Nancy parpadeó.
—Bueno, sí, quizá... Me refiero a que todos los bares utilizan el sistema de tuberías
espacio/temporal... no sé nada de núcleo alguno.
—¡Eso es, Bill! ¡Tiene que ser eso! —entonó Elliot en voz alta. Se arrancó el pañuelo
de hierbas de color púrpura brillante y lo arrojó al suelo con asco—. Lo que estábamos
buscando lo teníamos justo debajo de las narices, y ni siquiera nos dimos cuenta. ¡Te
pusiste tan insistente con lo de beber!
—¿Qué tiene eso de malo? —gimió Bill, a la defensiva—. Este es Mundobar; o al
menos lo era, de todas formas.
Dirigió un ojo que veía doble y borroso hacia los hombres que estaban dedicados a
las pesas. En la pared del otro extremo había pósters en los que aparecían mister
Planetario, mister Nebulosa y mister Velocidadlumínica flexionando unos músculos
como melones mutantes.
—¡Mis libros! —gritó Tío Nancy.
—¿Qué...? ¿Han desaparecido?
—No... pero miren, han... han cambiado.
Bill dirigió la vista hacia la barra. Efectivamente, habían cambiado. Al principio no lo
notó, pero cuando miró con más atención, vio exactamente en qué sentido habían
cambiado.
Lo que una vez había sido David Copperfield, de Charles Dickens, era ahora
Pectorales a porrillo, de I. Levantem, mientras que Guerra y Paz, de León Tolstoi se
había convertido en Bíceps y tríceps, de Bod Bilder.
—Mis libros. ¡Mi gran literatura! —gritó Tío Nancy, más perturbado aun por este
hecho que por la pérdida de su vestido—, ¡Se ha transformado todo en basura de
imbéciles musculosos!
—¡Me huele a trabajo de una máquina del tiempo! —entonó Elliot Metadrina—.
Definitivamente, obra de ese loco hippie que acaba de marcharse... ¿pero cómo lo
hizo? No tengo ni la más remota idea de ello.
Bill tampoco lo sabía. Estaba demasiado ocupado sufriendo, en primer lugar, la
conmoción, y después el claro comienzo de un ataque de ansiedad. Imaginen:
buscando durante toda una vida la fuente de la juventud (bueno, la fuente del vermut,
en este caso), sólo para que al final le arranquen a uno el exquisito líquido de la boca.
¡Horror! Había encontrado Mundobar y ahora todo lo que allí había para beber —se
estremeció ante el pensamiento—, eran ¿batidos sanos?
—¿Qué...? ¿Qué pudo concebiblemente hacer ese hippie cabeza de mierda? —
inquirió incoherentemente, con las mandíbulas entrechocándole como las puertas
batidas por el viento de un bar.
—¡Te diré lo que ha hecho! —entonó grotescamente Elliot—. Escucha, ¿de verdad
estás tan espeso? Ha vuelto al pasado y ha cambiado la historia.
Tío Nancy miró sus libros con expresión desesperada, mientras se arrancaba
mechones de pelo de su cabeza que estaba quedándose rápidamente calva.
—¿No significa eso... que hemos fallado? —masculló Bill, que perdía la pista de los
acontecimientos.
—No lo sé. Vayamos a averiguarlo. —Elliot anduvo hasta un trozo de hombretón que
bebía tragos de agua mineral y se pasaba la mano por la frente sudada entre cada
ejercicio—. Una pregunta, señor. ¿Hay todavía una guerra en marcha con los
chingers?
—Chingers —dijo el hombre con un claro acento austríaco—. ¡Oh! Ja, ja. Los
recuerrdo de mis lecsiones escolarres. Ja! Fuerron barridos como alimanias. ¡Hase sien
anios!
—Bueno —dijo Bill—, de todas formas ésas son buenas noticias.
—Ya, y eso también lo hiso el Cuarrto Reich. ¡Sieg heil! exclamó el austríaco,
saludando a la foto de un hombre con un pequeño bigotito que colgaba de la pared—.
El Glorrioso Cuarto Reig, que también abolió alcohol y tabaco. Y puso
Mundobarradepesas en el mapa de la historria.
—Nada de alcohol —aulló Bill, enmudeciendo.
Su universo personal acababa de terminarse.
—Esto requiere una acción radical —dijo Elliot. Sacó su insignia de identificación—.
Mi nombre es Elliot Metadrina y pertenezco a la Imposición del Crimen Temporal
Interdimensional.
—¡Los polis del tiempo! —dijo Tío Nancy, claramente impresionado—. Eh, ustedes
solían venir todo el tiempo a beber gratis y a recolectar los sobornos.
—Yo creía que pertenecías al GBI —manifestó Bill.
—Ya no necesito esa tapadera, Bill —contestó Elliot, con un repentino aire
profesional—. Yo estaba siguiendo una dirección, pero se ha desviado hacia el sur. Ya
es demasiado tarde para detenerla. —Se volvió hacia el levantador de pesas—.
Necesito requisar ropas de calle y armas.
—Ya, clarro —dijo el tipo lleno de músculos—. Nosotrros sentimos real carriño porr
la polisía. Respetamos la autorridad de ustedes en Mundobarradepesas. ¡Fue el deseo
de nuestrro fundador, san Arnold, que fuérramos buenos, limpios, reverrentes y sádicos
desarrolladores de músculos!
—Bien, bien —exclamó Elliot—. Tío Nancy, ¿cómo funciona el sistema de tuberías
espacio/tiempo? Está claro que el tipo peludo hizo algo allí. ¿Dónde están las tripas, los
controles de esa cosa?
—Bueno, que me lleve el diablo si lo sé —respondió Tío Nancy, cuyo rostro grande y
carnoso enrojecía—. Yo no soy un fontanero temporal. Nosotros en particular
utilizamos el sistema Cronos de aguas residuales, y tardan siglos en aparecer por aquí.
No tendremos más remedio que ir allí y echar un vistazo, ¿no cree?
—Vamos, Bill —dijo Elliot Metadrina—. Cambiémonos de ropa y vayamos luego a
echar un vistazo.
Bill hizo una mueca y sacudió la cabeza, afligido.
¡Hablando de cosas que bajaban por tuberías!
Tío Nancy les enseñó el lavabo a Bill y a Elliot.
—¡Es repugnante! ¡Mira cómo ha cambiado este lugar! —refunfuñó el camarero,
mirando a su alrededor con horror, los azulejos de colores, los nuevos focos de luz, los
bidets, las máquinas expendedoras de vitaminas y colonia—. Solía haber sólo un
meadero y un cagadero. Oh, sí, y una máquina dispensadora de condones que siempre
estaba rota o vacía. Realmente hogareño y cordial, con montones de pintadas. Y me
refiero a grafitos.
Bill, un poco mareado, miró los tres brillantes urinarios de porcelana blanca.
—Tengo que ir —masculló.
—¡Ahí no, idiota! —dijo Elliot—. ¿No lo has oído? ¡Ese es el remolino temporal!
Bill parpadeó. Era extraño, pero a él le parecía un urinario, si bien era cierto que un
urinario insólitamente caprichoso e insólitamente limpio.
—Perdón... supongo que puedo esperar...
El camarero y Bill observaron, atónitos, mientras Elliot tendió una mano temblorosa,
tocó la palanca que había sobre el urinario, respiró profundamente... y accionó la
cisterna.
Los resultados fueron mucho más dramáticos de lo habitual. Incluso estuvieron por
encima de los urinarios aspiradores baratos de las naves espaciales montadas a toda
prisa, donde había la posibilidad de que uno acabara el viaje con una voz aguda y
chillona.
—¡Guau! —susurró Bill.
—Absolutamente —concedió Elliot. Procedente de alguna parte, había aparecido en
sus manos un aparato con botones, interruptores y un osciloscopio—. Según mi
registrador temporal (todos los policías temporales estamos equipados con estos
dispositivos), lo que tenemos aquí es una fisura espacial mucho más grande de lo que
habíamos calculado. Sí, ya veo cómo pudo ese horripilante hippie saltar en el tiempo y
causar estragos. ¡Por esta abertura podría pasar un elefante!
Bill retrocedió un par de pasos y se aferró al pomo de la puerta del lavabo, para más
seguridad. Se sentía como si estuviera perdiendo el sentido del equilibrio. Tenía la
clara sensación de estar siendo absorbido hacia un gigantesco abismo temporal.
Aquel enorme portalón había cambiado completamente los utensilios sanitarios. Una
parpadeante luz giraba, se desplazaba y chisporroteaba, dando vueltas y aumentando
de tamaño. Dentro de aquel destello se veía débilmente un tablero de control, no
demasiado diferente de un aparato de televisión multidial. Con las pulsaciones del
viento temporal, la pantalla parpadeaba y mostraba escenas enormemente
interesantes.
Bill olió sonoramente.
—Esto apesta —dijo con voz nasal, porque se estaba apretando la nariz mientras
hablaba.
—Por supuesto. Eso se debe a que el núcleo temporal pasa por Mundobasura en su
recorrido hasta empalmar con Mundobar. Depende de qué parte del pasado se
sintonice —aclaró Elliot—. Por ejemplo, esta «era» en particular, es terriblemente
ofensiva para los habitantes de la nuestra. —Se tocó la nariz—. Ésa es la razón por la
cual las autoridades temporales eliminan el sentido del olfato de sus agentes antes de
que entren en el tiempo.
—¿Y qué era sería esa, exactamente? Esa a la que tú perteneces, quiero decir —
preguntó Tío Nancy.
—Información restringida —declaró Elliot de forma inequívoca.
Con el pelo ondeando, miró su dispositivo. Las agujas de éste oscilaban como locas;
y el oscíloscopio estaba particularmente oscilo.
—Joder! —entonó Elliot, con aspecto alarmado e insólitamente fuera de control—.
Esta puerta temporal...
—No me lo diga —gritó Tío Nancy—. ¡Va a ocurrir algo terrible y todos acabaremos
muertos!
—No. Bueno, posiblemente, quizá sí. Puede ocurrir cualquier cosa... porque esta
cosa, esta puerta temporal, y esto me resulta difícil de comprender, ¡es sensitiva!
—Una de esas palabras demasiado largas —explicó Bill—. Significa, según creo...
sentimental pero no en el ámbito mental, porque no tiene mucha mente.
—No, imbécil. ¡Significa viva! ¡Viva e inteligente! ¡Lo cual es más de lo que se puede
decir de ti, a veces! —Elliot Metadrina sacudió la cabeza con alarma y asombro—. ¡En
todas mis eras como agente temporal, nunca he visto algo parecido!
—¡Ay!, yo me encuentro con su deplorable grupo demasiado a menudo —dijo una
voz de barítono bajo de rico colorido, Tenía un acento británico profundamente
empapado de cultura y que destilaba profusamente ironía y otras formas de humor
metálico—. Buenos días, pobres y deplorables excusas de la reproducción biológica.
Utilizando las palabras de mis apreciados ancestros, las máquinas telefónicas
temporales de Aeexander Graham, ¿han llamado ustedes?
La puerta temporal brillaba de forma etérea, lo que constituía un espectáculo
fascinante. El interior estaba revestido de pantallas cristalinas y apéndices como joyas
de los que emanaba una luz de arco iris y asombrosas auras, ligeras arias y quizá
incluso operetas ligeras. Tal vez de Hyden, o Delius... ¿o era El Mikado de Gilbert y
Sullivan lo que sonaba como telón de fondo? En las pantallas antes mencionadas
brillaban francas escenas de la historia intergaláctica. La firma de la declaración de
independencia. El acto público constitucional anual del emperador. Napoleón en la
quinta batalla del water.
—Eres... ¿Eres un vacío temporal? —preguntó Bill en tono amistoso, jadeando
desgarbadamente con temor reverencial.
—Bueno, ciertamente no soy un vaso temporal, así que no se te ocurra beberme,
¡lujurioso obvio! Tampoco soy un portátil temporal. Soy un completo y plenamente
apreciado modelo de puerta temporal educada en Eton y Oxford. Y, mi querido amigo,
es una despreciable vergüenza que con lo valiosamente inteligente que soy, tenga que
responder a cualquiera que me tire de la cadena, por así decirlo. Especialmente a los
asquerosos e incultos primates detestables como ustedes.
—Bueno, sea como sea —entonó Elliot, mientras se erguía en su plena estatura, si
bien exigua—, ¡como tú misma has explicado, con demasiada prolijidad, has sido
emplazada y debes ayudarnos!
Elliot sacó su placa de poli temporal y luego le enseñó a la puerta su anillo de
capitán cósmico secreto decodificador.
—¡Sí, eso es! —dijo Tío Nancy—. Y lo primero que queremos saber es adonde
demonios se largó el tipo melenudo que se metió por aquí.
—¿Qué significa eso, querido muchacho? ¿Se refiere al joven de hirsuta cabellera?
¡Ah! ¡Por supuesto! Debe de referirse usted a ese horrible hippie de Mundoinfierno. ¡Sí,
seguramente! Pues, según creo, regresó al pasado, y con una ambición más bien
encomiable de cambiar la historia. O bien eso, o me metí unos cuantos malditos
nánodos de más en el quaziod, la pasada noche.
—Echa un vistazo —dijo Bill—. Ese tipo tiene que haber cambiado algo. ¡Este
agujero solía ser un bonito bar! Ahora se ha transformado en un gimnasio sudoroso,
regentado por levantadores de pesas con andares de pato y acento alemán.
—Hummm. Oh, Dios mío, sí. Bueno, ese tipo de cosas ocurren ocasionalmente. No
se puede tener puertas temporales en el Universo sin esperar que se produzcan
algunos cambios menores de vez en cuando.
—¡Cambios menores! —protestó Eiliot Metadrina—. ¡Estamos hablando de un
enorme cataclismo arrollador! ¡De hecho, ni siquiera estoy seguro de que siga
existiendo un Galactic Bureau of Investigation!
Una luz ambarina destelló burlonamente.
—¿Ah, no? —preguntó la puerta temporal—. Bueno, en ese caso echemos una
mirada a mi bola de cristal.
De la parte inferior de la puerta temporal surgió una esfera llena de líquido
chispeante. En aquel líquido nadaba un pez de colores. Las imágenes comenzaron a
desfilar. Bill vio tanques Panzer y aviones de propulsión Spandau. Botas militares que
pisaban los confines de la galaxia. Cervecerías y rosquillas por todas partes. «Hummm
—pensó—, quizá este cambio no sea realmente malo.» A él le encantaban las
cervecerías y las rosquillas.
Finalmente, las cambiantes imágenes se detuvieron ante un primer plano vacilante
de un cartel.
—¡Ahí lo tenéis, muchachos! —dijo la puerta—. Imágenes de cómo son ahora las
cosas. «Galactic Bureau of Investigation» —leyó—. ¡Ya lo ven, no ha habido
demasiados cambios! Un gobierno totalitario se parece demasiado a otro. Y, digo yo,
entre todos los aminoácidos y bebidas de yogurt que hay en la estación de refrigerios,
supongo que no podrían encontrar para mí una gota de té y quizá un bollo ligeramente
tostado o dos.
Bill entrecerró los ojos al mirar el cartel.
—¡Es el cartel de las oficinas de atención social del GBI! —exclamó con cierta
satisfacción por sus astutos poderes de observación, aunque la verdad era que él
podía leerlo mejor porque estaba en un ángulo más favorable que los demás.
—¿Una oficina social? —preguntó Tío Nancy.
—¡Sí! ¿Lo veis?... a un lado... dice: SS Galactic Bureau of Investigation.
—¡Santo Dios, Bill! —dijo Elliot—. ¡Eso no quiere decir servicio social! ¡Se trata de
las SS! ¡La infame policía secreta del partido nazi!
—¡Así que son unos viles hijos de puta! —exclamó Tío Nancy—. Siempre me lo
había preguntado.
Elliot Metadrina levantó la cara al techo y se golpeó un lado de la cabeza con el puño
a causa de su absoluta frustración.
—¡Mira, puerta temporal! En nombre de la verdad, el orden, la justicia y el equilibrio
del Universo...
—¿Tienes algún Librium? —interrumpió Bill—. Sin duda me vendría bien uno.
—¡Cállate, Bill! —le sugirió Elliot al soldado mientras apretaba los dientes y los hacía
rechinar, y luego se volvió a la puerta—. Tienes que ayudarnos a impedir este... este
caos. Tienes que llevarnos al sitio y momento a los que fue el hippie para cambiar el
curso de la historia. ¡Lo que ha hecho es terrible! ¿Adonde fue?
—¿Hummm? ¿El tiempo al que se dirigió el elemento de las hirsutas melenas? ¿Por
qué?, ¡pregunto yo! Es bastante aburrido, pero, maldita sea, me veo obligada a
confesar que se me ha borrado completamente de la memoria. Supongo que podría
realizar una diestra búsqueda en mis archivos y encontrar esa información. Sin
embargo, perdonad que bostece, debo admitir que no me siento motivada en absoluto.
—Oh... ¿y puedo atreverme a preguntar qué te motivó a acceder a las exigencias del
hippie?
Las auras de luz formaron una tranquila sonrisa de gato de Cheshire en tecnicolor.
—Dado que estamos siendo francos, mi querido niño, de hecho fue el duro y frío
metal.
Elliot se dio varias palmadas en la frente con gran exasperación.
—¿Quién demonios eres tú, de todas formas, tío? —Sacó un bolígrafo y una
pequeña libreta de espiral—. ¡Quiero tu nombre, tu número de serie, tu código de
registro de máquinas intergalácticas temporales!
—¡Basura total! —estalló la voz con indiferencia—. No es aplicable, dado que yo soy
miembro de una raza increíblemente antigua y no registrada de puertas temporales. Mi
nombre es Dudley D. Doo, noble señor de los caballeros transustanciados de noble
derecho real del plano temporal Jet. ¡Los míos existen desde antes del comienzo del
tiempo, e incluso desde antes!
—¿Antes del comienzo del tiempo? —musitó Bill, tratando de imaginar el concepto.
Pero su mente, al ser como era, se lió incluso más de lo habitual en el proceso—. ¿Te
refieres a antes de que existieran los relojes grandes, los de pulsera, los digitales y
demás? —Su cerebro atrapó repentinamente un importante concepto microcientífico—.
¡Te refieres a la época en la que los bares no cerraban nunca!
—Precisamente, compinche. jQué días tan alegres fueron aquellos! —dijo Dudley—.
Pero en aquel entonces, cuando uno lo piensa bien, no eran días, ¿verdad? Los días
no habían sido inventados todavía. Sólo era una maravillosa fiesta continua, con tiempo
de sobras para algún alboroto ocasional o para disparar contra los pájaros. ¡Eran
tiempos estridentes y agotadores… pero qué alegre diversión!
—¡Pasmosos! —dijo Bill, pasmado, con los ojos errabundos y el cerebro enredado
ahora ante la sola idea de todo aquello.
—¡Los caballeros temporales! —dijo Elliot, con la voz ahora sofocada por el temor
reverencial—. ¡En el cuartel general corrían rumores acerca de vosotros... y en los
lavabos había también números de teléfono! ¡Encontramos ruinas de una antigua
civilización que estaba más allá de la posteridad de la que se tiene constancia! ¿Es
posible que pertenecieran... a los tuyos?
—No realmente. ¡Creo que es un asunto del dominio público eso de que los
caballeros temporales venimos de más allá de la posteridad conocida! —respondió
Dudley de una forma minuciosamente presumida.
—Hummm. ¡Supongo que eso os conviene en el blanco de las bromas! —gruñó Tío
Nancy, el dueño del bar.
—¡El acceso a los caballeros temporales es una de las llaves fundamentales del
Universo, y una forma endemoniadamente más barata de viajar! —dijo Elliot—. ¿De
qué otra forma pudo haber obtenido ese hippie de Mundoinfierno el acceso?
Tío Nancy se rascó la cabeza.
—¿Robando un banco?
—No, no —dijo Elliot mientras se paseaba—. ¡Éste es un problema demasiado
crucial, demasiado fundamental! ¡No sabemos lo suficiente acerca de esos hippies,
maldita sea! ¡Pero presiento que llegar a comprender cómo éstos accedieron a los
caballeros temporales, y a los propios caballeros, es crucial para el éxito de esta
misión!
El brillante portal destelló con un evidente brillo misterioso de placer ante la
perspectiva de explicar la historia de los caballeros temporales.
—¡Ejem! —comenzó—. Al principio, incluso antes de la olla a presión y los guardias
de tráfico, los certificados de depósito y las películas sonoras, había una buena
cantidad de nada y en absoluto tiempo alguno para nada ni para nadie. La raza
cósmica galáctica local inventó por primera vez las exageraciones y los chistes de
Lepe, para intentar dar sentido a las cosas. Ésos somos nosotros, les advierto, los
caballeros temporales. Sin embargo, huelga decir que ninguna de esas soluciones
funcionó realmente, porque aún no había comenzado uno a hacer algo cuando ya
acababa, lo que creó todo tipo de confusiones e hizo bastante difícil calcular el interés
de los certificados de depósito. «Lo que necesitamos —postuló un caballero
singularmente inteligente, el caballero filósofo-científico Simón Temporal—, es un poco
de orden en este desgraciado caos. Me refiero a que cuando uno no sabe cuál es la
hora correcta del día para tomar el té, no está viviendo en la civilización.»
»Y así, Simón Temporal inventó el Tiempo. Aquel concepto revolucionario y
sorprendente fue una noción tan profunda, que al principio resultó una idea demasiado
cósmica para la comprensión general, y llevó unos cuantos eones* asimilarla. Pero
cuando eso se consiguió, los soles y planetas comenzaron a marcar los días y años
como desgraciados aparatos de relojería cósmicos, y así la vida surgió y decayó, las
civilizaciones florecieron y murieron. Aunque la verdad fundamental y aburrida que se
halla en el fondo de todo esto, es que tenía aproximadamente tanta relevancia como
los cojones de un mono en un convento de monjas; al menos se podía medir la
cantidad de años de aburrida nada que tenía una vida media.
»Hasta entonces todo estaba muy bien y ya podíamos hacer los huevos pasados por
agua de la forma correcta, aunque para los caballeros temporales, como
comprenderán, no se trataba más que de un concepto. Veréis, el tiempo es de hecho
algo así como un lavado cerebral a nivel atómico. Para nosotros no existe realmente, a
menos que imaginemos que existe, mediante el uso de estas cajas de acero inoxidable
y cristaloides. Simplemente modulamos el grado de imaginación molecular colectiva
generada por el Universo. Así podemos transportar, y ser transportados, y ser siempre
los primeros en llegar a las buenas fiestas de las que nunca tenemos que marcharnos.
En todo caso, esto es más bien aburrido, y estoy segura de que también es
impenetrable para vuestras estúpidas mentes.
—¡Sigo sin entender qué tiene que ver eso con los hippies! ¡Ni cómo demonios
recuperar mi bar! —Tío Nancy hizo una mueca.
Bill se rascó la entrepierna con feroz depresión. No tenía ni la más remota idea de
qué estaba pasando ni de qué estaban hablando. Y, lo que era peor, ni de cuándo
podría tomar la siguiente copa.
—Incluso a través de tu niebla de confusión temporal, yo veo algún significado —
filosofó Elliot—. ¡El significado penetra y ahora lo entiendo! De alguna manera, los
hippies comprendieron esto de forma inconsciente... y concibieron una idea hipotética
de vuestra existencia. Ellos no te llamaron como lo tuvimos que hacer nosotros.
Calcularon que por algún motivo estarías aquí a una cierta hora, minuto y segundo,
abierta para dar el salto exacto que ellos necesitaban... ¡adondequiera que fuese! Así,
el agente fue capaz de regresar en el tiempo y cambiar la historia.
—Pero ¿por qué todo eso de los nazis? —preguntó Tío Nancy—. Difícilmente
concuerda con lo que yo entiendo esencialmente por filosofía hippie.
—¡Eso lo podremos deducir más tarde! —dijo Elliot—. En este preciso momento lo
que tenemos que hacer es regresar en el tiempo y deshacer el daño que ese cabrón
* Unidad de tiempo equivalente a un billón de años. (N. de la T.)
barbudo hizo. —Se volvió para encararse con la puerta temporal—. Dudley... Señor, si
me permite la suposición de que ése sea su título.
—¡Pues, sí, en verdad lo es! —respondió la puerta temporal sonriendo
afectadamente, complacida por la hábil lamida de trasero—. ¡Lo único que tenéis que
hacer es volver a abrir vuestra puerta exactamente como estaba cuando el hippie la
atravesó, y permitirnos saltar a través de ella! ¡De esa forma, podremos regresar al
pasado y deshacer el daño!
—¿Daño? Os repito que no veo daño alguno. En verdad, yo mido los pros y los
contras de todo ello, señor Elliot Metadrina, poli temporal, y, debo insistir en este punto,
¿qué va a reportarme esto?
—Bueno, tengo un par de megatalegos que traje para posibles gastos.
—¡Ah! ¡Excelente! ¡Mucho más de lo que me pagó el hippie!
Echémosle un vistazo a ese dinero, y luego veré qué puedo hacer con respecto a
ese arreglo.
Elliot sacó los brillantes discos en los que relucía el semblante bizco del emperador.
Sonó un timbrazo al abrirse el cajón de una caja registradora que había en el interior de
la puerta temporal y que se tragó la ofrenda.
—¡Fantástico! Ahora viene mi parte del trato. ¡Dadme un par de minutos para que
me concentre!
Se extendió una antena vibrante. La electricidad estática chasqueó entre los
carbones de tipo Van Der Graf. De la parte en la que se alojaba la caja registradora
surgieron signos de dólares y centavos.
—¡Dios mío! ¡Lo está haciendo! —gritó Tío Nancy, señalando las nieblas temporales
que salían del brillante agujero de la puerta.
Bill miró a su vez. Efectivamente, en la agitada y abigarrada fantasía turbulenta que
se desarrollaba en el interior de la puerta temporal, Bill pudo ver una imagen —un
fantasma temporal, si lo prefieren—de aquel hippie de Mundoinfierno que saltaba del
Ahora a algún otro Entonces y desaparecía en medio de un parpadeo de estrellas.
—¡Sí! —gritó Elliot—. ¡Eso es! ¡Ese es el instante! ¡Retén ese pensamiento! —Se
volvió hacia Bill y Tío Nancy—. ¡Bueno, muchachos! ¡Es el momento de la verdad!
¿Estáis conmigo?
—Hummm —dijo Tío Nancy con una sonrisa artificial—. Yo no soy más que un
camarero. Creo que mi deber es... ¡quizá me vendría bien un poco de aerobic! ¡Tal vez
fortalecerme un poco! ¡Nadar unas cuantas piscinas! Vosotros, muchachos, manteneos
en contacto, ¿eh? Hacedme saber cómo van las cosas.
El dueño del bar dio unos pasos atrás, sonriendo taimadamente.
—Como quieras —dijo Elliot—. Vamos, Bill. ¡Mostremos al Universo el espectáculo
de dos verdaderos hombres en acción!
—¿Sabes? —dijo Bill sin articular las palabras—. Últimamente he estado
sintiéndome algo así como, ya sabes, bajo de forma. Quizá un mes de entrenamiento
me pondría en mejores condiciones para este tipo de misión en particular.
—¡... quizá me contraten para encargarme de los refrigeradores de yogur! —dijo la
voz de Tío Nancy que les llegó desde la puerta.
—¡Refrigeradores de yogur! —La sola noción detuvo el intento de huida de Bill. Le
hizo parar el tiempo suficiente como para que Elliot le aferrara.
—¡Vamos, soldado! ¡Comencemos a ganarnos los talegos que nos paga el
emperador!
Lo siguiente que supo Bill fue que Elliot Metadrina le había arrastrado directamente
al abismo de la puerta temporal.
Bill estaba familiarizado con el concepto de caer de pie.
Ciertamente, la graduación de su posición presente en la Armada demostraba que
aquello era algo básico para la ley de movilidad burocrática. Sin embargo, nunca antes
había tenido la sensación de caer de pie, que era exactamente como se sentía; lo que
estaba ocurriendo ahora.
Tampoco se parecía ni remotamente a moverse en la gravedad cero.
No, era como si de repente el Universo hubiera girado 180 grados y él hubiera sido
empujado desde el borde de un acantilado y estuviera cayendo hacia arriba, no hacia
abajo, a una velocidad de aceleración regular en dirección a las ominosas rocas que
había encima. Rocas que percibía como si estuvieran debajo.
Estómago revuelto, cerebro ligero, corriente de aire, olor de bolsas de gimnasia que
se pudrían, gritos de miedo.
Entonces, en el último instante, las rocas desaparecieron y el tiempo mismo entró en
aquel remolino insensato.
Y luego Bill cayó contra un suelo tan blando como las más espumosas plumas.
Durante un instante sumamente breve le pareció que perdía el conocimiento, y
despertó con esa sensación de tener la cabeza ligera que se siente cuando uno se
recobra de un desmayo; lo cual, de hecho, era endemoniadamente mejor que
despertarse con una tremenda resaca o despertarse muerto, pero a pesar de todo era
desorientador.
¿Dónde cojones estaba, de todas formas?, reflexionó Bill, intrigado, mientras miraba
a su alrededor.
Parecía estar en algún tipo de valle, rodeado por un paisaje de montañas coronadas
de pinos.
En el infinito cielo azul brillaba un sol deslumbrante, feroz y despiadado.
El suelo sobre el que se hallaba era seco, cubierto de matas dispersas de hierba
marrón y salpicado por grupos de hermosos cactos de higos chumbos en flor.
¡Un desierto! Estaba en alguna clase de desierto. Buscó con los ojos alguna taberna,
con la esperanza de que dentro hubiera algo frío, líquido y alcohólico. Ni tabernas ni
cerveza. Oh, bueno. ¿No había leído él en su libro favorito, su biblia: La guía de
bebidas duras para bebedores duros, que la tequila se hacía de algún tipo de cacto?
De esto último había mucho por allí. Tenía que haber al menos unas pocas botellas de
lo primero.
Pero antes de que Bill pudiera comenzar su tradicional búsqueda de bebida, le
distrajo un golpe repentino y un sorprendente: «¡Ouff!».
Se volvió y vio a Elliot Metadrina caído de cara sobre un montón de arena, con el
extremo posterior erizado de púas a causa de un desafortunado choque con una hoja
de cactos que estaba en el camino de bajada.
—¡Ouch! —protestó Elliot, mientras se ponía trabajosamente de pie y giraba la
cabeza para intentar inspeccionar su trasero. Comenzó a arrancarse delicadamente las
púas del alfiletero al que habían ido a parar.
—¡Guau! ¡Tienes que tener un umbral de dolor muy elevado! —dijo Bill,
encogiéndose con empatia potencial ante aquel espectáculo—. Yo preferiría un trago
fuerte antes de probar eso. —Se volvió en redondo y miró el sitio en el que habían
aterrizado—. ¿Sabes, Elliot? ¡Me temo que no veo mucha historia que cambiar por
aquí!
Elliot arrancó la última aguja de cactus de su retaguardia y luego miró
dubitativamente el entorno.
—Entonces no has visto al hippie.
—No. Lo único que veo son esos bonitos pájaros de guano dando vueltas ahí arriba.
Quizá se trate de los alienígenas inteligentes de este planeta, y estén aquí para darnos
la bienvenida.
—No, Bill —afirmó Elliot—. Eso son buitres. Me temo que están esperando a que
muramos para poder comernos. Meternos el pico directamente por el culo y las blandas
visceras, en primer lugar. Los ojos de postre.
—¡No hables así! —gimió Bill, y luego se volvió a observar las cosas volantes con
alarma—. Ésa no es la forma en la que quiero morir. De hecho, ¡no quiero morir de
ninguna manera! Pero ¿dónde demonios estamos, Elliot? ¿Tienes alguna pista? Y una
vez que tengas la pista, ¿qué vamos a hacer?
—No estoy totalmente seguro, pero se parece condenadamente a Mundoduna o
Planetadesierto o, si crees en las holohistorias, a un desierto de la Tierra desaparecidahace-
tanto-tiempo-pero-jamas-olvidada. ¿Sabes lo que sería realmente bueno en este
momento?
—Una cerveza... no, dos cervezas. ¡Que sean tres!
—Cállate, Bill. Me vendría bien tener una charla con la puerta temporal Dudley Do-
Do.
—Quizá podría traernos un paquete de seis —dijo Bill, dubitativamente. Aquel sol
abrasador ya comenzaba a calentarle la nuca y podía sentir cómo se asaba su sensible
cuero cabelludo bajo las abrasadoras olas del calor de las pesadas responsabilidades
que le chamuscaban.
—¿He oído realmente que mi honorable nombre era pronunciado en vano,
caballeros? —dijo aquel correcto acento británico.
Bill y Elliot se volvieron en redondo.
Allí, en un sitio juiciosamente distante de las plantas de cacto erizadas de púas, se
materializó nada menos que la anteriormente mencionada sir Dudley. En medio de un
halo de luces destellantes, la puerta temporal se sumergió en aquella realidad en
particular.
—¡Hablad! —dijo Bill, engañoso—. ¿Dónde demonios estamos?
—¿Es aquí adonde vino el hippie? —exigió Elliot.
La cristalina formación de controles del interior de la puerta parpadeó, emitió pitidos
y danzó al son de algo curiosamente parecido a la marcha del coronel Gigie. Por la
pantalla de televisión desfilaron imágenes de épocas históricas, y luego pareció
atascarse durante un período interminable en una marcha de criquet monumentalmente
aburrida.
Luego la puerta se quedó muda durante un rato sospechosamente largo.
—¿Dudley? —dijo Elliot—. Sir Dudley. Suponemos que estáis comprobando
vuestros controles para responder a nuestra pregunta.
—¿Hummm? No, de hecho estoy mirando un partido entre Inglaterra y la India. Los
malditos extranjeros nos están zurrando. Disculpad.
—¡Se supone que deberíais estar ocupándoos de ese hippie que ha cambiado el
Universo!
—¡Bueno, tendréis que disculparme, pero el criquet no ha cambiado en lo más
mínimo! Sigue siendo el juego más largo y más aburrido. Sin embargo se mete en la
sangre. Es decir, que se me metería en la sangre si yo tuviera sangre. Tal vez sea un
deporte intelectual...
—¡Callaos! —insinuó Bill mientras se rascaba la cabeza a medio cocer y se
quemaba los dedos en el proceso—. ¡No quiero oír nada sobre juegos! ¡Quiero oír algo
acerca de salir de aquí!
La puerta temporal, arrebatada por su propio monólogo, hizo caso omiso de él.
—He pensado mucho acerca del criquet. Es eterno, por lo que no cuenta realmente
como un juego. Pero volvamos a ese hippie saltarín, ¿eh?
Las luces comenzaron una vez más su antiguo desfile, y finalmente parpadearon
todas a la vez en un climax de paroxismo. En los altavoces sonó una marcha de John
Philip Soused, la preferida de Bill.
—¡Le habéis encontrado! ¡Le habéis encontrado! —gritó Bill.
—Bueno, francamente, no le he encontrado, no. Es curioso. Parece haber un poco
de conmoción en la central.
—¿La central?
—Sí. El procesador de paradojas parece estar sobrecargado. Oh, Dios mío, ¡me
están llamando de vuelta!
—¡Esperad! ¡Volved! —gritó Elliot.
—¡Al menos dejadnos algo de beber! —gritó Bill.
—¡Lo siento, caballeros! Debo hacer todos los esfuerzos posibles para regresar.
Espero que sobreviváis en este lugar dejado de la mano de Dios...
Y luego, con un plop hacia dentro, la puerta dejó de existir. Un viento árido gimió
plañideramente en el lugar, levantando una enorme cantidad de polvo, y todo quedó en
calma.
Elliot meneó la cabeza.
—¡Maldición! ¡Esto es el colmo! Ese bastardo no se molestó siquiera en decirnos
dónde demonios estamos. Ni el lugar, ni el año, ni la fecha, ni la hora... absolutamente
nada. Sólo podemos suponer que de alguna forma éste es el sitio al que se dirigió el
hippie; y que es aquí donde cambió el tiempo, el futuro y el pasado. Donde llevó a cabo
el sucio hecho que debemos invertir.
—¿Y qué hay de ese registrador temporal tuyo, señor poli temporal? —preguntó Bill.
—Ah, sí. ¡Hay un pequeño problema con ese aparato!
Elliot señaló hacia abajo. El mecanismo estaba en el suelo con las esferas rotas y
obviamente inoperante.
—¡Bueno, al menos puedes intentar arreglarlo! —dijo Bill, chillando de incredulidad—
. ¡Quiero decir que tenemos que hacer algo para averiguar dónde estamos!
Elliot estaba mirando a lo lejos.
—Hummm. Creo que vamos a obtener una valiosa pista de ese punto, amigo Bill.
—¿Pista?
Bill se volvió a mirar en la dirección que atraía el interés de Elliot. Efectivamente,
hacia ellos se aproximaba una nube de humo.
Y, definitivamente, la causa del polvo en suspensión no eran las nubes, pensó Bill;
más tarde, Elliot tendría motivos para haber deseado que sí lo fueran.
Llegaron en medio de un golpeteo de cascos de caballo y un alboroto de gritos de
guerra, y precedidos por un efluvio de pieles de animales mal curtidas, resoplar de
caballos y patatas fritas.
Montaban extraños y feroces animales de cuatro patas que Bill reconoció por sus
cómics de: Horror histórico del lejano oeste, como cobayos o caballos o algo parecido.
Los guerreros montaban a lomos de los cobayos —¿o eran cebollos?—, sus ojos
brillaban de furor mientras sus rostros y cuerpos estaban cubiertos con pinturas de
guerra. Llevaban tocados de plumas que destellaban brillantes al sol y ondeaban hacía
atrás en el viento como las crines de orgullosos animales.
—¡Ca-rack!
Algo pasó silbando junto a una oreja de Bill.
—¡Pshuuuu!
Junto a ellos y a toda velocidad volaron unas flechas acabadas en plumas que
enterraban la cabeza en la arena o iban a clavarse en los cactus.
—¡Flechas! —chilló Elliot—. ¡Nos están disparando flechas, Bill!
—¡Balas con plumas! —aulló Bill, volviéndose en redondo y dando el primer paso de
una frenética huida—. ¡Nos están disparando con balas plumíferas, Elliot!
Con un repiquetear de cascos, el grupo guerrero persecutor cubrió a toda velocidad
los pocos metros restantes y se dividió en dos para rodear a los viajeros temporales
que huían. Bill se halló repentinamente encarado con un par de salvajes de ojos
feroces que les apuntaban con unas lanzas de aspecto particularmente afilado.
Creyó prudente detener su carrera y levantar los brazos en gesto de rendición
inmediata. Elliot hizo lo mismo, pero agregó la maniobra aún más prudente de caer de
rodillas en señal de total y abyectamente temblorosa derrota.
Al ver que aquél era el mejor de todos los posibles recursos en su presente situación
de impotencia, Bill también procedió a arrodillarse.
Los salvajes de ojos feroces tiraron de las riendas y se detuvieron muy cerca de los
visitantes. Sin embargo las lanzas no se retiraron, sino que por el contrario Bill se
encontró, para su extrema incomodidad, con que un trozo de metal afilado como una
navaja intentaba realizar un trabajo de barbero fronterizo en su garganta.
—¡Ugh! —dijo una voz imperiosa detrás de él.
—Ya me lo imaginaba —dijo Elliot, con dificultad para hablar debido a que tenía
apoyado sobre la garganta un trozo de metal idéntico al de Bill—. ¡Son indios!
—¿Te refieres a los que estaban jugando al criquet contra el equipo de sir Dudley?
—preguntó Bill.
—No, no, Bill. Pieles rojas. ¡Los indios de las llanuras de la Norteamérica del siglo
diecinueve de la perdida-pero-no-olvidada Tierra! No pretendo fanfarronear, pero me
fue bastante bien en historia, en la escuela temporal.
—¿Cómo puedes estar seguro?
—Aparentemente estamos en alguna parte del área deshabitada del suroeste
americano, y estos tipos sin duda tienen el aspecto de algunas de mis películas
favoritas de John Whine, como Fort scrofula, y además, «ugh» es definitivamente una
palabra india de hosca bienvenida.
—Basura absoluta —dijo la misma voz—. ¡Estaba meramente expresando mi
profundo asco ante vuestra repulsiva presencia!
Bill se volvió.
De pie en su silla había un piel roja de aspecto especialmente noble que tenía el
pecho hinchado de una manera altiva. Era de constitución poderosa, y sus grandes
bíceps estaban envueltos en tiras de cuero ceremoniales y adornados con colgantes de
garras y dientes de carnívoros muertos desde hacía mucho.
Bill había visto a aquella clase de tipos en los bares; habitualmente los superaba en
una refriega de bar, porque estos nobles sujetos tendían a luchar de forma limpia,
mientras que la manera de luchar de Bill era definitivamente de la variedad sucia y del
golpe bajo. Sin embargo, todos los fusiles y flechas a punto de ser disparados, por no
hablar de la hoja afilada como una navaja que tenía debajo del mentón, borraron de Bill
cualquier noción de lucha en aquel momento.
—Oh —dijo Bill, desplegando su mejor sonrisa besaculos—. ¡Eh! fantástica obra de
pintura cutánea —le aduló—. Qué ropa tan elegante. ¿Quién es su sastre?
—Yo iba a hacerle a usted la misma pregunta —gruñó el indio—. Nunca antes había
visto ropa parecida, y eso que me gradué en Harvard. —Se rascó la cabeza—. ¡O fue
Yale! ¡Lo confieso, este maldito sol me está afectando al cerebro últimamente! ¡Búfalo
Charcoestancado! ¡Mi medicina!
—¡Sí, oh jefe Trueno Bramador! —ladró un hombrecillo bajo y rechoncho, que
llevaba puesto un sombrero de vaquero con una pluma de avestruz en la parte superior
y corchos que se balanceaban alrededor del ala sujetos por trozos de cuerda, al
acercarse al caballo de su señor.
Del hombro del brujo colgaba un zurrón, y de ese saco de piel hinchado el hombre
sacó un frasco de un fluido nauseabundamente verde.
—Aquí tienes, chato. ¡Y buenos días, muchachos! Por cierto, jefe, fue en el Instituto
Empresarial de Kalamazoo donde adquiriste tu piel de jefe. —Luego, el hombre de
nariz roja sacó para sí una gigantesca lata de cerveza Foster y regó abundantemente a
la asamblea al abrirla—. Bueno. Otra de éstas hará que hoy probablemente hable con
lengua de trapo, ¡pero qué demonios!
El hombre se llevó la cerveza a los labios y bebió copiosamente, mientras su nuez
de Adán y los corchos de su sombrero oscilaban con igual entusiasmo.
A Bill se le salieron los ojos de las órbitas. ¡Muchacho, él quería esa cerveza! Sin
embargo, más que la cerveza, Bill quería conservar su arteria carótida intacta y evitar
que su sangre manara estúpidamente sobre el sucio del desierto.
—¿Ves a qué me refiero, Bill? —dijo Elliot—. ¡Un clásico brujo indio! ¡Estimo que
debemos estar realmente en el suroeste americano en... eh, alrededor de 1885, diría
yo!
—Debo volver a preguntar —intervino el jefe Trueno Bramador—. ¿Quiénes son
ustedes? ¡Rápido, antes de que les abra la barriga para aperitivo de esos buitres!
—¡Somos viajeros del tiempo, oh gran jefe! ¡Servidores de la verdad, la justicia y los
aficionados del gran Tonto! —respondió Elliot en su tono más obsequioso.
—¡Hemos viajado hasta aquí en busca de un sucio y melenudo hippie que quiere
cambiar la tela misma del tiempo de ciento por ciento algodón en cincuenta por ciento
de pohéster y cincuenta por ciento rayón! —declaró Bill, e instantáneamente sacudió la
cabeza y se preguntó por qué había dicho aquello. ¡El calor! Estaba comenzando a
afectarle.
—Sí, y la totalidad del Universo del futuro se ha vuelto nazi y sólo yo, Elliot
Metadrina, y mi generoso compañero Bil...
—Es con dos eles.
—... sólo Bill con dos eles y yo podemos salvarlo si aprehendemos a ese hippie
azote de la historia. Así pues, jefe... ¿Qué dice a eso? Usted no querrá ver un Universo
dominado por mamones salchicheros que caminan con paso de oca, ¿verdad? Por no
hablar de esos rebeldes marginados de olor asqueroso y que fuman hierbas.
—¡Cincuenta por ciento poliéster y cincuenta por ciento rayón!, —exclamó el jefe
Trueno Bramador—, ¡Pero si ésa es exactamente la composición de mi tienda!
—¡Eso es una excentricidad! —dijo el brujo con voz ronca, derribando a uno de los
buitres con la lata de cerveza vacia—. De hecho —continuó mientras sacaba una
enorme pipa de la paz y la llenaba con grandes cantidades de una picadura
sospechosamente verde—, ¡diría que es malditamente cósmico, compañeros!
—Jesús... —le «soteó» Elliot, sotto voce, a su compañero—. ¿No estarás pensando,
Bill, que ese hippie pueda haber venido aquí a repostar un poco de hierba y haya
cambiado accidentalmente la historia?
—Estoy pensando que me gustaría repostar una de esas cervezas para mí —
respondió Bill con voz ronca.
—Dígame, noble jefe —gimió Eiliot, adulador—. ¿Por qué no desplazamos esta
conferencia a esa magnífica tienda suya, nos enseña tal vez su cerveza y discutimos
todo esto mano a mano roja?
—¡Silencio! —ordenó el jefe—. ¡En una palabra... no! Ya que no sabemos qué debe
hacerse con ustedes, extrañas criaturas de estiércol del más allá, tenemos que
llevarles ante la más alta autoridad!
—¡Ah! ¡Entonces quiere decir que por aquí hay una delegación de la caballería de
los Estados Unidos! —dijo Elliot—. Verás, Bill, mi profesor de historia siempre decía
que la caballería siempre venía a rescatar a uno en este tipo de momentos apurados
del Lejano Oeste. Excepto, claro está, en el caso del Ultimo Sitio de Custer.
—¿Custard? *¿Comida? ¿Bebida? —preguntó el Bill de un-solo-pensamiento-en-elcerebro,
máximo dos.
—¡Lo que quiero decir, repulsivos extraños, es que les llevaremos ante el altar de los
Dioses, donde se decidirá qué debe hacerse con ustedes!
—Altar de los Dioses —gimoteó Elliot—. Eso suena ominoso.
Con rápida destreza, los salvajes ataron minuciosamente a Bill y a Elliot y luego
comenzaron a arrastrarles por las calientes arenas del desierto hacia su cita con las
deidades locales.
* Crema parecida a las natillas. (N. de la T.)
«En general —pensó Bill—, aquél había sido un día impresionantemente deprimente
de vuelta al pasado.»
Pero no se sentía precisamente sorprendido, dado que todo eí pasado de Bill era
deprimente.
El agua cayó sobre su rostro.
Con la misma fuerza con que habitualmente desdeñaba aquel fluido, se encontró
tragándolo de forma automática, para apagar la sed descomunal que le atenazaba. Por
un momento pensó que se hallaba en un venturoso planeta de placer, en traje de baño
y nadaderas, retozando con ninfas acuáticas; ése era el tipo de demencia que le había
provocado el ardiente sol. ¡Ah, sí! ¡El balneario de Blub-blub del planeta Glub; o tal vez
incluso la playa Splish-Splash del sistema Snorkel-Dórico!
Pero en cuanto aquellos tragos de agua le arrastraron fuera de las profundidades de
su estado de inconsciencia, Bill se dio cuenta de que no sólo el sol que caía sobre él no
era del tipo concreto de los balnearios volcánicos, sino que continuaba clavado en
aquel horrible desierto y en aquel tiempo miserable, con la carga adicional de una
buena docena de espinas de cactus clavadas en sus regiones inferiores.
—¡Ay... uu! —exclamó, poniéndose trabajosamente en pie, parpadeando y jadeando.
Bueno, parecía que estaba libre de las ataduras, lo cual no significaba
necesariamente algo maravilloso. Bill se enjugó el agua de los ojos y se tambaleó
tratando de mantenerse en pie y de conservar el equilibrio.
—¡Elliot! ¡Dónde estás, Elliot! —gritó, mientras intentaba distinguir el entorno reseco
con su vista borrosa.
Se tambaleó a lo largo de unos cuantos metros hasta que tropezó con algo... algo
duro. Oyó un claro sonido siseante en estéreo, y pensó que quizá hubiera chocado con
algún tipo de vehículo motorizado que tenía pinchadas dos ruedas. Retrocedió para no
ser atropellado y obtener una mejor visión del obstáculo.
Gimiendo, Bill se enjugó el agua de los ojos. Levantó la vista, y lo que se erguía ante
él no era, de la forma más enfática posible, lo que él había esperado.
—¡Yiiicks! —chilló Bill, olvidándose del dolor que le producían las púas de cactus.
Aquello que se encumbraba muy por encima de él a una buena altura de tres metros
era una criatura monolítica de horrible semblante. De hecho, de dos semblantes, y
ambas cabezas parecían serpientes o caimanes o algo definitivamente chingeroíde.
Dos lenguas viperinas gemelas de una longitud ridicula entraban y salían
rápidamente. Los ojos resplandecientes le miraban. Pero no era éste el último de los
horrores que poseía aquella monstruosamente repulsiva criatura. Los brazos que se
tendían en dirección a Bill, acababan en manos como colas de escorpiones. Del pecho
colgaban unas mamas como obuses; fuera lo que fuese aquella criatura, era hembra.
De hecho, llevaba incluso algún tipo de falda. ¡Un curioso tipo de moda, realmente,
pues parecía estar formada en su totalidad por serpientes vivas que se retorcían!
¡No, aquella hembra no era precisamente la respuesta a sus lujuriosas oraciones!
Bill retrocedió, pero tropezó con algo y cayó al suelo. El monstruo le dedicó un rugido
jadeante, gruñente y amenazador.
—¡No me coma! —gritó Bill—. ¡No tengo muy buen sabor! ¡Elliot! ¡Socorro! ¡Sir
Dudley! ¡Socorro! ¡Cualquiera! ¡Socorro!
Pero Elliot y sir Dudley no respondieron, ni, de hecho, tampoco cualquiera vino a
rescatarle. Aquella cosa monstruosa avanzó hacia Bill, encumbrada en las alturas.
—¿Quién... quién es usted? —preguntó Bill, parpadeando ante la cosa, un poco
cegado por el brillante sol.
—¡Mi nombre —dijo la criatura—es Punta-de-Taco, el poderoso dios azteca que
guarda estos valles y se come a cualquiera que se aventure por las proximidades de la
caverna, altamente significativa de allá lejos, que lleva a algún lugar misterioso y
altamente prohibido! ¿Y tú?
—Bill.
—Bill. Un nombre bueno y altamente comestible. —Los dos pares de ojos
destellaron como joyas al sol—. ¡Bill-cosa... o bien estás muy loco para aventurarte por
aquí, o los fuertes guerreros de la tribu Epóxida te han enviado como sabroso sacrificio
para ser devorado por mi nauseabundo y hambriento ser!
—En realidad, ninguna de las dos cosas. Yo no soy más que... hummm... un cordial
peregrino en busca de revelación. Pensaba que quizá podría unirme a su iglesia. No se
encuentra mucha religión hoy en día. ¿Hay por los alrededores algún otro dios aparte
de su noble ser?
—Así que buscas socorro religioso. Eso es imposible... tendrías que haber nacido en
la tribu. Y no obtendrás ayuda de los otros. Eso incluye a deidades como Flema, que es
el que goza masticando corazones latientes; y luego está Texaco, la bestia cóndor, al
que le gusta comer bebés humanos; ¡y, por supuesto, está el noble dios rey,
Coaxiakoitus, el que devora a las doncellas humanas desnudas! Supongo que hay
montones de otras deidades menores, pero ése es el panteón básico, intruso. ¡Ahora,
si te quedas muy quieto, haré un corto trabajo doloroso en lugar de una larguísima
agonía, y constituirás mi sacrificio aperitivo vespertino, bueno y apropiado!
Bill, sin embargo, no tenía intención alguna de ser el aperitivo de nadie, dios o no
dios.
—Mire, tengo todas estas cosas pinchudas clavadas. Le resultaré bastante áspero
cuando me trague.
—No hay problema. ¡Primero te asesinaré y luego te las arrancaré!
El dios azteca bramaba las palabras mientras avanzaba. Las serpientes silbaban y
las garras de escorpión chasqueaban.
Bill se sintió motivado para retirarse.
—Quédate quieto, pues no se puede huir de los dioses —rugió la criatura—. ¿Cómo
voy a matarte si no dejas de alejarte de mí?
¡Haz que siga hablando! El consejo inducido por la adrenalina corrió a través del
cerebro de Bill.
—Pero yo busco la guía de los dioses, gran Punta-de-Taco. ¿No podrías revelarle a
un pecador qué hay exactamente detrás de esa puerta?
—¿Qué hay detrás de la puerta secreta? ¿Te refieres a la puerta del túnel misterioso
que conduce a un mundo enteramente distinto? ¿La que estoy yo guardando? Bueno,
realmente no puedo decírtelo ahora, ¿verdad? Eso sería revelar el secreto, y yo estoy
aquí para guardarlo, y... espera... ¡eh, vuelve aquí! ¡Me has engañado! ¡Tú no querias
saberlo realmente! ¡Sólo buscabas una oportunidad para huir de mí! ¡Apuesto a que
tienes sabor a podrido! ¡No mereces realmente ser comido por un dios!
—¡Te diré qué puedes comerte, Punta-de-Taco!
En aquel momento Bill estaba corriendo como un loco, poniendo muchos metros
entre éi y aquella cosa, pero feliz de conservar la vida a pesar de la seria incomodidad
que le causaban las púas de cactus. Sorprendido, como siempre, ante la cantidad de
energía que era capaz de invertir en la continuidad de su supervivencia inminente, Bill
atravesó un arroyo muy ancho, subió a toda velocidad por la ladera y realizó un salto
hercúleo por encima de la cúspide, incluso mientras hacía todas estas cosas se sentía
gratificado por el sonido de los silbidos y protestas del dios guardián Punta-de-Taco
que se alejaban a sus espaldas. Rodó ladera abajo por el otro lado, jadeando y
resollando.
Y fue a chocar contra un par de piernas.
—¡Santo cielo! —dijo una voz demasiado familiar—. ¡Se supone que usted debería
estar ya concienzudamente devorado a estas alturas!
Bill levantó la vista. Se le cayeron el corazón y las tripas. De pie ante él estaba el jefe
Trueno Bramador, con sus hombres detrás de él pertrechados con su anterior
complemento de feroces armas mortales.
—¡Éste es un muchacho hábil, señor! —entonó Búfalo Charcoestancado, el brujo de
la tribu—. Punta-de-Taco ha tenido su oportunidad, como está prescrito. ¿Puedo
sugerir que agreguemos otro tronco a ese fuego de sacrificio?
Bill suspiró mientras su cabeza golpeaba el polvo. Definitivamente, no le gustaba
cómo sonaba aquello.
¡Hablando de salir de las brasas...!
¡...Para caer en las llamas!
—¡Otro bonito lío! —dijo Elliot—. ¡Esto acabará siendo la historia de mi vida!
Elliot Metadrina estaba atado a una gran estaca clavada en el suelo. Bill, para su
profundo desánimo, se hallaba atado al otro lado de la misma estaca. Sus pies estaban
siendo cubiertos lentamente con ramas de mezquite que eran llevadas hasta la
inminente hoguera por un grupo de squaws.
—¡Sir Dudley volverá a buscarnos! —dijo Bill, tragando e intentando engañarse a sí
mismo para abrigar dicha esperanza—. ¿Y qué posibilidades tenemos de que los
muchachos de su central temporal aparezcan por las inmediaciones?
—Somos una aguja en un pajar temporal, Bill. ¡Nunca nos encontrarán! —gimió
Elliot—. ¡Y me temo que no tengo demasiada fe en sir Dudley!
—¿Pues qué hacemos entonces? —preguntó Bill.
—Intentar razonar con estos salvajes, supongo —suspiró Elliot—. Aunque debo decir
que parecen terriblemente resueltos a llevar a cabo este fricandó a la brasa. A pesar de
que es bueno tener compañía, lamento verte aquí. Cuando se te llevaron la primera
vez, aullaron algo acerca de utilizarte como ofrenda de sacrificio para alguna deidad
menor, o algo así.
Bill bosquejó brevemente los acontecimientos tal y como habían sucedido.
—Hummm. Es de lo más curioso —dijo Elliot—. Un túnel secreto, dices, guardado
por una especie de criatura de orientación reptiloide perteneciente a la secta azteca.
¿Sabes, Bill?, definitivamente hay algo en este entorno que me molesta. Me refíero a
algo de este sitio que no corresponde simplemente con ei período: «Andona a finales
del siglo diecinueve», para mí.
Bill, que sabía poco de historia y le importaba aún menos, observó nervioso a la
squaw que traía una nueva carga de leña hacia él. Efectivamente, le descargó un
pesado tronco de mezquite directamente sobre el dedo gordo de un pie. Bill reprimió un
chillido, y formuló una pregunta a través de los dientes apretados.
—¿No hay también algo muy extraño en aquella construcción de ahí al fondo?
La estructura a la que se refería Bill era una pirámide de piedra de unos doce metros
de altura, chorreada de sangre seca y decorada con corazones humanos, sonrientes
calaveras y coronas funerarias de cintas desteñidas.
—No, no, Bill. Todos los indios tenían de eso.
—¿Te refieres al brujo que habla con acento extraño y bebe cerveza Foster?
—No, no, Bill. Los brujos eran personas muy importantes en las culturas indias del
Oeste.
Bill intentó rascarse la cabeza, pero no pudo.
—Oye, ¿podrías aplazar la conferencia histórica por un rato y pensar en la manera
de salir de ésta?
—Lo encuentro de lo más fascinante. En muchos sentidos, esto parece ser una
representación perfecta, a todos ios niveles, del Oeste Americano. Pero hay anomalías.
—¿Como los caballos?
—Tu educación es muy limitada y tu vocabulario se podría calificar de inexistente.
No he dicho animales, cabeza de mosquito. Las anomalías son las cosas que no se
ajustan a un modelo coherente. Por ejemplo, tengo problemas con el cielo. No es del
todo correcto.
—¿El cielo? ¿Te refieres a que es verde?
—No, Bill. Es verde sólo porque parece que tú también eres daltónico. No, se trata
de este sol abrasador.
—Uff. Está que arde. Pero incluso un imbécil como yo, Elliot —se burló Bill
intentando ganar algunos de ios puntos perdidos—, incluso sin vocabulario, sabe que la
mayoría de los soles son calientes. ¡Yo no tuve que ir a la universidad, como algunos,
para aprender eso!
—¡Vaya, miren cuál es el ego que se sintió herido! Sí, por supuesto que la mayoría
de los soles son calientes, Bill. ¿Pero no has notado cómo oscila éste?
—¿No oscilan todos los soles?
—Sólo cuando uno no para de beber.
Bill hizo caso omiso del insulto y miró hacia el sol con los ojos semicerrados.
—Quizá... sí. Se detiene y vuelve a empezar. Y a veces va de atrás hacia delante,
como si no consiguiera decidir si quiere continuar viajando hacia el oeste o quiere
desandar el camino y regresar al este.
—No estoy completamente seguro de que eso de lo que estamos hablando sea
astronómicamente posible, Bill.
Antes de que Bill pudiera malgastar demasiado tiempo en meditar acerca de ello,
llegó el jefe acompañado del brujo y un grupo de pieles rojas de aspecto siniestro que
llevaban antorchas.
—Bien —dijo Búfalo Charcoestancado mientras rociaba todo el lugar al abrir otra
gigantesca lata de cerveza Foster. A Bill le cayeron algunas tentadoras gotas en las
perneras del pantalón pero, ay, no en la boca—. Buenos días, compañeros. Hoy
jugaremos a las alimañas de Montón Bay a la brasa, ¿de acuerdo?
—¿Es eso absolutamente necesario? —gimió Elliot—. Sin duda preferiría usted que
le sobornáramos con algunos abalorios, ¿verdad?
—No tendrá un poco de agua de fuego, ¿no es cierto? —preguntó Bill, que al fin
lograba establecer algunas débiles conexiones con sus ejemplares de: CÓMICS TRES
DE RUGIENTES CAWBOYS PERVERTIDOS DEL OESTE Y PARODIAS DE LA LEY.
—¿Se puede saber de qué están hablando ustedes, idiotas? —preguntó el jefe
Trueno Bramador—. ¿Quieren hacer el favor de hablar inglés por el amor de Dios, y no
esa tontería pagana?
—Pero eso es lo que ustedes están llevando a cabo ahora, una ceremonia pagana,
¿correcto? —respondió Elliot.
—Bueno, por supuesto —gruñó Trueno Bramador—. ¿Cómo esperan que
aplaquemos a los dioses bárbaros con algo que no sea una ceremonia pagana? No
pensará que se van a impresionar demasiado sí nos ponemos a bautizarles a ustedes,
¿verdad?
—¿Por qué no hacen la prueba? —sugirió Bill.
—Bueno, de hecho ésta va a ser una ceremonia muy dulce y agradable que no
estará en absoluto dentro de los dominios de nuestra tradición sanguinaria —dijo
Búfalo Charcoestancado—. No, creo que la cocina es de una naturaleza muchísimo
más apreciada, ¿no lo creen ustedes así? ¡Los dioses no sólo quedarán aplacados,
sino que podrán comer costillas para la cena!
Sacó un libro del zurrón que le colgaba a la altura de la cadera mientras bebía un
sorbo de la enorme lata de cerveza Foster. Sus labios se movieron mientras leía una
página del grasiento manual, y los corchos de su sombrero oscilaban en medio de una
nube de moscas.
—¡Y supongo que ésa es una colección de ruegos para los dioses! —dijo Eliiot—.
¿No se da cuenta de que todo el asunto es ridículo? ¡No existen los dioses! Parece que
su supersticiosa tribu es víctima de...
—¡Cállate, tío —dijo el jefe Trueno Bramador—, o te meteré un coyote vivo por la
boca!
La amenaza fue suficiente para mantener eficazmente en silencio a Elliot y también
a Bill, especialmente cuando el jefe señaló a su domador de coyotes salvajes que tenía
un par de especímenes gordos y los agitó en dirección a ellos con siniestra decisión.
—¡Bravo! —comentó el brujo al observar todo aquello. Levantó el libro. En la
cubierta de cuero se leía la siguiente inscripción: CÓMO SERVIR BIEN A LOS
SANGUINARIOS DIOSES PAGANOS—. ¡De hecho, es un libro de recetas! Veamos...
Vomitaconclase, el gran dios de estos contornos...
—¡Creía que era Coaxialcoitus! —dijo Bill—. Eso es lo que usted nos dijo antes.
—Oh, sí... así es. Vamos allá, muchachos. Ya veis, os cultivaréis un poco antes de
diñarla. Receta equivocada. —Hojeó el libro hasta encontrar la correcta—. Bien, bien,
bien. Parece que el temible y sagrado Coaxial es un tipo de los que me roban el
corazón, además de los corazones de los sacrificios que arrancamos por estos
contornos. ¡Prefiere sus comidas maceradas en cerveza Foster!
A Bill se le alegraron las orejas.
—¿Cerveza?
—¡Eso es, muchacho!
Búfalo Charcoestancado se llevó los dedos a la boca y silbó.
Inmediatamente trajeron con gran ceremonia, prontitud y alboroto, toda una carreta
llena de latas de cerveza Foster.
La boca de Bill comenzó a llenarse de saliva. Observó con imperturbable atención
mientras un par de bravos indios destapaban dos latas de cerveza y avanzaban
después, con los rostros absortos de seriedad a la vez que murmuraban extrañas
palabras ceremoniales como Schlitz, Budweiser Ole Frothingslosh, the Pale Stale Ale*
en voz baja. Quizá aquellos indios, pensó Bill, no eran tan salvajes como había
pensado originalmente Elliot.
Cerró los ojos y abrió la boca, expectante.
Sin embargo, en lugar de verter la cerveza en su boca, los indios la derramaron
sobre su cabeza. Corrió por su cabello y orejas y le empapó la camisa. Al principio, Bill
se puso a farfullar, y luego a chupar desesperadamente los chorros de cerveza que le
caían por la cara, con lo que sólo consiguió extraer un pobre sorbito.
Cuando la lata estuvo vacía, Bill abrió los ojos.
—¡Oiga, Bufy, ¿sabe?, creo que ayudaría un poco de maceración interior!
—¡Basta de tonterías! ¡Continuad adelante y encended la pira —rugió el jefe—.
¡Quemad a esos idiotas! El gran dios se está impacientando.
—No, no, esperad... —dijo el brujo—. Quizá él tenga razón, jefe. La suya no es una
mala idea.
—Oh, si no hay más remedio. Después de todo, tú eres el brujo de por aquí y existen
cosas como el protocolo. ¡Pero que sea rápido! No puedo esperar que los dioses se
queden dando vueltas por aquí durante todo el día en espera del sacrificio.
Bill suspiró de felicidad. Al menos podría beber una o dos copas antes de tener que
enfrentarse con. las llamas. Aunque, a pesar de todo, no era exactamente algo que
estuviera deseando. Observó mientras los bravos indios abrían la boca de Elliot a la
fuerza y le echaban dentro una lata de cerveza Foster.
Cuando la lata de cerveza llegó a la boca de Bill, él se tragó el líquido de un solo y
gigantesco sorbo. Aquello impresionó tan profundamente a los indios que decidieron
que tenían que echarle otra lata de cerveza al coleto. Bill no puso ninguna objeción, por
supuesto, sino que la aceptó alegremente y acabó con ella a toda velocidad. Sin
embargo, después de acabadas las tercera y cuarta latas, comenzó a resultarle
ligeramente más difícil tragarse la cerveza, y a la sexta, con la barriga dolorosamente
hinchada, descubrió que no sólo se estaba emborrachando, lo cual era una buena
cosa, sino que comenzaba a sentirse positivamente incómodo.
Bill consiguió farfullar las palabras que nunca imaginó que pronunciaría en toda su
alcohólica vida.
—Creo... ¡glub!... que ya tengo bastante cerveza...
—¡No podría estar más de acuerdo! —dijo el jefe—. ¡Comencemos de una vez con
todo estol Quiero ver a esos cara pálida bien asados. ¡Los dioses deben sernos
propicios! ¡Que comience la barbacoa!
Bill eructó contento. A aquellas alturas estaba tan macerado que realmente le traía
sin cuidado. Elliot, sin embargo, que sólo había podido tomar una lata de cerveza
Foster, comenzó a suplicar por su vida, a ofrecer argumentos razonables para que le
dejaran libre, a apelar al sentido del honor de los indios y a preguntarles qué pensarían
sus madres de un sacrificio como aquél. Nada de ello impresionó a los indios lo más
mínimo.
* Vieja Pegajosa Espumosa., la pálida cerveza clara. (N. de la. T.)
—Bueno, pues, eso está hecho —dijo Búfalo Charcoestancado, complacido,
sacando otra lata con una etiqueta que decía: Fluido Zippo Bar-Ba-Coa, además de un
encendedor desechable.
—¡Bien! —El brujo cogió el fluido inflamable y lo derramó sobre la madera de
mezquite que había a los pies de Bill y Elliot—. Ya veréis, muchachos, no será del todo
malo. Quedaréis tostados en un abrir y cerrar de ojos. Luego os salaremos y
adobaremos de forma apropiada, con mucho ajo y pimienta, os pondremos un poco de
perejil alrededor y os serviremos a los dioses.
Bill, completamente achispado por la cerveza Foster, meditó acerca de La muerte.
Se preguntó: ¿cómo puedo morir si todavía no he nacido? No parecía posible. Además,
Bill no había muerto nunca antes, así que no sabía realmente qué esperar. Con
anterioridad había habido ocasiones en las que casi había muerto, pero entonces sólo
había estado medio borracho en contraposición con su situación actual en la que
estaba completamente borracho.
Mientras miraba fijamente el encendedor llameante, Bill meditó acerca de la vida y la
muerte. En términos generales, le daba lo mismo irse ahora, si bien no en una
llamarada de gloria, al menos en una llamarada. Atiborrado de cerveza, su mente
volaba por las alturas y las visiones de Avalón, Valhalla, el Olimpo, La Sangría Sagrada
y el Grill danzaban alocadamente por el interior de su mollera... Juana de Arco,
cuidado. «¡Allá va Bill de Arco de llamas!», pensó.
Sin embargo, mientras el encendedor se acercaba a la leña, Bill advirtió, por el
rabillo del ojo, que una extraña nube avanzaba hacia ellos desde el horizonte; era como
una vesícula biliar que corría por el cielo. Las nubes, claro está, no solían ser cosas
como para entusiasmar a nadie, pero hasta aquel momento él no había visto ninguna
por allí, en el suroeste pasado de América del Norte. Además (parpadeó para estar
seguro), parecía deslizarse por el cielo a toda velocidad, directamente hacia ellos,
como una nube que tuviera una misión.
A pesar de todo, el interés de Bill por ía nube se desvaneció instantáneamente
cuando, con un malvado crepitar y un estallar de llamas, las cosas comenzaron a
caldearse un poco.
Miró hacia abajo con horror para descubrir que el encendedor había llegado con
éxito a la leña, y las llamas no sólo estaban lamiendo la madera, sino que además le
estaban tostando y chamuscando las botas de una manera decididamente antipática.
—Oh... Oh... ¡No, por favor, os lo ruego, nobles aborígenes! —gritó Elliot—. ¡Soy
demasiado joven para morir! Aún quedan misiones para llevar a buen término, mujeres
para ser amadas...
INTERMEDIO
FIN DEL INTERMEDIO
—...cerveza para ser bebida —apuntó Bill—. Tampoco me quemen a mí. —Suplicó,
buscando algo apropiado que decir, pero se halló vacío de toda inspiración que no
fuera la de perder los estribos—. ¡Vais a vivir para lamentar esto, cabrones! —Aquello
no resultó muy impresionante y sólo consiguió arrancarles sonrisas de burla a los pieles
rojas.
Las llamas subían rugiendo.
Las sonrisas de los rostros de los indios pieles rojas se hicieron más anchas, y
comenzaron una danza salvaje para celebrar la deliciosa conflagración.
Pero estaba a punto de ocurrir algo notable. Algo tan inapropiado e imposible como
un abogado que va al paraíso al morir.
Los indios tocaban los tam-tam y acabaron haciendo un escándalo histérico,
demasiado ruidoso como para advertir la presencia de la nube que se deslizaba
taimadamente por encima de ellos hasta que ya fue demasiado tarde.
Con un restallar ensordecedor de trueno, se desató una minitormenta. El agua llovió
sobre el fuego de madera de mezquite, y lo apagó con abundancia de humeantes
siseos y gorgoteos. Un rayo cayó en zigzag, golpeó a uno de los pieles rojas y lo arrojó
fuera de sus mocasines.
—¡Hark! ¡A mí me parece que, tal vez, hay un mensaje de algún tipo en este
fenómeno! —entonó el jefe Trueno Bramador—. Yo creo que esto parece ser algún tipo
de señal de los dioses.
Bill se sentía feliz de que fuera una señal de alguien. Aquel fueguecito había estado
a punto de acabar con cualquier ambición que él hubiera podido tener con relación a la
progenie.
—¡Cojones! —gritó el frustrado brujo—. ¡Hablando de tirarle a uno un cubo de agua
fría! ¿Qué hemos hecho mal, oh dioses, para que apaguéis con lluvia nuestra sagrada
barbacoa de esta manera?
—¡Bill! —gritó Elliot— ¡Mira!
Bill miró.
Efectivamente, allí había algo notable que mirar.
—¡Tienes razón! ¡Todavía quedan latas llenas de cerveza Foster en el carro!
—¡No, imbécil militar cuasi-alcohólico, no! —chilló Elliot—. No me refiero a la
cerveza. ¡Me refiero a la nube! ¡Obsérvala!
Bill parpadeó e intentó enfocar su atención en Ja nube. Vio que los vapores que la
componían se estaban moviendo... ¡moviéndose y agitándose como para formar una
cara!
La cara tenía una gran nariz de payaso, unos ojos de payaso saltones y cabello
rizado rojo, con un ceño fruncido pintado.
—¡Oíd y atended! —dijo el dios payaso, haciendo sonar una bocina desde el interior
del cúmulo de vapor de agua—. Soy Quetzelbozo, el payaso de las ridiculas y
sangrientas ceremonias paganas azteca. He sido enviado por Coaxialcoitus para
deciros que lo estáis haciendo todo mal.
—¡Mal! —exclamó Búfalo Charcoestancado—. ¡Pues los hemos macerado hasta la
coronilla!
El dios payaso olió.
—Sí, puedo olerlos desde aquí. Pero no habéis llevado a cabo los rituales de la
forma adecuada. La receta parece perfecta, pero tienen que incluirse los rituales que
nos gustan a los dioses para que el sacrificio sea correcto.
—¡Oh, maldición! Olvidé los pasteles —exclamó el brujo.
—¡Exactamente! —dijo el dios payaso—. ¡El requisito previo para una correcta
quema ritual de víctimas de sacrificio es el de estamparles pasteles de crema en la
cara!
—¡Eso es tan malo como un pinchazo en un ojo con un palito quemado! —gimió el
brujo dándose una palmada en la frente con humildad y vergüenza—. Olvidé los
pasteles de crema. —Cayó de rodillas ante el payaso-nube—. ¿Qué más ha olvidado
vuestro humilde y penitente servidor, vuestra gran narizia?
—¡El pollo de goma con la cabeza arrancada de un mordisco!
Búfalo Charcoestancado abrió mucho los ojos.
—¡El pollo de goma... por supuesto! ¡Cómo he podido olvidarme del maldito pollo!
Decididamente, éste no es mi mejor día.
—Esta vez te la cargas, tío. Prepárate a recibir tu castigo por despiste, servidor
inservible.
El brujo se abrazó a sí mismo y cerró los ojos. Un chorro de agua carbonada salió de
la nube y se estrelló contra los morros del hombre, seguido de una caballa muerta que
le abofeteó húmedamente la frente.
Una carcajada de sagrada sed de sangre resonó entre los cañones. Incluso Bill y
Elliot tuvieron que reír. Aquello era mejor que morir, pensó Bill. Ahora, si conseguían
escapar, además de unas cuantas bebidas más, las cosas estarían bastante bien.
Búfalo Charcoestancado suspiró y le hizo señas al indio bravo que tenía más cerca
para que fuera a procurarse los objetos que él había olvidado.
Entre tanto, Bill sintió algo en la vecindad de sus muñecas. Primero sintió un tirón
momentáneo, y luego se encontró con que las ataduras caían a sus pies.
—¿Eh?
—¡Shhh! —dijo Elliot—. El fuego y el agua han aflojado las ataduras. No te muevas...
y no corras hasta que no lo haga yo.
—¡Cuenta con ello!
—Discúlpeme, señor Quetzelbozo —dijo Elliot—, pero tengo una importante
pregunta filosófica que hacerle.
—Déjame adivinarlo —respondió la nube—. ¿Quieres saber si el Universo está
realmente sostenido por elefantes gigantes que descansan sobre la espalda de una
tortuga?
—Cerca, pero no del todo.
—Suéltalo ya, tío... yo no juego a las veinte preguntas con ningún futuro asado. ¿De
qué se trata?
—La respuesta a una pregunta muy simple. Si los dioses son tan poderosos, ¿cómo
es que permiten que toda la caballería de los Estados Unidos venga por aquí a
interrumpir este vil ritual?
Al unísono, todas las cabezas —incluida la del dios— se volvieron a mirar hacia la
polvorienta planicie.
Elliot y Bill se deshicieron de las ataduras y corrieron como si sus vidas dependieran
de ello lo cual, claro está, era exactamente así.
Bill tenía el trasero chamuscado. su estómago lleno de cerveza, chapoteaba y se
sacudía de atrás hacia delante mientras él corría, jadeando y resollando, con Elliot que
jadeaba, resollaba y corría junto a él. Junto a sus orejas pasaban zumbando flechas,
junto a sus pies restallaban los rayos del dios payaso, y a un lado estaba precisamente
lo que no necesitaban: esa maldita cosa Punta-de-Taco que gruñía y silbaba mientras
se acercaba a ellos con aspecto de estar de un terrible malhumor.
En conjunto, Bill se preguntaba, próximo al agotamiento, si no hubiera estado mejor
en medio de aquel fuego de sacrificio, arrastrado a la inconsciencia por la cerveza
Foster y a punto de que le echaran de una patada de esta vida mucho antes de que
llegara a nacer.
—¡La puerta que conduce al túnel —gritó Elliot, esquivando una flecha—. ¿Dónde
dijiste que estaba la puerta?
Bill, tropezando, maldiciendo y en el proceso de esquivar él mismo una flecha,
estaba demasiado apurado como para responder.
—¡Allí está el otro maldito dios azteca, Bill! —gimió Elliot—. Dijiste que la puerta
estaba en algún lugar cercano al dios lagarto, así que ¿dónde está? ¡Date prisa,
hombre, o nos cogerá ese monstruo si no lo hacen los indios!
Bill pudo ver que Elliot tenía bastante razón. Punta-de-Taco, profundamente irritado
y silbando de gozo al volver a tener a la vista al hombre que acababa de escapar de
sus fauces, rugió, gruñó y corrió hacia ellos, resuelto a llevar a cabo la destrucción,
masticación, digestión e indudablemente eliminación de Bill por más de una vía.
—¡El túnel! —dijo Bill—. ¡Eso es! ¡Está por allí!
Su dedo índice osciló al intentar señalar el sitio en el que había visto la misteriosa
entrada hacia otro mundo al que había hecho referencia Punta-de-Taco.
—¡Bill! —gritó Elliot—. ¡Yo no la veo! —gritó desesperadamente y retrocedió
mientras corría, lo cual resulta una tarea muy difícil de llevar a cabo—. ¡No la veo pero
sí veo a ese dios, y ese monstruo es enorme!
Efectivamente, Punta-de-Taco se aproximaba a ellos a una tremenda velocidad, con
las fauces goteando saliva, por no hablar de la falda de siseantes víboras de cascabel y
las garras de cola de escorpión.
—¡Matadles! —ordenó Trueno Bramador—. ¡Disparadles!
Una nueva lluvia de flechas atravesó el aire. Bill no se agachó esta vez, aunque la
consecuencia del siguiente acontecimiento sirvió para el mismo propósito: tropezó.
Tropezó en una roca, y al hacerlo consiguió derribar también a Elliot Metadrina. Pero la
buena fortuna llega ocasionalmente, porque ambos cayeron en un enredo, y la lluvia de
flechas que acababa de ser arrojada hendió el aire del sitio preciso que acababan de
abandonar, golpeando y clavándose en varias partes de la anatomía del dios azteca
llamado Punta-de-Taco.
Ahora bien, está escrito, y por tanto puede darse por supuesto, que incluso los
monstruos de naturaleza legendaria eran de carne y hueso, o de algo repulsivo
parecido, más o menos, a la carne y al hueso, por lo que cuando Bill levantó la mirada
esperaba que Punta-de-Taco sangrara al menos un poquito y estuviera
esperanzadoramente herido mortal o inmortalmente.
En lugar de eso, se sorprendió al ver que el dios azteca estaba pasando por una
fuerte reacción de naturaleza decididamente electrónica.
Una de sus cabezas de lagarto había sido arrancada limpiamente, y dejado al
descubierto cables y componentes de computadora. La mayoría de las flechas habían
rebotado en su pecho, pero aquellas que lo habían atravesado eran ahora una lluvia de
chispas que caían como cataratas. Las serpientes se entretejían y retorcían mientras
entre ellas restallaban rayos de electricidad estática.
—¡Argh! ¡Zap! ¡Snap! ¡Crackle! ¡Pop! —crepitaba Punta-de-Taco—. ¡Matad a los
infieles! ¡Que se joda el emperador! ¡Puaj Fi Fo Fium Fallo!
Luego cayó de espaldas, presa de espasmos y escupiendo fuego y chispas, para
golpear el suelo con un estruendo definitivamente metálico.
—¡Aborígenes indios idiotas! —gritó el jefe Trueno—. Habéis matado al dios.
—Evidente —gimió Búfalo Charcoestaneado—. ¡Es lo que en antiguo lenguaje rural
podría llamarse malas noticias!
—¡Infieles! —exhortó el dios-payaso, retumbando desde su nube—. No debe
permitírseles escapar. Mi ira es terrible, permitidme que os lo diga, y va a haber
algunas pieles rojas asadas por aquí...
Fue un espectáculo impío, pues el dios no acabó nunca su divina frase; un repentino
arco de energía salió disparado de los despojos del caído Punta-de-Taco, un arco de
porquería achicharradora que hizo diana en la nube y estalló en su interior con una
gigantesca explosión. Instantáneamente comenzaron a llover carbones y transistores,
junto con una enorme cantidad de agua que se estrelló sobre los indios y los empapó
en el acto precipitándoles de cabeza a un instantáneo lago de fango.
—¡Robots! —dijo Elliot—. ¡Bill, ambos dioses eran robots! ¿Sabes lo que eso
significa?
—¡Nada bueno! Si esto quiere decir que estoy de vuelta en el planeta de los
esclavos robot* vamos arreglados.
—¡Continuamos estando en el mismo planeta, idiota! ¡Tiene que haber alguna
explicación, pero éste no es el momento para preocuparse de eso! ¡Si quieres
preocuparte, mira allí... sigue andando!
Bill miró. Efectivamente, allí, en la pared del cañón, estaba la entrada del túnel. Una
sección de la pared se estaba deslizando para abrirse con un sonido de raspar roca
contra metal.
—¡Ya lo ves! —exclamó Bill—. ¿Qué te había dicho yo?
—¡Bueno, no te quedes ahí tirado como una chinche muerta! ¡Tenemos que
ponernos en movimiento antes de que los indios se recobren!
Bill se sintió así adecuadamente motivado. Se puso de pie trabajosamente y corrió
con todas sus fuerzas hacia la atractiva entrada de la cueva, con Elliot acelerando junto
a él. Pero la puerta sólo estaba lo suficientemente abierta como para dejar pasar a una
persona y media. Llevados por el miedo y el urgente sentido de la supervivencia,
ambos chocaron contra ella precisamente en el mismo instante, encajando en la
abertura como dos actores de una película realmente mala. Pero ahora no existía
ningún toma-y-daca de cortesía, ningún tú-viejo-amigo entra primero.
—¡Los soldados primero! —gritó Bill, dándole a Elliot el codazo más fuerte de que
fue capaz.
—¡No! ¡Yo soy el poli temporal! ¡Declaro esto un asunto de prioridad e insisto en
entrar yo primero!
Después de unos momentos de intensa discusión sobre el asunto, y algunos
empujones desesperados, el mutuo deseo de salvar el culo les llevó a abrazarse
estrechamente y pasar apretadamente por la abertura. Dieron unos traspiés en el
* En el primer volumen de esta serie, que casualmente se titula El planeta de los esclavos robot, el atento lector puede conocer las
pruebas a las que Bill fue sometido en tan exótico lugar. (N. del E.)
interior del oscuro túnel, cuyo resultado fue que Elliot cayó de cara cuan largo era sobre
el suelo metálico, y Bill se estrelló contra una pared.
La puerta del túnel se cerró tras ellos.
Bill olió inmediatamente la diferencia. Mientras que el exterior tenía un olor limpio,
seco y desértico, algo así como estar delante de un buen aparato de aire
acondicionado, aquel corredor mortecino olía a viejo, metálico y mohoso... con un ligero
resto de pizza en el aire. En pocas palabras, olía como la infame nave espacial italiana
en la que había servido Bill una vez, del planeta Mondo Pizzaiola, la S. S. Kakabene.
—Espera un momento — dijo Bill, poniéndose de pie de forma vacilante—. ¡Nave
espacial! ¡Este lugar huele como el pasillo de una nave espacial!
—Exactamente, Bill —respondió Elliot, frotándose la nariz—. Es por eso por lo que
llamé tu atención sobre el sol vacilante.
—¿Por qué una nave espacial iba a estar unida a la pared de un cañón desértico? —
preguntó Bill, completamente desconcertado por aquel misterio.
—¿No lo entiendes, estúpido? ¿El hecho de que esos dioses fueran robots no ha
significado nada para ti? Es debido a que...
Elliot calló, horrorizado, interrumpido por una figura que estaba avanzando y
empujaba ante sí algo largo y de aspecto ominoso. Tenía también un aspecto
extrañamente siniestro, pensó Bill, bizqueando aterrorizado para penetrar la oscuridad.
¿Se trataba de algún tipo de arma salvaje? ¿De algún horroroso dios láser que venía a
vengar a los que ellos habían vencido?
En realidad, no, como pudo ver cuando la criatura se acercó un poco más. Y adivinó
qué era aquel monstruoso artefacto que empujaba delante de sí...
Un palo de escoba.
Y empujando el palo de escoba venía un enorme hombre moreno con un mono color
caqui. Era ancho de hombros y no tenía una, sino dos cabezas.
Ya era demasiado tarde para esconderse, así que Bill se acercó a él y le tendió la
mano según el tradicional saludo dedicado a los conserjes.
—Qué hay, vecino.
—Bienvenidos, muchachos —dijo la cabeza de cabello más largo del hombre de dos
cabezas—. ¿Qué estáis haciendo aquí, forasteros? Habitualmente barremos por aquí
sólo huesos y calaveras. Nunca hemos tenido antes un par de personas vivas,
¿verdad, Bill?
—Así es, Bob. Ciertamente nunca. Afirmativo, afirmativo —masculló la otra cabeza,
que tenía el pelo corto y erizado e insípidas facciones de imbécil.
—¡Nosotros somos Bill-Bob! —explicó el conserje cordial—. ¡Pertenecemos a la
Nueva Gente!
—¡Ah... sí! ¡Estamos muu-tantes y muu-tinados! —babeó la otra cabeza.
—¡Quizá se refiere a que son mutantes amotinados! —sugirió Elliot con optimismo.
—No, nosotros adoramos a la Vaca Sagrada, de la que manan todas las cosas,
incluida la inteligencia —dijo Bob—. Tendrán que disculpar a mi mitad inferior. ¡Estaba
detrás de la puerta cuando repartieron los cerebros!
—¡Maldición, Bob! ¿Lo estaba de verdad? Ojalá me hubieses llamado. ¡Yo siempre
he querido tener un cerebro!
Bill estaba horrorizado por el espantoso espectáculo que tenían ante ellos.
¿Cómo era posible que alguien tan estúpido se llamara Bill?
Y luego tuvo una idea.
—Ah. Debe usted de ser uno de esos Billes con una sola ele —dijo.
—No —contestó el muu-tante—. ¡Yo soy un Bill que tiene tres eles! —afirmó con
orgullo Billl.
—No, estás diciendo tonterías. ¡Tienes dos eles!
—¿Dos? ¡Yo quiero otra más! ¡Me han engañado!
Bill, asqueado de aquel mutante discutidor, estaba a punto de propinarle una patada
donde mejor le encajara, pero Elliot tomó inmediatamente el asunto en sus manos.
—Esto es real y absolutamente ridículo, Bill-Bob, o quienesquiera que sean... somos
agentes de la justicia. ¡Doy por sobreentendido que podrán ustedes llevarnos ante los
oficiales de esta nave, quienquiera que sea que esté al mando aquí!
—¿Oficiales? ¿Al mando? —barboteó Bill, cuya estúpida expresión reflejaba la del
cretino Bill que tenía delante.
—Bill, realmente eres un increíble ignorante víctima del lavado de cerebro militar.
¿Es que nada de esto ha filtrado a través del trozo de cartílago que tienes encima de
los hombros? ¿El valle, el sol oscilante, los robots, el mutante amotinado de dos
cabezas con la escoba... y, el argumento decisivo, el pasillo metálico?
Bill masculló algo y se rascó la cabeza.
—Esa es una pregunta difícil, Elliot. ¡A lo mejor resulta que el antiguo Oeste
Americano era un sitio más horripilante que cualquier cosa de los cómics, eso es casi
seguro!
—No, imbécil de fabricación gubernamental y cerebro de serrín. Estamos en una
nave espacial. ¡No hemos retrocedido en absoluto en el tiempo! ¡Esa puerta temporal
nada fiable nos llevó al sitio equivocado! Ese hippie no vino aquí; ¡se fue a otro lugar...
a algún tiempo completamente diferente!
—Dios mío —dijo la boca estúpida mutante—. Ese tipo utiliza palabras largas. ¿Qué
quiere decir esa primera palabra? La más larga: «No».
Bill meditó sobre aquella idea y no la comprendió en lo más mínimo.
—Vamos, Elliot, ¿para qué iba a poner nadie un desierto y un valle en una nave
gigante?
—¿Para qué iba a ponerte nadie a ti en una nave espacial? Esa es la pregunta que
he estado formulándome, Bill.
—Miren —dijo Bob—, detesto interrumpir esta discusión amistosa, pero tengo mucho
que barrer antes de conseguir mi cuenco de gachas y mi vaso de leche de
recompensa. ¿Quieren que les lleve al puente, sí o no?
Elliot dio un salto y describió una cabriola de alegría.
—¡Ya lo ves! Ya lo ves, Bill, ha dicho puente. Por lo tanto tiene que haber un puente.
Y el puente tiene que estar en una nave espacial. ¡Así que esto es una nave espacial!
—Un puente también puede estar por encima de un río —murmuró lúgubremente
Bill, que aún no estaba seguro de qué demonios estaba ocurriendo exactamente.
—Pienso que debo advertirles algo —advirtió Bob—. La capitana está realmente un
poco loca. Como una cabra, si quieren mi opinión. Hace falta uno para conocer a uno, y
yo conozco a uno que no está ni a una cabeza de distancia de mí. Pero nosotros, los
muu-tantes-muu-tinados hemos aprendido muy bien la lección. Nos dedicamos a hacer
nuestras tareas domésticas, tratamos de olvidar el pasado, vamos a la iglesia todos los
domingos, no nos metemos en líos... y mantenemos nuestra nariz limpia; lo cual es
especialmente difícil cuando uno tiene dos narices, ¿verdad, Bill?
—Así es, Bob. Lo que tú digas. Otra vez esas malditas palabras largas como «yo» y
«mi».
—Vayamos a ello entonces, ¿eh? —murmuró Elliot con impaciencia—. Pero antes...
¿existe alguna posibilidad de que le podamos echar un vistazo al sol? Lo encuentro de
lo más intrigante, por no decir imposible, en el interior de una nave espacial.
—¿El sol? ¡Eso es cosa hecha! ¡El ingeniero del fotodisco solar es un buen amiguete
mío!
—¿Qué clase de ingeniero ha dicho?
—Ah, vengan... Les mostraré qué quiero decir exactamente.
El muu-tante de dos cabezas hizo una señal.
Bill y Elliot siguieron a la figura que arrastraba los pies por el pasillo largo y curvo.
Tras una larga y agotadora caminata llegaron a una puerta que chirrió al abrirse cuando
Bill-Bob cogió el pomo, apoyó todo su cuerpo sobre él y tiró. Todos la traspusieron.
Bill había visto en su vida algunas cosas notables, por no decir interesantes; pero
aquello se llevaba la palma.
Bill-Bob, Elliot y Bill se hallaban de pie sobre una ruinosa plataforma metálica a
pocos metros por encima de la superficie de papel de estaño y cartón piedra que se
extendía hasta el horizonte. Estaba pintado de azul, y en algunos sitios se veía
herrumbre y remaches. Aquello no tenía sentido. A través del lugar se extendían raíles
de ferrocarril. Bill saltó al suelo, caminó un poco por los raíles... y luego miró hacia
arriba.
Y se tiró al suelo, relinchando de terror, y se aferró a las vías con las manos; porque
por encima de él estaban el desierto, las rocas y los indios. ¡Y él estaba cayendo hacia
ellos!
—¡Estoy cayendo! ¡Esto es el fin! —chilló.
—¡Déjalo ya, cretino! —se burló Bill, que se acercó, se detuvo a su lado y se inclinó
para arrancarle los engarfiados dedos del raíl—. No vas a caerte... a pesar de que
estás de pie en el cielo...
—¿Crees que eso mejora las cosas?
—Oye, cabeza de humo, ¿me estoy cayendo yo? ¿O nuestro guía de dos cabezas?
Estamos en el interior de una holonave espacial, eso es todo; y ésta está girando en el
espacio, por lo que todo está sujeto a la parte interior por la fuerza centrífuga. Tú has
oído hablar de la fuerza, ¿no?
—Sí, pero lo he olvidado.
—Los niveles educacionales no son lo que deberían ser. Mira...
¿qué pasa si llenas un cubo con agua, le atas una cuerda y lo haces girar
rápidamente alrededor de tu cabeza?
—¿Que me mojo? —sugirió Bill, lleno de esperanza.
—Sí... quizá tú, sí. Pero cualquier otro lo haría girar con la suficiente velocidad como
para que el agua no cayera...
—¡Ahí lo tenéis! —gritó el conserje de dos cabezas.
El sol se dirigía hacia ellos por el suelo-cielo, acompañado de una lejana bocina. Al
acercarse más, el sol se hizo más débil y pudieron ver que delante de dicho astro iba
una locomotora de vapor tronada.
—¡Casey! ¡Casey! —llamó el muu-tante.
—¡Eh, Bill-Bob! ¿Cómo va eso? —dijo el hombre que viajaba en la cabina de la
locomotora, al acercarse. Tiró de una cuerda que estaba unida al silbato de vapor, y el
silbato sonó como un alma perdida y sin esperanza de caer en el purgatorio. O algo
parecido. Luego la locomotora se metió dentro de una nube y vieron unos generadores
de efectos especiales que zumbaban y restallaban, proyectando sobre el cielo
imágenes de nubes, y entretejía sus redes de magia cinematográfica barata sobre las
crédulas tribus de perversos indios que estaban en el desierto de abajo.
Pero el espectáculo más increíble continuaba siendo la antigua locomotora de vapor
que se deslizaba por herrumbrosas vías, mientras luchaba para arrastrar aquel sol
generado por fusión a través del «cielo».
—¡Guau! —exclamó entusiásticamente Elliot—. ¡Hablando del carro de Apolo! Este
sitio está atestado de todos los antiguos mitos.
—¿Queseso? —preguntó Bill.
—No importa. Una alusión mítica que está fuera del alcance de tu educación y/o
inteligencia, Bill.
Aun así, resultaba un espectáculo bastante increíble que una locomotora de vapor
arrastrara un sol por un cielo falso. Y ahora Bill podía darse cuenta de por qué el sol
había estado oscilando tanto: la vía era claramente vieja y estaba muy gastada, y si
bien el sol y la locomotora no se tambaleaban ni se bamboleaban preciosamente por
todo el lugar, los raíles sí lo hacían. Bill, observando el espectáculo desde su posición
panorámica, sintió náuseas con sólo mirar aquella retorcida parodia de la naturaleza.
—Es asombroso, ¿no lo crees así, Bill? —observó Elliot—. ¿Ves a qué me refiero?
Ahí abajo hay todo un Universo cautivo.
Bill miró dubitativamente.
—¡Se parece más a una caja de arena gigante!
—Ese es Casey Muu-Jones, el ingeniero del sol artificial. ¡Casey, estos tipos dicen
que son viajeros temporales que han llegado aquí por error!
El hombre grande de rostro rojo escupió un río de jugo de tabaco, luego mordió un
bloque de tabaco y se puso a masticarlo mientras miraba a los recién llegados.
—¿Por qué iba nadie a querer venir aquí, como no fuera por error?
—¿Puede decirnos algo acerca de cómo llegó este sitio a ser como es? —preguntó
Elliot.
—Que me quede aquí tieso si lo sé. ¿Cómo es que tengo yo tres dedos pulgares?
El ingeniero levantó sus ennegrecidos dígitos a modo de triple ilustración.
—¡Porque eres una muu-tación, Casey! —rió Bob.
—¡Por la Vaca Sagrada! Así es. Bueno, discúlpenme, muchachos, pero la vieja
Betsy está volviendo a las andadas, y siempre tengo que ir antes de la puesta de sol
para apagarla. —Luego señaló hacia el linde del panorama de teatro barato—. Tengo
que arrastrar a esta vieja cosa tronada a lo largo de la pista del borde y dejarla
preparada para la carrera de mañana... ¡cuánto trabajo!
—Bueno, Casey —dijo Bob—, todos sabemos que tú puedes hacerlo. Aún no has
fallado un solo día, excepto en una o dos ocasiones cuando te quedaste sin carbón,
pero todos disfrutamos de esa noche de sueño extra. Excepto los indios, claro está.
Hasta luego.
—¡Así lo espero... mientras el viejo sol siga rodando! Ahora será mejor que te lleves
a estos recién llegados y se los presentes a la capitana. Sin embargo, no olviden tener
cuidado con las malas muu-taciones, muchachos. ¡Bueno, yo tengo que ponerme en
muu-vimiento! Aquí no hay ningún río de leche, eso se lo aseguro a ustedes. Ja, ja.
Los dos... no, los tres muu-tantes rieron ante aquel humor bovino; luego Casey Muu-
Jones empujó la rechinante válvula mecánica y la locomotora arrancó, el vapor siseó y
la máquina comenzó a avanzar trabajosamente arrastrando detrás de sí su brillante y
ardiente carga.
—Qué instructivo. ¡No resulta extraño que vosotros seáis mu-tantes! —dijo Elliot—.
Ese sol parece peligrosamente radiactivo.
—¿El sol? —Bob apartó la idea con un gesto—. No. Debería usted ver el reactorgenerador
que alimenta a este bote. ¡En él se podría asar toda una manada de
terneras!
—¡Blas-fe-mia! —gimió muu-Bill.
—Oh, tienes razón —respondió muu-Bob—. ¡En esta nave no comemos ni
hamburguesas ni filetes ni carne vacuna de ningún tipo por la ofensa que eso
representaría para la Vaca Sagrada, alabadas sean sus sagradas ubres!
—Las discusiones religiosas para más tarde —interrumpió Elliot—. En cuanto a ese
puente que mencionó antes; nos llevará allí ahora, ¿verdad?
—Oh, sí. No hay problema ninguno.
—Pero, Bob —dijo muu-Bill—. ¡Emmmh, recuerdas lo que ocurrió la última vez!
—¡No te preocupes por eso, hermano! ¡Lo único que tienes que hacer es mantener
la boca cerrada! ¿Crees que puedes pasar una hora sin decir nada estúpido?
—Emmmh... ¿puedo decir algo ingenioso?
—No nos arriesguemos a fiarnos de tu juicio. Tú manten el morro cerrado, ¿de
acuerdo, chato? No queremos oír nada como «nave generacional».
—De acuerdo, tío.
El muu-tante cerró la boca y apretó los dientes.
—¿Qué es esa capitana de la que han estado hablando? —preguntó Elliot.
—Ya lo verá.
—¿Cree que podré utilizar su radio? ¡Quizá pueda arreglarla para comunicar con mis
superiores! —Elliot parecía esperanzado.
—Primero va a tener que hablar con la capitana de ello —dijo muu-Bob—. Vamos.
Eh, hermano. Esto es sin duda muchísimo mejor que el trabajo de barrer, ¿no?
—¡Mmmmmmf! —dijo muu-Bill, incapaz de decir mucho con la boca cerrada.
Mientras caminaba por los polvorientos y mohosos pasillos, a Bill se le ocurrieron
dos cosas.
Una fue que sin duda le gustaría beber un trago.
La otra era que no tenía ni la mas remota idea de qué demonios estaba hablando su
guía de dos cabezas. ¿Y qué era una nave generacional, en todo caso?
—¿Qué es una nave generacional? —le preguntó a Elliot, mientras le seguían los
pasos al feliz custodia muu-tante de dos cabezas en dirección al tan misterioso
puente—. ¿Es quizá como una nave generadora de energía?
—¡Chico! —dijo muu-Bob—. ¡Este tipo es más estúpido que mi hermano!
—¡Hmmmmmf! —asintió muu-BiJl, enfáticamente.
—No, Bill. Eso es «generador». Esto es «generación». Ya sabes, como lo de que un
montón de personas descienden unas de otras. La generación de cada uno.
—¿Qué hay de eso, entonces? —masculló Bill, aún en la más absoluta ignorancia—.
Ya sé lo que es una generación. ¿Qué tiene eso que ver con una nave?
—Escucha y aprende, oh, retirado del colegio. Las naves generacionales, bueno,
son parte de la antigua historia de la Tierra, cuando todavía existía una Tierra para
tener una historia; cosa que sabrías si no hubieras hecho novillos tantas veces.
—Tierra. Hasta ahí llego. ¡Inventores de cerveza, vino y licores de destilación!
—¡Y hogar de la Vaca Sagrada original! —dijo muu-Bob.
—Bueno, supongo que oiremos hablar de eso más tarde, ¿no? —advirtió Elliot—.
Pero en este momento creo que será mejor que responda a la pregunta de Bill. Verás
Bill, no siempre han existido naves espaciales con propulsión más rápida que la luz, ni
motores bloater ni cosas de ésas. Hubo una época en la que ni siquiera existían los
viajes espaciales. De hecho, como sin duda puedes conjeturar de nuestra experiencia
ahí abajo, en el Universo cautivo, la gente solía desplazarse a lomos de caballo. No se
puede viajar muy bien de un planeta a otro o de una estrella a otra a lomos de caballo,
¿no te parece?
Elliot continuó explicando, con aburridos detalles, cómo la ciencia humana creía en
lo que decía la teoría de la relatividad de Einstein acerca de que la materia nunca
podría viajar a una velocidad superior a la de la luz, y cómo los corazones y mentes
anhelantes deseaban sin embargo viajar por el espacio exterior y llevar a las estrellas
su inquieta urgencia de progreso, conquista y mayores y mejores guerras. Eso fue
cuando algunos imbéciles fascistas se sacaron de la manga la ridicula idea de
aprisionar a la gente en grandes naves espaciales y lanzarlas hacia las estrellas. Así,
existiría una débil posibilidad de que los descendientes remotos de la tripulación
original, muerta mucho antes, pudieran llegar a los planetas distantes e instalarse en
ellos.
Aquel concepto altamente dudoso animó a otros científicos a sugerir que, una vez
satisfechas las necesidades humanas básicas, una colonia entera podría viajar a través
del espacio durante los años suficientes como para llegar a un sistema solar vecino.
Ciertamente, llevaría varias generaciones de civilización humana alcanzar su destino,
pero con todas las comodidades de un hogar, ¿cómo podría negarse la gente?
Intentaron hacerlo, pues no estaban enamorados de la idea de que les lanzaran a un
viaje sin retorno, pero ¿no es para eso para lo que está la policía militar, los servicios
de reclutamiento y los grupos de prensa? Esposados y llorando, los primeros
«voluntarios» de las primeras naves generacionales fueron despachados desde la
Tierra.
Desgraciadamente, hubo dos factores que desbarataron el plan.
El primero, fue que en cuanto se despachó el primer grupo de naves generacionales,
comenzaron a descubrirse varios tipos de motores que alcanzaban velocidades
superiores a la de la luz. La Humanidad se olvidó gradualmente de aquellas sociedades
cerradas de pasajeros que viajaban en dirección a lugares como Alfa, Beta y Próxima
Centauri.
El segundo fue que a medida que las cosas se iban haciendo viejas o se rompían en
esas naves, no se podían reparar ni reponer. Así que las sociedades a bordo de la
mayoría de estas naves se volvieron salvajes. La alta tecnología compleja fue olvidada,
y el sistema de pilotaje se estropeó y desvió la nave de su curso y hacia el olvido.
Aquél era claramente el caso de aquella nave generacional en concreto.
—¿Pero qué hay del universo cautivo? —preguntó Bill—. ¿Por qué iba nadie a poner
un desierto a bordo de una nave espacial?
—Está claro, Bill, fue porque alguien previo la posibilidad de que la civilización
degenerara exactamente como ha ocurrido. Así pues, ¿por qué no importar una
civilización artificial organizada según los antiguos hombres autosuficientes,
mantenerles encadenados a la creencia de un sistema finito y luego, cuando llegaran a
otro planeta, reeducarles? Ciertamente, era un concepto que pudo asegurar que al
menos un par de aquellas naves llegara a esos planetas distantes.
Sí. Bill tenía que admitir que definitivamente le veía sentido a aquel argumento.
—Eso explica lo de los indios, evidentemente —dijo Bill—. Pero ¿de dónde salen
estos mutantes?
—Tengo el presentimiento de que vamos a averiguarlo muy pronto. Has oído la
palabra motín. Quizá la tomaron de sus antiguos líderes, los amotinados, y comenzaron
a pilotar la nave generacional.
—¿Pero hacia dónde?
—Eso es lo que vamos a tener que averiguar.
—¿En el puente?
—Veo que estás comenzando a pensar... aunque aún supone un esfuerzo para ti.
Así pues, nos dirigimos a ver a esa capitana... y quizá a esa Vaca Sagrada... la deidad
local, según parece.
Mientras hablaban, habían recorrido corredores mohosos y polvorientos débilmente
iluminados por sucias bombillas de 15 vatios, la mitad de las cuales estaban
quemadas. Ahora, al dar la vuelta a una esquina en dirección hacia otro corredor, Bill
vio un ojo de buey a través del cual parpadeaban pequeñas lucecillas.
—¡Estrellas! —dijo Bill.
—No —le contradijo muu-Bob—. Eso es la colección de luciérnagas sagradas. A los
técnicos no se les permite mirar las estrellas. ¡Sólo los monjes ordeñadores de la Vaca
Sagrada pueden contemplar su ferocidad!
—No son más que unos puntos brillantes en el espacio, eso es todo —comentó Bill
con un encogimiento de hombros—. No gran cosa.
—No juguemos con los sacrilegios, Bill —sugirió Elliot—. ¡Las estrellas son dioses
para alguna gente!
—¡Dioses, una mierda! —dijo muu-Bill—. ¡Las estrellas no son más que las cacas
brillantes de la Vaca Sagrada!
Su hermano le dio un fuerte golpe en la frente.
—¡Te dije que mantuvieras la boca cerrada, maldición!
El más tonto de los dos gemelos muu-tantes pareció infinitamente disgustado.
—¡Oop!
E inmediatamente volvió a apretar los dientes y se puso las manos mutuas sobre la
boca.
El muu-tante de dos cabezas les condujo pasillo abajo, hasta alcanzar un enorme
balcón que miraba a una gigantesca área abierta y desértica con puertas y pasillos que
partían de ella.
—Eh... ¿qué hay ahí dentro? —preguntó Bill, señalando en dirección a una
formación de refrigeradores transparentes.
—Adivínelo —dijo Bill-Bob.
—¡Bebida! —sugirió Bill, excitándose.
—¡Mmmmiiimf! —exclamó muu-Bill, poniéndose aún más excitado que Bill, pero
conteniéndose para no hablar.
Muu-Bob parecía muy satisfecho de sí mismo.
—No, Vuelva a intentarlo.
—¿Gente en estado de vida suspendida? —sugirió Elliot, honradamente intrigado.
—¡No! —respondió muu-Bob—. ¡Productos lácteos!
—¿Productos lácteos? —jadeó Elliot, estupefacto.
—¿Tienes leche de yak fermentada? —inquinó Bill, considerando rápidamente las
posibilidades alcohólicas.
—No. Mantequilla, leche entera, leche desnatada, semidesnatada. Crema, leche
baja en grasas. Quesos de una deliciosa variedad y cantidad. Lecke grasa, etcétera,
etcétera, ¿no es cierto, hermano?
—¡Mmmmmmmff —respondió muu-Bill.
Bill-Bob comenzó a dirigirse hacia el departamento lácteo, pero Elliot le sujetó.
—¡Se supone que tiene que llevarnos a ese infame puente suyo para presentarnos a
la capitana!
—¿El puente? ¿La capitana? —preguntó muu-Bob con ios ojos un poco vidriosos—.
¡Ah, sí! ¡Por supuesto! ¡Lo siento, es que me dejo llevar un poco cuando paso cerca de
cualquier tipo de producto lácteo!
—No tiene leche de yak, ¿eh? —preguntó Bill, decepcionado.
Bill-Bob les llevó hasta una enorme compuerta redonda. Hizo abrir el iris de la
compuerta apagando la luz para que se dilatara.
Entraron al puente de la nave generacional.
Bill había estado, por supuesto, en muchos puentes de naves antes de ahora, sólo
para lustrar los bronces, a pesar de que pasaba la mayor parte del tiempo en el
destacamento de alimentación de cañones láser emplazado en las entrañas de las
monstruosas naves del emperador que hendían el espacio en busca de malvados
chingers con la finalidad de frustrar sus malvadas ambiciones. O al menos eso es lo
que decía el Trooper's Daily, el periódico de la Armada.
La mayoría de los puentes de las naves del emperador eran utilitarios, y consistían
en un sillón con cinturón de seguridad para el capitán, un sillón sin cinturón de
segundad y con palanca de gobierno para el piioto, y montones de técnicos que
realizaban el verdadero trabajo con muchos botones, interruptores y tensiones
mentales que controlaban los motores espaciales de superciencia de alta tecnología.
Dado que el capitán y el piloto eran idiotas de la clase alta, sus controles no eran en
absoluto funcionales.
Sin embargo, aquel puente era muy distinto. Todos los controles estaban alineados
en perfecta formación aerodinámica, y brillaban con luces increíblemente
parpadeantes, se estremecían con unas pasmosas imágenes holográficas gloriosas de
las estrellas, los planetas, los cometas y las nebulosas del espacio exterior. Era el
ejemplo de arquitectura escultórica más hermoso que Bill hubiera visto jamás, con
tableros de computadora de aspecto mucho más futurista que los modelos utilitarios de
diseño neo-antiguo utilizados en las naves del emperador.
Pero el espectáculo más asombroso fue, para Bill, la capitana y su tripulación.
—¡Capitana Muunífica, señor! —dijo el mutante guía. Dos manos se acercaron a dos
frentes a modo de saludo—. ¡Conserje de tercera clase Bill-Bob informando! Tenemos
visitantes, señor. ¡E imagínese qué! ¡Son viajeros temporales!
—¡Galaxias galopantes! —jadeó Elliot—. ¡Son vacas!
Sí, observó Bill. Ciertamente eran vacas. No se trataba de hombres con cabeza de
vaca, ni de vacas con cabeza humana. No eran vacas mutantes ni seres humanos
imitantes. Eran simplemente unas vulgares vacas rumiantes que miraban fijamente a la
nada, se alimentaban de vez en cuando con hierba hidropónica y sacudían la cola para
espantar las moscas.
—¡Capitana! —dijo Biil-Bob, mientras se acercaba a una de ellas—. ¡Este es Bill y
éste es Elliot!
—¡Muu! —respondió la capitana—. ¡Muuuuuuu!
A continuación levantó la cola e hizo lo que hacen las vacas cuando levantan la cola.
—¡Ya lo veis! —comentó muu-Bob—. Es todo un personaje, la capitana, ¿eh? ¡Qué
tía!
Sólo por si acaso, con el fin de no ofender a una posible inteligencia existente, Elliot
se acercó y le tendió la mano derecha según el saludo oficial galáctico.
—¡La saludo, capitana!
—¡Muu! —mugió la vaca, y mordisqueó un poco más de hierba.
Elliot sacudió la cabeza.
—¡Son sólo vacas!
—¡Sólo vacas! —dijo el conserje mutante—. ¿Cómo puede decir eso? No son sólo
vacas. ¡Son vacas sagradas, criadas especialmente para ser deidades y pilotar naves
generacionales!
Bill asintió, recordando sus ambiciones civiles antes de que le convirtieran en
soldado.
—¡Y técnicos fertilizadores condenadamente buenos, también, por lo que parece!
Bill-Bob sonrió.
—¡Sí! Sí, Bill. ¡Veo que al menos usted lo comprende!
—¡No es extraño que esta nave se haya desviado de su rumbo y acabara perdida!
—dijo Elliot—. Incluso los antiguos hindúes lo tenían mejor. ¡Al menos ellos no
permitían que sus vacas sacras gobernaran naves espaciales!
—Muu —mugió la vaca muy sensatamente—. ¡Muuuuuuu!
—¿Es que no se da cuenta? ¡Las está ofendiendo!
—Mire —dijo Elliot, asqueado—. Si no le importa, ¿podría echarle un vistazo a su
equipo de comunicaciones? Como ya he dicho, es posible que consiga ponerme en
contacto con mi cuartel general de alguna manera.
—Tendrá que hablar usted con la oficial de comunicaciones —dijo muu-Bob,
señalando a una vaca pequeña que se hallaba junto al tablero de control—. ¡Teniente
Elsie!
—¡Muu! —respondió la teniente Elsie.
—¡Eh! ¡A ella parece no importarle! —dijo Bill—. Ponte a ello, Elliot.
Elliot así lo hizo, a la vez que sacudía la cabeza. Mientras se dedicaba a manosear
cables y computadoras para formar un nuevo equipo con todo ello, Bill-Bob le trajo a
Bill un vaso de leche y unas galletitas; Bill pensó que aquel líquido era un sustituto
asqueroso de la cerveza, pero se lo bebió de todas formas porque estaba muerto de
sed, mientras la tripulación de vacas pilotos espaciales le dieron una serenata de
sedantes muus.
Bill tuvo que admitir que a pesar de que todo aquello resultaba bastante aburrido, era
sin duda mejor que ser asado en la barbacoa por los indios.
—Ya está, Bill —anunció Elliot—. Sólo espero que esto funcione.
Elliot comenzó a telegrafiar el S.O.B.* de la policía temporal.
Al cabo de pocos segundos se materializó la ayuda, aunque no de la forma
esperada.
—¡Saludos, muchachos! —dijo sir Dudley, la puerta temporal, al materializarse en el
puente de la nave generacional—. ¡Oh, Señor... esto es realmente malo!
Lo que había ocurrido era que sir Dudley se había materializado encima de eso que,
en nombre de la pureza, podría ser definido como el anhelado tesoro de un escarabajo
pelotero.
—¡Os lo mereceis! —gritó Bill—. ¿Se puede saber cuál era la finalidad de traernos
hasta aquí?
—Trata de no ponerte furioso, querido muchacho. Incluso a los antiguos
comenzadores temporales se les permite dar pequeños faux pas de vez en cuando.
¿Podría preguntar, sin ánimo de molestar, qué están haciendo todas estas vacas en el
puente de una nave?
—¡Algo mucho mejor que lo que vos habéis estado haciendo! —dijo Elliot,
enfadado—. ¡Supongo que el hippie de Mundoinfierno no está aquí!
—Hummm, bueno, exactamente, no. Se coló hasta alrededor de 1939 en la ciudad
de Nueva York, Estados Unidos de América. Allá en la Tierra hace-mucho-destruida
antes de que fuera destruida. No sé cómo os traje hasta aquí, muchachos, pero tengo
la intención de arreglarlo. En el acto, diría yo. Y, mi querido camarada Elliot, para
recompensarle por mi pequeño error, he traído conmigo la versión más moderna de un
reloj de policía temporal de control. Viene del futuro lejano y es superior a los primeros
modelos. Trae una garantía de doce meses y un video-juego incorporado.
—Lo aprecio muchísimo —dijo Elliot, mientras se ajustaba el artilugio a la muñeca.
—¡Tenga cuidado de no dañar a ninguna de nuestras vacas! —dijo muu-Bill, que
parecía no estar ni mínimamente alarmado por la aparición de la puerta temporal
parlante.
—No creo que deba preocuparse —le tranquilizó Elliot.
—Así pues, si fueran ustedes tan amables de entrar —dijo sir Dudley—, les llevaré,
caballeros, hasta el tiempo y lugares exactos a los que se dirigió el hippie para cambiar
el tiempo. Doy por supuesto que eso servirá para tranquilizar los ánimos y reparar los
anteriores errores.
—Supongo que debería ser así —murmuró Elliot.
* S.O.B. (Save Our Butts): Salvad Nuestros Culos. Se traca de un juego con las supuestas siglas de la llamada de
socorro «S.O.S.» {Save Our Souls), que significa «Salvad Nuestras Almas». (N. de la T.)
Bill bebió un último sorbo de leche y siguió a Elliot Metadrina a través de la puerta
temporal hacia otro lugar del tiempo.
—Muu —mugieron las vacas de la nave espacial y volvieron a comer hierba, rumiar
y a producir desechos alimenticios.
—En fin —dijo muu-Bob—. De vuelta al trabajo, ¿eh, Bill?
—Ah... sí, Bob. Y luego podremos ir a leer nuestros cómics de porno duro.
¿Podremos, Otto?
Un hombre que llevaba un uniforme militar nazi y una cabellera larga y suelta salió
del armario en el que había estado escondido.
—Hummm. Sí. ¡Entre tanto, parece que tendré que hacer un viajecito hacia el
pasado!
—¡Siegheil!—dijeron las vacas nazis clandestinas—. ¡Siegheil!
—Nueva York al cuadrado, alll es donde estamos —dijo Elliot, bizqueando al mirar la
esfera de referencia cruzada del mapa indicador direccional de su nuevo reloj de policía
temporal de control.
—¿Qué clase de jodido nombre es ése? —preguntó Bill, en tono burlón.
—No tengo ni idea... pero eso es lo que dice aquí. «New York, New York.»* A lo
mejor les gustaba tanto la ciudad que la bautizaron dos veces.
A pesar de que Bill no era del tipo cosmopolita, había visto una buena cantidad de
ciudades de todo el Imperio. Ciudades alienígenas, humanas, y aquellas que no eran
del todo ninguna de las dos cosas. Había visto ciudades; y, claro está, Helior, la capital
galáctica por excelencia, el planeta que era todo él una ciudad.
Pero aquella «New York, New York», no se parecía a nada que Bill hubiera visto
antes.
Casi le gustaba, a pesar de que apestase.
Sin embargo, no le gustó nada el adorno perruno que tenía en el zapato y que se
quitó raspándolo contra un bordillo, tras lo cual esquivó los, montoncitos que había
salpicados por toda la acera consistentes en la misma sustancia. Sin embargo, lo que
le gustó fueron los sombremos y ropas grises y amarronadas que llevaba la gente.
Bonitos y anticuados. Y aún le gustaron más los bares que había en casi todas las
esquinas. Eran un brillante contraste con el aspecto general de bloque del lugar; pero lo
que le entusiasmó más que cualquier otra cosa fue el malhumor general de los
ciudadanos.
En pocas palabras, le recordó a su planeta natal, Phigerinadon II, y le hizo sentir
morriña.
Sir Dudley, la puerta temporal, titubeó un poco en el aire.
—Ahh, ahí la tienen. Es simplemente estupendo ver que han llegado ustedes sanos
y salvos.
Elliot levantó la vista para mirar escépticamente el edificio de granito que tenían
delante.
* Evidentemente, los autores hacen referencia a la canción del mismo título. (N. de la T.)
—¿Estáis seguro de que es este el lugar en el que dejasteis al hippie? —Sacó su
nuevo señalador temporal y consultó los datos digitales—. Hummm. Me parece que
está bien.
—En realidad debe ser así. Recuerdo que quería venir a este edificio en particular,
las oficinas de cómics supremos, editorial Acné. Bueno, tengo que marcharme.
—Eh. ¿Cómo volveremos a casa?
—Es muy simple —respondió sir Dudley—. Cuando acabéis aquí, me encontraréis
en la Feria Mundial de Flushing de 1939. Estaré en el pabellón británico, mirando el
partido de criquet. Podrían pasearse por las exposiciones de los demás países. ¡Hasta
lueegoo!
Titubeó un poco... y después desapareció.
—Espero que no se pierda por ahí —masculló Bill.
—Ten fe, muñeco. Vamos, Bill. Próxima parada, las oficinas del Cómic Super
Embaucador. Según mi maquinita, el editor es Tablero-Tanteador, el padre de los
cómics de porno duro.
Bill miró calle abajo.
—¿No es un bar eso que hay ahí? Tienes que tener sed. ¿Por qué no tomamos
antes una copa?
—No puedo comprender ese interés inmerecido que manifiestas hacia mí.
Especialmente dado que mi brazo está ya bien curado y puedo doblarlo para levantar
una copa. Pero, si así lo quieres, Bill, más tarde. Además, si me ayudas a arreglar este
lío, me ocuparé de que la policía temporal personalmente te compre tu propio bar con
el dinero del fondo de pensiones de la Policía.
Bill frunció el entrecejo.
—¿No joderás a un viejo compañero?
—¡Nunca! Es un asunto importante que depende de ti, Bill. El destino del Universo
descansa sobre tus hombros. Un bar parece una pobre recompensa.
—¿Qué te parece contratar algunas camareras para mi bar con el fin de que yo no
tenga que trabajar demasiado?
—No nos pongamos demasiado codiciosos, Bill.
—¡De acuerdo! ¡Una misión con éxito, un bar!
Bill irguió la espalda y marchó hacia las puertas giratorias del edificio de oficinas. Se
metió en ellas y comenzó a dar vueltas y más vueltas. Se mareó y sintió náuseas.
Cuando salió, continuaba fuera del edificio y cayó encima de Elliot.
—¡Es algún tipo de trampa! —exclamó Bill—. ¡Una trampa!
—No, Bill —le tranquilizó Elliot—. Eso es un tipo de puerta antigua llamada puerta
giratoria. Cuando llegas al otro lado, debes salir. Uno no debe continuar dando vueltas
como has hecho tú.
—Oh.
Bill, sintiéndose un poco mal —y más que un poco estúpido—, se rehízo y volvió a
intentarlo. Entró en la puerta giratoria pero empujó con demasiada fuerza. Dio vueltas y
más vueltas y cayó hacia fuera, esta vez, afortunadamente, por el lado de dentro del
edificio.
Elliot cruzó la puerta giratoria y formó un círculo con los labios ante el intento de Bill
de ponerse a vomitar. Negó con la cabeza.
—Bill, nunca hagas eso en las oficinas editoriales, ¿de acuerdo? Los polis
temporales tenemos que mantener una cierta dignidad.
—Está bien, Elliot —respondió Bill—. Ahora ya me siento mucho mejor.
—¡Vamos a buscar a ese hippie!
El ascensor les regurgitó sobre una alfombra gris delante de una hilera gris de
oficinas. En una de ellas había un cartel que decía: Acné Editores.
Bill se sintió muy impresionado por la enorme cantidad de cómics que había
expuestos en el vestíbulo. Eran unos libros gruesos con hermosas obras de arte, que
presentaban detectives de aspecto agudo y malhechores orientales de ojos rasgados,
monstruos de ojos saltones y mujeres de ondeante cabellera y pechos increíbles
escasamente vestidas, a menudo con faldas cortas que se levantaban muy por encima
de sus muslos para dejar al descubierto bragas con puntillas.
—¿Cómo se hace para que se muevan y para oír los efectos sonoros? —preguntó
Bill.
—No puede hacerse. Lo que ves es todo lo que hay. Estamos en el pasado lejano,
recuérdalo. Y esto son pasquines —dijo Elliot consultando su señalador temporal—.
Una forma de revista popular que contenía ficción comercial de masas en los años mil
novecientos veinte, treinta y cuarenta. Las cubiertas prometían mucho, pero el
contenido resultaba muy pobre. Si uno movía los labios cuando leía, éste era su tipo de
libro.
»Aparentemente, Acné publicaba bastantes de estos cómics, además de toda clase
de revista de baja calidad e interés general que no pertenecían al género de la ficción.
Luego, Tablero-Tanteador comenzó la serie de cómics.
—¿Eh? —Bill continuaba mirando las muñecas coloreadas de las portadas.
—No tiene importancia, Bill. Vayamos dentro y hablemos con Tablero-Tanteador,
¿quieres?
—Claro. —Bill cogió un ejemplar de cómic titulado Detectives picantes que tenía una
rubia especialmente tentadora en la portada.
Ante un escritorio hallaron sentada a una seductora secretaria.
—Policía temporal —dijo Elliot, haciendo brillar su insignia—. Estamos aquí para ver
a Tablero-Tanteador. Asunto oficial extragrave.
La morena parpadeó ligeramente y dejó de masticar su goma de mascar.
—Lo siento. No se permite entrar a ningún vendedor.
—Y yo quisiera conocer a la modelo de este dibujo —dijo Bill, mientras le enseñaba
el ejemplar de Detectives picantes.
—Tiene la puerta justo detrás de usted. Tenga cuidado con que el pomo no le dé en
el culo al salir.
—Estas son las oficinas de cómic super embaucador, ¿verdad señorita? —preguntó
Elliot con su mejor voz severa y autoritaria.
—Déjalo ya, quieres...
—Ademas, es donde trabajan los editores.
—¿Es que eres duro de oído, tío?
—Muchas gracias.
Sin más explicaciones y haciendo caso omiso de los chillidos que sonaban a sus
espaldas, Elliot entró lentamente a la oficina arrastrando a Bill consigo.
Entraron en una oficina modesta y sencilla que tenía archivadores, escritorios y
librerías. De las paredes colgaban portadas enmarcadas de los cómic super
embaucador que mostraban coloridas naves espaciales, alienígenas, planetas y
formaciones estelares deliciosamente representados. En una esquina había un hombre
alto con cabello largo y descuidado que se hallaba de pie junto a un refrigerador
garabateando industriosamente en un bloc de papel. Parecía haber acabado con una
de las hojas de papel; la arrancó del bloc y la depositó en una caja de leche vacía
donde ya había acumulada una enorme pila de papeles garabateados. El hombre de
esqueleto grande parecía no haber advertido en absoluto la presencia de los recién
llegados.
Aunque no así el otro tipo que se hallaba en la estancia. Estaba sentado y levantó la
vista de un escritorio perfectamente ordenado. Era de más edad que el otro, de
cabellos canosos salpicados de negro. Llevaba corbata y gafas redondas. Les observó
y frunció el entrecejo.
—¿Cómo han entrado aquí?
—¡Por la puerta! —dijo Elliot en tono burlón—. Usted es Tablero-Tanteador, el editor
de Pasmante, ¡No lo niegue!
—¿William Tablero-Tanteador? ¿El padre de la bomba atómica? Difícilmente puedo
serlo —preguntó aquel hombre parecido a un buho, parpadeando con sorpresa—.
¡Pero soy el editor de Sado-maso supermen!
Elliot sacudió la cabeza como para aclarársela.
—El padre de la bomba atómica... aquí hay alguna equivocación. ¿Quién es usted?
—Pues, Maxwell Perkins, claro está. Recuerde ese nombre cuando salga.
Por supuesto, Bill nunca había oído hablar de Perkins; sin embargo, Elliot, agudo
estudiante de historia, parecía saber algo de él. Pero a pesar de todo, comprobó su
señalador temporal para estar seguro.
—¿Maxwell Perkins... el famoso editor de literatura. Editor de F. Scott Fitzgerald,
Ernest Hemingway y Thomas Wolfe, entre otros? —preguntó, mirando la pantalla
digital.
—Sí, finalmente ha dicho algo correcto. De hecho, ése que está ahí, junto al
refrigerador, es Thomas Wolfe... ¿Cómo va eso, Tom?
—...de maravillarse eternamente y luego sus pechos nuevamente... de juvenil
desarrollo, florecimiento y jugosa hipersexualidad. Y las flores, las ricas flores, genitales
del campo... —El gigantesco escritor ajado mascullaba como un poseso. Acabó la
página y la depositó dentro de la caja de leche.
—¡Sí! ¡Suena excelente, Thomas! —Maxwell Perkins miró a los recién llegados—.
Necesitará algún ajuste, por supuesto, para el escenario de un cómic. Wolfe echará
pestes pero, al fin y al cabo, para eso me pagan. Tom está escribiendo un nuevo serial
para Titilaciones... y un jugoso ejemplar titulado Lingam y Yoni en el río del amor. En
cierto sentido es una continuación de la obra de Fitzgerald titulada Gran canal gran
órgano.
—Un momento —protestó Elliot—. ¡Thomas Wolfe y F. Scott Fitzgerald no
escribieron nunca cómics de porno duro!
—¡Por supuesto que escriben porno duro! —dijo Perkins indignado—. ¡Son los
mejores escritores de nuestro tiempo, y el porno duro es la más grande innovación
literaria del siglo veinte!
Bill estaba mirando las cubiertas expuestas. Leyó en voz alta los títulos de las
historias.
—La erección también sube, de Hernest Hemingway. Las criaturas del sur, de
William Faulkner. ¡Guau! Parece un fantástico material.
—Hay algo incorrecto —reflexionó Elliot sacudiendo sombríamente la cabeza—.
¡Hay algo definitivamente incorrecto! ¡O bien sir Dudley nos trajo a un Universo
alternativo, o ese hippie viajó mucho más lejos en el tiempo!
Bill estaba acariciando las cubiertas.
—Supongo que no tendrá una adaptación para cómic de Los pervertidos de la
montaña mágica golpean de nuevo, Thomas Mann, ¿verdad? ¡Parece un material
realmente caliente!
—¡Avances estilísticos increíbles! —dijo Perkíns—. El arte y el sexo unidos. ¡Y se
vende mucho!
—Un momento... ¿dice usted que Tablero-Tanteador inventó la bomba atómica?
—Exacto.
—Pero se supone que no debería ser así... se ha cometido un terrible error. —Vio
sobre la mesa unos recortes de periódico, los cogió y leyó los titulares—: «Traidores
comunistas ejecutados por robar secretos nucleares para los rusos».
—¿Qué es esto, ficción?
—No... cruda realidad —dijo Perkins—. ¡El jefe de las SS los cogió con las manos en
la masa!
—¡Las SS! —exclamó Elhot—. ¿Me está diciendo que los Estados Unidos están
gobernados por los nazis?
—Por favor, ya no utilizamos ese término desde que tío Adolfo lo cambió en 1936.
Ahora son los «capitalistas nacionales».
—¿Los nazis? —preguntó Bill.
—Qué astuto. ¡Algunos dicen que es una lástima por la gente de color, pero chico,
ahora mi tren de Connecticut llega siempre a tiempo a la estación!
Deseoso de comprender, Elliot se volvió hacia Perkins.
—Pero usted dice que Tablero-Tanteador inventó la bomba atómica... y espere un
momento... se supone que Thomas Wolfe tendría que estar muerto a estas alturas...
El desgarbado escritor se dio por aludido entonces.
—¡Los cómics de porno duro me salvaron la vida! —dijo con absoluta convicción—.
¡Pues cuando leí por primera vez Las aventuras sexuales de Huckleberry Finn, de Mark
Twain, supe que había encontrado mi forma de expresión!
—No lo comprendo —dijo Elliot, completamente pasmado—, ¿Un gobierno fascista
americano? ¡Las editoriales dominadas por el porno duro! Tendremos que ir
nuevamente a consultar a Dudley. ¡Aquí tenemos problemas mucho mayores de los
que yo creía posibles! ¡Vamos, Bill!
Se detuvieron en una concurrida intersección de la ciudad.
Elliot estaba consultando su señalador temporal.
—Queens —dijo—. Allí es donde sir Dudley dijo que iba. Es una zona de la ciudad
de Nueva York donde está teniendo lugar un festival o carnaval o algo parecido. Parece
que tendremos que coger un subterráneo para llegar hasta allí.
—¿Qué demonios es un subterráneo? —preguntó Bill.
—A lo que me refiero es, por supuesto, a un tren subterráneo, Bill. Y según la
dirección que marca este aparato, tenemos que tomar el tren «N» y hay una entrada
justo en esa esquina.
—¿Por qué no podemos coger un tren volador? —protestó Bill, a quien no le
entusiasmaban los viajes subterraneos en aparatos antiguos.
—Porque ahora mismo nos hallamos en un momento del tiempo anterior al coche
volador, Bill. Y no dispongo de suficiente moneda local como para coger un taxi normal.
Según el señalador, el subterráneo sólo cuesta un níquel, que aquí son cinco centavos,
y acabo de encontrarme esta moneda de veinticinco centavos en el suelo. ¿Entiendes
algo de matemáticas superiores?
Bill emitió un gruñido monosilábico. En realidad, no había estado prestando atención
a las sumas, pero había estado admirando el letrero que decía bar, en el edificio de
enfrente.
—¿Qué tal una cerveza? —sugirió.
—No tenemos ni dinero ni tiempo. Bajemos por aquí.
Elliot le condujo por una escalera de cemento en dirección al mortecino y
subterráneo mundo de los transportes de Nueva York.
No advirtieron que les seguía furtivamente una figura que llevaba trinchera gris, el
ala del sombrero baja, las manos metidas en los bolsillos y una cinta negra en el brazo
con las siglas SS.
El tren subterráneo era una maquinaria antigua y apestosa que se sacudía hacia
delante y hacia atrás de la forma más ruidosa. Bill comenzó a sentirse más que una
pizca enfermo. Para apartar su mente de su estómago, se sentó en un asiento y
examinó la hilera de anuncios que ocupaban la parte superior del vagón.
«¡Tío Adolfo te ama!»
«¡Fume cigarrillos Panzer Strike!»
«¡Siéntete germano-americano!»
«¡Bebe cerveza bávara... u Ottra!»
El tren subterráneo entró en los límites de Queens. Todos los pasajeros fueron
bajándose en diferentes estaciones de la línea, excepto Bill, Elliot y el tipo que llevaba
la trinchera y el sombrero, que estaba sentado más abajo, al otro lado del vagón.
El tren volvió a arrancar con las luces parpadeando. El contenido del sistema
digestivo de Bill gorgoteó por simpatía. Elliot, el poli temporal, no parecía afectado por
el movimiento y se hallaba perdido en su señalador temporal, mientras su rostro
ostentaba una expresión de total desconcierto.
—Esto no resulta —murmuró, sacudiendo sombríamente la cabeza—. Los efectos
indican una causa... pero yo no puedo seguirle la pista a través del flujo temporal.
Todo aquello lanzó la mente de Bill a lo que en su caso podría considerarse como un
arrebato filosófico. Las cosas parecían muy poco prometedoras, tremendamente
deprimentes, en aquel vagón de tren subterráneo que atravesaba rápidamente la
ciudad de Nueva York de una América nazi en 1939. Eso ya era malo. Pero lo que
resultaba aún peor era que él, además de tener náuseas comenzaba a sentir hambre,
porque hacía mucho tiempo que no comía nada. Notaba cómo sobre él descendía la
negra desesperación.
Ahora bien, en la mayoría de los casos aquello no constituía un problema. La comida
de los soldados estaba habitualmente tan llena de ego-disolventes, y el hilo musical
militar que sonaba en los altavoces tan lleno de mensajes subliminales enfáticos-yreductores-
de-la-identidad, que los soldados que no eran destrozados en la acción
contra los chingers estaban habitualmente tan drogados y atontados que rara vez
tenían dificultades de auto-examen y rara vez caían en la depresión o la
desesperación. De hecho, la cantidad de cadáveres de soldados con una sonrisa en el
rostro que se veían desde el advenimiento de aquel programa de psico-relleno era
sintomática.
Y cualquier otro problema solía acabar en la automedicación con alcohol, como Bill
había aprendido con tanta eficiencia.
Sin embargo, si algún soldado tenía problemas de naturaleza psicológica, todo lo
que tenía que hacer era ir a hablar con el capellán o el matasanos militares, que le
haría una transfusión, le darían un neuromasaje o una palmadita, y, en caso de que
todo lo demás fallara, simplemente le practicarían una cerebrotomía, que habitualmente
era el método más eficaz ante los problemas emocionales y psicológicos, aunque un
poco radical incluso para los soldados. Sin embargo, el tratamiento más corriente era
que el psicotécnico pusiera dos créditos en la mano de la víctima y le dijera que fuera a
beberse un trago por cuenta del emperador.
Sin embargo, Bill había estado apartado durante el suficiente tiempo como para
sentir ahora un poco de carencia psicológica de todos los psicoaliviantes que había
recibido como servidor del Imperio. Así que ahora, con la barriga gruñéndole y
protestándole, metido en aquel sucio ataúd metálico que rodaba bajo tierra hacia el
corazón de Queens, comenzó a experimentar una auténtica angustia del siglo veinte.
«¿Cuál es el significado de la vida?», pensó Bill, con el cerebro sacudiéndosele de
auto-duda y las piernas retumbando a modo de contrapunto. De repente, Bill se sintió
lleno de tristeza, ¡Oh, cómo echaba de menos Phigerinadon II! ¡Oh, cuánto echaba de
menos a su mama! A pesar de que no podía recordarla en absoluto. ¡Y sobre todo,
cuánto echaba de menos a su robomula!
Olvidando momentáneamente sus incomodidades abdominales, Bill comenzó a
cantar la canción de cuna del chico granjero de Phigerinadon dedicada a su robomula.
No sabía exactamente qué significaba la letra, pero tenía una melodía dulce, así que él
se la cantaba cada día a su robomula después de trabajar en los campos y antes de
aceitarla y llevarla al cobertizo. Al animal, cuyo nombre era Ned parecía gustarle y
nunca se rompió. Una triste y autoindulgente lágrima rodó por una mejilla de Bill.
—Te echo de menos, Ned —gimió—, ¡Realmente te echo de menos, muchacho!
—¿Es que te has vuelto loco? —preguntó Elliot—. ¿Qué te pasa?
Bill se frotó los ojos con los puños y tragó.
—Creo que se me ha metido algo en el ojo.
—No me extraña. Esta es una forma de transporte especialmente asquerosa.
Justo en ese momento Bill se dio cuenta de que el hombre de la trinchera que
estaba sentado al fondo del vagón se había desplazado y estaba ahora ante ellos con
aspecto ceniciento, siniestro y peligroso.
—Tenga —dijo el hombre entregándole a Bill un pañuelo—. Veo que tiene algo en
der ojo.
—Gracias —musitó Bill. Cogió el pañuelo y se limpió los ojos—. Gracias.
—Bitte schoen. —El hombre miró a su alrededor para ver si les observaban. Luego
sacó una horrible Luger—. ¿Les gusta mi pequeña schusser? Se llama Otto. ¡Otto
desirr que ustedes desirr quiénes son y de dónde venir!
—Bill... —dijo Elliot—. ¡Es un nazi!
Elliot, haciendo alarde de un repentino coraje tempestuoso, intentó coger al tipo de la
trinchera, pero la Luger ladró tres veces antes de que consiguiera agarrarle. Una bala
destrozó el señalador temporal, la otra atravesó el cuello de Elliot, y la última el
corazón, produciendo una brillante explosión floral de sangre.
Elliot gorgoteó, y luego se desplomó sobre el suelo del tren subterráneo.
Bill bajó la vista hasta el hombre muerto. Ahora estaba solo en un tren subterráneo
de una Nueva York nazi de 1939 con una pistola apuntándole a la cabeza. Bill pensó
que quizá se había hallado antes en aprietos peores que éste, pero no consiguió
recordar ninguno con exactitud.
—Ahora tal ves usted me desirr quién es y und nasió —dijo el policía secreto nazi,
pues eso era seguramente lo que debía ser.
—Hable, schweinbund. Ahorra, decirrme. ¿Como se llamarr? ¿Wilhelm?
—Bill, con dos eles.
—Ja. ¿Es usted miembrro der polisía temporral?
—No, lo era mi amigo Elliot. Yo no soy más que un inofensivo soldado galáctico. En
realidad, aquí estoy fuera de mi jurisdicción, y mi trabajo no es matar nazis sino matar
chingers. Está usted a salvo.
El agente nazi rió entre dientes.
—Me siento aliviado. Ahora va a hablarrme de su amigo muerrto, el polisía temporral
und cómo yegarron desde el futurro. Und, quizá de camino, me darrá un poco de
inforrmasión de bolsa de cambio, ¿ja?
—Bolsa... No, mister nazi. Usted no lo entiende. Yo vengo de un futuro muy, muy
lejano. Ni siquiera sé qué es la bolsa de cambio. Ya no existen muchos mercados de
tipo alguno desde que el emperador lo posee casi todo.
—Muy interresante. Ahorra... ¡va a me desir la verrdad! ¿Por qué está espiando a
nosotrros? ¿Qué estvan hasiendo hablando con misterr Perrkins, adonde van... und
cuándo va finalmente a ganarr el equipo de béisbol Berlín Panzerbilten el campeonato
mundial?
—Yo... ¡yo no sé realmente! —dijo Bill—. Me refiero a que... Elliot y yo... sólo
estábamos intentando evitar que la historia del mundo fuese cambiada, eso es todo.
Verá, los nazis no deberían tener en esta época el control de todas las cosas. Hay algo
terriblemente erróneo. Así que si me entrega el arma y viene conmigo tranquilamente...
—¡Der inforrmasión! —dijo el nazi temporal—. Quierro der inforrmasión!
Bill se daba cuenta de que se hallaba en un aprieto bastante serio. Pero ¿no era él
un soldado? ¿No había sido entrenado para combatir? ¿Por qué no podía recordar lo
que se le había enseñado? ¿Cuál era la llave que se le aplicaba a la muñeca de una
mano que sostenía una pistola? Se puso lentamente de pie y se alejó del amenazante
nazi que avanzó la pistola.
Bill dio otro paso atrás... dio un paso sobre el charco de sangre. Y resbaló. Uno de
sus pies salió disparado al caer él hacia atrás, y le arrancó de una patada la pistola de
la mano a su atacante.
El nazi lanzó un grito y retrocedió tambaleándose.
Bill, al ver su oportunidad, saltó sobre el hombre.
Ambos cayeron sobre el suelo del tren subterráneo, corcoveando y golpeándose
contra el suelo como un par de peces fuera del agua, mientras luchaban para hacerse
con la Luger, de la que el agente volvió a apoderarse.
—¡Schweinhund! —gritó el agente nazi—. ¡Morrirrás! ¡Digo que morrirrás!
Bill no contestó, estaba demasiado ocupado en evitar que la pistola le apuntara al
estómago.
El nazi, algo recobrado y con un repentino estallido de fuerza, consiguió quitarse a
Bill de encima. Se puso de pie, jadeando y apuntando la horrible y fina arma en
dirección a Bill que aún yacía en el suelo.
—¡No me imporrta lo que desirr mis superriorres! ¡Nadie me ataca y sobrrevive parra
contarrlo! ¡Morrirrás!
Al nazi se le había caído el sombrero en la refriega, y Bill pudo ver que sus cabellos
eran rubios y que sus rectas facciones arias estaban contorsionadas por una sonrisa
cruel.
Unos ojos aún más crueles brillaron cuando el nazi afinó la puntería sobre Bill.
—¡Heh, heh, heh! —rió el nazi.
Bill se llenó los pulmones de aire por última vez antes de que disparara la pistola.
Sin embargo, en el preciso momento en que el nazi estaba apretando el gatillo, un
rayo que surgió chisporroteando de ninguna parte le voló al hombre la cabeza
limpiamente de encima de los hombros.
El cuerpo del nazi decapitado cayó junto a Bill, que se puso trabajosamente en pie y
buscó con los ojos a su benefactor.
No vio a nadie.
Estaba solo con los dos cadáveres mientras el tren corría a través de la noche
subterránea.
Abrió la boca a causa de una total incomprensión. Y ahora, se preguntó, ¿qué
significaba aquello? ¡Pero antes de que tuviera la oportunidad de hacerse más
preguntas, una vocecilla diminuta habló justo de detrás del cadáver de Elliot!
—Jesús, Bill —dijo—. Eso ha estado muy cerca.
—¡Eager Beager! —gorgoteó Bill, con no poca incredulidad.
—Jesús, Bill! ¡Ese soy yo! ¿Pero podrías intentar ejercitar un poco de inteligencia
elemental y acordarte de llamarme Bgr? Ese es mi auténtico nombre chinger y estoy
enormemente orgulloso de él.
Bill miró a su alrededor.
—¿Dónde estás?
—¡Aquí abajo!
Bill miró hacia abajo. ¡La voz provenía del postrado cuerpo muerto de un disparo de
Elliot Metadrina! Efectivamente, mientras Bill estaba mirándole, su antiguo adversario
saltó del pecho del cadáver hasta un asiento del tren subterráneo. Sopló el humo del
hocico de su diminuta pistola explosiva, con la que acababa de separar la cabeza del
nazi y el sombrero del nazi de la trinchera del nazi y, lo que era más importante, de la
Luger del nazi.
Bgr, anteriormente conocido por Bill como «Eager Beager» en el campo León
Trotski, donde hizo un fantástico trabajo de limpiabotas, medía exactamente veinte
centímetros de altura, tenía cuatro brazos, una cara fea y una actitud defensiva. Lo cual
no era de extrañar, dado que la ambición del emperador y de todas sus fuerzas
combatientes era la de eliminar de la faz del Universo a todos y cada uno de los
chinger amantes de la paz. La sorpresa de Bill llegó al límite cuando al volverse, vio
que la cabeza de Elliot se abría girando sobre un gozne, y dejaba al descubierto un
compartimento que ocupaba el lugar del cerebro. Había incluso un diminuto
refrigerador de agua junto al más diminuto lavabo portátil.
—Cabina de control... robot —masculló Bill—. ¿Pero qué hay de toda esa sangre?
—Tu cerebro ha sido dañado por el ejército y el alcohol, Bill. ¿Es que no reconoces
el ketchup cuando lo ves? Llevaba tres galones en la pseudocarne de este robot.
Bonito y sangriento cuando hacía falta.
¡Bill se dio cuenta entonces de que Elliot Metadrina había sido Bgr disfrazado de
metal/carne durante todo el tiempo! Elliot Metadrina había sido una especie de cyborg
comandado por el enemigo. ¿No se sentiría J. Edgar ínsuflador completamente atónito
ante aquello? A Bill no le sorprendía lo más mínimo. Había pasado demasiado tiempo
entre los chingers.
Pero, a pesar de todo, de ser el enemigo, Bill se sintió sorprendentemente contento
de ver a aquel tipo pequeñito.
—Me alegro de verte, Bgr. Ya sé que eres el enemigo y todo eso, pero al menos
tienes un rostro familiar. No es nada divertido encontrarse embarrancado y solo en un
tren subterráneo de 1939 que se dirige hacia Flushing, Queens, a la Feria Mundial,
para intentar encontrar a esa puerta temporal.
—Lo sé, lo sé —dijo Bgr—. ¡Estoy al tanto de todo lo ocurrido! ¿Dónde crees que he
estado durante todo este tiempo? ¡He sido Elliot Metadrina!
—Ah, sí. Es verdad.
—A veces, Bill, mi más ferviente ruego dirigido al Gran Chinger de la Colmena
Celestial, es que te hagan almirante de la Flota Imperial. Aunque, pensándolo bien,
nuestros registros revelan que él es aún más estúpido que tú.
—¡Bueno, gracias, Bgr! —dijo Bill alegremente—. Ésa es probablemente una de las
cosas más agradables que jamás me hayas dicho. Probablemente la única cosa
agradable que jamás me hayas dicho, ¿Qué vamos a hacer ahora?
—Jesús... calculo que lo primero que tenemos que hacer, Bill, es bajarnos en la
parada de Flushing de este tren subterráneo.
—A mí me parece muy bien.
—Me alegro de ver que ya lo has comprendido. Y luego iremos a buscar a sir Dudley
la puerta temporal al partido de criquet, sea lo que sea eso, en algún lugar llamado
pabellón británico. Y luego, discúlpame la expresión, ¡intentaremos averiguar qué
demonios ha ocurrido! Aparentemente, todo está del revés! Como aplicado estudiante
de vuestra pasada historia, no puedo imaginarme qué puede haber ocurrido para
permitir que los nazis hayan tomado el poder en América. Tengo la fuerte sospecha de
que hay un afluente del tiempo que se ha desviado muy seriamente, para reemplazar la
principal corriente de la literatura de ficción por el porno duro; eso tiene algo que ver
con el problema.
—¡Eso es! —manifestó su acuerdo Bill, en voz alta, aunque no tenía ni la más ligera
idea de qué era aquello a lo que se refería Bgr.
—Y lo más importante —dijo Bgr, mientras el morro le temblaba rápidamente—, es
que tenemos que asegurar la existencia de los chingers en este sucio Universo.
Vamos.
Bill se bajó del tren subterráneo en la parada de Flushing, y dejó que el rugiente
vagón se llevara el cadáver del nazi a las profundidades de Queens. Transportaba a
Bgr en el bolsillo, cosa que resultaba de lo más incómoda, ya que el planeta de los
chingers era de alta gravedad, y el pequeño alienígena no era precisamente un peso
ligero. Bill subió por las escaleras del subterráneo y salió a la Feria Mundial de 1939.
—Jesús! —exclamó Bgr desde su posición elevada en el bolsillo de Bill—. Esto no
se parece demasiado a lo que según dijo el señalador temporal sería la Feria Mundial
de 1939... pero es que, claro está, se trata de un 1939 diferente, ¿no es así?
—Sí. Supongo que sí.
A Bill le parecía que tenía buen aspecto. Muchos edificios, vehículos, puestos de
exposición, comida y bebida.
—Me pregunto si habrá algún bar por aquí —inquirió Bilí, plañideramente.
—Ni siquiera pienses en la bebida por un tiempo. Estamos cumpliendo con una
misión.
Avanzaron por debajo de las arcadas en dirección a las instalaciones de la feria.
—Esas esvásticas —dijo Bgr, señalando las gigantescas cruces gamadas que
colgaban de un arco y virtualmente de todas las casetas—. Creo que no deberían estar
ahí.
—¿No?
—Sólo esperemos que sir Dudley no se haya metido en problemas... y que el
Imperio Británico continúe existiendo para que tengan un pabellón aquí. -Jesús!... esto
no tiene muy buen aspecto, Bill. No, en absoluto. ¡Y odio hallarme varado en esta
época en particular!
Bill estaba mirando la exposición del Oktoberfest* y la enorme cantidad y variedad de
barriles de cerveza. Según parecía, tampoco faltaban bares en 1939. Él era un buen
trabajador y probablemente podría encontrar trabajo en alguna parte. Quizá a Bgr no le
gustara, pero se sentía bien en lugares como ése.
Sin embargo, era un soldado, y tenía un emperador que servir, un trabajo que hacer,
un juramento que defender y una lealtad que recordar.
Ni siquiera Bill podía creerse ese panfleto, pero a pesar de todo continuó con su
misión. Aunque no fuese por otra razón que porque había sido víctima de un lavado de
cerebro militar y tenía aproximadamente tanto libre albedrío como una pulga.
A Bill le gustaban las ferias. Le gustaban mucho. En Phigerinadon II también se
celebraban ferias y, una vez, cuando él tenía diez años, su mamá le llevó a la feria
mundial de Phigerinadon II. No fue ni mucho menos tan grande como esta feria mundial
de la Tierra en 1939, claro está, pero para un niño de diez años era la más maravillosa
experiencia imaginable.
Fue en la feria mundial de Phigerinadon II donde Bill decidió que quería crecer y
hacerse técnico fertilizador. El tema de aquella feria en concreto había sído, de hecho:
«Mejor vida gracias al Fertilizante». ¡Bill, que ya había estado trabajando en los
* «Fiesta de octubre», la famosa Fiesta de ia Cerveza de Munich. (N. del E.)
campos, se maravilló ante lo fantástico de la nueva tecnología y las nuevas y
apasionantes posibilidades del fertilizante! Nunca se había dado cuenta de cuántos
tipos diferentes de fertilizantes existían y de cómo, a través de la ingeniería genética, el
cruce científico controlado y una buena y bien entrenada nariz, uno podía desarrollar el
fertilizante exacto para la semilla exacta.
Aquello había sido una revelación. El niño había quedado fascinado. Solicitó una y
otra vez la entrada en la Escuela de Fertilizadores. Obtuvo resultados pasmosos en la
prueba de coeficiente intelectual para fertilizadores.
Los técnicos fertilizadores exclamaron con júbilo ante aquellos resultados y
proclamaron que era un genio. Querían enviarle a la Universidad de Mundo Fertilizador,
y concederle una beca especial Thomas D. Caquer.
Sin embargo, mamá le necesitaba para que trabajara los campos, por lo que no
pudo ir, A pesar de todo, aquéllos eran recuerdos dorados de la feria de Phigerinadon
II.
Y ahora, aquí estaba en otra feria mundial. Bill no pudo evitar sentir un ligero
estremecimiento de nostalgia.
Ya estaba planeando cómo obtener una cerveza a pesar de las objeciones de Bgr.
Pero ahora era él el único que caminaba, por lo que podría imponérselo.
Así pues, Bill dijo simplemente:
—Voy a tomarme una cerveza, Bgr. No me importa lo que tú digas.
—Supongo que no puedes romper con esa adicción. Pero date prisa. Y no me la
vuelques encima, ¿has comprendido?
Bill sacó un billete de un dólar de su bolsillo. Afortunadamente, el chinger había
previsto la necesidad de dinero en aquel lugar, y antes de abandonar el tren
subterráneo le había revisado los bolsillos al nazi.
El billete de un dólar ostentaba el rostro de un hombre llamado George Von
Washington que tenía cabello negro con un corte de aspecto extraño y un bigote
tamaño-sello-postal.
Bill se dirigió rápidamente hacia una caseta y muy poco después estaba hocicando
en el interior de una jarra grande de cerveza, una cerveza condenadamente buena,
dicho sea de paso.
—Bueno —dijo Bgr—. Ya has tenido tu ración de tu asqueroso brebaje y hábito,
¿Podemos volver ahora a nuestra tarea de salvar a nuestro Universo?
Bill, con los nervios considerablemente calmados, asintió.
—Sí, claro. Pero hay algo que he estado queriendo preguntarte, Bgr. ¿Por qué estás
haciendo esto? ¿Por qué te disfrazaste de Elliot Metadrina? ¿Y de policía temporal? Y,
además, ¿cómo es que estás de mi lado?
—Bill, ¿no crees que nosotros, los chingers, teníamos que prever los problemas que
habría con ese asunto del agujero temporal? No existe nada parecido a los policías
temporales... eso sólo fue para poder tomar el mando de la operación. Y finalmente...
verás, a pesar de lo mucho que los chingers podamos odiar a tu emperador y a tu raza
en general, este tipo de crimen temporal debe ser detenido. Trastoca la totalidad del
tejido temporal del Universo, créeme, no es nada bueno.
Bill, que en general ignoraba cualquier cosa ajena al ejército o la fertilización, que
muchas veces resultaba ser lo mismo, no tenía ni la más remota idea de qué le estaba
diciendo Bgr. Pero asintió como un tonto y disfrutó de la placentera sensación de tener
la barriga llena de cerveza.
Bgr el Chinger le dijo que se remitiera a la guía e índice de la feria mundial.
Bill examinó la guía y leyó su contenido.
Exposición de cerveza.
Exposición de Pretzel.
Exposición de Jackboot.
Fun mít der Führer.
Exposición de Schnaps.
Exposición de Wenierschnitzel und Dachshund.
Pabellón Extranjero de las razas inferiores.
—¡Ése es! —dijo Bgr—. ¡Pongámonos en marcha!
—La Exposición de Schnaps tiene buen aspecto. Incluso sé qué quiere decir la
palabra esa. Podríamos comenzar por allí...
—Cállate —sonrió Bgr—. Primero está salvar el tejido del Universo. —Asomó la
cabeza fuera del bolsillo para echar una rápida mirada—. Venga, es por allí. Según el
plano de la guía, está justo al fondo de esta hilera.
Bill se encogió de hombros y se dejó encaminar hacía el pabellón británico.
Aparentemente, el Imperio Británico tenía problemas, porque el pabellón resultó ser
un edificio especialmente desvencijádo, construido pobremente con cajas de té y
madera contrachapada torpemente unidas. No había ni fotos ni objetos expuestos ni
demostración alguna. Sólo una bandera del Reino Unido más bien andrajosa, clavada
en la pared. Pero una fila de sillas destartaladas estaba de cara a una pantalla de
proyección en la que se veía una película rayada de un perezoso partido de criquet.
Ante ella estaba repantigado sir Dudley... profundamente dormido.
—¡Dudley! —dijo Bgr, asomando nuevamente la cabeza.
—Indudablemente —respondió al instante—. Pero, ¿quién, si puedo preguntarlo, es
usted?
—Solía ser Elliot.
—Yo diría que... ¡ciertamente has encogido!
—Sí, bueno, ya hablaremos de eso más tarde. ¡En este preciso momento tenéis que
llevarnos al momento temporal desde donde podamos detener esta locura!
—¡Desde luego! Este mundo es una obra horrorosa, así que no me mostraré
contrario a hacerlo. ¿Pero dónde está el núcleo temporal del problema?
—Según mis cálculos —dijo Bgr—, el cambio que ha tomado esta línea temporal en
concreto sólo puede haberse producido porque la totalidad del grupo de Bloomsbury
decidió escribir porno duro, convirtiéndolo así en una forma de literatura respetable.
¡Llévanos a Inglaterra a principios de siglo, Dudley. A Londres y Bloomsbury, a la
residencia de Virginia Woolf! ¡Tenemos que discutir este asunto con ella!
—Ah, mí querida y vieja Inglaterra, mi verdadero placer. Hagan el favor de entrar, si
son tan amables.
—¡Eso es, Bill! —ordenó Bgr—. Entra.
Bill dio un decidido paso hacia el interior de las entrañas de la puerta temporal. ¡Se
estaba convirtiendo en un auténtico experto en ello!
—Yo diría que... ¡no estoy aún del todo preparado!
Bill intentó detener el avance de su paso, pero tropezó en el borde y cayó chillando
dentro del agujero. El único sonido que oyó fue el iracundo grito de Bgr al caer del
bolsillo de su camisa.
Bill cayó.
Dado que era un borderline* alcohólico, se había caído muchas veces, claro está,
pero nunca de aquella manera. A veces se sentía como si estuviera cayendo hacia
arriba, a veces como si estuviera cayendo hacia abajo; a veces como si estuviera
cayendo hacia el norte, el sur, el este y el oeste y todas sus diversas combinaciones,
empujado por los vientos más poderosos imaginables a través de cielos llenos de
nubes y colores impensables. Lo envolvían músicas agudas y olores cambiantes. A su
alrededor oía voces y música que variaban de frecuencia igual que si estuvieran bajo el
efecto Doppler, como si éi se hallara en el interior de una radio gigante y algún idiota
estuviera moviendo el selector de canales como un loco.
Bill cayó durante mucho tiempo. Perdió el conocimiento repetidas veces, aunque no
se dio cuenta de ello ya que las reglas no parecían funcionar de la misma forma en
aquel lugar.
Colores, colores, colores.
Música, música, música.
Voces, voces, voces.
Voz: «Estás ahí, te veo y estoy hablándote a ti».
Miró a su alrededor y no vio a nadie más, por lo que se dio cuenta de que la voz
tenía que estar hablando con él.
—¿A mí? —preguntó Bill.
—¿Ves a alguien más con quien yo pueda estar hablando? —le espetó la voz—.
¿Qué estás haciendo aquí?
—Bueno, estaba esa puerta temporal y Bgr el Chinger dijo que debíamos volver y
hablar con alguien o algo, y entonces...
—No tiene importancia. Eso es suficiente como para que me dé cuenta de que las
cosas continúan siendo el lío habitual a tu alrededor.
La voz tenía una calidad sobrenatural y resonante... como la de un almirante que
hablara a través de un amplificador de sonido desde una nave espacial con
reverberaciones. Por alguna razón, aquello hizo que Bill se estremeciera. Miró a su
alrededor, presa de preocupación.
Hasta donde podía ver, las nubes se extendían en todas direcciones. A lo lejos, a
través de algunas grietas, vislumbró las estrellas. De una abertura que había en las
nubes que tenía encima, descendió un solo rayo de luz que brillaba como una columna
de fuego.
A Bill no le gustaba aquello; estaba más que un poco preocupado.
—¿Podría, señor, decirme dónde me encuentro...?
—¡Cállate! —ordenó la voz—, Voy a contarte un chiste, Bill, un chiste que puede
darte una pista. Ahí va. —La luz se estremeció misteriosamente—. ¿Qué hace un
agnóstico disléxico insomne?
* Término utilizado en psicología para definir a las personas cuya inteligencia está por debajo del límite inferior
normal. (N. de la T.)
—Hummmm... ésa es una pregunta verdaderamente difícil —musitó Bill.
—Inténtalo con más fuerza. Dedícale algo de eso que tienes llamado cerebro.
—¿Quizá no haga nada?
—Qué auténticamente estúpido eres. Se supone que debes decir «no lo sé».
Había un tono muy bajo en la voz. Las nubes retumbaron y se estremecieron, y el
estómago de Bill retumbó y se estremeció a su vez. Aquella situación se estaba
convirtiendo en algo más que un poco preocupante.
—No lo sé —dijo finalmente Bill, trémulo.
—Eso está mejor. ¡Ahora yo descargo el golpe!
Bill se encogió de miedo, esperando ver aparecer un puño de ninguna parte. Cosas
más extrañas habían sucedido.
—¡Un agnóstico disléxico insomne se pasa toda la noche preguntándose si hay un
idos!
Las nubes tronaron de risa.
—Es muy gracioso, ¿eh, Bill?
—¡Ya Jo creo, guau, un auténtico chiste!
—Me hubiera gustado haber inventado ese chiste yo mismo, Bill, te lo aseguro. Pero
te he contado ese chiste por una razón. Habitualmente no aparezco ante la gente, así
que cuando lo hago intento al menos ser ligeramente indirecto.
—OK... sí. Lo comprendo —dijo Bill, que no comprendía absolutamente nada.
—Bill, ¿es que no lo comprendes? —resonó la voz—. ¡Es que existe un idos!
—Yo nunca tuve un idos —dijo Bill—. ¡Pero sí una robomula!
—Eso linda con lo creíble. Apuesto a que no puedes caminar y hablar al mismo
tiempo. ¿Es que voy a tener que deletreártelo? Voy a tener que quemar una zarza o
darte en la cabeza con las tablas o... espera un momento. Ya lo sé...
Bill apenas escuchaba. Estaba realmente sediento y sin duda le vendría bien una
copa. Y continuaba sin tener ni la más ligera idea de qué le estaba hablando la voz
invisible. Una cerveza... una gran jarra de cerveza realmente fría le obsesionaba.
¡Zaratustra, ciertamente le vendría bien una jarra de ésas!
¡Repentinamente, con un ligero sonido metálico, se materializó ante él una jarra de
cerveza exactamente igual a la que había imaginado!
Los reflejos de Bill se pusieron a trabajar antes de que sus pensamientos
intervinieran en el proceso. Tendió las manos, agarró la cerveza, y ya se había bebido
la mitad antes de darse cuenta de la calidad milagrosa de lo que acababa de ocurrir.
—Eso ha sido muy bueno... ¿cómo se hace?
La voz parecía bastante distorsionada por la frustración.
—De eso precisamente se trata, imbécil. Piensa en ello, hijo mío. Si es que puedes.
Piensa en tu pensamiento anterior no expresado por la palabra. ¿Cuál fue el nombre
que tomaste en vano cuando deseabas esa cerveza?
Bill parpadeó.
—Oh. Zaratustra, creo. —Continuó bebiendo la cerveza; y luego le asaltó la verdad.
Escupió la espuma de cerveza.
—¡Zaratustra! ¿Eres tú? Quiero decir, lo siento, señor... es que quiero decir... glub...
¿eres realmente tú el que está ahí arriba?... ¿existes realmente?
—Al fin lo has cogido, Bill. Éste es tu dios que te habla... porque has sido un chico
bastante malo, ¿verdad? Bebiendo y persiguiendo a las chicas... ¡y alcanzándolas!... y
matando chingers y atacando a los oficiales con granadas de fragmentación... todas
ellas cosas bastante contrarias al camino en el que fuiste educado en tu iglesia. ¿Estoy
equivocado?
Las entrañas de Bill se convirtieron en gelatina. Todos los terrores e historias de
fuegos infernales de su infancia surgieron repentinamente a la superficie de su cerebro
y se encontraron allí. Se dio cuenta de que no había pensado en Zaratustra durante
mucho, mucho tiempo... ¡había pecado! Por supuesto que había capillas y cosas de
ésas en el servicio, pero sólo estaban para reforzar el concepto del emperador como un
dios encarnado y para utilizar hostias de comunión cargadas de droga reforzadoras del
entrenamiento. Durante su infancia, Bill había sido del tipo modélico de monaguillo,
orgullo de su madre y voz solista soprano del coro infantil.
—No he sido un buen mazdeísta —gimió Bill con la cabeza penitentemente gacha.
—¿Y qué les ocurre a mis hijos pecadores? —preguntó la voz.
—Son encadenados a una roca en un mar de fuego durante miles de años.
—Bill, voy a buscar las cadenas.
Se oyó un monstruoso retronar metálico y a Bill se le cayó el estómago dentro de las
botas.
—¡No lo digas, no! ¿Quieres decir que... quieres decir que estoy muerto?
Con un horrible gemido Bill cayó de rodillas y levantó las manos en contrita oración.
Desgraciadamente, se olvidó de que en la mano tenía media jarra de cerveza, y se
empapó.
La voz hizo tsk-tsk.
—No desperdicies una buena cerveza, Bill.
—¡Por favor! ¡Por favor! Dame una segunda oportunidad... es todo cuanto pido.
¡Déjame vivir y te prometo llevar una vida mejor, mucho, mucho mejor que la que he
llevado hasta ahora!
—La verdad es que eso no te sería difícil. Pero, Bill, de hecho no estás del todo
muerto.
—¿Ah, no?
—No. De hecho, eres un tipo bastante saludable. Deberías estar muerto, si se tiene
en cuenta la clase de castigo que te has estado infligiendo. ¡Veo una cirrosis,
eventualmente, definitivamente, pero otra vida mortal estaría ya acabada a estas
alturas!
—¡Estoy vivo! —exclamó Bill, riendo y danzando de alegría. Sin embargo, de
repente se detuvo—. Pero si no estoy muerto... ¿dónde estoy, entonces?
—Resulta un poco difícil de explicar, Bill, especialmente a alguien con tu capacidad
de atención. ¿Has apretado alguna vez el botón de «pausa» de una pantalla de
televisión holográfica?
—Claro. Tengo una buena formación técnica.
—Sin duda la tienes si puedes dominar algo tan intrincado. —Se advertía una pizca
de sarcasmo en la voz incorpórea—. Digamos que eso es lo que yo he hecho, Bill.
Digamos que sólo quería intercambiar contigo un par de palabras.
Bill asintió con contrición.
—Lo comprendo, oh grande en tu sabiduría y bondad, gran Zaratustra. Te estoy
escuchando. Con mucha atención. ¿Quieres que deje de beber? Dejaré de beber.
¿Quieres que deje de maldecir? Dejaré de decir «cojones» para siempre. Comenzaré a
ir nuevamente a la iglesia. ¡Pero nada de rocas! ¡Nada de cadenas!
—No hay nada que temer... eso no es lo mío. Es un fraude que inventaron algunos
monjes para mantener a los campesinos a raya. De hecho es sólo un mito, Bill. De
todas formas, no estoy aquí para amenazarte. Pensé que estarías interesado en tener
la oportunidad de salvarte, de redención y de adquirir un valor doble para tu colección
de rezos eternos.
Bill asintió con ansiedad.
—Lo que tú digas, mister Z.
—Te he rescatado de un lío mayúsculo, mientras tú estabas buceando hacia atrás
en la materia que queda entre el espacio y el tiempo, razón por la que resultabas muy
accesible. Habitualmente no hago mucho caso de los asuntos de los mortales, pero
éste en el que estás tú metido es bastante importante; así pues, aproveché la
oportunidad de poder intercambiar un par de palabras contigo.
—¡Es un placer, oh, poderoso Zaratustra!
—Eso es hablar bien, Bill. Un poco de obsequiosidad y sacrificio hacen mucho por la
alegría de un dios. Yo me considero una deidad bastante indulgente, para lo que son
las deidades. Nada de esas cosas de ser vengativo y rencoroso como mi colega
Jehová; ni como Alá, que va por ahí cortando manos y cosas parecidas. Mi filosofía con
respecto a la creación universal ha sido bastante poco intervencionista. Libre albedrío y
cuestiones por el estilo, ya me entiendes. El lío en el que la Humanidad se ha metido a
sí misma es bastante responsabilidad suya, ¿de acuerdo?
—Justo en el blanco, señor!
—Guerra, asesinato, oficiales, infanticidio... es un poco difícil hacer caso omiso de
todo eso. Pero yo trato de hacer todo lo que puedo.
—Pero matar chingers... eso es fantástico, ¿no, señor? ¡Mataré cantidades de
chingers por ti! ¡Incluso me cargaré a Bgr si quieres!
—Bueno, en realidad, Bill, ésa no es precisamente mi intención. Especialmente dado
que los chingers son unas criaturas muchísimo mejores que vosotros, los humanos. A
veces pienso que puse vuestros prototipos en la cabeza de ellos o algo así. ¡No, Bill,
los chingers, no!
—Los cómics de porno duro. Ésos tienen que desaparecer.
—No si yo consigo salirme con la mía. Son divertidos. Echo de menos su lectura...
pero te has acercado bastante. Sin embargo, supongo que son para las personas
ingeniosas. Te agradezco, hijo mío, que me lo hayas hecho notar. Quizá seas más
inteligente de lo que yo creía. No, ciertamente no se trata del porno duro, Bill. Me
refiero a los nazis.
—Los nazis.
—Sí. Los nazis, hablando de excrementos... ¡Hay que detenerlos o se apoderarán
del Universo! Ya siento su aliento en mi pescuezo.
—Pero...
—Buena pregunta, Bill. ¿Por qué iban a molestarme a Mí? Bueno, te lo diré. En
realidad todo este asunto es culpa Mía. Si los dioses pudieran sentirse culpables, yo
me sentiría incluso culpable. Verás, estaba yo cocinando un guiso de moralidad y vida
santa para un nuevo mundo que estoy diseñando, pero lo dejé expuesto al sol
demasiado tiempo y se quemó. Sin pensarlo, me limité a tirarlo. Desgraciadamente,
aquella masa de decadencia cayó en la Tierra, concretamente en un país llamado
Alemania, y se lió la cosa. ¿Es necesario que te explique algo más?
Bill parpadeó.
—¿Qué pasó entonces?
Se oyó un suspiro celestial.
—Bueno, evidentemente tendré que explicarte algo más. ¿O todo? Obviamente, sí.
Aquella porquería se extendió y voila: nazis. ¡Imagínate! Nazis, una forma de vida
incluso más baja que la de los abogados, los emperadores o los alféreces.
—¿Y qué tengo que hacer yo entonces, Zaratustra?
—Algo muy simple. Luchar contra el nazismo. Según mis fuentes de información,
ellos son los que están detrás de todo este asunto del deslizamiento temporal.
Pisotéalos, Bill, tienes mi permiso e instrucciones; ¡haz eso y mi luz brillará sobre ti!
—¡Así lo haré, gran Zaratustra! Dedicaré todo mi entrenamiento militar a esa tarea.
Pero hagamos lo siguiente: me ayudaría mucho con los problemas de transporte si
pudieras decirme dónde están, si me pusieras en contacto con ellos.
—Bueno, Bill, a pesar de lo mucho que me gustaría hacerlo, y en verdad lo digo,
tengo un problema de información. Detesto admitirlo, ¡pero realmente no sé qué está
ocurriendo! Alguna otra deidad parece haberse apoderado de este hilo concreto de tu
vida, y por dios que está haciendo contigo una labor de fantasía en punto de cruz...
—Pero... pero... —«pereó» Bill con bastante incoherencia.
—Ya sé, Bill, que duele oír esas cosas. Puede que yo sea inmortal, pero no soy
omnipotente. Estarás solo, a pesar de que mis mejores deseos están contigo, por
supuesto. Así que... ¡ve y cárgatelos, tigre!
Acto seguido la nube desapareció de debajo de los pies de Bill, y él volvió a quedar
sumido en la confusión total.
Confusión total, Mundoperegrino, era una pequeña ciudad nave de propulsores
emplazada justo a este lado de ninguna parte y muy al sur galáctico de algún lugar. Era
un sitio bien conocido por los colonos que se detenían a empaparse de las desgracias
y tribulaciones que podían esperar sufrir en las respectivas colonias planetarias que
habían elegido y quizá a remojar el gaznate con un poco del licor casero poco
destilado. La teoría era que si uno sobrevivía al licor de Mundoperegrino, podía hacer
frente a las variadas y diversas condiciones de cualquier trozo de desecho de roca
intergaláctica a la que fuera a dar con sus huesos.
Bill se halló en medio del aire por encima de una acera de Confusión Total, caído,
como en realidad ocurría, de la inconsecuencia misma del tiempo. Se trataba de una
acera de cemento, realmente dura, y Bill había surgido a la existencia a unos dos
metros por encima de ella. Cayó y se golpeó contra el duro suelo pero, al ser el soldado
veterano que era, convirtió la caída en una voltereta de hombro, contrarrestando la
mayor parte del impacto. Se puso de pie y se sacudió la ropa. Mientras maldecía en
voz baja, miró los alrededores. Aquél no era un lugar notable.
El cielo era verde.
En el cielo verde había dos... no, tres soles.
Algunos de los transeúntes, según advirtió, no eran seres humanos. En realidad,
hicieron caso omiso de él y se comportaron como si el hecho de que un soldado
galáctico cayera del cielo fuese un acontecimiento de lo más normal.
En los terrados cónicos de los edificios crecían flores galácticas. Un aroma
almizcleño agridulce, como de aceite capilar y vinagre, flotaba en la atmósfera. A lo
lejos estaba aterrizando un cohete sobre una columna de fuego.
—Hummm —dijo Bill—. Me pregunto en qué época de la historia de la Tierra estaré
ahora. —Volvió a recorrer el entorno con la mirada—. ¡Una época extraña, seguro!
Caminando calle abajo venía un anciano. Bill le llamó.
—Dígame, abuelo... ¿no podría decirme qué era de la historia de la Tierra es ésta?
—¿Estás borracho o algo parecido, hijito?
—No... pero ojalá lo estuviera. Le he hecho una pregunta sencilla, ¿no?
—No, porque esto no es la Tierra, hijito. —El anciano escupió jugo de tabaco. La
acera era un blanco fácil, pero él consiguió errar y darle a la bota de Bill en su lugar—.
¡Esto de aquí es Confusión Total!
—La historia de mi vida —musitó Bill, mirando la mancha marrón.
—Pero vayas al sitio que vayas, no irás a la Tierra. Esto es Mundoperegino. ¡En año
de nuestro Nefando Emperador, Fechaestelar 234152!
Bill parpadeó.
—Pues eso es alrededor de un año antes de que yo naciera. Pero éste es un sitio de
la galaxia completamente distinto de Phigerinadon II.
—Hablas como sí hubieras perdido los tornillos. ¿Heridas de guerra?
Bill se rascó la cabeza. Así pues, había sido catapultado a través del espacio y el
tiempo hasta un lugar completamente nuevo. ¿Pero por qué? ¡Simplemente, aquello no
tenía ningún sentido! Sin embargo, ¿qué diferencia podía representar con respecto a la
vida que había llevado últimamente? Excepto, por supuesto, la de proporcionarle una
realidad sólida y fiable.
—Heridas de guerra, sí, algo así —respondió Bill—. Sólo una pregunta más, una
realmente fácil. ¿Hay algún bar por aquí cerca?
—Sí, calculo que sí. Justo a la vuelta de la esquina, en la calle del Nihilismo
Absoluto, hay un local realmente bonito llamado Salón de Sally. ¡Dígales que le envía
Willy-Chico!
—¡Gracias, Willy-Chico!
—¡Diablos, no soy yo Willy-Chico! —le espetó el anciano mientras se alejaba.
Pero Bill no lo oyó. En su cabeza danzaban visiones de botellas de cerveza.
Dio la vuelta a la esquina de Nihilismo Absoluto, e inmediatamente vio el neón
indicador que anunciaba: Salón de Sally. Necesitaba un par de copas antes de
averiguar cómo regresaría a Mundobar, salvaría al Universo del ataque de los hippies
de Mundoinfierno y de la amenaza nazi y ese tipo de cosas. Entró en el salón, que era
de su estilo de bar: oscuro, húmedo, y apestando a cerveza rancia y culos muertos.
Cogió un taburete y se sentó directamente delante del camarero de la barra que tenía
cara de aburrido y unos brazos como jamones.
—¡Me ha enviado Willy-Chico! —dijo Bill.
El camarero le propinó inmediatamente un puñetazo en la cara.
Cuando Bill consiguió volver a subirse al taburete, tenía el puño cerrado con la idea
de lanzarle al camarero un puñetazo de respuesta.
Se encontró ante el vaso más largo que había visto jamás, lleno de un fluido
ambarino que sólo podía ser whisky, junto a una jarra de cerveza de buen tamaño.
—¿Qué? —murmuró Bill, con la cabeza zumbándole de confusión.
—Es el código de las bromas pesadas, amigo —dijo el camarero—. Todos los recién
llegados a Mundoperegríno lo pasan. Éste es un mundo fronterizo, compañero. Somos
un poco duros, pero también gente de buen corazón. Disfrute de sus copas gratis.
Bill no necesitó que se lo dijeran dos veces. El whisky era asqueroso pero contenía
alcohol; la cerveza era floja pero estaba fría. ¡Qué demonios!, aquello era la frontera.
Mientras bebía y miraba al espejo que había detrás de la barra, vio que Elliot Metadrina
entraba por la puerta. Elliot sonrió y acercó un taburete a la consternada figura de Bill.
—Camarero, tomaré lo que sea que esté bebiendo este amigo mío. Y dígale que
cierre la boca antes de que se le meta dentro una mosca.
—¡Ergluc! —Bill «erglucó» y cerró la mandíbula—. Pero si tú estás muerto; te
mataron de un tiro en el tren subterráneo.
—Jesús, Bill, llevas el papel de estúpido hasta sus últimas consecuencias. ¿Es que
has olvidado que sir Dudley es la puerta temporal? Me llevó rápidamente hasta la
fábrica que había hecho el cuerpo anterior, y me entregaron otro. Está esperando ahí
fuera y dice que bebamos de prisa porque hay que marcharse.
—¿Hacia dónde?
—Me alegro de que me lo preguntes. —De un bolsillo se sacó unas gafas oscuras y
se las puso—. ¿Te gustan las gafas de sol? Son necesarias en el sitio al que vamos.
—No me lo digas —contestó Bilí—. Vamos a un planeta realmente brillante.
—No —respondió Elhot-Chinger—. En realidad, la Tierra tiene un coeficiente
intelectual muy bajo. Es allí adonde tenemos que ir. A la Tierra. A Hollywood, California,
Bill. ¡Al siglo veinte! A ver a un productor de cine llamado Boladecieno Sid, que tiene su
propia productora cinematográfica.
Acabaron las copas, saludaron con la mano al camarero, que les respondió con un
gruñido, y salieron.
—Es fantástico volver a veros, amigos —dijo sir Dudley—. Creo que esta vez he
calculado correctamente las coordenadas. ¿Nos vamos?
Por una vez, sir D. lo hizo bien. Sus pies se posaron sobre un suelo alfombrado... y
ante ellos había una puerta acristalada con la inscripción: producciones ese-ese. Elhot
la abrió y entró a paso de marcha.
—¿Tiene una cita? —bostezó la recepcionista mientras limaba en punta una uña
como un estilete.
—Yo no necesito una cita. Soy Elliot Metadrina.
—Telefonee antes, vuelva más tarde, piérdase.
—El mismo Elliot Metadrina que le envió a su jefe un cheque por valor de quinientos
mil dólares.
La silla se estrelló contra el suelo y ella se lanzó hacia delante para besarle ambas
manos.
—¡Pase! ¡Le está esperando! ¡Qué maravillosa película sera ésa! Si fuera usted tan
amable de sentarse, cambiaré la presente cita del señor Sid para ponerle a usted.
La recepcionista se fue rápidamente pasillo abajo, meneando las caderas de forma
muy atractiva mientras caminaba con sus tacones de punta fina. Bill la observó hasta
que desapareció de la vista, y luego se dejó caer en una silla. Todas aquellas carreras
de aquí para allá estaban resultando bastante agotadoras.
—¿Qué es todo eso de la película, qué ha ocurrido con los nazis temporales? —
preguntó Bill—. ¿Y qué hay de nuestra misión?
—Después de que te perdimos, me di cuenta de ello —dijo Elliot—. ¡Disponemos de
todo el tiempo que existe! ¡Quiero decir, que tengo a mi disposición una puerta
temporal portátil! Podremos tratar con los nazis temporales desde el futuro, en nuestra
propia casa. Regresé al pasado y acabé con esa locura de los escritores de
Bloomsbury, les aparté de los libros de porno duro que estaban produciendo.
—¿Cómo lo conseguiste? —preguntó Bill.
—Sería difícil explicártelo a ti, dado que dudo que alguna vez hayas oído siquiera
hablar de Bloomsbury. La parte más dura fue la de leerme un ejemplar del libro que
habían producido antes deque el cambio temporal les pusiera a escribir porno duro. Lo
que yo hice fue pincharles en su debilidad por la ofuscación y la autocomplacencia. Les
deslicé en las manos algún material acerca del deconstruccionismo, y se pusieron en
marcha.
—¿No había por ahí un dios empeñado en ayudarles?
—¿Has estado fumando hierba y yo no me he enterado? Espera, oí algo acerca de
eso en la cadena de deidades. Había una vieja deidad rechinante llamada Zaratustra
que andaba por ahí haciendo ruido. Le echamos con cajas destempladas. No te
preocupes por él.
—Bueno, me alegro de que los nazis hayan desaparecido... ¿y qué es todo esto de
la película? —preguntó Bill, estirándose lánguidamente en un sofá.
—Es muy simple. —El lagarto alienígena disfrazado de Elliot dio unos pasos por la
alfombra roja—. Bill, tú sabes cuánto tiempo hace que estoy intentando evitar que los
seres humanos le hagan la guerra al pueblo chinger, ¿no es cierto?
—Supongo que así lo has estado haciendo; pero no puedes culparnos. ¡Vosotros
sois unos monstruos paganos alienígenas!
—¡Bill, me sorprendes! —gimoteó Elliot-Bgr con una lágrima a punto de caerle—.
¡Después de todo por lo que hemos pasado juntos! Después de todo lo que he
intentado explicarte acerca de la paz y del fin de la guerra. Es una vergüenza.
—De acuerdo, lo había olvidado. Creo que eso no fue más que una frase de lavado
de cerebro militar. Debería pensar mejor de ti, ya que me salvaste la vida en el tren
subterráneo.
Elliot asintió:
—Eso está mucho mejor. Yo tengo una opinión más elevada de ti, Bill. ¡De hecho, se
me ha ocurrido que tú eres perfecto para mis planes.
—¿Tus planes? Ah, esta cuestión de estrellas cinematográficas. Vale.
—¡Imagínatelo, Bill! ¡Con la tecnología adecuada y una puerta temporal como sir
Dudley, puedo rodar la verdad! Voy a titularla La guerra humanidad contra chingers,
protagonizada por ti, Bill. Incluso podría ponerle tu nombre. Bill, el héroe galáctico. Va a
mostraros a vosotros, los seres humanos, como los maniáticos incendiarios asesinos
que sois... y va a darnos millones aquí, en la Tierra. No sólo va a dar millones, sino que
el coste de producción será prácticamente nulo. Todos los efectos especiales, la
sangre, el drama y la muerte serán reales. Tengo aquí un super compact disc con
metros de auténtico rodaje de batallas espaciales verdaderas. ¡Es casi un documental,
Bill! Y tú te convertirás en una estrella. ¡Ya no tendrás que ser un soldado de nave
estelar! ¡Ganarás dinero suficiente como para comprar la totalidad del planeta!
—¿Mundobar? —jadeó Bill, lleno de esperanza.
—Si eso es lo que tú quieres —respondió Elliot-Bgr—, eso es lo que tendrás. Suena
bastante bien, ¿eh?
—Suena increíblemente fabuloso —gritó un hombre robusto con un enorme cigarro
en la boca mientras entraba por la puerta—. Entren y sean famosos además de ricos.
Yo soy Sid.
La enorme limusina se deslizó a través de la entrada principal de Sidsli Productions y
se detuvo suavemente ante el plato número 3.
—Esto es —dijo Sid, blandiendo su cigarro en dirección al lujoso plato—. Ayer
mismo acabamos con una bomba increíblemente intelectual, pero aun así emotiva, ya
sabe, por las damas, una película, provisionalmente titulada Verdes criaturas viscosas
de los abismos marcianos. Los decorados están allí, su estrella principal está aquí, el
cheque está en el banco... así que dejemos rodar a las cámaras.
Les introdujo por una entrada de puerta doble en el interior de una gigantesca sala a
oscuras. Se oyeron sonoros chasquidos al encenderse algunos focos, y Sid comentó
con orgullo:
—¡Qué hermosura! Este plato cuesta un pastón, pero Sid no hace nada a lo pobre!
—¡Especialmente con mi dinero! —observó diestramente Elliot-Bgr.
—¡Fue usted quien lo dijo, no yo! Pero la calidad hay que pagarla. Y eso es calidad.
—A mí me parece bastante chapucero —musitó Bill.
—Su galán no sólo es guapo y capaz de hablar, sino que ¡vaya sentido del humor
tiene! Sid miró a Bill con un amenazante ceño fruncido y mordió su cigarro; luego sonrió
de forma muy poco sincera con un aspecto parecido al de un tiburón; nada más y nada
menos lo que él era, en aquella industria de pobres peces.
Los decorados se podrían definir como un compendio de todas las ideas mediocres
jamás concebidas por todos los tontos que alguna vez decidieron hacer una película
mala de ciencia ficción; de las cuales había legiones. Generadores Vandergraaf,
maquinaria imposible, palancas enormes como las de un cambio de vía instaladas en
paneles eléctricos; y muchas otras cosas que es mejor no describir.
—Primero la prueba de fotogenia —dijo Sid—. Llevemos a Bil hasta allí...
—Es Bill, pronunciado con dos eles.
—Lo siento. Un actor sensible. Me gusta. Comunica pasión en un momento dado y
compasión al siguiente. ¡Me robas el corazón, Bill! Tu carrera está comenzando... y
muy pronto tu estrella brillará en el firmamento cinematográfico, apagando con su brillo
todas las otras nebulosas, estrellas y asteroides que en él brillan.
—Sus conocimientos de astronomía tampoco son demasiado buenos —dijo Bill
severamente—; pero yo le enseñaré una o dos cosas acerca de las estrellas, ja, ja, ¡y
también de la guerra y la vida!
Arrebatado, anduvo por el plato con paso majestuoso, metiendo la tripa hacia dentro
y sacando pecho, mientras lo que veía ante sí no era aquellos que tenía delante, sino
su próximamente consumada carrera de actor. ¡No sólo un actor, sino una estrella!
—¡Cámara! ¡Sonido! ¡Encended unos cuantos arcos más, para que pueda verle el
brillo de los ojos! —gritó Sid—. ¡Listos por la derecha... listos por la izquierda... fuego a
discreción!
Realmente fue bastante aburrido y monótono, y sólo Bill y Bgr disfrutaron de aquello;
uno soñando con la gloria del estrellato y el otro con la salvación de su especie. Sir
Dudley apretó los dientes con agonía y se quedó dormido instantáneamente. Sid tenía
problemas para ver con la niebla de signos de dólar que le danzaba ante los ojos. Los
maquinistas, electricistas, carpinteros y demás personal prestaron atención durante un
rato porque aquello era un ejemplo de la peor actuación que habían visto jamás; lo cual
era mucho decir. Pero pronto se quedaron dormidos incluso ellos y fueron
silenciosamente maldecidos por el cámara que, por fuerza, se veía forzado a
permanecer ligeramente despierto.
Ningún cliché de aquella mala actuación quedó sin filmar. Ningún polvoriento atrezo
de ciencia ficción quedó sin usar, ninguna chispa de creatividad se salvó de ser
extinguida de forma instantánea.
—¡Toma eso... y eso... asquerosa forma reptante de vida alienígena! —espumajeaba
Bill por los labios húmedos de saliva.
—¡Sid,.. tengo que hablar contigo!
—¡Corten! —gritó Bill y espumajeó él mismo—. ¿Quién es? ¿Qué pasa? ¡La luz roja
estaba encendida, estamos rodando una obra maestra y tú entras! —Se cubrió los ojos
con la mano para ver a pesar de las fuertes luces, y distinguió dos siluetas que se
aproximaban.
—¡Yo le conozco! Usted es Bluto, mi chófer-guardaespaldas. Debería usted conocer
mejor su deber, y si no, tú sí deberías conocer el tuyo, Sheldom Fastbuck, mi amigo de
toda la vida y mi contable.
—Es precisamente debido a que lo conozco —dijo Sheldom, cuyas palabras
destilaban pesimismo—, por lo que tengo conocimiento del precio de la película, las
cámaras, el sindicato de cámaras...
—¡Cuidado con la mierda que diga tu lengua acerca del sindicato! —le gritó el
cámara.
—Pido disculpas, estoy trastornado —gimió Sheldom—. Adoro los sindicatos... mi
hijo es representante de los obreros portuarios..., pero tengo que darle a Sid esta
noticia desesperanzadora de inmediato, si no antes.
—¡Mi adorada madre que está en Miami!... —chilló Sid con dolor.
—... ¡está en perfecto estado de salud! Al igual que tu querida hermana y tu padre
que está en la cárcel. No vengo a hablarte de nada que tenga que ver con el bienestar
de tu familia, sino de algo más importante. Vengo a hablarte... del banco.
Se hizo un profundo silencio. El aire se congeló. Síd jadeó y dio un paso atrás.
—¿Qué pasa con el banco? —preguntó con una respiración.
—El banco ha llamado...
—iDímelo!
—¡Han llamado por un cheque!
—No me ahorres los detalles... ¿un cheque pequeño?
—Un cheque grande. El cheque que te dio este monstruo. ¡Era... un cheque sin
fondos!
—¡Me han engañado! —chilló Sid.
—Tanto como de aquí a la Luna.
Ahora, la voz de Sid sonó tan fría como la muerte. Se volvió y señaló con un dedo
cruel.
—¡Bluto... mata! ¡Estas sabandijas... fuera!
Para ser tan grande y pesado, Bluto era rápido como un rayo aceitoso. Mientras la
palabra «fuera» resonaba aún en los cabrios, él ya tenía a Elliot-Bgr cogido por los
fondillos del pantalón y le estaba lanzando por la puerta de emergencia.
—¡Se lo advierto! —exclamó sir Dudley despertando con un sobresalto—. Espere...
no puede usted hacer eso.
—Bluto ya lo ha hecho, amigo, así que no se meta —advirtió éste con una mueca, a
la vez que cogía a Bill mientras hablaba. Bill luchó inútilmente contra aquella presa de
acero. Sir Dudley dio un paso adelante para protestar en el mismo momento en que
Bluto elevaba a Bill hacia atrás para describir un arco de lanzamiento... y luego le
arrojaba hacia la puerta.
Pero sir Dudley se hallaba en medio del camino. Retrocedió, pero era ya demasiado
tarde.
Bill fue arrojado a través de la puerta temporal, al interior de los caminos sin rumbo
de los pliegues del tiempo.
Cuando Bill se despertó, advirtió de inmediato dos cosas.
La primera, que no tenía dolor de cabeza. La segunda, que estaba tan sobrio como
una roca. Estos dos hechos eran sorprendentes. Físicamente se sentía bastante bien,
descansado y en forma. Lleno de energía, como solía sentirse los días de fiesta en
Phigerinadon II después de haber dormido toda la noche. En realidad, se hubiera
quedado exactamente donde estaba tumbado, disfrutando de aquella sensación de
bienestar, de no haber sido porque repentina e inequívocamente ¡se dio cuenta de que
no tenía ní la más ligera idea de dónde demonios estaba! Abrió los ojos. Por encima de
él se erguía una pared de chapas remachadas. Detrás sonó una suave alarma, y
desvió la vista para observar una especie de panel de instrumentos con esferas y
pantallas digitales. Oyó el sonido de pasos suaves que se acercaban a él.
—¡Bien, pues! Ya se ha despertado —dijo una voz clara y precisa—. ¿Cómo se
siente hoy?
—Bien —contestó de forma evasiva.
Miró a quien le hablaba, y vio un hombre de aspecto indefinido de cabello corto, de
rostro suave y anguloso que llevaba una bata de médico y una tabla sujetapapeles que
consultó.
—Bueno, chico, quienquiera que sea, estaba bastante hecho un asco por dentro.
Estómago de soldado, lo llamamos nosotros. No podemos aceptar ese tipo de cosas,
no señor; así que le limpiamos químicamente. Usted ya no es físicamente adicto al
alcohol. Su hígado no está precisamente en unas condiciones óptimas, pero no
teníamos ningún otro a mano, así que tendrá que arreglárselas como pueda con ése.
Se acabó la bebida para usted; lo cual está muy bien, ya que es poco probable que
pueda conseguirla en el sitio al que van a enviarle dentro de poco.
—¿Adonde van a enviarme? —preguntó Bill, sentándose en la cama. Todo a su
alrededor olía elocuentemente a puente-enfermería.
—Desde el hospital, los soldados son habitualmente enviados a Mundomuerte 69; y
usted es un soldado. Eso lo sabemos. ¿Quién más iba a tener unos colmillos de
laboratorio implantados, dos brazos derechos y un pie de metal? Usted nos pertenece
en cuerpo y alma. Pero la pregunta ahora es, ¿quién es usted?
—¡Soldado Bill! Ése soy yo. Estoy destinado al Galactic Bureau of Investigation. ¿En
qué año estamos?
Bill no estaba habituado a hablar con claridad, pero sin duda resultaba muy útil en
aquella extraña situación.
—9435.24, fecha estándar galáctica —respondió el hombre.
—¡Eso es hace dos años, aproximadamente!
El médico le dirigió una mirada perpleja.
—¿Hace dos años? No comprendo qué quiere decir usted.
—Dos años antes del momento en el que regresé en el tiempo. Como ya le he dicho,
estoy en misión por cuenta del GBI.
—Se lo repetiré, soldado. ¿Quién es usted?
—Bill. Soldado Bill.
—Sí. Eso es lo que nos hizo creer su modelo retinal y sus huellas dactilares. Sin
embargo, lo comprobamos en los registros. Actualmente el soldado Bill se está
recuperando de una operación quirúrgica de pie. De hecho, anticipándonos al momento
en que usted despertara, hemos contactado con él a través de la televisión de
transmisión espacial de alta velocidad e imagen ultralumímca. —El médico chasqueó
los dedos. Los enfermeros entraron con un televisor sobre ruedas. El doctor lo
encendió.
La imagen mostraba un bar. Sentado en el bar, ante una copa, Bill reconoció
inmediatamente a un hombre que era claramente él mismo.
—Discúlpeme —dijo el médico, hablándole a la pantalla—. ¡Discúlpeme, soldado!
El hombre del bar parpadeó, bostezó y levantó una mirada turbia hacia la cámara de
televisión, hacia ellos.
—¿Quépassa? —preguntó de forma incoherente.
—¿Cómo se llama usted, soldado?
—Bill. Soldado Bill. Es con dos eles, y no lo olvide, cabeza de mierda...
—¡Doctor Cabezademierda! ¡Quiero decir, Doctor Magnus Fraud! Del Cuerpo
Médico Intergaláctico. Ponga atención, cállese... y escuche. Tenemos un ligero
problema, soldado Bill. Aquí hay un soldado que dice ser él el soldado Bill. Pensamos
que podría usted ayudarnos a aclararlo.
—¿Qué? —preguntó el hombre del bar, tratando de comprender lo que estaba
ocurriendo—. ¡Yo estoy aquí!
—¿No reconoce usted al hombre que está a mi lado?
El hombre del bar meneó la cabeza para enfocar la vista, parpadeó unas cuantas
veces y luego echó mano a su cerveza.
—Nunca le he visto antes. Es demasiado feo como para ser yo. —Vació el vaso.
Bill estaba pasmado.
—Eh, óyeme, imbécil borracho. ¡Soy yo! ¿Es que no me reconoces?
—Para nada —dijo la versión más joven de Bill—. Tú te pareces a mí. Pero yo estoy
aquí y tú estás allí. Adiós.
—¡Le han clonizado alguna vez, soldado Bill? —le preguntó el médico a la pantalla
de televisión.
—No, que yo sepa.
—Ya entiendo. A este hombre le encontramos inconsciente porque parecía haber
aterrizado sobre la cabeza... y no sabemos de dónde procede. ¿Está usted seguro de
que no puede ayudarnos?
—No. Pero si deciden desmantelarlo, quiero uno de sus pies.
—¡Yo tengo los mismos problemas de pie que tú, idiota! —dijo Bill primero—. ¡Mira
aquí! ¡Este me lo volé de un disparo en Veneria! ¿Lo recuerdas?
—¡Eh, Veneria! Eso sí que es una casualidad. Eí mío también voló de un tiro en
Venena.
—¡Por supuesto que sí... porque tú eres yo! Sólo que dos años antes. Quiero decir,
que yo soy tú... dos años más tarde de ahora. ¡Estoy viajando en el tiempo!
—¿Ah, sí? Cuida bien del otro.
Hubo un problema alcohólico de transmisión. Bill levantó un dedo como si fuera a
decir algo... Luego se tambaleó hacia atrás en el taburete y cayó inconsciente sobre el
suelo.
—Muy bien. Es suficiente, más que suficiente —dijo el médico—. No le ha
reconocido. Usted tiene que ser un impostor, a pesar de que es lo suficientemente
humano.
Se encaminó hacia el televisor para apagarlo.
—¡No, espere! ¡Bill! —gritó Bill—, Despierta, Bill. Tú eres mi única esperanza, ¡No
quiero ir a Mundomuerte 69, Bill! —La única respuesta que obtuvo fueron unos
ronquidos.
—Se acabó —concluyó el médico apagando el aparato—. Estamos perdiendo el
tiempo. Saldrá hacia Mundomuerte 69.
El médico asintió con la cabeza en dirección a los enfermeros, que inmediatamente
le aplicaron los necesarios inmovilizadores al errante soldado no identificado.
—Coged a esta carne de cañón y encadenadle, muchachos. Cumplirá con su deber
para con el emperador... ¡y probablemente encuentre una horrible muerte durante su
cumplimiento!
Bill luchó inútilmente. Muy pronto, los enfermeros le estaban arrastrando fuera de la
sala.
—Ah, soldado No-Bill —exclamó el doctor—. Recuérdelo. Nada de beber. Es malo
para su salud.
Los PM le recibieron con gran deleite y, con puntapiés y gritos, le arrojaron a la nave
mortal a la que estaba destinado; le encadenaron firmemente a un suelo húmedo y
apestoso. No fue hasta entonces cuando Bill recordó el brazalete que le habían
entregado Bgr y sir Dudley.
Gimiendo, se volvió sobre la cama de paja a la que le habían arrojado, y examinó su
muñeca. Efectivamente, allí estaba el brazalete, de acuerdo, pero ¿dónde se hallaban
ahora sus compañeros del espacio/tiempo que habían prometido venir a rescatarle si
se perdía?
Entonces lo recordó.
Bgr había dicho que aquella cosa no funcionaría si estaba cerca del impervium... y
durante todo aquel tiempo no había estado en otro sitio que naves espaciales y naves
de transporte, hechas de impervium.
¡No podían rescatarle porque no había forma de que supieran que él estaba allí!
Bill se tendió de espaldas sobre la paja y lanzó un suspiro de desesperación.
Después de todo el trabajo que había realizado, allí estaba, encadenado a una nave
con destino a un Mundomuerte, probablemente muy parecido a Veneria, donde se
había hecho añicos un pie para poder marcharse. La diferencia radicaba en que el tipo
de lucha contra los chingers que llevaría a cabo en Un Planeta Dejado de la Mano de
Dios —Mundomuerte 69—, no tendría tal vía de escape. Si se volaba ambos pies, la
Armada le haría luchar de rodillas.
Bill yacía gimiendo en la paja húmeda y apestosa.
¡Oh, qué vida!
¡Y tendría que aguantar todo el viaje en estado de absoluta sobriedad!
Los días se deslizaron lenta y artríticamente.
Bill subsistió gracias a su antigua y demasiado familiar dieta a base de agua
absoluta y químicamente pura en la que estaban disueltos dieciocho aminoácidos,
dieciséis vitaminas, once sales minerales, un éster ácido graso y glucosa.
Era una cosa monstruosamente repulsiva... pero le mantenía con vida.
Sin ningún cómic para leer ni sustancia alcohólica alguna para beber, muy pronto se
aburrió de forma inenarrable. Lo único que podía hacer era revivir su vida a base de
recuerdos, y dado que su memoria era demasiado pobre por culpa de todos los años
de alcoholismo, esa actividad le ocupó unos cuarenta y cinco minutos.
Tras revivir su vida ciento dos veces, Bill se sintió indeciblemente aburrido y cedió a
lo inconcebible.
Se tiró de la oreja y accedió al implante lobular con el fin de tener a alguien con
quien hablar, incluso a pesar de que ese alguien fuese una inteligencia artificial muy
artificial. Inmediatamente fue recompensado con el lamento de la música country y
western.
—¡Hola, compañero! Aquí Al. Estaba preocupado porque no te ponías en contacto
conmigo con la misma frecuencia que antes.
Bill no se molestó en decirle a aquella cosa que realmente se había olvidado del
implante, que era una maravilla de bio-electrónica directamente conectada al cerebelo
de Bill. También había olvidado que disponía de un almacén de música étnica que se
empeñaba en tocar. Pero también tenía una asombrosa base de datos de conocimiento
y algo de inteligencia, además de que podía usarse como una cómoda calculadora de
bolsillo. Había olvidado también cuan irritante era aquel trasto. Estaba aparentemente
equipado con todo tipo de artilugios sensores conectados al sistema nervioso de Bill:
memoria de un nanochip, una inteligencia rudimentaria y un simulador de voz nasal. Bill
maldijo al programador demente que había diseñado el sistema y sentía también un
gran amor por la música étnica de la Tierra ha-mucho-desaparecida. Debía de haber
grabado un banco de datos digitalizado de alguna nave espacial antigua, y haberlo
metido en la oreja de Bill. Pero había hecho un software tan malo que algunas
porciones de música se deslizaban al interior del resto de los programas.
—Dime algo, tío —silbó nasalmente Al—. ¿Dónde estamos? ¿Qué está ocurriendo?
¿Cómo va la misión? ¿Ya has arreglado todo ese problema del agujero temporal?
Espero que así sea. Me gustaría regresar a la central.
Bill estuvo a punto de volver a desconectar aquel trasto, pero luego recordó cuan
aburrido y desdichado se sentía. Quizá podría llegar a gustarle la jodida música étnica
que sonaba siempre como telón de fondo.
—Estoy encadenado a una nave espacial que viaja en dirección a Mundomuerte
69... Un Planeta Dejado de la Mano de Dios —explicó Bill, lleno de auto compasión—.
Y además, me han enviado hacia atrás en el tiempo. Todavía estamos a dos años de
distancia del día en el que tuve la entrevista con J. Edgar Insuflador. A dos años de
distancia del momento en el que te instalaron en mi persona. A dos años, y a muchos
años luz de distancia.
No hubo respuesta inmediata. Las noticias habían provocado claramente en el
implante un estado de pasmo electrónico.
—Esto es una juerga, viejo amigo —dijo finalmente el trasto—.
¡Quién hablaba de estar en el momento equivocado en el sitio inadecuado!
—Yo diría que sí.
—Soldado Bill. Detecto en ti algo bastante diferente.
—¿Qué es? ¿Absoluta y total infelicidad en contraposición a la mera negra
depresión?
—No. Pareces... no sé muy bien cómo escupirlo... pero... pareces completamente
sobrio.
—Eso es porque no he estado bebiendo últimamente, idiota Al. No he bebido nada
excepto el fango que aquí llaman comida.
—Buen amigo mío, es más que eso. Pareces... bueno, ahora que compruebo los
registros de neurofilamentos, veo que también manifiestan sentido común... ¡tu
coeficiente intelectual ha mejorado!
—¿Mi qué?
—¡Tu nivel de inteligencia, hijito! No es que quiera darte una conferencia, pero,.. —
Se oyó el repentino estallar de una tarantela, y el acento del Al volvió a cambiar—,
¡estoy hablando de tus conocimientos de matemáticas, ciencias, filosofía y lengua!
Hago una comprobación rápida... ¡Mamma mía!... ¡tu coeficiente ha ido de un 90 a muy
por encima de 170!
Cautivado por aquel descubrimiento, Al dejó escapar un torrente de Country
Gardens que sin pausa pasó a Greensleeves.
—No parece que haya sido la bebida a la que eras tan aficionado la responsable de
la supresión de tu inteligencia. Según mis registros, tú eras un granjero, jinete de
robomula, con un ardiente deseo de convertirse en técnico fertilizador. Quizá fueron los
químicos de los fertilizantes los que detuvieron el crecimiento de tu neocórtex. En todo
caso, ahora parece estar creciendo a pasos agigantados. Tal vez recibiste una cantidad
significativa de radiaciones temporales durante estos viajes recientes por el tiempo.
Bill relató toda la triste historia, desde las elevadas cumbres de Mundobar hasta las
actuales profundidades de la tétrica nave espacial en la que se hallaban.
—Debo reconocer que todo eso es bastante desagradable.
—Ahora bien, ¿alguna idea para el futuro? —preguntó Bill.
—¿Has intentado romper la cadena y escapar?
—Ya veo por qué llaman artificial a tu inteligencia. Piensa, retrasado mental
electrónico; si rompiera la cadena, ¿adonde iba a ir? Estamos en medio del espacio
profundo, de camino a Un Planeta Dejado de la Mano de Dios.
—Mundomuerte 69. Ya lo sé. Es deprimente. Sin embargo, míralo desde el siguiente
punto de vista: al menos allí tendrás una oportunidad.
—Una muy pequeña. He estado en Venera. Ese es un Mundomuerte. Los soldados
duran una semana allí, y eso los mejores. ¿Por qué crees tú que encadenan a la gente
en esta nave? Sin duda intentarían amotinarse. Saben hacia dónde les llevan.
A lo lejos sonaron unos cuantos gemidos, como si algunos de los condenados
hubiesen estado escuchando y recordaran el destino que les aguardaba.
—Es espantoso. Pero, presumiblemente, el viaje durará algún tiempo.
—Presumiblemente. —Bill se pasó la mano por la barba de las mejillas y luego por el
pelo de la cabeza—. Ya llevo aquí algún tiempo.
—Tienes que hacer todo lo posible para conservar la cordura cuando todos los que
te rodean pierden la cabeza.
—¡En tal caso, podrías comenzar por no tocar esa música mala durante todo el
tiempo!
—Me encantará hacerlo. Y mientras no tienes nada más que hacer, podríamos
también educarte.
—¿Educarme?
—Sí. Piensa: guardadas en mi base de datos están todas las enciclopedias de la
galaxia, los textos técnicos... todo lo necesario para una educación completa; y, si
puedo atreverme a decirlo, soy también un profesor bastante bueno.
—En fin, creo que prefiero tomarme una cerveza.
—Bueno, creo que prefiero escuchar los únicos dos tipos de música de la galaxia...
country y western. Adiós.
—Bueno, que te jodan también a ti, tío —resopló Bill, cruzando testarudamente los
brazos sobre el pecho.
Pero luego, tras unos minutos de mortal silencio y aburrimiento, volvió a estirarse del
lóbulo auricular.
—¿Estás ahí, viejo compañero? Perdona, me dejé llevar por el genio. Venga, claro
que sí. Hablemos. Tú me enseñas y yo aprendo. ¿Qué dices a eso?
—Nada.
Bill estiró del lóbulo con más fuerza. Esta vez obtuvo un ensordecedor estruendo de
jazz.
—Está bien. Rutina, muchacho. ¿Quieres comenzar por la «A»... o prefieres tragarte
lo que te dé yo?
—Me suena bien eso de tragarme lo que me des —respondió Bill, cuyas glándulas
salivares comenzaron a segregar ante la alusión gustatoria.
Y así, con la ayuda de Al, Bill aprendió, examinando los bancos de memoria que
contenían la sabiduría de las eras.
Aprendió la historia de la especie humana, la historia de las grandes religiones, y del
desarrollo de la ciencia. Muy pronto se halló trabado en largas discusiones socráticas
con Al, y cuando hubo acabado con su curso de filosofía, comenzó los debates con su
implante auricular acerca de los respectivos méritos de la ética de Kant en oposición a
la epistemología de Kierkegaard.
Bill aprendió biología, matemáticas y matemáticas superiores. Aprendió física desde
los mismos principios newtonianos hasta la mecánica cuántica. Incluso comenzó a
comprender cómo funcionaban los motores de las naves estelares, lo cual era un logro
considerable dado que ni los mismos creadores de dichos motores tenían la más
remota de las ideas. Aprendió xenobiología, y principios de xenosociología y
xenoalcantatarillado. Finalmente, comenzaba a comprender algunas de las bellezas del
Universo. Ahora comprendía a la sociedad de Bgr y se daba cuenta de la tragedia que
había caído sobre los mundos chinger bajo la forma de Humanidad.
Bill aprendió durante semanas y semanas, absorbiendo conocimientos como una
esponja absorbe agua.
Cuando aterrizaron, Al, que había estado trazando planes de supervivencia, se
descolgó con uno tan simple que funcionó. Había montones de paja suelta y Bill se
escondió debajo de la asquerosa hacina. Efectivamente, cuando los soldados
prisioneros carne de cañón fueron arriados al exterior, los guardias simplemente
pasaron junto a Bill sin verle gracias a la oscuridad reinante.
Aquél fue el principio de una nueva existencia para Bill. El sórdido entorno carecía
de importancia. Bill descubrió que adoraba el conocimiento, la sabiduría y todos los
temas que el Al implantado le enseñaba. De repente, el Universo se convirtió en un
lugar fantástico y maravilloso, lleno de verdades fascinantes y misterios increíbles.
Comenzó a maravillarse ante los secretos de la vida misma, y con la ayuda del
implante comenzó a unir los trozos de aquel enorme enigma alquímico que había
desafiado a la Humanidad entera, quizá incluso a todos los seres del Universo, a través
de las eras:
¡El significado de la vida misma!
Con su mente e intelecto ampliados de forma maravillosa, Bill alcanzó una verdad
sencilla que de alguna manera habían eludido los filólogos, filósofos y grandes
pensadores teóricos de toda la historia.
La vida tenía, sin duda, un significado.
Pero como era difícil de desentrañar, no podía ponérselo en palabras corrientes.
No, el significado de la vida, para ser entendido correctamente, necesitaba su propio
lenguaje matemático. Dado que la necesidad es la madre de la invención —nadie sabe
quién es el padre—, Bill inventó ese lenguaje. Estaba dirigido hacia una sola meta:
lograr comprender y dilucidar esos evasivos trocitos de significado que conformaban la
totalidad mayor. El significado de la vida.
Finalmente, después de semanas, meses e incluso años, dos para ser exactos, Bill
fue capaz de reducir toda la sabiduría y conocimiento en una corta frase matemática.
La escribió en la pared con un clavo, la leyó y admiró. Allí estaba. El significado de la
vida. Al fin. Cuando llegara el momento, compartiría este conocimiento con la galaxia
entera.
Traducida a grandes rasgos en lenguaje corriente, la frase era:
Vida Joderse.
Vida no significa joderse. Breve. Profundo.
Brillante.
Bill no tenía ni idea de dónde estaba cuando escribió la ecuación. Habían aterrizado
muchas veces durante su cautiverio; siempre se había escondido bajo la asquerosa
paja y había sido pasado por alto. Había perdido la cuenta de los días pasados porque
no había días; sólo la eterna penumbra salpicada por los gemidos y entrechocar de
cadenas de los soldados cautivos.
Admiró la ecuación desde todos los ángulos. Su mente se volvió fulgurante... ¡no,
absolutamente incandescente! Ardía con aquella repentina verdad, y el fuego bramaba
dentro de él con una ardiente y feroz claridad que solucionaría todos los problemas del
Universo.
¡El significado de la vida era la solución a todos los males de la galaxia! Acabaría
con todo el dolor, con todo el sufrimiento. Si al menos pudiera bajarse de aquella nave
infernal y comunicárselo a los gobiernos chinger y al mismísimo emperador, entonces
los chingers y los imperios humanos establecerían al fin, después de tanto tiempo, la
paz.
¡Se acabaría la Armada galáctica!
¡Se acabaría la guerra!
¡Se acabarían el odio, el miedo, la sangre, la muerte y las mutilaciones voluntarias!
No habría más necesidad de emborracharse hasta la inconsciencia. ¡Aquél sería un
Universo de paz, de música, de arte y literatura! Un Universo de cooperación y bondad
universal.
—¡La vida es increíble! —le confió a Al—. ¡Pero sospecho que la disfrutaría mucho
más si tuviera algo decente para comer y pudiera salir de esta nave!
—Tienes razón, pero ¿cómo?
—Bill no lo sabía. Por lo tanto, volvió su mente en crecimiento y llena de luz hacia
otros objetivos. Dado que los galácticos normales tardarían toda una vida en dominar
los principios de su ecuación, Bill se dedicó a trabajar en el problema de cómo traducir
exactamente el significado de la vida a palabras inteligibles para la gente normal. Aquél
no era un propósito fácil, y llegó a una buena cantidad de puntos muertos antes de ver
siquiera la esperanza de alcanzar su meta. Se daba cuenta por fin de que si no era
capaz de comunicarles a los demás el significado de la vida, ésta no podría ejercitar
sus poderes curativos.
Y entonces, un día, mientras trabajaba en una exégesis especialmente difícil, un
hombre pasó corriendo junto a él y se tropezó con la cadena que le unía a la pared, y
que se rompió.
Bill sufrió un repentino ataque de semí deja vu.
Bill se puso de pie.
—¡Quítate de en medio, jodido hijo de puta! —dijo el hombre que le había liberado
sin darse cuenta—. ¡Tengo que salir de esta bañera!
Bill intentó hablar, pero lo había hecho tan poco durante aquellos dos últimos años,
que lo único que consiguió decir fue:
—Lentamente giro... —tronó con voz profunda—. Pasito a pasito... Pulgada a
pulgada...
—¿Tienes algún problema, tío? ¡Yo seguro que sí! ¡Tengo que salir de este trasto!
Bill levantó una pierna de la que pendía la vieja cadena rota.
—¡Estoy libre! —dijo—. ¡No puedo creerlo! ¡Usted me ha liberado! ¡He estado en
esta nave, olvidado, durante años! ¡Y usted me ha liberado! ¿Cómo podré
agradecérselo?
—¡Salga de mi camino! ¡Tengo que bajar por esta escalerilla!
Un altavoz rechinó:
—Dos minutos para el cierre de la compuerta. Próxima parada: ¡Un Planeta Dejado
de la Mano de Dios!
—¡Oh, no! ¡Ese es Mundomuerte 69! ¡Allí hay muerte, sólo muerte! —Bill cayó de
rodillas, llorando desconsoladamente ante el hombre.
—¡Apártese de mi camino!
—¡Por favor, señor! Le revelaré el secreto del Universo! ¡Yo conozco el sentido de la
vida misma!
—Oiga, cabeza de culo, no me importa si tiene usted las llaves del armario de licores
del capitán. ¡Este bote va a despegar muy pronto, y yo no voy a estar a bordo!
—¡No estoy mintiendo!
—¡Salga de mi camino! ¡Tengo que bajar por esta escalerilla!
Un altavoz rechinó:
—Un minuto para el cierre de la compuerta. Próxima parada: ¡Un Planeta Dejado de
la Mano de Dios!
El terror se apoderó del soldado desconocido.
—¡No estoy mintiendo!
—Treinta segundos para el cierre de la compuerta... —dijo la voz amplificada—. Es
la última oportunidad para suscribir un seguro de vuelo. Sólo diez millones de talegos
por cabeza. Veintinueve segundos...
Aquello, pensó Bill, se estaba volviendo terriblemente familiar.
Al igual que ese tipo que tenía delante.
—¡He dicho, cerebro de mierda, que te apartes de mi camino!
Bill recibió un empujón fuerte y rápido. Cayó hacia atrás, atrás, y luego el suelo
pareció abrirse bajo él. Luchó en busca de asidero, se aferró a los restos de
escalerilla... y ésta chasqueó y cayó con él.
Se dio un duro golpe contra el suelo, pero sabía exactamente lo que tenía que hacer.
Sin vacilar lo más mínimo y a pesar de los dolores que le recorrían todo el cuerpo, se
puso de pie y se dirigió a lo que por instinto sabía era la salida.
Efectivamente, al cabo de muy poco vio los contornos de la puerta que le conduciría
a la libertad. Era una compuerta, y la luz diurna brillaba a través de ella, apestosa y
llena de humo, pero luz diurna al fin. Casi cegado por ella, Bill bajó la rampa
tambaleándose.
«Libre —pensó—. ¡Libre!»
Pero libre... ¿dónde?
—Eh, soldado, ¿adonde demonios crees que vas? —preguntó un guardia.
—¿Dónde estoy? —preguntó Bill.
—¡Estás realmente fuera del mundo, eh! En la base militar de Pistas Felices de Éter
de Mal Agüero... Estás intentando salir de la nave estelar Beelzebuh. ¿Quién demonios
eres, entonces?
Los recuerdos volvieron a él, todos ellos. Con su nueva inteligencia, era capaz de
ver qué era exactamente lo que había ocurrido.
Había viajado hacia atrás en el tiempo, por el camino difícil...
Y se había tropezado consigo mismo.
Inmediatamente supo qué tenía que decir.
—Soy el teniente Duro. ¡Ese soy yo!
—Fantástico. Eso significa que el soldado encontró a quien estaba buscando, ¿eh?
¿Dónde demonios está él?
—Viene de camino. Debería salir en cualquier momento.
El guardia miró su reloj de pulsera.
—¡Será mejor que se dé prisa! Esta cosa está a punto de despegar.
—No se preocupe —dijo Bill—. Lo conseguirá. Justo...
Y así fue, exactamente tres minutos antes de que fuera demasiado tarde, se vio a sí
mismo zambulléndose y rodando por la rampa. El soldado que era su pasado se detuvo
al final de la plancha metálica.
—Eh, compañero —dijo el guarda—. ¿Es este tipo Duro?
Bill bajó la vista hacia sí mismo en pasado, con toda la súplica de que eran capaces
sus enrojecidos ojos. Se encontró con su propia mirada y algo extraño engranó en
alguna parte.
—Sí. Ese es. Va a acompañarme.
—Bueno, pues le sugiero que coja su coche-grav y se largue de aquí a toda
velocidad, porque esta cosa despega con una explosión que carboniza todo bicho
viviente en kilómetros a la redonda.
Seguidamente, el hombre corrió como si se le llevaran los demonios; sea lo que sea
lo que signifique eso.
Bill miró a su alrededor. Efectivamente, aquél era el coche-grav que él recordaba.
Saltó al asiento trasero.
El anterior-Bill se sentó, malhumorado, en el asiento del conductor y encendió los
repulsores antigravedad.
—No sé por qué estoy haciendo esto. Simplemente no lo sé —dijo mientras se
alejaban a toda velocidad.
—No se arrepentirá, Bill —dijo Bill—. Se lo prometo.
Bill oyó cómo la Beelzebub despegaba detrás de ellos. Luego sintió que algo le
estiraba de la muñeca.
El brazalete... se estaba activando. Detrás del escudo de impervium de la
Beelzebub, no podía funcionar; pero allí fuera había podido enviar una señal a través
del espacio y el tiempo...
Una señal dirigida a sir Dudley y Elliot-Bgr.
Efectivamente, antes de que tuviera siquiera tiempo de extrapolar mentalmente
aquel pensamiento, ambos se materializaron. Colgaban suspendidos en el aire, y Elliot
le hacía señas para que entrara por la entrada temporal.
Bill no esperó siquiera una invitación. Con los largos cabellos ondeando, se lanzó
directamente desde el veloz coche-grav al interior de sir Dudley la puerta temporal.
Elliot-Bgr y un Bill muy cambiado desaparecieron, saltando nuevamente hacia el futuro.
Y hacia Mundoinfierno.
—¿Dónde estamos? —jadeó Bill, que tosía al inhalar el aire contaminado y cargado
de humo.
Los rayos bajaban desde las nubes y la cálida lluvia fétida caía sobre la ciudad
pútrida y ruinosa que les rodeaba. Lóbregas figuras se deslizaban en las sombras
mientras retumbaban los truenos.
—Ya puedes preguntarlo —respondió sir Dudley sorbiendo por la nariz—. Mientras
tú estabas haciendo lo que fuera que estabas haciendo y que a juzgar por tu aspecto
se trató sin duda de una interesante experiencia, Elliot y yo decidimos que ya teníamos
más que suficiente. Ni siquiera la vuelta del grupo de Bloomsbury a sus aburridas
epístolas consiguió librarnos completamente de la amenaza nazi. Por lo tanto,
Mundoinfierno tiene que existir aún. Medíante las más sofisticadas técnicas
computerizadas de búsqueda, localicé este testículo del tiempo que aún no había
descendido. Ahora estamos aquí con el fin de eliminarlo para siempre. —Parece
razonable —observó Bill—. Investigar, dilucidar, cogitar y eliminar.
—Jesús, Bill. Así, de repente, comienzas a pensar de forma rara —dijo Elliot-Bgr—.
¿Que te ha ocurrido mientras estabas lejos de nosotros?
—Me encantará ponerlo en tu conocimiento una vez hayamos terminado con la
presente operación.
—Sí... Jesús... Guau —murmuró Elliot-Bgr mientras sacudía la cabeza con
desconcierto al volverse hacia sir Dudley—. ¿Qué datos tienes acerca de este lugar?
—Muy pocos. Planeta de muerte y desesperación. Obtengo señales de nazis y un
fuerte olor a hippie. También debo agregar señales sonoras de porno duro. Sí, ahí lo
tenemos... al fin hemos llegado... ¡es el hogar del porno duro y el reino de sus
aficionados más fervientes! ¡Y debo decir, Bill, realmente debo decírtelo, que te
pareces mucho a los nativos!
Bill atrapó su reflejo en un cristal roto de un edificio ruinoso. No consiguió evitar que
se le escapara un jadeo. ¡Se parecía tremendamente al tipo que había intentado
asesinarle a bordo de la nave estelar que se dirigía a Mundobar!
El largo y despeinado cabello le colgaba alrededor de la cabeza. Tenía barba y
bigote. Sus ropas estaban harapientas y sucias.
—Repulsivo... pero un excelente disfraz para esta operación, ¿no es así? —
comentó.
Elliot-Bgr levantó las narices con desagrado.
—Sí, está bien, Bill. Sin embargo, será mejor que te bañes, ¿eh, soldado? Desde el
principio siempre he dicho que los seres humanos tienen olor corporal. Los chingers no
sudan. ¡Viva los chingers! ¡Pero hoy tu olor resulta particularmente ofensivo, Bill!
—Estoy completamente de acuerdo —afirmó sir Dudley.
—Les pido mil perdones, caballeros. Estoy profundamente desconsolado, pero
resulta que he estado en la cárcel de una nave durante dos años, por lo que apreciaría
un poco más de comprensión por su parte.
Elliot-Bgr sacudió tristemente la cabeza; ¿o simplemente se trataba de la sacudida
de cabeza de un chmger que expresaba sarcástica alegría?
—Eso tiene que haber sido muy duro, Bill. Pero me alegro de que hayas salido en
libertad. Jesús... nosotros estuvimos peinando todos los caminos del tiempo
buscándote, chato. ¿Qué hiciste para pasar el tiempo?
—Bueno, estoy sobrio —respondió Bill—. Estoy sobrio y no necesito beber; ¡y
gracias a la ayuda de ese implante que me entregó J. Edgar Insuflador, ahora soy un
hombre culto!
—¡No! —exclamó sir Dudley.
—¡Sí, y he hallado el significado de la vida!
—¡Me estás tomando la cola! —dijo el chinger.
—Claro está que, para conseguirlo, tuve que desarrollar mi propio lenguaje
matemático. Y para entender el significado de la vida, es necesario comprender la
ecuación —concluyó Bill.
—Jesús! ¿Por qué no te das un baño antes de nuestra primera lección?
—¡Sí, y luego vayamos a ajustarles las cuentas a esos hippies y nazis temporales!
—Vale realmente la pena. Resolverá todos los problemas del Universo... compartiré
con vosotros esta fabulosa revelación.
El trío se apresuró a ir a buscar una habitación de hotel. Los nazis temporales y los
hippies de Mundoinfierno podrían esperar un poco más; ¡Bill necesitaba un baño!
Mientras caminaban por la calle, Bill advirtió que todos los nativos, mujeres y
hombres, se parecían mucho a él. Cabellos largos y ropas andrajosas. Sin embargo,
todos ellos llevaban puesto sobre la cabeza algo que a Bill le faltaba: un sombrero de
aspas.
—¡Aja! —dijo Bill—. ¡Sí! ¡El emblema de los duros aficionados al porno duro! ¡Así
que éste tiene que ser el planeta al que emigraron con la esperanza de escapar a la
persecución!
—Jesús, Bill, acabas de decir todo eso!
—¡Ah! —dijo Bill con un suspiro—. ¡Aja! —Después de pasar tanto tiempo en un
agujero húmedo y oscuro, resultaba increíblemente revitalizador e intrigante recibir una
cantidad tan amplia de estímulos sensoriales. ¡Y todo aquello era además un material
fascinante!—. ¡La ciudad entera parece estar construida como un gigantesco centro de
congresos! Y la totalidad de la población indígena parece estar ocupada en una larga e
interminable conversación sobre el porno duro; una tradición pasada de moda que se
estableció en algún punto del tiempo perdido.
—¡Vayamos a buscar esa habitación de hotel y ese baño! —insistió Elliot-Bgr—.
¡Más tarde ya tendrás tiempo de hacer observaciones inteligentes!
Se pusieron en marcha; pasaron por tiendas de mercachifles abarrotadas de libros,
bisutería, revistas de porno duro y la más extraña mezcla de cosas que Bill hubiera
visto jamás. Los hippies de Mundoinfierno pululaban vestidos con ropas bárbaras,
disfraces de chicas esclavas medio desnudas, madams de burdel sadomasoquistas
equipadas con látigos y otros interesantes atuendos. Pasaron por delante de locales en
los que los hippies estaban reunidos escuchando a personalidades del porno duro
perorar acerca de la sodomía, el castigo físico, los atavíos, la dominación y otros
coloridos conceptos que la mente no puede digerir. Pasaron por grandes salas en las
que se reunían diversas exposiciones de arte, plagadas de pinturas que parecían
arrancadas directamente de la colección Tres-D de cómics de porno duro que tenía Bill.
El Bill anterior a la educación podría haberse sentido impresionado, pero el Bill de
aquel momento, el superacadémico, equipado con el equivalente de tres doctorados en
filosofía de la Universidad de Oxford, tres de Harvard y un beso honorífico en la frente
por parte del presidente de Berkeley, estaba horrorizado.
—Dios mío. ¡Qué gusto tan pervertido!. ¡Sólo puedo imaginarme los horrores
perpetuados por la ficción de esta gente!
Había ocurrido que Bill, en las horas de descanso de sus estudios, había leído
también a todos los clásicos: desde Beowulf, pasando por Shakespeare, hasta
Abducción: la conspiración ovni. Así pues, sabía distinguir entre calidad y ligera
porquería popular. Ahora la mayor esperanza de Bill era, además de enseñarles el
significado de la vida a los ineptos incompetentes del Universo, escribir sus memorias
aunque sólo fuera con el fin de recordar qué le había ocurrido realmente. Estaba claro
que era la ligera basura popular del porno duro lo que consumían aquellos hippies de
Mundoinfierno.
—Vamos, Bill —dijo Elliot-Bgr—. ¡Todo esto apesta sin duda, pero en este momento
tú apestas aún más!
El trío obtuvo una habitación con baño, y sumergieron a Bill en una bañera. Hicieron
falta cinco bañeras separadas llenas de agua caliente para acabar con la mugre que
tenía pegada al cuerpo. Sin embargo, decidieron no cortarle el pelo ni la barba, dado
que de esa manera el grupo podría estar mejor camuflado mientras buscaba el foco de
la infección de porno duro.
Para ayudar a dicho camuflaje, sir Dudley dejó de tener aspecto de puerta temporal
y se disfrazó de amo torturador con látigo y cazuela de plomo derretido. Elliot-Bgr
estaba de lo más atractivo como meretricio babilonio.
—¿Ponemos manos a la obra, caballeros? —preguntó Bill.
Estaba realmente orgulloso de su recién adquirida inteligencia. Finalmente tenía un
propósito en la vida.
¡No sólo iba a salvar al Universo, sino a darle el significado que había enriquecido
tanto su propia alma!
—¡Sí! ¿qué puedo hacer por vosotros, tíos? —quiso saber el guardia de seguridad.
Era un imbécil grande y musculoso que llevaba un sombrero de aspas a topos, un
uniforme azul con charreteras, una pistolera y, claro está, una pistola. También llevaba
abierta la bragueta.
—Buenas tardes —dijo Bill con una amable reverencia—. Somos aficionados al
porno duro, por lo que nos han enviado aquí para hablar con los mejores editores de
super porno duro. ¿Qué planta?
—Supongo que estaréis buscando las publicaciones Porno Duro Galáctico que está
en las plantas novena y décima. Ahí es donde anida el Doctor. Él es quien está a cargo
de las operaciones. Los escritores y editores están en las séptima y octava. Los
ascensores para el público están jodidos en este momento. ¡Vais a tener que usar el
ascensor de servicio!
—¡Gracias, amable señor! —le respondió Bill, entusiasmado no sólo con su
vocabulario más amplio, sino también con sus nuevas maneras—. Es usted un
caballero y un erudito.
—Está justo al final del vestíbulo —dijo el guardia, señalando—. Junto a aquellas
cajas de cerebros de escritores de porno duro congelados en seco.
Bill y compañía trotaron en dirección al ascensor indicado al fondo del vestíbulo.
Efectivamente, apiladas junto a él en enormes cantidades había unas cajas con la
siguiente inscripción: frágil: cerebros instantáneos de escritor. «Agregúese agua y
hiérvase ligeramente.»
—Interesante —observó Bill—. ¡Siempre me he preguntado de dónde sacaban sus
ideas demenciales!
Después de una larga espera, el ascensor llegó finalmente. Los tres entraron en él y
subieron hasta la novena planta. Al descender, los oídos de Bill se vieron
inmediatamente asaltados por el golpeteo de teclados de ordenador. Miró a través de la
puerta y sus ojos se encontraron con una visión terrible.
La sala estaba llena de hileras e hileras de procesadores de texto, y encadenados a
ellos había hombres y mujeres que, inclinados sobre los teclados, creaban
diligentemente hileras de prosa fosforescente. El café les entraba directamente desde
un gota a gota en las venas de sus brazos: un obsceno plasma negro. Tenían las
camisas convertidas en harapos que les colgaban del cuerpo y en sus espaldas
brillaban las marcas de latigazos. Por entre las filas caminaban, arriba y abajo, unos
guardias musculosos armados de látigos, preparados a sacudirle a cualquiera que
hiciese una pausa demasiado larga entre dos frases. A un lado de cada escritorio
estaba apilado lo que sólo podía ser el pago que aquellos pobres esclavos recibían por
sus esfuerzos literarios: centavos.
—Jesús! —dijo Elliot-Bgr—. Hablando de procesadores de texto, ¿eh?
—Depakiamento Editorial —leyó Bill en un letrero—. Por aquí. Creo que es por aquí
por donde anida el doctor Tablero-Tanteador Júnior. ¿Estáis seguros de que él es
quien está detrás de este negocio en este repulsivo trozo de tiempo? Aquí no veo nada
que evidencie la presencia del Nacional Socialismo. ¡Esto parece capitalismo puro!
—¡Lo sé, lo sé! —dijo sir Dudley—. Estoy desconcertado, ¡Pero tenemos que
enfrentarnos con ese hombre! Estas atrocidades tienen que terminar. El tratamiento
que les da a los escritores es de lo más repugnante. ¡Incluso en el caso de que sean
clones, no deberían ser tratados de esa forma!
—¡Así es! —dijo Elhot-Bgr—. Nosotros reverenciamos y adoramos a nuestros
escritores. Son objeto de grandes honores y cariño, y reciben un trato preferencial en
todas partes. Especialmente en las orgías comunitarias.
Bill sacudió la cabeza.
—Tenéis razón. Realmente creo que tengo una nueva causa por la que luchar: los
derechos de los escritores... ¡Cosa que resulta muy oportuna, puesto que tengo la
intención de convertirme yo mismo en uno de ellos!
—¿De verdad? —preguntó sir Dudley—. ¿Tienes intención de escribir una guía para
los camareros acerca de cómo tratar a los borrachos? Como una experiencia propia...
no simplemente recopilada de boca de otros.
—¡He renegado del alcohol y ahora sólo bebo de la Fuente de la Verdad! —
respondió Bill.
Para aquel momento ya habían llegado a las oficinas de Tablero-Tanteador. No se
molestaron en llamar a la puerta, sino que irrumpieron en la sala.
—¿Quiénes son ustedes? —preguntó la secretaria.
—Estamos aquí para ver a Tablero-Tanteador —dijo Elhot-Bgr, sacando una pistola
explosiva—. ¡Llámele o haga cualquier otra cosa!
La secretaria pulsó el botón del intercomunicador. —¡Doctor Tablero-Tanteador —
dijo—, creo que tenemos algunos lectores iracundos en la recepción!
—¿Nazis? —preguntó el doctor Tablero-Tanteador.
—Peor —dijo Bill—. Nazis temporales.
El doctor Shelley D. Tablero-Tanteador Júnior estaba completamente pálido. Tuvo
que sentarse en el sillón.
—Miren, muchachos. Bill, Elliot-Bgr, sir Dudley la puerta temporal. Debo admitir que
soy un poquitín despiadado. Puede que haya enviado a mis hippies aficionados al
pomo duro hacia el pasado para cambiar la historia del relato de ficción. Puede que
trate a mis escritores como a la basura y les pague centavos. Pero ¿nazis temporales?
¡Jamás! Yo sólo quiero promocionar mi negocio y esparcir los gozos del porno duro a
través de las eras. Pero... ¡Nazis temporales! ¡No sé cómo ha podido ocurrir eso! No
consigo comprender dónde se torcieron las cosas... ¡Si realmente lo que ustedes me
cuentan es verdad...!
Bill le dirigió una mirada de sospecha.
—Por supuesto que es verdad. ¿Es que no nos cree? ¿Quiere pruebas?
De hecho, Bill no se fiaba en lo más mínimo de aquel tipo.
Quizá era por el pelo engominado y peinado hacia atrás. Quizá era por el aspecto
atractivo y esbelto. Quizá se debía a sus zapatos de piel de serpiente. Quizá la causa
era el perfume Eau-de-Tiburón que flotaba a su alrededor como un miasma. Sin
embargo, aquella desconfianza se debía a que aquel hombre le recordaba a un
abogado, con su labia y su aspecto carnicero.
Era de todos conocido el hecho de que el emperador, en un momento de humor
filantrópico, había seguido el consejo de Shakespeare y destruido a todos los abogados
del Universo conocido durante la gran purga de bandidos. Sin embargo, aquello había
ocurrido sólo unos pocos años antes, por lo que Bill recordaba muy bien cómo había
sido aquella casta. Sin duda fue un abogado militar el que pergeñó el contrato de
inducción que le habían inducido a firmar en Phigerinadon II.
Pero a pesar de todo, él siempre había sido aficionado a los cómics de porno duro,
¡por lo que el doctor no podía ser del todo malo!
—Miren —dijo Tablero-Tanteador—. Ustedes me caen bien, muchachos; de verdad
que sí. ¡Puedo decir que ustedes son el tipo de gente que me gusta!
—¿Y entonces a qué se debe que uno de sus hippies temporales haya intentado
matarnos a Bill y a mí? —preguntó Elliot-Bgr.
—Está claro que se trataba de un tipo demasiado fanático —admitió el hombre—.
¡Pero les aseguro que yo no le ordené que matara a nadie! De hecho, lo único que
quiero es paz, prosperidad, felicidad y líneas de venta estables... con muy pocos
ingresos para los editores. —Miró a su alrededor—. ¡Lo que no veo, caballeros, es
señal alguna de sus llamados nazis temporales!
El intercomunicador de la oficina escogió aquel momento para llamar.
—Discúlpeme, doctor Tablero-Tanteador —dijo la voz de la secretaría—. Pero el
señor Shickelgruber desearía hablar con usted.
—¡Ese nombre me resulta familiar! —señaló sir Dudley.
—Dile, Edna, que en este momento estoy en una reunión muy importante y que...
La voz de la secretaria sonó extremadamente tensa.
—No creo que vaya a aceptar un «no» por respuesta...
La puerta se abrió de golpe.
A través de ella irrumpió un hombre que llevaba botas, uniforme gris, bandas negras
en los brazos, un pequeño bigote negro y una pistola Luger que blandía en una mano.
—¡Levanten las manos y morrirrán! —dijo el nazi.
—¡Ya lo tengo! —dijo sir Dudley—. ¿No era Shickelgruber el nombre real de ese tipo
llamado Hitler?
Epílogo
—Ése fue un buen disparo, bgr —dijo Bill—. una sola explosión de pistola explosiva
y Hitler dejó de existir; y es muy agradable verte fuera de ese disfraz de Elliot con tu
color verde y tus cuatro brazos, que es el aspecto que debes tener.
—Una vez que hubo desaparecido, la pista del tiempo quedó limpia —dijo sir
Dudley—. La he seguido hasta el momento mismo en el que le arrancaron del búnquer
antes de que la diñara.
—Lo que me gustó aún más fue cómo los hippies y Mundoinfierno y todo eso
desapareció cuando quedó destruida esa línea temporal —dijo Bgr el chinger—.
Jesús... tenemos que estarte agradecidos, sir D., por tu pensamiento rápido y tus
instantáneas operaciones como puerta temporal.
—Eres demasiado amable, querido muchacho. Sólo estaba cumpliendo con mi
deber.
—Arriba y adelante ante el llamado del deber. ¡Y más arriba y más adelante,
escojamos Mundobar como nuestro siguiente destino!
—Parece una parada obligada para celebrarlo.
No para Bill. Se sentó lúgubremente ante un vaso de limonada.
—La vida no significa joderse —repetía constantemente—. La vida no significa
joderse.
«Bueno, misión cumplida —pensó—. Aquí estoy, de vuelta en el bar de travestís de
Tío Nancy, con un bonito vestido de verano, el mundo a salvo de los nazis temporales,
y con el conocimiento del significado de la Vida. ¿Por qué me siento, entonces, como
eso que no significa la Vida?»
Bill analizó ese pensamiento.
—¡Me alegro de haber vuelto a mi negocio, muchachos! —dijo Tío Nancy, mientras
les ponía delante una nueva ronda de bebidas. Para celebrar la ocasión, Tío Nancy
llevaba un delicioso vestido azul con lentejuelas, y una boa de plumas envuelta
alrededor del cuello—. Me alegro de haberlo recuperado con sus bebidas y sin
levantadores de pesas. Eh, Bill. No estás bebiéndote la limonada. ¿Quieres que te
traiga una bebida de hombres... por cuenta de la casa? ¿Qué te parecería una
espumosa jarra de cerveza casera de Alción? ¡Tiene tanto alcohol que destila a través
del barril!
Las glándulas salivares de Bill comenzaron a segregar fluidos, pero negó con la
cabeza.
—No, gracias, amigo mío. He dejado el alcohol para siempre. —Se dio unos ligeros
golpecitos en el hígado que había mejorado notablemente—. No sólo tengo que pensar
en mi salud física... sino que sería mi salud mental la que correría mayor peligro. Mi
gran inteligencia se desvanecería instantáneamente si el alcohol etílico asaltara mis
neuronas alguna vez.
—Como quieras. ¿Sabéis? Ha sido un muy buen trabajo ese que vosotros, tíos,
hicisteis con los nazis temporales. ¡Tenéis bebida gratis toda la noche!
Bgr estaba bebiendo sodas con gran entusiasmo de un vaso que era casi tan grande
como él.
—Jesús! ¡Gracias! ¡Ahora lo único que nos queda por hacer es regresar en el tiempo
y detener la guerra humano-chinger y todo será magnífico!
—¡De ninguna manera! —dijo sir Dudley—. Yo he renunciado a transportar gente
arriba y abajo por el tiempo. ¡Se acabaron los cambios! Esos nazis temporales podrían
regresar si hacemos alguna otra chapuza. ¿Quién sabe? Tal vez Hitler tenía más de un
cerebro... ¡que podría estar acechando en algún lugar de la galaxia! La puerta temporal
se estremeció.
—Oh, bueno —dijo Bgr—. ¡Jesús! Valía la pena intentarlo. En fin, tíos, es muy
agradable beber con vosotros, y tener una tregua temporal.
Continuaron haciendo bromas y hablando de las aventuras que habían vivido juntos,
mientras Bill sorbía su limonada y reflexionaba. La cuestión era que, si la vida no
significaba joderse, y joderse era lo único que uno conocía en la vida, ¿hacia dónde iba
uno a partir de allí? La ecuación que él había desarrollado era buena y correcta, y era
agradable ser un superdotado. ¿Pero para qué?
Y no sólo eso, sino que su inteligencia le estaba convirtiendo en alguien
positivamente neurótico. Al menos, cuando era estúpido no se preocupaba demasiado.
Todo se reducía simplemente a mantenerse con vida en primer lugar, y después quizá
a buscar el lugar del que sacaría la siguiente cerveza.
Una verdad realmente elocuente y sencilla.
De pronto, Bill se dio cuenta de que le estaban deslizando por debajo de la nariz una
enorme jarra de cerveza. El aroma de los deliciosos lúpulos y la malta fueron casi
demasiado para él. Levantó la vista y vio el rostro de Tío Nancy que le sonreía.
—¿Qué es esto? —preguntó Bill.
—Venga ya, Bill. No te hará ningún daño. Diviértete un poco. Estás aguando la
fiesta.
—No —dijo Bill—. Esta limonada será suficiente. Lo que necesito es un poco de
conversación estimulante. Hablemos de literatura, Tío Nancy; o quizá de filosofía. Yo
creo que...
Le distrajo una conmoción que se produjo en la puerta de entrada. Como un solo
hombre, Bill y sus amigos se volvieron para mirar al grupo de soldados, sin vestidos de
señora, que entraron en el bar en perfecta formación. Delante de ellos marchaba nada
menos que J. Edgar Insuflador, vestido con una trinchera.
—¡Bill! —dijo el jefe del departamento del Galactic Bureau of Investigation con su
voz brusca y grave—. ¡Bill! ¡Su informe es incorrecto! ¿Misión cumplida con éxito?
¿Qué significa eso? ¿Y dónde está Elliot Metadrina?
—Ja, ja, viejo piojo tonto! —exclamó Elliot-Bgr, saltando de un lado a otro, un poco
borracho—. ¡Yo, Bgr el Chinger, fui Elliot Metadrina durante todo el tiempo! —Bgr le
hizo cuchufletas poniéndose el pulgar en la nariz y moviendo todos los demás dedos de
la mano, al tiempo que le sacaba la lengua y expulsaba el aire haciéndola vibrar.
Todo el bar se puso a aplaudir.
—¿Qué? —bramó el subdirector rechoncho y de rostro enrojecido—. ¿Quién es este
tipo de aspecto sospechoso? —preguntó mirando a sir Dudley.
—Sus observaciones son de lo más repugnante, señor. Sugiero que se retracte
usted inmediatamente, o si no...
—¡O si no! ¿Me está amenazando? Quizá sea usted un chinger disfrazado. —Miró a
su alrededor y retrocedió horrorizado—. De hecho... ¡Dios mío! Libros. Miren cuántos
libros hay aquí... pues todos ustedes son comunpops, ¿verdad? ¡Arréstenlos, soldados!
Y quemen esos libros. Bill, quítese inmediatamente ese estúpido vestido y ayúdeles; le
reduciré la sentencia a un mes de cocinas.
Bill suspiró. Miró a sus amigos y luego miró a los soldados y al subdirector
Insuflador.
Se sacó la pistola explosiva recién limpiada y engrasada que llevaba en la pistolera a
un lado de la pierna, deslizó el interruptor hasta el punto de fritura máxima mortal, y lo
levantó.
—No lo hagas, Bill —aconsejó sir Dudley—-. Insuflador es ciertamente alguien
prescindible, pero nunca te perdonarías a ti mismo si mataras a esos soldados. Tengo
una idea mejor.
Sir Dudley retumbó con energía y se expandió hasta que la puerta temporal llegó al
techo. Los soldados, llenos de pavor, le dispararon balas energéticas, pero él sólo rió,
absorbió la energía y creció aún más.
¡Luego dio su golpe!
Surgió una luz absolutamente cegadora, y cuando pudieron ver de nuevo la puerta
temporal, había desaparecido. Junto con Insuflador y sus soldados.
Bill suspiró.
—Era una buena puerta temporal, el viejo sir Dudley. Bebamos a su salud.
Su subconsciente había decidido por él. Tendió una sedienta mano, cogió la gran
jarra de cerveza y la vació en tres enormes tragos.
El alcohol después de más de dos años de abstinencia, le golpeó como un calcetín
que llevara dentro una tubería de plomo y le asestara un mamporro en la cabeza.
—Nuevo corolario del significado de la vida —dijo, con una voz ya pastosa—. ¡La
vida puede no significar joderse, pero se parece jodidamente a ello! —Luego empujó la
gran jarra—. Dame otra de esas, Tío Nancy.
—Eso está hecho, Bill —dijo Tío Nancy—. Marchando.
—¡Eh, compañero! —gritó la voz de Al en su oído, permitiéndose hablar sin ser
convocada—. ¿Qué ha pasado con el jefe?
Bill suspiró.
—Más o menos lo que va a pasarte a ti. Sir Dudley, dondequiera que estés, ¿puedes
oírme? ¿Crees que puedes llevarte este implante junto con los demás?
En medio del aire apareció una tarjeta que cayó sobre la mesa:
«No hay ningún problema, Bill. Diviértete», decía.
Se oyó un ligero chasquido metálico, Bill sintió un pellizco en la oreja, y el implante
desapareció.
—-¡Jesús! Bill, eso nos deja solos a ti y a mí. Tomemos una última copa antes de
que me marche. La guerra es el infierno.
Bgr vació su vaso.
Bill bebió otra jarra a modo de alegre respuesta, y la suave, dulce música de la
ebriedad y el olvido comenzó muy pronto a susurrarle sus alcohólicas tonadas una vez
más.
Pidió otra y luego levantó su interesante pie y lo puso sobre la barra.
—¿Sabes, Nancy? —dijo Bill.
—¿Qué, Bill? —preguntó Tío Nancy sirviéndole otra cerveza que selló su futuro
alcohólico.
—Este pie no es tan mal parecido, después de todo. Verás, creo que un soldado
debería estar orgulloso de su pie, sin importarle nada más.
—Es un pie condenadamente precioso, si quieres mi opinión, Bill —aseguró Tío
Nancy.
—Sí. —Bill sorbió su nueva cerveza, ralentizando la entrada de ésta en su cuerpo,
con lo cual tardó dos minutos en acabar con las dos pintas imperiales* que contenía la
jarra—. Por cierto, amigos —continuó diciendo—. Estaba contándoos, hace un minuto,
cuál era el significado de la vida... ¡y por mi vida que no recuerdo exactamente lo que
estaba diciendo!
—Es muy simple, viejo compañero. Dijiste que la vida no significaba joderse.
—Eso es lo que dijiste, Bill —aseguró Bgr desde la puerta de salida—. Tiene sentido,
¿verdad? Ya nos veremos.
—Tú eres realmente un chinger y yo tengo que cumplir con mi deber —tronó Bill,
echando mano a su pistola.
Pero la entrada ya estaba vacía. Suspiró y dijo en voz alta lo que un día, si vivía lo
suficiente, estaría inscrito en su lápida.
—Camarero. Póngame otra copa.
FIN
* Una pinta imperial: 0,568 litros. (N. de U T.)

.

http://www.wikio.es add page Wikio

I heart FeedBurner

Subscribe to LA BIBLIOTECA SIGLO XXI

 Subscribe in a reader

 Ruleta  Apuestas Deportivas  Juegos  Peliculas  Turismo Rural  Series Online

¿Quieres salir aqui?. Enlazame

www.e-referrer.com

Mi lista de blogs

-

Etiquetas

01-literatura (1) 1000 citas (1) 1984 (1) 1ªparte (6) 2001 (1) 2010: ODISEA DOS (1) 26 CUENTOS PARA PENSAR (1) 2ªparte (5) 6º y 7º (1) 8 casos de poirot (1) A (1) A LO MARCIANO (1) a orillas del rio piedra me sente y llore (1) A través de la puerta de la llave de plata (1) Acerca de nada (1) ACERO (1) agatha christie (1) aire frio (1) ALBA DE SATURNO (1) Albert Hofmann (2) Alejandro Dumas (1) ALFRED BESTER (2) Alíen III (1) AMOR . I LOVE ... (1) anarquismo (1) andersen (1) angeles (1) angeles ignorantes (1) angeles y demonios (2) anne rice (3) ANOCHECER (1) anonimo (1) Antología de Ciencia Ficción (6) arcanos (1) Arcilla de Innsmouth (1) arena y espuma (1) Aristóteles (1) Arthur C. Clarke (6) arthur conan doyle (3) Arthur Jermyn (1) asi hablo zaratustra (2) astrologia (1) Astrophobos (1) Autores Varios (6) aventura (1) aventuras de robinson crusoe (1) B (1) Barry Longyear (1) bastet (1) belen (1) bien (1) BILL (2) BILL EN EL PLANETA DE LOS 10.000 BARES (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS CEREBROS EMBOTELLADOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS ESCLAVOS ROBOTS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS PLACERES INSIPIDOS (1) BILL EN EL PLANETA DE LOS VAMPIROS ZOMBIS (1) blog de oro (1) blood (1) brihat (1) Bruce Sterling (1) budista (1) bukowski (1) Bóvedas de acero (1) C. S. Lewis (1) cabala (2) CALIDOSCOPIO (1) cantar (1) capitalismo (1) capitulos finales (2) CARGO DE SUPLENTE MÁXIMO (1) CHARLES DICKENS (3) CHUCK PALAHNIUK (1) CIBERIADA (1) cid (1) Ciencia Ficcion (1) CIENCIA-FICClON NORTEAMERICANA (1) ciudad de cristral (1) clark ashton smith (4) clonacion (1) como combatir maleficios (1) confesiones de un ingles comedor de opio (1) constitucion (1) crepusculo (1) Crimen en Marte Arthur C.Clarke (1) Crónicas Marcianas (1) cthulhu.mitos (1) cuentacuentos (1) cuento (1) CUENTO DE NAVIDAD (1) cuentos (6) cuentos de hadas (1) CUENTOS DE LA (1) cumpleaños (1) D (1) dan brown (2) Daniel Defoe (2) dardo (1) descarga (3) Descargo de responsabilidad (1) DICCIONARIO DE ALQUIMIA (9) economia (1) Edgar Allan Poe (1809 - 1849) (1) EL AHOGADO (1) EL ALBERGUE (1) El alimento de los dioses (1) el archivo de sherlock holmes (3) el ayunador (1) El centinela (2) EL CLUB DE LUCHA (1) El Cohete (1) el dia de los trifidos (1) el dragon (1) El espectro y el salteador de caminos (1) EL ESTATUTO DE BAYONA (1) El Evangelio De Judas (1) el fenix (1) EL GAMBITO VON GOOM (1) el Gaucho Martín Fierro (1) El guardavías (1) EL HOMBRE BICENTENARIO (1) EL HOMBRE PI (1) EL HÉROE GALÁCTICO ¡EL FINAL DE LA EPOPEYA! (1) el idolo oscuro (1) EL JUEGO DE ENDER (1) el libro de los condenados (1) EL MESMERISMO (1) EL MUNDO DE SATAN (1) EL ORINAL FLORIDO (1) El Paraíso Perdido (1) El poeta del horror (1) el rapto de la bella durmiente (2) El Reloj (1) el rey kull (1) El Ruido de un Trueno (1) El Señor de la Noche (1) EL SIGNO DEL PERRO (2) El Tercer Hombre (1) EL TIEMPO DOBLADO (1) EL TIEMPO ES EL TRAIDOR (1) el tumulo (1) el valle del terror (1) EL VIAJE MÁS LARGO (1) EL ÍDOLO OSCURO (1) Emily Brontë (1) en la noche de los tiempos (1) energia (1) enlaces (5) ensayo (1) ENTRADAS (1) entre libros (1) ernert hemingway (1) espirituales (1) este blog es una joya (1) Estirpe de la cripta (1) estraperlo (1) exito (1) FABULAS (1) FABULAS DE ROBOTS PARA NO ROBOTS (1) fahrenheit 451 (1) fantasia (1) fantasmas (1) final (1) FON (1) Franz Hartmann (1) Franz Kafka (2) fredrick brown (1) Friedrich Nietzsche (2) Fritz Leiber (1) FUERA DE ESTE MUNDO (1) fundacion (1) fundacion e imperio (2) fundacion y tierra (2) George Lucas (2) GITANO.Poul Anderson (1) Google (1) goth (1) Graham Greene (1) GRIMORIO PSICOCABALISTICO (1) Gu ta gutarrak (1) GUIA DEL AUTOESTOPISTA GALACTICO (1) guion (1) Guión (1) guy de maupassant (2) H (1) H. G. Wells (1) h. p. lovecraft (4) H.P.Lovecraft y E. Hoffmann Price (1) helena petrovna blavatsky (2) Henry Kuttner (1) hindu (1) historia de o (1) historia-ficcion (1) Historias (1) Historias fantásticas (1) hitler (1) hombres y dragones (2) HONGOS DE YUGGOTH (1) hora (1) horror (1) howard p.lovecraft (5) HUMANOS (1) HÁGASE LA OSCURIDAD (1) HÉROE GALÁCTICO Harry Harrison (1) I (1) II (1) III (2) imagenes (1) indice (3) INICIACIÓN EGIPCIA (1) intriga (1) INTRODUCCION A LA SIMBOLICA (1) ira levin (1) Isaac Asimov (6) isis sin velo (2) issac asimov (10) itos (1) iTunes (1) IV (1) iv libro (1) jack vance (2) Jean Hougron (2) jeffrey eugenides (1) Jesús Quintanilla Osorio (1) John Milton (1) john wyndham (1) Jorge Bucay (2) jose hernandez (1) jyotish (1) Kamasutra (1) Khalil Gibrán (2) Kir Fénix (1) La aventura del detective agonizante (1) la busqueda de iranon (1) la camara de los tapices (1) la casa maldita (1) la catedra de lucifer (1) La Caza de Hackers (1) la dama de las camelias (1) la guadaña (1) La Guerra de las Galaxias (2) la guerra zombie (2) la habitacion cerrada (1) LA INICIACIÓN EGIPCIA (1) La leyenda de Mahaduta (1) la liberacion de la bella durmiente (1) La Luz de las Tinieblas (1) La Metamorfosis (1) LA MOSCA (1) LA NOVELA DE LA MOMIA (1) LA PIMPINELA ESCALATA (1) La Saga De Eirik El Rojo (1) LA SEGUNDA LEY (1) LA VOZ DEL MAESTRO (1) Las Brujas (1) LAS MEJORES HISTORIAS DE TERROR (1) Las puertas del Valhalla (1) las ratas del cementerio (1) las virgenes suicidas (1) legados macabros (1) leyenda (1) leyes (1) libro (1) libros (4) Libros Ocultos (1) LIGEIA (1) links (4) lord dunsany (1) los elementales (1) LOS HOMBRES QUE ASESINARON A MAHOMA (2) los limites de la fundacion (2) los niños de brasil (1) LSD (2) Magdalena Moujan Otaño (1) mal (1) Marsella (1) Material de Referencia (1) max brooks (2) menciones (1) MINORITY REPORT (1) misterio (1) misticismo (1) mito (2) moises (1) mp3 (1) musica (2) Napoleon (1) Necrológica (1) necronomicon (1) novela (1) novela americana (1) Nuevas Antologias de Ciencia Ficcion (1) nuevo orden mundial (1) OBRAS ESCOGIDAS (1) OLIVER TWIST (1) orden cronológico (1) oscar wilde (1) ovni (1) papus (1) PARA LEER AL ATARDECER (1) paradoja (1) parashara (1) paul auster (1) Pauline Reage (1) paulo coelho (1) Philip K. Dick (5) poemas (1) poirot (1) policiaca (2) POUL ANDERSON (2) premios (1) primeras paginas (1) prosas luciferinas (1) PUERTA AL VERANO (1) pulp (2) pulp fiction (1) Pío Baroja (1) quentin tarantino (1) QUIERE USTED ESPERAR (1) ray bradbury (7) recopilacion (1) red satanica (1) relato (4) relatos (1) Richard Matheson (1) rincon del pensamiento (1) ritos (1) rituales (1) Roald Dahl (1) Robert A. Heinlein (1) Robert E. Howard (1) robot (1) salome (1) SALOMON ESOTERICO (1) scifi (5) se busca una mujer (1) segunda fundacion (2) seleccion (1) sephiroth (1) SERVICIO DE REPARACIONES (1) shastra (1) SIMBOLOS ELIPHAS LEVI (1) SNAKE (1) Starship Troopers (1) stephen king (2) SU VIDA YA NO ES COMO ANTES (1) SUSPENSIÓN DEFECTUOSA (1) TABERNA DEL CIERVO BLANCO (1) Tanith Lee (1) Tarot (1) teatro (1) terror (5) THE WITCHES (1) thomas de quincey (1) tipos (1) Tomás Moro (1) trilogia de nueva york (1) TROPAS DEL ESPACIO (1) ufo (1) UN MUNDO FELIZ (1) UNA ODISEA ESPACIAL (1) underground (1) Ursula K. Le Guin (1) V (1) vamp (1) vampiros (1) varios (2) ven y enloquece (1) VI (1) vida (1) Villiers de L'Isle (1) walter scott (1) WIFI (1) William Gibson (1) Yo (1) yo visite ganimedes (1) Yosip Ibrahin (1) z (2) zealia (1) Zenna Henderson (1) zothique (1) ¡TIGRE! ¡TIGRE! (1) ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (1) ÁNGELES TUTELARES (1)

.


Estadisticas de visitas Hola, He descubierto un sitio donde puedes jugar gratis a La Primitiva para siempre: Haz clic en este enlace y juega a La Primitiva para siempre Saludos cordiales, jose Leer mi libro de visitas Firmar el libro de visitas Add to Technorati Favorites Blogalaxia